Вы находитесь на странице: 1из 11

CENTRO DE INVESTIGACIÓN Y ESTUDIOS AVANZADOS DE VERACRUZ S.C

MAESTRÍA EN EDUCACIÓN

ASIGNATURA: EVALUACION INSTITUCIONAL MAESTRA: LIC. LUCIA RIVAS REYES M.E ALUMNO: MARCELINO BAUTISTA SAGAHÓN
ASIGNATURA: EVALUACION INSTITUCIONAL
MAESTRA: LIC. LUCIA RIVAS REYES M.E
ALUMNO: MARCELINO BAUTISTA SAGAHÓN

CD. NARANJOS, VER. 12 DE MARZO DEL 2011.

INTRODUCCION

La evaluación institucional de la educación forma parte hoy día de una agenda internacional, convirtiéndose por tanto, en una necesidad, no solo por las presiones externas de diferente naturaleza, fundamentalmente económicas y políticas, sino por los propios requerimientos internos y por el interés que ha comenzado a gestarse en establecer un procedimiento sistemático de carácter institucional para este fin.

En este documento conoceremos algunos de los antecedentes del movimiento de evaluación de la educación superior en México, remontándonos a 1978, al crearse por parte de la SEP, la Coordinación Nacional para la Planeación de la Educación Superior (CONPES), instancia de concertación en la que participan representantes de las Instituciones de Educación Superior y Gobierno Federal; así como también en 1989 se instala la Comisión Nacional de Evaluación de la Educación Superior (CONAEVA) constituida como instancia rectora de las actividades de evaluación con participación colegiada de las instituciones de educación superior y autoridades gubernamentales, y cuyos propósitos eran impulsar los procesos de evaluación en todas las instituciones, formular lineamientos generales para dar continuidad y permanencia a este proceso, proponer criterios y estándares de calidad para las funciones y tareas de este nivel educativo, apoyar a diversas instancias responsables de la evaluación, proponer políticas y acciones tendientes a mejorar las condiciones actuales de la educación superior ( Arredondo).

Se describirán brevemente los distintos enfoques que se tienen de la evaluación institucional, su tipología (Evaluación sumativa, formativa, normativa, criterial), según los agentes que realizan la evaluación (evaluación externa, interna o autoevaluación), y finalmente mencionare algunos sistemas de acreditación de la evaluación institucional en México (ANUIES, FIMPES, SES, CONACYT).

DESARROLLO

Se concibe a la evaluación como una vía para promover el mejoramiento y la autorregulación, no solo de la institución como un todo y sus distintas funciones, sino también en el cumplimiento de las distintas responsabilidades de los sectores que integran su comunidad y el desempeño de cada uno de los involucrados en la ejecución de las tareas y proyectos institucionales.

La evaluación es un fenómeno holístico y se encuentra íntimamente relacionada con la misión y visión de la institución educativa.

La Evaluación Institucional se define como un proceso permanente e integrador, que se desarrolla dentro y/o fuera de la institución, a efectos de favorecer la calidad educativa, mediante juicios de valor, dando bases para la toma de decisiones.

La evaluación institucional, va más allá del alumno como objeto de evaluación, pues abarca tanto a la administración educativa, como al centro escolar y al alumnado, se configura como una practica reflexiva, sistemática y autoreguladora.

La Evaluación Institucional se puede enfocar:

Evaluación como sinónimo de Medición.

Evaluación como sinónimo de juicio profesional.

Evaluación como proceso de comparar datos acerca de situaciones con objetivos claramente especificados.

Evaluación como proceso de identificar y reunir información para asistir a quienes deben tomar decisiones.

TIPOLOGIA

Según su funcionalidad podemos clasificarla en evaluación sumativa y normativa.

EVALUACION SUMATIVA: Es aquella en que los resultados de la evaluación se utilizan para una determinada promoción, acreditación y/o calificación. Determina la calidad de un producto asignando una valoración (concursos, certificación de competencias).

EVALUACION FORMATIVA: Pretende perfeccionar el proceso que se evalúa, realizándose a lo largo de todo el ciclo de enseñanza aprendizaje. Se puede aplicar en cualquier momento, y su principal función es de retroinformación.

Según el Modelo o patrón que se emplea la podemos clasificar en Normativa y en Criterial.

EVALUACION NORMATIVA: Es aquella que surge al comparar los resultados grupales y generales con la norma evaluativa aplicada.

La

evaluación

normalizada

es

un

recurso

social,

buen

elemento

para

la

clasificación de los alumnos, pero no suficientes para su educación.

EVALUACION CRITERIAL: Cuando se consideran las situaciones particulares de cada alumno/institución en función de las normas impartidas. O más precisamente “es una propiedad de un sujeto u objeto (Institución), de acuerdo al cual formulamos sobre él un juicio de apreciación”.

Según el Agente que la realiza podemos visualizar una Evaluación Externa y una Evaluación interna o Autoevaluación.

LA EVALUACION EXTERNA: Es aquella que se realiza por agentes externos a la institución Escolar.

Esta evaluación estará a cargo de un comité de pares Evaluadores y también contara con la participación de un profesional de las instituciones (CONEAU, CENEVAL, INEE, PISA).

En la evaluación externa se aprecia la organización y funcionamiento de la institución, se observa la trama de su desarrollo, se valoran los procesos y resultados y se recomiendan cursos de acción.

LA AUTOEVALUACION: Evaluación interna; se realiza desde la propia institución, y siempre con la misma finalidad que la evaluación externa que es de mejorar la calidad educativa.

El principal éxito en toda autoevaluación es la participación y el compromiso que asumen todos los agentes educativos de la institución.

La autoevaluación o evaluación interna, debe conducir a la elaboración de un informe que esté compuesto por:

1) Análisis de documentación e información institucional.

2) Consulta a informantes claves y análisis de los resultados de la aplicación de los mecanismos de aseguramiento de la calidad.

3) Análisis de los resultados, de los procesos de evaluación anterior.

ETAPAS DE L PROCESO EVALUATIVO INSTITUCIONAL

La evaluación institucional es continua y, por ende, tiene sus etapas y/o ciclos, en los cuales se van concretando acciones especificas para su ejecución y validación.

La primer etapa es la evaluación interna, en la cual la comunidad institucional es protagónica en todos sus momentos, desde la decisión política de realizarla, pasando por la constitución de comisiones centrales y sectoriales, la discusión del

diseño con todos sus aspectos filosóficos, metodológicos y procedimentales, las formas de participación, la consolidación de las acciones en los diferentes lugares institucionales, la definición de unidades de evaluación, la elaboración de la base de datos, la selección, tratamiento y discusión de los materiales, la atribución de los juicios de valor, la organización de informes, las propuestas de mejoramiento de la debilidades encontradas, etc.

La segunda etapa es la evaluación externa, la cual es realizada por pares académicos y representantes de la sociedad organizada, los cuales a su vez, son elegidos por la institución de entre una gama de expertos y conforme a criterios discutidos internamente.

Las comisiones externas visitan la institución objeto del estudio para conocer su contexto situacional; entrevistan a las autoridades y miembros de la comunidad; analizan los materiales y producen un informe circunstanciado, critico-reflexivo. Es importante que en esta etapa se tomen en cuenta los proyectos de cada institución y el diseño empleado en la evaluación interna.

Cada institución debe ser evaluada tomándose ella misma como realidad concreta y a la definición de su misión como punto central.

La tercera etapa es la reevaluación. Es el momento en que se produce la síntesis de todo ese ciclo, debido al enfrentamiento entre los informes críticos y positivos de la evaluación externa y la interna. Es aquí donde se deben rehacer las evaluaciones en vista de las consideraciones críticas y sugerencias del equipo de evaluadores externos; se analiza el desarrollo del recorrido y se presentan las proposiciones de carácter administrativo y pedagógico para lograr la eficiencia de los procesos que se planifican en la institución evaluada.

Santos Guerra (2000) expone doce principios de la evaluación que se debieran tener presente en todo proceso evaluativo:

  • 1. La evaluación es un fenómeno moral no meramente técnico.

3.

Es preciso que la evaluación sea un proceso participativo.

  • 4. La evaluación tiene un componente corroborador.

  • 5. El lenguaje sobre la evaluación nos sirve para entendernos y también para confundirnos, para evaluar hace falta tener un conocimiento especializado.

  • 6. Para que la evaluación tenga rigor ha de utilizar instrumentos diversos.

  • 7. evaluación

La

es

un

catalizador

de

todo proceso de enseñanza y

aprendizaje.

  • 8. El contenido de la evaluación ha de ser complejo y globalizador.

  • 9. Para evaluar hace falta tener conocimiento especializado del proceso de enseñanza-aprendizaje.

10.La evaluación tiene que servir para el aprendizaje.

11.Es importante hacer metaevaluación, o lo que es lo mismo, evaluar las evaluaciones.

12.La evaluación no debe ser un acto individualista, sino colegiado.

SISTEMAS DE ACREDITACION

En México las instituciones que agrupan a las IES como ANUIES y FIMPES han impulsado a sus instituciones a llevar a cabo procesos de autoestudio y evaluación de programas académicos.

FIMPES su sistema es el único proceso mexicano de acreditación comparable con algunos de los EE UU.

Universidades particulares mexicanas, a través de FIMPES han empezado los procesos de acreditación institucional como herramienta para la mejora institucional. Dicha acreditación tiene una valides de 5 años.

COPAES agrupa en su asamblea a representantes de la SEP, ANUIES, FIMPES, asociaciones de veterinarios zootecnistas, colegio de ingenieros civiles, instituto mexicano de contadores públicos, etc.

SES y CONACYT ajustan la evaluación de postgrado con la creación de PNP. Los programas que logren el registro ante el Padrón Nacional de Postgrado se clasifican de dos maneras:

Competente internacionalmente. Alto nivel no cumplen con todos los lineamientos.

En la acreditación institucional solo opera FIMPES; mientras que en la acreditación de programas, opera COPAES. Para los programas sin instancia evaluadora operan los CIEES y para postgrado CONACYT.

ANUIES es una asociación gubernamental que agremia a las principales instituciones de educación superior del país promoviendo el mejoramiento integral en docencia, investigación y extensión de la cultura y servicios; esta integrada por 149 universidades e instituciones de educación superior, tanto públicas como privadas, atendiendo al 80% de matrícula de alumnos de licenciatura y postgrado.

CONCLUSIONES

A manera de conclusión, la utilización de la evaluación institucional como sistema o como instrumento para el mejoramiento de la calidad de la educación en las instituciones educativas, no es tarea fácil como algunas personas inexpertas, organismos o instituciones pretender hacer y querer ver.

En este sentido se pueden tener procesos de evaluación institucional, orientados hacia los fines y medios educativos de manera empírica, de carácter analíticos, pero entrados en valores de control, certeza, eficiencia, precisión, costo y efectividad, modelo que busca fundamentalmente la eficiencia organizacional. Igualmente, existen procesos de evaluación de naturaleza situacional, que se centran en interpretar y concretar abiertamente la acción educativa.

Las evaluaciones que se han realizado hasta el momento resultan insuficientes puesto que no proporcionan retroalimentación que permita introducir los

correctivos necesarios en la estructura educativa. La evaluación se convierte en una macro evaluación que se limita solo a hacer diagnósticos en lugar de establecerse como un proceso de micro evaluación de cada institución en

particular, que

permita definir una política

propia

y

un

plan

ajustado

a

los

imperativos de esa política dentro de un marco de democratización y de

participación institucional.

La evaluación en los distintos ámbitos del quehacer institucional, ya sea en docencia, investigación, extensión, gestión o gerencia, exigen revisión y pueden y deben alcanzar mejores niveles de desempeño.

Pese a tantas evaluaciones externas por parte de los organismos hacia las instituciones de educación superior para obtener mejoramiento en la educación es necesario hacernos profundas reflexiones y cuestionamientos como por ejemplo:

¿los procesos de certificación y acreditación, valoran lo que es relevante o lo que se puede evaluar? ¿Los indicadores cuantitativos de medición ofrecen verdaderos

criterios de medición?, ¿llevar a cabo los procesos de certificación y/o acreditación asegura la excelencia de las instituciones de educación superior?, ¿son utilizados correctamente los resultados de las evaluaciones institucionales por parte del sistema federal?

Finalmente todo proceso de evaluación institucional se sustenta en la determinación de variables e indicadores, así como también en la validez y confiabilidad de sus resultados; y para que un programa o iniciativa de evaluación tenga credibilidad, se debe sustentar en las siguientes consideraciones:

Tener una fundamentación bien clara y definida donde se identifiquen los objetivos que se persiguen, los valores en que se sustentan, las técnicas que se aplican, los criterios o resultados que se esperan y las formas de aplicación.

Involucrar a todos los miembros de la comunidad institucional y tratar a todos en igualdad de condiciones.

Crear el ambiente propicio y el espacio apropiado para la interacción y el dialogo democrático.

Convertir la experiencia en un proceso permanente de aprendizaje, que motive a sus integrantes a comprometerse voluntariamente en los procesos de cambio y transformación institucional.

BIBLIOGRAFIA

Santos Guerra, M. A. (2000) La escuela que aprende. Madrid: Ediciones Morata S.A.

Arredondo, Víctor, ¿A dónde debe conducir la evaluación de la educación superior?, núm. 79, julio-Septiembre de 1991, México, ANUIES.

SEP-ANUIES, Manual de planeación de la educación superior, México, 1989.

Fernández, A; J. Landa, C. Carreón, “Tradición y futuro de la planeación estratégica de la educación superior”, en ANUIES, Dos décadas de planeación de la educación superior en México, 1992.

Álvarez García, I., Planeación y desarrollo de proyectos sociales educativos, Limusa, México, 1997.

Inzunza, I. C., Calidad de educación, políticas instrumentadas en diversos países para mejorarla, UIA, México, 1997.

SEP-DGPPP, Metodología y lineamientos para la elaboración del programa operativo anual 2005, México, 2004.