Вы находитесь на странице: 1из 209

A

ABHINIVESHA: Indica el sentido de posesión, cuando


é s t a s e h a l l a r e s t r i n g i da a u n a mo r d e l a v i d a o d e l a t i e r r a .
Es una adhesión a la vida y un miedo a la muerte, a causa
de lo que se posee en la tierra. Los miserables aman su
dinero y temen a la muerte porque los separa de su dinero.
¡A los que sufren por ello, no les puedo decir más, sino
que nadie ha podido llevarse ni un solo céntimo a la otra
vida!

ABSTINENCIAS: Hemos de abstenernos, o reprimirnos


d e h ac e r c i er ta s c o sas , s i n os pr o p o n e m os r e al iz ar pr o g r e s os
por el camino de la espiritualidad. Hay que abstenernos de
perjudicar al prójimo; hemos de apartarnos de decir men-
tiras. No robar. El robo causa perjuicios en el equilibrio
material de otras personas, a quines robamos. ¿La sensuali-
dad? — es una forma impura del sexo, y mientras la forma
pura de la sexualidad nos eleva, la sensualidad nos arruina
tanto espiritual como financieramente.
También hemos de evitar el caer en la avaricia. Ser
humano consiste en dar dinero o auxilio a los demás. Si,
p o r a v a r i c i a , r e h u s a m os a y u d a r a l p r ój i m o q u e s e e nc u e nt r a
en una necesidad auténtica, podemos estar seguros que se
n o s n e g a r á , a n u e s t r a ve z , t o d o a u x i l i o , c u a n d o p a s e m o s n o -
sotros alguna estrechez.
Si respetamos las Cinco Abstinencias: de perjudicar al
prójimo, de mentir, de robar, de toda sensualidad y avari-
cia, estaremos en paz con el mundo; aunque no se sigue
necesariamente que el mundo deba estar en paz con no-
sotros.

ACHAMANA: Es un rito practicado por los fieles al


credo hindú. Un rito mediante el cual el devoto se purifica
pensando en cosas puras mientras bebe sorbos de agua y
esparce agua a su alrededor. En cierto modo es análogo a la
aspersión que se practica en algunas ceremonias del cristianismo. El
hindú, habiendo practicado ese rito, se retira en un tranquilo estado
de meditación.

ACHARYA: Significa maestro espiritual o, si se prefiere, Guru.


Acharya muchas veces es el sufijo del nombre de algún reverenciado
maestro religioso.

ADHARMA: Falta de virtud, carencia de rectitud. El


d es di c ha d o , p o r lo vi st o , n o p r act ic a n i u na so la d e la s Cinco
Abstinencias.

AGAMA: Escritura o, en el Tibet, Tantra. Se usa para indicar


todo libro que nos inicia en doctrinas místicas y metafísicas

AGAMI KARMA: Es el término correcto por Karma.


Significa que todo acto físico y mental efectuado por un individuo
en esta vida corporal, afecta a sus reencarnaciones futuras. En la
Biblia cristiana se afirma que nosotros cosecharemos lo que
sembremos; esto es, que si sembramos el mal, cosecharemos el mal
y el dolor; pero si plantamos las simientes del bien y de la
caridad hacia el prójimo ; se nos devolverá centuplicado. Esto es el
Karma.

A H A M K A R A : L a m e n t e s e h a l l a d i v i d i d a e n v a r i a s partes,
y Ahamkara es una especie de director del tráfico, que recibe las
impresiones sensoriales y las fija en forma de hechos que
nosotros conocemos y que podemos representar a la mente o a la
voluntad.

AHIMSA: Fue la política seguida por Ghandi, una política de


paz, de no-violencia. Se abstiene de causar daño a ninguna
criatura, sea de pensamiento, de palabra o de obra. Es ,
exactamente, una nueva mane ra de decir «haz como quisieras
que los otros hicieran contigo».
AJAPA: Es un Mantra especial. Los orientales creen que la
respiración es expulsada con el sonido Aj y es inspirada con el
sonido Sa. Hansa es el sonido de la respiración humana. Ha, al
expulsar la respiración; N, como una conjunción; Sa, cuando la
respiración entra en nuestros pulmones. Nosotros efectuamos este
sonido subconsciente quince veces por minuto, o veintiuna mil
seiscientas veces en veinticuatro horas. Los animales también tienen
su ritmo peculiar; un gato lo efectúa veinticuatro veces por
minuto; una tortuga, tres veces en el mismo tiempo.
Algunos consideran que el Ajapa Mantra es asimismo una
inconsciente, o mejor dicho, una subconsciente plegaria, que significa
«yo soy éste».

AJNACHAKRA: Es el sexto del comúnmente aceptado


esquema de los centros yogas de conciencia. En realidad hay nueve
de ellos; pero se necesitaría, para explicarlo, ahondar
excesivamente en la sabiduría del Tibet.
El Ajnachakra es el loto al nivel de las cejas; un loto, en este
caso, de sólo dos pétalos. Es una parte del mecanismo de nuestro
sexto sentido. Conduce a la clarividencia, visión interior, y
conocimiento del mundo de más allá de nuestro mundo.

AKASHA: Muchos autor es le da n el s entido de ét er , pero


sería mejor explicación decir que Akasha es aquello que llena el
espacio entre los mundos, moléculas y toda suerte de cosas. La
materia que constituye todas las cosas.
Hay que tener presente que esta materia es común a todo nuestro
sistema planetario; pero de ello no debe seguirse de ningún
modo que otros universos hayan de tener la misma forma de
materia. Sabemos que el cuerpo humano consta de células
sanguíneas, células musculares y, en parte distintas, células óseas.

AKASHICO: Se emplea generalmente este vocablo cuando nos


referimos a los Anales Akashicos.
E s di fí ci l e x pl i c ar , d es de u n p u nt o d e v ist a d e u n m u n d o
tridimensional, lo que es un caso particular de un mundo
que posee muchas más dimensiones; pero podemos enfocar
la explicación del modo siguiente:
Imaginemos por un momento que uno sea un fotógrafo
d e ci n e q u e s i e m pr e ha y a e x is ti d o y q u e d e b a c o nt i n u a r e xi s -
tiendo para siempre, y que, además, tenga a su disposición
unas reservas inacabables de película ( ¡y alguien para írnosla
entregando!). Desde el comienzo de los tiempos, uno ha
f o t o gr a fi a d o t o d o c u a nt o h a y a o c u r r i d o e n c u a l q u i e r t i e m p o
a c ua l qui er a y a t o dos . U n o c o nt i n úa f ot o gr a fi a nd o l os ac o n-
tecimientos del tiempo presente. Es to son los Anales — o ar-
c h i v o s — A k a s h i c o s . T o d o l o a c o nt e c i d o q u e d a i m p r e s o s o-
br e el ét er, como las vibr aciones lumínicas que dan s obre una
p e l í c u l a c i n e m a t o g r á f i c a , o e l s o n i d o d e l a v o z e n u na c i n t a
magnetofónica.
A ñ á d a s e a t o d o e s t o q u e , a c a us a d e l a m u l t i di m e n s i o n a -
li da d de l m u nd o q u e s e re g is t r a, ta m b ié n q u e da n r e gis tra da s
las fuertes probabilidades que afectan a todos sobre la Tierra y
fuera de ella. Podemos imaginarnos que estamos en una ciu-
d a d; n os h al l a m os e n u n a c a l le y p or el la p as a u n c o c he q u e
se nos adelanta y desaparece de nuestra vista; no sabemos
nada más de él. Pero si suponemos, en vez de esto, que lo
vemos desde un globo y pode mos ver el camino hasta muchas
mi l l as m ás a de la nt e q ue a l ni v e l d el s u e l o, p o dr e m os di vi s ar
entonces un obstáculo en el camino, que el coche no podrá
salvar. De modo que podemos ver un contratiempo para
e l c o n d u c t o r q u e é s t e n o p u e de c o n o c e r t o d a v í a . O b i e n p o -
d e m o s m i r a r u n h o r a r i o d e t r e n e s , a u t o b u s e s , b a r c o s o a v i o-
nes; dichos horarios son un registro de probabilidades; dichos
trenes, autobuses, barcos o aviones, partirán a unas horas
determinadas y llegarán a otras igualmente probables. En
casi todos los casos se cumplen las predicciones de los
horarios.
Cuando consideramos los Anales Akashicos vale la pena
de subrayar que si uno puede viajar instantáneamente a le-
janos cuerpos celestes y tiene unos instrumentos especiales
y a de c ua d os , l a l uz q ue le ll e gar á a ell o s des de l a T ierr a (l a
luz, recuérdese, emplea un tiempo en desplazarse), le mos-
trará lo que ocurrió en nuestro planeta hará cien o mil o
diez mil años atrás. Con los mencionados instrumentos po-
demos ver el pasado de la Tierra.
Los Anales Akashicos van más allá, porque nos mues-
tran, además, las fuertes probabilidades de lo que está a
punto de ocurrir. Las probabilidades a escala de las nacio-
nes son mucho más fuertes y precisas que las que atañen a los
meros individuos, y aquéllos que han recibido unas en-
se ñanzas es peci ales pueden pene tr ar en el pla no as tra l y con-
sultar los Anales Akashicos para saber lo que ha ocurrido
en cualquier parte del mundo y lo que es enormemente pro-
bable en el futuro. Sucede como cuando vamos a un cine
para ver una película. Si previamente conocemos el progra-
ma y su horario, llegaremos puntualmente para ver aquella
película que nos interesa.

ALMA: Una palabra generalmente mal comprendida.


Es n ue s tr o Ego, n u e st r o Super-yo, el a m o de l os t ít er es ; el
verdadero YO. Este espíritu que utiliza nuestro cuerpo
terrenal para aprender sobre la Tierra cosas que no pueden
aprenderse en el mundo del espíritu.

A MO R : O tr a p ala b r a ma l c o m p r e n d i da , c o m o l o es s e x o .
Sexo y amor, amor y sexo se hallan mezclados, confundi-
dos el uno con el otro. El vulgo actual se engaña y no dis-
tingue bien su significado.
Amor, en realidad, es una armonía entre dos personas,
o e ntr e dos criatura s de la cla se que sea . No quier e decir que
estén sexualmente interesadas la una por la otra; significa
que cada uno de ellos vibra con una frecuencia que es com-
pletamente compatible con la frecuencia de la persona amada.
El amor no es interesado. Una persona puede, por
amor, hacer cosas que no haría por todo el oro del mundo.
No es nada romántico lo que diremos; pero si las per-
sonas vibran en una manera errónea, esto es causa de
desamor, recelo, incluso miedo físico. Pero si uno de los dos
consigue unas pocas oscilaciones más por segundo, o, mejor a ún,
si uno de e llos pue de aumentar la agitación de s us moléculas
para que vayan menos despacio, entonces desaparece la falta de
armonía; la armonía se impone; el amor, también.

ANAHATA CHAKRA: El simbolismo de este Chakra, es La


Rueda o El Loto. El simbolismo del Este se refiere a una rueda
estilizada, o una flor de loto igualmente estilizada. En el Tibet, es
sólo la Flor de Loto.
Este Chakra se halla a nivel del corazón. Tiene doce pétalos
de color de oro. Cuando podemos percibir el aura de una
persona, observamos a veces que el oro se tiñe de encarnado; en
otras ocasiones se ve rayado o bordeado de un color azul oscuro,
mostrando los distintos estados de evolución de las personas.
De b aj o de e st e A n a h at a e s t á otr a ma ni f es t a ci ó n de l Loto,
pr ovista de ocho pét alos , que se agita n y ond ulan ligeramente
cuando el sujeto se halla entregado a la meditación. Se agita y
ondula como una anémona marina que vemos en un acuario.
Cuando alguie n puede ver el aura humana, se pueden ve r
los r ayos de luz que la hacen semejante a la Flor de Loto, o a
una Rueda; depende del pliegue de la imaginación de cada cual, según
sea mecánico o sea hortícola.
El Anahata Chakra es el cuarto de los siete comúnmente admitidos
centros yoguis de conciencia. En realidad, como ya hemos dicho,
existen más de siete.

ANAHATA SHABDA: Significa un sonido que no es en


realidad percibido como tal sonido. En vez de ello, es una
impresión de soni do que s e p erci be a menudo c uando e l sujeto
alcanza un cierto grado. El sonido, como es natural, consiste en el
Mantra Om.

ANANDA: Gozo puro. Gozo y placer sin mezcla de conceptos


materiales. Indica la dicha y la felicidad que el sujeto
e x per i m e nt a c u a n d o ést e p u e d e d es do bl ar s e d el c u er p o c o n s -
cientemente y darse cuenta del absoluto arrobamiento de
sentirse libre, aun cuando sea temporalmente, del frío y
desolado envoltorio de barro que es nuestro cuerpo terrenal.

A N A T M A : L a s i g n i f i c a c i ó n d e e s t e v oc a b l o e s : « É s t e e s
el mundo de la ilusión». Sobre este mundo, esta Tierra,
p e n s a m o s q u e s ó l o i m po r t a n l a s c o s a s m a t e r i a l e s . E l p u e b l o
s e r e v u e l v e e n l a ba s u r a , t r a s d e l d i ne r o, y a m o n t o n a m a s a s
de moneda (algunos solamente). Nadie se llevará ni un
c é nt i m o a l a v i d a v e n i d e r a ; p e r o t od o s c or r e n t r a s l a s c o s a s
materiales, que tendremos que abandonar cuando abandone-
mos este mundo.

ANGAS: Serie de cosas a las cuales el individuo tiene


q u e obe de c er pa ra a v a nz ar e s pir i t ua l me nt e , m ás q ue al y og a
físic o. Cada uno de nosotr os tie ne que reali zar sus progres os
mediante la meditación, el domini o de la re spirac ión, profun-
d i z a c i ó n y c o n t e m p l a c i ó n . S o b r e t o d o, r e c o r da n d o c o n t i n u a -
mente la Regla de Oro que significa: «Haz a los demás lo
que quieras que hagan contigo».

ANNAMAYAKOSHA: Ese largo vocablo designa exac-


tamente la envoltura corporal donde se encierra nuestro
es p ír i t u . C u a n d o r e gr es a m os d e ntr o d e n u es tr o c u e r p o fís i c o
después de haber estado con plena conciencia en el astral,
se acostumbra a servirse de otro vocablo mucho más des-
pectivo para indicar el frío y viscoso revoltillo en el que peno-
s a m e n t e n o s i n s t a l a m o s . P e r o A n n a ma ya ko s h a e s su n o m -
bre técnico.

ANTAHKARANA: La filosofía oriental, los Vedas, se


sirven de dicho vocablo cuando se refieren a nuestra parte
mental, cuando la aplicamos a controlar nuestro cuerpo fí-
sico.

APANA: Muchas palabras del Oriente lejano son nota-


bles por lo explícito de sus sentidos. El sánscrito no está
sujeto a las convenciones de varias lenguas de Occidente. No
podemos usar siempre de los mismos significados; así es que a
un vocablo como Apana debemos darle un sentido que abarca todo
lo referente a la excreción, como son orificios, procesos, etc. En
un aura lo bastante intensa, Apana se presenta como un rojo
oscuro, o marrón oscuro rojizo, que se arremolina y derrama
como un estanque lleno a rebosar.

APARIGRAHA: La quinta entre las Abstinencias. Indica el


deber de elegir el Camino del Medio en todas las cosas, ya que no
son ni completamente buenas, ni malas del todo; así es que, evitando
los extremos, logramos un equilibrio.

ARHAT: Alguien que ha alcanzado una perfecta inteligencia


de lo que hay más allá de la vida presente. Indica que se han
superado las siguientes ideas falsas o erróneas:
1. El cuerpo es importante.
2. Titubeos sobre el Camino a seguir.
3. Dependencia de reglas inflexibles.
4. Gustos procedentes de una imperfecta memoria de vidas
anteriores.
5. Repugnancias hijas de una imperfecta memoria de vidas
anteriores.

ARMONÍA: Existen tres poderes de la Divinidad. La Armonía


es uno de ellos.
Es indispensable que todos los órganos del cuerpo humano
estén en armonía con todos los demás. Si una persona posee esta
cualidad, será equilibrada y gozará de buena salud.
Una persona que tiene armonía en su mente, será aquella que
siente un puro amor y compasión hacia el prójimo; esta persona
es capaz de auxiliar a sus semejantes sin cálculo interesado alguno.
Si todo el mundo participase de una armonía interior común
a todos, sería indudablemente la Edad de Oro, ya
que no habría dificultad para seguir la Norma de «Haz como quieres
que hagan contigo».

ASANA: Posición o manera de sentarse que se emplea para


entrar en meditación.
Los Grandes Maestros no han dictado nunca reglas fijas sobre
la manera de sentarse; se han limitado a indicar que el sujeto
debe sentirse cómodo y a su gusto. Pero más adelante, personas
que no eran Grandes Maestros en modo alguno, han optado para
crear una sensación, y darse importancia a sí mismos, ordenando
que los discípulos del yoga adopten toda suerte de ridículas y
fantásticas contorsiones.
Lo único que debe hacerse para poder meditar es sentarse
con toda comodidad, y ya se tiene la posición correcta. El que se
tengan las piernas cruzadas, o estiradas para abajo, o para arriba,
no tiene la menor importancia; mientras se esté cómodo, ya se está
en la postura requerida.

ASAT: Toda cosa no real o ilusoria. El Mundo de la Ilusión, el


de la irrealidad. El Mundo del Espíritu es el real. Lo opuesto de
Asat, es Sat; eso es, cuanto es real.

ASHRAMA: El lugar donde el Maestro y sus discípulos


habitan. Frecuentemente este vocablo se usa en el sentido de
eremitorio; pero también se emplea para significar los cuatro
aposentos en que se divide la existencia del hombre sobre la Tierra.
Los aposentos son:
1. El estudiante soltero.
2. La persona casada, por consiguiente, no célibe. Éste no tiene
que ser estudiante.
3. Quien vive en el retiro y la contemplación.
4. La vida monástica. Monástico, recordémoslo, indica el que
lleva una vida de solitario.

ASMITA: Arrogancia, egoísmo y la hinchazón de toda


persona sin evolucionar. Desde que la persona evoluciona, Asmita
desaparece.
A S T E Y A : L a t e r c e r a d e l a s A b s t i ne n c i a s . N o s m a n d a n o
robar, ni de obra, ni de pensamiento; nos prohibe el codi-
ciar los bienes ajenos.

ASTRAL: Término que generalmente se usa para indi-


car el plano o condición que el hombre alcanza cuando está
fuera del cuerpo. Es un lugar donde podemos reunirnos con
nuestros amigos que han pasado de esta vida, abandonando
l a p a r t e c or p o r a l — l o q u e l l a m a m os m u e r t e — y q u e a g ua r -
dan su momento de reencarnación.
El mundo astral debe considerarse como vagamente los
cristianos consideran su Paraíso; un lugar que es interme-
dio, un punto de reunión; pero no el Cielo Superior.

ASTRAL (VIAJES AL PLANO): Cuando una persona


tiende su cuerpo acostado, el mecanismo, físico se halla en
r ep os o . La s f u n ci o ne s f ísi c a s d u er m e n; p e r o l a f or ma a str a l,
o a l m a , o eg o, o atman, n o s e q u e d a e n e l c u e r p o , s i n o q ue
lo abandona y viaja por el plano astral.
Podemos explicar el fenómeno de este modo: cuando
vamos a la cama nos desnudamos de la ropa de día y la
ropa que empleamos durante el día yace al lado del cuerpo
de carne, así como nosotros yacemos al lado de nuestras
vestiduras.
Hay que tener presente que existen diversos planos, o
grados, en el mundo astral. Podemos viajar en el astral y
desplazarnos desde nuestro país de origen o de residencia
a diversas partes del mundo físico. Podemos ir desde Ingla-
terra hasta Australia; o desde Australia hasta la China, o
hasta donde queramos. Depende de lo que tengamos que
hacer cuando usamos el tiempo astral.
Toda persona muy evolucionada y que tal vez está vi-
viendo su última vida sobre la Tierra está muy atareada en
el astral y, cuanto más evolucionada sea, viajará más en el
astral.
Viajar en el astral es fácil si uno se practica en ello.
Exige sólo práctica, o mejor dicho, práctica y paciencia. To-
dos los animales pueden hacerlo, ya que todos ellos pueden
ejercitar la clarividencia y la telepatía.
Tenemos que añadir que el Paraíso del astral puede, en
algún caso resultar un purgatorio para aquellos que han ob-
ser vado mala conduc ta a quí en el mundo. La gent e enc uentr a
y planea en el astral lo que debe hacer en el mundo físico.
Por des gr acia, muchos ol vidan sus maravi llosos pr opósitos y
hacen únicamente lo que les agrada.
Recomendamos que todo el mundo practique los viajes
astrales, ya que nos proporcionan las más estupendas y ex-
tr a or d i nar i as s e ns a ci o n es q ue n os p o d e m os im a gi n ar a l f i n al
de la Cuerda de Plata propia de cada cual. Visitamos y ob-
se r v a m o s t o d as l as c i u da d e s d e la T i er r a y n os r e m o n ta m os ,
d es de a llí , ha c ia o tr o s m u n d o s. A h ora bi e n; s i a b a n d o na m o s
por completo el mundo físico, podemos llegar a otros mun-
dos metafísicos y conversar con amigos que nos han prece-
dido en sus elevaciones.

ATMA: También lo llaman Atman. La filosofía védica


considera el atma o atman es pír itu super ior, el s uper-yo, el
ego, el alma.

AURA: Igual que una magneto posee líneas de fuerza,


p a s a c o n n u e s t r o c u e r p o; s ó l o q u e e s a s l í n e a s d e f u e r z a s o n
de colores distintos entre sí, que abarcan una zona más
a m p l i a d e l a q ue p u e d e p e r c i b i r l a v i s t a h u m a n a s i n e l a u x i -
lio de las facultades de clarividencia.
Los col or es de l aura br il lan de sde los pr inc ipales centr os
cor porales, y unidos for man una ma sa arre molina da e n forma
p a r e c i d a a l a d e un hu e vo , c o n l a p u nt a r o m a e n e l e x t r e m o
superior.
Un aura suficiente puede alcanzar una extensión de un
metro más que su dueño.
U n c l a r i v i d e n t e e n t r e n a d o p u e de , v i e n d o l o s c ol o r e s d e l
a u r a , d e s c u b r i r i n c i p i e nt e s d o l e n c i a s o s u f r i m i e n t o s . L u e g o
pueden utilizarse instrumentos para poder ver el aura en
colores (eso es, que permitan verla a quien no sea clarivi-
d e n t e ) y a p l i c a n do u n a d e c u a d o h e t e r o d i n o , l a s s o m b r a s d e -
fectuosas del aura pueden ser curadas.
No debe confundirse el aura con el etérico. De él se
hablará cuando le llegue el turno, en la letra E.

AVASTHAS: Vocablo que describe los tres estados de


conciencia, a saber:
1. D e s p i e r t o , d u r a n t e c u y o e s t a d o e l c u e r p o p e r m a ne c e
más o menos consciente de las cosas que le suceden.
2. Soñando, cuando las fantasías de la mente se mezclan
c o n r ea li da d es e x pe ri m e nt a das d ura nt e u n vi aje as tr a l i nc o m-
pleto.
3. E s t a d o de l s u e ñ o p r o f u n d o d e nu e s t r o c ue r p o , c u a n d o
no soñamos, pero somos aptos para llevar a cabo viajes as-
trales.

AVATAR o AVATARA: Se trata de un personaje raro


e n n u e s t r o s d í a s . E s u n a p e r s o n a q u e n o t i e n e Karm a, q u e
n o e s ne c e s a r i a m e n t e u n a p e r s on a h u m a n a ; p e r o q ue a d o pt a
la forma humana para ayudar a seres humanos. Se ha obser-
vado que un Avatar (varón) o una Avatara (hembra) son
siempre más altos que una persona humana.
En la Biblia cristiana se lee de ángeles que descienden a
los más hondos abismos de la Tierra para dar auxilio a la
humanidad doliente.
L o s A v a t a r es a p a r e c e n c u a n d o e l m u n d o s e h a l l a e n p e -
ligro, o cuando la humanidad o una especie se hallan ame-
n az a da s . N o p o d e m o s r e c o n oc er a l os Avatares p or q u e m u y a
menudo padecen grandes sufrimientos. Son puros y, ex-
c e p t o q u e p u e d a n e x p e r i m e n t a r c i e r t os s u fr i m i e n t o s , n o p ue -
de n pe rmanecer s obre la Tierra. Podemos compar arlos a unos
buzos de las profundidades submarinas que se han aplicado
pesos de plomo sobre su cuerpo, lo que les permite sumer-
girse en las profundidades y tinieblas de un mar misterioso.
N o es p os i ble r ec o n oc er a l os Avatares, a m e n os q ue n o-
sotros seamos muy puros. Un Avatar no se anuncia en la
radio ni la televisión, ni nos explica que si compramos una
determinada revista mensual entraremos en el reino de los Cielos.

AVESHA: Este interesante estado significa entrar en un cuarto


ajeno. Algunas veces un Avatar necesita posesionarse del cuerpo de
otra persona, a fin de llevar a cabo una obra determinada; pero
esta posesión sólo se efectúa sin que el ocupante original de
aquel cuerpo esté de acuerdo previamente. Después de siete años,
ni uno más, el Avatar lo ha cambiado todo en aquel cuerpo, cada
cédula, cada molécula; así es que aquel cuerpo se convierte en suyo
propio.
Tenemos que puntualizar dos extremos importantes.
Alguien preguntará: «¿Cómo puede ser que una molécula
cambie de lugar? La respuesta es que, igual como en la
galvanoplastia, las moléculas pasan de un electrodo al otro y se
realiza el chapado, lo mismo incluso un vil metal puede recibir
encima una capa de oro puro.
El otro caso se produce cuando, muy a menudo, un
Avatar se instala en un cuerpo ya en la madurez. La razón
consiste en que a un Avatar no le conviene la pérdida de tiempo
representada por el nacimiento y el crecimiento a través de las
fases laboriosas de la infancia.

AVIDYA: Es una forma de la ignorancia. Es el error de


considerar la vida sobre el suelo como la única importante. La vida
terrenal es tan sólo un aula de estudio, la vida del más allá es la
única importante.
En otros planetas, en otros universos, hay seres, algunos 1 no tan
inteligentes como los humanos, otros increíblemente
más que ellos. No guardan semejanza con el cuerpo humano; pero
todos ellos son seres sensibles.
B

BHAGAVAD GITA: Es una de las grandes Escrituras


d e l a I n di a , e n c u y o t e x t o u n M a e s t r o l l e n o d e s a b i d u r í a e n -
s e ñ a l o q u e j a m á s s e r á a l t e r a d o . D e l os di e c i oc h o c a p í t u l o s
de este libro, cada uno trata de un aspecto de la vida hu-
mana, y enseña de qué manera empleando potencias físicas,
e m o c i o n a l e s , m e n t a l e s , é t i c a s y e s p i r i t u a l e s d e l pr o p i o ego y
a u ná n d ol as se al c a nz a u n a ve rda d e ra ar m o n í a e n tr e e l c uer po y
el espíritu.
El libro nos enseña que sólo a través de la verdadera ar-
monía puede el Hombre progresar dentro de la Divinidad, y
así liberarse de la rueda del nacimiento, cr ecimiento, muerte y
renacer.
El s i g n i fic a d o lit er al de s u t ít ul o es : Baga, e l s ol ; Vad,
divino, y Gita, que quiere decir cántiro.

BHAGAVAN: Vocablo que designa el Dios personal de


cada cual de nosotros. El Dios a quien adoramos, indepen-
dientemente del nombre que le demos. En diferentes partes
del mundo se emplean nombres diferentes para una misma
divinidad.
Es el Dios con seis atributos, que son:
1. Poder y dominio.
2. Potencia.
3. Gloria.
4. Esplendor.
5. Sabiduría.
6. Renunciación.

BHAJAN: Una forma de culto al Dios que se adora, a


t r a vé s d e l c a n t o . N o s e r e f i e r e a l a s o r a c i o n e s r e z a d a s , s i n o
que se aplica estrictamente al canto. Las oraciones pueden
ser cantadas: esto quiere decir la voz Bhajan.
U n e j e m pl o , e n l a r e li g i ó n cr i s tia n a , se ha lla e n l os cá nt i-
cos del libro de los Salmos.

BHAKTA: El que rinde culto a Dios, el seguidor de


Dios. Nuevamente hemos de insistir que no se trata de nin-
gún Dios determinado, ni se refiere a ningún credo o fe
determinada, sino que es un término genérico.

BHAKTI: Acto de devoción al Dios de cada cual. El


acto de reconocerse a uno mismo como hijo de Dios, a él
sujeto, y considerándose a sí mismo como servidor y sujeto
suyo.

BHAVA: Quiere decir forma de ser, de sentir, existir y


emocionarse. Entre los seres humanos, se dan tres grados
de bhavas:
1. Pashu-bhava, que s e a pli ca a l gr upo más infe rior de
seres humanos que viven sólo para sí mismos y para sus
placeres egoístas. Piensan mal y hacen el mal al prójimo.
Nada les interesa, como no sean sus ventajas sociales o mo-
netarias; jamás ayudan a los demás en cosa alguna. Es la
masa que se halla en el más bajo nivel de la evolución.
2. El viva-bhava es el grupo del medio. Sienten ambicio-
nes y deseos de un progreso hacia lo alto. Son fuertes y a
menudo poseen una suma de energías. Desgraciadamente, son
egoístas y dominadores cuando piensan que otro puede sa-
c ar d e la vi d a m á s q u e e l l os . Re pr ese n ta n e l t i po d e a q ue l lo s
que sienten la obligación de hacer el bien, no por un amor
hacia el bien del prójimo necesitado, sino porque así son
considerados como personas importantes y santas, siempre
dispuestas al bien del prójimo que lo necesita. En realidad,
es una mala táctica el tener contactos con esas «buenas al-
m a s » , p o r qu e s o n e g o c é n t r i c a s y t o da v í a n e c e s i t a n r e c o r r e r
un largo, muy largo camino de la perfección.
3. El tercer grupo, el divya-bhava, es de un tipo muy su-
perior, ya que armoniza una selección de personas que son
reflexivas, desinteresadas y realmente aplicadas a socorrer a
los demás sin pedir nada en cambio. Trabajan con ahínco para socorrer a
quienes buscan auxilio, y no lo hacen con vistas a ninguna ganancia
particular suya.
Por des gracia, este gr upo est á en gran minor ía e n el
momento actual.

B O D H A : D o s i s de s a b e r q u e s e p u e d e i m p a r t i r a l a
persona a quien enseñamos. También se refiere a la sabiduría o
entendimiento.
Podemos instruir a otra persona a base de un texto escrito y
de cierta cantidad de conocimientos que pueden ser absorbidos a
la manera de un papagayo; pero el verdadero saber tiene que ser
«extraído» del maestro y asimilado por el discípulo. Es un
conocimiento adquirido copiando al maestro.

BODHI: Término budista, que indica que una persona posee


una clara visión de la naturaleza de todo aquello que está más allá
de esta vida. Es el perfecto conocimiento y la perfecta inteligencia
de que nosotros, dentro de nuestra carne, somos meras ficciones de
la imaginación de nuestro Yo, formadas al objeto de que podamos
ganar experiencia de más altas realidades.

BRAHMA: Un dios indio, frecuentemente representado con


cuatro brazos y cuatro rostros, que empuña en las manos varios
símbolos. Pero hay otro Brahma. Brahma es un estado del
espíritu. Indica que todo se halla en un nivel en que la evolución
se cumple mediante el pensamiento de todas las mentes
encarnadas, mentes que dan forma al presente y al futuro;
también indica que «todo se expansiona», a medida que la
experiencia de todos los seres vivientes se va constantemente
expansionando.

BRAHMACHARI : Una persona que ha he cho los primeros


grados monásticos. También puede tratarse de una persona
espiritual que siente devoción por la observancia
y prácticas de una forma de vida religiosa, pero que no ha
hecho votos monásticos particulares.

BRAHMACHARYA: La cuarta de las Abstinencias. Lo


que nos preceptúa es pureza de pensamiento, pureza de
palabra y de obra: una iniciación en la que la persona se
somete a determinados votos, un estado de celibato para ga-
nar la suficiente experiencia para practicar los viajes astrales.
Ha y q ue pr e c is ar q u e e l e s ta d io s u pe ri or t ie n e c ua tr o gr a d os
s eparados; en el primer o de los cua les el individuo tiene que
someterse a un Maestro.

BRAHMALOKA: Es aquel plano de la existencia en el


que todos aquellos que han transcurrido satisfactoriamente
p or l a v i da t er r en al p ue d e n c o m u ni car s e c o n o t r o s d el p la n o
s i g uie n te de la e xi s te n ci a. Es u n gr a d o e n e l c u a l la p e rs on a
vi ve en c omunica ción divina , medi tando y prepará ndos e para
nuevas experiencias.
Concretamente, es aquel grado en el cual el hombre en-
tr a en la Sa la de Memorias y cons ulta los Anales Akáshi cos ;
así puede ver claro lo que ha cumplido en el espacio de su
vida terrenal, y lo que ha dejado por hacer.
Allí, el ser humano tiene la facultad de consultar a per-
sonas de más experiencia, de forma que puede planear su
propia reencarnación remediando los defectos de la ante-
ri or y realizando un pa so hac ia adelante en el Karma que se
le avecina.

BRAHMA-SUTRAS: Todas esas palabras provienen de


la India; los Brahma-Sufras son aforismos muy famosos que
nos enseñan las principales lecciones de los Upanishads. De
los Upanishads, se trata en las letras U y V.
Es lamentable el que todos los traductores y comenta-
ristas, en particular los del mundo Occidental, quieran in-
t r od u c i r s u s pr o p i a s o p i n i o n e s e n s u s t r a d u c c i o n e s y c o m e n -
tarios; no se contentan, esas personas, con limitarse a tra-
ducir. Así es que una traducción de los Brahma-Sutras puede
n o c o n c or d ar c o n o tr a , de ma n e ra q ue , a me nos q ue el l e c t or
pueda ver el original en los Anales Akáshicos, puede verse
lamentablemente inducido a errores.

B U D D H A : N o e s n i n g ú n D i o s ; e s u n a p e r s o n a h u m a na
q u e h a c o m p l e t a d o v i c t o r i os a m e n t e l a s v i d a s d e u n c i c l o d e
e x i s t e n c i a , y c o n s u v i c t o r i a s o b r e e l Karm a, s e h a p r e parado
para subir a otro plano de existencia.
U n B u d d h a e s u n a p e r s o n a q u e s e h a l l a l i b r e d e l o s l a zos
de la carne. Aquel a quie n fr ecue ntement e nos r e ferimos
l l a m á n d o l e « E l B ud d h a » , f u e h i s t ó r i c a m e n t e S i d d h a r t a G a u -
tama. Fue un príncipe que vivió hace dos mil quinientos
años en la India; renunció a toda posesión material a fin de
h a l l a r l a I l u m i n a c i ó n . D e s c u b r i ó e l Nirva na, q ue s i g n i f i c a ,
como frecuentemente se traduce, la nada de toda cosa. Se
p o dr á h a l l a r e s t e v o c a bl o e n s u l u ga r c or r e s p o n d i e n t e e n l a
letra N.
Cada uno de nosotros puede esforzarse en alcanzar el es-
tado de un Buddha, que es un estado de vida, un exaltado
modo de vivir. No es ningún Dios.
La «Buddheidad» es un estado en la vida. Se puede al-
canzar en cualquier edad del hombre. El príncipe y el ba-
surero pueden ser cada cual de los dos puros y santos. En
este mundo, nosotros somos igual que actores sobre un ta-
b l a d o y s e n o s d e s t i n a n di f e r e n t e s s i t u a c i o n e s s o c i a l e s p a r a
que nos enseñen aquello que debemos aprender. Los Mil
Budas significan, simplemente, que podemos llegar a Bud-
dhas por mil caminos distintos.
Los occidentales muchas veces se ofuscan con esta ex-
presión. ¿Mil Budas? Creen que se trata de otros tantos
Dioses, lo que es fantástico y ridículo.
¿Por qué, precisamente, mil? Bueno, pensemos en el
n i ñ o q u e d i c e : « ¡ M i p a d r e p o s e e m i l l o n es d e . . .! E l m i l l a r ,
pue s, es mera me nte una figur a de dic ción. Buddha es un sím-
bolo y no la estatua de un Dios. Las imágenes de Buddha
s o n e xa cta m e n te l as r e pr es e n tac i o ne s d e l o q ue p o d e m os ser
si queremos ser y trabajamos para ser.
BUDDHI: Palabra que significa sabiduría. Siempre de-
b e m os t e n e r p r e s e nt e l a d i s t i nc i ó n e n t r e s a b i d u r í a y c o n o c i -
miento. La sabiduría arranca de la experiencia; el conoci-
miento, o saber, puede conseguirse sin sabiduría suficiente
para aplicar los conocimientos que hemos adquirido. Debe-
mos alcanzar el Buddhi, antes que pasemos al estado búdico,
que es a la vez sabiduría y conocimientos.

BUDISMO: Es muy frecuente que se trate del budismo


c o m o d e u n a r e l i gi ó n . E n r e a l i d a d , e s m uc h o m á s e x a c t o d e -
cir que es un Camino de Vida, un código del vivir, una
manera de transcurrir nuestro tiempo terrenal, de manera
que no perjudiquemos a nuestro prójimo y avancemos por
el camino espiritual con la mayor brevedad de tiempo y el
menor esfuerzo.
'Bajo este aspecto, hay varias cosas que el hombre debe
h ac e r , y o t r a s v ar ia s q u e n o d e be pra c t ic ar . L os b u d i st as las
llaman las Cuatro Nobles Verdades:
1. E n el m u nd o e xi st e e l d ol or y t a m bi é n e xi s te l a c a usa
de dicho dolor. El dolor puede ser vencido, y, por consi-
guiente, existe un camino de paz.
2. Nirvana. El pens amient o y la materia s e hallan e n un
estado de continuo cambio. El pensamiento es la causa de
que el espíritu se nos empantane, como englutido en el
barro. Suprimiendo el pensamiento, se alcanza el Nirvana y
el ser humano entonces se siente libre del dolor y del
ciclo continuo del nacer, vivir, morir y renacer.
3. El Camino de las Ocho sendas, esto es:

— Intenciones honradas.
— Aspiraciones honradas.
— Conducta honrada.
— Palabra honrada.
— Métodos de vida honrados.
— Esfuerzos honrados.
— Pensamientos honrados.
— Contemplación honrada.
Como sucede en muchas religiones, o caminos de vida,
en el budismo existen distintas ramas. Igual que en la
religión cristiana se dan una multitud de ramas diferentes,
desde los Hermanos de Plymouth hasta la Iglesia Católica
Romana, la escuela budista se divide en dos ramas: la Bre-
ve Senda — Hinayana —; y la Gran Senda — Mahayana —.
La primera es más bien austera, tiene unas estrechas pers-
pectivas y lo reduce todo a la práctica de la santidad per-
sonal a través de la clausura y del ascetismo. Es, ciertamente,
un modo de vida riguroso.
La segunda — Mahayana — prefiere seguir los precep-
tos del Buda Gautama, considerado como una encarnación
divina.
Podemos decir que una de esas ramas se apoya sobre el
esfuerzo del individuo para progresar por sus propios es-
fuerzos, mientras que la otra sostiene que sólo se puede la-
b or ar y pr o gr e sa r s i gu ie n d o l os ej e m pl os y or i e nt ac i on es r ec -
tas de otro individuo.
C

CABEZA: Aparte de ser aquella protuberancia que asoma en


la parte superior del cuello y aguanta los órganos de la vista, el
oído y el olfato, la cabeza contiene asimismo el mecanismo a
través del cual podemos recibir mensajes del Super-yo, y
transmitirlos al mismo.
La cabeza es una construcción más bien delicada, que
padece los inconvenientes que se derivan del hecho de estar
s i t u a d a de f o r m a q u e t o d o s l os s u m i n i s t r o s d e s a n gr e , todas
las energías nerviosas, tienen que pasar por el canal, más bien
pequeño, del cuello. De ello se sigue que la cabeza tiene que
estar debidamente equilibrada para que no oprima
desfavorablemente la médula espinal.
Un ejercicio muy bueno para la cabeza, consiste en poner en
equilibrio sobre ella dos o tres libros y, en el caso de que se puedan
mantener en tal posición, poner ambas manos en las caderas y
pasearse un rato sin que se caiga ninguno de ellos.
Esto no es ningún ejercicio de Hatha-Yoga; pero es un medio
eficaz para conseguir el equilibrio. Causa una cierta satisfacción y
sorpresa el poderse pasear arriba y abajo con un peso sobre nuestra
cabeza.
Si queréis hacer las cosas bien hechas, sostened en equilibrio
un bol lleno de agua helada sobre la cabeza; el incentivo será
mayor.
En Oriente los pequeñuelos que quieren destinarse a la vida
monástica tienen que sostener sobre su cabeza un bol lleno de
cera derretida, con una mecha encendida flotando en ella. El
pobre chico va y viene con este bol y, si se le cae, la cera se le
derrama sobre la ropa y la ensucia toda. Le será preciso pasarse el
día siguiente limpiándola.
Sólo los niños pequeños — o, en su caso, niñas — hacen esas
cosas. La persona que ha progresado, aunque sólo sea un poco, no
tiene que preocuparse de ellas.
CARA: Mirad a una persona cualquiera de las del mon-
tón; observad las líneas y pliegues de su rostro; su expre-
sión tensa y cerrada. Y cuando piensa que tiene que medi-
tar, pone una expresión más tensa y cerrada todavía. Es
l á s t i m a , p o r q u e n o s e p u e d e m e d i t a r c u a n d o n o s e n c o n t r a mos
tensos.
Cuando observéis que vuestra cara se endurece, probad
d e r e l a j a r l a . I n c l i n a o s h a c i a d e l a n t e d e m a n e r a q u e e l r o s t ro
s ea par a l el o c o n e l s uel o , a s e g ur a os q ue l os m ús c ul os de la
cara están aflojados del todo, tanto como podáis aflojarlos.
Examinad, entonces, si vuestros labios no están apretados
fuertemente; debéis tenerlos, si preferís, ligeramente entre-
abiertos.
Los ojos tienen que estar algo abiertos o cerrados del
todo; mas no con los párpados apretados, ya que entonces
tendríais los músculos en tensión.
Distended todo el rostro. Entonces, imaginad que sois
un perro que acaba de salir, mojado, del agua. Moved fuer-
temente la cabeza, como hace el perro, de manera que os
z u m be n l o s o í d os y q u e e l p e i n a d o s e d e s p e i n e . R e p e t i d e s o
varias veces; haced como si tuvieseis agua en la cara y hu-
b i e s e i s d e e x p u l s a r l a m e d i a n t e m o v i m i e nt o s b r us c o s . H a c e d l o
y os s er vi r á p a r a de s ha ce r l os pli e g ue s d e v u es tr os m ús c u los.
Cuando hayáis hecho este ejercicio, sentaos bien aplo-
mados y estirad, tanto como podáis, el cuello. Haceos la
c u e n t a d e q u e s o i s u n a j i r a f a , o u n a d e a q u e l l a s m u j e r e s de
c ier tas tr i b us a fri c a na s q ue a ña d e n u na s a ni ll a s a lr e de d o r del
cuello para obtener un cuello alargado.
Cuando hayáis estirado vuestra cabeza tanto como os haya
sido posible, bajadla, también, tanto como os sea factible,
entre los hombros, de manera que vuestro cuello resulte
comprimido. Estirad otra vez el cuello y volvedlo a compri-
mir. Repetid el ejercicio varias veces y, a cada tres, agitad
br usc a m e nte l a c a be za , e xa ct a me nt e c o m o h ac e el p er r o qu e
quiere sacudirse el agua. Esto os será más útil de lo que
creéis.
CARA DE PARED: Se dice de los monjes budistas que,
cuando meditan, procuran no tener ninguna expresión y
estar sentados absolutamente inmóviles; por eso, la gente
dice aue el monje pone «cara de pared».

CAUSAL (CUERPO): Para quienes gustan de las gran-


des palabras, diremos que éste es el Anandamaya-kosha, o
si se quiere, en un lenguaje menos simple, el Karana Sharira.
El cuerpo causal es el primero de los distintos cuerpos
que nos enci erran. I magi nemos una s eri e de cajas , l a una den-
tro de la otra, o considerémonos a nosotros mismos como
algo compuesto de piezas que encajan la una dentro de la
otra; puede compararse a una colección de pequeñas mesi-
llas de café, o de cajones; en suma, algo pequeño que se
halla contenido en algo mayor, y así sucesivamente. Este
es el modo de estar sistematizados nuestros diferentes cuer-
pos.
El cuerpo causal es el más interior de todos, y es aquél
media nte el c ua l nosotr os gana mos e xperiencias carna le s. Es
e l c uer po de l a en ca r na ci ó n y el q ue n os ori gi n a pe rt ur ba ci o-
nes asociadas con la carne, lujurias de varios tipos, numerosos
deseos excitantes, una gran avaricia y, lo má s común de todo,
egocentrismo.
Tenemos que vivir de una forma que no necesitemos
e l cuerpo causal para na da. Si podemos arregl ar nuestra vi da
sin el cuerpo causal no tendremos que regresar a la Tierra
ni a otros mundos materiales y repelentes.

CIUDAD DE LAS NUEVE PUERTAS: Algunos libros


q u e tr at a n d e m e ta f ísi c a u o c ul t is m o h a bl a n de l a C i u da d de
las Nueve Puertas. Esta es una ficción para desorientar a
a q u e l l o s q u e i n t e n t a n de s c i f r a r l a l i t e r a t u r a o c u l t a s i n t e n e r
un interés genuino en ello ni un recto conoc imiento de qué se
trata. Es una ficción, una añagaza, para encegar al superficial, al
no evolucionado, a los meramente curiosos.
La Ciudad de las Nueve Puertas, naturalmente, es el
cuerpo físico, que tiene nueve orificios mayores: dos ojos,
dos oídos, dos agujeros de la nariz, etc. De las demás aberturas, no
hay que hablar con detalle, por razones obvias.
A través de cada una de las nueve puertas, pueden entrar en
nuestro cuerpo enemigos que entorpezcan nuestros progresos
espirituales. Por ejemplo, un varón muy justo puede verse tentado
por «el enemigo» que le entra por la vista; puede ver alguna
visión que estimule sus deseos ilícitos, deseos que pensó haber
ya dominado. Puede toparse con el enemigo que le entra por las
narices, de manera que perciba olores que le perturben
inmoralmente sus ávidos sentidos. Hay que tener en cuenta, sin
embargo, que el progreso espiritual es perfectamente compatible
con el uso, en vez del abuso, de estas nueve puertas que posee el
cuerpo humano.

CLARIVIDENCIA: La verdadera clarividencia significa que el


cuerpo astral del clarividente puede desdoblarse de su cuerpo
físico, y que puede, entonces, «ver» en dimensiones para él
inaccesibles cuando todavía permanecía en su cuerpo físico.
Las personas corrientes pueden ver físicamente las cosas que se
les presentan dentro del campo visual; puede mirar una
habitación y ver una silla, una mesa, una pared; pero lo que está
en la habitación de al lado está fuera de su vista. En los casos en
que hay clarividencia, la persona puede ver a través de la pared
como si ésta no existiese, o, en casos de menor penetración, como
si sólo existiese una vaga niebla gris en su lugar.
Cuando una persona alcanza el plano astral puede consultar
los Anales Akashicos y ver todo lo que ha pasado o está
aconteciendo. También esta persona puede ver las probabilidades
futuras, es decir, que es capaz de ver si alguien determinado está a
punto de tener buena o mala suerte.
La clarividencia puede ser desarrollada; todos los hombre s y
mujeres pueden ser clarividente s, y antes de que hombres y
mujeres fuesen tan egoístas, todo el mundo, sin excepción, era
clarividente.
CONCENTRACION: Consiste en el acto de aplicar toda
n u e s t r a a t e n c i ó n s o b r e u n a d e t e r m i n a d a c o s a , fí s i c a o i n t a n -
gible, como lo es una idea.
Podemos concentrarnos siguiendo ciertas reglas fijas.
Nuestra atención puede ser enfocada fuertemente sobre el
objeto sobre el cual deseamos concentrarnos.
Como ejemplo, imaginémonos una vela encendida. Sen-
témonos en una posición cómoda y pensemos en la vela; si-
gamos pensando mientras miramos vagamente en su direc-
ción, pero sin ver efectivamente dicha vela.
¿A qué se parece la vela? ¿Se percibe algún olor?
¿Cómo está fabricada? ¿Cuál es la naturaleza de la llama?
¿Cómo se nutre la llama? ¿Y, si la vela está ardiendo, y la
materia se considera indestructible, qué le pasa a la vela
cuando se ha consumido en llamas? Si pensamos siguiendo
e sas lí neas podemos de sarr ollar fuer te ment e nuestr as fuerzas
de concentración.
En el Tibet, un monje tiene que concentrarse con un
bastón de incienso encendido sobre su cabeza y tiene que
mantener la concentr ación hasta que el inc ie nso ar diendo e m-
pieza a quemarle la piel de su cráneo rapado. Un monje que
le asiste, naturalmente, apartará el bastón de incienso antes
de que se produzca • una quemadura seria; pero el novicio
no se lo quitará de encima; si hiciese tal, denotaría que su
concentración no es suficiente.

CONOCIMIENTO: ¿Conocimiento? ¿Tengo que expli-


c ar l o q u e es e l c o n o c i mi e nt o ? ¡ Y a l o c r e o ! N o s e s ne c e s a r io
poseer tres cosas, antes de que nosotros podamos tener co-
nocimiento. Primero, nos es precisa una inferencia, un dar-
nos cuenta de algo, ya que antes de habernos dado cuenta
de una cosa no podemos percibir su presencia o existencia.
Se g u n d o , de b e m os p o s e e r u n a i nf or ma ci ó n v er az , p or q ue
sin ella que nos apoye lo que vamos a inferir, no podemos
comenzar a tener un conocimiento.
Tercero, necesitamos una intuición para poder entender
lo que hay detrás de lo que hemos inferido y sobre lo cual
hemos tenido una información veraz. Nos es indispensable
esta intuición, para que podamos entender diferentes aspec-
tos de aquello que deseamos conocer acerca del objeto de
nuestro conocimiento.

CONSULTA: Llegamos a este mundo en busca de cono-


cimiento y en busca de purificación. Las alcanzamos por el
sufrimiento (y, éste, nos sobrevendrá); las escorias de nuestra
a l m a s e r á n p u r i f i c a da s d e u n a m a n e r a s e m e j a n t e a l a de l a
ganga de un mineral, cuando es batida en un horno y de-
rritida para que toda impureza y escoria sean separadas del
mineral en fusión.
Un Súpe r-yo puede tener ciert os de seos . Es muy pa re ci do a
lo que sucede cuando se le mancha a uno un traje, que lo
m a n da a l a t i n t o r e r í a , d o n de — e n o p i n i ó n d e d i c h o t r a j e —
éste es maltratado. Lo sumergen en varios detergentes, lo gol-
pean, lo sacuden, y lo aplastan bajo unos hierros calientes;
pero sale de allí con la mancha limpiada completamente.
El Súper-yo manda los trapos sucios de sí mismo aquí
b aj o , e n el s u e lo , es per a n d o q u e, a f ue r za d e pe n ali d a d es , s e
borrarán los lunares y máculas.
La Consulta es la búsqueda de la purificación del Súper-
yo. Si os gusta la mitología antigua, es la búsqueda del Vello-
cino de Oro, sin impurezas, limpio, puro y espiritual.

CONSULTANTE: Es «quien inquiere». Uno que inves-


tiga; que formula una pregunta; alguien en cuyo favor se
practican algunas formas adivinatorias. Se puede usar el
cristal o los naipes del tarot, y la persona para la cual se
emplean el cristal o el tarot es «el consultante».
La actitud de dicho consultante determina el éxito o el
fracaso de la adivinación. Si el consultante es escéptico o
a b i e r t a m e nt e i n c r é d u l o , o bi e n d a u n a f a l s a i n f or m a c i ó n , e n
e s t o s c a s o s e l s u b c o n s c i e n t e d e u n t a l i n d i v i d u o i m p i d e q u e se
llegue a la verdad.
Merece ser subrayado que la persona — el adivino, si
queréis decirlo así — no intenta captar al consultante, sino
ayudarlo. De ello se sigue que el consultante debe ser im-
personal, libre de toda emoción; y tiene que dejar de lado
t o d o t e m or y t o d o e g oí s m o; d e otr a m an er a s u a ct it u d p ue d e
ser de un peso negativo enfrente de las cartas o del cristal.
Si , por ejemplo, una j oven con cos as de s u vida a oc ultar
intenta una lectura del tarot, establecerá una barrera invisi-
ble de pensamientos en el caso de que su pasado triste vaya
a s e r r e v e l a d o . L a b a r r e r a y l o q u e s e q u i s o o c ul t a r s e r e v e la
a l clar i vi de n te ; per o l o q ue es obj e t o d e l a c ons u lt a p ue d e
obscurecerse como consecuencia.
Los naipes del tarot y las bolas de cristal, competente-
m e n t e m a ne j a d a s , p u e d e n a y u d a r n o s ; p e r o e s p r e c i s o q ue e l
consultante ayude, a su vez.

CONTEMPLACIÓN: La contemplación muchas veces


nos resulta provechosa cuando termina. Una persona puede
estar meditando sobre un determinado punto y entonces se
d a c u e n t a d e q u e h a l l e g a d o a l f i n d e l a i n f or m a c i ó n q u e p o -
seía sobre este punto particular. Entonces la meditación ha
terminado.
Podemos meditar sobre la belleza del sol en su ocaso, o
bien podemos meditar sobre las razones de los actos parti-
culares o peculiares de una persona.
La contemplación es, fundamentalmente, de dos tipos:
1. C o g n i ti v a , c ua n d o s e pi e ns a s o br e u n o bje t o m a ter ial o
materia.
2. N o c o g n i t i v a , d e n t r o d e c u y a c o n t e m p l a c i ó n e l i n d i -
viduo considera cosas del espíritu, cosas más allá de la per-
cepción material humana; pero hay que estar dentro de un
gr a do a vanz ado de la evolución y es piritua lmente ma dur o an-
tes de adentrarse en la contemplación no-cognitiva.

CUALIDADES: Es inútil que una persona se aplique a


u n a t ar e a es p e c ia li za d a si n p os ee r l a ca li fi c a ci ó n p e r t i n e nt e .
N o s e p u e de q u e r e r s e r u n c o c i n e r o , s i n u e s t r a e s p e c i a l i d a d
es la de buzo de las profundidades submarinas. De la mis-
ma suerte, hay que tener ciertas calificaciones o cualidades,
antes de realizar progresos en la senda ascendente de la
evolución.
E ntr e l a s c ua li d a des q ue e s p re cis o c ul ti v ar , ha y la de l a
e stabilida d: es ta bilidad de pr opós itos, estabili dad de carácter y
estabilidad de espíritu.
Hay que poseer el necesario estímulo que nos impulse a
p er s e g uir u n a m ás d if íc il se n d a; la de o br ar r ec ta m e nte , p e n -
sar rectamente, actuar rectamente y ser recto uno mismo.
Sin estímulo, sin el incentivo necesario de la inquietud, un
hombre es lo mismo que un vegetal; y no importa la pureza
posible del vegetal, pero es seguro que no ascenderá jamás
con prisas.
Dos cualidades nos son indispensables: primero, estabi-
l i d a d y , d e s p u é s , e s t í m u l o . L a t e r c e r a c u a l i d a d e s e l or d e n . A
n o s er q ue l o gr e m os ma nt e ne r el or d e n e n e st e c o m p li c a do
mecanismo que es el cuerpo humano, no podremos realizar
progresos. Cada cual debe tener orden en sus actos y en su
espíritu; hay que tener la convicción y el conocimiento de
que obramos «rectamente».
Es mejor hacer una pequeña cosa bien hecha, que no
mil cosas todas mal hechas. Hay que hacer actos en vez de
pronunciar palabras ociosas. Porque las palabras inútiles
hi n c ha n n ue s tr o « e g o » y c o n d u ce n a u n a f a lsa e v al ua ci ó n d e
las propias virtudes y defectos.

CUELLO: El cuello es la breve vía que pone en comu-


nicación la cabeza y el cerebro con el tronco del cuerpo; si el
cuello no trabaja como es debido, no se puede esperar que
los mensajes del cerebro lleguen a los correspondientes cen-
t r os , y a q u e s i l a s a r t e r i a s s e e n c u e n t r a n c o m p r i m i d a s e n e l
cuello, no es posible que se riegue como es indispensable
el cerebro. Si se ejerce una presión sobre los nervios del
cuello, varios impulsos sensoriales quedan entorpecidos o
bien obstruidos en su paso del cerebro al tronco.
Es conveniente practicar algunos ejercicios que tienen
por fin concreto el dar independencia a las arterias y los
nervios. Esto, no hay que confundirlo con el Hata Yoga ni
con el ocultismo; no hay nada de oculto en ellos. Simple-
mente, hacen que nos sintamos mejor después de haberlos
puesto en práctica.
Esta es la manera:
Hay que sentarse tan cómodamente como se pueda, en
una silla dura del tipo de las de cocina. Tiene que ser una
silla dura con respaldo; no os podéis arrellanar en un sillón
de brazos.
Sentaos con el tronco bien vertical y poned las manos
s obre l as rodil las . Mantened la ca bez a erguida por espa ci o de
uno o dos segundos. Entonces volved lentamente la cabeza
h a c i a l a i z q u i e r d a , t a nt o c o m o p o dá i s . H a c e d u n e s f u e r z o y
hacedla girar un poco más, porque os será posible. Enton-
ces, siempre lentamente, volved la cabeza a su centro, de
manera que miréis bien enfrente de vosotros. Reposad uno
o dos segundos y entonces girad la cabeza hacia la derecha
tanto como os sea posible. Después procurad hacerla girar
un poco más en el mismo sentido.
Haced todo esto de manera que casi os deis cuenta de la
h er r u m br e q u e cae d e v u e str as ar t ic u la ci o n es , e n m o he ci d as ,
con la columna vertebral; hacedlo hasta que realmente os
de is cue nta de l cr uji do de los hues o. Repe tidlo var ias veces ,
l u e g o v o l ve o s a se nt a r , e n p o s ici ó n er g u i da . S e g u r a me n te os
habréis sentido quebrantados. Reposad un rato, haciendo
algunas respiraciones hondas, bien hondas y reteniendo la
respiración, tal vez diez segundos a cada una.
Cuando hayáis hecho esto cosa de un minuto, poned
v u es tr a ca b ez a , t a n pl a na c o m o os s e a p osi b l e, s o br e e l h o m-
bro izquierdo, y cuando esté, forzadla más, hasta que la oreja
q u e de a pla s t a d a. C o n se r va d e sa p os i ci ó n u n s e g u n d o y l u e g o
volved a vuestra posición inicial. Después de uno o dos
segundos, practicad lo mismo sobre el hombro derecho. Mi-
r ad que vuestr a cabe za vaya un poc o má s a llá de lo que s erí a
c ómodo. A ca da una de las paus as e ntre los cambios r es pirad
profundamente y expulsad completamente el aire viciado.
Ahora, para el paso que viene, volved a respirar pro-
fundamente y expulsar por completo. Entonces, respirad muy
h o n d o y d e j a d c a e r l a c a b e z a t a n t o c o m o p od á i s , d e m a ne r a
que vuestra barbilla se apoye sobre el pecho; apretad más
hasta que se sientan los crujidos de los huesos del cuello.
Dejad que vuestra cabeza vuelva a la posición normal; repo-
sad un momento, respirando fuerte, y echad hacia atrás la
cabeza tanto como os sea posible y aún más.
Tendréis, durante este ejercicio, mucho cuidado en no mo-
v er os de pri sa ni , c o n vi ol e n c ia , q u e os po d r ía l a sti m a r. C on
la práctica, seréis capaces de ampliar estos movimientos y
moveros más alrededor.
Después de ellos, sentaos con las manos detrás del pes-
c u e z o y h a c e d m a s a j e d e l c ue l l o c o n l o s d o s p u l g a r e s . N o t a -
reis que esto os hace bien, e incluso os ayuda en vuestra
concentración.
Repetimos insistentemente que estos ejercicios no os
servirán para las materias metafísicas. En realidad, ningún
e jercicio físic o s ir ve tr atándos e de materias ocul tas . Los ejer-
c i c i o s f í s i c os a y u d a n a l f í s i c o , s i e m p r e q u e n o l o l a s t i m e n .
Nunca veréis que un Adepto del Lejano Oriente practique
tales ejercicios, excepto en el caso de que lo haga por razo-
n e s f í s i c a s . V a r i a s p e r s o n a s a d op t a n p o s t u r a s a b s u r da s y s e
e n g a ñ a n a s í m i s m o s c r e y é n d os e g r a n d e s o c u l t i s t a s , a u n q u e
pueden apercibirse que no pueden operar en materias ocul-
tas. Pero, por eso mismo, ejecutan ejercicios físicos, a los que
bautizan con grandes nombres.

CULTO: Es muy frecuente que personas de poca ilus-


tración, o de una percepción espiritual pobre, se imaginen que
él — o ella — es un Gran Maestro, y entonces, mediante la
pr o pa g a n d a , r e ú n e n u n p e q ue ñ o gr u p o d e p er so n as a la s c u a-
l es é l o ella les e xpondrá la Gran Ver dad que le ha s ido re ve-
l a da p or ta l o c ua l m ét o d o , o p or me d i o d e v o ces d ir e ct as , o
escritura automática, u otras infinitas maneras.
Es muy triste que a menudo tales grupos apartan a sus
fieles de la Gran Verdad. Esos grupos meramente existen
p a r a p r o p a g a r entre u n o s e x a l t a d o s l a s i d e a s de a l g u na p e r -
sona que a penas ha iniciado El Camino. Hay que ir con
mucho cuidado de no entrar en un grupo o en un culto sin
estar bien seguro de que se obra con derechura. Hay bas-
tantes religiones — judíos, cristianos, budistas, o como se
q u i e r a — s i n q u e s e a n p r e c i s o s s e m e j a n t e s c u l t o s a l margen.
Es demasiado frecuente el hecho de fundar un culto que no
es más que un papadinero calculado para los incautos.
Siempre que comprobemos que el Maestro necesita que le
den dinero para su alimentación y su ropa, o cuando hace
s er v ir s u n o m b re — él o ell a — pa r a r ec l ut a r ad e pt os , o b i e n s e
insiste en que la cosa más importante es el Maestro, uno
puede estar bien seguro de que por allí algo anda mal. El
nombre del Maestro no importa; lo importante es su ense-
ñanza. ¿Es honesto? ¿Llena vuestras necesidades espirituales? ¿E s
p r e c i s o q u e s e l e p a g u e n f ue r t e s s u m a s a n t e s de qu e v a yáis a la
próxima r eunión o lección? Si es as í, ¡ mucho cuidado! Se puede
tratar de una estafa.
S i t e n é i s d u d a s , ¿ p o r q u é n o a c u d í s a u n s a c e r d ot e d e l a
r eligión e n la que habé is nacido? Si estáis lo s ufic ie ntement e
d e c i di d o s , p o d é i s di r i g i r os a u n m á s a l t o s a c e r d o t e d e v u e s t r a
r e l i g i ó n n a t i v a . P e r o h a y q u e h a c e r u n a s o l e m n e a d v e r t e nc ia
c o nt r a a q u el l os cu lt os q u e s u p o n e n t o da c la s e d e r it os m á g i c o s
y toda clase de demostraciones; pero solamente si se paga lo
b a s t a n t e . T e n e d c u i d a d o , p o r q u e d e n o t e n e r p r e caución alguna,
puede sufrir vuestra salud mental.

C U R A R : C u a n d o h a bl a m o s de c u r a r , n o n os pr o p o n e m o s
referirnos a lo que despacha nuestro doctor local. Nuestra
referencia a «curaciones» se refiere al proceso llevado a
cabo por el doble etérico durante el sueño del cuerpo ma-
terial.
El cuerpo material hace una serie de malos usos y de
abusos durante el día; de manera que mientras el cuerpo
a st r a l va g a d u r an te la n o c he , e l d o bl e e t ér i c o s e e n car g a d el
t r a b a j o d e r e p a r a r l a p e r s o n a , s e a d e l s e x o q ue s e a y t r á t e s e del
caso de que se trate.
Algunas personas tienen el poder de curar, lo que signi-
f i c a q u e p os ee n u n a s u p er a b u n d a nci a de e n e r g ía e tér i ca , q ue
puede pasar a otra persona que padezca deficiencia del mis-
mo. Sucede lo mismo que lo que pasa en las transfusiones
de sangre, sólo que en el caso del que estamos hablando,
se transmite la energía y la fuerza de voluntad necesarios
para que una persona enferma se restablezca.
CH

CHAITANYA: Aquel estado en que la conciencia espi-


ritual se halla recientemente desvelada y el individuo se halla
atento y dispuesto para progresar hacia lo alto dando los
primeros pasos para dejar atrás su cuerpo casual.
Para alcanzar este grado se necesita un trabajo duro, un
constante estudio, meditación y contemplación. Cuando las
condiciones se ven cumplidas, los seis Chakras son estimula-
d o s y s e n o s v ue l v e n c o n s c i e n t e s , d á n d o n o s u n a p e r c e p c i ó n
de nuestro destino y una comprensión de lo que tiene que
ser, antes que podamos progresar rápidamente.

CHARRAS: Tenemos que concentrarnos sobre los seis


Chakras. A l o la r g o de l a c o lu m n a ve r te br a l , c o m o un as r u e-
das dibujadas a lo largo de la misma, están los seis Chakras
que posee el ser humano y que son otros tantos centros de
conciencia psíquica. Son varios centros que mantienen el
conta ct o de nue stro cuer po casual con nue str os c uer pos s upe-
riores y con más altos centros.
Algunos prefieren llamar a esos Chakras, Lotos o Ruedas.
Al g u na s r el i g i o n es e m pl ea n sí m b ol os e sti l i z a d os , e n l os c ua -
les pueden reconocerse un Loto, o una Rueda. Eso depende
de la imaginación poética de cada cual.
Exi sten se is Chakras a lo lar go de la es pi na dorsal, y un
séptimo en el centro del cerebro. Existen dos más, comple-
tando el número de nueve en conjunto; pero muchas perso-
nas no han alcanzado aun un grado en el cual puedan asi-
milar el conocimiento de los nueve; así que es mejor que
tratemos de los ortodoxos y comúnmente aceptados siete
Chakras.
Todos aquellos que pueden percibir el aura, pueden ver
lo s c o l or es qu e se a rr e m ol i n a n e n c a da un o d e l os d i fer e nt es
Chakras, y, naturalmente, los colores de las emanaciones
áuricas no son iguales en el hombre que en la mujer.
El primer Chakra se halla en la base del espinazo, cerca
del órgano de la excreción. El segundo, está a la altura de
l o s ó r g a n o s g e n i t a l e s ; e l t e r c e r o , d e l o m b l i g o ; e l c ua r t o ,
aproximadamente, del corazón; el quinto se sitúa al nivel
de la gaganta, y el sexto, de las cejas.
L a M i t o l o g í a e s t a b l e c e q u e e l h o m b r e i n fe r i or r e s i d e e n la
p a r t e b aja d e l a es p i n a d or s a l , y ha s ta q u e e s tá c a p aci ta d o para
elevar el Kundalini con sus poderes hasta el Chakra del
corazón, no le será posible avanzar por el camino del pro-
gr e s o; y , c u a n d o l o g r a l l e g a r a l s é p t i m o , p u e d e e s t a r s e g ur o
de que está viviendo sobre la Tierra por vez última.

CHAN: Significa meditación. Es un vocablo e mpleado por el


budismo japonés Zen.
Originariamente la palabra era Channa, y entonc es signi-
ficaba que la persona con este nombre aludida había expe-
ri m e nt a d o i ns t a ntá n ea s pe r ce p ci o ne s d e l a Ver da d . P o de m os
d e cir q u e t o d o a q ue l q u e ha b ía t e ni d o Channam, ha bía s i do
objeto de una revelación.

CHANG: Todo aquello que es opuesto a lo artificial, a


lo anormal. Aquello que es perfectamente normal, común.
Es un término de las creencias chinas Taoistas.

CHANISMO: Una teoría según la cual una persona puede


alcanzar el estado de Buda a través de una iluminación
súbita, un súbito relámpago de revelación.
L os de votos del Chanismo pre c o ni za n u na co ns ta n te me-
ditación sobre los principios y preceptos de las Verdades
Eternas, en la esperanza de recibir esa revelación súbita.

CHENG: Honradez y sinceridad inherentes a nuestra


ve r d a d e r a p e r s o n a l i d a d . H a y q ue d e j a r q ue e l Ch eng c r e z c a y
se nos revele a nosotros mismos antes de que uno pueda
realizar ningún progreso esencial.
Si tiramos nuestras avaricia, lujuría y egoísmo, como se
tira el hueso duro de una fruta, también tiramos la pulpa,
Los hombr es se hal lan e ncerrados de ntr o de una c ás car a dur a
y ti e ne n q ue s e m br ar e s t a c á sc ar a a n tes de r ea l iz ar pro gr e so
alguno.

CHI: Fuerza vital. Algo que nos sobreviene dentro de


l a es fe r a d e l a m at er i a . A s í e s q ue t e n e m os Chi, l a f uer z a d e
r e s p i r a r , q u e c o r r e s p o n d e e n e l p l a n o i n f e r i o r c o n l a f u e r za
etérea y, más alto, con la fuerza áurica.

CHI T : Co nc ie ncia d e la r e ali d a d, c o nci e nc ia más bie n va-


cía de contenido. Es una falta de percepciones específicas. Po-
demos definirla diciendo que se trata de un modo de ser
consciente sin tener ningún propósito derivado de esta con-
ciencia, sin aprender nada de ella.

CHITTA: Es la más inferior de las mentes. Hay tres


partes de la mente, o mejor dicho, de la sustancia mental.
L a p r i m e r a e s M a n a s ; l a s e g u n d a e s B u d d h i ; y l a t e r c e r a es
Ahamkara. La primera, naturalmente, es la inferior.
Todas las cosas que llegan a la mente inferior pasan al
subconsciente para ser allí almacenadas y clasificadas, y
virtualmente para su empleo posterior. Hay que recordar
que dentro del subconsciente tenemos el conocimiento de
toda la humanidad, pero, a través de imperfecciones, posee-
m o s r e c u e r d o s i m p e r f e c t os ; e s o e s , no p o d e m o s pr o f u n di z a r
hasta la totalidad del conocimiento que poseemos.
D

DAMA: Este vocablo se refiere al aquietamiento de los diez


órganos del sentido y de la acción, ya que es obvio que desde el
momento que podemos aquietar nuestras percepciones del
sentido y de la acción, podemos meditar y cont emplar de una
ma nera adecua da. Cons eguir el Dama es una de las Seis
Consecuciones.

DAR: Hay una antigua ley oculta que afirma: «Da, para que
puedas recibir». Si no dais, no podréis recibir nada. Si sois
demasiado débiles para poder dar nada — o demasiado egoístas —,
entonces os encerráis dentro de una concha a vosotros mismos, y no
podéis recibir nada, incluso si una persona, movida por la voluntad de
daros algo, quisiera.
En el cristianismo también se afirma que, si sembráis,
recogeréis. Igualmente: «Tirad vuestro pan sobre las aguas». Y,
todavía más: «Es más afortunado quien da que quien recibe».
Es completamente del todo esencial que, si necesitáis r ec ibir
algo, tenéis que dar pr imerame nte. No neces ariamente dinero;
podéis daros a vosotros mismos; eso es: dar amor, dar amistad,
atención, simpatía, apoyo, comprensión. No es de ninguna utilidad
el repetir: «Lo que es mío, es mío; y lo que es vuestr o, también
lo neces ito para mí». Mientras no estéis dispuestos a dar, nada
podéis recibir. De manera que aquellos que tienen criados a punto de
obedecerles y están bien seguros de que los cordones de su bolsa están
bien apretados, deben recordar que, aunque se arrastrasen so br e
sus r odillas rez ando, es per fec ta ment e i núti l para ellos; es
perder el tiempo rezar pidiendo cosas, cuando nosotros no ofrecemos
nada a los demás.

DEHA: Significa literalmente «Uno que tiene un cuerpo». El


ser humano tiene tres cuerpos básicos: el denso, el
sutil — o no tan denso — y el causal. De ellos se tratará más extensamente en
la letra U.
El cuerpo es el medio a través del cual el Alma inmortal o el
Súper-yo puede ganar la experiencia de la vida física. El cuerpo es
un mero instrumento o títere. El lector hallará en la letra P — Planos
de la existencia — más explicaciones.

DEI DA D: T o d as l a s Es c ri t ura s , se a n l a s qu e f uer e n,


establecen «No adorarás las imágenes esculpidas». Pero tener una
pintura o escultura de alguna figura sagrada o venerada, no es
precisamente adorar imágenes esculpidas. Una imagen nos recuerda
el grado que puede alcanzar, con tal que se esfuerce lo bastante.
Del mismo modo, una imagen o pintura sagradas a las que se tenga
devoción puede actuar como un punto firme sobre el cual se emprende la
meditación o la contemplación. Por esta razón algunos tienen su su
casa una Capilla individual donde hay alguna fotografía o algún
cuadro o alguna imagen que ejerce una influencia apaciguante
sobre el ánimo y ordena al bien nuestras actividades mentales.
Tenemos que ejercitamos a pensar en los objetos sagrados,
con exclusión de cosas más profundas. Las pinturas o imágenes
sagradas se pueden aceptar y permitir como estimulantes de nuestra
devoción, mas no como si fuesen objeto de una adoración insensata.
Los cristianos — fijémonos en ellos — usan el Crucifijo como
un objeto de recuerdo, y no de adoración.

DERECHOS: Es un derecho común a todos los hombres el de


poder marchar por la Senda de la Espiritualidad. La g e nt e p o r lo
g e ner a l no s e da c u e nt a d e q ue « T od os lo s hombr es son
iguales ante Dios». De la misma for ma, todas las almas son
iguales a los ojos de Dios, sean negras, amarillas o blancas. No
existe «segregación» fuera de este mundo.
Demasiado a menudo, los «derechos» se reducen a unas formas
de ley común, destinada a beneficiar sólo a los miem-
or os d e l a c o m uni da d d e q u e se t ra t e. La s l e yes tr i ba l es e r an
lo m is m o; l as tr ib us t e ní a n l e ye s q ue s ó l o b e ne fi ci a ba n a los
de la tribu donde se aplicaban.
El extranjero nunca tiene la razón. El forastero en un país
cualquiera, siempre es aquel que agarra el palo por el cabo
qu e n o ti e ne q u e a gar r ar s e; q ui e n e s aj e n o, es s us p ect o , nu n c a
tiene razón, siempre es castigado. El que nos es ajeno, es
uno que «no pertenece». Por lo tanto, es un objeto ex-
pulsado de la simpatía .y de la comprensión de los demás.
Es un dicho popular que «la sangre es más espesa que el
agua»; pero hasta que el pensamiento particularista de la
gente se dé plenamente cuenta de que la gente de otras
tierras tiene también derecho a la vida y que el hijo de otra
tribu o comunidad social tiene igualdad de derechos, no
habrá ni real comprensión ni progreso real alguno sobre la
Tierra.

DESENCARNADO: Cuando viajamos por el astral, nos


encontramos en un estado desencarnado, eso es, nuestro as-
tral se desdobla del físico, y sólo están conectados por la
Cuerda de Plata.
Cuando estamos pensando, nos encontramos en un estado
« e n c a r n a d o » , e s t o e s , q u e d i c h o e s t a d o e s u n a c o s a t e m poral y
durará lo que dure nuestra estancia sobre la Tierra.
El estado desencar nado significa , c omo su mis mo nombre
lo indica, que estamos fuera del cuerpo físico; nos es pre-
ciso salir de nuestro propio cuerpo para conocer quién so-
mos, qué hacemos y hacia dónde vamos.

DESPRENDIMIENTO: Su sentido literal lo dice bien


claro: no a dhesión a ni nguna c osa ma terial. El codic ios o es tá
ligado a la Tierra, porque le atan sus dineros; el borra-
cho, porque está encadenado por la bebida. Si una persona
est á po s e í da p or u n os fu er t es ap et it os o de s e os, c ua n do a b a n-
dona este mundo se ve arrastrado irresistiblemente fuera
de él, como un pez captado por la caña de un pescador. En-
tonces, no puede frecuentar aquellos sitios a donde le con-
ducía n sus conc upis ce ncias — di ner o, bebida, o l o que fuere.
Cu e l g a ba l a n c e á n d os e, c o n ve r t id o e n u n es pí r i t u de se n c ar n a-
do, preso inexorablemente por el imán de aquellos deseos
que no supo dominar en su existencia física. Desprendi-
m i e n t o s i g n i f i c a d o m i n i o d e u n o m i s m o ; d i s t a nc i a m i e nt o de
los cebos y concupiscencias de la vida terrenal.
E l de s p r e n d i m i e n t o d e e s t e m u nd o , q u i e r e d e c i r s o l t a r s e
de los deseos que afligen a la humanidad. El que ha podido
alcanzar dicho grado, que ha podido afirmar su desprendi-
m i e n t o d e l o m u n d a n a l , a y u da a l a h u m a n i d a d y n o d e s c o n o c e
la necesidad de asistencia en que se hallan los seres hu-
manos.

DEVA: Un Deva es un ser divino; alguien que está


m u c h o m á s a l l á d e l a c o n d i c i ó n h u m a n a . T o d o a q u e l q ue h a
alcanzado el necesario grado de iluminación y de pureza, y
que ya no es de este mundo, puede ser un Deva.

D H A N U R A S A NA : H a y c ie r t a s pe r s o n as q u e , p or r az o nes a
ellas peculiares, parecen aficionadas a ensayar diversas
posiciones. Aunque yo nunca he visto claro la menor utili-
dad de todas esas posturas, ahí presento al lector una que
se puede escoger por aquellos que gusten dar una buena
o p o r t u n i d a d a l d o c t o r o a l q u i r o pr á c t i c o . A s e g u r a r s e q u e v o -
sotros o vuestros allegados conocen el número del teléfono
de aquellos antes de ensayar dicha posición.
Ese Dhanurasana es una posición yogui que algunos lla-
m a n «l a p os i ci ó n e n ar c o» . Si alg u ie n de s e a pr o bar l a , no ti e n e
más que tenderse en el suelo con la cara mirando hacia
abajo; entonces, levantar las piernas hacia atrás, primero, y
luego hacia el cuello hasta que, con las manos se puedan
agarrar los tobillos. Llegando a este punto, hay que le-
vantar la cabeza y el pecho del suelo.
Tirando con más fuerza, procúrese que las piernas y un
gran trozo de los muslos se levanten del suelo. Entonces,
un o s e ba l a nc e a m á s b ie n a b sur da m e nt e s o bre una par t e, por
decirlo así, vulnerable, de su propia anatomía. Ensáyese unos
po c os i ns ta nt e s , y de s p ué s p r ué be se d e j uz g a r c uá l es e l se n-
t i d o d e t o d o e s t o . P u e d e o bs e r v a r s e , a pr o p ó s i t o d e e s e e j e r -
cicio, que una persona puede ser buena — excelente — sin
nece si dad de toda s esas c ontorsiones gimnás ti cas , que no s on
más que exhibiciones acrobáticas.

DHARMA: Este vocablo puede significar mérito, buena


m o r a l , d e r e c h u r a , v e r da d o s e n d a d e l a v i d a . S u s i g n i f i c a d o
propio, sin embargo, es «lo que nos da nuestra propia na-
turaleza».
E s o q u i e r e d e c i r q u e l a s p e r s on a s p u e d e n e m p r e n d e r u n
ca mi n o de v i da y m a nt e ner l o , s i n re s b al ar ha c ia a tr á s , de s d e el
alto nivel que cada cual ha establecido por sí mismo.
E n l a d o c t r i n a b ú d i c a , Dharma s i g n i fi c a e l s e g u i m i e n t o
de la Noble Vía de las Ocho Sendas.

DHAUTIS: Es una palabra que significa limpiarse. Para


un occidental se trata de un proceso muy peligroso, y nunca
jamás debe ser puesto en práctica, excepto si lo es bajo una
estrecha supervisión de alguien que ha practicado expe-
riencias de alto nivel y que conoce el daño que puede cau-
sarse al menor descuido que se tenga.
Dhautis es un sistema de purificación del cuerpo físico, y
no nos da ninguna mayor potencia psíquica.
Hay gente en la India que tragan viento y lo expulsan
luego con viol enci a por var ias inus uales vías. Des pués a bsor-
ben agua y finalmente la expelen por las mismas vías inu-
sitadas.
En la misma India, los que son prácticos en esos ejer-
cicios se tragan un pedazo de tela, agarrando fuertemente
uno de los cabos. Tragan una tira considerable hasta que
l l e g a a l e s t ó m a g o ; e nt o n c e s s e f r o t a n y g o l p e a n e l e s t ó m a g o y
luego, tirando de la tela, sacan aquella tira, a la cual se
han adherido toda suerte de cosas que estaban en el estó-
mago y el gaznate de aquéllos.
Otro procedimiento es el que emplean algunas perso-
nas que se pasan unos cordeles por los agujeros de la nariz
y los sacan por la boca. El cordel se tira hacia adelante y hacia
atrás, como si quisiésemos deshollinar una chimenea.
Todo eso podemos dejarlo de lado, y sólo lo mencionamos
para que el lector se dé cuenta de que son cosas que deben ser
dejadas de lado.

DHYANA: Meditación o concentración profunda. Consiste en


una ininterrumpida serie de pensamientos sobre los cuales el
individuo se concentra. Es un vocablo que en la Raja Yoga se
conoce como el séptimo de los Ocho Miembros.

DIABLOS: Esos seres son lo negativo de lo positivo que hay en


la bondad. De lo que se deduce que, si no existiesen diablos, tampoco
habría dioses. A todo lo positivo tiene que corresponder un negativo, sin
lo cual lo positivo no podría existir. Si tenemos una batería
eléctrica, no podemos limitarnos a un polo positivo, ya que
entonces no circularía corriente alguna; nos es preciso un polo
negativo para que así se complete el circuito.
Los diablos son necesarios y son, en cierta medida, be-
neficiosos; nos recuerdan que vale más estar del lado del bien
que en sus garras que, por definición, son maléficas. En realidad, hay
una Fuerza del Mal. El mal es una fuerza potente y tangible. Yo
comparo el bien y el mal con lo que sucede cuando se intenta
subir en coche una cuesta demasiado empinada, y no sabemos si
el motor será lo bastante fuerte ni los frenos eficaces, con riesgo
constante de ir hacia atrás.
De todos modos, esto es un pensamiento personal mío. Contentémonos
con establecer el hecho de que el mal y los diablos son necesarios,
porque sin su existencia no habría ningún incentivo para el bien;
no habría la vara métrica con la cual medir el bien.

DIETA: La dieta generalmente se refiere a las comidas, aunque


exista la dieta espiritual. Referente a las comidas mucha gente
sostiene ideas completamente fantásticas. Hay
quien es estrictamente vegetariano; otros comen carne. Mi
punto de vista es que en el presente estadio de evolución
el hombre es un animal carnívoro; de manera que si el lec-
tor siente necesidad de comer carne, debe comerla.

DIMENSIONES: La gente habla de la cuarta dimensión


y d e l a q ui n t a y a u n m á s a l l á . L a g e n t e d i c e q u e v i v i m os e n
un mundo de tres dimensiones. Por desgracia, no nos es po-
sible discutir la cuarta, quinta, sexta, séptima, octava o no-
vena dimensión con personas que viven una existencia de
tres dimensiones.
Un ser unidimensional, sólo puede existir sobre una lí-
ne a . S i t r a z a m o s u n a l í n e a , l o m á s fi n a q u e n os s e a po s i b l e ,
sobre un trozo de papel, e imaginamos que una partícula de
gra fit o de nuestro lápiz es una pers ona viviendo en e ste mun-
do unidimensional, y luego imaginamos que esa persona es
nuestra propia persona, podremos tener la sensación de
vivir dentro de esta línea y que ella es nuestro universo.
Si señalamos con una A un extremo de dicha raya y con
una B el extremo opuesto, veremos que la persona en cues-
tión puede progresar de A, que es su nacimiento, hasta B,
que será su muerte. Esta persona sólo podrá moverse avan-
zando — de A hacia B —; no puede retroceder porque esto
sería moverse en el pasado.
Suponiendo que coloquemos un punto, o bien un dedo,
sobre esta línea, entonces la persona unidimensional vería
e s t e f e n ó m e n o e n s u c i e l o. S ó l o p o d r í a p e r c i b i r l a p a r t e d e l
dedo que estaría en contacto con la línea, y le sería impo-
sible ver cómo es el dedo por entero, de la misma forma
que le es imposible a la gente de nuestro mundo tridimen-
sional vis ualizar lo que hay detr ás de los llamados «platillos
volantes».
Si nos transportamos a un mundo bidimensional ¿qué
tendremos? Sería una superficie plana y sus habitantes, ab-
solutamente planos. Ahora supongamos que trazamos una lí-
nea alrededor de estas figuras; para él, esta línea será una
barrera, ya que la línea tendrá espesor, y para un ser abso-
lutamente plano, la altura es algo fuera de su compren-
sión. Si intenta escalar esta línea trazada con lápiz — que para
él representaría, claro, una gran altura — sería como un viaje
por el espacio.
Nuestro personaje plano no está facultado para mirar la
línea y conocer que es relativamente llana. Para éste, una
línea o un ángulo son fenómenos sorprendentes.
De paso, inténtese el siguiente experimento si alguien
duda de l o que es toy e xplicando. Aguá ntese un lápi z al nive l
de nuestros ojos, de manera que se nos presente en el sen-
tido de su longi tud. Seguidamente, pónga se, en el mis mo sen-
tido, otro lápiz a continuación del primero. Nos será impo-
sible ver el segundo, porque nos lo oculta el primero.
En este caso, nos encontramos en la situación de los
entes planos; y, para ver el segundo lápiz, tenemos que pasar
por otra dimensión; eso es: levantar o bajar el nivel de los
d o s l á p i c e s , d e m a n e r a q u e p o d a m o s v e r l o s e n p e r s p e c t i va,
superior o inferior.
La c uar t a di m e ns i ó n, e n r e ali d a d, es l a que ut il iz a m os e n
nuestros viajes por el astral, porque entonces tenemos nue-
vas potencias, y, aunque podamos existir plenamente y de
he c h o e x i s t a m o s , n o p o d e m o s s e r vi s t o s p o r l a s p e r s o n a s t r i -
dimensionales, sino, a lo sumo, como fantasmas.

DIOS: Según el Raja Yoga, no existe el concepto de


un Dios. Los Vedantas y el Bhagavad Gita afirman definiti-
v a m e n t e q u e e l y o g u i q u e a l c a n z a l a l i b e r a c i ó n d e l c u e r p o se
siente a sí mismo como un Dios.
P a r a l o s q u e n e c e s i t e n i n v e s t i ga r a f o n d o , e l t é r m i n o c o -
r r e s po n d i e n t e a D i o s e s I s h w ar a . L a e n s e ñ a n z a v e d á n t i c a e s
que la humanidad entera es una parte de Dios y hay varios
grados en el camino del hombre hacia la Divinidad.
1. Proximidad a Dios.
2. Similitud con las enseñanzas de Dios.
3. Asociación con un ser de semejanza Divina.
4. Vivir con un Dios.
Según las creencias cristianas ¿cuántos dioses cree el lec-
t o r q u e e x i s t e n ? ¿H a l e í d o a c a s o e l G é n e s i s ? S i n o , l e a d o n de
Dios dijo: «Hágase el firmamento». En otras palabras, Dios
orde na a otr o Di os que haga el fir mame nto y e l s egundo Dios
obedece y hace el firmamento. Entonces el primer Dios vuelve a
mandar: «Há gase la l uz», y el segundo Dios ha ce la l uz; no
eléctrica, ni de gas, ni la del día, evidentemente, sino la
luz espiritual, la luz que brilla al final de nuestro larguísi-
mo trayecto hacia la senda ascendente de la Evolución.
D e p a sa d a, e s b u e n o h ac e r n ot ar q u e v a r i a s per s o n as le e n
la Biblia de una manera incorrecta. Muchas personas creen
que Adán fue el primer hombre creado, pero esto no es
exacto. Léase en el Génesis 4, 16 y 17. Se ve a Caín avan-
zando por la tierra de Moab y comprando una mujer. En-
tonces, si Adán fue el primer hombre creado, ¿cómo fue
posible que Caín marcharse y comprase una mujer? Debió
d e ha b er o tr o h o m br e r e la ci o n a d o c o n t o da s e s as c o sas . Ha y
que tener present e que muchas de las e nseñanz as de la Bi blia
fueron escritas para un pueblo que no era instruido ni ca-
paz de pensar por sí mismo. Así la Biblia fue escrita en un
lenguaje simple, con frecuencia en forma de parábolas.

DIRECTO (CONOCIMIENTO): Es la clara visión, la


perce p ci ón de a q uel l o que no se p ue d e e nse ñ ar . E l i n di vi d u o
no puede tener la intuición de la cuarta dimensión o de lo
q u e p u e da s er e l S u p e r - y o , m ie ntr as p er ma n ec e e n s u c uer p o
físico, ni es preciso que otra persona le convenza de nada
relacionado con todas las cosas, ni con lo que se refiere a
la Divinidad. Esto hay que conocerlo por conocimiento
directo, por realización directa.

DISOCIACIÓN: También se llama desdoblamiento. Al-


gunas personas tienen un cuerpo astral móvil, y cuando
dichas personas se hallan en sus respectivos cuerpos físicos
soña ndo des piertos , puede desdobla rse su físico de su astr al.
Hace unos años ocurrió en Francia un caso curioso: una
po br e ma es tr a de es c u el a t e ní a u n as fac ul t a des n o ta b les p ar a
desdoblarse, cuando se concentraba en algún tema, y apare-
c í a a l a v e z e n e l a s pe c t o f í s i c o y e n s u a s t r a l . E s o p r o d u c í a
una gran alarma entre los discípulos, cuando veían a dos
maestras, aparentemente hermanas mellizas. Finalmente la
c o s a v i n o a c o n o c i m i e n t o d e l a s a u t o r i d a d e s e s c o l a r e s , y la
maestra fue apartada de su profesión.
La disociación también puede depender de algún estado
m e nta l, d e n tr o de l c u a l l a pe r so na n o p u e de co n tr olar el p r o-
ceso de su mente.

DIVINIDAD: Es esta una antiquísima voz de origen


sánscrito. Data de los primeros días de la Humanidad. Sig-
ni fi c a «r es p l a n d ec e r » . A me n u d o u n Deva u ot r a per s o n a d e
semejanza divina es conocido por «El Resplandeciente».
E n r e l a c i ó n c o n e s t o, e s i n t e r e s a n t e r e c c r d a r q u e c u a n d o
Moisés descendió de la montaña su faz resplandecía y tuvo
qu e e c har u n v el o s o br e l a mi sm a pa r a a t e n ua r a q ue l re s pla n-
dor a los ojos del vulgo.

DWAPARAYUGA: Desde un punto de vista religioso,


existe n varios s is temas para dividir la vida de es te mundo en
diferentes períodos o ciclos. Según la mitología india, el mund o
se divide en cuatro edades, que comprender cada una
864.000 años.
Dichos cuatro períodos son progresivamente peores. En
e l p r i m e r o , l a j u s t i c i a y e l b i e n pr e v a l e c e n s o b r e s u s c o nt r a -
ri os ; p er o e n c a da pe rí o d o cr e c e n las fu er z a s de l m al y d e l a
injusticia.
Actualmente nos hallamos en la cuarta edad, la Edad
de Kali, y nadie pone en duda que el mundo presente está
lleno de maldad, y en él las malas intenciones invariable-
mente predominan sobre las buenas y la deslealtad se lleva
siempre la palma de la victoria.
Cuando se haya acabado este ciclo, el mundo volverá a
iniciar un nuevo período en el que predominará lo bueno
sobre lo malo. Pero en esta Edad de Kali, es evidente que
v e n dr á a l g ú n « S al v a d or » par a e nc a mi n ar y e nd er e z ar l a ma rcha
de nuestro mundo. Es éste el invariable proceso.
DWESA: Significa aversión, disgusto, como opuesto al gusto.
Lo que nos displace, se retira dentro de los aposensentos de la
memoria. Cuando hemos experimentado un seve ro choque,
det es tamos aquel lo que nos lo ha c ausado y nos esforzamos en
evitar tales choques en el tiempo futuro.
Per o n o p o de m os dar n os c ue nt a d e l o que nos c a us ó aquel
choque porque puede haber sido encerrado en nuestro subconsciente y
una amnesia especial se ha encargado de bloquear aquel recuerdo
desagradable.
En el curso de un análisis psíquico, el practicante ayuda al
paciente a bucear dentro de la memoria subsconsciente, para sacar
a flote aquellas impresiones desagradables y mediante el
conocimiento de las causas de nuestro comportamiento defectuoso,
poderlo corregir en lo sucesivo.
E

EDADES DE LA VIDA: Son cuatro las divisiones o eda-


des de la vida humana.
1 . U n n i ñ o n ac e y , a t r a v és de s us e x p er i e nci a s , se d es a-
rrolla y aprende. Todas las facultades de su cuerpo crecen
y s e f o r t i f i c a n . E n e s a e da d , l a p e r s o na e s t á c a p a c i t a d a p a r a
asimilar rápidamente y con el mínimo esfuerzo.
2 . En la e dad s egunda, e l hombre bus ca e mplearse y con-
tr ae ma tr i m oni o . S u i ns tr u cc i ó n es s u fi ci e nt e par a que p ue da
e j e r c e r s u o f i c i o , i r a d e l a nt e e n s u p r o m o c i ó n s o c i a l , f u n da r
una familia y hacer el dinero suficiente para preparar su
tercera edad.
3. En la ter cera de sus edades, el individuo se ha r eti-
rado, o está a punto de su retiro. Su actividad cultural es
mayor, y dispone de más tiempo para dedicarse a ciertas
cosas de las que no se había ocupado antes.
4. En la cuarta edad, el hombre «digiere» las experien-
cias de su vida terrenal, y está facultado para mandar al
Supe r- yo, a tr avé s de l a Cuerda de Plata, las impr es iones que
recibe investigando en su vivir actual. El Yo superior no
empieza a sacar gr andes pr ovec hos de la experie ncia ha sta la
cuarta edad de la vida.

EGO: Es aquella parte de nosotros mismo que es cons-


ciente del «Yo». Es una individualidad distinta del Super-
yo. Existen dos clases de Ego; la primera es aquella que
aprende las cosas, quiera o no quiera. Está sin desarrollar,
incul ta, excesivamente locuaz, l lena de s uficiencia, sin l a me-
nor razón de serlo. Este Ego está lleno de sí mismo, es arro-
gante y agresivo. Es el típico Hombre de la Calle.
El o t r o E g o e s a q u e l q u e h a p r o gr e s a d o y a p r e n d i d o c o n
la experiencia. Lo pos een aquel los que ha n alca nza do un a lto
grado de iluminación. Quienes lo poseen, son personas que
están llenos de deseos de auxiliar a los demás, aunque sea
c o n r i e s g o s , c o n i n c o n v e n i e n t e s y c o n p e r t u r b a c i o n e s p a r a sí
mismos.
El e g o ís m o fre c ue n t e me n te s e de fi n e c o m o l a s e g u n da de
las fuentes de perturbación; y, cuando pensamos en la vani-
d o s a y e g o í s t a H u m a n i d a d q u e c o n o c e m o s , v e m os c l a r o q u e
e s a s í . P or d e s g r a c i a , c u a n t o m e n os s e s a b e , m á s u n o pi e n s a
que sabe. Muchas de estas personas tan presumidas, que di-
cen: «Prueba esto, prueba aquello; pero yo no me voy a
creer nada de lo que me digas», no han dado aún ni el pri-
mer paso por la senda del saber.
El autor de estas líneas está convencido de que pocos
son los que laboran en la Prensa y figuran en la categoría
de l o s e v o l u c i o n a d o s , y a q u e u na d e l a s p r i m e r a s c o s a s q u e
se requieren para ello, es tener en consideración los senti-
mientos y necesidades del prójimo — cosa que se da rarísi-
mamente entre el personal de la Prensa.

ELECCIÓN: Por desdicha, en este mundo todos quieren


influir sobre los demás. Los cristianos, por ejemplo, se es-
fue rz a n e n i n fl uir s o br e l os n o c ri s ti a n os , p ar a c o n ve n cer l es
de que cambien de religión y de creencias. Parece como si una
pe r s on a d e c i e r t o r e l i e v e , s e s u p o n e q u e n o e s t á m u y s e g u r a
de s u s c re d os y q ue , p or c on s i guie n te , mi ra r á de pers ua dir a
otros de su misma religión, en la esperanza de que la salva-
ción está en el número de las personas que creen una de-
terminada cosa y no en la cosa misma que se cree.
Es un error querer influir sobre la libre elección de las
Se n d as de la Vi da y de la E sp ir it u al i da d . Si a l g ui e n ne c e sit a
c o n t i n u a m e n t e d e p r u e b a s , h a y q u e d e j a r l e e n s u e s t a d o. L a
cosa quiere decir que, simplemente, no está listo para em-
prender ninguna senda particular.
Forzar a una persona, para que adopte una determinada
Se n d a c on tr a s u pr o pi a v ol u nt a d e s i nú t il ; ú ni ca m e nt e a ñ a de
peso al Karma de la persona que se quiere imponer y no
hace ningún bien a nadie. Es decir que todos aquellos que
se hacen los bienhechores del prójimo, deben de tener muy
presente que, esforzándose en influir sobre la Senda de sus
semejantes, o buscando el modo de convertirlos, ellos se
perjudican a sí mismos.

E L E M E N T A L E S : M u c h a s p e r s o n a s t i e n e n i d e a s e s p a nt o -
samente c onfusa s acerca de los elementales. En r ealidad, los
elementales son un tipo de formas del pensamiento que po-
s e e n u na e s pe c i e de me d í a - vi d a p or el l os m is m os , un a for m a
de vida que les aportan los seres humanos.
P a r a q u e s e p u e d a e n t e n d e r m á s f á c i l m e nt e , d i r e m o s q u e
nosotros poseemos un imán, y que éste representa lo huma-
no. Si acercamos este imán a un fragmento de hierro, inme-
diatamente este hierro queda magnetizado en un grado me-
nor que el imán; a eso podemos comparar un elemental.
Los elementales están constituidos de sustancia etérica,
que siempre ha sido el origen de todas las formas comple-
jas. Todos los pens amient os erra ntes de las persona s «magne-
tizan» sustancias etéricas, que suscitan a los elementales-seres
elementales.
Hay que aclarar que mucha gente que se cree haber con-
versado en las sesiones espiritistas con el espíritu de su
querida tía Matilde, ha sido en realidad víctima de las bur-
las de a l g ú n e l e me nt a l . L os e l e me n ta le s si e nt e n u n a gr a n a f i -
ción a esas sesiones, porque les dan una ocasión de jugar
alguna burla a los humanos. Los elementales son traviesos como
los monos y quizá con menos sesos que un mono.
Uno de los grandes peligros que se corren frecuentando
las sesiones espiritistas, es el de verse engañado por completo
por esas formas del pensamiento.
Además de los elementales, existen los espíritus de la
Naturaleza, de los que se tratará más adelante.

ELEMENTOS: Existen, naturalmente, una gran canti-


d a d d e e l e m e n t o s ; p e r o , p a r a e l o c ul t i s t a , e l m e t a f í s i c o , o e l
a str ólogo, hay ci nco. Son: e l ét er , el aire, el fuego, el agua y l a
t i e r r a . N o t r a t a m o s d e q u í m i c a , s i n o d e l s a b e r a s t r o l ó gico.
Esos elementos tienen un gran papel dentro de la as-
trología, según la cual una persona nacida bajo un signo
acuático — Cáncer —, si se casa con otro nacido bajo un
signo ardiente — Aries — resultará una serie continua de con-
flictos y el matrimonio será infeliz, ya que el agua y el fuego
no pu e de n m ez cl ar s e m ut u a m e nt e . Es u n pr o bl e ma a cer c a d e
lo que es compatible y lo que no lo es.
Los elementos son una cosa importante para los que se
ocupan de mecánica o de metafísica.

EMOCIÓN: La emoción es un estado de ánimo que re-


quiere estar controlado a fin de que no se interfiera con
nuestros estudios me tafísicos. Nada más fácil que imaginarse
que hemos visto un aparecido o que hemos conversado con
una persona que no hace mucho ha dejado esta Tierra.
También es posible que la emoción — miedo — nos impida
hacer esto.
En los trabajos esotéricos es preciso frenar, dirigir y re-
pr i m i r n ue s t r a s e m o c i o n e s . N o h a y q u e s e r d e m a s i a d o e s c é p -
tico ni demasiado pr ont o en aceptarl o todo; te nemos que usar
el sentido común.
Precisa tener una mente equilibrada y estar dispuesto a
i n v e s t i g a r t o d a s l a s c ue s t i o n e s c o n c r i t e r i o s a b i e r t o s . S e e n -
tiende por criterio abierto la actitud de aquel que ni con-
dena ni se lo cree todo sin una base sólida de certidumbre.
El Camino del Medio es la mejor vía, de manera que no
s e a n i c r é d ul o n i i n c r é d ul o . E l i g i e n d o e l c a m i n o d e l c e n t r o,
nos es posible ver la escena de cada lado, y juzgar de acuer-
do con lo que vemos.

EN C A N T O S : Al g u n os c o ns i d e r a n l os e nc a nt o s c o m o u n a
vana superstición y los talismanes como pequeños adornos
que los que se dejan engatusar compran, esperando que les
hagan cambiar la suerte. Naturalmente, si una persona va
a una tienda de «souvenirs» y compra un amuleto, es como
si tirase su dinero. Pero si adquiere un talismán preparado
espe ci al ment e por una pers ona exper ta en ellos , el encanto es
efectivo.
Fabricar un amuleto o talismán significa que se ha lo-
gr ado constr uir una for ma de pensa mient o y se ha conse guido
alojarlo en dicho objeto mágico, igual como los antiguos egip
cios protegían a sus faraones embalsamados.

ENCARNACIÓN: El Horno sapiens (a quien


muchas ve ces falta lo segundo) no es más que un método de
capacitar un Super-yo para que gane experiencia. También
hay habitantes en un enorme número de planetas; esto lo
reconocen reputados hombres de ciencia del mundo
entero. Algunos seres de otros planetas prueban de
mandarnos mensajes radiados para ponerse en
c o m u n i c a c i ó n c o n n o s o t r o s . A c o m i e nz o s d e e s t e s i g l o u n a
p e r s o n a m u y c é l e b r e , N i c o l á s T e s - la , q ui e n f ue u n o d e l os
in v e nt or e s de l a v ál v u la d e la r ad i o, e x p l i c ó h a b e r r e c i b i d o
señales emitidas desde otro planeta. Marconi dijo lo
m i s m o ; p e r o a m b o s e m i n e n t e s p e r s o n a j e s f ue r on t a n
r i di c u l i z a d o s q u e s o l t a r o n s u s i n v e s t i g a c i o ne s c o m o s i
fuesen una patata caliente — muy caliente. Pero ac-
tualmente, el Gobierno de los Estados Unidos y el de la
U ni ón S o vi ét ic a hac e n lo p os i bl e par a in v es t i gar es as c os a s.
Puede ser que los comunistas quieran convertir al comunis-
mo algunos otros planetas.
Las personas vienen a este mundo para adquirir una ex-
periencia de una clase especial. ¡Según ciertas escuelas, la Tie-
rra es el Infierno!
El individuo viene a la Tierra con la finalidad de prac-
ticar acerbas experiencias que tienen que ser analizadas por
su Super-yo, y que el Super-yo no puede asimilar en este
breve tiempo. Las personas vienen a la Tierra de tiempo en
tiempo trabajando bajo cada uno de los signos del zodíaco,
y bajo cada cuadrante de dichos signos, lo mismo que un
es t u di a nt e e n u n a u ni v er si da d si g ue v ar i os c u r s os p ar a c o nse -
guir, entre todos, una instrucción equilibrada y completa. Así,
una persona puede ser Aries en una existencia y el signo
o p u est o e n l a s ig u ie n te . A tr a v és de e n ca r n a ci o ne s s uc es i v a s
el pobre espíritu seguirá por todas las casas o signos del
zodíaco y por todos los cuadrantes de cada signo, y así ga-
na rá una exper ie ncia total de los desagradables acontecimien-
tos que pueden sobrevenir a los humanos.
Cuando el individuo está instruido y no siente ningún
gran deseo de volver a la Tierra, entonces está liberado de
nuevas encarnaciones en este plano terrenal. Después, así
como aquel estudiante cuando sale de la escuela, el hombre
asume el trabajo para el cual ha sido instruido.

ENTUSIASMO: Es una de las cosas en las que se debe


a n dar c o n más c ui da do . Es pr e ci s o c ont e ner y vi gi lar l as pr o-
pi as emoci ones y ent usias mos. No ha y que ser exces ivament e
entusiasta. El exceso de entusiasmo por una determinada cosa,
perturba la serenidad constante de nuestras existencias.
Tenemos una suma limitada de energías, y si gastamos
u n as e ner gí as d e mas ia d o i n t e n s as e n u n d et er m i na d o o bj et o ,
nos faltarán para otros objetos, y quedaremos desequilibra-
dos.
En asuntos de yoga o de metafísica no tienen que darse
excitaciones, falsos entusiasmos, emociones fuertes. Aquí, de
nuevo, la única manera de alcanzar un solo equilibrio está
en escoger la Línea del Medio.

ESPÍRITUS DE LA NATURALEZA: Los humanos, en


su vanidad y presuntuoso sentido de superioridad, piensan
que ellos son los únicos seres que poseen un alma. Los hu-
manos creen que sólo ellos continúan después de la vida,
después de la muerte y en nuevas existencias.
En cambio, algunas razas antiguas veneraron a los Espí-
ritus de la Naturaleza. No andaban muy equivocados, por-
q u e h a y Es pí r i t u s d e l a N at ur ale z a q ue s o n a bs ol ut a m e nte d e
igual importancia que los espíritus humanos.
Un ser humano es un montón de protoplasma que tiene
un alma, o Super-yo, que explica a ese montón de proto-
plasma cómo tiene que actuar, cómo crecer. Del mismo modo,
los árboles tienen Espíritus Naturales, entidades espiritua-
les que se ocupan de aquel árbol.
Los animales tienen también espíritus, almas, si os gusta,
y no debe decirse de ellos que son «mudos» porque no pue-
den expresarse en inglés, español o alemán. Algunos animales
poseen caracteres en nada inferiores al mejor de los hombres.
E n e l p l a n o a s t r a l h a y e n t i d a d e s h u m a n a s r e a l i z a n d o s us
peculiares tareas. También hay Espíritus de la Naturaleza
que atienden a los animales y las plantas. También elemen-
tales; pero ya se ha tratado de ellos.
Para los fines de nuestra propia evolución, recordemos,
pues, que hay espíritus animales que evolucionan siguien-
do otras líneas que los humanos; pero en ningún modo in-
fer ior es a ellos. Siguen, como de cimos, lí neas di fere ntes; l os
hombres nunca pueden reencarnarse en animales, ni los ani-
males en personas humanas. Sus líneas de crecimiento son
absolutamente distintas.

ESPONJAS: Podrá extrañar al lector que se hable aquí


de esponjas; pero es que hay personas que son verdaderas
esponjas humanas, que absorben una información que se
m a nt i e ne e n s u ce re br o c o m o un a m as a s i n d ig er ir . Es a i nf o r -
mación es inútil.
L a s « es po nj a s h u m a nas » s o n , a me n u d o , «b e né fi c as » . L o
conocen todo, en teoría; pero les falta aplicación. Pueden
ser «benéficos» teóricamente; pero no se hallan bastante
evolucionados para hacer nada de provecho para los demás.
Las «esponjas humanas» se empapan de información sin
obtener conocimiento alguno. Son criaturas trágicas que se
crean una coraza de egoísmo a su alrededor, y se extrañan
porque la gente nos los saluda con la debida reverencia.

ETERICO (DOBLE): Es la sustancia que existe entre


el cuerpo físico y el aura. El etérico es de un color azul-
gris, y no es sustancial como la carne y los huesos. Puede
pasar a través de una pared y tanto ella como él resultan
intactos.
El cuerpo etérico es la absoluta contrapartida del cuer-
po humano de carne y huesos; pero en forma etérica.
Cuanto más fuerte es una persona física, tanto más lo es
s u etéric o. Cuando muer e una persona, y és ta ha tenido algún
fuerte interés durante su vida, su doble etérico es física-
mente muy fuerte y deja un fantasma que, por el hábito, se
comporta exactamente como hacía la persona en vida de su
cuerpo físico.
Las personas que han muerto de muerte violenta, o
poseídas de terror, es posible que tengan un doble etérico
muy fuerte. Dichas personas, muchas veces, dejan después
de muertas un fantasma que puede ser visible.
Con frecuencia etéricos desencarnados intentan disipar
sus inútiles energías, acudiendo a las sesiones espiritistas
y dictando mensajes desprovistos de sentido. Es evidente
que si el tío Timoteo ha muerto y la tía Matilde desea
ponerse en contacto con su marido, asista a una sesión de
es t a c la s e y , a ca us a d e s u m a g ne tis m o per s o n al , e ll a a tr a i g a
el e s t ú pi d o d o bl e e tér i c o de l t í o T i m ot e o. Es t e d o bl e et é r ic o
no tiene conocimiento, pero sí hábitos, y reaccionará en la
m a y or ía de cas os l o mi s m o q u e e l t í o T i m ot e o l o h ac ía s ob r e
l a T i e r r a ; m a s , l a s i n f or m a c i o ne s q u e d é n o t e n d r á n s e n t i d o
alguno, ya que no tiene un cerebro que le guíe.
El doble etérico es algo inútil que debe ser disipado
antes de que nos desliguemos por completo de los lazos
terrenales. Es de la materia con que se fabrican los fan-
tasmas sin seso. Aquellas personas de quienes se dice que
están muy apegadas a la Tierra, están ligadas a ella por un
doble etéreo muy robusto.

EVOLUCIÓN: Todas las cosas existen en estado de evo-


lución. El niño nace como una criatura indefensa y gradual-
mente evoluciona hasta ser un adulto. La gente va a la
escuela y allí evoluciona tanto, que tiene que avanzar de
una clase a otra.
Los hombres no pueden convertirse en ángeles en el te-
r r en o d e l a e v ol u ci ó n e n e st e m u n d o , as í c o m o l o s a n i ma l e s,
en este mundo, no pueden llegar a ser personas humanas.
Todo evoluciona siguiendo los planes del Universo y de
acuerdo con sus propias especies.
La evolución de la Humanidad ha requerido varios mi-
llones de años. Consultando los Anales Akashicos, veremos
que la primera forma del hombre fue una esfera, una cria-
tura ni completamente sólida, ni del todo gaseosa, algo por el
es tilo de una repugnant e gelatina . Sólo poseí a un oj o y n o t e-
nía inteligencia alguna; era casi por completo un autómata.
Eso ocurría en la primera Raza Humana. En la segunda
Raza, existía una diferencia ya que del globo que hemos
descrito se proyectaban unos apéndices y se daba una es-
pecie de mente, rudimentaria, como en el caso de los monos.
En la tercera Raza Humana se escindió el globo — o es-
fera — y se produjeron los dos sexos, macho y hembra.
Podemos interesarnos por algunas de las otras razas:
fijémonos en la de Lemuria — porque, en verdad, Lemuria
existió —. La raza de aquellos tiempos poseía instintos y
pa siones ; per o no conoc ía más al ta s e moc iones, ni as piraba a
elevarse siguiendo progresos espirituales.
La Ti er r a, e n a q u ell os d ías , s e h al l a ba a ú n e n un es t a di o
de desarrollo. Enormes gotas de fuego estallaron en su
interior y se produjeron terremotos. El continente de Le-
muria se hundió bajo de las aguas.
Después de la Raza Lemúrica, vino la de los Atlantes.
Fue un avance, comparándolos con los Lemures, ya que los
Atlantes eran gobernados por emociones más elevadas e
intentaban desarrollar sus sentimientos más elevados. Tam-
bién poseían una inteligencia de tipo más racional; avan-
zaron considerablemente por el camino de la ciencia. Des-
gr a ci a da m e nt e pr o d uj er o n la bo m b a a t ómi ca — h ac e mi les y
miles de años —. La bomba atómica estalló y la Atlántida
desapareció inundada por los océanos. Solo sobrevivieron
a l g u n os h o m b r e s d i s p e r s o s p or l a s c o m a r c a s m á s l e j a na s ; a l -
gunos de s us hijos fuer on afect a dos por las radia ciones, y hu-
bo mutaciones en ellos, mutaciones que dieron origen a la
Raza Aria.
La Raza Aria se distingue por su inteligencia concreta
más que por su espiritualidad. El que intenta aportar pen-
samientos espirituales en la mentalidad de la mayoría de
s u s g e n t e s , e s c o m o s i q ui s i e s e r o m p e r u n b l o q u e d e c e m e n to
armado.
E x i s t e u n a s e x t a t a z a q u e f u n c i o na e n l o a b s t r a c t o y c o n
el tiempo se manifestará en la edad de Acuario, en la que
estamos entrando, evolucionando dentro de una mentalidad
espiritual. Después de ese de sarrollo espiritual, la Humanidad
podrá entrar en la evolución de una Séptima Raza. Existen
algunos individuos de la Séptima Raza viviendo en el mundo
actual; no muchos; pero sí los suficientes para propor-
cionar al mundo una semilla o núcleo. La Séptima Raza,
en el futuro, llegará al conocimiento acabado de los guías
de nuestro sistema solar entero.
E v o l u c i ó n , p u e s , e s a q ue l l o q u e f a c ul t a a u n a s p e r s o n a s , o
cosas, para desarrollarse y para avanzar en el progreso.

EXPERIENCIAS: Algunas personas, durante su tiempo


sobre la Tierra, tienen «experiencias». Imaginan ver cosas, o
tal vez las vean. Pueden adquirir la certeza, si examinan
con todo cuidado los datos de sus experiencias.
Para ello hay que llevar consigo papel y lápiz, particu-
larmente al lado de su cama; de forma que si uno despierta
pueda anotarlo todo antes de que se borre de la memoria.
Supongamos que despertamos durante la noche, y creemos
ver alguna cosa. Se anotará como sigue:

1. ¿Qué vemos?
2. ¿Macho o hembra?
3. ¿Cómo va vestido; de qué época?
4. ¿Qué hace? ¿Ha pasado a través de la pared y
está al lado de nuestra cama?
5. ¿Qué nos ha dicho, o indicado?
6. ¿Cuál ha sido nuestra reacción?
7. ¿ Q u é h a s i d o d e l a a p a r i c i ó n ? ¿ H a d e s a p a r e c i d o
desvaneciéndose, o ha pasado a través de la pared?
8. Después de haber leído todo lo escrito, ¿qué
conclusión hemos formado? ¿Era una persona
que ya conocíamos? ¿Parecía una persona real?
Por la ma ñana léa nse es as notas y entonces se puede añadir
a ellas algo que proceda de nuestro subconsciente en la noche. Hay
que volver a explicarse lo sucedido, pensarlo, puesto que muchas
auténticas apariciones se han perdido para el mundo porque la
persona que las ha recibido se ha escondido bajo las sábanas o
estaba tan asustada que no conservó ningún recuerdo preciso de
lo que le había suced i d o . E x i s t e n a p a r e c i d o s ; p e r o s i u n a
p e r s o n a n o h a c e daño a otra cuando es de carne y hueso, ¿por
qué debería hacérselo cuando ya ha abandonado el cuerpo físico?
F

FA: Término procedente de la lengua china y que de-


signa la ley y las reglamentaciones. El hombre tiene que
s eguir l os re ctos pr ec eptos s i es tá decidi do a progr es ar hacia
adelante. Mientras se pueda progresar será necesario vol-
ver a nacer en este temible viejo mundo.

FANTASMA: Esa cosa pavorosa que vaga dentro de


la noc h e , pro fi r ie n d o u nos p oc os r e c hi na m i e nt os y ge m i d o s,
y que nos hace pone r los cabellos de punt a sobre la c abeza...
¡es inofensiva!
Un fantasma, exactamente, no es más que una fuerza
etérica errante siguiendo los caminos de su antiguo dueño,
hasta que, con el tiempo, se disipa. Una persona dotada
d e u na sa l u d r o b us ta , s ú b it a m e nt e a se s i na d a q ui zá s c o n t o d a
violencia, posee un etérico muy fuerte. Si una persona se
ve atacada, concentra su etérico en un fuerte núcleo. Si en-
t o nc e s l a C u e r da de P l a t a l e e s s ú bi t a m e nt e c o r t a d a , e n e s e
proceso que se llama muerte, su cuerpo astral abandona el
cuerpo; éste decae, y el pobre etérico se encuentra sin cobijo,
sin pensamiento, errando desamparado. A través de la vida
e n t e r a d e l c u e r p o , e l e t é r i c o s e m o d e l ó s o b r e e l m i s m o ; es
la forma de su modelo. Así, suponiendo que el cuerpo
t e n í a l a c o s t u m b r e d e i r a u n a pa r t e d e t e r m i n a d a , o p e n s a b a
en d e t e r m i n a d a s p e r s o n a s , e l e t é r i c o h a c í a l o p r o p i o , h a s t a
que después de quizás unas centurias su energía se iba di-
sipando y, al fin, el fantasma se desvanecía del todo.
El cuerpo etérico es aquél que se presenta a las se-
siones de espiritismo y envía los supuestos «mensajes» de
ultratumba. Es algo trágico, porque los habitantes de este
m u n d o , c u a n d o l o a b a n d o na n , t i e n e n o t r a s c o s a s q u e h a c e r ;
y no pueden siempre, ni tienen ganas de entrar en contacto
con los que de jar on atrás. El e térico, o fant as ma , es una c os a
de ninguna consideración, y de quien no hay que hacer caso.
Pongamos por caso que una persona está en una ciudad,
muy atareado, llevando a cabo unas actividades especiales
q ue r e q u i e r e n u n a g r a n c o n c e n t r a c i ó n . ¿ C r e e r í a i s a c a s o q u e
dicha persona se tomaría la molestia de acudir al teléfono
s i se l e te l e fo n eas e d es d e o tr a ci u da d y s e l e ins ist i es e s obr e
las más necias preguntas? Pronto se cansaría de todas esas
tonterías. Del mismo modo, los seres reales que, si os parece
b i e n , l l a m a m o s e s p í r i t u s , n o d e s e a n a bs o l ut a m e n t e s e r e s t o r -
bados; tienen demasiadas cosas por hacer.

FE: La fe nos es precisa cuando nos proponemos ir en


busca del conocimiento, ya que hay cosas que requieren
que tengamos fe mientras todavía estamos buscando las
p r u e b a s : s i a l g u i e n b u s c a u n a c o s a c o nv e nc i d o d e q u e no l a
hallará, acabará no hallándola.
Es prudente estar firmemente convencidos de que basán-
donos en las facultades intelectuales, nos es posible investigar
si la cosa que se discute es cierta.
La fe no es vana, insensata, ignorante. La fe crece con-
tinuamente a medida que exploramos aquello en que tene-
mos fe.

FO CHIAO: Es una interpretación china del budismo.


Como hemos explicado, el budismo es un código de vida,
un modo de vida; pero, siguiendo el uso común lo con-
sideramos aquí como una religión.
Fo Chiao es el nombre chino del budismo como religión.

FO HSUEH: Es la doctrina budista, cuando la tratamos


como una filosofía o modo de vida, en vez de una religión.
También es un término y un concepto chinos.

FRUTOS (CUATRO): Según diversas creencias orienta-


les, los Cuatro Frutos de la vida humana pueden, cada uno
de ellos, desarrollarse, madurar y alcanzar su máximo cre-
cimiento, su plenitud.
El Primer Fruto es la moralidad y pureza de pensamien-
to. Nos hace ser personas decentes y aptas para progresar
en la Senda Espiritual.
El Segundo es fortaleza, de manera que el Templo del
Alma que, naturalmente es el cuerpo, no se siente afligido
por la excesiva pobreza o el sufrimiento.
Se puede afirmar que en determinados casos la pobreza
y l os s u fri m ie nt o s hu m a n os pr oc e de n de l Karma i n di vi d u al;
pero, como regla general, es mejor que se procure alcanzar
el camino del medio — ni demasiado rico, ni demasiado po-
bre, ni hambriento, ni ahíto.
El Tercer Fruto es aquél en virtud del cual el individuo
ve sus deseos legítimos colmados. Nos es concedido como
pr e m i o de u na vi d a re c t a, de u n os r ec t os pe ns a mi e nt os y r ec to
comportamiento.
Los legítimos deseos no incluyen en su número los de
tener una chaqueta nueva o un coche nuevo, u otros que
sirven a nuestra vanidad, o para brillar ante el prójimo.
De s e o l e gí ti m o es , p or e j e m p l o , e l de a y ud a r a l os de m ás
y salvar los de calamidades innecesar ias . Tambi én es legítimo
el desear progresar para ser menos egoísta y más amigo de
auxiliar a nuestros semejantes.
El Cuarto, y mejor, de los Frutos, es el de poder llegar
rápidamente a desatarse de las ataduras de este mundo. Sig-
n i f i c a l i b e r a c i ó n d e l Karma, y f i n a l d e l a s e n c a r n a c i o n e s y
d e s e n c a r n a c i o n e s s o br e e l s i s t e m a d e l a T i e r r a . C u a n d o u n a
persona logra el Cuarto Fruto, cuando esta persona ha con-
seguido escapar de las fatigas de la Tierra, puede enton-
ces, si uno es tonto, volver voluntariamente a este temeroso
y viejo rincón para ayudar al prójimo. Cuando se llega a
esta actitud, y uno está «al otro lado», tiene que dejar ins-
trucciones a los amigos para que hagan examinar si el hom-
bre está en buena salud mental, ya que parece que en nues-
tros días las cosas están desbocadas en este mundo y todo
se halla excesivamente endurecido. De todos modos, esta-
mos en la Edad de Kali, y esta edad tenebrosa pasará del
t o d o y e l s o l b r i l l a r á d e n u e v o c o n e l a m a n e c e r d e u n a n u e va
era y una eclosión de pureza espiritual.
FUERZAS: Existen cuatro fuerzas que nos conciernen.
Son:
1. Las fuerzas naturales. Cuando vamos a la escuela,
estudiamos un grupo de fuerzas llamadas físicas, o, si se
prefiere, calor, luz, sonido, electricidad y magnetismo. En-
tonces pensamos con disgusto en el pobre viejo Pitágoras
q u e ha ll ó u n o s r a r os y m ar a v ill os o s t e or e m a s q u e n os di e r o n
tanto trabajo.
2 . Las fuerzas etéricas: Entre ellas, se incluye el poder
d e l Kund alini. T o d a s e s a s f u e r z a s d e l s e g u n d o g r u p o e s t á n
r e l a c i o na d a s c o n f e n ó m e n o s n a t ur a l e s , ya q u e e l Kun dalini
y todo lo que está comprendido en él no llega más allá
del doble etérico, antes de transformarse en una fuerza me-
tafísica, en vez de natural y terrena.
3. Los sacerdotes del antiguo Egipto se especializaron
en esta fuerza, que podemos llamar «Fuerza 3». Protegían sus
tumbas con formas de pensamiento que, realmente, podían
provocar temibles perturbaciones.
La «Fuerza 3» consiste en un conjunto de cosas, en-
gendradas por la mente, que, una vez engendradas, mar-
chan en un sentido determinado, tal vez por siglos hasta
que no se haya disipado totalmente su energía original.
4. Fuerzas que pueden ser engendradas por entidades
vivientes — amor, odio, etcétera. Son tan poderosas como las
tres anteriores.
Los fenómenos de telepatía, clarividencia, psicometría,
levitación, teleportación, etc., entran en este grupo.
Los viajes astrales, no. La razón es que el astral viaja
precisamente a base de que el cuerpo astral se suelte de su
prisión dentro del cuerpo físico.
G

GAYATRI: Nombre que se da a un importantísimo


Mantra. Los cristianos rezan el Padrenuestro que, al fin y al
cabo, es un Mantra cristiano. El indú reza el Gayatri.
El hindú sigue ciertas ceremonias, y, después, reza este
Mantra cotidiano. Estas son sus palabras: «Om, bhur,
bhuvah, swa. Tat savitur varenyam bhargo devasya dhimahi.
Dhiyo nah prachodayat. Om».
Tr aducción: «Medi tad s obre la inefable fulgencia de este
S o l r es p le n d e n te . P u e da es t e So l di r i g ir n ue st r a i n te li g e nci a
para el bien de todo lo viviente».
E s u n Mant ra q u e p o d r í a s e r r e c i t a d o c o n p r o v e c h o p o r
los cristianos.

GRANTHIS: Esta palabra peculiar significa una forma de


nudo. Hay tres «nudos»: el básico, el del corazón y el de
las cejas.
A s u de b i d o t i e m p o es pr eci s o ele v ar e l Kundalini, c o n
vi stas al pr ogre so espir itual y metafísico. Elevar el Kundali-
ni significa la necesidad de abrirse paso a través de estos
nudos; supone que ya nos hemos librado de toda concupis-
ce ncia físic a; libra do de deseos y aver siones físicas. Cuando
el hombre se ha abierto paso a través del primer nudo, ha
pasado a través de los más altos deseos vulgares: por ejem-
plo, ha echado de sí todo esnobismo mental. Incluso algu-
nos de los más altos actos mentales se hallan afectados por el
egoísmo. Antes de poder progresar, el hombre tiene que
recordar aquella máxima: «Raza, credo y color, no importan;
todos l os hombr es tiene n la sa ngr e r oja». Todos l os homb res
son iguales ante Dios.
El tercer nudo, en el plano espiritual significa, cuando
se ha vencido, que se ha llegado a nuestro «yo» real, el
Super-yo, y que se está en los confines del cuerpo físico.
Cuando se deshace el tercer nudo, el hombre no necesita
volver a este mundo, si no es concretamente para ayudar a
sus prójimos.
Vale la pena señalar, en ese estadio, que mientras
la gente piensa en su voluntad y su poder de voluntad,
o en su razón, entonces el individuo se halla atado a su
cuerpo físico, como aquella persona que siempre piensa en
el amor físico, olvidando que el amor real se halla en el
plano del espíritu.
Varias personas han consultado sobre el amor en el
plano espiritual; es un amor puro, un amor absoluto, y
nada puede compararse con el estar al lado de un «alma
gemela», por fea que sea esta expresión de «alma gemela»;
pero se trata de algo muy real, y cuando estamos juntos con
un alma gemela y se tiene este alma en el plano del Super-
yo, ya no estamos obligados a volver para reencarnamos,
como no sea — ya se ha dicho — para auxiliar a los huma-
nos.

GUNAS: Existen tres cualidades por las que tenemos,


s e nc ill a me n te , qu e p as ar . Te n e m os q ue e ntr a r en ell a s , a v a n-
zar a tra vés y des cartarlas, finalmente, as cendi endo cada ve z
más hacia lo alto.
Ante todo hay la insignificancia y la negligencia. De la
n e gl i g e n c i a , r e s u l t a q u e e x p e r i m e nt a m o s s u f r i m i e nt o s c o m o
el hambre y el frío. Del sufrimiento o de la negligencia na-
cen esfuerzos dirigidos a que nos libremos del hambre o del
frío. Este esfuerzo nos causa un placer: el de comer para
que el hambre nos sea saciada.
Al contacto con el placer que sobreviene cuando el ham-
br e n os h a si d o sa c i a da , n ac e a s u ve z u n d es e o de pl a c e r e s,
o c a s i o n a n d o e n n o s ot r o s u n a e n é r g i c a a c t i v i d a d q u e l l e g a a
constituir un hábito: el hábito de la impaciencia.
Por el excesivo hábito de ir detrás del placer y de obte-
n er l o, e l s u fr i mi e nt o y a ba n d o n o n o s s o br e vi e ne n y , d e el lo ,
nos proviene el dolor. De resultas de buscar placeres exce-
s i vos, a b us a m o s de l a c o m i da , y s u fr i m os s i n ne c es i da d . E se
dolor, esos padecimientos nos obligan a pensar que, en sí
mi s m o, e s u na c o m pl e ta ha z a ña . Me di ta m os s obr e la s ca us as
de nuestro sufrir, y entonces decidimos no hacer más lo que
nos ha ocasionado aquel sufrimiento, y muchas veces lo
c u m p l i m os . S o n m u c ho s l o s q u e d i c e n : « s ó l o u n a v e z m á s »,
pero hasta que no podamos cortar este «sólo una vez más»,
no re al izar emos pr ogr eso alguno. Para progres ar te nemos que
comer sólo para vivir, y no vivir para comer.

GURU: Esta palabra tan maravillosa y tan mal compren-


dida, significa meramente «una persona de peso».
U n Guru , e n e s a a c e p c i ó n d e l t é r m i n o q u e c o m e n t a m o s ,
es alguien cuyas palabras son dignas de consideración. Un
Guru e s u n M a es tr o , u n M ae st r o e s pir i t ual , u na pe r s o n a q u e
puede ser un espíritu iluminado, que ha elevado su Kun-
dalini y conoce la manera de elevar el de los demás.
Cuando el discípulo está a punto, el Maestro aparecerá.
El discípulo no puede ni debe exclamar, como hacen muchos:
«Mostradme un Gran Maestro, que venga hacia mí; en-
t o nc e s c r e e r é » . L o s A d e p t o s , q ue t i e n e n n o t a b l e s f a c u l t a d e s
de percepción, aguzadas y purificadas, no están en disposi-
ci ó n d e e nse ñ a r a l os q ue t a n s ól o b al b u ce a n l o q u e e s di g n o
de ser comunicado por los Grandes Maestos mismos. El dis-
cípulo todavía inmaduro, que pide que a él — o a ella — le
acepte un Maestro como su discípulo, no hace más que re-
tardar sus propios progresos.
Vale la pena contar lo que sucede cuando se da un
caso semejante: hace tiempo recibí una carta de Inglaterra,
en la que ci erto idi ota, con la mayor condesc ende ncia de est e
mundo había escrito: «Don Fulano de Tal está dispuesto
a aceptar como maestro a Lobsang Rampa si éste le demues-
tra inmediatamente que es capaz de hacer lo que él dice».
La actitud de Lobsang Rampa, y la de muchos otros, es
tirar a la papelera tales cartas, no sin un suspiro de com-
pasión por la tontería de los que escriben semejantes misivas.
Un ver dadero Guru, e n el senti do absoluto de la pala bra,
e s t a n r a r o c o m o l o s e r í a u n c a b a l l o a l a d o ; y a q u e e l G u ru
tiene que ser más o menos sin falta; más o menos sin senti-
mient os egoístas y deber á car ec er de toda ambi ción de fama .
E l d e s d i c h a d o , e x i s t e c a s i p r i va d o d e s e r . E s l í c i t o, na t u r a l -
m e nt e , q ue e l Guru p ose a l o n ec e s ar i o p a r a v i vir y ve r s e d e -
centemente vestido.
Sobre todo, recordemos siempre esto: «Cuando el dis-
c í p ul o e s t á y a a p u n t o , e nt o n c e s e l M a e s t r o a p a r e c e ». E l e s -
tudiante, como que no está lo bastante instruido (ya que,
d e otr o m o d o , n o s er í a es t u d i a nte ) , n u n c a , n u n ca s e ha ll a e n
s i t u a c i ó n d e p o de r a fi r m a r q u e e s t á l i s t o p a r a q ue l e e n s e ñ e
un Maestro. El camino más seguro es decir que no.

GURUBAHI: Se refiere este término a las personas del


sexo masculino que estudian bajo el mismo Maestro espiri-
tual. También se puede usar, dicho término, refiriéndose a las
m u j e r e s , ya q u e a c t ua l m e n t e l a s m u j e r e s — e l l l a m a d o s e x o
débil — muy a menudo resultan mucho más fuertes que
los hombres, en espiritualidad. Entonces, el nombre es, en
femenino, Gurubhagini.
L os G urus s o n m u c h a s v e c e s c o n f u n di d os c o n l o s M a e s -
tros. Esto es absolutamente erróneo. Un Guru es un «con-
s ejer o de pe so», y no un Mae stro. Un Ma es tr o e s una per sona
r es p ec t o a l a c u a l t e ne m o s q u e o b e de ce r e n to d o a q ue ll o q u e
n os o r d e n a . U n Guru n o s a d v i e r t e , d e j á n d o n os e n c o m p l e t a
libertad de acción. No hay que llamarle nunca Maestro:
Guru, c o nse j e ro, a dve r ti d or , pr ofe s or , o al g o s i mil ar . . . ¿Por
qué no Guru?
H

HABITO: Hábito es una acción o serie de acciones que


n os h a q u e da d o i m p r e s a e n n u e s t r o s ub c o n s c i e n t e ; d e m o d o
que podemos realizar actos a veces complicados, o maniobras
sin esfuerzo consciente ni intervención alguna de la inte-
ligencia.
La vida y los actos de la mayor parte de la gente con-
siste únicamente en una sucesión de rutinas. Muchas per-
s on a s l o m is m o dar ía q ue fu es e n a ut óm ata s ; s e l e va n ta n a la
misma hora de la mañana por hábito; por hábito, también,
r eali zan las mis mas cosas y a las mis mas hor as. Muc ha gent e
f u ma — i n cl us o a sa b ie n d as d e q ue s e es t á n m at a n d o — p or que
ha adquirido esa costumbre.
La rutina funciona como el hilo de una telaraña. Un
solo hilo es débil y podemos romperlo con facilidad;
pero, los unos al lado de los otros, a centenares, a miles, a
millones, nos hacen quedar paralizados, sin fuerzas, casi
impotentes para romper las costumbres sin decididos es-
fuerzos.
Consideremos los hábitos como una serie de hilos que nos
atan. Reemplacemos los malos hábitos por otros buenos.
Así reemplazaremos cada uno, individualmente, en vez de
q u er er r o m per l o t o do de una so la ve z. N o s e p ue de s u pr i mi r
una cosa sin tener algo para sustituirla.
Si s o m os pe s i mi st a s, pr o c ur e m os s onre ír , e n ve z de fr u n ci r
el c e ñ o; n os c u es t a l o mis m o u na s onr i s a . Ha bi t ué m on os a
sonreír, acostumbrémonos a ser amables con los demás;
acostumbrémonos a ser honrados y guardar la palabra que
h e m o s d a d o . N o t a r da r e m o s e n s e r o t r a s p e r s o na s ; p e r s o n a s a
quienes todo el mundo admira y respeta. El hábito es una
de las cosas más importantes de la vida; unos buenos
h á b i t o s n o s a y u d a n s i n d u d a a p r o g r e s a r ; l o s m a l o s , por el
contrario, llegan a entorpecer el desarrollo de nosotros mismos.
HABLAR: Es una cosa deplorable que tantas personas
hablen tanto, y sobre cosas que no conocen.
El vulgo escucha «media historia» y en seguida se lanza
sobre su más cercano y más querido vecino, contándole
una historia y media, en conjunto, un mero cuento.
La g e nte d e ber ía ha c er c o m o a q uel l os tr e s m o n os pr u de n-
tes: no ver nada malo; no escuchar nada malo y no decir nada
malo; tendrían que ser como la lechuza sabia, que cree que
el que habla el último es quien escucha más cosas. Muchas
personas emiten torrentes de sonido, igual que las aguas
del Ni ágar a. Charlan, s uel tan t onterías, a bren la boca y dejan
s alir de ella toda s uer te de vague dade s, inc ohe rencias , pe nsa-
mientos sin sentido alguno, derramando una cacofonía que no
viene a nada, pura discordancia.
C u a n d o u n a p e r s o n a h a b l a , n o a p r e n de ; y s i n o a p r e n de , le
será preciso volver a la Tierra hasta que aprenda. Lo mejor
que puede hacer el individuo es pegarse una cinta adhesiva
en los labios y conservar bien abiertos los oídos.

HALASANA: A es te ejer cicio s e le conoc e tambié n como


« p os ic i ó n d e a r ad o » . T e n g o q u e s u br a ga r de n ue v o e n c o nt r a
de esta clase de ejercicios, que en realidad no hacen bien a
nadie. A veces se alega que desarrollan la disciplina espi-
ritual; pero, en realidad, si una persona tiene la disciplina
bastante para hacerse un nudo de ella misma, más vale que
la aplique a objetos más útiles.
Que se me permita afirmar que considero dichos «ejer-
cicios» como otras tantas necias invenciones destinadas a
d e s v i a r a l a g e n t e d e l v e r d a d e r o p r o gr e s o . P e r o , s i e l l e c t o r
quiere intentar la Posición de Arado, ahí va:
A c u és t es e s o br e l a es p a l d a , c o ns er v a n d o l o s br a z os para-
lelos y muy pegados al cuerpo. Hágase una respiración
profunda ( ¡es necesario!) y seguidamente levántense las pier-
nas y muévanse arriba y por encima del propio cuerpo, de
f or ma q ue las pi er na s v a ya n e nci m a de l a c a be za y l os d e d os
de los pies toquen el suelo más allá de la cabeza.
Luego, hay que levantar el cuerpo tanto como se pueda
y poner los brazos alrededor de la cabeza. Este ejercicio ros hace
parecernos a la figura de un arado antiguo.
Si l o que s e nece sita es hac er fi gur as , es muc ho má s
cómodo estar en una habitación a oscuras con una pared blanca;
poner las manos entre la pared y una vela encendida y hacer figuras
con las sombras. Saldrán conejos, gatos y cosas por el estilo. Esto es
mucho más divertido e infinitamente más cómodo.

HARI: A veces, la gente llama a Vishnu con ese nombre; pero en


realidad, Hari significa «quitar, llevarse algo».
La confusión ha nacido de una tr aducc ión, dado que Vishnu
está considerado como aquél que borra los pecados por medio del
amor y de la sabiduría. En realidad, como es obvio, sólo podemos
cancelar los pecados y las faltas por nosotros mismos, a través de
una actitud recta ante la vida y ante el prójimo.

HARI BOL: Significa: «Cantemos el nombre del Señor, a fin


de que seamos purificados y sean lavados los pecados que hemos
cometido».

HARI OM: Este significado de Hari, es el de una sílaba sagrada


o, mejor dicho, unas sílabas sagradas.

HATHA-YOGA: Es una serie de ejercicios, un sistema de ejercicios


físicos. Se supone que proporciona a quien los practica una
disciplina mental o espiritual, o algo por el estilo; pero consiste
sólo en posiciones del cuerpo y no hay que tomár selo
absolutament e en s er io. Pa rece clar o que los verdaderos
Maestros de lo Oculto, los verdaderos Adeptos, nunca se dedicaron a
eso del Hatha-yoga.
Según los que se entregan a esos malabarismos, «Ha»
significa el sonido de la respiración entrando en los pulmones,
y «Tha» quiere decir el sonido de la respiración saliendo de ellos.
Las personas realmente evolucionadas no entran para
n a d a e n e s o s t r u c o s d e c i r c o f u e r a d e l c i r c o ; e s o s e j e r c i c i os
más bien estúpidos no hacen más que distraer la atención
de lo que es más esencial: la espiritualidad y el deseo de
servir al prójimo.
Quienes practican esos ejercicios tienen un concepto ab-
solutamente hinchado de su propia importancia; pero eso
mi s m o si g n if ic a q ue , es p i r i t u a l me n te , es t á n p o br e m e nt e e v o-
lucionados.
«Existen» sistemas de yoga encaminados a conseguir la
perfección espiritual, naturalmente; pero el Hatha-Yoga no
es ninguno de ellos.

HIPNOTISMO: Muchas personas no se dan cuenta de la


t e r r i b l e f ue r z a l a t e n t e c o n t e n i d a e n e l hi p n o t i s m o . E l hi p n o -
t i s m o n o d e b e p r a c t i c a r s e n u nc a , e x c e p t o c u a n d o s e d a n l a s
más imperiosas condiciones.
Todo el mundo, excepto aquellos que se han sometido a
un entrenamiento especial, puede ser hipnotizado. No im-
porta que se trate de individuos introvertidos o extraverti-
dos; todos pueden ser hipnotizados.
El hipnotismo es un estado de una alta atención. El
ser hipnotizado atiende sólo a quien lo tiene en estado
hipnótico; es incapaz de distinguir entre el bien y el mal.
Una persona a punto de ser hipnotizada, cree que va a
serlo. Puede que no lo crea conscientemente; pero sí lo
cree subconscientemente; y, de esta forma, su estado de
tensión ayuda a que, en efecto, lo sea.
En el estado hipnótico se produce una forma de disocia-
ci ó n d e la p er s o n ali d a d. La p e que ña par te del hombr e que es
consciente del bien y del mal es cancelada de nuestro ser,
confinada, apartada de la escena de nuestras operaciones;
permanece sólo las nueve décimas partes que forman el
subconsciente.
El s ubconsciente pode mos compa rarlo a un pe rsona je per-
f e c t a m e n t e e s t ó l i d o , i n c a p a z d e di s t i n g u i r e nt r e e l b i e n y e l
mal; pero, en cierto modo, ha podido recoger una buena
cantidad de información y moverse a impulsos de ésta.
C o n e l cen sor, e s o e s , u n a d é c i m a p a r t e d e n u e s t r a i n t e -
li ge n c i a fu e ra d e c o m ba te , no e x is t e n lí m it e s par a las nu e ve
décimas partes restantes.
El q u e h i p n o t i z a t i e n e q u e c o n v e nc e r a l s u j e t o — e l h i p -
notizado — de que la pistola cargada que empuña este último,
n o e s s i n o u n a p i s t o l a d e a g u a , d e j u g u e t e . D e e s t e m o d o , si
el hipnotizador convenc e al subcons cie nte del hipnot izado d e
que se trata absolutamente de una broma y que todo se
reduce a oprimir un gatillo y salpicar de agua a una de-
terminada persona, el que está hipnotizado apretará el ga-
tillo y matará a la persona que interese al hipnotizador.
Es terrible hipnotizar a una persona víctima de depre-
siones de ánimo, asegurándole que él — o ella — es feliz;
porque así contraerá hábitos neuróticos mucho más violentos,
que la conducirán al suicidio.
Una persona que acude a reuniones de sociedad e hip-
n ot i z a p u r a m e nt e pa r a a m e ni z a r l a s s e s i o n e s d e b e r í a s e r e n -
cerrada en una celda almohadillada, ya que es la causa de
que otros vayan a parar, a su vez, a celdas almohadilladas.
Casi todo el mundo puede ser hipnotizado, y cuando
u na p e r s o n a h a s i d o h i p n o t i z a d a v a r i a s v e c e s , é s t a e s c a p a z
de hacer todo lo que se le mande; todo se reduce a sugerirle
el acto de una forma tal que ella crea hacer cosas lícitas.
C o n es a pr e c a u c i ó n , el h i p n ot i za d o p u e de h ac er t o d o c u a nt o e l
hipnotizador desee. Todo cuanto se diga en contrario,
s ó l o s i r v e p a r a p a l i a r l o s t e r r i b l e s d a ñ o s q u e p u e d e c a u s a r el
hipnotismo.
El hipnotismo es, en verdad, un crimen contra el Super-
yo, porque es un crimen entrometerse en el mecanismo re-
gulado por nuestro «yo» superior. El hipnotismo tiene la
culpa de que una persona tenga un Karma que necesite
una encarnación tras otra para ser disipado. Si alguien os
quiere hipnotizar, o ser hipnotizado por vosotros, pensadlo
dos veces y absteneos luego.
En manos de un auténtico especialista — no un hipnoti-
zador de tablado escénico — el hipnotismo puede ser útil
para demostrar encarnaciones anteriores. Una persona, siem-
pr e en prese nc ia de un tes tigo, naturalmente, y de un apar ato
r egistr ador ( una cint a magnetofóni ca), pue de s er i nterrogada
progresivamente sobre lo sucedido en diversas épocas, in-
cluso antes de haber nacido en este mundo. Se requiere
m u c hís i m o ti e m p o a n te s d e q u e el hi p n o t i za d or a d q ui e r a u n a
seguridad suficiente para entender todas esas cosas.

HIPNOTISMO (AUTO-): Es un proceso mediante el


c u a l u n a p e r s o n a e s c a p a z d e d i s o c i a r s u c o ns c i e n t e d e l s u b -
consciente; en dicha operación, la parte consciente actúa como
a ge nt e h i p not i za d or . Ba j o cie r ta s c on di c i o ne s , es p os i bl e c o-
rregir malos hábitos del carácter individual y reforzar los
b ue n o s h á b i t o s . P e r o, r e p i t á m o s l o , d e b e m os r e c u r r i r a l a u t o -
hipnotismo sólo cuando después de un examen médico es-
te m os bi e n se g ur os de n ues t ra s al u d fís i c a y — pe r mí t a se m e
a ñ a d i r l o — m e n t a l . E l hi p n o t i s m o e s u n a a r m a de t r e s f i l o s ,
en vez de dos o uno solo; y debe renunciarse a su uso, ex-
cepto si lo practioan especialistas acreditados.
I

ICHCHHASHAKTI: Es una forma perifrástica para


significar «fuerza de voluntad». En realidad, no se trata de
una fuerza cuando decimos «puedo» o «quiero»; es algo
más semejante a unas ondas eléctricas engendradas por el
cerebro, las cuales pueden, literalmente, galvanizarnos en
una especial forma de actividad.
Es aquel poder especial que faculta al Adepto, que res-
pira correctamente, para practicar la levitación. La levitación
es m u y p os i bl e y m á s bi e n f á cil de c um plir s e, e s pe c i a l me n te
si existen razones de peso que aconsejen practicarla.
La «fuerza de voluntad» también nos permite ver en el
futuro, o en el probable futuro; así como dentro de unos
límites, el pre-ordenar acontecimientos futuros. Es un «po-
der» mediante el cual lo que llamamos «casualidades» pue-
de ocurrir.
N o e x i s t e n i n g ú n t é r m i n o e n n u e s t r os l e n g u a j e s o c c i d e n -
tales que designe con precisión esas cosas; pero existe una
fuerza de la voluntad actuada por el Super-yo que hace po-
sible para el cuerpo físico y para el astral, el cooperar con
u n a a m p li t u d m á s q u e la u s u al , c o n vi s ta s a pr o d uc ir c ier to s
efectos.

IDA: Columna de nervios sensoriales y motores situada


al lado izquierdo de la médula espinal. Estos nervios, o
manojos de fibras, ocupa n un l ugar es pecial en las r el aciones
entre los cuerpos físico y astral entre sí. Las fibras se en-
r oll a n a lr e de d o r de u n o de l o s ca b os s i t ua d o e n la f os a n as a l
i z q ui e r d a . P r a c t i c a n d o u n o s d e t e r m i n a do s e j e r c i c i o s r e s p i r a -
torios se puede palpar el Id a, y de este modo despertar
algunos centros dormidos.
El autor no se propone enseñar esos ejercicios respirato-
rios, aun cua ndo s e e xpliquen ot ros al final de es te Dicciona-
rio. Explicar los ejercicios aludidos, podría causar daños a
más de uno que leería las explicaciones y se lanzaría a
pr acticar lo que acababa de leer , s in conocer ver daderamente
de qué se trata. Para comprender lo que decimos, basta
con acordarnos de la cantidad de personas que van a una
bi blioteca , elige n un libr o y copia n de él uno o dos párra fos ,
lo indispensable para ahorrarse el comprar aquel libro.
Par a pr es er var a es a cl ase d e g e nte , q ue q ui e re n c or rer a nt es
de poder andar, hemos omitido el ejercicio en cuestión.

IGNORANCIA: Ignorancia es falta de conocimiento y


falta de sabiduría; si no fuésemos tan neciamente ignoran-
te s, nos a horraríamos una s erie de perturba ci ones de la vida .
L a p e r s o na i g n o r a n t e d e s c o n o c e h a s t a q u é p u n t o l l e ga a s e r
ignorante. Para entender mejor esta verdad, la mejor forma
es dar la siguiente explicación:
El que no sabe, y no sabe que no sabe, es un necio;
evitémosle.
El que no sabe y sabe que no sabe, es corregible; ense-
ñémosle.
El que sabe y sabe que sabe, es un sabio; sigámosle.

ILUSIÓN: Nuestro planeta, en otros planos, recibe el


nombre de Mundo de la Ilusión, el mundo en el cual nues-
tros sentidos nos engañan; el mundo en el cual las cosas
son diferentes de lo que nos parecen. Los individuos «del
Otro Lado» piensan que los que viven sobre la Tierra son
unos seres llenos de temor de ir al Infierno. Pues bien: la
T i e r r a e s u n o de l o s i n f i e r n o s ; e l i n fi e r n o d e l a e x p e r i e n c i a
física y el infierno de las ilusiones.
Miramos este mundo que llamamos Tierra y lo cremos
la cosa más maravillosa que se pueda ver. Creemos que el
Universo entero y todos los Universos del más allá están
f a br i c a d o s e s p e c i a l y e x c l us i v a m e n t e p a r a e s t a T i e r r a ; c r e e -
m os s er l as ú n i ca s cr i at ur a s vi v i e n t es d el e s p ac i o; p e ns a m os
q u e l os mi l l o n es , b ill o n es , tr ill on e s y más t r ill o ne s de otr os
m u n d os e s tá n v a cí o s, e xa ct a m e nt e c o m o u n e s pe ct ác u l o p a r a
la Humanidad.
Nos imaginamos ser unas criaturas semejantes a los dioses; y que
jamás se ha visto ni se verá nada semejante.
Esto es ilusorio. La Tierra es uno de los más pequeños
montones de basura en el firmamento. Pensamos, mientras
es tamos s obre e sta Tierra , que somos grande s y pode rosos ;
p e ns a m os q ue c o n n ues t ra s r i q u ez as po de m o s c o m prar el Reino
de los Cielos. Pero no podemos hacer negoc i o s e n e l m á s a l l á .
N o p o d e m o s p o n e r p r e c i o s p a r a nuestra salvación. Hemos de
despojarnos de la ilusión y llegar al verdadero significado de las
cosas. Tenemos que despojarnos del egoísmo y de la
concupiscencia; tenemos que abandonar nuestra dureza y
desconsideración hacia nuestros semejantes. Hasta que no podamos
librarnos de nosotros mismos, no podemos recibir de los demás.
Es una ilusión creer que podemos.

IMAGINACIÓN: La imaginación es el acto de pintarnos


nuestros deseos o nuestros temores a nosotros mismos. La
im a g i n a c i ó n es la ma y or f u e r za de t o das ; m a y or q u e l a fuerza
de la voluntad, mayor que la del amor. Es una verdad sabida
desde antiguo por los psicólogos que en las batallas entre la voluntad
y la imaginación, esta última siempre prevalece, y si queremos
doblegar la imaginación por la fuerza de una voluntad brutal,
somos causa indefectible de casos neuróticos. La imaginación
siempre vence, porque nos provoca una derrumbamiento interior,
de manera que siempre es ella la victoriosa.
No puede existir el amor sin imaginación. Uno se imagina los
encantos de la persona amada, o que ha encontrado «un alma
gemela» ( ¡tan difícil como pedir peras al olmo, en este mundo!), y
nos imaginamos todos los placeres de un amor imperecedero,
casándonos con tal y tal persona. De p as o , di ga m o s q u e s e
n ec e si ta a l g o m á s q ue u n a p as i ó n pur ament e animal p ar a
mante ner una armonía e ntre dos personas.
Si la imaginación nos dice que no podemos hacer una
determinada cosa, por fuerte que sea nuestra voluntad de ha-
ceda, no podemos salirnos con ella. ¿Podemos, por ejem-
plo, caminar sobre una tabla suspendida entre las azoteas
de dos edificios de diez pisos? No importa en absoluto que
la plancha esté fuertemente asentada; la imaginación, so-
breexcitada, nos dirá que vamos a caer, y, si lo intentamos,
n os i r e m os a ba j o , par a r e go c i j o d e l os as i st e nte s y b e ne fi c i o
de la Prensa, que sin duda habrá acudido al espectáculo.
Si queremos obtener algún progreso espiritual, debemos
controlar nuestra imaginación de forma que ella y nuestra
fuerza de voluntad trabajen las dos en buena armonía.

INDRIYAS: Sería más correcto decir Los Diez Indri-


yas, ya que son diez los órganos del cuerpo a través de los
c u a l e s e l S u p e r - y o p u e d e ob t e n e r v a r i a s i n f o r m a c i o n e s e s p e -
cializadas.
E x i s t e n l o s ó r g a n o s d e l a s p e r c e p c i o n e s , l o s ó r ga n os d e l
oído, vista, olfato, tacto; y los órganos de una acción más
directa, que son los órganos de la defecación, generación,
propulsión (pies), tacto (manos) y gusto (lengua). Cada uno
de esos órganos, por la médula espinal y el cerebro nos en-
te r a d e l o q ue s u ce d e. L a i nf or ma ci ó n es «r a dia d a » al S u p er -
yo, que de esta forma está instruido de todo lo que pasa y
s e e n t e r a de c a d a s e n s a c i ó n . C u a n d o e s t e s i s t e m a d e c o n e -
xiones se estropea, podemos ver los resultados en los sa-
natorios para enfermos mentales entre sus pensionistas.

INTUICIÓN: Proceso en el cual el cuerpo físico expe-


rimenta un vislumbre de algo que normalmente no puede
ser conocido por el cuerpo físico.
Por ejemplo, una persona se está parada en una acera.
De pronto, tiene como un relámpago de intuición de que
una cubierta de chimenea o una teja le va a caer sobre la
cabeza. Dicha persona no puede ver ni oír aquella caída;
pero generalmente mira arriba y puede ver aquel objeto an-
tes de que dé sobre su cabeza.
Cuando la ge nte quier a cr eer en la intuición, y la enc auce
de manera que se desarrolle del todo, podrá ser ésta una
cosa altamente útil para los hombres. En actualidad, el Súper-
yo, que no está dispuesto a recibir daños en su cuerpo, pue-
de darnos avisos preliminares de los peligros que nos acechan
y que así pueden ser evitados.
Cuando alguien se da cuenta de que una persona está
cerca, cuando en realidad está separada a la distancia de
un metro o algo más, no debemos creer que se trata de una
intuición; se trata entonces de telepatía o de choques de
emanaciones áuricas, simplemente.
Se ha observado muchas veces que la mujer posee un
grado superior de intuición, comparada con el hombre. En
los tratados especializados se observará que el etérico y el
aura de la mujer tiene la forma completamente distinta de
la del hombre, y esto le da a la mujer una mayor intuición
que a los hombres.

I S H V A R A K O T I : E s u n t i p o i n f e r i o r d e Ava t ar. L a p e r -
sona que viene a este mundo para hacer el bien de otras
p e r s o n a s y q u e n or m a l m e n t e e s l i b r e d e l o s l a z o s t e r r e n a l e s
ni tiene un Karma terrenal, puede ser un Ishvarakoti. Si
t i e n e q u e r e l a c i o n a r s e — é l o e l l a — c o n i n d i v i d u os d e u n a
categoría espiritual inferior, será un Ishvarakoti.
U n Avatar es c o nsi d era bl e me nt e má s e v ol uc iona do y no
s e v e o bli g a d o a de s c e n de r a es t e m un d o des de s u U n i ver so ,
d e s d e d o n d e s e h a l l e . U n A va tar e s u n s e r q ue n o s i n s t r u ye
y restaura, adaptándolas a las circunstancias actuales antiguas
enseñanzas.

ISHWARA: Algunos pueblos usan esa palabra como


significando o indicando a Dios. Especialmente entre los
brahmanes.
S u s i g n i f i c a c i ó n p r o pi a e s « Q u e r e r D i v i n o » , e l S u p r e m o
Dado. Es el Ser perfecto que siente compasión hacia la Hu-
manidad que lucha, ya que el Ser ha laborado a través de
todos los ciclos de la existencia y conoce lo difícil que la
existencia puede ser. Habiendo sufrido, el Ser también nos
compadece y nos comprende.
J

J A G R A T : S e r e f i e r e a l e s t a d o de v i g i l i a , c u a n d o e l c ue r po
se halla despierto, en oposición a cuando se halla dormido.
Significa hallarse en una condición que le permite darse cuenta
de lo que le sucede, y puede ver, oír, hablar, sentir, etc.
Las personas están dispuestas durante el día; saben lo
que les pasa; pueden atender a sus ocupaciones; pero la
mayor parte de los individuos no se dan cuenta de nada
mientras duermen, y es necesario darse cuenta de lo que
les pasa durmiendo para ser capaces de realizar consciente-
mente viajes por el astral, ya que el cuerpo físico necesita
r e p o s o ; pe r o e l a s t r a l no l o n e c e s i t a — a l o m e n o s p o r u n os
cuantos miles de años — y así, si el cuerpo físico reposa
y el astral permanece cautivo, o bien vagando sin guía por
la vaguedad indistinta, se derrochan muchas ocasiones de
progreso interior.

J AP A: Si g ni fi c a «re p e t ic i ó n». No t ie n e na d a q ue ve r c on
la meditación; indica meramente que uno repite una pala-
bra, pensando que puede recibir auxilio de fuentes ajenas.
A veces le es posible.
Én el Tibet se estila murmurar insistentemente «Om,
O m , Om» a v e c e s h a c i e n d o r o d a r u n m o l i ni l l o d e p l e g a r i a s .
En la India, la gente repite «Ram, Ram, Ram» cuando se
encuentr a uno gra vement e pr eoc upado, o nec esita do de al gún
consuelo espiritual. Probablemente, en el segundo caso, ex-
presan a Rama, a quien consideran como un Dios, pidién-
dole que les socorra.
M u y p o r e l e s t i l o , e n m u c h a s p a r t e s d e E u r o p a , s e i n v o ca
a Dios de tanto en tanto. Eso es Japa.

JATI: La condición de una persona en el mundo físico.


¿Cómo es uno? ¿Rico, pobre, robusto, enfermizo? Jati se
refiere solamente a nuestra condición material y no debe

87
s e r c o n f u n d i d o c o n n u e s t r o t i p o e s p i r i t u a l . D e b e m o s a ña d i r
q u e, p or d es gr aci a m u y fr e c u e nte m e nt e , q u i e nes s o n l os m á s
ricos en bienes materiales son los más empobrecidos en lo
espiritual.

JEN: Vocablo procedente de la lengua china. Se refiere


a l a r t e d e s e r h u m a n o , l a H u m a n i da d . S i g n i f i c a a m or y a m a -
bilidad hacia nuestro prójimo. Ser caritativos y benévolos
hacia nuestros semejantes.
El Jen es la base de las enseñanzas de Confucio.

JIVA: El conjunto de la vida individual, compuesta de


cuerpo, pensamiento, diversos sentidos corporales y todo
cuanto integra un ser humano. Generalmente, esa unidad,
ese ser humano, no se da cuenta de su razón de ser acá en
la Tierra, y experimenta el nacimiento, el placer, el dolor,
la muerte y todo aquello que constituye la existencia terrenal.
C o n f r e c u e n c i a , e l i n d i v i d u o m ur m u r a d e s u d e s d i c h a d a
suerte que le ha mandado vivir sobre este mundo: «Bueno,
nadie me ha preguntado si yo quería vivir, ¿no es cierto?»,
desconociendo el porqué de su destino y sin preparación al-
guna para aprender aquello que tiene que ser aprendido en
la vida.
Si los hombres supiesen lo sencillo que es morirse, si
supiesen que nadie se ve descartado para siempre, que na-
die se condenará para la eternidad, entonces quizá pensa-
rían: «¡Oh!, en esta vida tendré mis buenas oportunidades.
M e s e r á fá c i l v o l v e r a l a T i e r r a y a r r e g l a r m i s f a l t a s e n u n a
existencia posterior». Pero tenemos que «beber las aguas
d e l L e t e o », y l a m e m o r i a d e n u e s t r a s e x i s t e nc i a s p a s a d a s s e
nos borra constantemente hasta que no hayamos llegado a
cierto grado de progreso espiritual.

JNANA: Conocimient o, advertimi ento de l a vida más all á


de la existencia en e ste mundo. Signifi ca el conoc imie nto del
Super-yo, conocimiento del porqué de nuestra presencia en
este mundo, de lo que cada uno de nosotros debe aprender
e n é l y l a f o r m a d e a p r e n d e r l o . E s l a c o n c i e n c i a de q u e a u n -
que la vida pueda ser una terrible experiencia, no es más
que un abrir y cerrar de ojos dentro del tiempo de la Vida
más grande.
¡Triste consuelo, mientras existimos acá en el suelo!

J N A N I : La p e r s o n a q ue c o n o ce , q u e s i g ue p or l a r u ta d el
c o n oci m i e n t o, q u e i n te n ta al c a nz a r l a R e a li d a d ma y or y e sc a -
par a las trabas y dolores de la vida terrenal. La persona
que llega a e se est adi o de evoluci ón se acerca a la li ber ación
o estado búdico.
K

KAIVALYA: En este mundo, muchas personas no se


d a n c u e n t a d e l o q u e f u e r o n e n e x i s t e n c i a s a n t e r i o r e s , ni d e
la razón de su nueva venida sobre la Tierra. La gente dice:
«No tenemos más que una vida, saquémosle todo el partido
posible». Esa gente son ciegos, ciegos espiritualmente, cie-
gos mentales. Cuando hayan alcanzado el estado de Kaiva-
lya, entonces verán claro lo que les aguarda en el otro lado
de lo que llaman Muerte.
La palabra Kaiv alya quiere decir liberación de la ceguer a
y las locuras de este mundo.

KAMA: Deseo, anhelo. Memoria de los placeres y dolo-


res experimentados con anterioridad. Muchas veces, dichos
recuerdos son la causa de hábitos contraídos como el fu-
mar y la bebida.
Una persona fuma debido al recuerdo de algún placer
que tiene relación con el fumar, o bien porque el individuo
de quien se trata precisa ser fumador para «desarrollarse».
Si las personas no pudiesen acordarse más que del malestar
que les dio la primera vez que fumaron, nadie fumaría.
Los borrachos son una pena y su vicio una estupidez,
y a q u e l a s s us t a n c i a s q u e e m b or r a c h a n a p a r t a n e l c u e r p o a s -
tral del cuerpo físico, y el astral tiene toda la razón de ale-
jarse de la hediondez que respiran los espíritus podridos.

KARMA: Término que se refiere a una antigua ley con


la cual var ias personas en el Orie nte re gulan s us existenc ia s.
Es una ley excelente, si se emplea con sentido común.
Un individuo va a una tienda y compra una serie de
ar tí c ul os . Si t i e ne es t a s u er t e , p ue d e p a ga r « h ac i e n d o n o ta »;
pero el individuo en cuestión ha comprado dichos artículos
y tarde o temprano deberá pagarlos; no está libre hasta en-
tonces.
Una persona atraviesa una existencia tras otra haciendo
cosas que en las horas silenciosas de la madrugada le pro-
v o ca n r e m or di mi e nt o ; c o s as q u e le a ver g üe n za n c u a n d o e st á
solo y puede reflexionar; causa daños al prójimo. Es una
lástima; porque lo que sembramos, lo cosechamos.
Del mismo modo, hacemos el bien a los demás: «Tira tu
pan sobre las aguas y el pan volverá a ti». Desgraciada-
mente, cuando vuelva, volverá empapado; pero no es ésta
la i de a . H a ga m os e l b ie n a l o s de m á s , t a n t o c o m o p o d a m os y
el mayor bien nos será, a nuestra vez, concedido.
Si tú vienes a la Tierra y lo pasas muy mal, es señal de
q ue t ú r e c i b e s l a p a g a d e h a b e r p e r j u d i c a d o a t u p r ó j i m o e n
ot r a e x is t e nc ia a nter i or, y e n e l c a mi n o ha c ia e l e st a d o f el iz
que será tu última existencia en este mundo, pasarás mil
desventuras porque tienes que saldar todas tus deudas. Lo
mismo que si tienes que ir a vivir a otra parte de donde
h a s t a a h or a h a s v i v i d o , a c u d e s a l a t i e n d a d e l c a r n i c e r o , d e l
panadero, del cerero (o así debes hacerlo si eres una buena
p er s o n a) y pa g as t o d o l o q ue l es d e bes . Si e r es u n o pti m i st a,
intentas recoger el dinero que te deben; pero éste es otro
as unt o. La le y del K a r m a es ta bl ec e est e pr e c e pt o: H az c o m o
q ui e r a s q u e h a g a n c on t i g o , y a q u e r e c i b i r á s s e g ú n h a y a s h e -
cho el bien o el mal a tus semejantes.
Mi opinión personal es que una fe demasiado rígida en
el Karma ha podido ser la causa de la degeneración de la
India y de la China, ya que tanto en la una como en la otra
la gente acostumbra sentarse a la sombra de los árboles y
exclamar: «¿Para qué preocuparse? Tengo por delante una
gran cantidad de vidas; que me dejen sentar bien tranquilo
y oler las flores de esta vida». Esa manera de ver las cosas
engendra la mayor pereza.
Por lo que se refiere a la China, personalmente he pre-
s e n c i a d o l a e s c e n a s i g u i e n t e : u n h o m br e s e h a b í a c a í d o d e n -
tro de un río y se ahogaba sin remedio. Ninguno de los chi-
nos allí presentes se interesaba ni remotamente en aquel
suceso; cuando les pregunté el porqué de aquella actitud,
me respondieron que si le hubieran salvado de su Karma,
s e ha br í a n he c h o c ar go de l d es ti n o — el Karma — d e a q u el
hombr e, destino que les habría tocado a ellos. De est e modo,
una obediencia demasiado estrecha origina gran dureza de
alma, evidentemente. Es preciso, pues, elegir el buen y an-
tiguo camino del budismo; no el malo, so pena de tener
c u e s t i o n e s c o n l a p ol i c í a ; ni e l d e m a s i a d o b ue n o ( i m p o s i b l e
en nuestro mundo), sólo posible cuando somos demasiado
puros para permanecer acá en el suelo. Sigamos el Camino
del Medio en todas las ocasiones.

K L E S H A : E x i s t e n c i n c o Kleshas; a s í s e d e n o m i n a n l a s
cinco principales causas de perturbación de los humanos,
ca us as q ue ha c e n re tr oc e d er a lo s i n d i vi d uos h ac ia la Ti er r a,
en existencias sucesivas hasta que no se tengan ya más
Kleshas.
La Klesha númer o uno es la i gnor ancia. De l a ignora nci a
nace la presunción. Si se es ignorante y presumido, no es
posible que uno se dé cuenta de las faltas suyas y no podrá
eliminarlas.
Los malos deseos son otra de las cosas que deben ser
evitadas. ¿Deseamos algo que no debe desearse? Hay que
apartar la vista de ella, ya que nos impide nuestro progreso.
La aversión es otra perturbación evidente del alma. La
aversión nos dificulta la amistad con otras personas; se es
u n c l a v o c u a d r a d o e n u n a gu j e r o r e d o n d o , o u n c l a v o r e d o n -
do en un agujero cuadrado; en todo caso, un mal asunto.
Hay que adoptar el Camino del Medio, y no amar ni execrar
con demasiada frecuencia a los demás, ni durante un tiem-
po demasiado largo.
La codicia es el quinto defecto. La gente es ruin, mez-
q ui n a , i n s a c i a b l e , a g a r r a da , t u r b a m i s e r a b l e de s d e t o d o s l os
puntos de vista. Pero mientras una persona se deja llevar
por la codicia exclusivamente, esa persona es incapaz de
adquirir ningún bien espiritual ya que, para repetir una
vi eja máxima , nadi e es c apaz de r ecibir nada si es i ncapaz de
dar alguna cosa.
Las Kleshas son aquellas cosas que tenemos que arran-
car de raíz de nuestros corazones, antes de que podamos
escarpamos del ciclo de nacimiento, vida, muerte y nuevo renacer.

KOAN: Es un vocablo del budismo Zen. Los occidentales no


pueden dar significación alguna al Koan, ya que éste es un
estado peculiar que aparentemente carece de toda lógica y de todo
sentido. Pero el estudiante tiene que meditar sobre este punto y
hallarle una respuesta adecuada.
No es nada fácil esta respuesta; pero cuando se logra dar
con una, es una cosa tan súbita como el estampido de un trueno; la
respuesta llega como una revelación.
Un ejemplo muy humilde de lo que sea el Koan es el
siguiente:
«El disco fonográfico y la aguja pueden producir música. Escuchemos el
disco sin la aguja.»
Esto es igual que comparar lo abstracto con lo concreto, o
intentar una discusión sobre algo tridimensional con una persona
que vive en una sola dimensión.

KOSHA: Funda o vaina. A veces significa un envase. Existen


cinco Koshas, descritas en ciertos Upanishads. La una se halla
alojada dentro de la otra. La más interior es el cuerpo que se
alimenta de comida, eso es, el cuerpo físico; que entre los orientales
se llama Annamayakosha.
El segundo es el cuerpo de Prana y es la parte que comprende
juntos cuerpo y alma. Entre los orientales, se llama Pranamakosha.
El tercero es el envoltorio de la mente en que están las
impresiones de los sentidos. Contiene la mente superior y la inferior.
Se llama Manomayakosha.
El cuarto es la funda o el cuerpo de la sabiduría. Es el punto
de partida del Buddhi, y su nombre entre los orientales es
Vijnamayakosha.
El quinto Kosha es el cuerpo de bienaventuranza que a
menudo es descrito como el Ego. Es una «Capa de alegría», y su
nombre, según los orientales, es Anandamayakosha.
KOVU: Voz china que significa es tudio, i nve stigación de
m a ter ias oc ul ta s y re c ti fi ca c i ón d e l o s e rr or e s qu e s e n os h a -
yan infiltrado en anteriores estudios.

KRITA YOGA: Una rama de yoga que se divide en


tres secciones. La primera nos enseña a controlar nuestro
propio cuerpo y las funciones corporales.
La s e g u n d a pr o p or c i o na a pt it u d es p ar a es t u d i a r m at er ias
mentales y desarrolla la memoria de manera que podamos
obt ener del s ubcons cient e todo cuanto previamente hemos es-
tudiado.
La tercera sección proporciona al individuo un deseo de
prestar atención a las exigencias del espíritu. Incita al in-
di v i d u o a p os p o n er las c os as d e l a c ar n e , y a pr o gr es ar e n lo
espiritual con preferencia a las cuentas bancarias.
D e d i c á n d o s e c o n d e v o c i ó n a l Krita, s e p u e d e n d o m i n a r
los Kleshas, que son el castigo de la vida humana.

KUMBHAKA: Es una forma especial de respiración, un


m é t o d o o m a n e r a de r e s p i r a r . U n a r e t e n c i ó n d e l a l i e nt o , e n -
tre la inspiración y la expiración. Puede resultarnos muy
b e n e f i c i o s o e l r e s p i r a r s i g u i e n d o u n a s d e t e r m i n a da s n o r m a s
fijas.
Al final de es t e Dic ci o n ar i o h a y u na s ec c i ón de dic a da a
varios ejercicios respiratorios, de manera que aguardamos
que el le ctor aguante su r es pir ación dur ante los vocablos que
hay entre esta sección y aquélla.

KUNDALINI: Es una fuerza vital. Es la fuerza vital


del cuerpo humano. Lo mismo que un auto no puede mar-
c ha r s i n l a c hi sp a elé c tri c a q u e i nfl a me l a m e z cla de e s e n cia
y aire en sus cilindros, igualmente los seres humanos no
pueden vivir en su cuerpo sin la fuerza vital del Kundalini.
En la mitología oriental el Kundalini se simboliza con
la imagen de una serpiente enrollada por debajo de la base
de la espina dorsal. A medida que esta fuerza es liberada o
despertada, surge hacia arriba a través de los chakras y
h a c e q u e e l s u j e t o s e d é c u e n t a d e l a s c os a s e s o t é r i c a s . D e s -
pierta la clarividencia, la telepatía y la psicometría y nos
facilita el vivir entre dos mundos, moviéndonos a nuestra
voluntad del uno al otro sin esfuerzo alguno.
El Kundalini es una cosa ciertamente peligrosa, y no hay
que intentar desvelarlo de ningún modo, sin la supervisión
de un iniciado. No basta, simplemente, leer un libro. Todo
aquel que se entrometa en despertar su Kundalini por un
camino erróneo puede verse conducido a la locura. Es una
de las cosas más peligrosas de este mundo el querer elevar
el Kundalini sin saber lo que se hace.
El término medio de los seres humanos es consciente
sólo en la proporción de una décima parte. Tal vez, de he-
cho, eso halaga la humanidad del montón. Si uno consigue
e l e v a r s u Ku n d a l i n i s e c o n v i e r t e e n u n s e r m á s c o n s c i e n t e
y puede dominar a los demás. Pero cuando se ha elevado el
Kundalini, q u i e n l o h a c o n s e g u i d o p i e r d e e l d e s e o d e d o m i -
nar a los demás en beneficio propio.
M u c h o s p r e g u n t a n d ó n d e s e h a l l a e l Ku n d a l i n i ; e n q u é
parte de la base de la espina dorsal.
La f uerz a del Kundalini s e h all a e xa ct a me nt e si t ua da al
principio a medio camino del espacio que va del órgano de
la generación al de la defecación.
Ahora, después de habernos enterado, es preciso recor-
dar que no hay que hacer experimentos con él, a menos
que tengamos un verdadero Guru que pueda ayudarnos y
le tengamos una fe absoluta. Si en estos momentos no
te né is u n Guru, a c or d a os d e q u e u n e st u di a nte , c ua n d o e stá
lo suficientemente preparado, ve aparecer un Guru; pero
és t e s a be bi e n, y e l es t ud ia n t e l o i g n or a , c u ál es el m o m e n to
en que está lo suficientemente preparado.
La historia que se lee en la Biblia de Adán y Eva, la
serpiente y la manzana, no es más que la historia de Eva,
cuando se le despertó el Kundalini.
« L a s e r p i e n t e t e n t ó a E v a » , y E v a c o nv e n c i ó n e c i a m e n t e
de cosas necias a Adán, que las aprendió ciertamente de prisa,
y comió de todo corazón un pedazo de la Manzana del Sa-
oer. Ahora tocamos las consecuencias de ello nosotros, ¡los pobres
seres humanos!
¿Lo comprendéis bien, ahora? Eva, la Madre de todos los
Vivientes, lo mismo que en la actualidad María, es más o menos
un término general para designar a la Mujer. La serpiente es la
fuerza serpentina del Kundalini, y la manzana, la Fruta del
Saber. De manera que no nos entrometamos con esta fuerza vital, o
ella nos morderá los sesos.

KUTHASTA: Es «uno mismo», el auténtico Super-yo, esa


parte de nuestro ser que perdura por encima de todas las cosas
variables del mundo.
Es la parte de nosotros que hace posible que sintamos una
amistad verdadera por quienes quisieran nuestro mal.
Podemos imaginar que este Kuthasta es alguien que está por
encima de nosotros y supervisa nuestros actos; como el Angel
Custodio que continuamente vigila todo cuanto hacemos en este
mundo.
Kuthasta es lo que queda más allá de todas las ilusiones;
que no puede ser engañado ni extraviado. Es lo que nosotros
mismos podemos llegar a ser algún día.
L

LÁMPARA: Para un oriental, una lámpara es muy se-


mejante a la vida. Una lámpara es encendida, la llama os-
ci l a u n o s br e ve s in s ta n tes ; l ue g o , c u a n d o s e l e ac a ba e l c o m -
bustible, la llama decrece y muere, y entonces, tal vez se
produce un hilo tenue de humo, que se escapa del rescoldo
de su mecha, apagándose.
La lámpara es citada a menudo, por las enseñanzas del
Oriente, como imagen de la llama de la vida; para simboli-
zar la brevedad de nuestra existencia sobre la Tierra, y
pa ra signi ficar que nosotr os, por medio de nue stra vi da t erre-
nal, podemos proyectar un poco de luz sobre los que nos
rodean.
Un oriental espiritualmente evolucionado, muy frecuen-
temente es comparado a una lámpara brillando en una at-
m ó s f e r a s e r e n a , d o n d e n o h a y c or r i e n t e s t u r b u l e nt a s d e a i r e
que producen oscilaciones en la llama.
Es un dicho de los extremorientales que más vale alum-
br ar u n a ve la q u e d e n os tar l as t i ni e bla s , q u er ie n d o d ec ir q u e
in c l us o u na ll a m a va cil a nt e e s m e j or q ue l a a us e nc i a de t o d a
lu z . D el m is m o m o d o n o s ot r os , p or m u y n o v el e s q u e s e a m os
e n la Se n da de la Es pi ri t ua l i da d, p o de m os c o nt ri b u ir e n c i er -
to grado a la evolución de la Humanidad mostrando la luz
de nuestra espiritualidad, de forma que todos aquellos que
intenten seguir nuestro ejemplo puedan ver guiados sus pa-
sos por la iluminación que nuestra conducta y nuestra espi-
ritualidad les proporcionen.
Tengamos presente que lo que se conoce como actitu-
des suicidas de los monjes budistas, que se empapan de ga-
solina y pegan fuego a sus vapores, lo hacen obedeciendo a
una antigua sentencia budista que afirma ser mejor extin-
guir la llama de la vida que conservar la llama del espíritu
c u a n d o é s t a s e e nc u e nt r a s u c i a y d e g r a d a d a . D e e s t a f o r m a ,
el monje o la monja budistas que sucumben carbonizados,
como si fuesen una lámpara humana, creen que obrando así,
ll e v a n a ca b o u n a o br a de pr ot est a c o ntr a a t r o p ell o s a l o s d e-
rechos de la Humanidad, que deben ser reconocidos y vene-
rados por todos.
Al escribir mis libros, que son verídicos — no escribo
nada que no sea cierto e hijo de mi propia experiencia, sea
dicho de pasada —, puedo afirmar nuevamente que, particu-
lar mente en éste y en «Tú para siempre», me pr opongo, s e-
g ú n mi l e ma p er s o n al , « A l u m br ar u na ve la » , e n l a e s per a n za
de que, aún esta luz débil y temblorosa será una guía para
aquellos que dudan sobre el camino a seguir.

LA Y A: El Kundalini, q ue y a he m os vi s t o c ó m o a ve c e s
recibe el nombre de Fuerza de la Serpiente, yace debajo de
la base de la espina dorsal, a punto de ser llamado hacia
arriba y capacita al individuo para que se dé cuenta de las
materias de orden psíquico.
La Laya Yoga es un sistema de Yoga que nos especia-
l i z a e n l a o p e r a c i ó n d e « e l e v a r e l Kundali ni». S e e m p l e a n ,
para ello, varios tantras y mantras, destinados a reforzar las
vibraci ones físic as y de este modo, por así decir lo, a pli car a l
Kundalini d or mi d o u na v i g o r osa sa c u di d a , c a p a z de s a ca r le
de su letargo.
Repetimos de nuevo la advertencia de que no se debe
i n t e n t a r e s t a o p e r a c i ó n s i n t e n e r p l e n a c o n c i e nc i a d e l o q u e
s e h a c e . S i no h a y u n a s u pe r vi s i ó n a d e c u a d a , s e c o r r e e l p e -
li gr o d e ca er en la l oc ura ; p ue de c o n d u c ir n o s, d ic h o i n te n t o , a
cosas terribles al margen de nuestra inteligencia, que nos
harían entrar en un manicomio; pero, peor que esto es que
haríamos antes cosas espeluznantes para entrar en él.
La elevación del Kundalini es la elevación de la potencia
de nuestro Yo. En el presente estado de la evolución de la
Humanidad, el hombre se compone de una décima parte de
conciencia, contra nueve décimas de subsconsciencia; pero al
e l e v a r e l Kundalini e l i n d i v i d u o p u e d e g a n a r u na s d é c i m a s
d e c o ns c i e n c i a y s e p a r e c e a un n i ñ o p e q u e ñ o , a q u i e n s e l e
confía el gobierno de un reactor supersónico, un reactor de
bombardeo completamente cargado y a punto de alzar el
vuelo.
P e r m i t i d m e q u e os h a g a e s t a a d ve r t e n c i a ; s o y u n a p e r s o n a
que ha conocido, que ha visto muchas cosas y que también
ha sufrido y aprendido otras tantas. No queráis elevar
vuestra fuerza vital hasta que no estéis convencidos de sa-
ber lo que estáis haciendo; hasta que no tengáis un compe-
te nte Guru c u ya m e nt e s e a p ur a , y q ui er a v ig il ar y pr ot e g er
vuestra persona del nuevo yo que se le ha despertado. Las
personas tienen una gran cantidad de maldades silenciosas
dentro de su ser, y si alguna de éstas se apodera de vuestro
Kundalini, os afligirán grandes males.

LEVITACIÓN: La levitación es una cosa muy real, y no


algo que pertenezca a la Ciencia-ficción o a la Novela Cien-
tífica, o como queráis llamarla; no es ningún sueño menti-
roso de un individuo que ha abusado del alcohol. La gente
que no ha visto nunca una nave aérea del tipo más lige-
r o que el air e (un Zeppe lin, por e je mplo) , y nunc a oyó habl ar
d e via j e s a ér e o s, s i c o nt e m pl a u n a de e sa s a e ro na v es qu e na -
v e ga y t i r a s a c o s d e l a s t r e , n o p u e d e da r c r é d i t o a s us o j o s .
Y eso no es tan simple como la levitación.
Muchas tribus del África no podían creer que un buque
de metal pudiese flotar sobre el agua. Les parecía evidente
que un pedazo de metal, metido dentro del agua, se fuera
a l f o n do ; a s í e s q u e l a s p o b l a c i o ne s d e l i n t e r i or a f r i c a n o n o
cr e yer o n e n l a e xist e ncia de l as na v es de m e tal h as t a qu e las
vieron con sus propios ojos.
Nosotros, «espíritus ilustrados», sabemos cómo funcionan
los globos de gas y de qué manera pesadas naves metálicas
pueden flotar; por eso nos permitimos sonreír ante el mie-
do de unos pobres nativos asustados. La levitación se prac-
tica a base de una forma especial de respiración que eleva
la fr ecuencia de las os cilaciones molecul ar es de nuestr o cuer-
po, lo que permite inducir una forma de antigravedad en
nuestro cuerpo físico. Si se es suficientemente experto, la
persona puede controlar la altura en que flota. Si no se es
e x per t o .. . b ue n o; e nt o nc e s u n o p ue d e d es pe d ir s e d e s us a m a -
gos y relaciones antes de probar la levitación.
En el Este, en los grandes conventos de lamas donde se
enseñan estas disciplinas, todos los ejercicios primero se prac-
ti ca n en e l interior, de manera que lo peor que puede pas arle
al novicio es que se dé un coscorrón contra el techo, y así
muchas veces aprende a estudiar con más asiduidad.
La levitación no puede practicarse delante de mirones
embobados en contemplarle a uno, ya que requiere concen-
tr ac i ó n y u n a f o r ma e s p ec ia l d e r es p ir ar . P e r o, bi e n m i r a d o:
¿q u é ne ce si da d ha y de pr a ct i c ar la le v it ac i ó n s in l l e va r e q ui -
paje alguno, cuando se puede viajar en las más acreditadas
líneas aéreas, con una bonita — o no tanto — azafata (de-
p e n d e d e l a e d a d d e c a d a c u a l o de l s e x o ) q u e l e e s t r e c h e l a
mano cuando uno se siente nervioso?
Al g u n os l a m as , a n tes d e l a i n v asi ó n c o m u ni s ta d el Ti b et ,
eran capaces de cubrir grandes distancias a una velocidad
fantástica. Eso les era posible porque conocían una forma
menor de levitación por medio de la cual su peso quedaba
ta n r e d u c i d o, q u e p o d ía n dar s alt o s ta l v ez d e ci n c ue nt a p ie s
a cada paso. De esta forma avanzaban a razón de cincuenta
o de cien zancadas.
En determindas circunstancias un lama que se halle gra-
vemente enfermo puede usar de una forma de levitación que
le permita alzarse del suelo y afrontar la urgencia. Natural-
mente, deberá pagar luego, restituyendo a pequeños plazos
la energía gastada en aquella ocasión.

LEY: Las más veces, la Ley se relaciona con el Noble


C a mi n o d e l as Oc h o S e n d as . Es u n c o m p l et o c ó di g o d e vi d a,
una s erie de nor mas , gra cias a las cuales l as pers onas pueden
vivir de acuerdo con la Regla de Oro — hacer a los demás
l o q u e qu i s i é r a m o s p a r a n os o t r o s m i s m o s — . S i g u i e n d o « L a
Ley», se puede llegar a set un Buda, de una manera muy pa-
r ec i d a a la de l cr ist i a n o q ue , si g uie n d o l o s D i ez M a n d a mi e n-
tos, avanza espiritualmente.
Naturalmente que, lo mismo que el Noble Camino de las
Ocho Sendas, o «La ley», que se relaciona con el mismo,
existen otras leyes: las leyes de la Naturaleza, las leyes de
la vida. No pueden ser vulneradas, ya que las leyes de la
Naturaleza determinan qué clase de cuerpo debe tener un
h o m b r e o u n a m u j e r ; y l a s d e l a v i d a n os p r e c e p t ú a n c i e r t a s
normas que debemos seguir para que el cuerpo continúe
sus tareas impuestas sobre la Tierra.
Es un hecho que las leyes del Hombre se han hecho
p ara el Hombre. Las leyes existen para el gobierno de las
masas, de otra manera, el pueblo no tendría vara que midie-
sé ni pía que lo condujese, cuando aún no ha llegado al
nivel en que se vive de acuerdo con más altas normas. Hay
q ue t e n e r p r e s e n t e q u e s i t r a t a m o s c o n u n Avatar, n o s r e l a -
cionamos con una persona que no está sujeta a las leyes de
este mundo, ya que ha progresado tanto que, en vez de
ellas, se rige por las del universo, o las del universo del
Más Allá.

LI: Palabra china que tiene dos significados:


Li, e n u n se n t id o , s i g n if ic a r it ua l o m é t o d o de c o n d u ct a:
is ceremonias que una persona acostumbra realizar para se-
g ui r e l r e c t o f u n c i o n a m i e n t o d e l p e n s a r , d e a c u e r d o c o n l a s
creencias religiosas de cada uno.
Puede significar regla de conducta: hacer lo que hay
q u e ha ce r y n o ha c er (p or m u c h o q ue n os g u st e) a q u e l l o q u e
no debe ser hecho.
El segundo significado de Li se aproxima al de lo que
entendemos y lo que es conocido en el mundo Occidental
por «Verdades eternas». Eso, naturalmente, es un modo or-
g ul l os o d e si g ni fi c ar l a Gr a n V er da d , l as Ce rt it u de s E t er n a s,
q ue t o d o s t e n e m o s q u e a p r e n de r a n t e s d e a va n z a r h a c i a m á s
a l t o s o b j e t o s , d e l a m i s m a f or m a qu e t e n e m os l a o b l i g a c i ó n
d e c on o c e r l a s r e g l a s d e c i r c u l a c i ó n a n t e s d e o b t e n e r e l p e r -
miso de conducir coche.
Existe, curiosamente, un tercer sentido del vocablo Li,
sentido que es absolutamente opuesto al de llevar una vida
honrada y justa. Se refiere al provecho de uno mismo.
Hemos incluido en este diccionario la palabra Li porque
tropezarán con ella todos aquellos que estudien seriamente
l a s c i e n c i a s o c ul t a s . P o r e j e m p l o . Li Hsue Chia es u n a f or -
m a es p ec i a l de l es t udi o d el Li. L os or i e nt al es de te n d e nc i as
occidentales la llaman Neo-confucianismo. Excepto en el
caso de que nos queramos dedicar del todo al ocultismo y
abarcar un campo diverso, nos será mejor olvidarnos de esa
palabra.

LIBERACIÓN: En la terminología oriental, la Libera-


ci ó n s e l la m a Moksha, d e m a ne r a q u e es p r e fer i bl e ll a m a r la
así y no con el vocablo occidental.

LI L A: Al g u n as se c ta s o r i e n t a les cr e e n q ue D i os , u n gr a n
Ser que nadie puede imaginar ni comprender, creó éste y
otros mundos, y todo lo que en ellos se halla contenido, como
un juguete, y partes de Dios entraron en los títeres que son
los hombres , ani mal es , plantas y minerales. De e st e modo, la
es e n ci a de Di o s p u e de vi v ir c o m o l a s c ri a t ura s vi vi e nt e s , g a -
nando una experiencia a través de la experiencia de todas
sus criaturas.
Según esta creencia, Dios a veces necesita de otra per-
sona para poder ver lo que sucede a determinados títeres su-
yos defectuosos, algunos pequeños animales o pequeños seres
humanos; y no olvidemos que los hombres no dejan de ser
animales.
Di os, necesita ndo a es ta otra pers ona, podr á ll amar ent on-
ces a un ser especi al , un Avatar. Con mucha frecuencia, una
persona no puede ver el bosque por culpa de los árboles;
y es sabido que los espectadores ven mejor el juego que al
j u ga d or , q u e e s t á d e m a s i a d o a t a r e a d o . A s í e s q u e e l Avat ar
viene como un espectador para ver qué es lo que el jugador
tiene dificultad en darse cuenta.
El l e c t or ha ll ar á s o br e l os Avatares má s i nf or ma ci ó n e n
la letra A de este diccionario.
Lila ta mbi én signi fica lo que es relativo; aquell o que s on
el tiempo o el es pacio, etc. En una palabra , a quel lo que t iene
que ver más con lo abstracto que con lo concreto.
LINGA: De hecho, Linga es un signo que representa a
Shiva; pero se emplea el vocablo también para indicar el
símbolo fálico.
En tiempos de un pasado remoto, los pueblos de la Tie-
rra sentían el mayor interés en poblarla tan rápidamente co-
mo les era posible. Por esto los sacerdotes, que veían que
cuanto mayor era la población, mayor era el poder de una
sociedad humana, hicieron una ley, y la llamaron la Ley Di-
v i na . L a l e y m a n d a b a a t o d o s c r e c e r y m u l t i p l i c a r s e . L a s n a -
ciones tenían grandes masas de niños, porque por medio de
ellos se iba fortaleciendo cada tribu, y a medida que iba
creciendo, se hacía más potente. Así es que, obedeciendo a
«instrucciones divinas» de los sacerdotes, los guerreros de
las grandes tribus conquistaban a las pequeñas, matando a
los hombres y capturando a las mujeres, que les darían nue-
v os p e q u e ñ u e l o s p a r a l a t r i b u , q u e a s í c r e c e r í a e n n ú m e r o y
podría ir capturando cada vez más tribus poco numerosas.
A eso también se le llama civilización.
El órgano masculino, o la representación del mismo, de
este modo llegó a ser objeto de grande adoración, y en di-
versas partes del mundo esos pilares de piedra, todavía
actualmente, son mirados con respeto y veneración. Es cho-
cante que las cúpulas y alminares de las mezquitas y tem-
plos y las agujas de las iglesias cristianas proceden de un
origen fálico.
En Irlanda, país antiquísimo, existe lo que se llama «to-
rres redondas». Dichas torres, cilíndricas y muchas veces más
altas que la torre de una iglesia, tienen un capitel redondo.
Fueron sí mbol os fálic os ; s ímbolos de fertilidad; símbol os, en
fin, de que no se puede olvidar que, en la misma medida
en que una nación es numerosa, es también poderosa y pue-
de conquistar naciones con menos habitantes.
Cu a n d o l os ir l a n des e s se c o n vir t ier o n a l cr i s tia n is m o , i n -
ve ntaron un nuevo empleo de sus simbólicas y fálicas «torr es
r e d o n d a s » ; i n s t a l a r o n e n s u i n t e r i o r e s c a l e r a s q ue l e s p e r m i -
tí an tr epar hasta su ci ma y vigi lar la ve nida de inva sore s que
llegaban para saquear las tierras y capturar esclavos. Las «to-
r r e s r e d o n d a s » f u e r o n m u y út i l e s p a r a vi g i l a r a l o s i n g l e s e s
s a q u e a d o r e s , q u e c o n s i d e r a ba n l a c a z a d e l i r l a n d é s c o m o u n
deporte nacional. Como es muy natural, dicho «deporte» no
les hacía ninguna gracia a los irlandeses.

LOKA: Un loka es un plano de existencia, un mundo


completo dentro del cual estamos situados. Nosotros, sobre
es t a T i er r a , s o m os cr i a t ur as s ó l i da s , l os u n os p a r a l os otr os .
Los «fantasmas» son criaturas sólidas para los demás «fan-
tasmas ». Todo es s ólido y s ustancial par a las criatur as, seres o
entes que viven en este mundo, en este plano de existencia.
Ha y v ar i os lokas, v ar i os p la n os d e e xi s te n ci a. Ha b la r d e
todos ellos resultaría demasiado largo. Únicamente, a modo
de ilustración, recordemos que existe el mundo físico, este
mundo, y un mundo que nos es invisible mientras nos ha-
ll a m o s s obre l a Ti e r ra ; p er o q ue s e c o nvi e r te e n s ól i d o c u a n -
do llegamos al astral.
Cu a n d o e s ta m o s e n e l as tr al , é st e es s óli d o ; es u n m u n d o
mater ial para nosotr os. Entonces, el mundo s uper ior al astra l
es p ar a n os otr os l o q ue er a e l as tr a l c ua n d o es tá b a m os s ob r e
la Tierr a. Cuant o más arri ba nos trasladamos, es mayor la fre-
cuencia de la vibración de nuestras moléculas físicas y espi-
rituales.
U n M a e s t r o p u e d e ve r c ua l q u i e r a d e l o s lokas, d e s d e s u
es t a d o de e v ol uc i ón , t a n s e nc i ll a me n te c o m o n os o tr os ve m o s
lo q ue es t á s o br e la Ti er r a . T o d o s l os h o m br e s l o v er á n c ua n -
d o l l e g u e n a l t e r c e r o d e l o s l oka s, d e s p u é s d e h a b e r p u r i f i -
cado nuestro halo y haber abandonado este mundo. En el
tercer loka hallaremos que los individuos no son tan des-
le a le s , t a n vi c i os os ni ta n ir re s p o ns a bl es c o m o l o s o n l o s h a-
bitantes de acá en esta Tierra, que es uno de los más bajos
infiernos.

LOTO: El Loto simboliza varias cosas para el oriental.


Es el sí mbol o sa gr ado de l Extr emo Oriente, muy por el e stil o
de lo que el crucifijo lo es para los cristianos.
El Loto es una planta que crece en las aguas más sucias
y fangosas; se desarrolla en medio de lo más asqueroso;
mas, no importa que le rodeen las cosas más inmundas: el
Loto permanece puro, incontaminado, limpio de cuanto le
rodea.
La hoj a de l L ot o f l ot a s o bre el a g ua s i n m o ja rs e . E l L ot o
n o s e h u m e de c e e n l o m ás m í ni m o y s i m b oli za e l d e s p e g o d e
todo lo material que nos rodea.
Los pétalos del Loto poseen un sentido especial y el
oriental se aparta de la estricta semejanza física cuando se
r efi e re , p or e je m pl o, a l L ot o d e m il p ét al os . Exi st e n el L ot o
del corazón, el Loto de mil hojas del cerebro, y si progre-
s a m o s e n n u e s t r o s e s t u di o s y n u e s t r a e s p i r i t u a l i d a d , h a l l a r e -
mos una persona que os ofrecerá una bendición para los
s agr ados Lotos de vues tr os pies . Esto no s igni fica que s úbita-
mente hayáis echado raíces en lugar de extremidades poste-
riores; quiere decir que por alguna particular causa, habéis
sido elevados en grado de estimación ante otra persona, y que
ocupáis la categoría de seres que han llegado a Dios.
Si sobrevivís a esos progresos, y avanzáis más adelante, es
posible que seáis entonces Ojos de Loto, o el Loto puede
s e r a t r i b u i d o a a l g u n a d e l a s p a r t e s d e v u e s t r a a na t om í a . N o
hay que preocuparse por ello; se considera un cumplimiento.
La significación del Loto, pues, es meramente la que si-
gue: el Loto es considerado la flor perfecta, con una orde-
na ción perfe cta de s us pétalos y s us hojas . Es una planta que
es aparte, remotamente, de lo que la rodea. Se conserva
p ur a e i n m a c u l a d a e n c o n d i c i o n e s q u e c o nt a m i n a r í a n a c u a l -
q ui e r o t r a c o s a . E s e l s í m b o l o d e l a p u r e z a , q u e i m p r e s i o n a
in c l u s o a l os m e n os e d u ca d o s y a l os m e n os pri v il e gi a do s de
los orientales.
M

MACROCOSMOS: Es e l mundo en s u e xte ns ión máxi ma ,


el que está más allá de las limi t aci ones de l as cos as car nal es y
de esta espera que llamamos Tierra.
Mi e nt ra s per m a ne ce m os de n t r o d e n ue str o c uer po s o m o s,
e n t é r m i n o s t é c n i c o s , « M i c r o c o s m o s » . « M i c r o » s i g n i fi c a p e -
q ue ñ o, a s í c o m o , a l c on t r a r i o , «m a c r o » i n di c a g r a n d e . M i e n -
t r a s v i v i m o s e n e s t e m u n d o n o s ha l l a m os e n u n m u n d o m u y
pequeño; nuestra existencia también es muy exigua. Nos
parecemos mucho a pequeñas y sucias raíces, u orugas que
más tarde se convertirán en mariposas. Una oruga es prisio-
nera del suelo y de las hierbas y hojas; pero cuando es ma-
riposa puede levantar el vuelo hacia nuevas dimensiones.
I gual c or nos nosotros cua ndo abandonar nos esta peque ña for-
ma de vida que vivirnos para entrar en el Macrocosmos.

MAGIA: La magia es meramente una tergiversación de


hechos científicos mal interpretados, o una serie de hechos
que el científico, en su ceguera, es incapaz de ver.
Para el salvaje, un avión que vuela es magia. Para el
occidental, apenas menos salvaje, la levitación es magia.
Todo lo que es imposible hoy día, porque la «ciencia» no
pue de e xplicarlo con ciertas veri fica ci ones est ere otipadas, es
magia . Cua ndo la cie nci a, de una for ma t ar dí a, lucha a br azo
partido con la magia, el hecho mágico deja de existir y se
transforma en «hecho científico».
E l « c u r a r e » f u e e n t i e m p o s u n i n g r e d i e n t e m á g i c o d e l os
br uj os- c ur a nde ros s a l v a je s. L a ci e nc i a di j o qu e s e tr at a ba d e
ideas, más hijas de la voluntad que del conocimiento; pero
cuando una clase más imbuida de modos de ver más occi-
d e nta l e s, p or p ar te d e d o ct or e s br u j os q u e s e de n o m i na b a n a
s í m i s m o s « h o m br e s d e c i e n c i a » , i n v e s t i g ó s o b r e e l c a s o, r e -
sultó que descubrieron el «curare» en sus laboratorios quí-
micos y así éste se convirtió en una cosa respetable.
No nos dejemos extraviar por lo «mágico». Son mera-
mente cosas que mucha gente puede practicar aún hoy día y
q ue l os p r e s u n t u os o s c i e nt í f i c o s n o f u e r o n c a p a c e s a t r a v é s de
siglos.

MANAS: Es e l poder ment al de un ser humano. Los seres


humanos poseen ciertas energías lo mismo que una batería
el é ctr i ca al m a ce na e n er g ía e léc t ri c a . Si u n a per s o n a n o s a be
cómo emplear la energía de una batería eléctrica, es como si
ésta no existiese. Pero para quien conoce cómo conectar los
hilos de una batería, entonces puede llevar a cabo mu chas
c o s a s c o n e l l a , o c o n l a e n e r g í a a l m a c e n a d a . L o m i s m o p as a
c o n l os ho m br es ; q ui e n c o no c e c óm o pr o v o car l a fu e rz a d el
p e ns a m ie n t o d e u n s er h u m a n o, p u e de r e a li zar c os as q u e
normalmente son dificultosas. Los que están debidamente
e ntr e n a d os p ue d e n pra c t ic ar l a te l e pa tí a, l a c lar i vi d e nc ia , la
psicometría, los viajes astrales, etcétera.
En nuestros tiempos, las personas corrientes están en la
s i t u a c i ó n d e u n c o n d u c t o r a q u i e n c o n t r o l a s u p r o p i o c o c he ,
en ve z de, como de ber ía ser , que fuese él qui en contr olase el
v e hí c u l o . U n i n d i v i d u o q u e n o s e a c a p a z d e d o m i n a r l a f u e r z a
de su pensamiento es un ciego, un mutilado; no es en
realidad un ser viviente.
Piénsese en un dictador, que excita la historia de una
masa, de un equipo y lo modela como él quiere. O en la
historia de masas de unos espectadores de fútbol. Todos ell os
ti e ne n s u pe n s a mie n t o f ij o e n u na s ol a c os a, y a l me n or i n ci -
d e nte q ue d is p ar e s us r ea cc i o n es me n t a les , p u e de pr o d u c i r s e
instantáneamente lo peor.
Cuando hay una masa de gente que piensa sobre un ob-
jeto común, cada persona magnifica el poder mental de la
otra; de forma que dicho poder mental crece como una bola
de nieve cuesta abajo. Los dictadores conocen este fenóme no.
Re ú ne n a l a ge nt e his t ér i c a o e xci ta b le , f or m a n do u na m a sa , y
dic ha masa, con l a hist eria de s u est ado de ánimo, no tar da e n
v ol v e r s e c o m o l o c a d e e n t u s i a s m o , d e c ó l e r a o de l o q u e al
dictador convenga.
L os Manas p u e de n o br ar p o r e l e st i l o d e la te l e p at ía , i n -
d u cie n d o u na h is ter ia d e m a s a s, y pr o v o c a n d o e n l a ma s a e n -
tera una decisión como si se tratase de un solo hombre.

MANIPURAKA: Uno de los Chakras. Se encuentra al


nivel del ombligo. Es el tercero de los siete comúnmente ad-
mitidos centros yoguis de conciencia y en la terminología
es otér ica es conocido como l a Rueda o el Lo t o. Se llama así,
debido a que para un clarividente, o una persona capaz de
percibir el astral, unos pétalos se despliegan alrededor del
ombligo, y, según como se miren las cosas, se puede llamar
«rueda» con los rayos rodando, o bien «loto», con sus péta-
los ondulando en el viento etérico.
L a p e r s o n a q u e t e n g a b u e n a s i n t e n c i o n e s y s e a c o m pl e t a -
m e nt e pura , t e n dr á l os pét a l os del l o t o, o l o s r a y os d e l a r u e-
da — como se quieran llamar — de color verde. Esto indi-
ca que dicha persona es capaz y desea aprender y ayudar a
los demás tanto como le sea posible.
A medida que el individuo va elevándose más alto en
gr ados de perfe cción, los pétal os ca da ve z son más a mari llos,
demostrando una mayor espiritualidad y devoción.

MANTRA: Concretamente, Mantra es uno de los diversos


nombres de Dios; pero el uso común actualmente le ha dado
otra significación: una forma de plegaria consistente en la
repetición de algo sagrado, por medio de la cual la persona
gana fuerzas. Si se repite un Mantra con toda conciencia, reve-
rentemente, se alcanza la purificación de nuestro pensa-
miento.
Un Mantra únicamente puede usarse para el bien y ja-
más para el mal ajeno; una antigua sentencia dice: «Quien
ca v a u n a f o sa p ar a s u pr ó j i m o , ca er á e n el l a ». L os Mantras
sólo deben emplearse para el bien; deben usarse desinteresa-
damente y para auxiliar a los demás.
En la Biblia Cristianá se dice que la fe transporta mon-
tañas; lo mismo puede decirse de los Mantras. Un Mantra
cuando se emplea apropiadamente causa grandes, muy
gran-
des efectos; y cuanto con más frecuencia se repite, dichos
efectos son mayores en fuerza. He aquí un ejemplo de cómo
crece dicha fuerza:
U n v i ol i nis t a e jec u ta un a ci e rt a n ot a e n s u vi ol í n. Si s ó l o
toca dicha nota sólo emite un sonido; pero si aguanta la
nota, puede causar el resquebrajamiento y la rotura de un
vaso porque tocando aquella nota ha provocado en el vaso
una vibración por simpatía, que vence el límite de elastici-
dad del cristal de aquel vaso y que acaba por romperse. De
id é nt i c o m o do u n Mantra a u m e n ta l a v i br a ci ó n , p a r a b ie n o
para mal: pero cuando se usa para el mal, a menudo pega de
rechazo a la persona que lo pronuncia.
Uno de los Mantras o Invocaciones Sagradas es «Om
Mani Padmi Hum», o, en la India, «Ram, Ram, Ram».
Es un hecho probado que todos los sonidos o palabras
pueden influir sobre la materia, hasta sobre objetos inani-
mados. Es probable que todos hayamos oído la afirmación:
«el pensamiento domina la materia». Es mucha verdad. Los
Mantras i n f l u y e n s o b r e l a m a t e r i a , d e a c u e r d o c o n l o s p e n -
samientos de la mente humana.

MANÚ: Según a lguna s creencia s ori entales, quie n gobiern a


e s t e m u n d o e s M a n ú , e l L e g i s l a d o r d e l a T i e r r a , e l q u e rige
y vigila todas las cosas de acá en el suelo.
Es evidente que un solo Manú no puede ocuparse ade-
cuadamente de todos los países, con los diversos tipos de
pue blos que hay en ca da uno de ellos, l o mismo que de todas
las ciudades, etc. Por consiguiente, de acuerdo con las en-
señanzas esotéricas, hay series enteras de Manús, y otros
Manús q u e l e s s o n s u b a l t e r n o s . P o d e m o s c o n s i d e r a r , p u e s ,
lo siguiente:
El mundo es como una gran razón social, con multitud
d e r a m a s , r a m a s e n t o d a s l a s m a y or e s c i u d a d e s d e l a T i e r r a
y superramas en todas las regiones en que ésta se divide.
Imaginemos entonces que el Manú del mundo ( que no es
Dios!) sea el presidente o el gerente general. £1 llevará la
política general y ejercerá el control de los demás «gerentes».
Todas las otras ramas de la razón social, en las ciuda-
des y las regiones tendrán su gerente general que, siendo li-
bre dentro de ciertos límites de hacer su política, deberá
s e guir l as i n st r u cci o n es b ás i c a s de l ger e n te g e ne ra l o del di -
rector de la firma.
Hay un Manú en Londres; otros en Birmingham, Brigh-
ton, Hull, así como hay uno en Nueva York, y otros en
Pas a de n a y S a nt a F e . H a y Manús p or t o d as p ar te s , y super-
Manús q u e s e o c u p a n y g o b i e r n a n l a s d i v e r s a s r e g i o n e s d e l
globo.
L os q u e e s t u di a n a s t r ol o g í a a p r e n d e n q u e c a d a c i u d a d y
cada región están bajo diferentes signos del Zodíaco. Deci-
mos que tal o cual región están bajo Piscis, o Aries, o Tau-
rus; pero en realidad nos referimos a las características bá-
sicas de su propio Manú. Del mismo modo, las características
de un gerente escocés serán distintas a las de un gerente
cubano.
Un Manú es, pues, alguien que ha vivido a través de
va rias e xis te ncias c omo un s er huma no y ha vist o y conocido
las dificultades de la Humanidad y entonces, por su progreso,
el Manú es atri buido a una de termina da r egi ón o c iuda d con-
creta.

MÁS ALLÁ: Esta voz se re fiere al Gran Más Allá. I ndica


a q uel es t a d o d e e xi s te n ci a m á s al lá de l fí si c o, e n e l c ua l n os
encontraremos; se refiere a la vida del otro lado del Valle
de la Muerte.
La gente, a través de las edades, en todo el mundo, ha
es pe c ul a d o ac e r ca d e l a n at ur a le za de l « M ás Al l á ». Es 't ri s te
que los que se llaman a sí mismos hombres de ciencia
ne cesitan pes arlo todo, e xperime ntarl o t odo y ra zonarlo todo,
porque ésto les limita la capacidad de darse cuenta de
aquello que es obvio.
Cuando una persona está preparada para recibir la
verdad, ésta viene hacia él, y conoce lo verdadero de
esta verdad que no necesita prueba, ya que no puede ser
probada.
MAUNA: Consiste la Mauna en estarse quieto, sin ha-
blar demasiado. La casi totalidad de las personas hablan
c o nti n u a me n te d e s us pr ác ti ca s y o g ui s , o d e s us o per aci o n e s
p r o f e s i o n a l e s , o d e l a s d i f i c u l t a d e s q ue t i e n e n c o n s u s m a r i -
dos — o mujeres — respectivos. Son demasiados aquellos que
hablan de sus estudios esotéricos; de los maestros con quie-
nes estudian y el porqué, etcétera.
Es u na lá s ti m a q ue la ge n te h a ble e x ce s i va m e nte , ya q ue ,
h a bla n d o de n u es tr os pr o pi o s c o n oci m ie n t os , d i si p a m os e n e r -
gí a y n o s pr o v o ca m os , n o s otr os l os es t u di a n te s , m u c has di f i-
cultades diversas. Es muy parecido a lo que sucede cuando
se conduce un coche que tiene un agujero grande en el
depósito de gasolina.
La gente habla demasiado; realmente, no para nunca
de charlar. Son muchos los que reciben lo que se les dice
por el oído, e inmediatamente lo vuelve a vomitar a través
de su boca, demostrando con esto que en su mente no hay
capacidad para almacenar conocimientos.
El estudiante que habla demasiado, da pruebas absolu-
tas de que — él o ella — no avanza por el buen camino.
El estudio es una materia privada, el progreso de cada
cual, también lo es; de forma que, si se quiere ir adelante,
es preciso cerrar la boca y abrir los oídos. Es el único
camino de todo progreso.

MAYA: Maya es lo que nos engaña, lo que empaña


la claridad de nuestra visión, causándonos ilusiones; ilu-
siones de que somos más importantes de lo que somos en
realidad.
A copia de hablar demasiado, uno llega a convencerse
de su propia importancia.
M a y a e s u n a de l as r é m or as m a y or es c on l as c ual es ti e ne
que luchar el ser humano.
Esta Tierra es el mundo de la Ilusión, el mundo de
Maya, y debemos dominar nuestras ilusiones y encararnos
con la r ea lidad, antes de que no avancemos hacia un más al to
grado de evolución.
MEDITACIÓN: La meditación es un sistema de poner en
orden nuestra mente instruyéndola y desarrollándola. La
meditación consiste en pensar sobre un objeto determinado, sea de
la naturaleza que sea, y no cesar hasta conocer lo que pueda
conocerse acerca del mismo.
Se puede meditar sobre una planta y visualizar la semilla
plantada en el suelo. Meditaremos sobre la semilla, y veremos el
momento de romperse la cáscara y el primer intento de la vida del
gérmen, el ciego tanteo de los pequeños zarcillos, subiendo en
demanda de la luz.
Podremos ver este minúsculo zarcillo subiendo, parecido a un
hilillo blanco, y luego saliendo de la tierra y volviéndose verde o
de color oscuro, creciendo, llegando a ser adulto y más tarde
lanzando semillas que pueden caer a su alrededor o se les pueden
tragar los pájaros, o llevárselas por los aires el viento. Veremos,
como las semillas caen al suelo, y, a su vez, son enterradas y vuelven a
crecer.
La meditación nos faculta, cuando ha sido educada, para
explorar los motivos interiores, para investigar lo que no
puede ser conocido de otro modo. No es lo mismo que la
concentración, que se distingue completamente de ella.

MÉDIUMS: ¿Médiums? Bueno, ¿qué son? Dos tipos de


médiums existen: el que vive en una callejuela y dice la
buenaventura y que a veces, por un azar de su mente, es capaz
de recibir, de tarde en tarde, «revelaciones» del más allá de la
muerte. Esta clase de médiums están sin guía responsable,
errantes y con sus facultades mediúmnicas intermitentes. Su
actitud es la misma que el brujo-médico de los pueblos salvajes,
que se halla en posesión de ciertas facultades psíquicas; pero no
sabe por qué razón, ni le interesa saberlo; le basta con sus talentos.
El otro tipo de médium es la persona cultivada — hombre o
mujer — que ha llegado muy lejos por el camino de su
evolución y que puede ser muy bien que esté en su última
existencia sobre la Tierra. Una persona tal, tendrá en la mayor parte
de ocasiones poderes mediúmnicos.
N o p o d e m o s d e c i r q u e u n a p e r s o n a s e a b u e na p o r e l s o l o
hecho de ser clarividente, o telepático, o médium por otros
caminos. No significa sino que la tal persona es algo dife-
rente de las demás. Podemos considerar un cantante que
tenga una voz maravillosa; pero esto no significa que ese
cantante sea bueno o sea malo personalmente. Su moral no
tiene nada que ver con su voz. Lo mismo sucede con los
médiums; lo mismo pueden ser una mala gente como unos
santos llenos de bondad.
Un médium defectuoso es un timador que engaña a los
crédulos, haciéndose pasar por dotado de facultades que no
p os e e . M u c h a s ve c e s , e s u n b u e n p s i c ól o g o q u e e x p l i c a a s u
consultante lo mismo que éste acaba de contarle.
Re s ul ta cl ar o , p or l o t a nt o , q u e u n a de te r mi n a da per s o n a
no es médium por el hecho de que se atribuya a sí misma
esos talentos.
T a m b i é n e s c i e r t o q u e u n m é d i u m m a l o o i n c l u s o b ue n o ,
acostumbra a pertenecer al sexo femenino, tal vez por la
agitación propia del oficio.
Mé dium es s imple ment e una pers ona que puede uti liz arse
para poner en relación pensamientos de un plano con otro.
Dicho de otra forma, es posible que una persona ignorante
hable en un lenguaje que ella desconoce, ya que el médium
se limita a transmitir un mensaje.

MEMORIA: Es sabido que la mente del hombre puede


e nc e r r ar el c o n o ci mi e n t o d e c u a nt o h a s u ce d id o s o br e la T i e-
rra. El cerebro humano es como un cerebro electrónico, en
el c ual a l gu nas ce l dil las al m a ce n a n u n n úme r o de r ec u er d os ;
l a m e n t e h u m a n a p os e e m u c h a s c e l d i l l a s v a c a n t e s q u e a g u a r -
dan más información.
La Humanidad es consciente sólo en una décima parte,
y en el subconsciente (nueve décimas partes) hay un cono-
cimiento de todo lo que ha ocurrido en la Tierra — una for-
ma de memoria racial hereditaria — ya que, dentro del sub-
c o ns c ie nt e , n os l le g a i nfor m ac i ón c ose c ha d a e n l os vi a je s al
plano astral, donde se hallan los Anales Akashicos.
MENTE: Antes de entrar a fondo dentro de cualquier
mater ia espiritual , se pr ecisa que es te mos segur os de la clari-
dad de nuestra mente. Necesitamos estar seguros de que
nuestra mente es capaz de responder a las preguntas que le
hagamos.
Par a alc a nz a r l a p ur ez a d e pe ns a mi e nt o , te n e m os que a s o-
ciarnos con aquellos, con aquellas personas, que tienen un
c a r á c t e r i g u a l , q u e s o n s a n o s y e q u i l i b r a d o s . Q u e c o n o c e n la
verdad de lo que dicen.
Podemos mostrar simpatía a los que sufren y a los que
no son capaces de distinguir la verdad del error. Tenemos
q ue c o m pr e n d e r l o s y t r a t a r l o s c o n s i m p a t í a s i n l i g a r n o s p e r -
sonalmente con esa clave de personas; si nos asociamos dema-
siado estrechamente con esas personas defectuosas, contamina-
mos nuestra propia mente.
La mente es parecida a una esponja que se empapa de
conocimientos. Si tenemos una mente sana, ésta sabe cómo
utilizar los conocimientos que ha absorbido. Si es mala, se re-
duce a apilar, sin digerirlos, dentro del subconsciente.
Má s a d el a nte e x p o ne m os al g u n os ej er ci c i o s r es pi r a t or i os
que nos ayudarán a limpiar nuestra mente; pero hay que re-
cordar que si tratáis bien a vuestra mente, ella os servirá
bien; si la tratáis mal, ella os servirá mal.

MENTE INFERIOR: La mente inferior es aquella parte


de nosotros mismos que absorbe el conocimiento y lo
almacena en nuestro interior. Si sabemos cómo proceder,
c o m o l o s a b e n a l g u n o s or i e n t a l e s , n o s o t r o s r e c o r d a m o s t o d o
lo que nos ha sucedido, incluso antes de nuestro naci-
miento.
Re a l m e nt e , e s t o e s m uy f á c i l s i s e s a b e c ó m o , y s e t i e n e
la paciencia correspondiente para llevarlo a cabo. Las per-
s o n a s q u e p u e d e n a lc a nz ar e s te c o n oc i mi e n to , s o n c o n o c i d as
como individuos que poseen una «memoria total».
L a m e m or i a t o t a l , c o m o h e m o s d i c h o, p u e d e s e r l o g r a d a
c o n l a p r á c t i c a ; p e r o n o d e b e p r a c t i c a r s e h a s t a q u e s e t e n ga
una conciencia absolutamente clara. De lo contrario, si po-
seemos una memoria total, nos acordaremos de todas las co-
sas desagradables tanto como de las agradables que nos han
s uc e d i do; y la s de s a gr a da b le s, c o n fre c u e nc ia n os p ar ec e r án
peores de lo que fueron, si las miramos en el pasado.
La memoria total se hal la dentro de nuestro subsconscien-
te y si hubiese una causa justificada, un hipnotizad& com-
petente puede hipnotizar a una persona unas pocas veces y
c o n d ucir l o gr a d u al me n te ha ci a a tr ás , a l o s m ás h o n d os r i n c o-
nes de su memoria subconsciente. Puede utilizarse este mé-
todo para descubrir la razón por la cual una persona sufre
de ciertas inhibiciones o temores.
También se puede emplear para descifrar viejos monu-
mentos que están en un lenguaje desconocido, dado que si
una persona es conducida hacia atrás en el espacio y el
ti e m p o de s u p r o p i a su b c o ns c ie n c ia , s e p ue d e ll e g ar h a st a la
memoria racial de la humanidad. Si bien, naturalmente, es
un mejor sistema el de viajar en el astral y allí ver los
Anales Akashicos.

MIEDO: Uno de los mayores peligros en los estudios de


c u a l q u i e r f o r m a d e l s a b e r oc u l t o , e s e l m i e d o . L o s m a e s t r o s
orientales dicen al discípulo: «No temas a nada; porque
nada nos tiene que inspirar miedo sino el miedo mismo».
El miedo corroe nuestras aptitudes para la clara percep-
c i ó n d e l a s c o s a s . S i n o e s t a m os b a j o l o s e fe c t o s d e l m i e d o ,
nada nos puede herir ni perturbar. Por consiguiente, no hay
que temer.
Es digno de especial mención el que viajando en el as-
tr al n os pr ec is a n o t e ner mie d o . L os e le m e nt a l es o l os e n te s
astrales no nos pueden causar daños; pero si nos asus-
tamos, entonces el temor nos domina; daña nuestra diges-
tión, por ejemplo. Repitamos por segunda ver que nadie
puede ser dañado en el astral, sino por uno mismo, eso es
dejándose llevar del susto y echándose atrás con tal ímpetu
que nos disociamos del cuerpo.
Si una persona regresa al cuerpo con una sacudida a
causa de un choque y la subsiguiente jaqueca, el remedio
es muy sencillo: basta con descansar y dormir, permitiendo
así que el astral abandone el cuerpo y pueda volverse a
meter dentro en correcta posición, entre el astral y el físico
recíprocamente.

MING: No se trata, como alguien podría creer, de nin-


guna preciosa pieza de cerámica de ningún museo. Ese
«Ming», era un objeto ornamental que nos ha llegado del
período o dinastía Ming, de los emperadores de la China.
El Ming a que nos referimos indica la fatalidad. Los
chinos creen que Ming es el destino. Ming es una orden de
los dioses de lo alto.

MING CHIA: Los chinos, antes que los comunistas hi-


ci er a n d e l a s s uy a s e n a que l im p e ri o , er a n gr a n d es cr e ye n t es
en los nombres. Cada nombre era una palabra dotada de un
poder. Los nombres podían ser de buen o de mal augurio.
Así es que Ming Chia e s u n a es c ue l a b a s a d a e n l os n o m b r es,
q ue p u e d e c o n o c e r s e s i s o n d e b u e n o d e m a l pr o n ó s t i c o ; d e
manera que fuese posible hallar un nombre correcto para
c u a l q u i e r p e r s o n a o c o s a i m p o r t a n t e p a r a q u i e n l e i m p o n í a el
nombre.
Los chi nos conocieron bie n l a cienc ia de la s vi br ac iones;
s a b í a n q ue l a s p a l a b r a s a d e c u a d a s p o d í a n a u m e n t a r l a p o t e n -
cia de un objeto; por eso instituyeron la ciencia de los nom-
bres.

MISTICISMO: Es la creencia de que, situándose sobre


las cosas que están por encima de este mundo, podemos de-
sarrollar nuestro nivel espiritual. Alcanzando un estado de
s u p e r c o nc i e n c i a, a u m e nt a n d o n ues tr as vi br a ci o n e s , p o d e m os
s er ca p ac e s , a u n mi e ntr a s s o m os c o nsc i e nt e s d e n ues tr o c u e r-
po físico, de admitir en nuestra mente más altas verdades,
realidades superiores.

M I T H Y A : L a H u m a n i d a d , e n e s t e m u n d o , e s t á e s c l a vi z a da
por el Mundo de la Ilusión. Las masas humanas son vícti-
mas de falsos valores, falsas creencias y falsos conocimientos.
Lo que i nteresa, acá en el s uelo, es s aber a cuánt o ascie n-
d e n la s c u e nt a s b a nc ar ia s de u n a per s o n a, c uál e s s u c u n a, a
q u é c la se s oc i a l p er te n ec e . El p ue bl o a d or a fa ls os d i os e s , el
más grande de los cuales es la moneda. El vulgo es capaz
d e c o n te m p la r l os vi aj es i nte r es pa c ia le s c o n i gua l da d de á ni-
mo; pero no lo es de reconocer que lo mental es más im-
p o r t a n t e q u e l o m a t e r i a l y q u e l a f o r m a m á s s e n c i l l a d e v i a jar
por el espacio es trasladarse por el astral.
Mithya es a qu el es t a do de f a ls e da d que ti e n e q ue se r e li-
minado de nuestro ser, antes de que podamos alcanzar la
liberación de las cadenas de la carne y de las ilusiones de este
m u n d o , y l o gr e m os la r ea li z aci ó n de n u es t r o S u per - y o a u té n -
tico.
Mithya es una cosa que es bueno superar, ya que hasta
que no s alga mos de nues tro le targo y nos demos cuenta de la
verdad, perdemos nuestro tiempo y regresamos a la Tierra
innecesariamente.

M O H A : E st a d o d e i g n or a n ci a, de e s t u pi d e z , de c o m p l e ta
confusión. Obedece a una falta de apreciación de lo que
hay que hacer y de lo que debe evitarse.
Moha c o n d u c e a l a t r i s t e z a y a l s u f r i m i e n t o . S u p e r a n d o
la Moha también se supera la Mithya, y entonces, solamente
entonces , est amos e n dis pos ic ión de alcanzar los grados supe -
riores.

M O K S H A : Moksha es la l i be r aci ó n . L i ber t a d de gr oser a


estupidez, de ignorancia, de confusión de ideas.
Es el ideal de todos los ser es dotados de sensi bil idad que
d es e a n li br ar se de l a s c a de n a s d e nues tr o m u n do y de l as e m-
pa lagosa s concupis ce nci as de l a carne y ll ega r al e stado que , a
fa lta de un término más pre cis o, llamar emos de «budei dad» (de
Buda).
No importa que la persona sea cristiana o judía, musul-
m a na o b udi s ta ; t od os b us ca n l i br a r s e d el d o l or de es t e m u n do,
y entrar en el cielo, el Nirvana, el Paraíso, o sitios aná-
l o g o s . N a d i e p u e d e i r a e s o s p a r a j e s d e l e i t a bl e s h a s t a h a b e r
alcanzado la Moksha.

MUDRAS: El Hatha Yoga posee t oda suerte de extr años


ejercicios, algunos de ellos inofensivos y probablemente muy
divertidos; pero también otros altamente peligrosos. Los vein-
t i c i n c o e j e r c i c i o s d e l o s Mudras n o n o s i m p o r t a n , e x c e p t o
q u e d e se o p e r s o n al me n te a d v er ti r al l ec t or q u e n o de b e pr ac -
ticarlos sino bajo el control y las instrucciones de una per-
sona seriamente calificada en la materia.
Los peligros son reales. Una persona puede padecer de
al g u na a f ec ci ó n c ar d ía ca q ue n o le i m pi d a la v i da o r di nar ia;
pero si uno se pone a imitar a una serpiente dispéptica, en-
t o n c e s s e b u s c a — y l a s h a l l a r á — p e r t u r b a c i o n e s e n s u s a lud.
Son demasiadas las personas que rinden culto fetichista a
unos cuantos de esos ejercicios, y por una superconcen-
tración en ellos, se exponen a causarse terribles males a sí
m i s m o s . ¿ Q u é m a l e s ? I r a p a r a r d e n t r o d e u n s a n a t o r i o m e n tal
y perderse a sí mismos.
Hay numerosos ejercicios, entre esta serie, que partici-
pan en el proceso para elevar el Kundalini. Para dar una
pequeña información, como si se tratase de una materia me-
ramente académica, hablaré de uno o de un par de ellos.
El primero se llama Khechari-Mudra. Consiste en una ser i e
de ejercicios que nos permiten alargar la lengua. Se ne-
cesitan unos c uantos meses, claro está; pero cuando la lengua
ha sido convenientemente alargada y sus músculos ejer-
ci t a d o s , p ue d e ser v ue lt a ha ci a a tr ás , d e ma n e r a q u e n os o bs -
t r uy a c o m pl e t a m e nt e e l g a z n a t e . L o s a d e p t o s — q u e a ve c e s
saben lo que están haciendo — opturan todos los agujeros
de su cuerpo con taponamientos untados de aceite y en-
tonces, pra ct ica ndo el Mudra indi cado, puede n pasars e has ta
d í a s e n t e r o s s i n r e s p i r a r . E s t o h a s i d o p r o b a d o e n c o n d i c i o nes
experimentales.
Otro de los ejercicios es el Vipatiakarani. En éste, la víc-
tima, es decir, quien lo practica, se acuesta sobre la espalda
con la cabeza recostada en el suelo. Entonces levanta las pier-
n as al a ir e , ju n to c o n l a p ar t e p os te r i or d e la e s pa l da . A g ua n -
ta sus caderas con las manos y soporta el peso del cuerpo
con los codos. A veces, quienes practican ese ejercicio agi-
tan sus piernas en círculo, pero antes tienen que atar una
bandera a sus tobillos, o figurar que lo hacen; o atar una
hoja de palma a sus piernas para que puedan hacer como si
se abanicasen.
Otr o, b ie n estr af al ar i o, es Pasinimudra. L a per s o n a q ue
lo haga podrá ganarse la vida en los escenarios. Consiste
e n e nr ollar l as pi er nas alr e de dor de l c u ell o , c om o s i s e a ta s e
u na c o r b a t a . F r a n c a m e n t e , e s m á s b a r a t o c o m p r a r s e u n a q u e
no pagar al médico que nos cure luego del mal que nos he-
mos hecho.
Aún otro ejercicio: el Kari-Mudra, en el que un buen
se ñor c o ntrae sus l a bi os y, por un a r a z ón c u al q ui er a , i n te nt a
parecerse a un cuervo. Luego, chupa el aire muy a poco a
poco.
Séame permitido expresar otra vez aquí mi opinión per-
sonal: en el auténtico' Extremo Oriente, las únicas perso-
nas que se dedican a esos necios malabarismos son algunos
mendigos y esas clases de «fakires», que necesitan ganarse la
vida con ellos y no tienen inteligencia para nada más. La
ge nte que hac e e sos ejer cici os son a cr óba ta s, jugl ar es y t ipos
análogos. Esos ejercicios en realidad no ayudan en lo mí-
nimo al avance espiritual; y si uno tiene la menor sospecha
de que le hacen daño, debe dejarlos. Vivirá más tiempo, y
más feliz.

M UE R T E: La M uer te , e n s u s e nti d o oc u lt o , es l a r upt ur a


de la Cuerda de Plata, que separa el cuerpo astral, o alma,
del cuerpo físico.
No ha y que t emer para nada a l a muerte , ya que la muer te
es tan natural como el nacimiento. La muerte, de hecho,
forma parte del proceso que hemos de seguir para renacer
en otro plano de existencia.
El miedo a morir es una precaución de la naturaleza.
E x i s t e e n n o s o t r o s u n t e m o r m ul t i s e c u l a r a l a m u e r t e ; y e s o
es necesario, puesto que, si la gente supiese cuán sencillo,
en realidad, es morirse, aumentaría el número de suicidios;
cosa nada buena, ya que tan pronto como el suicida pasa
al otro lado de la muerte, el desdichado se ve instalado en
un nuevo cuerpo para renacer — como un pequeñuelo, cla-
ro — y entonces tiene que vivir lo que le ha sido desti-
nado.
Cada persona que llega al mundo tiene sus días conta-
dos; eso es, la fecha de su nacimiento es conocida y tam-
bién la de su muerte. Si una persona se suicida, vuelve a
nacer y vivirá lo que le faltaba par a completar sus días. Si
le quedaban sólo tres años, el recién nacido morirá a los
dos o tres años.
La muerte es una cosa buena en sí misma. Sería
in t ol er a b l e l a i d e a d e q u e u n o t i e n e q u e v i vi r e n e s a b e n d i t a
T i e r r a eternamente.
La muerte es el relevo de los trabajos terrenales, y nos
hace capaces de evolucionar y educar el Súper-yo.

MULADHARA: Otro Chakra. Se sitúa debajo de la co-


lumna vertebral; en el mismo sitirl donde está el Kundalini.
Muchos se contentan con decir que el Kundalini está
e n l a ba s e d e l a e s p i n a d o r s a l ; p e r o , e xa c t a m e n t e , s e h a l l a a
m e di o c a mi no e ntr e l o s d os ór ga nos , el ór g a n o e xcr et or y e l
genital.
Ese Muladhara es un Chakra de cuatro pétalos; es el más
bajo de la evolución de la persona; el que tiene un color
rojo más oscuro. En el centro de los pétalos rojos, allí
donde se juntan, hay la ardiente figura de un triángulo con
un cuadrado inscrito, de color amarillo; allí está alojado el
Kundalini.
E l r o j o i n d i c a l a s m á s ba j a s e m o c i o n e s y p a s i o n e s c a r n a -
l e s . E l a m a r i l l o q u e e n c i e r r a e l K u n d a l i ni y a c e n t e , i n d i c a
que esta fuerza vital puede ser susceptible de elevación, se-
gún se trate. Pero si se la eleva por caminos equivocados, o
en momentos inoportunos o con fines inconfesables, será co-
mo si con un cauterio destruyésemos nuestra razón y nos
quedásemos idiotizados, alelados.
El Kundalini no d e be s er de s v el a d o s i n o b a j o l a vi gi l a n-
c ia de u n M ae st r o e x p er t o q u e s e pa l o q u e est á h ac i e n d o . Es
mejor esperar, si es necesario, que nuestro Kundalini no des-
pierte hasta en una existencia posterior, que el tener que
regresar por algunas existencias suplementarias por haber sido
impaciente y excitar vuestro Kundalini con malos fines.

MUMUKSHUTWA: Es un deseo vehemente de estar li-


bre de los lazos de la carne. Es esta la razón por la cual
muchas personas necesitan viajar por el astral; salir de su
cuerpo, de esa prisión de barro, y visitar sitios y ver cosas
auténticas por sí mismas.
También es aquel deseo de acabar con las continuas
r e e n c a r n a c i o n e s ; u n d e s e o d e r e g r e s a r a l a ve r d a d e r a p a t r i a
del espíritu.

MUNI: Una persona que no habla sobre sus ejercicios


yoguis ni sobre sus estudios; o sobre lo que su Maestro le
ha dicho recientemente; o de lo que va a decir a su Maes-
tro, si su Maestro no le explica lo que él quiere que le ex-
plique. Muni es aquél que no se entrega a inútiles charlas, y
que sabe guardar silencio.
Podemos consultar en este diccionario el vocablo Mauna.
N

NADAS: Existen diversas formas de sonido. El sonido,


en realidad, no es más que una vibración, como la luz. Lla-
mamos «sonido» a la vibración que puede captarse con los
oídos o, para ser más exactos, por algunos oídos.
N a d a s e s u na f o r m a de s o n i d o q u e o í m o s d e n t r o d e n o s o -
tros, sin e l auxili o de los oídos. Es una voz de la conc iencia, la
voz de Dios en nosotros; la voz del Súper-yo que nos llama y
nos dice lo que hay que hacer y — cosa a veces más im-
portante —, lo que no hay que hacer.
Se ha dicho: «Está silencioso y conoce que Yo estoy
d e nt r o » . E l « Y o » q u e e n t on c e s c o n o c e m o s e s N a d a s , l a V o z
I nt e r i o r . N o p o d e m o s i r po r m a l c a m i n o , e n n u e s t r o e s t a d i o
pr es e nt e d e e v ol u ci ó n, s i e sc u c ha m os y o be d ec e m os s ie m p r e
esta callada e interior voz de la conciencia.

NIDANAS: Nidanas, son las Doce Ca usas de Mis eri a. No


tenemos que enumerarlas aquí detalladamente, ya que se trata
de cosas relacionadas con nuestra vida material, como las
concupiscencias de la carne y toda una serie de cosas indi-
c a d a s p a r a r e t e n e r e n e s t e m u n d o r ui n a l os p o br e s h o m b r e s y
a las aún más desdichadas mujeres.
Debemos desembarazarnos de las Nidanas tan pronto
como nos sea posible. Entre ellas hay la soberbia, la luju-
ria, la ira, la avaricia, la gula, la envidia y la pereza. Son
todas ellas cosas indeseables, que no nos dejan progresar y
con un pequeño esfuerzo podemos librarnos de su conjunto.
Cuando hagamos ese esfuerzo, veremos que no era tan
difícil como pensábamos, y que estamos en el camino que
nos conduce a dejar este ciclo terrenal definitivamente.
Y, evidentemente, esto es un bien para nosotros.

NIDIDHYASANA: Método de meditación profunda, la


real forma de la meditación y aquella que nos conduce a re-
sultados positivos. Hay tres grados, que son los siguientes:
Primero de ellos: leer o escuchar. Leemos un texto re-
li gios o o me tafísic o, o alguien nos lo lee . Es o pone una infor-
mación a nuestro alcance, información que nos prepara al
segundo grado.
Se g u n d o , a b a se d e l a i n f or ma ci ó n r e c i bi d a , pe ns a m o s s u
s i g n i f i c a d o; pe ns a m os s o br e e l la y a l r e d e d o r d e e l l a y c ua n -
do, a fuerza de pensar, hemos abarcado por entero el con-
cepto básico de ella, estamos a punto de entrar en el tercer
grado de la meditación.
El tercer grado, llamado Nididhyasana, consiste en elegir
una faceta de nuestro punto de meditación, o un aspecto
del segundo grado, y concentrarnos entonces sobre aquello
que ha merecido nuestra especial atención.

NIDRAS: Nidra son ideas que obtenemos durante el


sueño. Pueden ser obtenidas a nuestro paso por el astral.
Si las traemos al plano físico tan pronto como las hemos
recibido nos pueden ser de un valor inestimable. Varios
compositores han podido recordar en el mundo físico una
m ú s i c a q ue e s c u c h a r o n e n e l a s t r a l ; y d e e s t e m o d o e s c r i b i e -
ron piezas maravillosas que se tienen como clásicas.
Desgraciadamente, mucha gente no es capaz de aceptar
viajes astrales ni de admitir ideas que les han sido sugeri-
das en algún viaje astral. Si la religión particular de una
p er s on a pas a e n si l e nc i o l o s vi aj es as tr al es, el s uj et o d es c o n-
fiará de esas cosas. Las ideas las racionalizará bajo la de-
n o mi n ac i ó n de «s u e ñ os ». L a m e nte h u m a na , q ue es e l m a y or
o bs t á c ul o de l a H um a ni da d, in v e nt a u na s i m á ge n es ra c i on al i-
zadas y deformadas de todo aquello que el cuerpo astral
intenta decir al cuerpo físico.
Si el individuo tiene un cuaderno de notas y un lápiz
al lado de la cama e inmediatamente apunta las ideas que se l e
ocurren durante la noche, las hallará escritas al despertar
por la mañana. Muchos dicen: «¡Oh!, está claro que me
acordaré», y se vuelven del otro lado para dormir de
nuevo; por la mañana lo han olvidado todo, y es lástima
p or q u e m u c h a s c os a s m a r a v i l l o s a s n o s s o n c o n t a d a s d u r a n t e
el sueño.
NIRVANA: La liberación del cuerpo de las lujurias y
gulas de la carne.
S i g n i fi c a l a c e s a c i ó n d e t o d a e x p e r i e n c i a ; m a s , n o l a c e -
sación de todo conocimiento, ni la cesación de toda vida.
Es erróneo decir que Nirvana quiere decir una existencia
e n e s t a d o d e n o n a d a . E s a b s o l ut a m e n t e u n e r r or q u e h a s i d o
perpetrado por gente que habla de cosas que no entiende
correctamente.
Nirvana es l ibe rtad de la lujuri a, de los divers os apeti tos
d e l a c a r ne . Ni rva na n o e s t a m p o c o u n a c o n t e m p l a c i ó n b e a -
tífica. Es, en vez de esto, plenitud de conocimientos espiri-
tuales y liberación de todo apetito corporal.
E l e s t a d o d e N irvana e s u n e s t a d o d e p u r e z a ; p u r e z a e n
la extensión de una ausencia de concupiscencias por las cosas
f í s i c a s . P e r o , u n a v e z s e h a a l c a n z a d o e l N i rvana— libera-
ción d e l o s d e s e o s d e l a c a r n e — , e l i n d i v i d u o s i g ue i nt e r e -
sándose por las cosas espirituales y progresando por otros
planos de existencia.

NIYANA: Concepto del Raja Yoga que va referido al


s e g u n d o d e l o s O c h o M i e m b r o s d e e s a r a m a d e l yo g a . C o n -
siste en el alcanzar las virtudes de pureza, física y mental,
y de contento.
Niyana indica que es necesario poseer un cierto grado
de austeridad, antes no llegue a la devoción suficiente de-
bida a su Dios. Si no tenemos la suficiente austeridad, nos
o c u pa m os pe ns a n d o e n n ues t r o s de s e os y n o te n e m os ti e m p o
para pensar en Dios.

NO-APEGO: Significa eso mismo, no apego a los bie-


n es de e s te m u n d o . El a va r o e st á e n ca d e na d o a l a Ti er r a p o r
su dinero; el bebedor, por su amor a la bebida; si nos deja-
mos llevar por la lujuria o el deseo, cuando abandonemos
es t e m u n d o s er e m o s ar r as tr a d os ha ci a a tr á s c o m o e l pe z ca p-
turado por la caña de un pescador, y cada cual tenderá al
mundo de sus apetencias materiales, dinero, bebida o lo
q ue s e a . I r e m o s d i v a g a n d o , c o n v e r t i d o s e n f a n t a s m a s d e s e n -
carnados, prisioneros del imán inexorable de nuestros deseos,
q u e n o s u pi m o s d o m ar d ur a nt e la v i da fís ic a . N o- a p e g o q ui e re
decir dominio de sí mismo, desapego de los lazos y apetitos
terrenales.
No- apego s ignific a li bera ción de a quell os deseos que a fli-
gen a la Humanidad. La persona que llega a tal estado, que
se mantiene firme en su desapego, ayudará al género hu-
mano y no ignorará que éste necesita ser auxiliado.

NUMEROLOGIA: Las palabras son vibraciones. Letras,


s o n i d o s , s on v i b r a c i o n e s , y u n a v i b r a c i ó n e s u n a p ul s a c i ó n ,
o una onda, con sus altos y sus bajos siguiendo un cierto
orden. A esas vibraciones se las puede numerar y así son
identificables.
Algunos sonidos son agradables, como sucede con algunos
o l or e s . O t r o s s o n d e s a g r a d a b l e s , c o m o a c o n t e c e c on l o s m a -
los olores. Si numeramos los diversos sonidos, tendremos una
tabla que podrá ser consultada para saber cuáles son agra-
dables y cuáles no. Para ello, los pueblos de Oriente po-
seen una ciencia de la Numerología en la cual las letras
— cada una de ellas — tienen un número, y si nos dan un
nombre, sumando los números que lo forman, podremos co-
nocer si es bueno o malo para nosotros.
Hay personas que, cambiando ligeramente su nombre, han
experimentado que su nombre adquiere una vibración ar-
moniosa, en vez de sufrir de una mala vibración, como
s u c e d ía a nt e s d e a q u ell a m o di fi c aci ó n . D e m a ne r a q u e t o d os
aquellos que saben cómo hay que usar su nombre entero, o
sus iniciales — o apodo — sea como fuere, sacan de este
saber efectos beneficiosos.
L a N u m e r ol o g í a , d e t o d o s m o d o s , c o n d u c e f á c i l m e n t e a l
charlatanismo; es preciso, pues, valerse de numerólogos de
una buena reputación notoria. En efecto, muchos numerólo-
gos del tres al cuarto van simplemente a por el dinero del con-
sultante y no les interesa un comino el provecho del mismo.
O

OBSERVANCIAS: Todas las religiones tienen algunos


preceptos que los adeptos de dichas doctrinas tienen que
s e g u i r y r e s p e t a r . S o n l a s D i s c i p l i n a s , y a q u e s i n d i s c i pl i n a no
es posible que exista ningún ser controlado y sensible.
Algunos, a l as Observancias, las llaman «Estaci ones», co-
mo lo atestiguan las «Estac iones de l a Pasión de J es ucr isto»,
propias de los que siguen las creencias cristianas. Y hay
d i ve r s a s f o r m a s , p r o p i a s d e d i fe r e n t e s s oc i e da d e s . E n m a t e r i a
d e o c u l t i s m o e x i s t e n c i n c o o b s e r v a n c i a s b á s i c a s , o s i s e quiere,
disciplinas básicas que deben seguirse.
Se deben tener limpio el cuerpo y la mente. Se debe
estudiar el propio cuerpo, para que se pueda alcanzar la
pureza mental. Es necesario estar en buena salud, a no ser
q ue s e h a y a e n t r a d o e n e l o c u l t i s m o e n m a t e r i a s q u e e x i g e n l a
aplicación de otras re gla s. Per o las pers onas corr ientes ne-
cesitan tener una salud sana, para que la mente sea capaz
de resi st ir las emanac iones pr ocedentes del aura de otr as per -
s o n a s p o s i bl e m e nte n o ta n p ur as de m e nt e c om o e l a s pir a n t e a
ocultista.
Más arriba he afirmado que se necesitaba una buena
salud, excepto aquellas personas que han entrado en mate-
rias que requieren otras reglas o normas. Es interesante
saber cuáles son éstas.
La s p er s o n a s c or r ie n te s , g o za n d o d e u na sa lu d c or r ie n te ,
tienen también un número normal de vibraciones, y esas vi-
b r a c i o n e s n or m a l e s s o n c a u s a n o r m a l m e n t e d e q u e e l s u j e t o
s ea inc apaz de subir una s c uant as «octavas» más arr iba ; pero s i
a l g ui e n p a d e c e a l g u n a e n f e r m e d a d , e n t o n c e s l a s v i b r a c i o n e s
personales pueden resultar elevadas, de manera que el sujeto
e m p i e z a c o n u n a v i b r a c i ó n m á s a l t a d e l o c o r r i e n t e y llega a
vibraciones mucho más altas que lo usual.
L a c o s a p u e d e s e r c o m pa r a d a a l o q u e o c u r r e c o n l o s p e -
rros. Un perro puede oír sonidos más altos que los que oye
el ho m br e , c o m o l o pr ue b a el «si l bi d o » s i le nc i os o de l p er ro .
Pero el ser humano percibe sonidos más bajos de los que
p u e de oír u n p er r o . E n c i e r t o s cas o s , p u e s , y s ó l o tr a tá n d os e
de personas de una gran dedicación, una enfermedad puede
r esultar una ventaj a, puest o que nos hac e más se nsibles a las
im pr es i o ne s s e ns or i al e s y p a ra se ns ori a l es . Pa ra e l r est o , es o
es, para toda la demás gente, exceptuando aquellos que
tienen un definido, y muy definido conocimiento de su propio
d e s t i n o , l a s p e r s o n a s d e b e r á n c u l t i v a r u n a m e n t e l i m p i a e n un
cuerpo limpio.
Siguiendo l as di scipli nas pr ecisas, o, vol vie ndo a nue str o
t e m a p r i n c i p a l , a d q u i r i e n d o l a s j u s t a s O b s e r v a nc i a s y l a p u -
reza de la mente podemos alcanzar la más alta forma de
placer que se puede en este mundo, y se pueden realizar
gr a n d es pr ogre s os , a um e nt a nd o de ta l la es pir i t ua l par a o tr as
encarnaciones.
Tenemos, entonces, una mente limpia y un cuerpo lim-
pio. La tercera de las Observancias nos guía en la tarea de
eliminar las impurezas de la mente y del cuerpo, y el cul-
ti vo de más altos resulta dos , es dec ir, pr ogre sos por la se nda de
la espiritualidad y ruptura de lazos con la concupiscencia.
La cuarta de las Observanc ias nos exhort a a l a asoc ia ción
con otros más avanzados en espiritualidad que nosotros
mismos. Cuanto más nos relacionemos con los «mejores»,
existen más ocasiones de que se nos «pegue» alguna bon-
dad ajena. La cuarta Observancia nos manda que nos es-
forcemos para asociarnos con aquellos que nos pueden dar
un ejemplo y guiarnos por el camino de la pureza y del de-
sarrollo espiritual.
La quinta Observancia consiste en la obligación que te-
nemos de desarrollar nuestro poder de contemplación. No
tenemos que precipitarnos ciegamente y tomar decisiones
súbitas e informes. Tenemos que pensar alrededor de un
asunto, contemplar de qué se trata y tener la satisfacción
de saber que nuestra decisión se ha formado sólo después
de una reflexión cuidadosa sobre todas las informaciones
que poseemos.
OBSTÁCULOS: Después de haber considerado las Ob-
servancias y su significado y cómo nos son útiles, tenemos
q u e e c har una oj eada s o bre l os o bs t ác u l os q u e s e e n c ue n t r a n
en el camino del continuo desarrollo. ¿Cuáles son esos
obstáculos?
Las personas tienen ante sí algún problema; parece que
n o h a y n i n g u n a s ol u c i ó n i n m e dia ta d el mi s m o; es d eci r , s ol u-
c i ó n q u e s e a f á c i l y a c e pt a b l e p o r l a « ví c t i m a » . T o d o a q ue l
que debe afrontar súbitamente una alternativa, cuyos dos
ca mi n o s s o n d es a gr a d a bl es p or u n i g u al , o ll e v ar a c a b o u n a
tare a dura , o «per der la car a » , ge n er al m e nt e se s al e de l pa s o
por medio de una enfermedad hija de su autosugestión, que
le permite decir: «¡Oh!, no puedo hacer nada; estoy enfer-
mo». O un espectador del caso, puede exclamar: «Pobre Fu-
l a n o d e t a l , n o p u e d e h a c e r n a d a m á s p o r q u e n o s e e n c u e n tra
bien». El verdadero obstáculo, entonces, es el sentimiento de
n u es tr a pr o pi a in fer i or i d a d , u na s e ns a ci ó n de f l oj er a; as í ,
entonces una sugestión de que estamos enfermos nos pro-
porciona una excusa, que nos vale mucho en este mundo, y
que no tiene el mínimo valor para el mundo del más allá.
Otro de los obstáculos es la tontería, la letargia men-
tal, o, más frecuentemente, pura pereza de nuestro pensa-
miento. La gente tiende al camino de la mínima resisten-
cia; les falta el talento de ver por sí mismos las cosas cara a
cara y comprender la propia insignificancia. Si se miran de
frente las cosas y se tiene decisión bastante, los peores
asuntos se convertirían en los mejores.
Un obstáculo muy grande es nuestra excesiva charlata-
n er ía . De m a si a d a ge n te h a bl a de mas i a d o y de mas i a d as v e ces
s i n sa b er c as i n a da de na d a. La c ha r la t a ner í a de s i g na un c er -
ter o va cío. Una pers ona recibe una infor mación por los oídos e
inmediatamente la vomita por su boca abierta sin haber
te ni d o ti e m p o d e a l ma c e na rl a e n las c él ul a s c er e bra l es d e la
memoria. La gente charla demasiado porque son (y no me-
r am e nt e s e c r e e ) i nfe r i or . Ha bl a n p ar a r e f or za r e l se nt i d o d e
su propia importancia, no callan nunca, paseándose de un
tema al otro, a cual más mundano, con la mayor monoto-
nía y tratando de todo aquello que no saben. Creen poder
engañar al interlocutor y hacerle creer que uno es erudito.
En vez de eso, el interlocutor generalmente piensa: «Vaya
id i ot a , es e t í o » . Es n ec e sa ri o r epr i m ir n u es tr o des e o de c ha r l a r
a c a u s a d e q u e u n a g a r r u l e r í a e x c e s i v a d a a q u i e n t i e n e este
defecto una falsa idea de su propia importancia.
Todas esas cosas son obstáculos, obstáculos para el de-
s ar r o l l o , o b s t á c ul os q ue di s t r a e n a l h o m br e de l ca m i n o de s u
progreso espiritual. Tenemos que hacernos continuamente
la idea de que somos pasajeros alojados en una posada a
lo largo del camino, para un país muy lejano que esperamos
al canzar algún día ; y cuantas más di ficultades a ñadamos más
nos retrasamos por el mismo.

O C UL TI S M O: C o no ci m ie nt o de c os as q ue e s tá n m ás a ll á
de los ordinarios sentidos mundanos del cuerpo. Sobre la
Tierra nos hallamos limitados a no tener más que unos
cuantos sentidos. Podemos tocar los objetos y conocer si
están lejos o cerca; saber si están fríos o calientes; si nos
causan placer o dolor. Es éste un conocimiento munda-
nal; pero el conocimiento oculto se refiere a cosas que no
pueden ser conocidas con las potencias ordinarias de este
mundo. Eso es, que nosotros, mientras permanecemos en la
carne, no podemos tocarlas; pero podemos solamente estar
enterados de su existencia, y cuando estamos bien entera-
dos, podemos poseerlas.

OCULTOS (PODERES): Los poderes ocultos nos son


concedidos después de años y años de ejercicios y de vidas y
más vidas de experiencia.
En Or iente, e l núme r o ocho es un númer o sagrado, que se
s u p o n e q u e c o n fi e r e d e t er m i n a d os p o d er es « m á gi c os » . E n el
mundo de l oc ultismo existen ocho l ogr os clásicos; per o no se
p u e de n p ose e r p o der e s o c ul t os ha s ta q u e s e r en u n ci a a t o d os
los pensamientos de dominio sobre los demás. Por ejemplo, la
advertencia que dice «Dominad a los demás con el hip-
notismo», hace mucho daño en el mundo, hablando en ge-
neral, ya que incita a llevar a cabo malas acciones. Sólo
se puede aspirar a los poderes ocultos cuando uno mismo
está seguro de que nunca los usará con malos propósitos.
L os m á s a l t o s A d e p t o s o I ni c i a d o s j a m á s a d v i e r t e n a l o s
estudiantes para que intenten alcanzar los ocho logros ocul-
tos, en vez de ello se puede ir de prisa procediendo des-
pacio y progresar por grados confortables.
Vale más intentar el cultivo de una honrada habilidad
en el plano mundano antes de ir en busca de los poderes
ocultos, porque si alguien desarrolla poderes ocultos antes
d e s e r p ur o e n g r a d o s uf i c i e n t e p a r a c o n t r o l a r l os , e s o s p o d e -
res controlarán al que los busca y esto puede ser fuente de
grandes infortunios.

OJAS: Es la más alta forma de energía del cuerpo hu-


mano. Se manifiesta en el aura, primero por una luz de un
color azul apagado; pero a medida que la pureza va aumen-
tando, se convierte en un azul más ligero, luego plateado y
finalmente en una radiación de oro.
En el tipo humano más puro, Ojas reside en el cerebro,
donde estimula el avance espiritual e intelectual de las per-
sonas, avance que normalmente será más allá que uno mis-
mo. Cuando vemos una persona de este tipo, podemos con-
templar un halo o nimbo alrededor de su cabeza.

OJOS: Todo el mundo sabe qué son los ojos; pero nues-
tro propósito, al incluir en este diccionario esta palabra, es
tratar de la relajación de los ojos, ya que éstos son uno de los
órganos peor empleados del cuerpo humano.
E s e s e n c i a l qu e d u r a n t e l a m e d i t a c i ó n l o s o j os no t i e n e n
que ser forzados. Muchas personas enfocan su vista sobre
al g ú n ob je t o i m a gi na r i o, o t al ve z s obre u n o b je t o re a l . Es t o
r e s u l t a a l a l a r g a p e r j u d i c i a l , p or q ue f a t i g a l a vi s t a , p o r e x i -
gi r que los mús culos de los oj os per manezcan conti nuamente
en una posición inmóvil.
Se puede mirar a una gran distancia, al infinito, de for-
ma que no se fuercen los ojos. Se puede, si se quiere, relajar
la vista, dejándolos vagar de aquí a allá; pero, claro, nunca
mientras meditamos. Hay que dejarlos vagar, de manera
que los músculos adopten posiciones variadas; así, cambiando
de posición, se evita que se fatiguen.
Un buen método para dar masaje a los ojos, consiste en
aplicar las palmas de las manos sobre los ojos y entonces,
ahuecar, moviéndolas ligeramente, ambas palmas, procurando
que se forme alrededor de cada ojo un vacío de presión.
Si hacemos presión sobre las órbitas y las cuencas del
ojo, y después se aligera la presión de la palma, percibimos
una ligera tensión de las pupilas, ya que la presión del aire
permite que el líquido de la pupila empuje levemente el
ojo. Cuando se hace presión en sentido opuesto, se consi-
gue un efecto también opuesto y de esta forma se ha rea-
lizado un masaje que distiende los órganos de la vista.

OM: Palabra dotada de poderes. Cuando se la pronun-


cia correctamente, y con la energía que requieren las cir-
c u ns t a nci as , pr o p or c i o na gr a n p ot e nc ia a q u ie n l a ut ili z a . Su
pronunciación es «OH-M».
Es un hedho definitivo que existen algunos Adeptos, en
Oriente, que pueden resucitar a los muertos por medio de
u na c o r r e c t a c o m b i na c i ó n d e s o ni d os . H a y q u e s u b r a y a r u na
vez más que no debe nadie inmiscuirse en esas prácticas
s i n c o no ci mi e nt o s es p ec ia le s y r a z o ne s s u f ici e nt e s; s i n e ll o,
se podría resucitar un muerto cuando su cerebro estuviese
deteriorado por falta de oxígeno, y habríamos fabricado un
monstruo típico.

OMTATSAT: Es otro Mantra. Pronunciando el nombre


con precisión, engendra una serie de vibraciones en movi-
miento, y, a fuerza de repetir unas pocas veces la palabra,
siempre correctamente, pueden ser despertados ciertos cen-
tros interiores. Insistimos que, a no ser que la persona que
emplea es te Mantra esté sufic ientemente ins tr ui da, no l ogr ar á
l a c o r r e c t a p r o n u n c i a c i ó n , y p o d r á r e p e t i r l a p a l a b r a h a s ta que
se le .:-anse la voz sin que suceda nada, ni bueno, ni
malo. Existen varios Chakrams que están más o menos dormidos,
atrofiados o «dormidos como el yeso», como se dice vulgarmente.
Pero combinando las vibraciones adecuadas a través de cada
molécula del cuerpo, podemos liberar el Chak r a m a fi n de p o d er
de sar r oll ar l o , p er o e s t o s ól o p u e de hacerse cuando una persona
tiene motivos puros, cuando no quiere demostraciones estúpidas;
después de todo, las demostraciones, materializaciones, etcétera, no
son más que los juguetes o las chucherías de los niños inmaduros, y
los niños no deberían tener los poderes que puede proporcionar los
Mantras correctamente repetidos.

ORACIÓN: Mucha gente reza todos los domingos y se o l v i d a


d e r e z a r d u r a n t e e l r e s t o d e l a s e m a n a ; y l u e g o se burla de los
budistas que repiten Mantras. Una oración es un Mantra, y un Mantra,
una oración.
La finalidad de la oración es despertar nuestro poderoso subconsciente,
y hacer que este perezoso trabaje; que se aplique diligentemente
estimulando aquellas partes de nuestro cuerpo o de nuestra mente,
de tal manera que esas partes del cuerpo o de la mente nos
proporcionen a nosotros mismos y por nosotros mismos, el hacer
todo aquello que pedimos que nos haga otro.
Cuando rezamos, el mensaje es transmitido al dueño de nuestro
títere, al Super-yo propio, y si el Super-yo cree que aquello que le
rogamos es esencial para las tareas que están a nuestro alcance,
obtenemos alguna ayuda para realizar lo que ambicionamos.
Se ha observado que mucha gente reza pidiendo cosas
materiales o poder, más que el bien de su prójimo.
P

PADMASANA: Es conocida casi de todo el mundo la


« P o s i c i ó n d e l L o t o » ; e s o e s P a dm a s a n a . T o d o s h a n v i s t o
l a i m a ge n de l B u da s e n t a d o , y m u c h a s v e c e s e s t á e n l a p o s i -
ción del Loto.
L os o c c i d e nt a l e s , q u e e s t á n a c o s t u m b r a d o s a s e nt a r s e e n
s ill as cuyo as ie nto es tá levantado de l sue lo, y donde ha y que
sentarse con las piernas colgando hacia abajo, encuentran
d i fi c u l t a d y e x t r a ñ e z a e n s e n t a r s e c o m o s e s i e n t a n l o s or i e n -
tales; el hombre y la mujer de Oriente se sientan sobre una
s u p e r f ic i e c o m pl et a me n te d ur a , c o n l as pi e r n as cr uz a das , d e
forma que las plantas de los pies miran hacia arriba y, na-
turalmente, a los muslos que les son opuestos. El oriental,
en esa posición se sienta con el tronco tieso y la columna
vertebral erecta.
En el Tibet, los lamas de alta graduación guardan esa
posición durante la noche entera; duermen en ella y en ella
muer e n por q ue for m a parte de la tr a dic i ón del la m aí s mo que
los individuos deben tener su conciencia despierta tanto
como sea pos ibl e, en l a hor a de la muerte, y por eso la aguar-
dan en posición firme.
Los samur ais japones es se sientan en e sa pos ición cua ndo
se suicidan ritualmente; un acto que, en su creencia, sal-
va el honor de su familia.
El occidental que estudia materias ocultas no puede
siempre sentar su cuerpo en la posición del Loto, por sus
hábitos convencionales, o — hablando con toda rudeza —
p or q ue se l e e m b ot a n las c o y u n t u r as . La c o sa n o i m p or t a; d i-
cha posición no es de una trascendencia vital. Es cierto que
dicha postura es muy conveniente para la meditación; pero
la realidad es que cualquier posición es adecuada, siempre
que mantengamos la espina dorsal erecta. Si necesitáis sen-
tar os con la s pier nas cr uza das, l o podé is practicar , apoya ndo
también las manos sobre vuestros muslos. Mientras meditáis,
conservad la boca cerrada, y procurad que la lengua esté
algo más atrás que los dientes. La barbilla debe caer bien
aguantada sobre el pecho.
Si os sentáis como hemos explicado, y respiráis bien y
suavemente con un ritmo preciso, descubriréis que éste es
un excelente auxiliar de la relajación. Naturalmente — repe-
timos — tenéis que sentaros con el espinazo bien tieso, a
menos que tengáis un defecto que os haga penosa una tal
posición.

PA N C HA T AP A: L o t e n g o d esc r i t o e n mi li b r o E l T er c e r
Ojo. He hablado de esa ordalía. Tal vez me sea preciso con-
f i r m a r q u e E l T e r c e r O j o e s v e r d a d ; t o d o l o q u e h e e s c r i t o , es
verdad. Pero volvamos al Panchatapa.
Se t ra t a d e u n ejerc i c i o s u m a me nt e s e v er o, en el que ha y
que sentarse en una estricta — muy estricta — posición de
Loto sin moverse, desde la primera luz del día hasta la últi-
m a , c ua nd o el dí a s e ha di si p a d o y ha n s o br e ve ni do la s t i ni e-
bl as de la noche . A uno no le es per mitido r ealizar movimient o
a l g u n o ; n i d e s c r u z a r l a s p i e r n a s , n i d a r u n p a s e o . H a y que
permanecer constantemente sentado.
N o r m a l m e n t e s e a l u m b r a n c u a t r o g r a n d e s f u e g os : N o r t e ,
Este, Sur y Oeste, y dichos fuegos tienen que fundirse peno-
samente en uno solo, de manera que uno acaba siendo como
un c er do as ado. La ide a es demas iado r uda por t an s ever a dis-
ciplina. Ha sido experimentada por una persona que ha me-
ditado de esta forma siete días seguidos, eso es, desde el
alba hasta que se ha hecho oscuro, sentado inmóvil, y du-
rante la noche durmiendo y comiendo los manjares que le
estaban vedados durante la luz del día.
Este ejercicio es muy bueno para desarrollar la potencia
de medi tac ión que pos eemos c ada c ual de nos otr os , ya que si
no se medita, uno se siente oprimido por los deseos corpo-
rales, etc.; pero meditando, nos escapamos de este mundo.
Naturalmente no se recomienda en absoluto a los oc-
c i d e n t a l e s q u e s e d e d i q u e n a s e m e j a n t e s p r á c t i c a s , q u e e x i gen
una ejercitación intensa.
PANDIT: Una mayoría de personas se siente grande-
mente impresionada cuando oye hablar de tal o cual Pandit.
Pandit es el nombre oriental de todo aquel que ha es-
tu d ia d o pr o f u n d a me nt e l as E s c r i t ura s y v ar i os li br os re l ig i o.
sos. Podemos decir que, en la religión cristiana, vendría a
ser un predicador laico, y nada más. En otras palabras: un
p r e d i c a d o r l a i c o e s t á fa c u l t a d o p a r a de s e m p e ñ a r c i e r t o s of i -
cios en la Iglesia; pero, de todos modos, no es un predica-
dor ni un pr edicador que ha rec ibido la s órdene s. Un Pandit
ocupa una situación — o falta de situación — semejante.

P A R A : G e n e r a l m e n t e , e s t a v o z v a pr e c e d i d a d e l a r t í c u l o
« e l » ; d e f o r m a q u e s e d i c e c o m ú n m e n t e « e l para». E x a c t a -
m e nt e , s i g n i f i c a to d o a q uel l o, a aq u el , q u e s e e nc u e ntr a má s
allá de la Octava Senda. Para decirlo más claro, considerémoslo
como una cosa que es suprema, trascendente.
Tenemos Para-bhakti. Significa que uno ofrece su de-
voción al Dios que adora. Quiere decir, una persona devota.
O t r o e m p l e o d e l pa ra l o h a l l a m o s e n Para-vidya. E s t a
combinación significa conocimiento supremo.
S i h a b i t á s e m o s e n l a I n d i a , v e r í a m o s c ó m o l os b r a m a ne s
emplean mucho esta voz; casi tienen el monopolio de ella,
y se lo aplican más que los demás creyentes de su religión,
de bido a que la pal abr a i ndica el gra nde, el puro, el s upr emo
conocimiento que puede poseer un bramán.

PARAMATMA: Otro vocablo relacionado con nuestro


«para». En este caso, se refiere el Supremo «Uno-mismo», el
Supremo Atma. Es nuestro Super-yo personal, lo que es
uno mucho más arriba de la carne. El que controla el cuer-
po humano sobre la Tierra y los demás planetas.
E s m e j o r l l a m a r l e S u p e r - y o , y a q u e n o m b r á n d o l o P ara -
matma, Atma o Jivatma se originan confusiones.

P A Z : P a z s i g n i f i c a a u s e nc i a d e c o n f l i c t o s , i n t e r n os o e x -
ternos. Hay paz cuando uno mismo y lo que le rodea están
en armonía, en vez de en estado de conflicto. Muchos de los
q u e s o n l l a m a d os « p ac í fi c o s » d is fr u ta n d e u n i nt er l u di o , e s o
es, un reposo en medio de una serie de vidas. Para ellos
— que simplemente marcan un intervalo de tiempo — las
cosas marchan mansamente como un estanque profundo y
plácido de superficie lisa. Pero no es ningún buen signo, cuand o
nuestra existencia es demasiado pacífica; señala que no
progresamos lo debido. Si se medita con buen éxito, se evitan
los conflictos interiores; pero el Adepto puede meditar fruc-
tuosamente aun en conflicto con las cosas exteriores; un
Adepto puede ciertamente meditar rodeado de los compo-
nentes exaltados de una charanga que se entusiasman en la
noche de un sábado. Un ejercicio semejante al que aca-
bamos de explicar no es recomendable, puesto que puede
convertirse en un proceso agotador.

PERCEPCIÓN: No es preciso «percibir» antes de que


p od a m o s a l c a n z a r a l g ú n c o n o c i m i e nt o . P o r e j e m p l o, e l e s t u -
diante al principio atiende a lo que se le explica. En se-
g un d o l u g a r , c o n s i d e r a l o q u e s e l e h a e x p l i c a d o, y d e l a i n -
formación entonces a su disposición forma su propio juicio,
llega a sus propias conclusiones y tiene unas pocas ideas
que le son propias.
En tercer lugar, la persona que ha pasado por los dos
grados previos y por esto ya no es un estudiante, ha llegado a
un grado en el que puede percibir cosas por sí mismo, sin
que le sean explicadas o necesite la ayude de los demás.
Pr o ba bl e me n te , e nt o nc e s h a r eal iz a d o l os s u fi c i e nte s pr o-
gresos para poder salir de su cuerpo físico y visitar astral-
mente la «Sala de las Memorias» y consultar los Anales
Akashicos para el pasado, el presente y las probabilidades
del futuro. Cuando una persona ha llegado a ese grado, al-
canza la Edad de la Percepción.

PIEDRA DE TOQUE: Siglos, muchos siglos atrás, cuando


el mundo era un lugar más lleno de sabiduría que el de hoy,
antes de la época de las aspirinas y de las drogas tran-
quilizantes, los sacerdotes y varones sabios poseían medios
p ar a ca l m ar a las p e r s o na s n er v i osa s o ir r i t a bl e s, o e n a l g ú n
modo descentradas. Sabían fabricar «Piedras de toque tran-
q ui l i z a nt e s » . E s a s p i e d r a s m u y e s p e c i a l e s e s t a b a n f o r m a d a s
e n u na di s p osi c i ó n q u e fr o nt á n d ol as s ua v e m e n te s e p o dí a o b-
t e n e r u n a s e n s a c i ó n t á c t i l a g r a d a b l e qu e c a l m a b a u n a m e n t e
a g i t a d a , p r e v e n í a l a s ú l c e r a s , e l m a l h u m o r y e l hi s t e r i s m o.
Se pueden leer más cosas en el apéndice dedicado a las
Piedras.

PIEDRAS: Las piedras son una materia que puede ejer-


cer una gran influencia sobre nosotros, nuestros pensamientos,
nuestra salud y nuestra fortuna. Así, al final de nuestro
Diccionario hemos añadido un apéndice (Apéndice B) de-
dicado exclusivamente a las piedras, su naturaleza, su in-
fluencia, etc. Rogamos que lean ustedes con toda atención
dicho Apéndice.

PINGALA: Es un canal situado en el lado derecho de la


médula espinal. Dicho canal contiene fibras sensoriales y
motoras que tienen relación con la vida física y también
metafísica de todos nosotros.
La I d a e s u n t ub o s i mil ar — o c o l um na — . C u a nd o t a nt o
la Ida como la Pingala pueden ser controlados libremente
por el individuo en quien ambos están situados, para éste
no cuentan ni el tiempo, ni la materia, ni la distancia. Nin-
g u n o d e e l l o s c o ns ti t u ye u n o bs tá c ul o n i u n a li m i t a c i ó n p ar a
él. Dicho individuo puede muy bien decir: «Las rejas de la
prisión no son una jaula».
La persona que goza de tales facultades, podrá efectuar
vi a j e s c o ns ci e n te s e n e l a s tr a l , te l e pa tí a , cl a r iv i de n ci a y t a m-
bién, en condiciones adecuadas, fenómenos de levitación.

PLACERES Y DOLORES: Los mecanismos tienen quien


controla su velocidad. Un tocadiscos, por ejemplo, será ma-
nejado o controlado por lo que se refiere a la velocidad
de sus vueltas, para que ésta sea constante y ejecute la música a
una altura correcta.
Los seres humanos también tienen quien los gobierna, y
dichos gobernadores o reguladores del linaje humano son,
por un lado, el placer y, por el otro lado, el dolor. Las
vidas humanas corrientes alternan los dos extremos. Así
aprenden a evitar el dolor a fin de poder experimentar el
placer por ausencia del dolor. También comprueban, con
pesar, que algunos placeres son causa de sufrimientos. En
l a s p r i m e r a s e d a de s d e l h o m b r e , h a y s o m n o l e n c i a y de s g a n a
de hacer esfuerzo alguno. El salvaje no se pone a cazar
antes de ha ber sido as altado por l os sufr imient os del hambr e.
Una vez ha descubierto que la comida causa placer, tiende a
sobrealimentarse; pero entonces se da cuenta de que un
exceso de comida proporciona dolor.
Placer, dolor; placer, dolor. El ciclo de placeres alter-
nando con dolores enseña al hombre lo que se debe hacer y
lo que no se debe hacer.
Experimentando el placer que es origen de dolor, el
hombre aprende a moderarse y dejar de cometer excesos
antes de que dicho placer se le convierta en dolor, y por
ello se origina un conato de inteligencia.
El Adepto aprende a no gozar de altos placeres si no
quiere caer dentro de bajos dolores. Aprende a mantener
un temperamento igual, de forma que no sea asaltado ni
por el placer ni por el dolor. De este modo aprende a re-
gul ar s u cuerpo, y por me dio de est e dominio se convierte en
capaz de hacer viajes por el astral, así como actos de cla-
rividencia; con el fin de progresar espiritualmente, obtiene
una disociación de su cuerpo que puede emparedarse en
una celda de ermitaño, encerrado durante años sin contacto
con la luz. En tal estado, podrá ser alimentado cada dos o
tres días. Durante el resto del tiempo, se disocia de su
parte corporal, y su forma astral surge sobre las montañas, por
e nc i m a d e l os o cé a n os y a l o a nc h o de l a s ti er ra s . Di s oc i a d o
de esta manera puede visitar todas las regiones del mundo, y
nada es secreto para él. Penetra en las salas del consejo
bajo las trazas de un fantasma invisible y silencioso; pero
que puede enterarse de todo lo que pasa. Pero este individuo
no está permanentemente separado de su cuerpo hasta que
la muerte corte su Cuerda de Plata.

PLANOS DE EXISTENCIA (Marionetas): Mucha gente


ignora quién es y por qué existe. Se preguntan por qué mo-
t i v o u n a p e r s o n a l i d a d t o d o p o d e r o s a c o m o e l S u p e r - y o h a de
relacionarse con un desgraciado y diminuto ser humano,
La cosa no es tan sencilla como parece.
El Super-yo es parecido a un maestro titerero. Como un
manipulador de marionetas puede tirar las cuerdas de varios
títeres a la vez, así el Super-yo maneja las Cuerdas de
Plata de una cantida d de pers ona s dist inta s. Una de ellas pued e
estar en Inglaterra, otra en el África, Australia u otro
p l a n e t a , i n c l u s o . T o d o s s e e n c u e n t r a n b a j o e l c o n t r o l d e un
mismo Super-yo.
Podemos afirmar que son como habitantes de muchos
paralelos. Según algunas creencias, todo aquello que ha su-
cedido, o está por suceder, tiene un común denominador.
Pas a d o, pr e s e nt e y f u t ur o s o n u na s ol a c o s a. Es por el e s til o
de cuando vamos por la calle, que no podemos ver lo que
nos esconde una esquina; más, si vamos en un helicóptero,
nos damos perfecta cuenta de lo que sucede alrededor de
dicha esquina. Vemos claramente en el futuro.
A través de la Historia vemos varios casos de persona-
jes, hombres o mujeres, que se han visto «poseídos» y han
r ea l i z a d o c os a s par a l a s q u e n or mal m e nt e no es ta b a n c a pa ci-
tados. Consideremos el caso de Juana de Arco: era una jo-
vencita que se pasaba largas horas sola; se comprobó que
ella escuchaba voces, y que esas voces la exhortaban a po-
nerse a la cabeza de su país. Ella obedeció, se vistió una
armadura y condujo sus tropas a la batalla.
¿Quiere el lector saber lo que en realidad había suce-
dido? Las cuerdas de los títeres se embrollaron. Su Cuerda
de Plata se enredó con la de otra persona de tal vez otras
tier ras , ta l ve z d e otr o pl a n et a, q u e t e ní a l a mi si ó n d e l le v ar a
cabo ciertas cosas. Juana raci onalizó y dio un s ent ido a l as
voces, sentido aplicado a sus propias condiciones. Uno se ma-
ravilla pensando qué le sucedió al hombre joven que debía
conducir su país. ¿Se portó, acaso, como una jovencita, pa-
sando gran parte de su tiempo en ensueños?
Existen mundos paralelos, que no podemos ver porque
tienen vibraciones distintas. Podemos ver la luz; en cam-
bio, no podemos ver las ondas de la radio; no obstante ellas
van a la misma velocidad. Podemos, asimismo, ver nuestro
mundo, en el que vivimos; pero, ¿veríamos otro mundo que
le fuese superpuesto? No lo podríamos ver, como no pode-
mos ver las ondas de la radio; pero durante nuestro sueño,
en nuestros viajes astrales, nos es posible visitarlo.
Hemos conocido grupos de personas — a veces familias
enteras — que están completamente ligados entre sí; que
actuaban como un grupo teniendo los mismos intereses, y
sintiéndose todos afligidos cuando un miembro de aquel
grupo desaperecía. Esas gentes, miembros de una familia,
eran todos ellos marionetas del mismo Super-yo. La mayor
parte de nosotros formamos parte de un grupo, esto es:
estamos en esta parte de la Tierra y tenemos contraparti-
das en otras regiones u otros planetas; y es por esta razón
que a veces tenemos conocimientos de países en los que,
conscientemente, no estuvimos nunca. Por eso mismo pode-
mos tener un conocimiento completo y claro de otro planeta.

PLATA (CUERDA DE): Lo mismo que el recién nacido


está unido a su madre por el cordón umbilical, estamos co-
nectados con el Super-yo por medio de la Cuerda de Plata.
I gu a l c o m o u n a m a r i o n e t a e s t á u n i d a a l t i t e r e r o p or u n p e d a zo
de cuerda, estamos unidos a nuestro amo por dicha Cuerda.
La Cuerda de Plata recibe este nombre debido a que,
siendo un abigarramiento de partículas que ruedan rápidament e
y que contienen todos los colores existentes, su conjunto
aparece como plateado. Las miríadas de colores de que se
compone, vistas por un clarividente, aparecen formando un
color de plata blanquiazul purísimo.
Est a cuer da e s i nfinitamente extensible, sin límites. Cuan-
do una persona viaja por el astral, el cuerpo interior se
separa de su envoltorio de carne y flota al extremo de la
Cuerda de Plata de una forma muy parecida a la de una
corneta el cabo de una cuerda. Cuando el cuerpo demanda
su astral, éste es tirado igual que una corneta cuando se la
reclama a tierra.
T od o c ua n t o h ac e m os e n est e s ue l o s e tr a ns mi t e a l S up er -
yo por medio de la Cuerda de Plata. Todo cuando el Super-yo
n ec e si ta c o m u ni car n os a s u v ez , v a a par a r a l s u bc o n sc i e nt e ,
donde la información es almacenada hasta que nos es nece-
saria, transmitida a nuestro mundo por dicha Cuerda.
Cuando nos llega la hora de la muerte, la Cuerda de
Plata se adelgaza y se rompe; lo mismo que el niño muere
si se corta el cordón umbilical que le une a su madre, igual
sucede con el cuerpo cuando la Cuerda de Plata se rompe y
el Bol de Oro se derrama.
El Bol de Oro es, sencillamente, el nimbo de fuerza
etérica superior que rodea nuestra cabeza durante nuestra
vida y se desvanece finalmente en el momento de nuestra
muerte.

PODER: Toda criatura viviente, hombre, animal y hasta


vegetal, va en busca de poderes. En los bosques, la planta
que primero se arrastra se mueve a través del suelo hasta
llegar a ser un árbol de los más altos. Crecen sin parar
h a s t a s u s m á s a l t a s r a m a s , d o nd e a s p i r a n p o de r d e l a fu e r z a
solar. La planta crece y, creciendo, estrangula a su invo-
luntario enemigo. Pensemos en la hiedra y el viejo abeto;
arranquemos la hiedra y veremos las profundas heridas en
la corteza del árbol.
El animal robusto busca dominar a los de su especie
que le son inferiores en fuerza. Su pensamiento es que,
dominando, no tendrá nada que temer, ya que los demás
viéndole más fuerte sentirán miedo de atacarle.
Los hombres buscan el poder mediante el abuso del
di n er o o d e u n a es t u di a da ar r o g a nci a . O tr os b us c a n d o mi n ar ,
alegando estar situados muy arriba en algunas categorías de
diversas creencias. Otros dominan amenazando con tortu-
ras, tormentos y sufrimientos a los débiles que se opongan a
ellos, los fuertes.
Todos aquellos que a bus an de s u poder, c onvie ne que te n-
gan esto presente: Que el poderoso sea generoso con el
pobre y desvalido, porque el ciclo de la vida gira como la
rueda de un carro, distribuyendo al uno la riqueza y la
pobreza al otro; proporcionando al uno dichas y al otro mi-
serias; y así como la rueda va dando vueltas a través de
las varias existencias, como si cada una de ellas fuese un
rayo de la rueda, sucesivamente el rico se convierte en
pobre y el pobre en rico, y aquéllos que ahora sufren, más
ta r de s e rá n di c h os os y l os q u e ha n e x p er i m e nta d o u n e xc es o
de dichas sin ayudar a sus prójimos que conocen las pena-
lidades de la miseria, el dolor y la tristeza. En resumidas
cuentas: que el hombre poderoso sea compasivo, que sea
generoso, y que preste auxilio a quienes lo necesitan; así
cuando él esté en la necesidad, será socorrido por los otros.
Pero el poder real y efectivo mientras estamos en este
mundo es aquel que nos concede la meditación. Meditando
como es debido, podemos alcanzar:
1. L i br e a c c e s o a l o s A na l e s A k a s h i c o s . E s o n os p u e d e
proporcionar el conocimiento de todo aquello que sucedió
en el pasado; no tan sólo a nosotros sino a todo el mundo y
t o d o s l o s m u nd o s d e l m á s a l l á . P o d e m o s c o n o c e r , a d e m á s , l a s
c os as q ue s uc e de n a h or a m is m o y, s i te n e m os s u fi c ie nt es
m o t i v o s p a r a e l l o , p o d e m o s v e r e n l o s A n a l e s A k a s hi c o s l a s
probabilidades para el futuro.
2. Comunicación telepática con los animales, experiencia
m u y f r u c t u o s a , p o r q u e l o s a n i m a l e s p o s e e n u n a l t o g r a d o de
inteligencia, desconocido por el hombre.
3. Un conocimient o de las vidas anteriores de uno mismo y
de otras personas. Un conocimiento obtenido por métodos
distintos de las incursiones por los Anales Akashicos.
4. C o m u n i c a c i ó n t e l e p á t i c a c o n l o s d e l a m i s m a t a l l a
e s p i r i t u a l q u e n o s o t r os , n o i m p o r t a n d o a c u á l p a r t e d e l m u n d o
p e r t e n e z c a n , e i n c l u s o s i e l l o s s e e n c u e n t r a n f u e r a d e este
mundo.
5. Conocimiento de la fecha de nuestra muerte proba-
ble, cosa que nos permite pagar nuestras deudas, y tener
limpia la conciencia.
6. Clarividencia. Un talento para ver sitios distantes,
acontecimientos y probabilidades de acontecimientos veni-
deros.
7. La meditación nos hace capaces de controlar la ma-
teria. Existe un poder de la mente sobre la materia; en-
tonces podemos hacer todo lo que es posible en los viajes
por el astral, ya que los viajes astrales son una cosa simple.

POLTERGISTAS: Hay ciertos elementales, especializa-


dos en causar molestias a los hombres. Se los llama pol-
tergistas. Son tr avi es os como los monos, y no ti enen en abso-
luto el poder de razonar.
Existen diversos elementales del tipo llamado poltergista.
Normalmente, carecen del poder etérico para mover un ob-
jeto material; entonces, buscan una muchachita (o, a veces
un chiquillo, aunque éste posea menos poder) que entre en
la p u ber t a d; un a m u c ha c hi t a d e d o ce a ca t or ce a ñ o s d e e d a d,
q u e t ie n e a c u m ul a da m uc ha e n er g ía e t ér i ca , q u e e s i n di r ec t a y
de stinada a ser cana liz ada ha cia l a pubertad. El poltergis ta s e
l a s a r r e g l a p a r a o bt e n e r e n e r g í a — e t é r i c a — d e l a j o v e n c i t a ,
y con esa energía puede mover diversos objetos, pongamos
p or c a s o , u n a s i l l a q u e n o e s t á a l a l c a n c e d e n i n g u n a persona.
No es necesario que la fue nte de ener gía ( la j ovenc ita) es-
té en la misma habitación; puede hallarse a cosa de unos
diecisiete o veinte metros de donde se produce el fenó-
meno.
Los poltergistas sólo se manifiestan donde los seres hu-
manos se asustan. Los elementales, que siempre son des-
tructores, únicamente aterrorizan a los hombres; y cuanto
más se aterroricen, más placer experimenta el elemental.
PRALAYA: los hombres de ciencia acaban de descubrir
lo que los s er es humanos corrie ntes conoc ían ya des de c entu-
rias: que los hombres y animales tienen que dormir al
ca b o de u n a s h or as ; s i n o , n o p ue d e c o nt i n u ar su vi d a . A l g o
parecido a esto la ciencia de los orientales lo conoce desde
hace siglos: el Universo entero tiene que «dormir» a deter-
minados intervalos.
A muy grandes intervalos el Universo entero duerme, y
a e s e f e n ó m e n o s e l e l l a m a P r al a y a . E x i s t e n v a r i o s p e r í o dos ,
s e gú n u na cr e e nci a de l a I n di a; y de s p ués de ca d a u no , e l
Universo duerme, mientras nuevos pueblos son desig-
n a d o s y n ue v o s m u n d o s p l a n e a d o s . E s t os h e c h o s s e p u e d e n
observar en los Anales Akashicos.

PRANA: Esta voz tiene dos significados. El primero es


d e u n C h akr a c o ne ct a do c o n el pl e xo c a r dí a c o. Es t e C h a kr a
controla la salud del corazón. Se halla conectado con el
manojo de nervios del corazón que imprimen un choque
e n el m ús c u l o de l mis m o y ha c e n qu e e l c or a z ón p u e da l a ti r
acompasadamente.
Est a forma de Pr ana s e muestr a en el aura como un color
a mar i ll o a nar a nj a d o; c o l or q ue t ie n d e a e nr oj ec er s e e n a q u e-
ll as pe rs on a s q u e si e nt e n de s e os m u y fue rt e s d e ba ja nat ur a-
le z a a n i mal , c o m o l o s o n l a e x ces i va i n d u l g e nc i a e n e l s e x o o
en la comida.
El segundo Prana es más bien conocido por el común
d e p er s o na s . E stá r e l ac i o na d o co n el r e s p ir a r y el c o nt r ol d e
la respiración. No hablaremos de él aquí; al final de este
Diccionario el lector encontrará una colección de seguros y
sanos ejercicios respiratorios.

P RU E B A : Es u n he c h o la m e n ta bl e q ue m uc h a g e nt e p i da
pruebas de todas las cosas. ¿Cómo sabéis que existe un
Dios? La respuesta es que no puede ser probado, en los
términos que entienden por «prueba» los públicos de una
mentalidad materialista. Hay que considerar nuestra creen-
cia en Dios como una creencia; tenéis fe en que Él existe, y
no podéis ir más allá, mientras estéis dentro de la carne.
¿Cómo sabéis que hay una vida futura? ¿Cómo sabéis
que hay un mundo astral donde podemos encontrar amigos
y hacer planes para una vida mejor? A no ser que podáis
efectuar viajes por el astral conscientemente lo tenéis que
c o ns i d e r a r a t r a v é s d e l a fe . L a s p e r s o n a s q u e h a n e s t a d o e n
«el Otro Lado» y recuerdan perfectamente, no tienen fe;
t i e n e n , e n s u l u g a r , c o n o c i m i e n t o ; p e r c i b e n l a c e r t i t u d d e lo
que previamente había sido un artículo de fe solamente.
L a a c t i t ud t i b e t a n a a n t e l a s « p r u e b a s » p u e d e f o r m ul a r s e
del siguiente modo:
T o d o a q u e l l o q u e es, n o r e q u i e r e p r u e b a a l g u n a . L o q u e
no es, no puede ser probado. Por lo tanto, no es correcto ni
pedir, ni dar pruebas.
Una de las cosas más difíciles que existen es el tener
que luchar con ese continuo deseo de pruebas. Pidiendo
continuamente pruebas se hace imposible el realizar pro-
gresos. Aquellos que son capaces de producir manifestaciones
psíquicas, raramente lo hacen dentro de las llamadas nor-
m a s del e xper i m e nt o c i e nt í fi c o, p or q ue l a at m ós fe r a g e n er al
de desconfianza, incredulidad, y hostilidad inhiben las más
altas vibraciones que son necesarias para que las materia-
lizaciones puedan llevarse a cabo.
Los así llamados y estiliz ados «investiga dores », casi nunca
pos een l as cual idades o cali ficaci ones indi spe nsa bles pa ra
i n ve s t i g a r l a s m a t e r i a s o c ul t a s . L a g e n t e n o t i e n e q u e c r e e r ,
n i d e b e d e s c r e e r . T o d o l o q u e s e r e q u i e r e , e s u n a m e n t a l i dad
abierta y un deseo simpático de investigar sin prejuicios.

PSICOMETMA: Una pers ona que sea «s ensi ble», puede


tocar con los dedos un objeto y contar toda una serie de
cosas sobre el mismo. Por ejemplo: una persona puede esco-
ger un guijarro en la ribera de algún mar o algún lago.
Después, sentándose y procurando que se haga un blanco
en su mente, el subconsciente puede activar algún sentido
para-normal de forma que los dedos puedan transportar
vi br ac i on es al ce re br o , l a s c u a le s for ma n fi g ur as . T o da vi d a e s
electricidad y magnetismo y toda cosa que haya sido tocada
por una persona, conserva para siempre su impresión en el
futuro. Es igual que cuando tocamos un pedazo de hierro
con un imán; nos encontramos con que hemos mag-
netizado más o menos aquel trozo de hierro. Un galvanómetro
y hasta una brújula magnética ordinaria pueden detectar
el magnetismo captado por el hierro al ligero contacto con
un imán.
Del mismo modo, una persona sensible a la psicome-
tría puede tocar una piedra, una sortija o una pieza de
tela y describir escenas ocurridas en el pasado de aquel
objeto.

PURGATORIO: No es el infierno; no es nada parecido


a l i n f i e r n o . E s m á s s e m e j a n t e a l V e s t í b u l o de l a s M e m o r i a s
del mundo astral.
Imaginaos una tetera de plata. Tras haberla usado un
poco esa tetera tendrá manchas de tanino por dentro y al-
g un a s s e ñ a l e s p o r f u e r a . E n t o n c e s , s i p e n s á i s v e n d e r l a o h a -
c e r c o n e l l a u n p r e s e n t e d e b o d a , p r a c t i c á i s l a s d e b i d a s di l i -
gencias para que quede bien limpia.
De la misma manera, cuando algún ser humano o un
animal abandonan este mundo, es preciso que hagan una
breve estancia en el «purgatorio», donde el alma, o Super-yo,
v e l o s e r r or e s c o m e t i d o s e n l a v i d a r e c i é n t e r m i n a d a , y t a m -
bién hay algunos rostros astrales que se vuelven muy rojos
en tales ocasiones. Este Purgatorio no es un centro de cas-
tigos; no es tampoco la cárcel del partido, no es ningún in-
fierno, ni hay diablos que pinchen a uno con tridentes al
rojo vivo. El Purgatorio es meramente un sitio donde los
individuos se despojan, el uno de su vanidad, el otro de
sus ilusiones, y donde cada cual se da cuenta de que, aun-
que en la Tierra tuviese montones de dinero, y la gente le
respetase, nadie se lleva sus caudales al otro mundo.
No hay para qué espantarse del Purgatorio. Es una
e x per i e nc ia a gr a da bl e el d es e m ba r a z a r s e de l a s e s c or i a s q u e se
nos pegaron viviendo en este mundo.
R

RAGA: Es otro mundo; el de la emoción, el gusto, el


placer. Usualmente surge de la memoria de algún objeto
agradable, o de la idea de una persona. Se trata, natural-
mente, de un término abstracto.
Raga tiene otro sentido, además. El de una forma musi-
cal de la música india.
Derivada de la primera significación de Raga, se dice
Raga Bhakti, que es la floración espontánea del amor es-
piritual. Generalmente, es causada por alguna emoción o
impresión inesperadas e intensas.
Otra forma de Raga es Raga Dwesha, que es el gusto
o aversión que sienten las personas. A veces encontramos
personas a las que queremos intensamente sólo con verlas (en
español, a eso se le llama «flechazo»). Pero también existe
la reacción opuesta: vemos una persona que la detestamos
como a nadie... también con sólo verla.
Es e ti po de s e ns ac i ones , de be m os d es a r r ai g a r l as d e n os o-
t r o s p or m e d i o d e n u e s t r o d e s a r r o l l o ; y a q u e s i m p a t í a s y a n -
ti pa t í as, si n r a z ó n a p ar e nt e , s o n s e ñ al d e i g n or a n c i a y fa ll os
en la consecución de una base espiritual.

RECREACIÓN: ¿Sabéis lo que significa «recreación»?


Recreación, eso es, creación de nuevo.
U n i n d i vi d u o q u e da a t o n t a d o y c a n s a d o , tr a b aja n d o s i e m-
pre en la misma cosa. Una persona puede pasarse la jor-
nuda entera sentada a su mesa de trabajo, sumando colum-
n a s d e c i f r a s e n o r m e s . A l f i n a l d e l d í a p a r e c e r á u n « m ue r t o
ambulante». Pero entonces sale y «re-crea» energías, es decir,
obtiene nuevas energías que dedica a nuevas formas de
ejercicios, pasatiempos o trabajos. Recrearse es necesario
si se' quiere hacer trabajo bien hecho en una materia de-
terminada.
RECHAKA: Es el proceso de expulsión de todo el aire
que puede estar en nuestros pulmones, para que pueda
entrar aire fresco, cuando se practican ejercicios respirato-
rios.
No dec imos más. En el Apéndice A s e det al lan difer entes
formas de respiración.

REENCARNACIÓN: Reencarnarse es el acto de volver a


este mundo material desde el mando espiritual. El sen-
tido del tiempo en el mundo material es completamente
distinto del que tenemos en el mundo espiritual, y el in-
dividúo aprende las lecciones mucho más de prisa en el mundo
material que en el del espíritu.
Los hombres marchan a la Tierra — o a otras Tierras —
muy por el estilo de cómo se va a la escuela; uno deja su
c asa por la mañana, y mar cha hacia la es cuela donde ya s abe
que aprenderá ciertas lecciones. Al final de las horas esco-
lares, regresa a su casa.
A medida que se trabaja en una clase, se pasa a otra,
hasta que el estudiante ha aprendido — en teoría — todo
lo que en ella se puede aprender; y entonces, se le destina
a u na es c ue la d e gr a d o s u per ior ; fi n al m e nt e , va a l os c e nt r os
de enseñanza secundaria y a las universidades.
De muy semejante forma, el hombre viene a la Tierra y
vuelve a ella, para entrar cada vez a distintas «clases».
C u a n d o e l h o m br e h a a p r e n d i d o t o d o c u a n t o l a T i e r r a p u e de
e nseñarl e, va con des ti no a un mundo di fer ente, exactament e
como el adolescente ingresa en un centro pedagógico supe-
rior.

RELAJAMIENTO: Es esencial para toda persona ser ca-


paz de practicar el relajamiento; pero son pocos los que
saben practicarlo, por ser demasiado impacientes, ansiosos en
exceso para obtener resultados sin hacer nada.
Podemos relajarnos en todas partes. Basta con sentarse y
abandonarse sobre una silla. Entonces se examinan (men-
talmente) los músculos de uno a uno. ¿Está el pie en su
á n g u l o m á s c ó m o do ? ¿H a y r i g i d e z e n u n a p a n t o r r i l l a ? V u e s -
tra espalda, ¿está sentada en una posición que no exige es-
fuerzos para mantenerse?
Examínese a uno mismo, región por región de su cuer-
po. Esté seguro que todos nuestros músculos están dis
tendidos. ¿Qué pasa con vuestra cara? ¿Por qué vuestro la-
bio hace esa mueca? ¿Por qué los pár pados están c ontraídos?
¡Distensión, distensión de todos los músculos! Imagínese
q u e u n o s e h a ca í d o d e u n a v ió n y q ue s e hall a es ca c har r a d o
por el suelo. Entonces se estará relajado por completo. Si
sois capaces de relajar todos los músculos de manera que
no es téis bajo una cons ta nte tir antez muscula r, vue str a s alu d
experimentará una gran mejora. ¡Probadlo!

R E S P I R A C I Ó N : T a m b i é n s e p u e d e l l a m a r Prana yama;
pero como esa palabra no significaría nada para el común
d e l a s p e r s o na s , n o s c o n t e n t a r e m o s c o n e l v o c a b l o « r e s p i r a -
ción».
Hay un apéndice especial, al final de este Diccionario,
que trata de los diversos sistemas de respiración y expo-
ne varios ejercicios respiratorios; de modo que, de mo-
me nto, sólo dire mos que el r es pir ar se r el aciona c on el ritmo
según el cual aspiramos el aire, lo aguantamos en nuestros
pulmones y lo soltamos fuera.
A modo de ejemplo, tomemos la propia unidad de tiem-
p o , y e n t o n c e s t e n e m o s u na u n i d a d p a r a a s p i r a r e l a i r e , c u a -
t r o u n i d a de s ( d e d i c h o t i e m p o ) p a r a r e t e n e r l o y d o s p a r a e x-
pulsarlo de los pulmones. Éste es un ritmo cómodo para
obtener una calma en nuestro espíritu.
Como la unidad de tiempo de una persona puede durar
tres segundos — es decir, que aspiramos el aire durante
tres segundos seguidos — podemos retenerlo cuatro veces tres
— o sea, doce segundos — y exhalarlo tres veces dos — o sea,
seis segundos.
Advertimos seriamente que no hay que practicar los di-
f e r e nt e s s i s t e m a s d e r e s p i r a c i ó n y o g a h a s t a q ue n o s e p a m o s
qué nos hacemos; porque si no sabemos a lo que vamos
y qué pretendemos, podemos estropear nuestra salud. Los
ejercicios que damos al final de este Diccionario son abso-
lutísimamente inofensivos y, en cambio, altamente útiles.

RISHI: Es un santo, una persona de santa vida, o una


persona dotada de facultades mediúmnicas.
Generalmente, un Rishi es una persona en cierto modo
r es p o n sa b i li za d a d e las Sa gr a d as Es cr it ur a s d e u n a r el i g i ó n .
Rishi quiere decir vidente inspirado.

RITOS: Los ritos son disciplinas, y lo de si se trata de


ritos pa ganos o de r itos ci vil iza dos , de pende de si se a precia
de los demás o de uno mismo.
La Iglesia Católica, por ejemplo, tiene un minucioso ri-
t u a l . E n t o da s pa r t e s d o n de s e d e s p l i e g a u n g r a n f a s t o e n e l
culto, es con el objeto de atraer el pueblo y juntarlo, influ-
yéndole con esta forma de disciplina uniformada.
Los ritos son caus a de que las pe rsonas te nga n una ci erta
me ntalidad, por que pos eyendo é sta, s on más ca paces de ace p-
tar o de percibir determinadas cosas.

ROSARIO: Varias religiones emplean el rosario — una


sa rt a d e gr a ni t os — a f i n de q ue l a pe r s o na q u e r e z a o r e p it e
Mantras, r e c u e r d e s u s o r a c i o n e s d e n t r o d e u n c i e r t o o r d e n y
un número correcto de veces.
El rosario es una forma elemental de calculador que in-
f or ma a n u es tr o s ub c o ns c ie n t e d e q ue al g o h a si d o r e a li za d o
en la debida forma y el debido número de repeticiones.
El pasar las cuentas de un rosario ejerce un efecto cal-
mante a quien las maneja y resuelve el viejo problema de
«no saber qué hacerse con las manos».
S

SADHANA: Palabra que se refiere a diversas discipli-


nas espirituales. Son especialmente las cuatro maneras de
c o n s e g u i r n u e s t r a l i b e r a c i ó n d e l os d e s e o s . F o r m a p a r t e d e l
Dama (véase en la D).
Las disciplinas conducen a la libertad de la concupis-
cencia de la carne y otras análogas. No hemos de especifi-
car sus detalles por la razón de que todo el libro está dedi-
cado a ese tema.

SADHU: Un santo varón, tal vez un eremita; pero par-


ticularmente un monje. Una persona que abandona su mo-
nasterio, de lamas o de bonzos, y lleva una vida errante entre el
p u e b l o r eci b e el n o m br e d e S a d h u , d e l a mi s ma f or m a q u e
entr e los cr is tianos una persona s eme ja nte se ría sa ludada con
los nombres de «padre» o «reverendo».

SAHSRARA: Es el más alto de los centros físicos de la


conciencia yogui. Es el séptimo, y aunque, como se sostiene
e n e s t e l i b r o , h a y a n u e v e c e n t r o s , s ó l o s e c o n o c e n s i e t e entre
los occidentales.
Sahsrara también es conocido por el nombre de «El
Loto de los Mil Pétalos», y un clarividente lo ve brotando
de la cima de la cabeza como una fuente de luz de oro, y
todos los «pétalos» alrededor de la base son de todos los
colores imaginables.

SAMADHI: Es un estado especial, en el cual se sobre-


pasa en agudeza la percepción de la «realidad». Cuando se
han alcanzado ciertos grados, cuando una persona ha pro-
gr es a d o m u y a llá , a d q ui er e u n e s t a d o de «s úp e r- co n ci e nc i a »
que le permite percibir realidades divinas que no pueden
ser probadas, pero que el individuo conoce que son ciertas y
verdaderas.
También es una forma especial de conocimiento, en la
cua l el individuo r ecibe una ilumi naci ón es pontáne a. Una per-
sona puede estar meditando la significación de una palabra
y , d e p r o n t o, r e c i b i r u n r a y o d e l u z , u na r e v e l a c i ó n q u e n o s
hace advertir instantánea e inesperadamente el significado
completo de aquello sobre lo cual se había estado medi-
tando.

SAMANA: En el centro del plexo solar existe lo que


usualmente se llama «una fuerza vital». Es una emanación
que puede ser claramente vista por un clarividente desarro-
llado. El color se ve afectado por las secreciones gástricas
v e c i n a s , y a s í e s d e u n v e r d e n e b u l os o , a l g o s i m i l a r a l j a d e ,
o, cuando una digestión ligera está en marcha, puede ser
como de un amarillento parecido al de la leche.

SAMATWA: Tranquilidad de temperamento, placidez de


l a m e n t e , e n t e r a a us e n c i a d e d e s c o n t e n t o , a ve r s i ó n o a n t a g o -
nismos. Un estado mental en el cual somos capaces de con-
siderar las cosas desapasionadamente, sin prejuicios ni ren-
cores.

S A M S A R A : L a s p e r s o n a s , e n l a T i e r r a , c o m pl e t a n u n c i -
clo: nacimiento, exis tencia, muert e, s us pensión y re nacimien-
to una y otras veces, en un ciclo interminable, hasta que
cada uno de no sotr os haya progr esado a travé s de cada s igno
del Zodíaco y de cada uno de sus cuadrantes, y haya apren-
dido lo que hay por aprender: que hay que librarse de los
l a z o s de l a c a r n e , y, c o m o c o n s e c u e n c i a , d e l a n e c e s i d a d d e
reencarnarse.

SANCHITA KARMA: Muchas personas consideran el


Karma como una cosa cruel, dura, implacable; pero no es así.
Los seres humanos pueden tener una gran parte de su
Karma « p u es t o a p ar te » , es d ec ir , c o m o a l m ac e na d o , a r es u l-
tas de cómo su desventurado posesor se porta en la vida
presente. Entonces, si el individuo realiza progresos e intenta
h o nr a d a me nt e a y u dar a l os d e más , s u «Karma a l ma ce n a d o »
se le per dona , ya que as í como pe rdonamos las culpas de los
d e m á s p a r a c o n n os o t r o s , n o s s e r á n p e r d o n a d o s l o s p e c a d o s
nuestros contra nuestro prójimo.
El Dios Todopoderoso es misericordioso y justo; pero
c o n u n a j u s t i c i a t e m pl a d a p o r l a b e n e v o l e n c i a . N a d i e d e l o s
nacidos ha sido llamado sobre la Tierra para sufrir más allá
de sus límites individuales. Nadie tiene nunca que «resti-
tuir» l o que l e sumirí a en la r uina. De maner a que el Karma
que tenemos almacenado será cancelado, pasado de largo y
d esc a r t a d o , s i l a p er s o n a c a r g a da c o n es e Karma da pr u e bas
de ser digna de perdón.
Como il ustrac ión de lo que de cimos, i maginemos que una
p e r s o n a h a s i d o m u y c r u e l e n s u p a s a d o . E l Karma n o q u i e r e
decir que tenga, por eso, que sufrir crueldades por parte
aje n a . N o l as s u fr ir á , s i e st a p er so n a h a r e n a ci d o y s e a pl i ca a
ser amable; entonces su Karma será descartado.

SANNYAS: Este vocablo se refiere a la abnegación de


sí mismo. Se suele emplear en el caso de una persona que
ha entrado en un convento de lamas o un monasterio y que ha
dedicado toda su vida a la obtención del saber. No puede
seguir progresando hasta que no dé liberalmente; hasta que
no se sacrifique voluntariamente, dando lo que a él le haga
falta a los demás. Éste es el más alto de los cuatro grados
en que se divide la vida individual del ser humano.
Sannyas ti e n e u n se g u n d o s i g ni fi c a do . Es u n a i n i c i aci ó n
durante la cual la persona que se prepara a la vida monás-
tica, hace al cabo de ella los últimos votos de completa re-
nunciación y abandono del mundo.

SARASVATI: Muchas religiones tiene una «Madre Di-


vina». Hay la «Madre de Dios» cristiana y Madres Divinas
en el lamaísmo, y una Madre Divina es la consorte de
Brahma.
Sarasvati es la Diosa del Saber y santa patrona de las
Bellas Artes.
SA T: E n t ér m i n os o c ci d e nt al es , s er í a la a b so l uta e xi s te n-
cia, un puro Ser que no pertenece a la Tierra. Es, en reali-
dad, el Super-yo, lo que nosotros llegaremos a ser, si sabe-
mos comportarnos y esperar el tiempo suficiente.

SATYA: Significa veracidad y abstención de engañar a


los demás. Es conocida como la segunda de las Abstinen-
cias. El individuo tiene que ser completamente veraz, com-
pletamente honesto para consigo mismo y para con los de-
más, si no, no realizará progresos espirituales.

S A TY A Y U GA : Es e l pr i m er o de l os c ua tr o pe r í o d o s d el
m u n d o . V ar ias r eli gi o ne s d i v id e n l os pe r í o d os de l m u n d o s e-
gún un determinado número de años. Satya Yuga, por otro
nombre Krita, los divide por períodos de 1.728.000 años.

SENDA: En la sabiduría oriental, se llama «La Senda».


Para los budistas, la Senda es conocida como «La Noble
Senda de Ocho Caminos». Es el camino de la vida, esa con-
ducta — o ausencia de ella — que nos guía hacia la termi-
nación de reencarnaciones y así, al término de nuestros su-
el sufrimiento o la posibilidad del mismo.
«La Noble Senda de Ocho Caminos», es un código del
frimientos. Ya que, mientras haya vida en el cuerpo, existirá
vivir, y aunque a menudo ha sido llamada una «religión»,
e n v er da d s e li mi ta a g u iar n u e st r a c o n d uc t a d ur a nte l a vi d a.
S i c on s i d e r a m o s l a r e l i g i ó n c r i s t i a na , e l c r i s t i a n i s m o e s u n a
religión; pero los diez mandamientos no tienen que ser ne-
c e s a r i a m e n t e u na « r e l i g i ó n » , s i n o u n c ó d i g o d e c o nd u c t a , l a
observancia del cual hace que el individuo sea un digno
exponente de esta creencia religiosa.
Los Ocho Grados de la Noble Senda son:
1. Correcto entendimiento.
2. Correcto motivo.
3. Correcto hablar.
4. Correcta conducta.
5. Correcta vida.
6. Correcto esfuerzo.
7. Correcta actividad intelectual.
8. Correcta contemplación.

C u a n d o s e p r a c t i q u e n c or r e c t a m e n t e t o d a s e s a s c o s a s , e l
individuo se da cuenta de que la vida se le hace muy dura,
porque esto significa que él se encuentra en su última en-
carnación, y en ella se está en un continuo sufrimiento y
prueba, debido a que hay que saldar los residuos y deudas
antes de que nos podamos mover con una clara conciencia y
sin ninguna cuenta pendiente.

SESIONES: Resulta sorprendentemente fácil entrar en


contacto con «El Otro Lado». Muy fácil entrar en contacto
con elementales que pretenden ser vuestro querido amigo
o pariente.
Existen ciertas personas, no obligadamente evoluciona-
das, ni precisamente buenas o malas que, mediante algún
truco de metabolismo, pueden elevar sus vibraciones de ma-
nera que se aproximen al armónico de un sonido fundamen-
tal de alguna entidad del mundo astral. Puede ser que
d i c h a s p e r s o na s , l l a m a d a s « m é d i u m s » ( m e di o s d e c o m u n i c a -
ción), reciban informaciones de seres humanos que recien-
temente, o no tan recientemente, han abandonado este
mundo.
Es altamente peligroso servirse de esos mensajes, si no
nos es muy conocido el «médium»; eso es, a menos que se
sepa que está más allá de toda sospecha. No decimos esto
en el sentido de que el médium tenga que ser forzosamente
un defraudador; pero puede ser que no posea las condicio-
nes intelectuales o formativas que le permitan distinguir lo
que es fraudulento de lo que es genuino.
En general, las personas que han pasado al otro lado de
la vida, están demasiado atareadas para mandarnos mensa-
jes que no tienen sentido alguno; tienen varias cosas por
hacer; tal vez prepararse para una nueva encarnación. La
tía Fanny no desea volverse atrás y recordaros que debéis
regar sus plantas o explicaros que el testamento perdido
por tantos años, se halla en el tercer cajón de arriba abajo
de la vieja cómoda.

SHAKTI: Otra vez tenemos a la Madre del Universo.


La Madre es el principio de la Primera Energía. Ella es la
que crea, preserva y acaba el Universo. La Madre es tam-
bién el conjunto de fuerzas que se ven en el Universo
manifestada.
Este mundo es negativo, puesto que el principio negati-
v o es f e m e ni n o . C u a n d o mar c ha m os má s al l á d e e s te m u n d o ,
v a m os ha ci a u n m u n d o p osi t i v o , a v a nz a m o s , e n t ér mi n os d el
sa be r es o tér i c o , e n d i r e c c i ó n d e l m u n d o d e Di os . A qu í, e n l a
Tierra, estamos en el Mundo de la Diosa, del principio ne-
gativo.
L a s f u e r z a s q u e n os p r o v i e n e n de l a D i os a , s o n a q u e l l a s
q u e t i e n e n q u e v e r c o n l a c l a r i v i de n c i a , c l a r i a u di e n c i a , t e l e -
p atí a, ps i c o me t r ía y s i mi lar e s . Di c ha s fuer z a s o po de re s t a m-
bién abarcan aquellas imágenes del pensamiento que se nos
suscitan sin una actividad pensante.
Un tercer poder que nos viene del principio femenino,
es el poder del sonido, el de la expresión vocal y compo-
ner música.
Es creencia de la India que tenemos que haber conoci-
do la gracia de la Diosa antes de que el verdadero aspecto
de Dios nos sea revelado.

SHANTI: En los conventos de los lamas y en los mo-


nasterios budistas, la palabra Shanti, que significa «paz»,
tiene que ser repetida al final de los discursos.
En los cenobios de los lamas del Tibet, a la hora de las
comidas se hace una lectura para distraer a los lamas del
mero aspecto material de los manjares. Al final el lector,
frecuentemente, repite tres veces «Om, Shanti, Shanti, Shan-
ti». Meramente significa una exhortación a la paz, muy pa-
r e c i d a a l « P a x v o b i s c u m » d e l o s m o na s t e r i o s c r i s t i a n o s , e s o
es: «La paz esté con vosotros».
SHATSAMPATTI: Todo aquel que estudia bajo la di-
r e c c i ó n d e u n G ur u a v a n z a d o , c o n l a f i n a l i d a d d e a s e g u r a r
l a p r o p i a l i be r a c i ó n d e l os a p e t i t os y d e s e o s d e l a c a r ne , t i e -
ne que estar instruido de seis extremos muy importantes,
que son:
1. Shama, que es la virtud de per manec er tra nqui lo y di-
rigir los propios pensamientos, controlando la mente de for-
ma que los apetitos del cuerpo sean dejados de lado.
2. D a m a . E s u n s i s t e m a d e r e g l a s q u e h a c e n c a p a z a l a
pe r s o n a d e d o m i n a r e l c u e r p o , d e s p u é s q u e l a m e n t e h a s i d o
elevada a un estado que permite exorcisar los deseos del
cuerpo.
á 3. Uparati. Este sistema enseña a no codiciar los bienes
ajenos. Enseña a ser circunspecto en la elección de sus aso-
ciados y de sus bienes. Enseña, finalmente, a estar contento
con lo que se tiene.
4. Titiksha. Es la capaci dad de soportar al egremente las
dificultades que nos imponen las evoluciones de nuestro
Karma.
5. Shraddha. Ba jo es as n or m as he m os d e ser s i nc er o s y
hones tos para con nosotr os mis mos y c on los demás . Hay que
cortar de nosotros todas las ilusiones y falsedades que nos
rodean.
6. Samadhana. Se ha l l e ga d o al m ome n t o de co nc e n tr ar
nuestras fuerzas y nuestros talentos para un solo propósito.
El individuo no se ve desviado por ninguna distracción tem-
poral. Prosigue resueltamente su senda que le lleva dere-
cho a liberarse de la reencarnación.
SHEN WANG: El gobernante ideal, que posee una sa-
biduría por dentro, junto con las aptitudes de un buen go-
bernante.
SHENG JEN: Voz china que significa un hombre sabio,
que ha estudiado mucho, un hombre sabio y bueno que pue-
de mandar a los demás con amabilidad y mantener la disci-
plina más con dulzura que empleando la fuerza.
De este nombre se deriva el siguiente.
SHIH FEI: Son los llamados «contrarios»: lo justo y lo
in j ust o ; l a ver d a d y l a me n ti ra , o e l er r or ; l o q u e es c orr ec t o y
lo que es incorrecto.

S HI V A : Es ta p al a br a c o nt ie n e v ar i os s i g n ifi c a d os . E n l a
trinidad de Dioses de la India, Shiva es el Dios que nos
e l i m i n a d e l a T i e r r a , e l p o d e r l l a m a d o d e s t r u c t o r q u e de s a t a a
l o s h o m b r e s d e s u c u e r p o t e r r e n a l . E s e l D i o s q u e v e n e ran
los Yoguis que buscan desprenderse de la carne.
Todos nosotros tenemos, según el hinduismo, tres formas, a
saber: nacimiento, vida y muerte. Hay un «Dios» que de-
ter mi n a c uá n d o he m o s d e na ce r . Ot r o q ue n os vi g il a d ur a nt e l a
existencia. En tercer lugar, Shiva, que nos desata de la
Tierra bajo la forma de la muerte.

S I D D H A : E s a q u e l q u e h a p r o gr e s a d o a t r a v é s d e v a r i o s
ciclos de encarnaciones, y que ahora es un «Alma Perfec-
ta», uno que todavía no ha llegado al grado de Divinidad;
pero que progresa continuamente y está por consiguiente,
en el grado de semi-Divinidad.
De esta palabra deriva la siguiente.

SIDDHI: Uno que ha llegado a la perfección. También


aquel que posee considerables poderes ocultos.

SPHOTA: Es algo, tal vez un pensamiento, o algún sonido


especial (por ejemplo «Om»), que hace que se nos abra la
mente como una flor a la luz del sol. Algo que estimula
n u e s t r a i n t e l i g e n c i a p a r a c o m p r e n d e r i n e s p e r a da s p e r c e p c i o -
nes. Es aquel lo por lo cual nos esfor za mos en la Tierra, pa ra
que podamos llegar a contarnos entre los seres iluminados.

SRI: Signi fica s implement e «revere ndo», o « sa nto», cua n-


do se usa antes del nombre de una personalidad o el título
de un texto sagrado.
Usado de otra forma, tiene el valor de la voz «señor» o
«don» en los países de habla española.
SRIMATI: Tratamiento usado en la India. Es el equiva-
l e n t e d e « m i s s » o « m i s t r e s s » e n I n g l a t e r r a , o de «s e ñ o r a » y
«señorita» en los pueblos de habla española. No tiene sen-
t i d o m í s t i c o a l g u n o , n i r e l i g i o s o; s e t r a t a d e u n a f ó r m u l a de
cortesía dirigida a las damas con o sin cultura.

SS U T UA N: Co nj u n t o d e l a s c uatr o c o sas e s e nci al es a l a


humanidad:
1. Ser «humano».
2. Poseer una recta «derechura».
3. Tener un correcto sentido de la propiedad.
4. Tener madurez de juicio.

SUBCONSCIENCI A: El subcons ci ent e compone una gra n


parte del conjunto de nuestro ser. Éste se compone de una
décima parte de consciente y nueve de subconsciente. La
mayor parte de los seres humanos no es capaz de penetrar
dentro del conocimiento del subconsciente; pero cuando el
individuo deja de pertenecer al montón y se convierte en
Adepto, el subconsciente entero puede ser examinado por
e l i n t e l e c t o y t o d o c u a n t o h a s u c e d i d o e n l a v i d a h u m a n a se
contiene en nuestro subconsciente.

S U E Ñ O S : E s u n o d e l o s t e m a s m á s i n c o m p r e n d i d os . E s o
e s d e b i d o a q u e e l oc c i d e n t a l q u e c o n d i c i o n a a o t r o o c c i d e n -
tal, raramente cree en los viajes en el astral y cosas por el
estilo; de manera que cuando el cuerpo astral se encuentra
con el cuerpo físico lleno de una serie de memorias intere-
santes, el cuerpo físico rechaza aquellas narraciones y las
altera para que los hechos se adapten a la educación occi-
dental. Así, una persona que se ha encontrado con otra en el
plano astral y han discuti do sobr e varias lí neas de ac ci ón. a l a
ma ñana siguiente dir á: «¡ Es cu rioso! He soñado con Fulano
d e T a l a n o c h e . E s t a b a d e m a l h u m o r . ¿ Q u é d e b e s i g nificar?».
A l g u n o s s u e ñ o s , n a t u r a l m e n t e , p u e d e n t e n e r p o r c a u s a el
haber comido demasiado y demasiado bien antes de acos-
tarse; pero eso es una mera alteración de las funciones cor-
porales y no puede ser tomada en serio. En este caso, la
mente inferior y el elemento emocional, de consuno, dejan
de lado la parte racional de nuestra mente.
H a y q u e e s c r i b i r l o s l l a m a d o s « s ue ñ o s » i n m e d i a t a m e n t e
que despertamos, ya que si hacemos esto conscientemente,
pr o n t o l l e g a r e m o s a u n g r a d o e n e l c u a l s e r e m o s c a p a c e s de
recordar la experiencia del verdadero viaje astral que oca-
sionaba el mal llamado «sueño».

SUPER-YO: Existen una serie de confusiones entre el


Ego, el alma, el Super-yo y el resto. Bien, recordemos que
nosotros somos como unas marionetas en manos del Super-yo.
El Super- yo es el al ma, el Super-ego, el s upe r vis or , a quel
que nos manipula desde un plano distante de existencia. El
Super-yo es el «Yo» real.
Algunos pretenden ser los autores del vocablo «Super-
yo»; pero en realidad, éste procede de una palabra tibetana
muy antigua que significa: «El hombre que manda desde
arriba». Así, cuando pensamos en nosotros mismos abajo,
n o s v e m o s c o m o u n o s p ol i c h i n e l a s s u s p e n d i d o s d e u n a c u e r -
da — q u e e s l a C u e r d a de P l a t a — , i n t e nt a n d o l l e v a r a c a b o
la voluntad del que «nos manda desde arriba».
S i s oi s m u y e r u di t o s , o s g us t a r á c o n o c e r e l n o m br e s á n s -
c r i t o ; e n e s t a l e n g u a , e l S u p e r - y o s e l l a m a Adhyatm a, y e n
sánscrito indica el núcleo entero, la entera fuerza y fuente
de nuestra existencia; el punto desde el cual todo senti-
miento, todos los sentidos, todo cuanto nos atañe se ori-
gina, y hacia el cual todo cuanto se refiere a nosotros va
encaminado.

S U S H U M N A : C u a n d o e l Ku ndalini h a d e s p e r t a d o , p a s a
a t r a v é s d e l o s c e n t r o s d e l a c o n s c i e nc i a q u e e s t á n a l oj a d o s
exactamente en el Sushumna.
Éste es un canal situado en nuestro cuerpo sutil coinci-
dente con el interior de la espina dorsal. Parte del extremo
inferior y va hasta su extremo superior. La espina dorsal es,
en efecto, un tubo que en su parte hueca recibe el Sushumna.
En la parte exterior del Sushumna existen otros dos ca-
n a l e s . A l a d e r e c h a e l Pinga la y , a l a i z q u i e r d a , e l I da. S e
enrollan hacia arriba de la columna vertebral y luego se
juntan.
Dichos tres canales dan origen a la Trinidad, que es co-
mún a diversas religiones.

SUTIL (CUERPO): El Cuerpo Sutil consiste en diecisiete


componentes completos. Son:
1. Vista.
2. Oído.
3. Olfato.
4. Gusto.
5. Tacto.
6. Lengua.
7. Manos.
8. Pies.
9. órgano de la excreción.
10. órgano de la generación.
L os s i e t e r e s t a n t e s s o n c o s a s p or e l e s t i l o d e : c o n t r o l d e
la respiración, control de la digestión, mente e intelecto.

SUTRA: Lacónica sentencia que cont iene una doctri na ge-


neral. Es un sistema de contener mucho sentido en poco es-
pacio.
En Oriente, los Vedantas y los Yoga Sutras son los ejem-
plos principales y más conocidos.

1 SVAHA: Es una Mantra pronunciado después de una


o r a ci ó n la r ga , d ur a nt e u n a c e r e m o n i a r eli g io sa . S i g n if ic a l o
mi s mo que «Amén». En otras palabras: «¡Así sea!».

SWADHISTANA CHAKRA: Este Chakra se encuentra


l o c a l i z a d o a l r e d e d o r d e l o s ó r g a n os d e l a r e p r o d u c c i ó n . T i e ne
la forma de un Loto de seis pétalos. En una persona muy
p o c o e v o l u c i o n a d a y l u j u r i o s a , e l c o l o r d e l o s p é t a l os e s d e
un rojo sombrío, color desagradable. A medida que la per-
s o n a p r o g r e s a e n s u e v o l u c i ó n , l o s o m b r í o d e l c ol o r d e s a p a -
rece y se convierte en un rojo más brillante.
E n u n al t o gr a d o d e e v ol u ci ó n, e l c ol or se t r ans f or ma e n
a na ra n ja d o y c u a nt o ma y or s e a e l gr a d o de e s pi ri t ua li d a d, e l
color tira más al amarillo y menos al rojo.
En el centro de la flor se ve un hueco donde aparecen
r a di a c i o n e s . L a e x a c t a f o r m a d e l m i s m o d e pe n de d e l e s t a d o
de evolución de la persona en la que está situado.

SWAMI: Vie ne a s er lo mis mo que Guru. Es el Maes tro,


el Guía Espiritual. Se usa antes del nombre de la persona
— S w am i F u l a n o d e T a l — , y s i g n i f i c a m e r a m e n t e « p r o f e -
s or », «santida d», o cos a por el e stilo. Se da, este título, cuan-
do la persona ha llegado al grado superior a todos. Si se
q u i e r e s e r m u y r e s p e t u o s o p a r a c o n u n Swa m i, h a y q u e l l a -
marle Swamiji.
T

TAI CHI: Los varones sabios de la China llaman Tai


Chi para indicar adonde regresamos, cuando abandonamos
este mundo. Es el Lugar Último, el final de todos los seres
que se encarnan. Es la re unión con el Super-yo de c ada cual, y
un estado sobre la Tierra, el hombre no desea sino «ben-
decir».

TAMAS: Significa inercia, pereza, prevención. Todo a que-


llo que permite que las cosas mantengan una forma cons-
tante.
Cuando vamos al cine, o miramos la televisión, padece-
mos de inercia estática, sin lo cual no seríamos capaces de
estarnos contemplando las intermitentes y trémulas imáge-
nes de la película cinematográfica o de la televisión. Esta
inercia estática, en los ojos, que nos permite ver las imágenes de
la película, puede ser llamada «memoria ocular residual».
U na pers o n a qu e es pere z os a o a pá t i ca , pu e d e t il d ar se de
«tamásica».

TANMATRAS: Concretamente, cinco principios funda-


mentales que corresponden a los sentidos del tacto, vista,
oído, gust o y olfa to, que pose emos mie ntras nos ha ll amos en
estado consciente. Corresponden al aire, fuego, tierra, éter y
agua.

T A N T R A S : S e l l a m a n t a n t ra s t o d a c l a s e d e e s c r i t u r a s o
libros relacionados con la adoración de Shakti.
E l p r o p ó s i t o d e l o s tantras c o n s i s t e e n p r o p o r c i o n a r a l
l e c t or u n a fi l o s of í a o di s c i p l i n a q u e l e p e r m i t a , m e di a n t e l a
correcta práct ica de sus enseñanzas, obte ner la l iber ación de l a
i g n o r a n c i a y l i b e r a c i ó n d e l v o l v e r a n a c e r , l o q u e s e o b tiene
por conocimiento directo.
T A O : E n t i e m p o s a n t e s d e q u e e l c o m u n i s m o t r a s t or n a s e
l o s v a l or e s h u m a n o s , Tao e r a « E l C a m i n o » , e l P r i nc i p i o , l a
Verdad. Tao es todo aquello que nos muestra cómo debe-
mos comportarnos, que nos muestra la senda que debemos
seguir. Nos enseña, en resumen, a escoger «El Camino de
en Medio».

TAPAS: Es lo que el aspirante a «yogui» tiene que ha-


cer a diario. Es una manera de poner en forma el cuerpo.
Hay que practicar algunos ejercicios respiratorios; también
ciertas disciplinas mentales.
La disciplina establece la diferencia entre una tropa bi-
zarra y un montón de perdularios; la disciplina, asimismo,
e s t a b l e c e l a d i f e r e n c i a e n t r e u n « y o g u i » g e n u i n o y u n g e n u i no
farsante.
H a y p e r s o n a s q u e n o s a b e n d i s t i n g u i r e nt r e e l e r r or y l a
verdad. Aquél se entrega a toda suerte de ejercicios absur-
d os , m á s a l l á d e l o ne c e s a r i o y d e s e a b l e ; s u s s e g u i d o r e s l a n -
za n br az os y pi er nas al air e, s e coloc an e n s it uaci ones fa ntá s-
ti ca s y ant inatur ales. Resultado: que no les que dan ni tiempo ni
energías para el desarrollo espiritual.

TARA: Puedo consignar ese vocablo como un tributo a


Irlanda. Irlanda tiene baladas que se refieren a «Las Salas
de Tara», preciosas canciones relativas a lejanos días idos
para siempre.
E n e l m u n d o d e l a m e t a f í s i c a , T ara s i g n i f i c a « E l S a l v a -
dor»; pero en este caso el (la) Salvador(a) se refiere a la
Madre Divina, consorte de Shiva.

TARAKA: Es un centro en medio y en frente de las


cejas, y si un discípulo está meditando correctamente, éste
(o ésta) puede ver, o percibir, una luz en frente o en medio
de sus cejas.

TAROT: Es un mazo de naipes, setenta y ocho en total,


de los que los Anales Akáshicos nos dicen que entre todos
contienen el «Libro de Toth».
Dichos naipes encierran, para aquel que sabe leerlos, todo
el contenido de la historia pasada; pero actualmente tam-
bién se emplean para la adivinación del futuro.
L os nai p es s e baraj a n y e l s u bc o ns c ie nt e atr ae ma g n ét i ca-
mente ciertos naipes de ma nera muy par ecida a lo que suce de
cuando se frota un pedazo de ébano que atrae un trozo
de papel de seda, como el imán atrae un trozo de hierro. El
subconsciente — nueve décimas partes de nosotros mismos —,
ejerce una influencia magnética sobre el etérico y de este
modo determinadas cartas resultan elegidas subconsciente-
mente. Los naipes del Tarot, en manos de una persona do-
tada de facultades adivinatorias, son infalibles.

TAT TWAM ASI: En los cenobios de lamas, los novi-


cios tienen que meditar sobre «Esto», que, naturalmente,
es el Super-yo y «Este», que es la manifestación del primero.
Cuando los estudiantes son capaces de distinguir entre
« Es t o » y « E s te », p u e d e n pr o n u n cia r c o n ver da d «Tat Twam
Asi» que, traducido, quiere decir «Esto, tú eres».

TE: Palabra china, referente a la virtud. La virtud, por


supuesto, tiene que ser moral; pero el sentido de la voz Te
abarca también el poder para el bien y para el mal, aunque
generalmente se refiere al poder usado para el bien.

TELEPATÍA: Telepatía es el arte, o ciencia, o habili-


dad, mediante la cual captamos y comprendemos las ondas
cerebrales de otras personas.
I g u a l c o m o u n a e s t a c i ó n d e r a di o e m i t e s u p r o g r a m a , a s í
lo hace el cerebro humano — exactamente una estructura de
emisora de radio — que difunde los pensamientos de la per-
sona que posee dicho cerebro.
El pensamiento es un impulso eléctrico, o una serie de
ell os y és t e ir r a di a a t o d as pa r tes , l o mi s m o q ue el pr o gr a m a
de una estación emisora. Cualquier persona con práctica
pue de llegar a s er telepá ti ca, e s o es : puede sintonizar con los
pensamientos de otro, y puede inyectar sus propios pensa-
m i e n t o s d e n t r o d e l a s á r e a s r e c e p t i va s d e c u a l q ui e r o t r a p e r -
sona.

TELEPORTACIÓN: Se trata de una ciencia que goza de


escasa comprensión en los países de Occidente; la telepor-
tación es el arte de mover, por medio del pensamiento, un
o b j e t o m a t e r i a l d e u n l a d o a l o t r o . U n p o l t e r gi s t a , p o r e j e m -
plo, puede trasladar un objeto del tamaño de una silla y
moverlo con violencia a través de una habitación.
Eit el Extremo Oriente los lamas que han sido debida-
m e n t e e n t r e n a d o s , p ue d e n t r a ns p o r t a r u n o b j e t o m a t e r i a l d e
gran peso de una parte a otra.
La gravedad, que proporciona a las cosas su peso apa-
rente es meramente una atracción magnética entre el objeto
y e l c e nt r o de l a T ie rr a . Ba j o ci er ta s c o n di ci o ne s di c ha a tr a c -
ción magnética puede ser disminuida, o anulada del todo;
de manera que un objeto se convierte en menos pesado o
literalmente privado de peso. Este proceso se adopta cuan-
do un objeto viene teleportado. El sistema es el mismo que
sirve para la levitación.

TIEN LI: Es la ley divina, la ley del «cielo». La ley de


aquel lugar adonde vamos cuando abandonamos este mundo.

TIEN TI: Es el origen de la vida, el universo, todas las


cosas. Es Totalidad; lo que es y lo que siempre ha sido.

TRANCE: En la terminología de los que se ocupan de


la s c o sas oc u lt a s, «tr a nc e » s i gni fi c a a rr o b a mi e nt o , é x tas is y
e s t a d os a n á l o g o s . U n « t r a n c e » a u t é nt i c o e s l a c o n d i c i ó n p r e -
via cuando el cuerpo astral voluntariamente deja el cuerpo
físico para ser testigo de algún acontecimiento que debe ser
reportado a ciertas personas a través de la Cuerda de Plata
y el cuerpo físico.
De vez en cuando, una persona dotada de facultades me-
diúmnicas quiere hacer servir su cuerpo para que sea utili-
zado por alguna entidad desencarnada que necesita mandar
algún mensaje. En estos casos, el médium se sienta en una
posición de reposo y quiere que su cuerpo astral se separe
del cuerpo físico. Entonces la entidad desencarnada ase la
Cuerda de Plata del médium y obliga al cuerpo físico de
éste a que pronuncie aquel mensaje indispensable. Después
del mensaje — o de lo que sea —, la entidad desencarnada
s u elt a l a Cu er d a de Pl at a y el ast r al del m é d iu m r e gr es a a s u
cuerpo físico.
Las personas que no posean el entrenamiento suficiente
no de ben mezc la rse en trabaj os que r equier an e ntr ar en «tran-
ce»; puede producirles graves daños a su salud. En determi-
n a das c o n di c i on es , n o ha y pe l igr o; pe ro s ó l o ba j o u n a s upe r -
visión competente.

TRETA YUGA: Como ya se ha dicho en este libro, los


períodos del mundo se dividen en diferentes fases. Treta
Yuga, e s e l s e g u n d o d e e l l os , y s u d ur a ci ó n e s de 1 . 2 9 6 . 0 0 0
años.

TURIYA: Es el cuarto de los estados de conciencia. No


ti e n e ni n g u n a r el a ci ó n c o n est ar de s p ier t o , o so ñ a n d o, o I l ur -
miendo sin soñar; indica, en vez de estas cosas, una forma
de superconciencia. Se llega a este grado cuando una per-
sona conoce la forma correcta de meditar, ya que entonces
el ser humano trasciende del pensamiento, de la sabiduría,
y se halla en un estado casi equivalente al de la conciencia
astral. En el estado denominado Turiya, el ser humano ex-
perimenta cosas que no son de este mundo.

TYAGA: Es el total renunciamiento de toda posesión y,


e n l o p osi b le , d e t o das la s ac t i vi da des s o ci a le s . U n a pe rs on a
q u e h a a b a n d o n a d o o r e n u n c i a d o a l os bi e ne s d e es t e m u n d o ,
c o m o un e re m i t a o u n r e cl ui d o vol un ta ri o , e s c on oc i d o c o m o
un Tyagi — un hombre de renunciamiento —. Así Tyaga
quiere decir que se renuncia a todo bien o actividad social,
y Tyagi, el hombre que abandona todos los bienes y rela-
ciones sociales de este mundo.
U

UDANA: Es el centro que alberga los mandos automá-


ticos que regulan las funciones de los músculos del pecho.
Eso es, el centro de control de nuestra respiración. Concre-
t a m e nt e , e s u n a l uz e n t r e a z u l y b l a n q u e c i n a q u e e m a n a d e l
p l e x o f a r í n g e o . P a r a e l c l a r i v i de n t e , c o m o h e m o s d i c h o a h o -
ra mismo, es un resplandor blanquiazulado.

UNMANI: Estado en que el hombre se encuentra cuando


e s t á f u e r a d e s u c u e r p o; e s d e c i r , c u a nd o e l a s t r a l s e h a r e t i -
r ad o d el c uer p o fís ic o d ur a n t e u n v i a je o « t r an c e » . E nt o n c e s
decimos que se halla en un estado de Unmani.

UPADANA: Es el material del que todas las cosas han


s ido hec has . Ca da cosa ha s ido he cha de una s ustancia c orres-
pondient e a la c ondic ión de l a cos a misma. Una taza de plat a
está hecha de plata; el cristal de una ventana es de vidrio;
un ser humano consta de carne y huesos; y nada puede
cambiar el hecho de que esté integrado de carne y h u e s o s .
E s t o e s Upadana.

U P A D H I : L a i g no r a n c i a q u e e l S ú p e r - y o i m p o n e a l h o m -
bre carnal. Sería peor que los hombres, desatendiendo a su
progreso, pudiesen recordar sus vidas anteriores. Quienes
han sido príncipes, estarían descontentos si se acordasen de
s u anterior categorí a c uando han vuel to atr ás y s on unos sim-
ples agricultores; y el pobre agricultor experimentaría un
sentimiento de inferioridad cuando se viese reencarnado
como príncipe. Por lo tanto, antes que las personas se reen-
carnen, ellos o ellas, deben beber las Aguas del Olvido, an-
tes que despierten dentro del cuerpo de un recién nacido.
Es una sabia previsión el que los que se encarnen nor-
m a l me n te o l vi d e n ( m ie n tr a s e st á n de n tr o d e la c ar n e m or t al)
lo que fueron en su pasado, aunque el conocimiento de esas
cosas existe para los que pueden visitar el astral y allí con-
sultar los Anales Akáshicos.
A veces Upadhi se emplea en plural y se convierte en
Upadhis. En este caso se refiere al hombre entero sobre la
Ti err a y fuera del c uer po. Se refiere a s us tres cuer pos — sus
tres cuerpos básicos —, que son:
1. El cuerpo causal.
2. El cuerpo sutil.
3. El cuerpo denso.

UPANAYANA: Cuando un muchacho estudia para lle-


gar a ser un monje de la fe India, toma el «Hilo Sagrado»,
c e r e m o n i a s i m b ó l i c a d u r a nt e l a c u a l e l m u c h a c h o h a c e v ot o
de observar ciertas virtudes, a saber:
1. Absoluta pureza.
2. Absoluta sinceridad.
3. Absolutos autodominio y contención.
Comparado con el cristianismo, este acto presenta ana-
logías con el sacramento de la «confirmación».

UPANISHAD: Son los libros que constituyen la parte


filosófica de los Vedas. Dichas Escrituras Sagr adas tr atan de
las materias místicas más altas y de la naturaleza del hom-
bre y del Super-yo de los humanos.
Existen ciento ocho Upanishads (ciento ocho es un nú-
mero sagrado en el Tibet). Los principales son:
1. Isba.
2. Kena.
3. Katha.
4. Prasna.
5. Mundaka.
6. Mandukya.
7. Chandogya.
8. Brihadaranyaka.
9. Aitareya.
10. Taittitiya.
L o s U p a n i s h ad s s i r v e n d e f i n a l a c a d a u n o d e l o s c u a -
tro Vedas, y así se designan con el sufijo «anta» que signi-
fi ca fin, obje to; e ntonc es se de nomi nan Vedanta, que quiere
decir «el fin de los Vedas».

UPARATI: Es aquello por lo cual nos esforzamos; el fin


de todos los deseos personales.
V

VAIDI BHAKTI: Devoción al Dios de cada cual, parti-


c u l a r m e n t e c u a n d o l a o b s e r v a c i ó n d e l o s p r e c e p t o s r e q ui e r e
mucho ritual y ceremonia. Muchas veces provoca estados casi
hipnóticos entre los devotos de la divinidad.

V A M A C H A R A : E n t i e m p o s m u y p a s a do s , l o s s a c e r d ot e s
e m p l e a b a n « v i n o , m uj e r e s y c a n t o s » e n e l r i t u a l . E n l a s r e l i -
giones de Occidente, las más veces esas atracciones se em-
p l e a b a n p a r a a t r a e r a l os va r o n e s d e v o t o s h a c i a l o s t e m p l os
donde ellos generosamente les daban los consuelos espiri-
tuales y de otras índoles.
En Oriente, el vino, las mujeres y los cantos eran em-
pleados con el propósito de entrenar a los feligreses a li-
brarse de las pasiones. Se entendía que el devoto veía la in-
fluencia de la Madre Santa en todos los objetos y actos; se
entendía que, en toda mujer, no consideraba la atracción
sexual, sino la representación de la Consorte de Dios, la
Madre Sagrada que es común a todas las grandes religiones
del mundo.
En Oriente, cuando se comprobó que demostraciones de
e s t a n a t u r a l e z a de s p e r t a b a n p a s i o n e s c u l p a b l e s , d i c h a s c e r e -
m o ni as r i t ua le s f u er on pr o sc r it as , pr o ba b le m e nt e c o n m u c h o
disgusto de algunos correligionarios.

VASANAS: Son hábitos o tendencias. Hablando en tér-


m i n o s v u l g a r e s , u n a p e r s o n a e n c i e n d e u n c i g a r r i l l o ; c ua n t o s
más cigarrillos fuma, más necesita fumar otros, hasta que
finalmente se convierte en un fumador empedernido. Así
como podemos dominar el vicio de fumar tabaco, podemos
deshacernos de otros hábitos reprobables que nos atan a la
Tierra, tanto en el plano físico como en el astral.
Vasanas, a m e n u d o so n c o n s i der a d o s c o m o des e o s; per o
es una traducción incorrecta. Son hábitos que dan a enten-
der que una persona cree tener aquellos deseos, aunque se
trate de meros hábitos que pueden ser superados.

VEDANTA: Como hemos aclarado en el artículo Upa-


nishads, l os Vedanta s o n s im p le m e nt e la s t er mi n ac i o ne s d e
los Veda s. Los Upanishads ter minan c ada uno de los cuatr o
Vedas, y comprenden el conjunto llamado «el Vedanta».
Vedanta, hoy en día, va gamente se aplica a una filosofí a
inspirada en el Yoya del Conocimiento de los Vedas.

VEDAS: En los Vedas está el origen de las religiones


de la India. Libros extraordinarios que tratan acerca de ele-
v a da s f u n c i o n e s m í s t i c a s d e l c u e r p o h u m a n o y d e l S u pe r - y o
de l a r aza humana. Los Vedas s on una fue nte de ins piración,
que existió muchas centurias antes que la Biblia y que el
Corán.

V I C H A R A : V a r i a s e s c u e l a s d e l o s Vedantas o r d e n a n a
sus adeptos que se entreguen a pensar muy seriamente. Es
indispensable a toda persona ser capaz de pensar sobre un
determinado tema desde todos los puntos de vista.
También se enseña que el pensar no es conocer. El pen-
s a r e s u n o de l o s e s t o r b os d e l c ue r p o h u m a n o , y a q u e d o n d e
hay conocimiento, el pensar no tiene lugar de ser.

VI D EH A: D ur a nte l a e xi s t e n cia s o bre l a T i e rr a y dur a nt e


nuestra vida en el astral estamos normalmente en proceso
de crecimiento, aprendemos continuamente. Pero también
tenemos que retirarnos a veces del continuo aprender, para
q ue p o d a m o s « r u m i a r » s o b r e e l c o n o c i m i e n t o q u e h e m o s g a -
nado recientemente. Debemos detenernos al margen y repo-
sar de las penalidades y dificultades de nuestro conocimiento.
Tenemos que vaciar nuestros recuerdos como si fuesen tras-
tos viejos de un desván, para ver lo que hay que tirar y lo
que debe ser conservado.
Hay personas que, con la edad, a menudo caen en lo que
s e l l a ma « u na se g u n da i n fa n c ia » . V i v e n d e sus m e m or ia s d e l
pasado; viven en el pasado más que en el presente, y vuel-
ven al revés el curso de las horas de su reloj, la memoria,
para volver a ver todos los incidentes de su larga vida.
La voz Videha muchas veces se emplea para indicar De-
vas que, como se ha visto, son seres humanos que han con-
seguido librarse de una futura reencarnación.

VIDEHAMUKTI: Palabra que se refiere al estado du-


rante el cual uno es capaz de asegurar su liberación cuando
se halla fuera del cuerpo. Cuando se está fuera del cuerpo
uno puede trasladarse adonde él quiera, a la velocidad del
pensamiento; pero es preciso no olvidar nunca que, estando
e n e l cuer po, el ser huma no puede apr ender cosas que no pue-
den ser experimentadas cuando se está fuera de él. Venimos a
la Tierra — y a otros planetas — y nos encarnamos, es decir, se
n os d es ti n a u n c u e r p o c ar na l , par a a pr e n der le cc i o ne s q u e no
pueden ser comprendidas mientras estamos en el espíritu.

V I D Y A : S i g n i fi c a s i m pl e m e n t e « c o n o c i m i e n t o » . N o h a y
nada oculto, nada extraño. Es ni más ni menos una palabra,
en otro idioma, para designar lo que en el nuestro llamamos
corrientemente «conocimiento».

VI JNANA: Es lo que se adquiere al cabo de años y


más años de estudios: una más alta visión y apreciación
espirtual de Dios de todas las cosas; del Dios que está por
encima del Super-yo. El Dios que realmente es.

VIKALPA: Una de las cinco clases de ideas que existen


en la mentalidad inferior. Es una forma de imaginación. Po-
demos tener una cosa en nuestra «mente» y dentro de ella
nos puede parecer muy real a nosotros. Esto es V ikalpa.

VIPARYAYAS: Son pensamientos que se nos presentan


y q ue i n m e di a ta me n te r e c o n oc e m os s er fa l sa s i n f orm ac i o ne s
s u m i n i s t r a d a s p o r n u e s t r o s u b c o ns c i e n t e . P or e j e m p l o , s i a l -
gui en di jese que las call es de Londres es tán pa vime ntadas de
oro, eso sería inmediatamente reconocido como una falsa
información.
VIRAT: Es el Manú responsable de nuestro Universo
entero. Desde la Tierra, podemos llamarle Dios; pero no es
Dios. Dios es un Ser diferente por completo. Virat es el
Espíritu del Universo.

VISHUDDA: El quinto de los siete centros del cuerpo


comúnmente reconocidos por los yoguis. Es el Loto a la
a l t u r a d e l a g a r g a n t a . P o s e e d i e c i s é i s r a y os d e u n c o l o r l i l a
ribeteado de rojo.
E s t e Cha kra e s t á e n r e l a c i ó n c o n l a f u e r z a d e v o l u n t a d
del ser humano.

VRITTI: Es un pensamiento como una ola que se arre-


m o l i n a a l r e d e d o r d e a l g o pa r e c i d o a u n a v o r á gi n e y q u e n os
deja en un estado de agitación hasta que no hayamos he-
cho algo en su sentido. No es ningún pensamiento directo
que viene y se nos va; sino un pensamiento que permanece
dentro de nosotros hasta que se ha realizado una determi-
nada acción.

VYANA: Es una fuente especial que proporciona ener-


gías a nuestro cuerpo entero. Está conectada, en el varón,
con el centro prostático, y una actividad sexual excesiva
agota el Vyana. Es por esta ca usa que bastantes «Mae str os »,
que en realidad no son nadie, dicen que no se deben tener
intereses sexuales de ninguna clase. Esto, naturalmente, es
del todo absurdo. Podrían decir con tanto fundamento que
sólo existen el negro y el blanco absolutos y que no hay
ningún otro color.
La vida sexual, debidamente encauzada y de un tipo
limpio, puede comunicar grandes fuerzas para el bien, a tra-
vés del canal del espinazo, y prestar mayor energía a los
más altos centros conectados con el espíritu.
Según sea el desarrollo espiritual de una persona, el color
d e l V yana , q u e s e m u e s t r a a l r e d e d o r d e l á r e a p r os t á t i c a , v a
de un opaco marrón verdoso a un rosado muy pálido.
W

WU HSING: Vocablo chino que significa lo que se llaman


los «cinco elementos»:
1. Tierra.
2. Fuego.
3. Metal.
4. Agua.
5. Madera.

WU LUN: Los sabios de la China creían que existen


cinco relaciones básicas, y que las restantes salen o se de-
rivan de las cinco ramas principales. Éstas son:
1. Entre el rey y sus vasallos.
2. Entre el padre y el hijo.
3. Entre el marido y la mujer.
4. Entre hermanos.
5. Entre amigos.
X

L a X , c o m o l e t r a , n o e s p r o l í f i c a e n e l m un d o d e l o s t é r -
minos metafísicos, y se menciona únicamente para que no
quede incompleto este diccionario."
La X, con todo, tiene un gran significado en el mundo
oculto. Se usa en forma de una cruz, para denotar sufri-
mi e nt o, c o m o v e re m os l u e g o. Ta m b ié n s e e m pl ea p ar a d es i g-
nar algo que irradia a la vez en todas direcciones, direccio-
nes opuestas a un punto o tilde, contenido por sí mismo y
«absorbido».
La X, en el plano terrestre, señala todos los puntos de
la brújula: Norte, Este, Sur y Oeste; mas, cuando se em-
pl ea en s entido e sotéri co, indica que de bemos dar, «e n todas
direcciones», a todos aquellos que sean dignos de nues-
tras dádivas. Podemos enseñar a otros lo que desean apren-
der y que están lo bastante capacitados para entenderlo. Po-
demos ayudarlos y guiarlos; pero sólo cuando se vea claro
que son dignos de este auxilio y guía.
Una forma decorativa y esotérica de la X es conocida
por el nombre de «Swástika». No hay que confundirla
con la cruz ganchuda de los nazis alemanes, que se asocia con
todo lo que es traición, guerras, indecencia e impureza. La
verdadera forma de la Swástika — simple alteración de la
l e t r a X — t i e n e s u s f r a g m e n t os p r o y e c t a d os m i r a n d o a l l a d o
opuesto que la ganchuda Swástika y tanto como ésta es ma-
léfica; la verdadera es pura y benéfica.
La X suele ser empleada, a menudo, para designar un
punto, y asimismo como forma de signatura para aquellos
que no saben escribir.
Hay dos símbolos que pueden ser interesantes. Uno, el

ek En la traducción española tampoco existen vocablos que empie-


cen con Q, por escribirse aquéllos, según la ortografía española moderna,
con C. (Nota del T.)
p unto luminoso brillando como una estrella, que puede indicar el
Uno Interior. El otro, aquel en que la X se adorna con proyecciones
y extensiones de sus brazos que se ven como rodando velozmente; el
símbolo indica el progreso que debe hacerse.
Y

YAMA: Dominio de sí mismo. Indica que el individuo


se abstiene de mentir, de robar, de toda codicia, de toda
lujuria.
As í s e ll a ma u n o de l os o c h o mi e m bro s d e l a R aj a Y o g a.
Concretamente es el primero.

YI: La actual significación de esta palabra china es rec-


titud. Todos, es indudable, preferimos hacer cosas en las
que hallamos algún provecho. Pero Yi es aquello que ha-
ríamos sin ninguna idea de provecho propio.

Y I N Y A N G : E s l a f u e r z a e n t e r a d e l u n i v e r s o . E l Yi n e s
p a s i v o , f e m e n i n o y n e g a t i v o , y e l Yang e s m a s c u l i n o y c o n -
tinuamente afirmativo.
Es ridículo preguntar cuál de los dos principios es el
m á s i m p o r t a nt e , e l m a s c u l i n o o e l f e m e n i n o ; l o s d o s s e c o m -
plementan el uno al otro; contrastan el uno con el otro y
dependen el uno del otro.
No puede existir una batería eléctrica si uno de los po-
los no es negativo y el otro positivo; no podríamos utilizar
una que sólo tuviese un polo positivo terminal. Del mismo
modo, una mujer es tan importante como un hombre y un
hombre tanto, en absoluto, como una mujer. La «batalla de
los sexos» es una tontería que resulta insostenible después
de la explicación de que cada uno de ambos depende del otro.

YO SUPERIOR: Es nuestro Súper-yo, el fragmento de


nosotros mismos que manipula nuestro cuerpo físico desde
lejos. Nosotros, en este mundo, estamos «sacando las casta-
ñ a s d e l f u e g o » p a r a n u e s t r o S ú p e r - y o . N o t i e n e i m p or t a n c i a
que indebidamente nos quememos los dedos, ya que sólo
durarán unos años, mientras que el Súper-yo tiene que du-
rar, a través de la eternidad, mucho más.
Podemos nutrir nuestra parte espiritual con la medita-
c i ó n , l a c o n t e m p l a c i ón y l a o bs e r v a c i ó n d e l bi e n q u e h e m os
aprendido a través de las experiencias de nuestras encar-
naciones.
Tenemos que desarrollar el amor y el buen sentido. Te-
nemos que desarrollar y practicar la comprensión. Estamos
obligados a no hacer actos que causen disgustos o que per-
judiquen a nuestro prójimo; porque aunque mientras vivi-
m os e n e s t e m u n d o n o s es fá ci l e n g a ñ a r a l os d e más y l l e var -
los por mal camino, y no es difícil arreglárnoslas de forma
q u e n o n o s a l c a n c e n l a s l e y e s d e l a T i e r r a , de t o d o s m o d os ,
c u a n d o c r u c e m os l a s f r on t e r a s d e l m á s a l l á n o s s e r á f o r z o s o
pagar por todo el mal que hayamos causado a los demás.
Así que, hablando en términos de sentido común, nos sale
a más bue n preci o c onducir nos bien mi entras est amos en e ste
mundo, puesto que viene a ser un abrir y cerrar de ojos,
comparado con la Gran Vida del más allá.

YO GA : La s i g ni fi c ac i ó n ac t u al de es t e voc a bl o e s uni ó n ,
asociación, o subordinación conjunta. Es la unión, enlace o
supeditación de un alma individual con la Fuente de toda
Bondad.
También se usa esta palabra para designar los diferentes
métodos mediante los cuales dichas uniones pueden efec-
tuarse.
Hay que dejar bien sentado que el individuo puede
llegar a ese estado de unión sin saber cómo; aquellos que
rezan, indagan y se agitan, buscan «pruebas» de aquello
que no admite pruebas, retardan sus propios avances y
hasta que no adquieran un poco de seso o una chispa de
iluminación no progresarán gran cosa.

Y O G I : P e r s o n a q u e p r a c t i c a e l Yoga; e s g e n e r a l m e n t e
c o n oci d a p or Yogi o Yogin; per o s i e s u na m u jer , e n t o nc e s
se usa el femenino de Yogin, que es Yogini.
YU WU: Estado de «ser» o «no ser». La condición de
estar en el mundo, ser del mundo, fuera del mundo y no
del mundo.
z

ZEN: El zen es una forma particular de «silencio mental». No


es ninguna religión, antes bien un estilo de vida. Es un método
para lograr la abstención absoluta de todas las cosas de esto que es
nuestro mundo material.
El zen depende principalmente del poder de detener la
corriente de la «mentalidad» mediante el vacío de la expresión, de
los deseos, de los pensamientos, de forma que seamos capaces de
desarrollar la intuición.
Los que estudian zen meditan muchísimo, y el resultado se
alcanza cuando se detiene el razonar.
En relación con lo que decimos, vale la pena de subrayar que uno
de los mayores estorbos del ser humano consiste en la razón. La
razón y, aún más, las falsas razones, impiden al hombre ver la realidad
verdadera.
Apéndice A

La respiración

La respiración es la más esencial de todas nuestras fun-


c i o n e s . S i n r e s pi r a r , n o p o d e m os e x i s t i r , p o r q u e s e n e c e s i t a
el oxígeno y otros gases para mantener las actividades del
cerebro y que éste efectúe su trabajo. Pero nuestra manera
de respirar constituye la forma más tosca de que podemos
valernos para utilizar el «aire».
Primero de todo, tenemos que conocer algo sobre el
c o nt r o l d e l a r e s pi r a c i ó n a n t e s d e q u e t r a t e m o s d e c u a l q u i e r
clase de ejercicio.
¿Acaso no habéis oído alguna vez dos personas cuchi-
cheando entre los dos, y os habéis imaginado que murmu-
raban de vosotros? ¿Qué habéis hecho para escucharlos
mejor? — Pensadlo bien: retuvisteis vuestro aliento; ins
tintivamente sabíais — o por experiencia — que reteniendo
vuestra respiración, de un modo u otro, podríais oír mejor.
¿no es así?
Imaginad también que os habéis cortado o, si lo pre-
ferís, que os habéis hecho una de aquellas desagradables
raspaduras cuando uno cae sobre un pavimento de hormi-
gón rugoso. ¿Qué hacéis, entonces? Pensadlo bien: aguan-
táis vuestra respiración. Conocéis, por instinto, que si
aguantáis la respiración la sensación es menor, se siente
menos dolor. Pero como no podéis aguantarla indefinida-
mente, os va a doler cuando volváis a respirar de nuevo.
¿Os habéis fijado alguna vez en aquellos hombres for-
zudos que se dedican al transporte de muebles, cuando se
encuentran en presencia de un objeto pesado que deben
mover de sitio? ¿Qué hacen? De momento, lanzan una
mirada de mal humor hacia el objeto que tendrán que levan-
tar; luego, tristemente, se frotan las manos la una contra la
otra y respiran muy hondo y aguantan su respiración todo el
rato que dura el levantar aquel objeto del suelo. El instin-
to, la experiencia, o como queráis llamarlo, ha enseñado a
a q u e l l o s h o m b r e s d e l a s m u d a n z a s , y d e he c h o a t o d o s q u i e -
nes tienen que levantar pesos, que respirar hondo primera-
mente aguantando la respiración, facilita su levantamiento.
¿Vuestro trabajo necesita una gran concentración men-
ta l ? ¿T e né is q u e re fl e xi o n ar s obre u na ma te r ia di fí c i l, ha l l ar
a l g u n a f o r m a d e s o l u c i ó n? E n e s t e c a s o , l o h a br é i s n o t a d o :
cuanto más profundo se va haciendo vuestro pensamiento,
tanto más lenta será vuestra reflexión.
Cuando un Adepto está meditando profundamente, res-
pira tan despacio, tan débilmente, que tenemos dificultad
para conocer si es que respira, o no; y aquellos individuos
que se hacen enterrar bajo el suelo, pueden suspender su
respiración, de modo que una inspiración les dura varias
horas.
La r e s pi ra c i ón — el air e — e s ese nci al p ar a n os otr os . El
air e c on ti e ne p r an a; per o el p r an a n o es ni n g u n a m a ter ia q u e
un estudiante de química pueda encerrarla en un tubo de
ensayo, ni calentarla en una retorta, o mirar a través del
microscopio. El prana es algo completamente distinto. Se
puede decir que existe en una dimensión diferente; pero
es absolutamente necesario para el mantenimiento de la
vi d a p or q u e es la e n er gí a u ni v er sa l d el Todo. Se ma ni fi es ta
en todas las cosas que nosotros somos capaces de pensar.
Y, no obstante, los hombres emplean el prana que respiran
de una manera descuidada, torpe.
El prana estimula nuestros pensamientos. Sin el adecua-
do prana, no puede existir el pensamiento; para éste, el
prana es esencial; sin el adecuado prana no puede haber cu-
r a c i ó n ; e s t e p r a n a e s e s e n c i a l . pa r a e l l a . U n « m e d i c a n t e » e s
una persona que puede transferir su exceso de prana al pa-
ciente. El área de su concentración es el plexo solar.
Cuanto más prana hayamos conseguido atesorar, seremos
más dinámicos, más vibrantes de fuerza vital, y causaremos
mayor impacto en los demás.
No es aquí el sitio de entrar en detalles sobre los diez
Nadis, y de cómo el prana se mueve a través de ellos. He-
mos tratado del Ida, Pingala y Sushuma en la precedente
sección del libro. En cambio, nos es necesario tratar de al-
g un o s e j e r c i c i o s e l e m e n t a l e s q u e n o p u e de n c a us a r n o s d a ñ o
alguno; pero que nos pueden ocasionar una enorme canti-
dad de bienes.
Ante todo: ¿cómo respiráis? Existen varios sistemas, ya
lo sabéis. Como ilustración de lo que explico, sentaos có-
modamente, preferentemente en una silla de respaldo duro;
mantened la espina dorsal bien derecha y vuestra cabeza
mirando hacia delante. Distendeos tanto como sea posible,
manteniendo esta postura vertical. Entonces, haced una pro-
funda inspiración, una larga inspiración, dejando que vues-
tro abdomen se hinche; pero sin hinchar vuestro pecho, ni
l e v a n t a r v ue s t r o s h o m b r o s . H a y q u e c o n s e r v a r p e c h o y h o m -
bros como estaban antes y practicar la inspiración dejando
ce der haci a a baj o el dia fragma, de manera que s ólo se hinche
la pa r t e i n fe r i o r del a b d o me n . Es t o e s l a «re s p ir ac i ó n b aj a » , y
si se hace como es debido, hallaréis que vuestras costillas y
m us c ul at ur a i n ter c os t a l no s e m u e ve n . ¿L o re c or da ré i s? E s ta
«respiración baja» es el primero de todos los ejercicios; de
manera que podremos llamarlo el Sistema Número Uno.
Cuando lo hayáis practicado, probad otro método. Ha-
ced una profunda inspiración, evitando que el músculo de
vuestro diafragma se mueva. Esta vez, respirad con el pe-
cho y músculos intercostales. Haced una grande inspira-
ción; veréis cómo se expansiona vuestro tórax; pero vues-
tro abdomen permanece normal, sin hincharse.
En este ejercicio, observaréis que practicáis una expan-
s i ó n d e l p e c h o , e n l u g a r d e l a b d o m e n. E s t e m é t o d o s e l l a m a
«respiración media». Al otro sistema le habíamos llamado
Número Uno; este será el Sistema Número Dos.
Existe aún otro sistema, del que vamos a tratar. Conti-
nuáis todavía sentados, vertical con la cara mirando hacia
adelante. Entrad ligeramente vuestro abdomen, como si in-
t e n t á s e m o s « s o r b e r l o » c o n d i r e c c i ó n a l t ór a x . A h o r a , c o n e l
abdomen encogido, practicad una inspiración profunda, le-
v a nta n d o l as e s p a l d as y m a nt e ni e n d o l a s c o s t i l l as y m u s c u l a-
tura intercostal inmóviles hasta lo posible. Éste es un tipo
de respiración completamente distinto; con él, la parte su-
perior de los pulmones queda bien aireada. Llamaremos a
este sistema Sistema Número Tres.
E l S i s t e m a N ú m e r o U n o n os p e r m i t e a l m a c e n a r más c a n -
tidad de aire que los demás. El Número Tres resulta ser el
menos eficiente de los tres y el Número Dos ocupa una
posición intermedia.
El mejor camino para respirar, es el de usar de los tres
ti p os . S e e m pi e z a i ns p ir a n d o e l a ir e p or m e d io d e ir h i nc h a n-
do lentamente la parte baja del abdomen, conservando los
hombros inmóviles y las costillas rígidas. Después se en-
sancha el pecho, empleando las costillas y músculos inter-
costales, y al propio tiempo se levantan los hombros y se
a br e n ha c i a a tr ás . C on e st o s e ll e na el ár ea e nt er a d e l o s pu l -
mones y se previenen bolsas de aire corrompido en los
pul mone s, que c aus an asma, si lbidos bronquia les y a menudo
c o n g e s t i o n e s p u l m o na r e s . E s u na c o s a f á c i l e l p r a c t i c a r e s t e
tipo de respiración perfecta; pero no debe olvidarse que la
respiración es sólo la mitad de la batalla. Cuando se ex-
p ul s a el a i re , l os h o m br os de b e n ca er , l as c os til la s a pr et ar se
y el abdomen hacer presión para exprimir hacia fuera el
mayor volumen posible de aire viciado. Hasta que no ha-
yamos puesto eso en claro — mientras no lleguemos a li-
br ar n os de l a i r e v ic ia d o y ll e n ar n os d e a ir e fre s c o — n o n os
será posible ir más allá, obteniendo la mayor cantidad de
prana que nos sea posible.
Pr obablemente el lector ya ha pr ac tic ado lo que venimos
diciendo. Vamos un poco adelante.
Recordemos que la respiración consta de tres tiempos:
1. Inspiración.
2. Retener la respiración.
3. Exhalar el aire fuera de los pulmones.

E xis te n v ar i as « pr op or ci o n es » q ue n o s per mi te n al ca n za r
ciertos objetivos. Eso es: podemos aspirar el aire durante
un tiempo y luego retenerlo durante un período de tiempo
antes no exhalemos la respiración con una diversa «propor-
ción» entre la duración de ambos.
Veamos, pues, lo que sea esta «proporción».

PROPORCIÓN: Como probablemente todo el mundo


sabe, los pulmones son como unas esponjas dentro de una
bolsa. Al llenar los pulmones con aire, el oxígeno es absor-
bido por la sangre y los gases que se desprenden de la san-
gre pasan a los pulmones y se quedan en los alvéolos más
profundos de las «esponjas».
Nosotros necesitamos exhalar el doble de lo que aspira-
mos, ya que nos es preciso el doble de tiempo para expul-
sar el aire impuro de nuestros pulmones. Simultáneamente
exprimimos hacia fuera tanto aire como podemos.
Si no lo exhalamos por completo, no nos es posible
llenar completamente nuestros pulmones de aire puro en la
siguiente inhalación, y éste se ve contaminado por el aire
corrompido de los alvéolos más profundos (igual que el
agua estancada en una balsa).
El aire corrompido deja que los bacilos subsistan y así
los pulmones pueden verse afectados por el de la tuberculosis,
al que le resulta más difícil de implantarse en el pulmón
si se inspira profundamente y se exhala completamente.
La « pr o p or c i ó n » d e u n o a d os se i m p o n e , p u es . P or e je m-
plo: respirad para dentro cuatro segundos, y para fuera, ocho.
Adquiriendo práctica, podéis respirar hacia dentro durante
mucho más tiempo y hacia fuera más del doble de éste.
He m os v is t o c ó m o e l t i p o d e r es p ir a ci ó n de fue ra a de n tr o
y v ic e ve r s a es d e u n o p a r a e l pr i m er o y d o s p ar a el se g u n d o .
Ahora sigamos más adelante.
¿Cuánto tiempo podemos retener nuestra respiración?
Por término medio es de cuatro veces el que empleamos en
r e s p i r a r h a c i a d e nt r o y d o s v e c e s e l q u e e m p l e a m o s p a r a e x -
pulsar el aire de los pulmones. Siguiendo lo que hemos dicho,
si inspiramos cuatro segundos, podremos retener nuestro
aliento dieciséis segundos y expulsar el aire en dos veces
c ua tr o , es d e c i r , e n o c h o se g u n dos . S on, p o r l o t a nt o , c ua tr o
segundos de respirar para adentro; deciséis para retener el
aliento y ocho para expulsar el aire.
Naturalmente, esto no pasa de ser un ejemplo y nada
más, puesto que a no tardar nos será necesario aspirar
por más l ar go t iempo y poder pra cticar diferent es «pr oporcio-
nes»; pero hay que tratar cada cosa por su turno. Es preciso
que se tenga muy presente esta verdad: quien respira irre-
g ul a r m e n t e , pi e n s a i r r e g u l a r m e n t e . C u a n d o v u e s t r o r e s p i r a r
es r o b ust o , l o es ta m bi é n v u e st r a m e nt e . C o m o r es pi r ái s , a sí
sois.
.A h or a ser á pr e ci s o pr ac t ic ar a l g u n os e j e r c i c i os q ue , nos
consta, serán muy úti les a qui en los practique, si los lleva a
cabo con toda conciencia. Para no perder tiempo ni papel,
téngase en cuenta que para todos esos ejercicios hay que
estar cómodamente sentado. Los que son jóvenes y poseen
una cierta práctica en esas cosas, pueden preferir la Posi-
c i ó n d e l L o t o, o s e a s e n t a r s e c o n l a s p i e r n a s c r u z a d a s ; p e r o
lo esencial es que uno se siente a su mayor comodidad,
sin preocuparse de exotismos; manténgase la espina dorsal
bien derecha, y la cabeza (si no se especifica lo contrario)
mirando enfrente.
Nos será preciso también establecer algún período de
tiempo — una unidad —; a la manera de lo que practicaban
u n os a ñ os a tr á s l os f o t ó gra f o s par a c o n tar l o s se g u n d o s , q u e
de cían: «Kodak uno, Koda k dos , Kodak tres », etc. (pr opaga nd a
de la casa Kodak), diremos: «OM uno, OM dos, OM tres,
etc.», lo que sea preciso.
Éste es el primer ejercicio. Recordad bien: estáis senta-
dos en un asiento duro, con vuestro espinazo bien derecho, y
mirando enfrente. Practicad dos o tres respiraciones fuertes
— s ó l o i n s p i r a n d o, r e t e n i e n d o u n s e g u n d o y e x p u l s a n d o l a
respiración —. Hágase dos o tres veces. Ahora, póngase un
d e d o s o br e la v e nta n a d er ec h a de l a na r i z , d e ma n er a q u e n o
se pueda respirar por ésta. No importa con qué dedo; si se
quiere puede ser hasta el pulgar; la cuestión es no poder
emplear la ventana de la nariz obturada.
Aspirad por la ventana izquierda de la nariz contando
mentalmente: «OM uno, OM dos, OM tres, OM cuatro,
OM cinco». Expulsad el aire por la ventana izquierda (cui-
dando de que no se escape aire por la derecha), contando
como hicimos antes; pero hasta diez repeticiones. En todo
caso, el tiempo de la expulsión de aire será el doble del de
su admisión; es una regla fija.
El ejercicio se repite veinte veces, de la forma que ya
hemos intentado explicar en el párrafo anterior, cada una
de ellas.
Al acabar esta serie, podéis estar quietos por breves
momentos y mirar si os encontráis mucho mejor, pensando
que no habéis hecho más que empezar. El segundo escalón
viene luego.
Antes habéis obturado vuestra ala derecha de la nariz;
a h or a h ar éis l o m i s m o c o n l a ve nta n a iz q ui e rda . Pr o ce d e d d e
la misma forma y en el mismo orden, respirando por la
d er ec h a , d is tr i b u y e nd o i g ua l q u e a nt er i or me nt e v ues t r o t i e m-
po de respiración. Repetid el ejercicio veinte veces, como
hicisteis antes.
Podéis respirar tan silenciosamente como os sea posible, y
podéis pr acticar lo que yo llamo la respiración completa, eso
es, empleando vuestro abdomen, los músculos de vuestro
tór a x y al z a n d o y e c ha n d o a t r á s l os h o m br o s. P o dé is i n ha l a r
cuanto podáis y exhalar cuanto podáis.
Después de esos ejercicios no nos quedará la menor
partícula de aire viciado o corrompido en los pulmones.
El primer ejercicio debe prolongarse durante dos sema-
n as . P o d éis l e n ta me nt e , m u y l e nta m e nt e, a u m e ntar el t ie m p o
de la respiración para dentro y para fuera; pero no hacer
n a d a q u e o s e n e r v e o c a n s e . D e b é i s « a p r e s u r a r o s d e s pa c i o » .
Si encontráis que cinco segundos y diez segundos son dema-
s ia d o par a v os otr os , ha c e d c u atr o, s i no t r es o d os o u n o pa ra
dentro y el doble en cada caso respirando hacia fuera. Los
ejemplos que damos sirven meramente de guía; pero hay
que hacer uso del sentido común, fijarse en aquello que a
uno «le va». Si empezáis con un tiempo corto, haréis pro-
gr esos; pero no os e mpeñéis en adoptar un tiempo más lar go,
cuando lo primero era más seguro.
O bs ér v es e qu e e n es t e ej er c ici o n o ha y q ue r e te n er l a res-
piración dentro del cuerpo; la razón es concretamente por-
que este ejercicio está destinado a dar a las ventanas de
nuestra nariz la costumbre de respirar correctamente. Mu-
chas personas respiran con la boca, o por una sola ventana
de su nariz. El ejercicio que acabamos de explicar es un
entrenamiento previo.
Debéis realizar este ejercicio durante unas dos semanas
aproximadamente. Si prolongáis ese tiempo hasta tres o cua-
t r o s e m a n a s , n o i m p or t a ; n o l l e v a m o s pr i s a , t e n e m os t i e m p o
de sobra y vale más hacer una cosa despacio y bien ya que
el precipitarse no causa bien alguno. De manera que ahora,
después de dos, tres o cuatro semanas, cuantas gustéis, va-
mos a por otr o e jercicio conoc ido por r es piración combinada
de nuestras ventanas nasales.
¿Os acordáis de cómo teníais que sentaros? Bueno; c on el
tiempo se os convertirá en una segunda naturaleza. Estáis
sentados en una silla de asiento duro, con los pies juntos,
l a e s p a l d a de r e c h a , l a c a b e z a n i ve l a d a , m i r a n d o d e r e c h o e n -
frente.
Empezad cerrando vuestra ventana nasal derecha mien-
tras respiráis por la izquierda. Aguantad vuestra respira-
ción un momento mientras obturáis vuestra ventana iz-
quierda y expulsáis el aire por la derecha; de manera que,
en este caso, habréis respirado hacia dentro por el lado
izquierdo y hacia fuera por el derecho.
Inmediatamente, respirad hacia dentro por el lado dere-
cho y cuando os hayáis llenado el pulmón con el aire inspi-
rado, obturad el lado derecho con un dedo y exhalad el aire
por el izquierdo. Tenéis que respirar adentro cinco a seis
segundos, y afuera, diez o doce.
¿Habéis comprendido bien? Obturad ahora el lado de-
recho de vuestra nariz con un dedo y aspirad con el iz-
qui er do. Después obtura d éste y expuls ad el aire con e l otro.
Después, cambiad el orden, aspirad con el derecho (el que
estaba cerrado), y ...entonces obturad el derecho y expulsad con
el izquierdo
Este ejercicio la y que repetirlo unas veinte veces.
A l c a b o d e u n m e s s e r é i s c a pa c e s de a u m e n t a r e l t i e m p o
de duración de los ejercicios, de manera que podréis hacer-
l o s d ur a r o c h o y d i e c i s é i s s e g un d o s , y c u a n d o h a y a n p a s a d o
e l s i g u i e n te o d os , e x p er i m e n tar é is q ue os h a ll áis m u c h o m e -
jor de s a l ud . L a vi st a se f or ti fi c ar á y os s e nt ir éi s m u c ho m á s
ligeros sobre vuestros pies. Recomendamos que el segundo
e jerc icio se prac ti que durante tres meses se gui dos, por que se
trata de un período «de prueba», o sea, un período en el
que vuestro mecanismo respiratorio sufre un entrenamiento.
Ejercicio número tres: Es muy parecido al número dos;
pero en éste se incluye la retención del aliento. Opinamos
que aunque se puede retener cuatro veces lo que ha durado
la admisión del aire en los pulmones hasta que no se do-
mine el sis tema, es mucho mejor aguantar la r espir ación sólo
el doble de tiempo que la inspiración, y después de unos
meses se puede poner en práctica la proporción de uno a
cuatro.
En este ejercicio, el tercero, hay que respirar para aden-
tro contando, con OM, cuatro veces. Después se retiene el
aire contando — asimismo con OM — ocho veces. Después,
expulsaremos el aire por la ventana nasal derecha (hemos
a s pir a d o e l air e por la i z q ui e r da , r ec u é r des e ) co nt a n d o o c ho
s e g u n d o s . C u a n d o h a y a m o s e x p u l s a d o e l a i r e y s i n i nt e r r u p -
ción, aspiremos por la derecha (teniendo tapado el lado
izquierdo de la nariz); retengamos la respiración durante
ocho segundos — siempre contados con OM — y expulse-
mos el aire por el lado opuesto. Será conveniente practicar
este ejercicio veinte veces al día.
Re p e t i m o s q u e n o i m p o r t a e l d e d o q u e s e u t i l i c e p a r a o b -
t u r a r l a v e n t a n a d e l a n a r i z c o nv e n i e n t e . H a y g e n t e qu e s o s -
tiene que no se debe utilizar tal dedo, o utilizar tal otro, al
objeto de prestar misterio a la cosa. En mi vida he realiza-
do esos ejercicios por más tiempo del que puede pensarse,
y puedo decir que por mi propia experiencia y la de otros,
puedo declarar que no importa qué dedo o pulgar se emplea.
E v i d e n t e m e n t e , m e d i a n t e l a pr á c t i c a po d r é i s l l e g a r a h a -
cer cada vez inspiraciones mayores, retenciones más prolon-
g a d a s y e x h a l a c i o n e s m á s l e n t a s . P o d r é i s , a l c o m i e n z o, c u a -
tr o s e g u n d os i ns p ir a n d o e l ai r e, oc h o s e g u n d os r e te n ié n d o lo
y e xp ul s á n dol o, ot r os oc h o. P er o a l c a b o de u n p ar de me s e s
aproximadamente seréis capaces de aspirar el aire durante
ocho segundos, reteniéndolo dieciséis segundos y expulsándolo
otros tantos y realmente tener base para trabajar en la mate-
r i a , c u a n d o a l c a b o d e l a ño s e r é i s c a p a c e s d e r e s p i r a r h a c i a
dentro ocho segundos, conservar el aire treinta y dos y res-
pirar hacia fuera unos deciséis segundos. Pero no intPntéis
esto hasta que os hayáis entrenado por el espacio de doce
meses.
Ést e , e n r ea li d a d, e s u n e x ce l e nte s ist e ma de r esp ir a c i ó n y
que debe practicarse a diario y por veinte veces conse-
cutivas.
Un ejercicio respiratorio que permite al individuo man-
tener su calor durante el tiempo frío, es el siguiente: Sen-
taos cómodamente, y aseguraos de que estáis sentados con
la espina dorsal bien derecha. No debéis experimentar ten-
siones ni quebraderos de cabeza en la ocasión. Cerrad los
ojos y pensad en vosotros mismos, al propio tiempo que de-
cís telepáticamente: «OM, OM, OM».
O b t u r a d l a v e nt a n a i z q u i e r d a de v u e s t r a n a r i z , y a s p i r a d
por la derecha tanto aire como os sea posible. A continua-
ción cerrad la ventana derecha (el pulgar es el dedo más
conveniente) y aguantad la respiración, apretando fuerte la
barbilla contra el pecho, acercándola al cuello.
Aguántese la respiración durante un tiempo y luego, ce-
rrando el lado derecho de la nariz, expúlsese el aire por el
izquierdo, obturando el derecho.
Nota importante: en este ejercicio particular hay que
respirar para dentro por el lado derecho, y hacia fuera por
el izquierdo.
Se pue d e pr a ct ica r est e mé t o d o c o m e n za n d o c o n d i e z r es -
piraciones, durante las cuales se aumenta el tiempo de la re-
te nc i ón de l a ir e, c os a de q ui n ce v ec e s, gra d u al me nt e , s i n n e-
c es i da d d e pr e ci pi tar s e , y mi e ntr as e n el i n di v i d u o s e da un a
p e q ue ñ a s e ñ a l q u e le l i br a de la s pr e oc u p a ci o n es. Cu a n d o s e
ha repetido el ejercicio varias veces y se ha llegado a una
profunda retención del aliento, el individuo nota que le en-
tra un sudor en las raíces del pelo. Este método es seguro,
perfectamente normal y ciertamente aumenta la salud y la
limpieza de su cuerpo.
El método en cuestión se practica mucho en el Tibet,
donde un lama puede sentarse desnudo sobre la nieve; incluso
derretir la nieve a su alrededor y secar sábanas que- le en-
vuelven las espaldas.
Explicamos ahora otro sistema que es muy bueno para
mejorar la sangre y mantener el cuerpo frío.
¿Habéis visto alguna vez cómo un perro o un gato do-
bl a n s u l e n g ua e n f or ma d e y ? B ue n o, e n e s t e c a s o , n os otr os
también vamos a parecernos a los gatos. Sentémonos como
antes, es decir, con toda comodidad, sobre un asiento duro
y con la espalda bien derecha. Saquemos la lengua un po-
q ui t o y d o b le g u é m osl a e n f or m a de v . E nt o n ces s uc c i o n e m os
aire a través de los labios con un ruido interno, «ssss».
Aguantemos la respiración tanto como nos sea posible y,
finalmente, soltemos el aire por las narices. Hay que prac-
ticar este ejercicio veinte veces al día.
Es importante la regularidad en esos ejercicios. Dejar
perder un día y duplicar el tiempo empleado a diario en el
s i g u i e n t e , e s p e r d e r e l t i e m p o . S i n o s e h a c e n l o s e j e r c i c i os
regularmente, entonces es mejor no comenzar. Así que sed
r eg u lar e s , p u nt u ale s , e sf or z a os e n pr a ct ic ar l os e jer cic i os t o-
dos los días a las mismas horas, y haciéndolos, no hagáis
m u ec a s ni os p er m i t á is c o n t o r si o ne s d e n i n g u n a cl a se . S i n o -
táis que os causan algún dolor, deteneos hasta que dicho
dolor haya pasado. Además, no os serán posibles los ejer-
cicios si os habéis atiborrado de comida. La mayor parte de
la gente come demasiado y demasiado tiempo, para finali-
d a des d e m a si a d o p o c o i m p or t a nt es . U n a d ie t a m o d er a da se r á
preferible.
Adve rtencia final : estos e jer ci cios no pue den s er practica-
dos por aquellos que padecen dolencias del corazón, o pa-
decen de tuberculosis pulmonar. No os empeñéis en aguan-
t a r l a r e s p i r a c i ó n m á s t i e m p o de l q u e o s r e s u l t e c ó m o d o . A l
fin y al cabo, habrá otras existencias; lo que no podamos
aprender en esta vida lo podréis un día u otro reemprender y
recobrar lo que habéis dejado que se pierda. Y hay que
dejar bien sentado, igualmente, que a no ser que seáis muy
joven, muy ágil y bien seguro, no debéis practicar ninguno
de esos ejercicios que requieren que os estéis balanceando
s obre un o d e l os p u l gar es o q u e os s e nt é is c on l os pi es s i t u a-
dos por encima de vuestra cabeza, o cosas por el estilo. De
no haber nacido entre orientales y de no haber sido vues-
tros padres acróbatas del circo local, seréis prudentes si de-
jáis correr todas esas cosas.
Apéndice B

Las piedras

Est e apé ndic e tr ata de las varias clas es de piedras, ya que


tienen una gran influencia sobre la vida de cada uno de
nosotros. Las piedras son la más vieja materia sólida sobre
l a T i e r r a ; e xi s t í a n a n t e s d e q u e l os s e r e s h u m a n os h u b i e s e n
sido nunca imaginados — o tenido la pesadilla de ellos —
y su existencia tuviese que durar aun mucho más que noso-
tros mismos.
C o ns i d e r a n d o l a s c o s a s d e s d e n ue s t r o p u n t o d e v i s t a , p o -
demos comparar las piedras con una colección de substan-
c ia s q uí m ic a s , o u n a m u l ti t u d d e m o lé c ul a s q u e s e ba la n ce a n
en giro, según el número de ellas apartadas dentro del espa-
c i o . L as p i e d r a s , c o n t o d o, p o se e n vi br a ci o n es m u y i nt e ns a s.
Son, en efecto, como emisoras de radio que transmiten sus
mensajes, buenos o malos, continuamente.
Echemos una vista sobre las piedras, a partir de

AGATA: Muchos consideran el ágata como una piedra


d e c ol or r oj o; p er o e n r ea l i da d , la s ha y r oj a s, ver d es , p ar da s
y d e u n a e s p e c i e de c o l o r de j e n g i b r e . E n e l E x t r e m o O r i e n t e
la r o ja o c ol or d e sa n gre , c o mo s e l a ll a m a a me n u d o , n os d a
una protección infalible contra los insectos venenosos
como las arañas . Es to no es ninguna fá bula . La á gatas emite n
unas radiaciones que repelen a las arañas y a los escorpiones,
quienes entonces buscan otros campos de acción.
Hay una clase de ágata parda que irradia una vibración
que infunde en el hombre confianza en sí mismo, y así, em-
briagándole de valor, le proporciona la victoria sobre sus
enemigos y el éxito con sus amigas de sexo femenino.
En el terreno de la medicina, es probado que si una per-
sona lleva sobre la piel un ágata de color pardo, preferen-
temente sobre el esternón, esto es, colgando del cuello sobre
e l hues o del pec ho — a umentará su i nte ligenc ia y le ayuda rá
a calmar toda serie de fiebres y de locuras. Por lo visto, se
llevan muy pocas ágatas de color pardo.
En el Medio Oriente algunas personas llevan un ágata
tallada, a la que se le supone poder para alejar las infecciones
intestinales, que son muy corrientes en aquellas tierras.
Hay ágatas negras, verdes y grises; pero en la China
e xisten ágatas muy not able s, que conti ene n res tos de fós iles ;
y si miráis una de esas piedras que haya sido previamente
p ul i da ve ré i s l as f or mas de p la nt as p ar e ci da s a l os h el ec h o s.
Las usan los campesinos como adorno, con la esperanza de
que la cosecha del año sea buena.

AMATISTA: Algunos obispos llevan una amatista en el


anillo que los devotos besan en el dedo del prelado. La
amatista, que es de color violeta o de vino, comunica tran-
quilidad a las almas. Dicho en otras palabras: la vibración
molecular de la substancia que llamamos amatista oscila a
un período de frecuencia que provoca unas vibraciones que
causan al ser humano una sensación de calma y tranquilidad.
Las amatistas se empleaban en el Lejano Oriente mucho
antes de que las aspirinas se impusiesen en este campo.

AMBAR: Si padecéis de los riñones o del hígado; si os


aqueja esa dolencia de civilizados que tanto dinero propor-
c i o na a l as c a s as fa r ma cé u ti c as ( el es t re ñi m ie nt o) , bas t a c on
un algo de ámbar en polvo, moliéndolo hasta que sea como
harina y mezclando dicha harina con miel y un poco de
a g u a ; l u e go t r a g a d e l m u c í l a g o ; m a s , d e b é i s t e n e r a v u e s t r o
alcance las comodidades adecuadas de la civilización, porque
e l r e m e d i o o br a p o s i t i v a m e n t e , c o m o v e r é i s . L a s o l a d i f i c u l -
tad está en que el ámbar es una sustancia más bien cara.
Las mujeres que desean casarse y no han sido afortuna-
das, se proporcionan un trozo de ámbar esculpido en for-
ma de símbolo fálico. Llevándolo, este símbolo atraerá al
hombre que se acerque a ella con intenciones honestas. Así
tendrá el marido que deseaba.
E l á m b a r e s u n a p i e d r a n o m u y u s a d a e n O r i e n t e , d e b i do
a que si no se pule hábilmente, es más bien mate.

ANTIPATES:Es una piedra negra por completo. Parece


algo por el estilo a un pedazo de hulla muy pulida o a una
variedad de la antracita. No se emplea mucho en Oriente,
debido a su absoluta negrura. Se ha empleado como fondo
de un camafeo de marfil.

A Z A B A C H E : E s u n a p i e d r a n e g r a . S u n o m br e v e r d a d e r o
es gaggitis. Es una piedra que tuvo una particular impor-
tancia en tiempo de los druidas de las Islas Británicas. En
lo s s a cr i fic i os dr uí di c os q u e se c el e br a ba n e n St o ne he ng e se
empleaba un cuchillo de azabache.

BERILO: Santo Tomás es el patrón del berilo. Se sabe


que empleaba un berilo amarillo para curar las dolencias
hepáticas. El berilo normal es verde. Es una piedra que
favorece al hombre, en materia digestiva.

CALCEDONIA: En algunas tierras atrasadas (,tal vez


s on, ha blando e n ver dad, avanzadas?) la calcedonia s e us a en
polvo. Sirve para favorecer la salida de las piedras de la
vesícula biliar. Los polvos de calcedonia provocan la dila-
tación de la vejiga y todos los conductos con ella conectados.
De este modo los cálculos biliares que están encallados en
la pared de la vejiga pueden salir sin necesidad de opera-
ción alguna.

CATOCITIS: Es una piedra muy notable, que s.e en-


c u e n t r a e n a l g u n a i s l a d e l M e di t e r r á n e o , p a r t i c ul a r m e n t e e n
Córcega. Es una piedra que siente una atracción magnética
por la piel humana; si frotamos nuestras manos la una con-
tra la otra y después tocamos la «catocitis», ésta se adherirá
a n u e s t r a m a n o , m i e n t r a s l a p i e d r a n o s e a d e m a s i a d o p e sada.
Los naturales de Córcega se sirven de esta piedra para
protegerse contra el hipnotismo.
CORNALINA: Algunos llaman a la cornalina piedra de
sangre. Posee una vibración que contiene las pulsaciones
sanguíneas; y es un hecho verdadero que si una persona
tiene una congestión en la cabeza, ésta se ve aliviada nota-
b l e m e n t e s i s e a p l i c a a l o s s e n o s f r o n t a l e s , o a l s i t i o d o n de
está el atlas, un fragmento de cornalina pulimentada.
L a m a y o r p a r t e d e c o r n a l i n a s s o n o p a c a s ; p e r o l a s m e j o res
son translúcidas.
CRISTAL: El cristal es una forma muy peculiar de roca.
E s m á s t r a ns p a r e n t e q u e e l v i d r i o y p os e e g r a n de s p od e r e s e n
el c a m p o d e l a « vi si ó n e n e l c r is ta l ». T o d os a q ue l l os q ue e s t á n
d ot a d o s d e l os t a l e n t o s d e l a c l a r i v i d e n c i a , h a l l a r á n q u e sus
facultades aumentan con el uso de un cristal purísimo.
E l c r i s t a l t i e n e u n a vi b r a c i ó n c o m p a t i b l e c o n l a d e l «t e r -
cer ojo»; refuerza dicho ojo y aumenta la «videncia».
E n v a r i a s p a r t e s d e I r l a n d a s e r o d e a n p e q u e ña s b ol a s d e
cristal por anillos de plata, y se cree tienen el poder de atraer
respuestas favorables de los «leprachauns» irlandeses.
Unos sacerdotes de tie mpos pasados , en el Extremo Orien-
t e , q u i s i e r o n m a r c h a r s e d e s u p a í s , e n s u s e x pl o r a c i o n e s p o r
el mundo, y buscar un pedazo de cristal, en los Andes o
en el Himalaya. Después, lo limaron cuidadosamente, redon-
d ea n d o t o d as s us es q ui n as , y a c o pi a de a ñ o s y m ás a ñ os l l e-
g a r o n a da r l e f o r m a e s fé r i c a . L u e g o , g e n e r a c i o n e s y m á s g e -
neraciones de sacerdotes se aplicaron, una tras otra, en ir
pulimentando el cristal frotándolo con arena cada vez más
fina y agua, manteniéndolo en una envoltura de cuero blan-
do. Al final de todas esas operaciones, el cristal estaría a
punto de asumir una función ritual: 1.zi de ver el futuro, la
de conocedor de la voluntad de los dioses.

DIAMANTE: El diamante es primo hermano de un pe-


dazo cualquiera de carbón mineral. Es simplemente un peda-
zo de carbón que ha recibido una educación más esmerada;
en otras palabras, vibra a más alta frecuencia.
Es creencia de muchos que el diamante nos inmuniza
de los venenos y de la locura. En el campo de la salud, el
diamante tiene fama de curar muchas enfermedades. En
tiempos pasados, el diamante Ko-I-Noor, en la India, era
sumergido en el agua y con ella se salpicaba al público
alrededor, con la intención de impartir a los presentes al-
guna de las virtudes de esa agua. Como sea que la per-
sona que tenía el diamante en la mano no tenía ninguna
obligación de lavarse previamente, imaginémonos qué «vir-
tu d es » ir í a r e p ar ti e n d o e n d e r r ed or . El a g u a s u ci a r e s ul ta nt e
se daba de beber a los pacientes; y era tal la fe de la In-
dia, en aquellos tiempos, que no era raro que resultase una
curación de tal medicina.
También es fama que los diamantes son muy eficaces
para obtener los favores de una dama, sobre todo si el dia-
mante va envuelto en un abrigo de visón. Pero esto, na-
turalmente, no pasa de ser una voz popular.

ESMERALDA: La esmeralda verde tiene la reputación


d e c ur a r la s a f ec ci o ne s de l a vi s ta ; y c o n el p as o d el ti e m p o ,
el vulgo ha llegado a creer absolutamente en el poder de la
esmeralda para sanar las enfermedades de los ojos. Por
eso se le ocurrió a cierto brujo, o bruja, o sacerdote (hay
parecido entre todos ellos) que si la esmeralda puede curar
la s d ole n ci as d e l a vi st a, t a m bi é n p odr í a s er e fi ca z c o ntr a el
m a l d e o j o . Y a s í s e l l e g ó a q ue s e l l e v a s e n e s m e r a l d a s a l r e -
dedor del cuello, para que si una persona que era capaz de
dar mal de ojo, miraba al poseedor del collar de esmeral-
das, todos los malos efectos eran absorbidos por aquel co-
l l a r y r e f l e j a d os , l ue g o, c o n m u y d e s a s t r o s o s e f e c t o s , s o b r e
el que poseía la virtud de comunicar, con su mirada, el mal
de ojo.
Es de toda evidencia que en el Oriente las esmeraldas
con toda certitud ayudan a mitigar las enfermedades de la
vista.

GRANATE: Esta piedra parece no ser muy popular en


nuestros días; pero, en épocas pasadas se llevó mucho con la
e s p e r a n z a d e q ue pr o t e g i e s e , a q u i e n l a l l e v a b a , d e l o s p e l i -
gros y enfermedades de la piel. Tenía que llevarse directa-
mente en contacto con el cuerpo, y, en vez de ser utilizada
en las sortijas, como en nuestros días, se montaba en una
montura ligera y se llevaba alrededor del cuello, procu-
rando que la piedra estuviese situada derechamente encima
del corazón.
Cuando se presentaba algún peligro de enfermedad, una
piedra climatizada sobre el portador se volvía mate y sin
lustre. Cuando el peligro o la enfermedad desaparecían, la
piedra recobraba su brillo primitivo.
Actualmente, en Europa, la gente lleva granates en la
creencia de que esto les da constancia en sus amores.

JADE: Algunas personas creen que el jade es una pie-


dra de color verde; pero pueden verse piedras de jade de
muchísimos matices. Puede ser muy claro, por ejemplo, o
bien amarillo, o de varios grados de verde, azul y hasta ne-
gro. El jade es una piedra que puede ser labrada y traba-
jada por manos hábiles. Los chinos, antes del comunismo,
trabajaban el jade y creaban hermosos adornos y estatuas.
Los mercaderes chinos del precomunismo solían mante-
ner sus manos dentro de sus mangas. Si recordáis, llevaban
u n a s m a n g a s m u y a nc h a s . M u c h a s v e c e s e l m e r c a d e r a s t u t o ,
metía sus manos dentro de sus mangas y estrechaba un ta-
lismán hecho de jade. Pedía a este jade que le guiase para
llevar a cabo un buen negocio.
De s d e e l p u nt o de v ist a mé di c o, e s tá p r o ba d o q u e el j a d e
verde, por su peculiar vibración, cura la hidropesía y afec-
ciones semejantes, relacionadas con el sistema urinario.

LAPISLÁZULI: Es una piedra particularmente histó-


rica en Egipto y en la India. Varias placas fueron transcri-
ta s e n c il i n dr o s de l a pi slá z ul i , c o n te ni e n d o a lta s e ns e ña n zas
esotéricas. El lapislázuli era considerado como una de las
piedras sagradas, una de las piedras empleadas en los más
altos Misterios". Su carácter sagrado se basaba en la belleza
de esta piedra; pero, médicamente, era creído por todos
que servía para conjurar malos partos y abortos.

ÓNICE: Para los orientales, el ónice es la piedra de la


mala suerte. Es una invitación a todos los aojadores, y pa-
rece ser una muy buena práctica el disfrazar una piedra de
este tipo de modo que parezca otra clase de piedra, o en-
gastarla en otra materia que la esconda y luego regalársela a
n u es tr o e ne m i g o , e n l a c er t ez a de q ue e l p o br e d es d i c h a d o
recibirá peores males de los que él se imagina.

ÓPALO: Es otra de las piedras de muy mala ventura.


La nebulosa piedra que abunda en las minas de Australia,
muy a menudo ha tenido influencias funestas para la isla
y los ocultistas han podido detectar radiaciones malignas
que ella emite constantemente.
Al g ui e n s os ti e n e que l os ó p al os s o n e xt ra or di n ar ia m e nt e
indicados para aquellos que sufren enfermedades de la vis-
ta ; s i u n o t i e n e l a d ic h a s uf i c ie nte d e ha l la r u n ó p al o n e g r o,
que sea lo suficientemente luminoso para que se puedan
ver en él «destellos» de color rojo, entonces el ópalo en
cuestión será considerado como portador de buena fortuna, y
dar a su dueño una vista notablemente aguda.

PIEDRA DE TOQUE: Las piedras, como hemos visto,


s o n , a l i g u a l q u e o t r a s s u s t a n c i a s , s i m p l e m e nt e u na m a s a d e
moléculas en movimiento. La sensación que pueden impar-
tir a una persona, puede ser de buen o de mal influjo.
Hay piedras que irradian desdicha y causan grandes distur-
bios en el cuerpo humano. Pero, hay otras que tienen un
efecto calmante y son conocidas bajo el nombre de Piedras
de Toque Tranquilizante.
Siglos atrás, muchos siglos, mucho antes de la edad
de las aspirinas, los Antiguos, los Adeptos y los Magos del
pasado pudieron curar varias enfermedades mentales y ner-
viosas que afligían a la Humanidad. Hoy todavía pueden
proporcionar la tranquilidad en los hogares de las gentes.
E n l a s l e j a n í a s d e l a C h i n a , e n e l T i b e t , e n l o s s a g r a d os
templos de la India, de los aztecas, de los mayas, había
s ac er d o te s q u e ib a n d a n d o f o r ma l a b or i os a m e nte y a ma n o a
ciertas piedras que, sabiamente contor neadas, confort aba n e l
cerebro de los seres humanos y que inundando este órga-
no de confortables y agradables sensaciones táctiles, cal-
maban el conjunto del mecanismo humano. Por desgracia,
el arte de fabricar piedras dotadas de esos contornos casi
desapareció por entero a través de las edades. La gente se
llenó de medicamentos contra las sensaciones depresivas, por-
que ahora e stamos en.un c iclo nega tivo de la evolución, y los
medicamentos hacen al hombre «negativo».
L a s P i e d r a s d e T oq u e T r a n q u i l i z a n t e v u e l v e n a r e c o b r a r
sus virtudes, hoy de nuevo. Yo he fabricado piedras de esta
clase y he patentado el dibujo, ya que sólo una estructura
particular ofrece el máximo efecto calmante.
Una piedra de Toque Tranquilizante debe tenerse en la
mano, no importa cuál de las dos. La parte que lleva mi
nombr e, tiene que estar contra la palma, y el i deograma debe
estar en la parte opuesta, dejando la parte que forma un re-
b or de vu el t a h a ci a ar r i b a de m a n er a q u e e n ca j e c o n la y e m a
de l pulgar vuelto hac ia abajo. Entonc es nuestr o pul gar puede
ir tr a n qui l a me nt e r es i g uie n d o l os c o nt or n o s d e es te tr o z o e n
f or ma d e c o p e r a . E s pe r i me nt a r é is e nt o n c es u n a s e ns ac i ó n d e
que calma, tranquiliza y libera de todas las preocupaciones
que os invaden y que vuestr os pr oble ma s se res olverá n c omo
la niebla de la madrugada al son naciente. Notaréis que os
llena una paz como una habíais experimentado.
este no es el lugar de explicar más detalles; pero ya co-
nocéis ahor a mis advertencias. Basta con decir que si us amos
las cosas de la naturaleza como es debido, las cosas de la
na tur alez a vendr án e n nuestra a yuda. La s piedr as nos pueden
auxiliar, igual como los frutos y las hierbas medicinales. Está
pr o ba do q ue s ó lo una Pi e dra d e T oq ue bie n c ont or ne a da p u e-
d e e m p l e a r s e , ya q u e s i n o e s t á e n ' d e bi d a s c o n d i c i o n e s c a u -
sará irritación donde debiera dar tranquilidad. De manera...
que ya estáis advertidos.
TURQUESA: La turquesa es muy común en el Tibet,
donde hay un puente denominado «El Puente de las Tur-
quesas». Los «Molinos de Oraciones» y las «Cajas de En-
cantos» del Tibet generalmente están decorados con peque-
ñas turquesas, porque esta piedra es considerada como au-
gurio de suerte.
Se montaba en sortijas y se llevaba en el pelo. Las mu-
jeres del Tibet usaban unos grandes armazones donde su
cabellera podía lucir totalmente su galanura, y a menudo
este armazón estaba adornado con turquesas.
Las turquesas son extremadamente beneficiosas para la
mejora de nuestra salud.
En opinión de los budistas, la turquesa es una piedra
sagrada.

ZAFIRO: Muchos confunden el zafiro, la turquesa y el


la p is lá z ul i ; p er o c ual q u ier n o m br e q u e s e l e s d é, t o d o l o q u e
se ha dicho de este último, puede aplicarse al zafiro y a la
turquesa.
Apéndice C

Qué materias comemos

Como todos los que han vivido, por poco que sea, en
este mundo, habrán descubierto que los hombres tenemos
que comer para vivir, pero no podemos vivir simplemente
para comer. El cuerpo humano puede ser comparado a una
f á br i c a ; l os m a t e r i a l e s e n t r a n e n e l l a y s o n « t r a b a j a d o s » d e
v ar ia s ma n er as . E n la fá bri c a d e n u es tr o c u er p o h u ma n o , l os
materiales son admitidos de forma que nuestro cuerpo pue-
da mantenerse siempre el mismo, reparar los tejidos que
ha n s ido dañados o que enve jec en, y dir igir los múscul os que
n o s s i r v e n p a r a m o v e r n o s . T a m bi é n d e b e n e n t r a r m a t e r i a l e s
suficientes para que el cuerpo pueda crecer mental y física-
mente.
Los hombr es neces i ta n de cuatr o t i po s bás icos d e mat eri a-
les que les permitan que los tejidos crezcan y se regene-
ren, y que los huesos crezcan y puedan soldarse en caso
d e f r a c t u r a . H e a q u í l os c u a t r o e l e m e n t o s e s e n c i a l e s p a r a l a
vida humana:

1. Hidratos de carbono.
2. Hidrocarburos.
3. Minerales.
4. Proteínas.

Antes de que el hombre se civilizase — o se encontrase


a s í mi s m o ci v ili za d o — t o d a l a H u m a ni d a d er a ve g et ar ia n a;
pero en aquellos días, el apéndice, que hoy es un órgano
atrofiado y un estorbo, tenía un papel muy útil en la vida
del cuerpo humano; hoy, como el apéndice es sólo un mu-
ñón atrofiado, la consecuencia es que el hombre no puede
ser vegetariano totalmente. Ser vegetariano y estar en las
mismas condiciones que una persona que se alimente con
una dieta equilibrada, significaría que tendría que pasarse
la vida entera comiendo sin cesar; porque hay que ingerir
un gran volumen de comida para observar una dieta riguro-
samente vegetariana.
La Humanidad fue adaptándose a comer carne, y descu-
brió que comiendo razonablemente de ella se puede pasar
con menos frutas y verduras, y no se debe emplear tanto
tiempo comiendo, tiempo que puede emplearse en otras
cosas.
Muchas personas son demasiado «amargas». Eso es, su
sangre, sus jugos gástricos y sus tejidos contienen demasiado
á cido; y esta gente a pet ec e manjar es amar gos o áci dos, como
son limones, manzanas ácidas, y toda suerte de cosas que
tengan un gusto fuerte, cargado o agrio. Cosa deplorable,
porque esas personas que admiten demasiada acidez en la
sangre, disminuyen la capacidad de ésta para absorber el
dióxido de carbono y otros gases que deben ser acarreados
por la sangre para ser exhalados por los pulmones, y así
hacer sitio al oxígeno respirado.
De manera que, todos los que gustáis de cosas amargas
y picantes, tened presente que estáis trastornando vuestro
dispositivo de oxigenación. Además de esto, abrís las puertas
de par en par a los resfriados, bronquitis sibilantes, reuma-
tismos y desarreglos nerviosos.
Es una pena que los vegetarianos a menudo se vuelvan
chiflados y caprichosos; son unos extremistas. Es cosa sabida
que la dieta vegetariana es ideal para aquellos que viven en
condiciones ideales.
El que es vegetariano y vive en las condiciones ideales que
e st o e xi ge , n o c or r er á el pe l i gr o d e u n e str e ñi mi e nt o , p or q u e
la cantidad de cel ulos a cons umi da e i ngeri da, con s us pr opi e-
da des hidrol ógic as lubr ific a el intestino grues o, y ayuda a la
expulsión de los productos consumidos.
P e r o , r e p i t á m o s l o , p a r a v i v i r c o m o u n v e g e t a r i a no p ur o ,
hay que comer más o menos a lo largo de todo el día.
El estreñimiento es casi siempre causado porque la san-
g r e e xt r a e d e m a s i a d a s i m p u r e z a s d e l o s i n t e s t i n o s . M i e n t r a s
tanto, los productos de la desasimilación han llegado al colon
descendente; mas, no hay suficiente cantidad de heces para
formar una masa plástica, de manera que pueda ser expul-
sada. Esta materia fecal se adhiere absolutamente a las pa-
redes estriadas del colon y las contracciones llamadas peris-
tálticas de éste causan dolores. Si la gente bebiese más
agua, habría menos estreñidos.

VITAMINAS: Las vitaminas son «fuerzas vitales». Se


hallan presentes en los cuatro materiales esenciales, de los
que ya se habló; las vitaminas se encuentran en las frutas,
las ver d ur as , l a s fr ut as s e cas y e n l a m a y or p ar t e d e s u b st a n -
c ia s na t ur al e s q u e c o m e m os . Es t as « e s e nc ia s vit al es » s o n d e
absoluta necesidad y si alguien se encuentra privado de al-
gunas de ellas, se halla sujeto a desagradables enferme-
dades. La falta de vitaminas, por ejemplo, es la causa del
beriberi. En los campos japoneses de prisioneros de guerra
el beriberi muchas veces se curaba cuando el paciente po-
dí a pr oporc iona rse una pequeño pucher o, produc to vali os o en
estos casos.
En aquellos días de los barcos de vela, antes de la re-
frigeración y otros detalles, cuando «las murallas de leño
d e I n g l a t e r r a » n a v e g a b a n p or t o d o s l o s m a r e s s i n p r e o c u p a r -
se de las flotas de pesqueros rusos, los marineros enfermaban
d e e s c o r b u t o. E s u na e n f e r m e d a d - d e l a p i e l , p r o d u c t o d e l a
falta de vitaminas; si no se le cuida, el que sufre de tal en-
fermedad se va debilitando; cada vez se encuentra peor de
s al u d y fi na l m e nte , m uer e . E m pi ez a c om o u na a fe c c i ó n d e la
piel y después se abre camino dentro del cuerpo, afectando a
varios órganos.
Por aquellos días, los tripulantes de los barcos ingleses
empleaban el zumo de lima a bordo; lo empleaban tanto
como el ron. Ese zumo de lima, digámoslo de paso, es la
razón de por qué los americanos llaman «limeys» a los in-
g l e s e s , p o r e l c o ns u m o d e l i m a s q u e s e h a c í a a b o r d o d e l os
barcos británicos.
A no ser que se tengan en el organismo las adecuadas
vitaminas, la persona no es capaz de comer o asimilar los
minerales que también nos son indispensables. Una mezcla
adecuada de vitaminas y minerales debe mantenerse; de
otro modo, nuestras diferentes glándulas, por ejemplo las
endocrinas, no podrán funcionar como es debido. Entonces
habrá falta de hormonas, de testarona; las personas en este
c a s o s e r á n e s t é r i l e s i m p o t e n t e s . S e v o l ve r á n i r r i t a b l e s y v í c -
timas de males obscuros.
A continuación vamos a proporcionar la lista de las vita-
minas esenciales:

VITAMINA «A»: Dependemos mucho de la vitamina A,


que es una sustancia soluble en las grasas y' los aceites:
Ayuda a ma ntener la piel fle xibl e y lis a. Es eficaz para pr eve-
ni r l as ir r ita ci o n es c ut á ne a s y c o n tr i b u ye a su p er ar l as e n f e r -
medades de las vías urinarias. Otra ventaja de la vitami-
na A es que una cantidad suficiente de ella es altamente
beneficiosa para la oxigenación del cerebro.

VITAMINA «B»: La vitamina B no es soluble en los


ácidos; pero la destruye por completo un medio excesiva-
m e nt e a lc al i no . P or es o , a n o se r q u e m a nte n g a m os l o s j u g o s
y l as se c r e ci o ne s de n ues t r o c uer p o e n e l m á xi m o e q ui li br i o,
e vitando un exc eso de ac idez y un exc es o de al ca lini dad, nos
encaminamos a la destrucción de varias sustancias que nos
p u e d e n s e r ú ti le s , a n t es d e q u e p ue d a n o b r ar . L a V it a mi na
« B » n o s pr o p o r c i o n a u n b ue n ap et it o y n o s a y u da a h a c er u n a
buena digestión de todo lo que nos ha invitado a que
c o m a m o s . C o n t r i b u y e a p r o p o r c i o n a r n o s u n a a d e c ua d a r e s i s -
te ncia a la s i nfec ciones y es uno de los materi ales es enc iales
para asegurarnos un buen crecimiento.

VI T A MI N A « B 2 » : L a v i t a mi n a Bo es s o l u b le e n e l a g u a.
Es una sustancia indispensable para nuestra visión. Si se
c ar ece de dicha vi tamina siempr e se sufren pe rtur bac iones de
la vista. Muchas de estas molestias pueden ser dominadas
m e d i a n t e e l e x a m e n de l a c a n t i d a d d e e s t a v i t a m i n a q u e c o n -
tiene el cuerpo del paciente.
Esta vitamina regula el buen funcionamiento del canal
digestivo, desde que comienza hasta que se acaba. Propor-
c iona buenas cual idades dige stivas. Nos hace ca paces de «co-
mer como un caballo».
Si f al ta l a vi t a mi n a Bo , no s o m os c a pa c es de a bs or be r e l
hierro. Si la falta se acusa aún más, entonces se producen
s er ias caídas del pel o, y e l cuer po se s ie nte ta n exhaus to que
el individuo se siente aquejado de úlceras, como son las
pequeñas llagas de la boca, etcétera.

VITAMINA «C»: La vitamina C es una sustancia ines-


table. No puede estar almacenada mucho tiempo dentro del
cuerpo. Cualquier falta de equilibrio interno puede atacar
dicha vitamina y ser causa de su destrucción antes de que
p u e d a s e r c o n v e n i e n t e m e nt e ut i l i z a d a . H a y q u e t o m a r d i c h a
s u s t a n c i a t o d o s l o s d í a s y h a y q u e p r o c u r a r q u e l a d i e t a se
organice de forma que ésta no falte en cantidad suficiente.
La vitamina C es beneficiosa para el crecimiento de los
h u es os y l os d i e nte s, p o r q u e a y u d a a l or ga n i s m o e n la a b s or -
ción del calcio, que, como es sabido de todo el mundo, se
ne cesita par a que l os hue sos s ean s óli dos . Sin la vita mina C,
el cuerpo se vuelve raquítico por descalcificación. La falta de
vi t a m i na C , c a us a a de m ás , tr ast or n os r es pi r at or i os , y or i gi n a
propensión a la tuberculosis.

VITAMINA «D»: La vitamina D es otra de las que re-


gulan la absorción del calcio y el fósforo, y permite al fósforo
convertirse en fosfatos.
Si n o p os e e m o s es t a vit a mi n a , n o s o m os c a p ac e s de a pr o-
v e c h a r a l g u n a s s u s t a n c i a s m i ne r a l e s q u e n o s s o n n e c e s a r i a s
para que puedan continuar las funciones de todo nuestro
organismo.
L a v i t a m i na D e s u n a d e l a s c o s a s d e q u e s ue l e n c a r e c e r
los vegetarianos, debido a que no se halla en los vegetales
ni en las frutas. El iluso vegetariano debe sacar su vitami-
na D de fuentes artificiales, en vez de acudir, como sería
natural, a la carne.
U n e x c e s o de v i t a m i n a D c a us a s e r i a s e n f e r m e d a de s , d e -
p r e s i ó n a g u d a y d i a r r e a ; e l i n d i v i d u o e n t o n c e s s e r á i nc a p a z
de retener el alimento el tiempo suficiente para que sea
absorbido por las paredes de los intestinos; de manera que
sufrirá de inanición en medio de la opulencia.

VITAMINA «E»: La vitamina E (vamos siguiendo el al-


fabeto), es una sustancia que se aloja en los músculos y,
desgraciadamente, pronto se destruye o se expulsa. De ma-
nera que debemos equilibrar nuestra dieta de forma que
no falte dicha vitamina. La falta de la vitamina E causa
e s t e r i l i d a d e s y a b o r t o s , y c u a nd o n a c e u n n i ñ o , r e s u l t a p e r -
judicado por dicha carencia.
Para las personas a quien puede interesar esta materia,
diremos que el apio y la semilla de trigo son las fuentes
más seguras de la vitamina E.

Ha b ie n d o tr a ta d o a h or a d e las vit a mi n a s , q u i zá s n os s er á
necesario decir alguna cosa sobre los minerales.

MINERALES: Los minerales son absolutamente indis-


pensables, y los vegeterianos más acérrimos tienen que re-
cordar que vari os mi nerale s se hall an pr es entes en las carnes
del mismo modo que en las frutas y los vegetales. De este
modo, una dieta equilibrada de carne, vegetales y frutas es
l a q u e p r o p o r c i o n a u n m a y o r e q u i l i b r a d o d e vi t a m i n a s y m i -
nerales.
E n e l m u n d o i d ea l , l a s per s o n as n o c o me n car ne ; per o n o
vivimos en condiciones idílicas. Debemos levantarnos por las
mañanas, antes de que te ngamos ver daderas ganas de c ome r;
l u e g o , n o s d e s a y u na m o s a t o d a p r i s a , y s a l i r c o r r i e n d o p a r a
c o g e r u n a u t o b ús . E n l a o f i c i na , t e ne m o s q u e t r a b a j a r e n p o -
siciones malsanas e innaturales. En la comida del mediodía
tenemos que ir volando para encontrar comida suficiente
para seguir tirando; y al propio tiempo que comemos de
pr isa, esta mos habla ndo c on otras pers onas. Regr esamos a la
oficina. Otra vez encorvados. Y cuando hemos terminado,
nos aguarda un largo viaje para llegar a casa y estamos
d e ma s ia d o fa ti g a d os, d e ma si a d o d e pr i m i d o s , fr u st r a d os p a r a
digerir verdaderamente la comida que nos ponen delante.
U n a v e r d a de r a a l i m e n t a c i ó n ve g e t a r i a n a t e n d r í a q u e s e r
una cosa más bien reposada, que durase la mayor parte del
día; y es evidente que resultaría imposible en las condiciones
de vida actuales. Por lo tanto, vaya por los maníacos del
vegetarianismo, éste sería lógico si se marchaban a alguna isla
le j a na , a par t a dos d e l os e nr e dos , de sil u si ones e il us iones de
la civilización. Peso si estos vegetarianos se ve n obliga dos a
vivir aquí, les exhorto a seguir la senda razonable y mo-
derada, comiendo la suficiente carne para mantener las fun-
ciones esenciales del cuerpo.
He aquí los minerales esenciales, por lista alfabética:

AZUFRE: El azufre es un mineral conocido desde muy


antiguo por las brujas. Una dosis de azufre acostumbraba
obrar prodigios entre las personas enamoradas. El azufre
es un excelente tónico y restaurador de la sangre. También
s e daba a los anima les para cons er var s u piel ; y por la misma
razón una señora pone polvos de azufre sobre el abrigo de
pieles que laboriosamente se ha ganado.
El ácido tífico de azufre es esencial para todas las células
del cuerpo. Es un antiséptico para las células de la sangre, y
sirve para purificar las celdas alrededor de los intestinos.
Si n u n a c a nti d a d a d ec u a da d e ác i d o s ul f úr i c o , e n e l c uer -
po, el individuo puede ser víctima de extravagentes y desa-
gradables afecciones de la piel. El azufre, asimismo, hace
crecer el pelo.

CALCIO: El calcio es indispensable si se quieren tener


unos huesos bien fuertes y una dentadura sana. El calcio
e s l a b a s e de n u e s t r o s h u e s o s y d i e n t e s . S i n é l , e l i n d i v i d u o
sangraría hasta morirse al más ligero rasguño, porque este
mineral proporciona a la sangre la facultad de coagularse.

CLORO: Todo el mundo sabe que el cloro sirve para


blanquear las ropas. En el mercado se venden botellas de
esta materia, bajo diversos nombres comerciales; sirven para lavar la
vajilla y hacer la colada. En el cuerpo humano, el cloro es
necesario, naturalmente en cantidades limitadas, porque el cloro
mantiene limpias y desinfecta las células de nuestro cuerpo,
purifica la sangre, ayuda a librar nuestro cuerpo de excesivas
acumulaciones de grasas superfluas y elimina varias impurezas que
se instalan en las articulaciones y las hacen chasquear como si
fuesen charnelas herrumbrosas a cada movimiento de la persona.
El cloro, en cantidades dosificadas, es esencial para nuestro
cuerpo; y si se guarda una dieta equilibrada, encontramos que
entran en ella adecuadas cantidades de cloro en nuestra alimentación
cotidiana.

COBRE: El cobre es indispensable, como se ha dicho, para


que, junto con la clorofila (ésta procedente, claro está, de los
vegetales verdes), el hierro pueda ser reducido a unas formas que
puedan ser asimiladas por nuestro cuerpo. Tratamos del hierro más
adelante.
El cobre puede ser clasificado entre los «elementos de los
que bastan indicios», puesto que la más pequeña huella del mismo
actúa como catalizador. Un catalizador es algo que puede actuar
sobre otra sustancia sin ser, él mismo, transformado ni destruido en
el proceso de la catalización.
La ciencia todavía no ha descubierto la cantidad de cobre
necesaria al organismo; pero el menor indicio puede bastar, y toda
dieta bien equilibrada contiene la suficiente cantidad de cobre.

FÓSFORO: El fósforo nos es necesario, esa materia que entra


en las usuales cerillas de cocina. El fósforo es una materia
altamente inflamable. Puede ser que el lector haya presenciado
aquellos experimentos de laboratorio de química, en los cuales, un
pedazo de fósforo sacado del agua — donde generalmente se guarda —
inmediatamente en presencia del aire, donde hay oxígeno, empieza
a arder y lanza un espeso humo blanco.
Sir ve e l f ós f or o para oxidar vari as s us ta n c i a s de nu es tr o
cuerpo y comunica alcalinidad a la sangre.
Sin esa alcalinidad, la sangre no puede despedir el exceso
d e g a s e s , c o m o p o r e j e m p l o , e l d i ó x i d o d e c a r b o n o . C ua n d o
te n e m o s n ues t r a sa n gr e s at ur a d a de d i ó xi d o de car b o n o y u n
exceso de nitrógeno, presentamos un aspecto «cianótico»,
a z u l , p o r q u e s e h a l l a p r i v a d a d e o x í g e n o . E l f ós f o r o i m p i d e
esta «cianosis», dejando sitio para el oxígeno.
L os c om p ue s t o s de f ós f or o s o n n ec e s ar i os p ar a m a nt e n er
la salud de nuestro sistema nervioso. El fósforo, cuando se
emplea para los nervios, recibe el nombre de «lecitina».
Ésta refuerza la materia blanca del tejido nervioso, que se
encuentr a en la materia gris del cer ebro. Por eso, si nos falta
fósforo, se debilita la fuerza de nuestro cerebro.
El pescado es un manjar rico en fósforo y fosfatos; por
eso vulgarmente el fósforo recibe el nombre de manjar para
el cerebro.

HIERRO: El hierro es otro mineral. Quien lo considera


como un metal, olvida que, por esto, no deja de ser un
mineral. Probablemente nadie ignora que nuestro cuerpo
n ec e si ta h ie r r o , p or q ue s i n él n o p o dr ía n f o r ma r s e l o s gl ó b u-
los rojos que permiten al torrente circulatorio fijar el oxígeno.
S i n o s f a l t a o x í g e n o , s e n os e m b o t a e l c e r e b r o y f i n a l m e n t e
perece. De forma que el hierro nos es un mineral más que
necesario.
Nos otros no pode mos tr agar al gunas tuercas y pe dazos de
cadena, pretendiendo que hemos asimilado hierro a nuestro
or ga n is m o . El hi er r o t ie n e q u e pr es e nt a rs e baj o ci er ta f or m a y
entonces, por medio de la clorofila y del cobre, se puede
establecer un intercambio químico dentro de Muestro orga-
ni s m o, q ue per mi te q ue var i a s de n ues tras cél u la s lo p ue da n
absorber y utilizar.
Es interesante observar que las damas necesitan mayór
d os i s de hi er r o. Cuatr o v eces , e n c o m pa ra c i ón d e un h o m b re
de su mismo peso. Eso se debe a ciertas pérdidas que el
hombre está contento de no conocer,
MAGNESIO: El magnesio es un mineral que ayuda al
c al ci o e n l a fo r ma c i ón de l os h ue s os . Si n o s fa lt a ma g n es i o,
somos propensos a que se nos caigan los dientes. Es tan
esencial como el calcio.
El magnesio favorece al sistema digestivo; de modo que
si alguien siente dolores durante la digestión (en la mayor
parte de casos por haber comido con exceso) puede curar
aquella molestia tomando alguna tableta de magnesio.
N e c e s i t a m o s u n a f or m a a l c a l i n a d e l m a g n e s i o , y l a p o d e -
mos obtener muy bien de las frutas secas y muchos otros
tipos de fruta.

POTASIO: El potasio es un mineral que procura elasti-


cidad a nuestros músculos. Si alguien careciese de potasio,
los músculos intercostales y del corazón fallarían; de ma-
n er a q u e e s t e mi n er a l n os es in d is pe n sa b l e p ar a q u e n os m a n -
tengamos en vida. Por suerte, el tipo alcalino que necesita-
m o s s e e n c u e n t r a e n m u c h a s f r u t a s y v e r d u r a s , y n o c u e s ta
nada almacenar una cantidad bastante de este mineral.

SODI O: El sodi o e n su forma a lca li na es benefic ios o para


los seres humanos, además de emplearse en la iluminación,
de tipo fluorescentes, de las calles. El sodio es uno de los
más importantes productos de nuestros tiempos.
Una deficiencia de sodio puede ser causa de' diabetes,
porque su ausencia puede provocar la parálisis de los islo-
tes del páncreas. Cuando éstos están paralizados, el indi-
viduo no puede digerir los azúcares ni las grasas. Varias
personas que padecen diabetes pueden aliviarse tomando so-
dio alcalino en su dieta.
¿ C ó m o o b t e n e r d i c h o s o d i o a l c a l i n o ? C ó m a ns e ba n a na s ,
apio, lechugas; y una fuente muy prolífica de varios mine-
r ales son l as c as tañas; con pr efer e ncia, ligerame nte hervidas y
luego tostadas.
Las personas que padecen carencia de sodio, también se
ven privadas de saliva; así como es case an de bilis y de jugos
pancreáticos.

211
YODO: El yodo es absolutamente esencial para el buen
f u n c i on a m i e n t o d e n u e s t r o c u e r p o . T o d o e l m u n d o s a be q u e
l a s a l g a s m a r i n a s s o n m u y r i c a s e n y o d o ; o t r a f u e nt e i m p or -
tante son los alimentos procedentes del mar.
Hace un tiempo hubo gente que llevaba sobre su per-
sona medallones conteniendo una pintura de yodo; pero se
trataba sólo de un efecto psicológico, ya que el yodo tiene
que ser absorbido y los alimentos normales contienen una
dosis adecuada.
El y o d o p u e de c ur ar el b oc i o , y a q u e es t a d ol e nc ia n o es
s i n o u na di s f u n c i ó n d e l a g l á n d u l a t i r o i d e s . E l y o d o c o r r i g e
una deficiencia de ésta y contribuye a regular su funciona-
miento.
En var ias tierras leja nas del ma r, sus habitantes son aque-
ja d os d e b o ci o ; p e r o es r a r o e nc ont r ar l os e n l as r i b er a s m ar i-
na s, puesto que incluso la ll uvia contiene una cierta ca ntidad
de yodo hasta un área muy adentro.

Esto no pretende ser un sabio tratado sobre la dieta ali-


menticia de las personas; pero puede considerarse como unas
n o t a s i n s p i r a d a s p o r e l d e s e o de a y u d a r a l os q u e l a s l e a n a
resolver los problemas que tengan en lo referente a su ali-
mentación. A través de todos mis libros, yo digo lo que
siento; lo que considero la verdad. Puede ser que alguien
pi ens e de mí que «l os locos se pr ecipi ta n adonde los ánge les
t e m e n p i s a r » ; p e r o y o s é l o q u e m e h a g o ( ¡ q u e m u c h o s n o lo
saben!) y siento la necesidad de decir lo que sigue:
El hombre es un animal. El hombre tiene ciertas exi-
gencias animales. En los tiempos actuales, dado que hemos
r ot o c on l a Na tur al ez a y vi v i m os e n u n m u n do « ci vi li z a do » ,
lleno de toda suerte de ocupaciones innecesarias, tenemos
que comer manjares sintéticos, guisados a toda prisa, ali-
mentos que han tenido que sufrir procesos que destru-
yen varios de sus componentes principales; las vitaminas se
han vuelto insolubles y una gran cantidad de minerales se
han «filtrado» y desaparecido.
Seamos cuerdos; en el presente estado de la evolución,
nos es preciso consumir una cantidad de carne; pero debemos
comer verduras, frutas secas. No arruinemos nuestra salud
negando a nosotros mismos la carne si el cuerpo la necesita.
Alguien no siente necesidad; para otros, es esencial. Sólo
podemos «dejar que nos guíe la conciencia propia».
Al gunas pers onas juzga n cosa cr uel el c ome r carne . Per o,
de acuerdo con las investigaciones de algunos hombres de
ciencia rusos, que han empleado equipos eléctricos espe-
c ia le s , y ha n r ea l iz a d o pr ue b as s o br e l o s s u fr i mi e nt os de l as
pobres plantas, una col chilla de dolor cuando la cortan.
Hombres de ciencia, a través del mundo entero, han in-
vestigado los reflejos y las respuestas de las frutas y los
vegetales, y han hallado que éstos poseen reflejos sensi-
bles que reaccionan ante unos determinados estímulos.
Si hay que ser lógico, si sois tan extravagantes que no
queréis comer carne, ¿por qué, entonces, coméis mantequilla?
¿Por qué bebé is le che ? Pensad e n e so: la r ación de lec he que
os queréis beber ha obligado a que se meta mano violenta-
mente sobre una región particularmente sensible de una po-
br e va ca . Es t a r ac i ón ha s i d o o bt e ni da r u da m e nte , a l s e pa r a r
la ternera de su madre, a fin de daros algún gusto a
vosotros.
Si se mata un animal para ser comido, se hace instantá-
neamente y con toda limpieza. Pero si consideráis que eso
e s cr ue l, ¿ p o r q u é s o me t éi s u n a v ac a a l a t o r tur a d e se r or d e-
ñada un par de veces todos los días?
Y s i r e pl i c á i s q u e n o q u e r é i s d e s t r u i r n i n g u n a v i d a pa r a
comer vosotros, ¿qué diremos de todos los gérmenes, todas
las bacterias de una lechuga, que son destruidos cuando la
vais mascando? ¿Qué dirá vuestra conciencia cuando veis
que, en la hoja de lechuga que masticáis, aparece la mitad
de un gusanillo?
Tengamos cordura, comamos de todo aquello que nos es
necesario en el nivel de desarrollo que vivimos. Podemos
esperar que siempre con nuestra continua evolución nos
será posible abstenernos de la carne, de las comidas sin-
téticas, del agua con floruros, del aire contaminado, etc., y nos
s er á c oncedido r egre sar a la Natur ale za, las hojas de hi guera y
los tintes vegetales. Entonces, solamente, estaremos a punto
para vivir en el puro vegetarianismo y la dieta de frutas.
D e l o c o n t r a r i o , s i n o s d e j a m os l l e v a r p o r l a e x c e nt r i c i d a d ,
entonces, no nos limitaremos a marcar nueces; seremos unas
nueces nosotros mismos. (*)

(*) Juego de palabras intraducible. (N. del T.)


Apéndice D

Ejercicios

Está fuera de duda que el tratar de los ejercicios y dis-


ciplinas, sea como sea, constituye un rasgo muy común de
varios autores. Por dicho motivo, pienso que puedo añadir
unas pocas notas afirmando mi oposición a esos ejercicios
irresponsables.
V a r i o s , s i no t ó d o s l os e j e r c i c i o s y o g u i s , n a c i e r o n e n e l
Lejano Oriente, donde al vulgo se le enseña y se le hace
practicar todas esas cosas desde la infancia hasta el momento
de su muerte. Dichos ejercicios yoguis forman una parte muy
importante de lo que podríamos llamar vida de las clases
bajas de Oriente.
Los Adeptos, iniciados en las cosas más altas, no prac-
t i c a n l o s e j e r c i c i os y o g u i s ; n o s o n ne c e s a r i o s p a r a t a l c l a s e
de personas. El objeto de los ejercicios yoguis consiste en
disciplinar el cuerpo humano. Cuando un individuo alcanza
un nivel que le permite disciplinar su mente, entonces ha
avanzado mucho más allá de aquel grado en el que es ne-
cesario enlazar las propias piernas alrededor del cuello
m i e n t r a s s e e s t á b a l a n c e a n d o s o b r e u n p u l g a r , o c o s a s p o r el
estilo.
En mi opinión fundamentada, basada en varios años de
observación, es peligroso para el gran número de los oc-
cidentales — hombres o mujeres — ya de media edad, el en-
tregarse súbitamente a unos ejercicios que son apropiados
ú n i c a m e nt e a p e r s o n a s c o n l o s h u e s os e l á s t i c os e n e x t r e m o , o
que han sido entrenados desde su más tierna infancia en
aquellas pruebas.
Una persona que posee unas arterias endurecidas, o varias
condiciones semejantes, si se dedica a esos ejercicios, es a la
v e z u n l o c o y u n t e m e r a r i o , y c o r r e g r a v e r i e s g o d e p e r d e r la
salud.
A través de mis escritos he insistido sobre los peli-
gros que ofrecen para un occidental estos ejercicios, a no
ser que se efectúen bajo un severo control. Si se necesitan
algunos de esos ejercicios, hágase lo que yo advierto en el
a r t í c u l o d e m i D i c c i o na r i o d e di c a d o a l Cu ello, o bi e n u n os
pocos de ellos, los más sencillos y suaves, y luego los ejer-
cicios respiratorios, tal como se habla de ellos en el Apén-
dice A.
Es indispensable, para el ocultista no evolucionado, el
saber ser dueño de su cuerpo antes de saber dominar su
mente — lo mismo que un niño tiene que jugar con sus
trompos y aros —. Pero, para quienes han progresado más
a l l á d e e s a s c o s a s e l e m e n t a l e s , l os e j e r c i c i o s y o g a s s o n u n a
pérdida de tiempo.
E n l a I n d i a y t i e r r a s a f i n e s , e l c o n t or s i o n i s t a q u e f or m a
nudos con su propio cuerpo, o que mantiene un brazo sobre
l a c a be z a ha s t a q ue é s t e s e l e a t r o fi a , no e s n i n g ú n A d e p t o ;
n o p as a d e s er u n c o nt ors i o n ist a , u n s a l ti m b a n q u i c al l e jer o;
alguien que se gana la vida con esos trucos espectaculares y
q u e a l o m ej or p os e e un a b aj a e s pir i t ua li da d; i g u al s u ce d e e n
l a s gr a n d e s c i u d a de s c o n l o s q ue e x h i b e n s u s a c r o b a c i a s por
las calles y los teatros de los barrios extremos.
El verdadero Adepto no se dedica a las exhibiciones, y,
de hecho, no se dedica a todos esos ejercicios.
Me he esforzado en advertios; de manera que si os
m e t é i s a l o gra r l a p o s i ci ó n de l a r a d o y pi l l á i s u n a t or t í c ol i s ,
será por vuestra propia culpa. Si, no haciendo caso de esta
advertencia mía, emprendéis la elevación de vuestro Kundali-
ni, y luego no lo podéis dominar... Bueno, probadlo.
Mi e nér gi c a a d ve rt e n ci a v a di r igi d a a t od os a q uel l os q ue
pa san de l os dieci ocho o de los veinte; é stos no s e puede n de-
dicar a ningún ejercicio violento ni a ninguna contorsión, a
menos de que estén perfectamente acostumbrados a estas
cosas, ya que es dolorosamente fácil (y dolorosísimo de aguan-
t a r ) c o n t r a e r e s g u i n c e s m us c u l a r e s , de s v i a c i o n e s d e l o s h u e -
s os y, e n g e ne r al, es tr o p ear s e l a s a l u d . D e m a n er a q u e t o d os
aquellos que son cuerdos, deben abandonar dichos ejercicios,
a no ser que algún ocultista formado en el Oriente pueda
supervisarlos y preservarlos de todo daño.
El ocultismo, igual que la religión, debe ser una cosa
alegre si nosotros procuramos que sea así. Pero si com-
plicamos las cosas con toda suerte de toda clase de actos
estúpidos, no debemos dar la culpa sino a nosotros mismos
de las desgracias que seguramente se nos echarán encima.
Los ejercicios que damos en este libro, concretamente
c a d a u n o de l o s ej er c ic i os q u e r ec o mi e n d o , s o n s e g ur o s y s a-
nos; excepto cuando explico en tono de burla manifiesta alguno
que es pecifico no debéi s inte ntar . Se explica, en reali dad, para
mostraros lo que hacen algunas otras personas.
E s p e r o q u e e s t e l i b r o o s h a y a e n t r e t e n i d o y q u e o s a p o r te
mucha ayuda, satisfacción y buena salud.
índice

Propósito de este libro 9


De la A a la Z 11
Apéndice A: la respiración 181
Apéndice B: las piedras 193
Apéndice C: qué materias comemos 202
Apéndice D: ejercicios 215