Вы находитесь на странице: 1из 1

Página 12 • Del 16 al 31 de julio de 2009 VANGUARDIA del Pueblo VANGUARDIA del Pueblo Del 16 al 31 de julio de 2009 • Página 5

PARTIDO PARTIDO

Partido de la Liberación Dominicana


“Servir al Partido para Servir al Pueblo”
PLD

Comisión Nacional Electoral CNE


Alejandrina Germán,
Coordinadora
Danilo Díaz, Guaroa Guzmán,
Secretario de Asuntos Electorales De la Secretaría de Organización

Rubén Bichara, Rubén Montás,


Por el Comité Central Por el Comité Central

Simón Lizardo Ligia Amada Melo,


Por el Comité Central Por el Comité Central

Coordinadores Electorales Provinciales


Filosofía de lo humano en la obra literaria de Juan Bosch 1. Distrito Nacional ...........................Melanio Paredes 17. Monseñor Nouel..........................Ignacio Ditrén
(Conferencia dictada en el desarrollo del programa conmemorativo 2. Azua...............................................Frank Rodríguez 18. Montecristi ..................................Mícalo Bermúdez
del centenario del natalicio del nacimiento del Profesor Juan Bosch) 3. Bahoruco .......................................Aristipo Vidal 19. Monte Plata .................................René Jáquez
4. Barahona........................................Manuel Crespo 20. Pedernales....................................Nehemías Rodríguez
JULIO CUEVAS contaba su abuelo, don Juan Matos Moquete, dice lo 5. Dajabón .........................................Francisco Cruz Pascual 21. Peravia .........................................Mariano Germán
cuevajulio@gmail.com Gabiño. siguiente: “Los cuentos de 6. Duarte ............................................ Juana Sánchez 22. Puerto Plata .................................Rafael Medina
Bosch nos invitan a encontrar
7. El Seibo ........................................Raysa Martínez 23. Samaná ........................................Leandro Mercedes
El contexto socio-político, de un texto a otro un caudal de

L
a creación literaria es
un acto de mani- cultural y económico de su matices humanos y de estilo”. 8. Elías Piña.......................................Elisaben Matos 24. San Cristóbal ...............................Rafael Pérez Modesto
festación estética de las época queda registrado en 9. Espaillat .........................................Toni Capellán 25. San José de Ocoa ........................Nery Sánchez
vivencias y cotidianidades del cada tramo de su narrar, Si buscamos un tronco común 10. Hato Mayor .................................Ramón Rivas 26. San Juan ......................................William Espinosa
sujeto escritor. En este caso, porque en el escritor y en el en el discurso narrativo de 11. Hermanas Mirabal .......................César López 27. San Pedro de Macorís .................Enrique Martínez
la enunciación asumida en el político que representaba y Bosch, necesariamente te- 12. Independencia..............................Miguel Ángel Rodríguez 28. Sánchez Ramírez .........................Franklin Rodríguez
discurso narrativo de Juan representa Juan Bosch, se nemos que recurrir a lo que yo 13. La Altagracia ...............................Rubén Peña 29. Santiago .......................................Daniel Beltré
Bosch se nos presenta a partir enarbola el paradigma del he llamado la filosofía de lo
14. La Romana ..................................Altagracia Guzmán Marcelino 30. Santiago Rodríguez .....................Mery Valerio
de la proyección de sus per- intelectual orgánico, compro- humano. ¿Qué es la filosofía de
sonajes y de la contextua- metido con su tiempo y con su lo humano? La filosofía de lo 15. La Vega........................................Saúl Santana 31 Santo Domingo.............................Carlos Segura Fóster
lización de su entramado gente. humano es el conocimiento del 16. María Trinidad Sánchez .............Fernando Rosa 32. Valverde.......................................Paíno Abreu
narrativo. Ser, que tiene y busca el filóso-
Muchos críticos literarios y fo, en este caso, el literato, para
La vida y sus múltiples lectores comunes se pregun- reencontrarse consigo mismo;
facetas es lo que fluye de este tan por qué Bosch, casi siem- es una búsqueda ontólogica del
Mícalo Rafa
Med el
narrar que se apega al ser pre, evoca en su narrativa al sujeto, en procura de reconocer
humano y a sus laberintos. En campesino cibaeño. Esto su mismidad, asumiendo la Bermúdez ina
la narrativa de Juan Bosch el responde al apego consustan- otredad de manera solidaria. Paíno
hombre y la mujer son asumi- cial de su vida a aquella tierra, Eso, precisamente, es lo que Abreu

ual

n
pe y
o

Ca Ton
llá
dos como seres que se entre- porque fue allí donde nació y caracteriza al discurso narrati-

ez
Cru ancisc
asc

do
rn a
óp
cruzan en sus avatares. palpó y convivió, desde la vo de Bosch, dejándonos una Mery

Fe Ros
an
rL
vecindad o desde la vivencia- De ahí su impronta, al poner son excusas que, en el texto estética fundacional que asume

zP
Valerio
Daniel

Fr

sa
El destino, la esperanza, el lidad familiar. de relieve, de manera abierta discursivo de Bosch, se esfu- al ser humano, en su existencia,


dolor, la libertad, la abne- y sentida, a la sociedad man… para ponernos, a formar de manera recíproca, sin perder Beltré Juana Leandro
gación, el amor, el desamor y Desde que publicó su primer dominicana, al publicar su parte de sus figuras protagóni- la magia metafórica y multívo- Sánchez Mercedes
las utopías entran a formar libro de cuentos titulado novela La Mañosa (La Novela cas, e ir asumiendo los múlti- ca de los sentidos de la lengua. en
parte de una discursividad Camino Real (1933), donde de las Revoluciones) (1936), ples universos de sentido que ab s Saúl
is o
llana y poetizada, a la vez, manifiesta lo visto, vivido y donde convierte a una mula en fundamentan su narrar. Es la gente, es el pueblo El at Santana Ramón
porque allí…la palabra, o, escuchado por él en su pueblo su personaje central y a un dominicano, es nuestra media M Rivas
mejor dicho, el uso de la natal, La Vega, asumió la niño enfermizo, como En su obra La Dominicanidad isla, en su insularidad de liber- William
lengua, nos llega sin muchos apuesta del decir estético y narrador de lo acontecido. Indignada en los Cuentos de tades y clamores, la que ruge, Espinosa Iganacio René Raysa
vericuetos, para que el lector denunciante desde su contex- Una mula con sus perezas y Juan Bosch (2009), página 15, clama y reclama su condición Ditrén Jáquez Ramón Martínez
pueda descifrar y ver, y sentir to, en su demarcación geográ- sus torpezas, representando lo el escritor dominicano, Manuel existencial en la narrativa de Rivas

Ra ode
los universos semánticos y fica, desde el pueblo domini- que éramos entonces: un Juan Bosch, quien, desde un

fae sto
humanos que expresan. Es cano hacia el mundo. Para pueblo que iniciaba a ser principio, se entregó por amor

M
M Frank Melanio Rubén
Aristipo

zm cia
algunos analistas, con esta y compromiso al pueblo

M.
que son los hondos sentidos sojuzgado por la naciente dic- ig

lP
Rodríguez Paredes Enrique Peña
obra se da inicio a la escritura dominicano. Ro ue Vidal

Gu agra
de lo humano los que brotan tadura de Rafael Leonidas

ére

án
dr l A

M rm
de los personajes de Juan del cuento moderno en la Trujillo Molina. En esta obra Martínez

Ge
ig ng

ar án

Alt
Bosch en su narrativa. República Dominicana. se presenta el panorama Bosch, el escritor, el cuen- ue e

ia
z l

no
caudillista previo a 1930, el tista, el novelista, el crítico
Es el pueblo dominicano Aunque no se trata de un cual constituye uno los ejes literario, el escultor, el gestor
Cre uel

que, con carácter de univer- texto literario de recreación, históricos de la dictadura tru- cultural, el político y poeta, el
spo

salidad, se explaya en los con la publicación de su obra jillista en nuestro país. sociólogo: el hombre, fue y es
n

N
Ma

cuentos y en la novelística de Indios: Apuntes históricos y un personaje vital de sus pro- Ro ohé
Bosch. Son nuestras creen- leyendas (1935), se pone en Enfrentarse a la narrativa de pios cuentos, por lo que plas- dr m
cias, nuestros ritos y nuestros evidencia el analista agudo, Juan Bosch, como lector ana- mó su trajinar por la vida en su íg ia
ue s
sentimientos vitales, los que observador y crítico que sen- lista o como lector que procura literatura. Narró sus penurias, z
confluyen en el discurso tía el exterminio brutal de recrearse, es ponerse frente a narró sus fortalezas y sus
narrativo de este autor, quien nuestros aborígenes, por parte un arco iris de valores estéticos, debilidades, narró sus virtudes,
se apegó a la lectura, a partir de los mal llamados “colo- éticos y morales que definen a narró sus utopías y sus anhelos:
de los cuentos que le leía y le nizadores”. sus personajes. Aquí las tramas Él hizo suyo cada resuello de
nuestro pueblo.