Вы находитесь на странице: 1из 1

La Paz, 9 de abril de 2008

Autonomía indígena originario campesina


Por: Raúl Prada Alcoreza *

La autonomía indígena se conforma sobre la base de la consolidación de los territorios ancestrales.

La autonomía indígena es la expresión consecuente del Estado plurinacional comunitario; es el


reconocimiento a la autodeterminación de las naciones y pueblos indígenas originarios campesinos.
Este reconocimiento forma parte del proceso de descolonización en el marco de fundación de la
segunda República. No sólo tiene que ver con la aplicación del Convenio 169 de la Organización
Internacional del Trabajo (OIT) y con la declaración de la Organización de Naciones Unidas con
relación a los derechos de los pueblos indígenas, sino que va más allá en lo que respecta a la
autodeterminación, al autogobierno, a la autogestión, a la gestión territorial, al beneficio de la
explotación de los recursos naturales, al derecho a la lengua y a las instituciones propias, a la
cosmovisión y religiosidad, a las prácticas y procedimientos propios.

La autonomía indígena se conforma en entidades territoriales indígenas originario campesinas, que se


constituyen sobre la base de la consolidación de los territorios ancestrales. Si bien tal consolidación
no llega a la reconstitución de las naciones y a la reterritorialización de las comunidades, el hecho de
que se dé una consolidación es un avance en este proceso.

Las autonomías indígenas originario campesinas, además de contar con competencias concurrentes
con el Estado, las autonomías departamentales, las regionales y los municipios, cuentan con
competencias exclusivas como la definición de formas propias de desarrollo económico, cultural y
social, de acuerdo con su identidad y visión; la participación en la planificación y el desarrollo de
planes, programas y proyectos de educación e investigación; la organización, planificación y
ejecución de políticas del sistema de salud en su jurisdicción; la administración de la justicia indígena
originario campesina en su jurisdicción; el resguardo de los derechos intelectuales colectivos,
referidos a conocimientos de recursos genéticos, medicina tradicional, germoplasma y patrimonio
cultural tangible e intangible.

También el fomento y promoción de las culturas, el arte, la identidad, los centros arqueológicos y
museos, la construcción, mantenimiento y administración de caminos vecinales y comunales, la
construcción, mantenimiento y administración de la infraestructura necesaria para el desarrollo de su
jurisdicción, la construcción, mantenimiento y administración de los sistemas de riego, fuentes de
agua, energía, servicios básicos y saneamiento.

Incluye el fomento, promoción y administración del turismo; el control y regulación a las instituciones
y organizaciones externas que desarrollen actividades en su jurisdicción; la planificación y gestión de
la ocupación y asentamiento territorial; la gestión y administración de los recursos naturales
renovables; el fomento y desarrollo de su vocación productiva; el fomento y desarrollo de la práctica,
tecnología e investigación; la preservación del hábitat, el paisaje, la vivienda, el urbanismo y los
asentamientos humanos, conforme a las formas culturales, tecnológicas, espaciales e históricas.

Son también de su competencia la promoción de mecanismos de consulta referidos a los asuntos de su


interés, la incorporación de la equidad y la igualdad en el diseño, definición y ejecución de las
políticas, planes, programas y proyectos de los territorios, prestando especial atención a la equidad
de género, la promoción de la construcción de infraestructuras productivas, la realización de
acuerdos de cooperación con otros pueblos y entidades.

* Constituyente por el MAS

Prada.raul@gmail.com