Вы находитесь на странице: 1из 6

El aparato circulatorio

o sistema circulatorio es la estructura anatómica que comprende conjuntamente tanto al sistema


cardiovascular que conduce y hace circular la sangre, como al sistema linfático, que conduce la linfa.
Su función principal es la de pasar nutrientes (tales como aminoácidos, electrolitos y linfa), gases,
hormonas, células sanguíneas, etc. a las células del cuerpo, así como ayudar a combatir enfermedades,
estabilizar la temperatura del cuerpo y el pH para poder mantener la homeostasis

tipos de sistemas circulatorios


Existen dos tipos de sistemas circulatorios:
• Sistema circulatorio cerrado: Consiste en una serie de vasos sanguíneos por los que, sin salir
de ellos, viaja la sangre. El material transportado por la sangre llega a los tejidos a través de
difusión. Es característico de anélidos, moluscos cefalópodos y de todos los vertebrados,
incluido el ser humano.
• Sistema circulatorio abierto: La sangre bombeada por el corazón viaja a través de vasos
sanguíneos, con lo que la sangre irriga directamente a las células, regresando luego por distintos
mecanismos. Este tipo de sistema se presenta en muchos invertebrados, entre ellos los
artrópodos, que incluyen a los crustáceos, las arañas y los insectos; y los moluscos no
cefalópodos como caracoles y almejas. Estos animales tienen uno o varios corazones, una red de
vasos sanguíneos y un espacio abierto grande en el cuerpo llamado hemocele.1

Sistema cardiovascular en humanos


El Aparato circulatorio es el encargado de transportar la sangre a través del cuerpo.
La Sangre es un líquido rojo que recorre todo el cuerpo impulsada por el corazón. La sangre recoge el
oxígeno de los pulmones y los nutrientes del intestino para distribuirlos entre todas las células. Después
de que se produce la oxidación, retira los desechos y el dióxido de carbono para su eliminación.
Los componentes de la sangre son los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, las plaquetas y el plasma
sanguíneo.

Funciones del Aparato Circulatorio


El aparato circulatorio tiene varias funciones, sirve para llevar los alimentos y el oxígeno a las células y
para recoger los desechos metabólicos que se han de eliminar después por los riñones, en la orina, y por
el aire exhalado en los pulmones, rico en anhídrido carbónico o dióxido de carbono (CO2)
De toda esta labor se encarga la sangre, que está circulando constantemente. Además el aparato
circulatorio tiene otras destacadas funciones: interviene en las defensas del organismo, regula la
temperatura corporal.
División en circuitos
La circulación de la sangre puede dividirse en dos ciclos, tomando como punto de partida el corazón.2
• Circulación mayor o circulación somática o general. El recorrido de la sangre comienza en el
ventrículo izquierdo del corazón, cargada de oxígeno, y se extiende por la arteria aorta y sus
ramas arteriales hasta el sistema capilar, donde se forman las venas que contienen sangre pobre
en oxígeno. Desembocan en una de las dos venas cavas (superior e inferior) que drenan en la
aurícula derecha del corazón.

• Circulación menor o circulación pulmonar o central. La sangre pobre en oxígeno parte desde
el ventrículo derecho del corazón por la arteria pulmonar que se bifurca en sendos troncos para
cada uno de ambos pulmones. En los capilares alveolares pulmonares la sangre se oxigena a
través de un proceso conocido como hematosis y se reconduce por las cuatro venas pulmonares
que drenan la sangre rica en oxígeno, en la aurícula izquierda del corazón.
Es importante notar que la sangre venosa pobre en oxígeno y rica en carbónico contiene todavía un
75% del oxígeno que hay en la sangre arterial y solamente un 8% más de carbónico (véase gasometría
arterial).

• Circulación sanguínea. Ni el circuito general ni el pulmonar lo son realmente ya que la sangre


aunque parte del corazón y regresa a éste lo hace a cavidades distintas. El círculo verdadero se
cierra cuando la sangre pasa de la aurícula izquierda al ventrículo izquierdo. Esto explica que se
describiese antes la circulación pulmonar por el médico Miguel Servet que la circulación
general por William Harvey.
El círculo completo es:
• ventrículo izquierdo
• arteria aorta
• arterias y capilares sistémicos
• venas cavas
• aurícula derecha
• ventrículo derecho
• arteria pulmonar
• arterias y capilares pulmonares
• venas pulmonares
• aurícula izquierda y finalmente
• ventrículo izquierdo, donde se inició el circuito.
Es interesante reseñar que cuando se descubrió la circulación todavía no se podían observar los
capilares y se pensaba que la sangre se consumía en los tejidos.
• Circulación portal. Es un subtipo de la circulación general originado de venas procedentes de
un sistema capilar, que vuelve a formar capilares en el hígado, al final de su trayecto. Existen
dos sistemas porta en el cuerpo humano:
1. Sistema porta hepático: Las venas originadas en los capilares del tracto digestivo desde el
estómago hasta el recto que transportan los productos de la digestión, se transforman de nuevo
en capilares en los sinusoides hepáticos del hígado, para formar de nuevo venas que
desembocan en la circulación sistémica a través de las venas suprahepáticas a la vena cava
inferior.
2. Sistema porta hipofisario: La arteria hipofisaria superior procedente de la carótida interna, se
ramifica en una primera red de capilares situados en la eminencia media. De estos capilares se
forman las venas hipofisarias que descienden por el tallo hipofisario y originan una segunda red
de capilares en la adenohipófisis que drenan en la vena yugular interna.

Homeostasis
(Del griego homos (ὅμος) que significa "similar", y estasis (στάσις) "posición", "estabilidad") es la
característica de un sistema abierto o de un sistema cerrado o una conjugación entre ambos,
especialmente en un organismo vivo, mediante la cual se regula el ambiente interno para mantener una
condición estable y constante. La homeostasis es posible gracias a los múltiples ajustes dinámicos del
equilibrio y los mecanismos de autorregulación. El concepto fue creado por Walter Cannon y usado por
Claude Bernard, considerado a menudo como el padre de la fisiología, y publicado en 1865.
Tradicionalmente se ha aplicado en biología pero, dado el hecho de que no sólo lo biológico es capaz
de cumplir con esta definición, otras ciencias y técnicas han adoptado también este término.

Homeostasis biológica

Toda la organización y funcional de los seres tiende hacia un equilibrio espectral. Esta característica
de dinamismo, en la que todos los componentes están en constante cambio para mantener dentro de
unos márgenes el resultado del conjunto (frente a la visión clásica de un sistema inmóvil), hace que
algunos autores prefieran usar el término homeocinesis para nombrar este mismo concepto.
En la homeostasis orgánica, el primer paso de autorregulación, es la detección del alejamiento de la
normalidad. La normalidad en un sistema de este tipo, se define por los valores energéticos nominales,
los resortes de regulación se disparan en los momentos en que los potenciales no son satisfactoriamente
equilibrados, activando los mecanismos necesarios para compensarlo. Hay que tener en cuenta que las
diferencias de potencial, no han de ser electromagnéticas, puede haber diferencias de presión, de
densidades, de grados de humedad, etc. Por ejemplo, la glucemia, cuando hay un exceso
(hiperglucemia) o un déficit (hipoglucemia), siendo la solución en el primer caso, de la secreción de
insulina, y en el segundo, la secreción de glucagón todo ello a través del páncreas, y consiguiendo
nivelar la glucemia.
La homeostasis también está sometida al desgaste termodinámico, el organismo necesita del medio el
aporte para sostener el ciclo, por lo que es sometido a actividades que, por un lado permiten regular la
homeostasis y por otro son un constante ataque a dichas funciones. En otro orden de situación, si el
organismo no se aportara lo necesario del medio, dicha función dejaría de existir en un instante en el
tiempo en el que es termodinámicamente imposible continuar sosteniendo dicha estructura.
Un organismo enferma en el momento que se requiere un aporte extra de energía para sostener el ciclo
homeostático. Agentes patógenos, tales como los radicales libres, virus o bacterias, pueden
comprometer ese ciclo. La enfermedad es una respuesta ante la invasión del medio, que limita al
organismo a sus ciclos vitales esenciales, para destinar el resto de los recursos en preservar en el tiempo
la función homeostática.
Factores que influyen en la homeostasis
La homeostasis responde a cambios efectuados en:
• El medio interno: el metabolismo produce múltiples sustancias, algunas de ellas de desecho que
deben ser eliminadas. Para realizar esta función los organismos poseen sistemas de excreción.
Por ejemplo en el ser humano el sistema urinario. Los seres vivos pluricelulares también poseen
mensajeros químicos como neurotransmisores y hormonas que regulan múltiples funciones
fisiológicas.
• El medio externo: la homeostasis más que un estado determinado es el proceso resultante de
afrontar las interacciones de los organismos vivos con el medio ambiente cambiante cuya
tendencia es hacia desorden o la entropía. La homeostasis proporciona a los seres vivos la
independencia de su entorno mediante la captura y conservación de la energía procedente del
exterior. La interacción con el exterior se realiza por sistemas que captan los estímulos externos
como pueden ser los órganos de los sentidos en los animales superiores o sistemas para captar
sustancias o nutrientes necesarios para el metabolismo como puede ser el aparato respiratorio o
digestivo.
• Algunas sustancias halladas en esteroides anabólicos, (por ejemplo mezclas de nitrógeno y de
proteínas) y pastillas para bajar de peso como el Alli y el Cardispan (L-carnitina) alteran
seriamente la homeostasis.
En la homeostasis intervienen todos los sistemas y aparatos del organismo desde el sistema nervioso,
sistema endocrino, aparato digestivo, aparato respiratorio, aparato cardiovascular, hasta el aparato
reproductor.

Homeostasis social
Las sociedades, como suma de individuos que son base biológica de una cultura, tienden a la
estabilidad. Por eso, existen normas y costumbres, tradiciones y hábitos, que tienden a asentarse y
tienen sus propios mecanismos de estabilización y de rechazo de lo nuevo. El conservadurismo tiene,
en parte, un fundamento biológico. Y la renovación y el cambio vienen motivados por la necesidad de
satisfacer ciertas necesidades, ya sean naturales o creadas.

Tipos de regulaciones del individuo


• Termorregulación: Es la regulación del calor y el frío.
• Osmorregulación: Regulación del agua e iones, en la que participa el Sistema excretor
principalmente, ayudado por el Nervioso y el aparato respiratorio
• Regulación de los gases respiratorios (por ejemplo, regulación del transporte y suministro de
oxígeno a los tejidos y al cerebro).
Homeostasis psicológica
El término fue introducido por W. B. Cannon en 1932, designa la tendencia general de todo organismo
al restablecimiento del equilibrio interno cada vez que éste es alterado. Estos desequilibrios internos,
que pueden darse tanto en el plano fisiológico como en el psicológico, reciben el nombre de genérico
de necesidades. De esta manera, la vida de un organismo puede definirse como la búsqueda constante
de equilibrio entre sus necesidades y su satisfacción. Toda acción tendiente a la búsqueda de ese
equilibrio es, en sentido lato, una conducta.

Homeostasis cibernética
En cibernética la homeostasis es el rasgo de los sistemas autorregulados (sistemas cibernéticos) que
consiste en la capacidad para mantener ciertas variables en un estado estacionario, de equilibrio
dinámico o dentro de ciertos límites, cambiando parámetros de su estructura interna.
En la década de los cuarenta, W. Ross Ashby (1903-1972), diseñó un mecanismo al que llamó
homeostato capaz de mostrar una conducta ultraestable frente a la perturbación de sus parámetros
"esenciales". Las ideas de Ashby desarrolladas en Design for a Brain dieron lugar al campo de estudio
de los sistemas biológicos como sistemas homeostáticos y adaptativos en términos de matemática de
sistemas dinámicos.
Este investigador británico formado en Cambridge en biología y en antropología, marcó pautas y
nuevos enfoques que han trascendido a otros campos disciplinarios como la filosofía y la misma
epistemología. Incluyó este concepto para explicar los fundamentos epistemológicos que propone.
Anota lo siguiente:
"Hablemos ahora sobre el problema de estudiar la homeostásis comunicacional de una constelación
familiar. En términos generales, nos parece que las familias que poseen miembros esquizofrénicos
conocidos son estrechamente homeostáticas. Todo sistema vivo sufre cambios en todo momento y día
tras día, de modo que es concebible representar esos cambios mediante sinuosidades de una curva en
un gráfico multidimensional (o "espacio de fase") en el que cada variable necesaria para la descripción
de los estados del sistema está representada por una dimensión del gráfico. Específicamente, cuando
digo que esas familias son estrechamente homeostáticas, quiero significar que las sinuosidades de ese
gráfico o de un determinado punto situado en el espacio de fase abarcará un volumen relativamente
limitado. El sistema es homeostático en el sentido de que cuando se aproxima a los límites de sus zonas
de libertad, la dirección de su senda cambiará de tal manera que las sinuosidades nunca cruzará los
límites".