Вы находитесь на странице: 1из 5

TEMA 11: ETOLOFÍA Y LOS APRENDIZAJES ESPECÍFICOS DE LAS

ESPECIES: APRENDIZAJE INTEROCEPTIVO O AVERSIVO GUSTATIVO


(AAG)

1. Características

2. Predisposición para la asociación viscero-gustativa

3. Mecanismo de transmisión al Sistema Nervioso Cental

4. Centros de convergencia cerebral

- Núcleo del Tracto Solitario (NTS)

- Complejo o Núcleo parabraquial (NPB)

- Cerebelo

5. Otrasestructuras rostrales del cerebro implicadas en el


aprendizaje interoceptivo

Son aprendizajes universales, pero hoy, existe el convencimiento de que


existen otros tipos de aprendizajes. Uno de estos tipos de aprendizaje exige
una predisposición hederitaria muy adecuada que fomentan conductas muy
naturales que permiten una mejor adaptación al entorno. También son
universales muchos de ellos, pero bajo gran influencia genética. Algunos de
estos tipos de aprendizajes, tienen las características de que son específicos
de las especies, generalmente se estudian en su hábitat o entorno natural,
la etología se encarga de estudiarla normalmente en su hábitats. La
etología se define como: estudio de las bases biológicas de la
conducta, aparentemente es igual a la definción de fisiologia pero no lo es.
No lo es porque la fisiología modifica las bases biológicas, la
etología (estudia las modificaciones ocasionadas por evolución
filogenética). La evolución modifica el Sistema Nervioso y la etología
habitualmente no intervienen en la conducta, se buscan en los cambios de
la filogenia. Ejemplo el fenómeno de la impronta o imprinting fue
descubierto por un etólogo que se llamaba K. Lorenz (PN 1973). Consiste
en un fenómeno muy llamativo y es específico de algunas especies
“concretamente los patos”, al salir del cascarón quedan vinculados al primer
objeto que ven, que habitualmente es la madre, pero si sustituimos a la
madre, por un globo o juguete que se mueve, se vinculan estrechamente a
dichos objetos. Esto es un mecanismo de defensa por parte de estas
especies. En los seres humanos podría exisitir un cierto residuo, hay quien
piensa que aquellos niños que surgen, nacen, crecen sin su madre
presentan el denominado síndrome de hospitalismo (niños criados en
hospitales).

08/04/08

Aprendizaje específico de las especies


Existe otro tipo de aprendizaje en los cuales estamos predispuestos
biológicamente para aprender. Aprendizaje interoceptivo/aversivo
gustativo. El aprendizaje aversivo gustativo fue descubierto por un
chicano, John García, de la universidad de California, hoy día está en la
academia de las ciencias de Estados Unidos. Lo que el demostró fue que la
ingesta de un producto que va seguida en el tiempo de una sensación
nociva visceral, esa asociación, hace que a partir de ese momento las
especies, personas o animales rechacen esa sustancia casi para siempre.
Tiene su valor tanto desde el punto de vista teórico como práctico/aplicado:
supuso que existía otro tipo de aprendizaje, desde el punto de vista práctico
es un fenómeno asociado con el proceso de selección de alimentos.

Cáncer (Tratamiento del cáncer): Radioterapia o quimioterapia, los


enfermos empiezan a aborrecer alimentos esenciales, se crea un problema
de nutrición. Para evitar que se produzca tal aborrecimiento a alimentos
esenciales se puede evitar el AAG, mediante el efecto interferencia,
ofreciendole a los pacientes antes de la ingesta de alimentos esenciales,
otro alimentos, preferentemente novedoso, ejemplo: bombones de menta.
El procedimiento habitual consiste en presentarles a los animales agua con
sabor por ejemplo a plátano y a continuación, el animal recibe una inyección
de un producto, el prototipo es LiCl, el 1º día y el 2º se le presenta agua con
otro sabor, por ejemplo, fresa y se le inyecta suero fisiológico (SF) y el 3º se
le presenta simultáneamente los 2 sabores, y el 95% de los animales a la
hora de elegir claramente elige el sabor a fresa y no probarían el plátano
aunque estuviesen deshidratados.

M. Seligman: descubridor del fenómenos de Indefensión aprendida, en una


ocasión estaba en París y lo invitaron a cenar y le ofrecieron salsa
baronessa, posteriormente a la ingesta se sintió mal, a partir de entonces se
produjo un rechazo continuo ante tal producto, lo evitaba constantemente.

Entre el momento que tomó el alimento y el posterior malestar


transcurrieron varias horas, el tiempo no es importante. Con lo cual va en
contra de las reglas del condicionamiento clásico. Es decir, para que sea
considerado como condicionamiento clásico es necesario que se de
contigüidad temporal, en el aprendizaje aversivo gustativo se da el
fenómeno demora, debida sobre todo a la implicación del sistema digestivo.
Otra razon por lo que este aprendizaje no es considerado como
condicionamiento, es que no se da la condición de equipotencialidad entre
los estímulos, este aprendizaje está programado sobre todo a los estímulos
gustativos y a los olores. El AAG se logra en un único ensayo (esto es lo
habitual), también va en contra de las leyes del condicionamiento clásico,
que se consigue trás múltiples sesiones de ensayo) y en 41 lugar el
condicionamiento clásico es un aprendizaje implícito, este aprendizaje es
flexible, independientemente de las condiciones externas, el aprendizaje se
mantiene. Lo que demuestra que este aprendizaje es activo e impone las
reglas.

García demostró la predisposición que existe para este tipo de aprendizaje,


cogió a un grupo de animales y les presentó unos estímulos visuales (luz y
sonido) y un estímulo gustativo, a continuación un grupo recibió tratmiento
aversivo (radiación) y otro recibió un pequeño shock, cuando a un grupo o a
otro se le dio a elegir, habían desarrollado una aversión al estimulo
gustativo.

Los mamíferos están predispuestos a una serie de estímulos específicos y el


organismo influye determinantemente. La única especie que no sufre
aprendizaje aversivo gustativo es un tipo de murciélago. Por ejemplo a los
koalas (especie animal de dieta única) no desarrolla AAG. Lo que se produce
es una relación entre los estímulos uno que es gustativo y otro que es de
índole visceral.

La información sensorial gustativa es procesada por los nervios


craneales glosofaríngeo, vagao y facial, en las papilas linguales y el paladar,
mientras que la información sensorial visceral es porcesada por el
nervio vago y el area postrema (por via sanguínea o humoral, circulatora).
Hay personas que presentan una ventaja que cuando toman un producto
nocivo tienen una extraordinaria capacidad de emesis o vómito (mecanismo
de defensa contra los agentes tóxicos) y otras que son incapaces de
vomitar. Estas personas (las primeras) parecen disponer de un sistema
mejor que las otras (las segundas), esto puede ser demostrado en
laboratorio.

Aprendizaje concurrente: lo que se le hace a los animales es presentale


los dos sabores a la vez (fresa y plátano) y el animal tiene implantado dos
sondas gástricas, de modo que si el animal decide tomar plátano se le
inyecta producto aversivo y el otro producto que se le inyecta si elige fresa
es suero fisiológico (SF), esto se repite 4 o 5 días o sesiones se comprueba
que los animales aprenden que en este caso la fresa es inocua y el plátano
es el producto nocivo o pernicioso. Esta modalidad de aprendizaje es un
condicionamiento. Los animales tienen que detectar rápidamente el
negativo para asociarles efectivamente o de manera idónea. Esta
información gustativa tiene que ver con los 3 pares craneales y un sistema
visceral rápido. Es dispensable a través del nervio vago (que tiene
quimiorreceptores, para identificar muchos productos que llegan al sistema
gastrointestinal, este lugar de unión o coincidencia se da en el Núcleo del
Tracto Solitario (NTS).

Por su parte en el aprendizaje secuencial o demorado el procesamiento


de la información visceral va por la sangre o vía humoral que llega al
cerebro a través de un órgano circunventricular (Área posterma, situado en
el suelo del extremo caudal de la fosa romboidea, no está protegida por la
BHE y se considera el punto desencadenante del refléjo del vómito), parece
ser que gracias a esta estructura troncoencefálica es posible la asociación
del estimulo gustativo y visceral (por vía humoral)

09/04/08
Uno es más propenso a desarrollar aversión a savores peculiares, pero no
solo exclusivamente a productos peculiares sino a otros esenciales como el
agua o la fruta. Si realizamos una parotomía (seccionando el nervio vago) se
produce una interrupción en el AAG, sin embargo, si puede adquirirse el
aprendizaje secuenciado.

Si bloquean el Area postrema, se interrumpe el aprendizaje secuencial pero


si puede ocurrir el aprendizaje concurrente. Si estimulamos eléctricamente
el AP, podemos hacer que los animales aborrezcan un sabor u otro. El AP es
el centro inductor del vómito, es decir, emético.

Las ratas no tienen capacidad de vómito, tienen mucho cuidado con lo que
ingieren. A nivel del bulbo raquídeo ya existe zonas de coincidencias de
información gustativa y visceral, lo que no quiere decir que se produzca el
aprendizaje, no quiere decir que se asocien. Las señales que llegan al AP,
van a terminar en la protuberancia. Si seccionamos el núcleo parabraquial
medial interrumpimos el aprendizaje concurrente pero no el secuencial

El aprendizaje concurrente es una especie de condicionamiento, las ideas de


Thompson son claves: las lesiones en el cerebelo, núcleo interpósito,
bloquea el aprendizaje concurrente, pero no el secuencial, lo cual demuestra
que el aprendizaje secuencial no es un condicionamiento. Sin embargo las
lesiones en el cerebelo, en contra de lo que afirma Thompson, aunque
bloquean el aprendizaje no bloquean la memoria. La memoria se almacena
en algún otro sitio, en resumen, parece ser que el aprendizaje concurrente
depende del cerebelo y el secuencial depende de (comprobado por R.
Norgen) estructuras troncoencefálicas, seccionó parte del TE y comprobó si
los animales eran capaces de aprender el aprendizaje secuencial y
concurrente, estos animales no son capaces de aprender el aprendizaje
secuencial ni de recordarlo, lo cual demuestra que el aprendizaje secuencial,
pertenecería a un grupo de estructuras de más categoría que el TC. Estas
estructuras estructuras de categoría mas esencial, reciben tanto
información gustativa como viscera, y es el sitio donde se produce la
asociación: Amígdala y C. Insular (Zona Cortical). Lesiones en la
amgídala pueden interrumpir el núcleo basolateral de la amígdala (AmBL),
hay autores que afirman que esa lesión es inespecífica y se debe a que han
interrumpido vías gustativas. Para interrumpir ese aprendizaje en la
amígdala después del NTS. La otra estructura es la corteza insular es una
estructura que recibe información visceral y gustativa. La CI será importante
en la retención y en el recuerdo de lo aprendido y en aquellos aprendizajes
de mayor calidad. La prueba de esto fue un estudio en el cual, los animales
aprenden a asoicar 2 tipos de estímulos gustativos y estímulo visceral
nocivo.

Experimento: Grupo A (quinina)/ Grupo B (sacarina), los animales


lesionados en la C. Insular aprenden la asociación quinina-aversivo pero no
la asociación sacarina-estímulo aversivo. El asociar un estímulo como
quinina con aversiones es muy fácil, pero aprender a rechazar un estímulo
apetitivo (sacarina) requiere de estructuras de mayor categoría. Aprender a
rechazar algo apetitivo es más difícil que rechazar algo no apetitivo. La
ínsula estaría implicada en los aspectos cualitativos superiores
pero no en los básicos.

Estos aprendizajes son muy perdurables, son muy consistentes. Por


eso se ha estudiado identificar donde se almacenan esas aversuibes
(mediante terapia electroconvulsiva), es difícil eliminar el aprendizaje, está
muy fijo, va al cerebro.