You are on page 1of 9

Tema 5.

AUDICIÓN

1. Introducción

La audición no es comparable en importancia con la visión. Es muy importante por


dos cosas: el lenguaje (comunicación) y mecanismo de protección, defensa que
permite localizar fuentes nocivas que no vemos.

Parámetros del sonido:

- Frecuencias (nº de ciclos por segundo): El ser humano puede captar sonidos
comprendidos entre 20-20000 ciclos/segundo. Las variaciones en la frecuencia
sonora son percibidas por nosotros como variaciones en el tono del sonido. Ser
corresponde con el tono

- Timbre: se corresponde con la forma de onda, una misma nota musical emitida
por distintos instrumentos tiene distintos timbres.

- Intensidad o volumen: Se mide en decibelios. Intensidades superiores a los 100


decibelios pueden dañar el oído. La máxima sensibilidad auditiva de las
personas ocurre entre 1000-4000 ciclos/segundo que son los que se
corresponden con el lenguaje y es cuando menor intensidad requiere.

La Audiometría es un examen que tiene por objeto cifrar las alteraciones de la


audición en relación con los estímulos acústicos, resultados que se anotan en un
gráfico denominado audiograma.

Para realizar e interpretar la audiometría es necesario entonces conocer:

1) Las vibraciones acústicas.

2) La fisiología de la audición.

3) La fisiopatología de la audición.

2. Anatomía y fisiología

El órgano encargado de convertir los estímulos externos en lenguaje nervioso es el


oído. El oído se divide en tres partes: oído externo, medio e interno

a) Oído externo: Cavidad llena de aire formada por:

- Pabellón auditivo externo (oreja)

- Canal auditivo externo

- Membrana del tímpano.


b) Oído medio: Cavidad llena de aire formada por:

- Osículos auditivos (huesecillos): martillo, yunque y estribo.


- Junto a ellos dos pequeñas estructuras musculares desempeñan un papel
importante:

- El tensor del tímpano, que está unido al martillo y que depende del
trigémino (5º par craneal)

- El tensor del estrapedio, unido al estribo y depende del 7º par craneal, la


misión de estos es amortiguar sonidos peligrosos, para lo cual desplazan los
huesecillos para que no afecte al oído interno. El oído medio transmite
frecuencias de hasta 2000 Hz, todas las superiores son transmitidas por los
huesos.

c) Oído interno:

- Cóclea (Caracol), canal que da de 2 vueltas a 2 (3/4) sobre su eje, simulando un


caracol y repleto de fluídos

Está divido en 3 cavidades o escalas:

- Escala vestibular

Membrana Reissner (Membrana que separa, divide la escala vestibular de la escala


media

- Escala media

Membrana Basilar (Membrana que separa la escala media de la escala timpánica)

- Escala del tímpano

Están repletas de dos tipos de fluídos: Perilinfa (Escala vestibular- Escala


timpánica) Rica en Na+ (Sodio) y pobre en K+ (Potasio). Puesto que se
interconectan (Las escalas vestibular y timpánica) por una pequeña abertura situada
en el vértice del caracol, llamada helicotrema

Endolinfa (Escala media) rica en K+ y pobre en Na+. Por el contrario, la escala


media se encuentra aislada de las otras dos escalas, y contiene un líquido de distinta
composición a la perilinfa (endolinfa).

La base del estribo, a través de la ventana oval, está en contacto con el fluido de la
escala vestibular, mientras que la escala timpánica desemboca en la cavidad del oído
medio a través de otra abertura (ventana redonda) sellada por una membrana flexible
(membrana timpánica secundaria).

Sobre la membrana basilar y en el interior de la escala media se encuentra el


órgano de Corti, el cual se extiende desde el vértice hasta la base de la cóclea y
contiene las células ciliares que actúan como transductores de señales sonoras a
impulsos nerviosos. Sobre las células ciliares se ubica la membrana tectorial,
dentro de la cual se alojan las prolongaciones o cilios de las células ciliares externas.

Dependiendo de su ubicación en el órgano de Corti, se pueden distinguir dos tipos


de células ciliares: internas y externas. Existen alrededor de 3400 células ciliares
internas (se encargan del 95% de las eferencias) y unas 12000 células externas o
más (se encargan el 5% de las eferencias). Ambos tipos de células presentan
conexiones o sinapsis con las fibras nerviosas aferentes (que transportan impulsos
hacia el cerebro) y eferentes (que transportan impulsos provenientes del cerebro),
las cuales conforman el nervio auditivo. Esos nervios tienen sus cuerpos celulares en
el ganglio espiral que da lugar al 8º par craneal. La parte sensible es la relacionada
con las células ciliadas, ese conjunto es el órgano de Corti, ésas células son las que
son fácilmente dañables.

El soporte está constituido por los pilares y las células de Deiters, Hensen y
Claudius. Los pilares son células de forma piramidal, con gran cantidad de
filamentos de soporte, dispuestas en 2 filas y unidas en su parte superior, formando
el túnel de Corti.

Estas células de sostén, sobre todo las de los pilares y las de Deiters contribuyen a
formar la membrana reticular, que se extiende en la parte superior del órgano de
Corti por los espacios existentes entre las porciones apicales de las células ciliadas
externas. La membrana reticular constituye una barrera entre la endolinfa que baña
la superficie del órgano de Corti y sus espacios extra celulares interiores.
Anatomía del Sistema Auditivo:

Figura E: Las células del ganglio espiral va a terminar en el bulbo raquídeo y


pueden ir a dos núcleos: dorsal y ventral

En el núcleo ventral las células conectan con el complejo superior de la oliva que
recibe información de su lado y el contrario, asciende hacia arriba “rostralmente” y
forma el tracto lateral del Lemnisco (Mesencéfalo).

Las células del núcleo dorsal y del tracto lateral del Lemnisco van a llegar al
colículo inferior para pasar posteriormente al (MGN) Núcleo Geniculado Medial
del tálamo y van a terminar en el cortex auditivo (Localizado en el lóbulo
temporal, pero se encuentra oculto).

Figura F: El lóbulo temporal, el cortex auditivo está organizado en columnas para


las distintas frecuencias
Funciones del sistema auditivo:

El proceso fisiológico de la audición es un proceso mecánico que va a dar lugar a un


proceso eléctrico nervioso. El proceso en cuestión se inicia captando el sonido en el
pabellón auditivo, se transmite a través del conducto auditivo externo y ejerce
presión mecánica sobre el tímpano. La vibración del tímpano provoca una
vasculación de los huesos del oído, de tal manera que el martillo golpea (o choca)
con la ventana oval. Este efecto hace que el líquido de la perilinfa se mueva,
pasando la vibración de la cavidad vestibular a la cavidad timpánica y éste
movimiento “muere” sobre la ventana redonda. El movimiento hace mover, a su
vez, las membranas y esta deformación de las membranas provoca una deformación
en los cilios de las células receptoras. Este último movimiento, el ciliar, es el que da
inicio a la sensación nerviosa de la audición

El sonido se convierte en movimiento del líquido: ese movimiento va a ser de


distintas maneras:

a) Si el sonido es de alta frecuencia 20000 ciclos/seg. Pasa igual que si diésemos


un golpe muy fuerte, provoca su máxima deformación en las partes basales del
caracol (al principio).
b) Mientras que si son de muy baja frecuencia las ondas se producen en las partes
apicales del caracol (al final)

La máxima deformación se produce en la escala timpánica, actúan o golpean sobre


la membrana de Reissner y al empujarla hacia abajo, las células ciliadas, las
vellosidades (cilios) se mueven y abren las compuertas y entra el ión que más
abunda K+ (provoca el potencial del receptor auditivo). Esta señal va a ser
transmitida hasta el cerebro.

Mecanismo de percepción del tono

En el caso de la audición, la frecuencia la percibimos como variaciones en el tono.


¿Cómo se las arregla el cerebro para percibir el tono?

Hay dos teorías para explicar dicho mecanismo: Teoría de frecuencia y de campo

- Teoría frecuencia: según esta teoría, el SN por cada ciclo de frecuencia emitiría
un impulso, pero esta idea presenta un grave problema, el cerebro humano gasta
20000 c/seg. y algunas especies como los murciélagos gastan 80000 c/seg.,
ninguna neurona puede sobrepasar, ya que existe un período refractario
- Teoría de campo o espacial: Von Békésy propuso la teoría de campo, la cual
sostiene que la frecuencia de un sonido es indicada por el lugar del órgano de
Corti donde el disparo neuronal es más alto. Cada parte de la cóclea se
encargaría de la frecuencia y así sucesivamente (figura F). Pruebas de que esto
es así:
o Existen fármacos llamados Kalamicina, Neomicina, que cuando se
administraban en dosis altas, antiguamente, pueden destruir las células
ciliadas, y esta destrucción comienza por la parte basal del caracol y
continúa progresivamente. Si la teoría espacial es correcta lo que cabría
esperar es que se irían eliminando frecuencias desde las más altas a las
más bajas).
o Cuando se examina célula a célula y que estímulo responde cada célula
(se examina a que frecuencias e intensidades responde). Se comprueba
que cada célula tiene su frecuencia óptima. Las células disparan a su
libre albedrío. Problema no se ha encontrado células que respondan a
muy bajas frecuencias.

Teoría dual: según la cual la mayoría de las frecuencias se procesan de acuerdo con
la teoría espacial y las de baja frecuencia con la teoría de frecuencia).

Problema adicional, las ondas de litio son amplias y anchas, afectan a muchas
células/neuronas, ¿Cómo sabe el cerebro a la frecuencia que llegan?. Se explicaría
mediante el fenómeno de inhibición lateral. Las inhibiciones mutuas se producían
pero solo predomina el más fuerte. Dicho fenómeno ha sido demostrado en el
Sistema Visual pero nadie lo ha probado y demostrado en el sistema auditivo.

Los científicos han tenido que buscar ¡otras explicaciones: se las arregla de otras
maneras:

a) Existen varios factores que facilitan esa especificidad: los cilios de las células
filiares tienen distintos longitudes y le sucede lo mismo a la onda (distintas
características según la frecuencia). Cuando llega su onda a la célula ciliada, ésta
tiene una forma que le afecta más que a las demás por eso se traslada.
b) Esas células ciliadas aunque estén en reposo tienen siempre una frecuencia de
actividad eléctrica, cuando llega su onda, coincide con la frecuencia de la
actividad eléctrica, potencia su acción
c) Este proceso de afinamiento o especificidad está también mediado por las
células externas que están incrustadas en la membrana tectorial y cuando llega
su frecuencia, lo que hacen las externa es contraerse (son células musculares) y
al contraerse reducen el espacio y por lo tanto modifican a las internas, los
canales iónicos se abren más y entran más potasio y por lo tanto la respuesta es
potencial. Por lo que el cerebro no tiene duda de que la frecuencia ha llegado

Procesamiento de la intensidad. Para la mayoría de las frecuencias lo que hacen


las células es disparar más o menos (incrementarla o no incrementarla), el problema
está con las de bajo frecuencia 1000 c/seg. Estas células las encargadas de baja
frecuencia (utilizan su tasa de disparo para procesar la frecuencia del estímulo, por
lo tanto no pueden utilizarla para bajar la intensidad) Cuando el estímulo es más
intenso implicaría a más neuronas y cuando es menos intenso a pocas.
Funciones del sistema auditivo

La localización de sonidos y sobre todo de sonidos ocultos, es un proceso o


mecanismo fundamental para la supervivencia tanto en el reino animal como en las
personas. Aparece muy pronto en los bebes, los seres humanos y los mamíferos, en
general, tienen gran capacidad para percibir los sonidos en la primera dimensión
(Plano Horizontal). Esta precisión para localizar sonidos, requiere de manera
imprescindible que los oídos funcionen bien, de modo que aquellas personas que
sólo oyen por un oído son incapaces de localizar los sonidos (de manera óptima).

La identificación de la fuente de sonido se basa en la comparación. Para localizar los


sonidos, el oído se vale de dos tipos de índices: delta “fi” y delta “t”. Consiste en el
hecho: que cuando un sonido nos llega siempre llega a un oído antes que al otro, por
eso se dice, que existe una pequeña disparidad temporal. La cual hace posible que
nuestra orientación sea exacta y al mismo tiempo que todo sonido llegue antes a un
oído que a otro, sobre todo por el efecto pantalla.

En la mayoría de los mamíferos el uso de los índices delta “fi” o “t” no es


indiferente, sino que dependiendo de las características del tamaño de la cabeza
usarán uno u otro índice.

Las deltas “t” tienen un uso cada vez más limitado, cuanto menor sea la cabeza de
esa especie. Si la cabeza no es muy pequeña, el sonido llega a los dos oídos casi a la
misma vez. Por eso los organismos con la cabeza pequeña utiliza deltas “fi”, en
cambio si la cabeza de los organismos es grande utilizan deltas “t”.

Si nosotros estamos muy capacitados para la localización de los sonidos en el plano


horizontal, no lo estamos tanto, para la localización de sonidos en la segunda
dimensión, es decir, en el plano vertical. Tenemos la tendencia de localizar las
altas frecuencias en la parte superior y las bajas frecuencias en la parte inferior. Hay
un factor importante formado por el pabellón auditivo externo, si lo taponamos (esa
abertura), nuestra capacidad aun sería peor.

Somos bastantes deficientes para la tercera dimensión (de profundidad). Nos


basamos en la experiencia con ese sonido.

Si la localización de sonidos se basa en la comparación de sonidos en los dos oídos,


para que pueda llevarse a cabo dicha comparación, tiene que haber una estructura
que recibe esa información (conjunta de los dos oídos), esto no sucede en los
núcleos cocleares, pero si sucede en el complejo superior de la oliva. Este complejo
recibe información de los dos y está establecido o programado genéticamente. Este
complejo o núcleo consta de dos subnúcleos:

- Lateral: deltas “fi” disparidad de intensidad


- Medial: deltas “t” disparidad temporal

A lo largo de la filogenia (de las especies) el tamaño de esos núcleos es variable y


adquiere mayor tamaño uno u otro, dependiendo de que índice utiliza esa especie.
Si lesionamos ese núcleo (complejo oliva superior) los animales no pueden localizar
sonidos, y esa información se pasa estructuras superiores rostrales.
En la localización de sonidos es muy importante la corteza auditiva, su relevancia es
discutida.

M. Yela/…/ Netf (1954) sometieron a los animales en este caso gatos a un laberinto
en forma de T, dichos animales recibían un estímulo sonoro (sonido) y en función de
la localización de ese sonido, los animales iban a un sitio u otro, según donde se
produjera el sonido y obtendrían comida, sin embargo, los animales con lesión no
realizaban la función de manera óptima en cuanto a la localización de sonidos

Cuando el sonido estaba muy cerca, tanto los animales con o sin lesión, realizaban
la tarea de manera correcta:

Explicación: cuando los sonidos están muy próximos, cercanos, se utiliza un


mecanismo de reflejo, solo tiene que moverse a un lado u otro para localizar de
donde procede el sonido. Cuando el sonido esta muy lejos hay una serie de
procesos de tipo mental que requieren una maquinaria superior. La corteza
auditiva es importante para utilizar información auditiva y guiar la conducta
hacia un objeto. La corteza auditiva se activa cuando un sujeto está atento y
escuchando el silencio mientras espera a que se origine un sonido.

Características de la corteza auditiva:

Las aferencias llegan/ proceden, del núcleo geniculado medial (NGM), esas
aferencias llegan al estrato 4 y allí se organiza en columnas (Parecido a la
organización de la corteza Visual), la organización columnar es típica en la corteza.
Todas las columnas tienen frecuencias óptimas comunes (organización fonotópica).
Las frecuencias pueden ser de dos tipos:

- Estrechas, afinadas a la frecuencia.


- Frecuencias complejas (Relación de distintos sonidos “es la base de la música”):
Se encargan de procesos de mayor nivel, organizan el espacio auditivo para que
pueda actuar adecuadamente dentro de el.

Lesiones a cualquier nivel de Sistema Sensorial Auditivo.

- El daño más frecuente en el oído medio es el producido en los osículos


auditivos (huesecillos), bien por infección o por falta de calcificación y no
vibran, por tanto son incapaces de excitar mecánicamente la cóclea. Esto puede
ser tratado quirúrgicamente o colocando prótesis. Se denomina sordera de
conducción
- El 2º daño es el producido por la destrucción de los mecanismos cocleares
(oído interno), especialmente de las células ciliadas. Este tipo de sordera es el
que afecta al mayor número de personas con déficit auditivo, en el que la causa
del deterioro coclear puede deberse a la exposición a sustancias tóxicas,
disfunciones metabólicas e, incluso, a trastornos hereditarios. Por ejemplo, hay
algunos antibióticos que tiene propiedades ototóxicas, como Kanamicina o
gentamicina, al que ser inferidas frecuentemente, en altas dosis, suele producir
severas lesiones cocleares y/o vestibulares, con la consiguiente pérdida parcial o
total de la audición. La solución es mala, cuando se es más joven la solución es
mejor (implantes cocleares), esto ayudan muchísimo pero no se adquiere la
capacidad de una persona normal.
- Puede verse dañado por lesiones en el nervio auditivo, por ejemplo en
tumores, la extracción del tumor se puede ver dañado dicho nervio y el sistema
auditivo, la sordera que se produce es periférica. Cuando el daño se produce
en el tronco cerebral el daño auditivo carece de importancia. Pero si se produce
lesiones troncoencefálicas sería tan graves que el daño sería irreversible.
- Lesiones en el NGM (tálamo) no se produce sordera, queda debilitado el
sistema auditivo
- Corteza auditiva primaria (área 41) del lóbulo temporal. No se produce
sordera total, si el daño se produce en un hemisferio y posteriormente en el otro
se produce una reducción que puede compensarse utilizando sonidos más
intensos.
- En las áreas secundarias de la corteza auditiva (42-22) En estos casos cuando
la lesión se produce en el hemisferio izquierdo se produciría un deterioro en el
recuerdo de dígitos sonoros, si es en el derecho se pierde capacidad musical.
- Si afecta a toda la corteza auditiva (primaria y secundaria) no se produce
sordera, pero sí un deterioro como el de no detectar cambios en la secuencias
o duración de las notas musicales o en sonidos complejos.

TINNITUS

Un transtono que se produce en padre e hijos, se transmite por heredabilidad, es el


acúfeno o tinnitus. Trastorno que produce un ruido constante oído a todas horas.
Tiene mal tratamiento: a) No estar nunca en lugares silenciosos (ruido constante): b)
También hay algunos fármacos como antagonistas del ácido glutámico que podrían
mejorarlo (No demostrado).

Repercusiones sobre el sistema auditivo, algunos autores proponen que se produce


un daño antes del oído interno (caracol), pero muchos autores defienden que se
produce después del oído interno, las células podrían tener una actividad excesiva o
sobreactividad en las mismas. El tinnitus se produce también en personas que han
perdido la audición. Se debe a la actividad elevada del sistema auditivo, fenómeno
central, de modo que las regiones auditivas del cerebro se hacen hipersensibles, el
sonido está continuamente actuando sin parar.