Вы находитесь на странице: 1из 6

ENSAYO DE ADMINISTRACION AMBIENTAL

OSCAR REYNEL MORENO COD 20072185062


DIEGO FERNANDO SERNA COD 20072185073

ADMINISTRACION AMBIENTAL UNA PROFESION FAVORABLE MÁS PARA EL


DESARROLLO SOSTENIBLE Y EL MANEJO DE LOS BIENES Y SERVICIOS AMBIENTALES

Las necesidades básicas insatisfechas y las acciones que deben darse para buscar
satisfacerlas sosteniblemente han sido el centro de conversación en los últimos años
cuando se ha hablado de calidad de vida.

La salud y el bienestar integral (físico, psicológico) son los indicadores mas influyentes en
la determinación de calidad de vida de un individuo o una sociedad. La salud y el
bienestar de un individuo o sociedad dependen, a su vez, de la medida en que su medio
ambiente satisface sus necesidades.

La calidad de la vida humana simplemente esta condicionada a buscar La satisfacción


tanto de las necesidades como de los deseos. Es en este punto donde deseamos hacer
los ajustes necesarios e interpretaciones de los conceptos de las necesidades humanas
básicas, los deseos humanos y, la calidad de vida, de manera a colocarlos en el contexto
del medio ambiente/desarrollo.

Las necesidades varían ampliamente de acuerdo con la cultura, la edad, el sexo, la


estación del año, el clima, la educación y el ingreso. Algunas se satisfacen para poder
adquirir otras. Con frecuencia es difícil distinguir entre "necesidades" y "deseos", esto
sumado a la falta de información y comprensión, los esfuerzos por mejorar la calidad de la
vida son casi inalcanzables. Si la distribución de los recursos requeridos para satisfacer
cualquiera de sus necesidades percibidas no es suficiente, o a pesar de serlo está en
peligro, la sociedad vera la calidad de su vida amenazada y luchará para salvarla o
restituirla.

La Encyclopedia of Environmental Sciences define un medio ambiente como "el conjunto


de todas las condiciones e influencias externas que afectan la vida y el desarrollo de un
organismo" (Platt, 1971), pero una definición del "medio ambiente humano" debe ir más
allá. El medio ambiente humano es más que "externo", ya que los conceptos "interno" y
"externo" son relativos y un individuo es un componente significativo de su propio
ambiente, por lo tanto, debemos considerar el medio ambiente humano como el conjunto
de todos los factores internos y externos que afectan el comportamiento y el desarrollo
de los seres humanos como individuos y como sociedades..

El globo está formado por un número amplísimo de medio ambientes. Desde luego, uno
de ellos es la "biosfera", pero la misma constituye solamente uno más. El medio ambiente
global es importante. No obstante, existen incontables medio ambientes que también son
problemáticos, más fáciles estudiar e intervenir y mucho más al alcance que el medio
ambiente global. Debido a la existencia de numerosos medio ambientes, la frase "proteger
el medio ambiente" no es objetiva, a menos que se haya especificado qué medio
ambiente debe ser protegido.

La pregunta ¿el medio ambiente es de quién? es siempre abordada. Como las actividades
sectoriales utilizan, mejoran o conservan lo que proviene de un determinado medio
ambiente, los de intereses sectoriales que surgen, constituyen buena parte de la causa de
los que se han denominado "problemas ambientales". Estos problemas son creados por
los esfuerzos tendientes a mejorar la calidad de la vida en un determinado medio
ambiente a expensas de reducirla en otro. "El medio ambiente", por lo tanto, no es un
conjunto de intereses únicos que deba tratarse en forma separada del "desarrollo".

el patrimonio nato del hombre en la tierra es la naturaleza y esta representa la fuente de


abastecimiento de toda la oferta de bienes (o recursos) y servicios naturales y el entorno
donde la sociedad desarrolla su proceso de evolución. El concepto de bienes, servicios y
riesgos hace mas complejo el concepto de recursos naturales y vincula los conceptos de
la calidad ambiental y la calidad de la vida, ya que un medio ambiente de calidad es aquel
que oferta los bienes y servicios necesarios para satisfacer las necesidades de la calidad
de la vida y de la protección contra riesgos. Cuando las características naturales de la
estructura y función de los ecosistemas resultan de interés para alguien, se clasifican
como bienes y servicios naturales. Los bienes naturales son generalmente equivalentes a
los recursos naturales, pero algunos, debido a intereses han sido definidos e identificados
por determinados sectores como útiles para el desarrollo. Así, dentro del recurso natural
"bosque", los bienes (o recursos) naturales pueden ser fibra leñosa para madera, y para
pulpa o postes; plantas medicinales, frutas comestibles y sustancias químicas, entre otros.
Los servicios naturales varian de acuerdo con las características naturales de la
estructura y función de los ecosistemas, entre otros encontramos el flujo de energía y
materia; el almacenamiento, distribución y ciclaje de nutrientes; la provisión de hábitat
para la vida silvestre; la producción de biomasa y el control de inundaciones.

La expresión "bienes y servicios" económicamente tiene una connotación histórica. Los


bienes y servicios económicos son el resultado del trabajo y la inversión de capital
destinados a transformar y convertir los recursos naturales en productos útiles, y a diseñar
y proveer servicios públicos, tales como servicios de salud, seguridad, comunicación y de
gobierno.

No puede hacerse una distinción fundamental entre bienes y servicios naturales y


económicos de manera excluyente. Ambos tipos derivan de la estructura y procesos de
los ecosistemas. Ambos contribuyen a la calidad de la vida humana. El valor que tienen
los ejemplos individuales de ambos depende de su utilidad y de su oferta. El precio y la
participación en el mercado no hacen diferencia, a pesar del hecho de que los esfuerzos
anteriores por asignar un precio de mercado a los sistemas naturales - y los bienes y
servicios que ellos proveen - han encontrado fuerte resistencia por parte de algunos
economistas (Shabman y Batie, 1978). Actualmente se discute muy poco, el concepto de
si los bienes y servicios naturales tienen valor, o si dicho concepto se ajusta solo a la
teoría económica. En Colombia por ejemplo no se han generado directrices eficientes
frente a la regulación de actividades indiscriminadas de sustitución de cultivos debido a la
utilidad y demanda de ciertos productos como etanol o biodiesel ya que el precio de
estos puede ser más significativo que productos que representan una fuerte participación
en escenarios como el consumo en los hogares.
Por cierto, la mayor diferencia entre ambos parece ser que los bienes y servicios
económicos han sido ampliamente discutidos y estudiados, mientras que los bienes y
servicios naturales no lo han sido. Para corregir esta desigualdad, actualmente los
economistas están comenzando a tratar de encontrar formas de asignar valor a los bienes
y servicios naturales que no tienen precio en el mercado.

Los bienes y servicios naturales tienen valor de acuerdo con las siguientes categorías:

1. valor económico, social o cultural: por lo tanto se consideran indispensables para las
actividades de desarrollo. Los elementos económicos (aquellos que tienen precio y
participan en el mercado monetario) son bien comprendidos. Aunque no son
necesariamente cuantificables, los componentes sociales y culturales también pueden
participar de forma directa o indirecta. La cultura humana y los estilos de vida contribuyen
a la diversidad y al poder adquisitivo de la población

2. valor científico: por lo tanto son de importancia para el desarrollo futuro. Los bienes y
servicios naturales de este tipo resultan de interés para quienes investigan nuevas
tecnologías e informaciones con fines de desarrollo. Varias actividades se centran en del
esfuerzo por proteger las especies en peligro de extinción, los ecosistemas
representativos y las zonas despobladas para investigación y control.

3. valor de funcionalidad: son de importancia para un flujo sostenido de bienes o servicios.


Así, las actividades que conducen a la conservación, la protección y el uso de aquellos
bienes y servicios naturales requeridos para mantener los atributos ociosos de los
ecosistemas, constituyen importantes actividades de desarrollo. Entre las mismas se
incluyen los bienes y servicios naturales de control de la erosión y de las inundaciones.

Aparte de proveer bienes y servicios naturales, un medio ambiente humano tiene un


amplio panorama de riesgos o fenómenos naturales adversos que tienen gran influencia
sobre el éxito que puedan alcanzar las actividades de desarrollo. Estos fenómenos son
también el resultado de la estructura y función de los ecosistemas. Los terremotos y los
huracanes son parte del flujo de materia y energía en el ecosistema global. A pesar de
que representan riesgos para el desarrollo, también pueden originar un número
significativo de bienes y servicios naturales. Por ejemplo, los huracanes permiten la
supervivencia de valiosos sistemas de manglares ya que distribuyen grandes cantidades
de energía que se acumula en las latitudes tropicales hacia las zonas templadas; las
inundaciones naturales y las corrientes oceánicas originan flujos y ciclos masivos de
nutrientes.

Por lo tanto, el proceso de desarrollo está constituido por aquellas actividades que van
enfocadas al uso, el mejoramiento o la conservación de los bienes y servicios, a fin de
mantener y mejorar la calidad de la vida. Igualmente, un "impacto ambiental negativo" se
opone al desarrollo, o sea, se genera de la destrucción, el agotamiento, el mal uso o el no
uso de bienes y servicios, ya sea debido a factores antropicos como naturales.

La administración ambiental entonces tiene por objeto mejorar la calidad de la vida


humana. Comprende la movilización de recursos y la gestión política, económica,
tecnológica y social para manejar el uso de los bienes y servicios, tanto naturales como
económicos de manera eficiente y sostenible. El manejo ambiental se basa en los
principios de la ecología. Utiliza el análisis de sistemas y métodos de resolución de
conflictos para distribuir los costos y beneficios de las actividades de desarrollo en las
poblaciones afectadas, y procura proteger a las actividades de desarrollo frente a los
riesgos naturales. La identificación de conflictos es una de las tareas más importantes en
la planificación del manejo ambiental, y la resolución de los mismos es una parte
fundamental de lo que constituye un "desarrollo ambientalmente adecuado".

En el mundo complejo e interdependiente en que vivimos, el manejo ambiental es


necesario debido a que las actividades de desarrollo que se llevan a cabo en un sector
afectan a la vez en forma positiva y negativa la calidad de la vida en otros sectores.
Consecuentemente, una definición adicional y práctica de "impacto ambiental" es: las
actividades de un sector que influyen en las actividades de otro sector ("impactos fuera
del lugar") o del mismo sector ("impactos dentro del lugar"). En efecto, si sobre cualquier
"impacto ambiental" se formulan las preguntas "quién lo causa" y "quién lo siente", están
identificándose relaciones intersectoriales. Una represa hidroeléctrica que reduce los
niveles de nutrientes en el agua y destruye así los recursos pesqueros aguas abajo. Debe
decirse, además, que tales "problemas" constituyen, en realidad, conflictos entre dos
actividades. Es decir, el problema no es causado solamente por la promoción de la
ganadería en desmedro de la pesca, ya que una decisión en favor de la pesca causará a
su vez un "problema" a la ganadería. Es el conflicto lo que requiere solución.

Los conflictos entre los riesgos naturales y las actividades de desarrollo también existen y
resultan de la confrontación entre los fenómenos naturales que representan riesgos y la
actividad humana. Los efectos de los llamados "desastres naturales" pueden multiplicarse
debido a que no se ha prestado suficiente atención a los fenómenos naturales que
representan riesgos. En realidad la expresión "desastre natural" es engañosa por la
siguiente razón: se culpa a la naturaleza cuando, de hecho, la magnificación de sus
efectos es responsabilidad de los que decidieron llevar a cabo proyectos en
circunstancias que ponen en peligro los mismos objetivos que las actividades de
desarrollo debían satisfacer.

La planificación, especialmente la planificación intersectorial, tiene una ventaja inmensa


sobre los esfuerzos para resolver los conflictos en la vida real porque, en muchas formas,
la planificación es un ejercicio, y para participar en él es preciso cooperar. Dentro de este
contexto, los individuos que integran un equipo de planificación se comprometen
mutuamente a aceptar las reglas y los procedimientos que pueden controlarse. Las
diversas partes (especialistas sectoriales) operan con un razonamiento similar; puede
inducírseles fácilmente a concentrarse en criterios en vez de posiciones, y cada una
puede insistir en que los criterios de evaluación sean objetivos. El resultado es la
oportunidad de inventar opciones para la resolución de conflictos que representen un
beneficio mutuo.

Muchas actividades destinadas a usar, mejorar, conservar y proteger bienes y servicios


con fines de desarrollo, refuerzan a otras actividades de desarrollo. Los proyectos de
desarrollo que requieren la conservación de los ecosistemas para fines de manejo de la
vida silvestre, también conservan la función de estabilización de suelos que cumple la
vegetación y, como resultado, los reservorios situados aguas abajo reciben menos
sedimentos. Las políticas de desarrollo que restringen la construcción en zonas de
inundaciones naturales crean posibilidades de recreación y espacios verdes cerca de
zonas urbanas y disminuyen la dependencia de costosas estructuras para el control de las
inundaciones.
Las discusiones relacionadas con el medio ambiente y el desarrollo giran alrededor del
tema del "desarrollo ambientalmente adecuado". A pesar de ello, el término ha sido pocas
veces definido, y se ha dejado al lector sacar sus propias conclusiones en cuanto al
significado del concepto. En gran parte, tales discusiones parecen sugerir que el
desarrollo es "ambientalmente adecuado" si es "sostenible", si no "perturba el equilibrio
ecológico", si "no causa deterioro ambiental", si no "sobrepasa la capacidad de carga del
sistema natural", y si "evita la pérdida de productividad natural a largo plazo". Sin
embargo, incluso el análisis más superficial mostrará que tales criterios son insostenibles;
ningún proyecto de desarrollo - incluyendo la conservación - puede responder a todas y
cada una de estas restricciones.

En primer lugar, existe el problema de alcanzar los objetivos del desarrollo. Los objetivos
de desarrollo que no incluyen la calidad de vida, aunque sean "ambientalmente
adecuados", no tienen sentido, porque nadie se beneficia de ellos. En segundo lugar,
existe un problema de nivel de conjunto. ¿A qué sistema natural nos estamos refiriendo?
La construcción de cualquier estructura hecha por el hombre perturbará, o aún eliminará,
los sistemas naturales a un cierto nivel. En tercer lugar, hay un problema de decisiones.
¿Es esencial la productividad natural a largo plazo cuando debe hacerse una elección
entre fibras de madera y proteínas? En cuarto lugar, hay un problema de adecuación. ¿Es
relevante la capacidad de carga de un sistema natural cuando puede incrementarse en
forma significativa aún mediante la aplicación de la tecnología más simple? Por último,
existen problemas de claridad y de especificidad. El "deterioro" ambiental y el "equilibrio
ecológico", tienen significados diferentes para distintas personas. ¿Un proyecto es
"ambientalmente adecuado", por ejemplo, si se mantiene el equilibrio pero se pierde o se
agrega una especie a raíz de ese proyecto?

Para eludir tales problemas, hemos definido "desarrollo ambientalmente adecuado" como
un proceso cuyo objetivo es el mejoramiento de la calidad de la vida humana. Es un
proceso de manipulación activa de la estructura y función de los ecosistemas, con el fin
de adecuar los bienes y servicios ofrecidos por dichos ecosistemas. Minimiza el conflicto
inherente en la adecuación de ellos, maximiza el apoyo mutuo entre las actividades
requeridas, y distribuye sus costos y beneficios entre las poblaciones afectadas.

Como vemos la labor de encontrar el desarrollo ambientalmente adecuado no es fácil y le


da cabida y mucho trabajo a profesionales en aéreas ambientales de formas
multidisciplinares entre los cuales la administración ambiental posee una participación
muy amplia en esta labor, Labor que en esta ciudad, país, continente y planeta es
necesaria, y debe ser desarrollada por profesionales idóneos altamente capacitados y con
sentido de pertenencia social, ambiental, económica, cultural y política

Entre las múltiples funciones que puede desarrollar un administrador ambiental podemos
incluir

• Promover políticas y programas de mejoramiento ambiental a nivel local, regional,


nacional e internacional.

• Asesorar y colaborar con las comunidades y sociedades en el manejo de los


recursos naturales.
• Diseñar y ser gestor de planes que conduzcan a la conservación de la
biodiversidad.
• Asesorar al sector industrial en el manejo de sus recursos.
• Orientar a los entes territoriales en la planificación, programación, organización,
ejecución y control de planes que conduzcan al mejoramiento del ambiente.
• Desarrollar planes con los miembros de las comunidades tendientes a la
conservación, preservación, renovación y mitigación del hábitat para las
generaciones presentes y futuras.
• Participar en la ejecución de proyectos tendientes a solucionar problemas
existentes a nivel ambiental.
• Involucrarse y comprometerse como profesional en comunidades científicas.
• Seleccionar y administrar el recurso humano en la elaboración de estudios de
impacto ambiental, evaluaciones de impacto ambiental que se propongan en los
diferentes proyectos de infraestructura y de desarrollo que exijan las autoridades
ambientales.
• Generar empresas que optimicen el consumo de recursos naturales bajo
estándares de calidad a nivel nacional o internacional, y elaboren productos o
servicios que no generen impactos negativos al ambiente.

Estas son solo algunas de las intervenciones que un profesional en administración


ambiental puede ejecutar, entonces el problema no está en los alcances y cubrimiento de
la profesión sino en la promoción de la misma como una herramienta de solución (no la
única pero si una muy viable) para los problemas ambientales, sociales y económicos de
la población y especialmente de las poblaciones donde sus niveles de desarrollo aun no
alcanzan los estándares de sostenibilidad planteados en Johannesburgo, poblaciones
como Colombia donde nuestro desarrollo depende mucho de los recursos naturales que
poseemos y el adecuado manejo que les demos.

BIBLIOGRAFIA

• Streeton, P. y S. Burki. 1978. "necesidades basicas: algunos cuestionamientos".


World Development 6: 411 -21.
• McHale, J. y M.C. McHale. 1977. Necesidades basicas humanas. Estrategias de
accion. Transaction Books. New Brunswick, N.J.
• Goulet, D. 1971. Una dificil eleccion. Atheneum. Nueva York. 362 p.
• Platt, R. B. 1971. En: D.N. Lapedes, ed. Encyclopedia of Environmental Science.
McGraw - Hill, Inc. Nueva York.
• Shabmam, LA. y S.S. Batie. 1978. "Critica a la valoración económica de los
humedales naturales." Coastal Zone Management Journal 4(3): 231 -247.
• PNUMA. 2003, “conflicto minimo: lineamientos para planificar el uso del medio
ambiente en los tropicos humedos americanos” Washington, D.C. Cap 2.