You are on page 1of 11

FUNDASABABE

Curso de Fisioterapia
Clase de Anatomia
Prof. Lucas Silva

Nombre:________________________
Fecha:________

Los Problemas de la Cadera

¿Qué es la cadera?

Se define como "cadera" la región que se encuentra a ambos lados de la


pelvis. El hueso de la cadera consta de tres secciones:

• Ilio - porción ancha y acampanada del hueso de la cadera (la cresta


ilíaca).

• Pubis - parte inferior y posterior del hueso de la cadera.

• Isquio - uno de los huesos que forman la cadera.

La articulación de la cadera es de tipo esférico, que además de permitir el


movimiento, ofrece la estabilidad necesaria para soportar el peso del
cuerpo.

El área de la cavidad, ubicada dentro de la pelvis, se denomina acetábulo.


La parte esférica de esta articulación corresponde al extremo superior del
hueso de la pierna. Se une con el acetábulo para formar la articulación de la
cadera.

La cadera es una de las articulaciones más estables del cuerpo. Pero debido
a que debe soportar el peso del cuerpo también es propensa a la artritis
como consecuencia del exceso de presión. El dolor en la cadera puede
deberse a lesiones de los músculos, los tendones o las bursas (pequeños
sacos llenos de fluido que amortiguan y lubrican las articulaciones).

¿Cuáles son los problemas comunes de la cadera?

A continuación, se enumeran los problemas más comunes de la cadera.

• Artritis - la causa más frecuente de la desintegración de los tejidos


de la cadera. A continuación, se enumeran las tres clases de artritis
que afectan a la cadera:
o Osteroartritis - también denominada artritis por "uso y
desgaste", este tipo de artritis desgasta el cartílago que brinda
amortiguación a los huesos de la cadera, permitiendo que
éstos se rocen, y provoca dolor y rigidez.

o Artritis reumatoide - enfermedad que, por motivos


desconocidos, provoca la irritación de la membrana sinovial, la
cual a su vez produce demasiado fluido. Afecta al cartílago y
produce dolor y rigidez.

o Artritis traumática - suele aparecer como resultado de una


lesión o fractura; en Estados Unidos se producen más de
320.000 fracturas de cadera por año.

• Necrosis avascular - consiste en la pérdida de hueso por falta de


irrigación sanguínea, lesiones y tumores óseos que pueden provocar
el colapso de la articulación de la cadera.

• Bursitis - en esta condición se inflama la bursa, un saco cerrado


lleno de líquido que funciona como superficie de deslizamiento para
reducir la fricción entre los tejidos del cuerpo. Las siguientes son las
dos bursas más importantes de la cadera; ambas pueden sufrir
rigidez y dolor alrededor de la articulación de la cadera:

o Bursa trocantérea - la bursa situada en la parte lateral de la


cadera se encuentra muy apartada de la articulación de la
cadera por tejido y hueso.

o Bursa isquiática - la bursa situada en el área superior del


glúteo.

• Contusión de cadera -moretón o desgarro en un músculo que


conecta la parte superior del hueso ilíaco (la cresta ilíaca, justo
debajo de la cintura). Esta lesión puede ser causada, entre otras
cosas, por un golpe, una caída o una torsión rápida del cuerpo.

Los Dolores y Los Problemas de la Rodilla

Breve anatomía de la rodilla:


La rodilla es una articulación muy vulnerable que soporta una gran cantidad
de presión en las actividades cotidianas, como levantar objetos y
arrodillarse, y en otras actividades de gran impacto como correr y hacer
ejercicios aeróbicos.

Las siguientes partes componen la rodilla:


• Tibia - hueso de la espinilla o hueso más grande de la parte inferior
de la pierna.

• Fémur - hueso del muslo o hueso de la parte superior de la pierna.

• Rótula - hueso plano situado delante de la articulación de la rodilla.

Los extremos de los huesos están cubiertos por una capa de cartílago que
amortigua los golpes y protege la rodilla. Básicamente, la rodilla es la
confluencia de dos huesos largos de la pierna unidos por músculos,
ligamentos y tendones.

Existen dos grupos de músculos en la rodilla: el cuádriceps (ubicado en la


parte frontal del muslo), que permite enderezar la pierna, y el músculo de
parte posterior del muslo, que permite doblar la pierna en la rodilla.

Los tendones son cordones resistentes de tejido que conectan los músculos
con los huesos. Los ligamentos son bandas de tejido elástico que conectan
los huesos entre sí. Ciertos ligamentos de la rodilla proporcionan estabilidad
y protección a las articulaciones, mientras que otros limitan el movimiento
de la tibia (hueso de la espinilla) hacia delante y hacia atrás.

¿Cuáles son algunos de los problemas comunes de la rodilla?


Muchos problemas de la rodilla son el resultado del proceso de
envejecimiento y del uso y desgaste continuo de la articulación de la rodilla
(por ejemplo, la artritis). Otros son el resultado de una lesión o de un
movimiento repentino que distiende la rodilla. Entre los problemas más
comunes de la rodilla se incluyen los siguientes:
• Esguince o distensión de los ligamentos y, o músculos de la
rodilla
Por lo general, esto sucede cuando la rodilla sufre un golpe fuerte o
una torcedura repentina. Con frecuencia, los síntomas incluyen dolor,
hinchazón y dificultad para caminar.

• Cartílago desgarrado
Una lesión de la rodilla puede desgarrar los meniscos (almohadillas
de tejido conectivo que actúan como amortiguadores contra golpes y
también contribuyen a la estabilidad). Los desgarros de cartílago
suelen ocurrir con los esguinces. El tratamiento puede consistir en el
uso de un aparato ortopédico al realizar ciertas actividades para
impedir daños adicionales a la rodilla. Quizás se deba recurrir a la
cirugía para reparar el desgarro.

• Tendinitis
Inflamación de los tendones que puede aparecer como resultado del
uso excesivo de un tendón durante ciertas actividades como correr,
saltar o andar en bicicleta. La tendinitis del tendón rotular se
denomina rodilla de saltador. Esta condición se observa con
frecuencia en actividades deportivas como el baloncesto, en el que la
fuerza con que se choca contra el suelo después del salto distiende el
tendón.

• Artritis
La osteoartritis es el tipo de artritis más común que afecta a la rodilla.
La osteoartritis es un proceso degenerativo en el cual el cartílago de
la articulación se degasta gradualmente, y por lo general afecta a
personas de mediana o avanzada edad. Puede ser el producto de una
fuerza excesiva sobre la articulación, por ejemplo, en lesiones
repetidas o personas con sobrepeso.

La artritis reumatoide también puede afectar a las rodillas haciendo


que la articulación se inflame y destruyendo el cartílago de la rodilla.
Comparada con la osteoartritis, la artritis reumatoide suele afectar a
personas más jóvenes.

¿Cómo se diagnostican los problemas de la rodilla?


Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para
diagnosticar los problemas de la rodilla pueden incluir los siguientes:

• Rayos X - examen de diagnóstico que usa rayos invisibles de energía


electromagnética para obtener imágenes de tejidos internos, huesos
y órganos en una placa.

• Imágenes por Resonancia Magnética (su sigla en inglés es


MRI) - procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de
imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir
imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del
cuerpo; puede detectar a menudo daños o enfermedades en un
ligamento o músculo circundante.

• Tomografía computarizada (su sigla en inglés es CT o CAT) -


procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación
de rayos X y tecnología computarizada para producir imágenes
transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto
horizontales como verticales. Una tomografía computarizada muestra
imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los
huesos, los músculos, la grasa y los órganos. La tomografía
computarizada es más detallada que los rayos X regulares.

• Artroscopia - procedimiento de diagnóstico y tratamiento de


invasión mínima que se utiliza en las condiciones de las
articulaciones. En este procedimiento se emplea un pequeño tubo
óptico iluminado (artroscopio) que se inserta en la articulación a
través de una pequeña incisión practicada en ella. Las imágenes del
interior de la articulación se proyectan en una pantalla y se utilizan
para evaluar cualquier cambio degenerativo y, o artrítico en la
articulación, para detectar enfermedades y tumores de los huesos y
para determinar las causas de la inflamación o dolor de los huesos.

• Escáner por radionúclidos de los huesos - técnica nuclear de


diagnóstico por imágenes que utiliza una cantidad mínima de
material radioactivo que se inyecta en la corriente sanguínea del
paciente para que sea detectado por un escáner. Este examen
muestra el flujo sanguíneo hacia el hueso y la actividad celular dentro
de él.

Tratamiento de los problemas de la rodilla:


El tratamiento específico de los problemas de la rodilla será determinado
por su médico basándose en lo siguiente:

• Su edad, su estado general de salud y su historia médica.


• Qué tan avanzada está la enfermedad, lesión o condición.
• Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o
terapias.
• Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad, lesión o
condición.
• Su opinión o preferencia.

Si el tratamiento inicial no proporciona alivio y los rayos X muestran una


destrucción de la articulación, el ortopeda puede recomendar el reemplazo
total de la articulación de la rodilla.

Las Bolsas de Hielo Comparadas con las


Compresas Tibias para el Dolor

Cuándo se aplica calor y cuándo frío:


Determinar si se debe aplicar calor o frío para
el tratamiento de lesiones o dolores
musculares puede resultar confuso; por lo
tanto, tenga presente lo siguiente:

El calor: El frío:
• Aumenta el flujo sanguíneo • Alivia el dolor porque
en la zona donde se aplica. adormece la zona afectada.

• Reduce la rigidez de las • Reduce la hinchazón y la


articulaciones y los inflamación.
espasmos musculares, lo
que resulta conveniente • Reduce el sangrado.
cuando los músculos están
tensos.
Tipos de bolsas de hielo:
• Alivia la inflamación.
Toalla fría

Tipos de bolsas o 1. Humedezca una toalla en


almohadillas tibias: agua fría.

Toalla tibia 2. Dóblela y colóquela dentro


de una bolsa plástica con
1. Humedezca una toalla en cierre hermético.
agua tibia (no hirviente).
3. Coloque la bolsa en el
2. Aplíquela en la zona congelador durante 15
afectada para aliviar el minutos.
espasmo muscular.
4. Retírela del congelador y
Almohadilla térmica colóquela en la zona
Asegúrese de proteger la afectada.
almohadilla térmica de modo que
no tenga contacto directo con la Bolsas de hielo o compresas
piel. Se deben tomar frías
precauciones para evitar
quemaduras. 1. Coloque hielo en una bolsa
plástica con cierre
Cuando los músculos trabajan, se hermético.
producen sustancias químicas
que deben eliminarse. Si el 2. Llénela parcialmente de
ejercicio es muy intenso, es agua.
posible que el flujo sanguíneo no
sea suficiente para eliminar todas 3. Cierre la bolsa y extraiga el
estas sustancias. La acumulación aire de su interior.
de sustancias químicas (por
ejemplo, el ácido láctico) puede 4. Envuelva la bolsa con una
causar el dolor muscular. Debido toalla húmeda y aplíquela
a que el suministro de sangre en la zona afectada.
contribuye a eliminar estas
sustancias químicas, utilice calor Cuando se produce una lesión o
para aliviar el dolor muscular inflamación, como la tendinitis o la
después del ejercicio. bursitis, se dañan los tejidos. La
aplicación de frío adormece la
zona afectada y puede reducir el
dolor y la sensibilidad. El frío
también reduce la hinchazón y la
inflamación.

Los Dolores y Los Problemas del Pie

Anatomía del pie:


El pie es una de las partes más complejas del cuerpo; consta de 38 huesos
unidos por numerosas articulaciones, músculos, tendones y ligamentos. El
pie es propenso a sufrir mucha tensión. Los problemas del pie pueden
causar dolor, inflamación o lesiones que, a su vez, limitan el movimiento y
la movilidad.

¿Cuáles son los diferentes tipos de problemas del pie?


El dolor de pies suele ser el resultado de una función inadecuada del mismo.
El uso de calzado inadecuado puede empeorar, e incluso provocar
problemas en el pie. El calzado que se amolda perfectamente al pie y le
brinda un buen soporte al arco puede evitar irritaciones en las articulaciones
y la piel del pie. Existen muchos tipos de problemas del pie que afectan al
talón, los dedos, los nervios, los tendones, los ligamentos y las
articulaciones del pie.

Los síntomas de los problemas del pie pueden parecerse a los de otras
condiciones y problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el
diagnóstico.

¿Qué son los espolones calcáneos?


El espolón calcáneo es un crecimiento óseo sobre el hueso del talón, en
especial en la parte inferior delantera del hueso del talón, en la cual el
hueso se une con la fascia plantar. Si la fascia plantar, una banda larga de
tejido conectivo que se extiende desde el talón hasta la base de los dedos
del pie, se estira excesivamente, puede provocar un crecimiento óseo o
espolón. Este tejido conectivo sostiene el arco y sirve para amortiguar los
impactos durante la actividad. El dolor se produce como consecuencia del
esfuerzo y la inflamación de la fascia plantar al tirar del hueso.

A veces, el reposo puede aliviar el dolor que producen los espolones


calcáneos. Otras opciones de tratamiento pueden incluir las siguientes:

• Uso de calzado (para brindar mayor apoyo al hueso y a la


articulación).
• Inyecciones de esteroides (para aliviar la inflamación).
• Cirugía (una opción a tener en cuenta para condiciones prolongadas).

¿Qué es un callo?
Los callos son durezas o callosidades de color amarillento que aparecen en
los dedos del pie. Los callos se producen como consecuencia de abuso o
presión. Suelen aparecer en la zona en la que el dedo roza el zapato u otro
dedo.

Los callos pueden causar gran incomodidad y dolor. El tratamiento puede


incluir lo siguiente:

• Colocación de almohadillas en la zona del callo.


• Uso de calzado más holgado y cómodo para evitar el roce.
• Cirugía.

Para evitar la aparición de callos se aconseja comprar zapatos que calcen


adecuadamente.

¿Qué es un bunio?
Un bunio es una protuberancia ósea o de tejido alrededor de una
articulación. Los bunios pueden aparecer en la base del dedo gordo o del
meñique y se presentan con frecuencia cuando la articulación tiene presión
por un tiempo prolongado. Las mujeres suelen ser las más afectadas porque
usan zapatos estrechos, puntiagudos y cerrados. Los bunios también
pueden aparecer como consecuencia de la artritis que suele afectar a la
articulación del dedo gordo.

El tratamiento de los bunios puede variar según el grado de dolor y


deformidad. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

• Uso de calzado adecuado y cómodo (en especial, zapatos que se


adapten bien al contorno del pie y no lo aprieten demasiado).

• Cirugía (para aliviar el dolor, no con fines cosméticos).

• Colocación de almohadillas en la zona afectada.

¿Qué es el neuroma de Morton?


El neuroma de Morton es la acumulación de tejido benigno (no canceroso)
en los nervios que se extienden entre los huesos largos del pie. El neuroma
de Morton aparece cuando se produce fricción entre dos huesos y aprietan
el nervio. Los neuromas aparecen con mayor frecuencia entre los huesos
que corresponden al tercer y cuarto dedo del pie. El neuroma de Morton
suele producir hinchazón, aumento de la sensibilidad y dolor. Si el dolor se
vuelve severo, puede provocar hormigueo, entumecimiento o ardor en los
dedos del pie. Suele producirse después de permanecer de pie o caminar
durante mucho tiempo.

El tratamiento de esta condición puede incluir reposo y, o el cambio del


calzado por otro que no restrinja el pie. Si el problema persiste, se podría
considerar la aplicación de inyecciones de cortisona o una intervención
quirúrgica.

¿Qué es el dedo en martillo?


El dedo en martillo es una condición en la que el dedo se encorva de modo
que sobresale la articulación media del dedo afectado. Esta condición se
suele agravar si se utilizan zapatos ajustados que ejercen presión sobre el
dedo en martillo. A menudo, también aparecen callosidades en este lugar.

El tratamiento del dedo en martillo puede incluir lo siguiente:

• Colocación de una almohadilla para el dedo del pie sobre la


protuberancia ósea.
• Modificación del calzado de modo que se adecúe al dedo deformado.
• Extracción quirúrgica

¿Qué es un esguince de tobillo?


Un esguince de tobillo es una lesión de los ligamentos del pie en la zona del
tobillo. Los ligamentos son bandas resistentes de tejido elástico que unen
los huesos entre sí. Un esguince de tobillo se puede producir cuando el
tobillo se tuerce hacia afuera (y la planta del pie queda enfrentada con el
otro pie). Entre las causas del esguince de tobillo se pueden citar la
debilidad muscular, los ligamentos flojos o los zapatos con tacos de aguja.

Los síntomas de un esguince dependen de la severidad de la lesión, es


decir, en qué medida se han estirado o desgarrado los ligamentos. Los
síntomas pueden incluir hinchazón, dolor y moretones. El tratamiento
dependerá de la severidad del esguince, pero puede incluir lo siguiente:

• Envolver el tobillo con una cinta o venda elástica.


• Aplicar bolsas de hielo (para reducir la inflamación).
• Mantener el tobillo elevado.
• Reanudar gradualmente la práctica de caminatas y ejercicios.
• Una bota de yeso (para esguinces moderados).
• Cirugía (para esguinces severos).
• Fisioterapia.

¿Qué es una fractura de pie?


Dada la cantidad de huesos que tiene el pie, 38, cualquiera de ellos se
puede quebrar. Muchas fracturas no requieren cirugía, ni siquiera un yeso,
puesto que se curan por sí solas con algún tipo de soporte. Cuando se
fractura el pie, suele producirse dolor e hinchazón en el lugar de la fractura.
El lugar de la fractura determinará el tipo de tratamiento y, si fuera
necesario, podría incluir lo siguiente:

• Fracturas en la articulación del tobillo


Estas fracturas pueden ser graves y requieren atención médica
inmediata. Las fracturas de tobillo suelen requerir la colocación de un
yeso y, en algunos casos, es necesario recurrir a la cirugía si los
huesos están demasiado separados o mal alineados.

• Fracturas en los huesos del metatarso


Las fracturas del metatarso, situado en la parte media del pie, no
suelen exigir la colocación de un yeso. Un calzado de suela bien
rígida sea quizá el único soporte que el pie necesita para curarse. En
algunos casos, será necesario recurrir a la cirugía para corregir la
posición de los huesos o segmentos fracturados.

• Fracturas en el hueso sesamoideo


Los huesos sesamoideos son dos huesos pequeños y redondos
situados en el extremo del hueso metatarsiano del dedo gordo. En
general, una suela acolchada puede ayudar a aliviar el dolor. Sin
embargo, en algunos casos quizá sea necesario extraer el hueso
sesamoideo por medios quirúrgicos.

• Fracturas de los dedos


Las fracturas de los dedos del medio se pueden curar sin colocar un
yeso. Para las fracturas del dedo gordo o del meñique quizá sea
necesario colocar un yeso o recurrir a la cirugía.

¿Qué es el dolor de pies?


El dolor de pies puede ser un factor debilitador para una persona que tenga
un estilo de vida activo. El dolor de pies puede tener muchas causas, desde
fracturas y esguinces hasta daños en los nervios. En la lista siguiente se
indican las tres zonas de dolor de pies más frecuentes y sus causas:

• Dolor en la base de los dedos


La causa del dolor en la base de los dedos, situada en la planta del
pie detrás de los dedos del pie, puede ser una lesión de la
articulación o de los nervios en la zona. Además, un crecimiento
benigno (no canceroso), como por ejemplo el neuroma de Morton,
puede ser el causante del dolor. La aplicación de inyecciones de
corticoesteroides y el uso de calzado con refuerzos pueden aliviar el
dolor. En algunos casos, es necesario recurrir a la cirugía.

• Fascitis plantar
La fascitis plantar se caracteriza por un dolor severo en el talón del
pie, en especial al ponerse de pie después de haber estado en
reposo. La condición se debe a una lesión por uso excesivo de la
planta del pie y puede producir inflamación en la zona de la fascia,
una banda de tejido fuerte y flexible que une el hueso del talón con la
base de los dedos del pie.

La fascitis plantar es más frecuente en las mujeres, las personas obesas, las
personas cuyo trabajo les exige caminar mucho o estar de pie sobre
superficies duras, las personas que tienen pies planos y las que tienen arcos
vencidos. Caminar o correr, en especial si los músculos de la pantorrilla
están demasiado tensos, puede también causar esta condición.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

o Reposo.

o Aplicación de bolsas de hielo.

o Medicamentos antiinflamatorios no esteroides.

o Ejercicios de estiramiento de los tendones de Aquiles y de la fascia


plantar.

• Lesión del tendón de Aquiles


El tendón de Aquiles es el tendón más largo del cuerpo humano. Sin
embargo, es también el lugar en el que se producen con mayor
frecuencia roturas y tendinitis (inflamación del tendón por uso
excesivo). La tendinitis de Aquiles se produce por el uso excesivo del
tendón y de los músculos de la pantorrilla. Los síntomas pueden
incluir dolor leve después del ejercicio que aumenta gradualmente,
rigidez que desaparece con el calentamiento del tendón e hinchazón.
El tratamiento puede incluir lo siguiente:
o Reposo.
o Medicamentos antiinflamatorios no esteroides.
o Dispositivos de refuerzo y, o vendajes para el músculo y el tendón.
o Estiramiento.
o Masajes.
o Ondas ultrasonoras.
o Ejercicios de resistencia.
o Cirugía.