Вы находитесь на странице: 1из 24

Marcadores tumorales 

Archivo enviado por el  Dr. Luis Ponce de León 
jaluve3@yahoo.es 

¿Qué son los marcadores tumorales? 

Los marcadores tumorales son sustancias que pueden encontrarse en el 
cuerpo (por lo general en la sangre o en la orina) cuando hay presencia de 
cáncer. Pueden ser productos de las mismas células cancerosas, o del 
cuerpo en respuesta al cáncer u otras condiciones. La mayoría de los 
marcadores tumorales consisten de proteínas. 

Existen muchos diferentes marcadores tumorales. Algunos son sólo vistos 
en un tipo de cáncer nada más, mientras que otros pueden detectarse en 
varios tipos de la enfermedad. 

Para probar la presencia de un marcador tumoral, el médico envía una muestra 
de sangre u orina del paciente a un laboratorio. El marcador normalmente se 
detecta al combinar la sangre u orina con anticuerpos sintéticos 
diseñados para reaccionar con esa proteína en específico. 

Por varios motivos, los marcadores tumorales en sí no son comúnmente 
suficientes para diagnosticar (o descartar) algún tipo de cáncer en 
específico. La mayoría de los marcadores tumorales pueden ser 
producidos por células normales, al igual que por células cancerosas, 
incluso en pequeñas cantidades. En ocasiones, enfermedades no cancerosas 
también pueden causar que los niveles de ciertos marcadores tumorales se 
incrementen más de lo normal. Y no toda persona con cáncer puede 
presentar niveles elevados de algún marcador tumoral en particular. 

Por estas razones, sólo unos cuantos marcadores tumorales se usan 
comúnmente por la mayoría de los médicos. Cuando un médico observa el 
nivel de algún marcador tumoral, lo considerará junto con los resultados del 
historial del paciente y su examen médico general, así como con los otros 
análisis de laboratorio y estudios de imágenes. 

En años recientes, los médicos han comenzado a desarrollar nuevos tipos de 
marcadores tumorales. Con los avances tecnológicos, los niveles de 
ciertos materiales genéticos (ADN o ARN) pueden ya medirse en la 
actualidad. Y mientras que ha sido difícil identificar sustancias por sí solas que 
proporcionen información de utilidad, los médicos comienzan ahora a observar 
los patrones genéticos y proteínicos en la sangre. Estas nuevas ramas de la 
genómica y proteómica respectivamente, se describen con mayor detalle en
la sección "¿Qué hay de nuevo en la investigación sobre los marcadores 
tumorales?” 

¿Cómo se usan los marcadores tumorales? 

Pruebas de detección y detección temprana del cáncer 

La detección se refiere a las pruebas para ver la presencia de cáncer en 
personas que no manifiestan síntomas de la enfermedad, mientras que la 
detección temprana se refiere a encontrar el cáncer en una etapa inicial, 
cuando es menos propenso a haberse propagado (y más probable de que 
pueda ser tratado eficazmente). Aunque los marcadores tumorales fueron 
originalmente desarrollados para someter a prueba de cáncer a las personas 
sin síntomas, muy pocos marcadores han logrado dar resultados útiles en esta 
forma. 

El marcador más ampliamente utilizado es el análisis sanguíneo del antígeno 
prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés), el cual se usa (junto con 
el examen digital del recto) para detectar el cáncer de la próstata. Pero como 
no siempre es claro lo que los resultados del análisis indican, no todos lo 
médicos coinciden en que la detección del PSA es adecuado para todos los 
hombres. Versiones más recientes de la prueba del PSA pueden demostrar ser 
más precisas. La mayoría de los marcadores tumorales no han demostrado 
detectar el cáncer mucho más temprano que como pudiesen ser detectados de 
alguna otra manera. 

Diagnóstico del cáncer 

Generalmente, los marcadores tumorales no se usan para diagnosticar el 
cáncer; en la mayoría de los casos, el cáncer puede diagnosticarse solamente 
mediante una biopsia (extracción de células del tumor para analizarse bajo el 
microscopio). Pero los marcadores tumorales pueden contribuir a determinar si 
el cáncer es probable. También pueden ayudar a diagnosticar la fuente de la 
propagación de la enfermedad en un paciente cuando se desconoce el 
origen de su cáncer. Por ejemplo, una mujer que tiene cáncer a través de la 
pelvis y el abdomen, la presencia de un nivel elevado del marcador tumoral 
CA 125 sugiere de forma contundente cáncer ovárico, incluso cuando la cirugía 
no puede identificar la fuente. Esto puede ser importante debido a que el 
tratamiento puede adaptarse a la medida para este tipo de cáncer. 

Determinación del pronóstico (prognosis o perspectiva) para ciertos 
cánceres 

Algunos tipos de cáncer generalmente se desarrollan y propagan más rápido 
que otros. Pero incluso dentro un mismo tipo de cáncer (como el cáncer del 
seno), algunos cánceres crecerán y se propagarán más rápidamente, o puede 
que respondan en menor grado a ciertos tratamientos. Algunos marcadores 
tumorales recientes ayudan a mostrar qué tan agresivo es un cáncer en 
particular, o incluso qué tan bien podría responder a algún medicamento en
específico. 

Determinación de la eficacia del tratamiento del cáncer 

Para la mayoría de los médicos, el uso más importante de los marcadores 
tumorales es en el seguimiento de pacientes que están siendo tratados 
contra el cáncer, especialmente en su etapa avanzada. Si un marcador 
tumoral está disponible para un tipo específico de cáncer, es mucho más fácil 
medir el marcador para ver si el tratamiento está funcionando en lugar de 
repetir las radiografías del tórax, las tomografías computarizadas, las 
gammagrafías óseas u otras pruebas complicadas; además resulta menos 
costoso. 

Si el nivel del marcador en la sangre disminuye, es casi siempre una señal de 
que el tratamiento está surtiendo efecto. Por otra parte, si aumenta el nivel del 
marcador, entonces probablemente se deba cambiar el tratamiento (se da la 
excepción si el cáncer es muy sensible a un tratamiento de quimioterapia en 
particular. En ese caso, la quimioterapia puede causar la muerte rápida de 
muchas células cancerosas y liberar grandes cantidades del marcador, lo que 
hará que el nivel del marcador en la sangre aumente temporalmente). 

La detección de cáncer recurrente 

Los marcadores también son usados para observar cáncer que puede que 
haya recurrido tras el tratamiento inicial. Algunos marcadores tumorales 
pueden ser útiles una vez que el tratamiento se finalice y no haya evidencia 
de que haya quedado cáncer. Éstos incluyen el PSA (cáncer de la próstata), 
gonadotropina coriónica humana (HCG por sus siglas en inglés, usado para 
los tumores trofoblásticos del embarazo, así como para cánceres de las 
células germinales de los ovarios y los testículos), y quizás el CA 125 
(cáncer ovárico epitelial). 

Muchas mujeres que han sido tratadas para el cáncer del seno se someten a 
pruebas sanguíneas anuales para el nivel del marcador tumoral CA 15­3.  Esto 
a veces puede detectar la recurrencia del cáncer antes de que la mujer 
presente síntomas o evidencia de cáncer en las pruebas de imágenes. Sin 
embargo, muchos médicos cuestionan la validez de la prueba porque nadie ha 
demostrado una ventaja real de la detección temprana del cáncer del seno 
recurrente. Por lo general, el cáncer causa síntomas o puede ser detectado por 
el médico cuando el nivel de CA 15­3 aumenta. Lo mismo aplica para el 
antígeno carcinoembrionario (CEA), un marcador tumoral usado para llevar a 
cabo el seguimiento del cáncer colorrectal. 

Debido a esto, algunos médicos y organizaciones médicas no recomiendan 
usar estos marcadores tumorales para hacer seguimiento en pacientes 
después de haber recibido tratamiento dirigido a curar estos cánceres. Son 
más propensos a ser usados para observar cánceres en estados más 
avanzados, especialmente cuando no se espera que el tratamiento resulte en 
una cura, como se menciona anteriormente.
Historia de los marcadores tumorales 

El primer marcador tumoral moderno usado para detectar el cáncer fue la 
gonadotropina coriónica humana (HCG), la sustancia que los médicos 
observan en las pruebas de embarazo. A las mujeres cuyos embarazos 
concluyeron, pero que continúan teniendo su útero dilatado, se les realiza la 
prueba para detectar la presencia de HCG. Un nivel alto de HCG en la sangre 
puede que indique la presencia de un cáncer de la placenta llamado 
neoplasia trofoblástica del embarazo (GTD, por sus siglas en inglés). Este 
cáncer continúa produciendo HCG. Algunos tumores cancerosos de los 
testículos y de los ovarios se asemejan a la GTD, ya que se originan de células 
reproductoras llamadas células germinales. Estos tumores cancerosos también 
producen el marcador HCG, el cual se usa en el diagnóstico y seguimiento de 
la respuesta al tratamiento. 

La esperanza de las investigaciones sobre los marcadores tumorales en algún 
momento consistió en poder detectar todos los tumores cancerosos con un 
solo análisis de sangre. Tanto la neoplasia trofoblástica del embarazo 
(GTD), como los tumores de células germinales de los ovarios y de los 
testículos, son tumores cancerosos muy poco comunes como para realizar las 
pruebas en todas las personas. Sin embargo, los tumores cancerosos del 
colon, del seno y del pulmón son más comunes. Así, un simple análisis de 
sangre, que podría detectar estos tumores cancerosos en sus etapas iniciales, 
podría evitar la muerte de millones de personas. Muchos científicos 
comenzaron a trabajar hacia esta meta. 

El primer éxito en desarrollar una prueba sanguínea para el cáncer común fue 
en 1965, cuando el antígeno carcinoembrionario (CEA) fue detectado en la 
sangre de algunos pacientes con cáncer de colon.  Para finales de los años 70 
se habían creado varias pruebas de sangre para distintos tipos de cáncer. A 
menudo se asignaron identificadores numéricos a los nuevos marcadores: CA 
19­9 para el cáncer colorrectal y del páncreas, CA15­3 para el cáncer del seno 
y CA 125 para el cáncer de los ovarios. Muchos otros fueron también 
descubiertos, pero al no mostrar una ventaja sobre los que ya se habían 
descubierto, no fueron estudiados más detalladamente. 

Desgraciadamente, ninguno de estos marcadores, incluido el antígeno 
carcinoembrionario (CEA), llegó a la meta original de descubrir el cáncer en 
una etapa inicial. Casi todas las personas tienen una pequeña cantidad de 
estos marcadores en su sangre, y es muy difícil detectar tumores 
cancerosos en etapa inicial mediante el uso de estas pruebas. Los niveles 
de estos marcadores se elevan considerablemente sólo cuando hay presente 
una cantidad significativa de cáncer. Algunas personas con cáncer 
simplemente nunca presentan niveles elevados de estos marcadores. Incluso 
cuando los niveles de estos marcadores son elevados, no son lo 
suficientemente específicos. Por ejemplo, a menudo los pacientes con cáncer 
del pulmón o del seno pueden tener CEA elevado, aunque este marcador 
fue primero descubierto en personas con cáncer del colon. El CA 125 puede 
ser elevado en mujeres con condiciones ginecológicas distintas del cáncer
ovárico. Debido a esto, los marcadores son principalmente usados en 
pacientes que ya hayan sido diagnosticados con cáncer para seguir su 
respuesta al tratamiento o para detectar el regreso del cáncer tras el 
tratamiento. 

El único marcador tumoral que actualmente permite a los médicos 
detectar tempranamente la enfermedad y que es usado en las pruebas de 
detección es la prueba con el antígeno prostático específico (PSA). Fue 
descubierto aproximadamente en el mismo tiempo que los demás, pero su uso 
se ha diseminado para la detección desde principios de los años 90 debido a 
que ofrece algunas ventajas sobre los otros. Primero, está hecho solamente de 
células de la próstata, por lo que un incremento en el PSA es justamente 
específico a un problema de la próstata. Y el nivel de PSA normalmente se 
incrementa incluso en los cánceres en etapa inicial, por lo que la mayoría 
de los cánceres de la próstata pueden detectarse en una etapa temprana, 
cuando son más propensos a ser curables. No obstante, la prueba no es 
perfecta. Puede que algunos hombres presenten niveles elevados de PSA 
debido a otras condiciones de la próstata (o cáncer de la próstata que nunca 
requeriría tratamiento), así como puede que algunos hombres con cáncer de 
la próstata no presenten niveles elevados de PSA. Debido a esto, los 
médicos y las organizaciones médicas no coinciden sobe si todos los hombres 
deberían ser sometidos a prueba. 

En años recientes, se han descubierto muchos otros marcadores tumorales 
que están siendo actualmente estudiados. Algunos de éstos son distintos a los 
marcadores tradicionales que consisten de proteínas detectadas en la sangre. 

Marcadores tumorales específicos 

Esta sección trata sobre los marcadores tumorales más comúnmente 
utilizados. Existen muchos otros marcadores que están siendo hechos por 
laboratorios comerciales para pruebas, los cuales no se usan habitualmente. A 
veces se les da publicidad como mejores que los marcadores normalmente 
utilizados, pero luego se dejan de usar cuando se demuestra que no tienen 
ventajas sobre los otros. También hay otros marcadores que son usados por 
los investigadores. Éstos a menudo no están disponibles para los médicos ni 
laboratorios clínicos. Si la investigación demuestra que son útiles, entonces se 
hacen disponibles para los médicos y sus pacientes. Esta lista se limita a 
aquellos marcadores disponibles para la mayoría de los médicos y de los 
cuales se tiene información científica confiable sobre su utilidad. 

Los tumores cancerosos descritos en estos resúmenes son aquéllos para los 
que generalmente se usa el marcador. Los niveles de estos marcadores 
pueden elevarse en otros tipos de cáncer, por lo que no se usan para 
diagnosticar el tipo de cáncer que una persona tenga. 

Como en los casos con otros tipos de análisis de laboratorio, cada laboratorio 
puede que considere niveles distintos del marcador como normal o anormal. 
Esto puede depender de un número de factores, incluyendo el género y edad
de la persona, el equipo de prueba usado por el laboratorio y la forma en que 
se realiza la prueba. Los valores que se mencionan a continuación 
constituyen valores promedio, pero la mayoría de los laboratorios 
incluyen sus propios " rangos de referencia"  al momento de comunicar el 
resultado de cualquier análisis. Si está siendo sometido a prueba para 
cualquier marcador tumoral, asegúrese de preguntar al médico el significado de 
los resultados. 

Alfafetoproteína (AFP): la AFP es más útil en hacer el seguimiento a la 
repuesta al tratamiento para el cáncer del hígado  (carcinoma hepatocelular). 
Los niveles normales de AFP generalmente son menores a 20 nanogramos por 
milímetro (ng/mL). Un nanogramo es la mil­millonésima parte de un gramo. Los 
niveles de AFP son mayores de lo normal en 2 de cada 3 pacientes con cáncer 
del hígado. El nivel aumenta con el tamaño del tumor. En la mayoría de los 
pacientes con cáncer del hígado, el nivel es mayor de 500 ng/mL, mientras que 
en tumores muy pequeños los niveles pueden ser menores a 20 ng/mL. La AFP 
también es elevada en hepatitis aguda y crónica, pero rara vez superior a 100 
ng/mL en estas enfermedades. 

También es elevada en ciertos tipos de cáncer de los testículos (de célula 
embrionaria y de seno endodérmico), y se usa como seguimiento para estos 
tumores cancerosos. Los niveles elevados de AFP también se observan en 
ciertos tipos raros de cáncer de los ovarios y de los testículos denominados 
como tumor del saco vitelino o cáncer de células germinales mixtas. 

Beta­2­microglobulina (B2M): los niveles de B2M se elevan con mieloma 
múltiple, leucemia linfocítica crónica (CLL) y algunos  linfomas. También 
los niveles pueden elevarse con algunas condiciones no cancerosas, como la 
insuficiencia renal (enfermedad del riñón). Los niveles normales por lo general 
están por debajo de los 2.5 microgramos por mililitro (ug/mL). Un microgramo 
es la millonésima parte de un gramo. La B2M es útil en ayudar a determinar el 
pronóstico (perspectiva de sobrevivir a la enfermedad por largo plazo) en 
algunos de estos cánceres. Los pacientes con niveles más altos de B2M por lo 
general tienen un pronóstico más pobre. 

Beta­HCG: consulte la gonadotropina coriónica humana (HCG, por sus 
siglas en inglés) más adelante. 

Antígeno del tumor de la vejiga (BTA, por sus siglas en inglés): el BTA 
está presente en la orina de muchos pacientes con cáncer de la vejiga. Puede 
que también esté presente en algunas condiciones no cancerosas. Los 
resultados de la prueba se reportan como positivo (presencia de BTA) o 
negativo (sin presencia de BTA). Está siendo usado junto con el NMP22 (vea a 
continuación) para probar la presencia de cáncer recurrente. No se usa 
ampliamente, pero continúa bajo investigación. No se sabe con exactitud si es 
tan sensible como la cistoscopia (la observación directa dentro de la vejiga con 
un tubo delgado iluminado). La mayoría de los expertos aún recomiendan la 
cistoscopia para el diagnóstico y seguimiento del cáncer de la vejiga. 

CA 15­3: el CA 15­3 se usa principalmente para la observación de pacientes
con  cáncer del seno. Los niveles elevados en la sangre se reportan en menos 
del 10% de los pacientes con una etapa temprana de la enfermedad, mientras 
que se detectan en alrededor de 70% de aquéllos con un estado avanzado de 
la misma. Los niveles por lo general bajan enseguida de que el tratamiento 
comienza a surtir efecto, aunque pueden subir durante las primeras semanas 
tras su inicio, como consecuencia de las células cancerosas que mueren 
diseminando su contenido en el torrente sanguíneo. 

El nivel normal por lo general es menor a 25 U/mL (unidades/mililitro), 
dependiendo del laboratorio. Pero las mujeres que no tienen cáncer, algunas 
veces pueden presentar niveles tan altos como de 100 U/mL. Los niveles de 
este marcador pueden también ser más elevados en otros cánceres y en 
algunas condiciones no cancerosas, como tumores benignos del seno y 
hepatitis. 

CA 27.29: el CA 27.29 es otro marcador usado para observar a pacientes con  
cáncer del seno  durante o después del tratamiento. Esta prueba mide el 
mismo marcador que la prueba del CA 15­3, pero de manera diferente. Aunque 
este marcador constituye una prueba más reciente que la del CA 15­3, no 
parece ser mejor en la detección de cáncer en etapa inicial ni avanzada. Es 
menos probable que sea positiva en las personas sin cáncer. El nivel normal es 
menor de 38 a 40 U/mL, dependiendo del laboratorio que realice la prueba. 
Este marcador también puede incrementarse con otros cánceres y con algunas 
condiciones no cancerosas, y puede que no se eleve en algunas mujeres con 
cáncer del seno. 

CA 125: el CA 125 es el marcador tumoral estándar que se usa para observar 
a las mujeres durante o después del tratamiento para el cáncer epitelial de los 
ovarios (el tipo de cáncer ovárico más común). Los niveles normales en la 
sangre normalmente son menores de 30 a 35 U/mL. Más del 90% de los 
pacientes tienen niveles elevados de CA 125 cuando el cáncer está avanzado. 

Los niveles también son elevados en alrededor de la mitad de las mujeres cuya 
enfermedad aún se encuentra confinada al ovario, por lo que se está 
estudiando el CA 125 como prueba de detección. El problema con su uso como 
prueba de detección es que aún dejaría de detectar muchos cánceres en 
estado inicial, y por otro lado, otras condiciones distintas al cáncer ovárico 
pueden generar niveles elevados de CA 125. Por ejemplo, también es elevado 
en mujeres con fibroides uterinos o endometriosis (tener células uterinas en 
lugares anormales), así como también en hombres y mujeres con cáncer 
pulmonar y personas que han padecido de cáncer previamente. Debido a que 
el cáncer ovárico es una enfermedad relativamente no frecuente, la prueba es 
más propensa a resultar elevada debido a alguna otra causa que el cáncer 
ovárico. 

CA 72­4: constituye una prueba más reciente que se está usando para el 
cáncer ovárico  y para tumores cancerosos que se originan en el tracto 
gastrointestinal, especialmente el  cáncer del estómago. No existe 
evidencia de que sea mejor que los marcadores tumorales actuales, pero 
puede que sea valioso al utilizarse junto con otras pruebas. Aún se siguen
llevando a cabo los estudios de este marcador. 

CA 19­9: aunque la prueba del CA 19­9 fue originalmente creada para detectar 
el cáncer colorrectal, es más sensible al  cáncer del páncreas. Por lo 
general no detectará fácilmente la enfermedad, por lo que no se usa como una 
prueba para la detección. Pero en la actualidad, se considera el mejor 
marcador tumoral para observar a los pacientes con cáncer del páncreas. 

Los niveles normales de CA 19­9 en la sangre están por debajo de 37 U/mL. 
Un nivel elevado de CA 19­9 en un paciente con un diagnóstico reciente implica 
que tiene la enfermedad en estado avanzado. 

El CA 19­9 también puede usarse para el monitoreo o seguimiento del cáncer 
colorrectal, pero al ser menos sensible que la prueba CEA, la mayoría de las 
organizaciones médicas recomiendan mejor la prueba CEA al monitorear dicha 
enfermedad. 

El CA 19­9 puede también ser elevado en otras formas del cáncer del tracto 
digestivo, especialmente el cáncer de los conductos biliares, y en algunas 
condiciones no cancerosas como pancreatitis (inflamación del páncreas). 

Calcitonina: esta es una hormona producida por ciertas células (células C 
parafoliculares) en la glándula tiroides, que ayuda a regular los niveles de 
calcio en la sangre. En el cáncer de las células C parafoliculares, llamado 
carcinoma medular de la tiroides  (MTD por sus siglas en inglés), los niveles 
de esta hormona están elevados. 

Este es uno de los marcadores tumorales poco comunes que pueden usarse 
para ayudar a detectar el cáncer en etapa inicial. Debido a que el MTC por lo 
general se hereda, se puede medir la calcitonina en la sangre en los familiares 
que están en riesgo para detectar el cáncer en sus etapas más iniciales. Otros 
tipos de cáncer, particularmente los tumores cancerosos del pulmón, pueden 
también generar niveles elevados de calcitonina, pero la medición de su nivel 
en la sangre no se utiliza por lo general como seguimiento de estos tipos de 
cáncer. 

Antígeno carcinoembrionario (CEA): éste marcador tumoral es el preferible 
para el seguimiento en pacientes con  cáncer colorrectal  durante y después 
del tratamiento, aunque no es útil para su detección y diagnóstico. El rango 
normal de los niveles en la sangre varía entre los laboratorios, pero los niveles 
mayores de 5 ng/mL generalmente se consideran anormales. Entre mayor sea 
el nivel de CEA al momento en que el cáncer sea detectado, más probable es 
que se trate de un estado avanzado de la enfermedad. 

Muchos médicos usan este marcador para el seguimiento de otros tipos de 
cáncer como el del  pulmón  y el del  seno. Los niveles de CEA también son 
elevados en muchos otros tipos de cáncer como el de la tiroides, el páncreas, 
el hígado, el estómago, los ovarios y la vejiga. Son elevados en algunas 
enfermedades no cancerosas también, al igual que en personas sanas que son 
fumadoras.
Cromogranina A (CgA): la CgA es producida por los tumores 
neuroendocrinos, los cuales incluyen los  tumores carcinoides, los  
neuroblastomas  y los cánceres del  pulmón de células pequeñas. El nivel 
de la CgA a menudo es elevado en personas con tumores carcinoides u otros 
tumores neuroendocrinos. Éste es probablemente el marcador tumoral más 
sensible para estos tipos de cáncer, ya que no está en nivel normal en 1 de 
cada 3 personas con enfermedad localizada y en 2 de cada 3 de aquéllas con 
cáncer metastásico. Los niveles también pueden ser elevados en algunas 
formas de cáncer de la próstata que presentan características 
neuroendocrinas. El rango normal de los niveles en la sangre varía entre los 
centros de prueba, pero generalmente es menor a 76 ng/mL en hombres y 51 
ng/mL en mujeres. 

Receptores de estrógeno y receptores de progesterona: las muestras del 
tumor de seno de mujeres y hombres con cáncer del seno comúnmente se 
someten a prueba para estos marcadores. Los cánceres del seno que 
contienen receptores de estrógeno son referidos a menudo como "ER positivo", 
mientras que aquéllos con receptores de progesterona se les denomina "PR 
positivo". Alrededor de 7 de cada 10 cánceres de seno resultan en positivo para 
al menos uno de estos marcadores. Estos cánceres suelen tener un mejor 
pronóstico que los cánceres sin estos receptores, y son mucho más propensos 
a responder a la terapia hormonal como la de tamoxifeno o de inhibidores de la 
aromatasa. 

HER­2/neu (c­erbB­2): el Her­2/neu es un marcador que se encuentra elevado 
en algunas células del cáncer del seno. Los niveles más altos de lo normal 
también se encuentran en otros tipos de cáncer. El nivel del marcador HER­ 
2/neu normalmente se determina al someter a prueba una muestra del cáncer y 
no la sangre en sí. Alrededor de 1 en 3 personas con cáncer del seno dan 
positivo de HER­2/neu. Su uso principal es para predecir el pronóstico 
(perspectiva de supervivencia). Aquellas personas cuyos cánceres den positivo 
en la prueba de este marcador no responden tan bien a la quimioterapia y 
generalmente se les considera una perspectiva menos favorable. Sin embargo, 
esto podría cambiar conforme a que estos cánceres son más propensos a 
responder a un tipo más reciente de terapia conocida como trastuzamab 
(Herceptin). Este medicamento consiste de un anticuerpo sintético que 
combate el receptor del HER­2/neu en las células cancerosas del seno. 

Gonadotropina coriónica humana (HCG, por sus siglas en inglés): los 
niveles sanguíneos de la HCG (también conocida como beta­HCG) son 
elevados en pacientes con ciertos tipos de cáncer testicular y ovárico  
(tumores de las células germinales), así como con neoplasia trofoblástica 
del embarazo, principalmente el  coriocarcinoma. También se encuentran 
elevados en algunos hombres con ciertos cánceres en la parte media del 
tórax (mediastino), que se originan en las mismas células que el cáncer de los 
testículos (neoplasmas de las células germinales mediastinales). Los 
niveles de HCG son útiles para diagnosticar estas condiciones y pueden 
seguirse durante el tratamiento para monitorear su efectividad. También es útil 
en detectar la recurrencia de cáncer una vez que haya terminado el
tratamiento. 

En ciertas situaciones, un nivel elevado de este marcador en la sangre indicará 
también sospecha de cáncer; por ejemplo, en una mujer que continúa teniendo 
su útero dilatado después de que el embarazo haya terminado, un aumento de 
este marcador es una posible señal de cáncer. Esto aplica también para los 
hombres con un testículo agrandado o con una masa en el pecho. La definición 
de un nivel normal es difícil de definir porque existen diferentes métodos para 
detectar este marcador, y cada uno tiene su propio valor normal. 

Inmunoglobulinas: éstas consisten de anticuerpos los cuales son proteínas 
sanguíneas normalmente producidas por el sistema inmunológico para ayudar 
a combatir las bacterias. Existen varios tipos de inmunoglobulinas, incluyendo 
IgA, IgG, IgD e IgM. Los cánceres de la médula ósea como el  mieloma 
múltiple y la macroglobulinemia de Waldenstrom  a menudo resultan en 
demasiadas inmunoglobulinas en la sangre (al igual que en la orina). Un 
nivel alto de inmunoglobulinas puede que indique la presencia de una de estas 
enfermedades. 

Generalmente hay presencia de muchas inmunoglobulinas distintas en la 
sangre, cada una de ellas variando levemente entre sí. Una señal clásica en 
pacientes con mieloma o macroglobulinemia es que todas las globulinas se 
parecen (es decir, son monoclonales). Esto se puede observar en una prueba 
llamada electroforesis de proteína que separa las globulinas mediante corriente 
eléctrica. Con el mieloma y la macroglobulinemia, las globulinas (también 
conocidas como proteínas monoclonales o proteínas M) se adhieren entre sí y 
forman un “pico” monoclonal (pico M) en la lectura de la prueba. El nivel de 
este "pico" es importante, ya que las personas mayores puede que muestren 
bajos niveles en dicho "pico" sin tener mieloma o macroglobulinemia. Sin 
embargo, el diagnóstico se debe confirmar con una biopsia de la médula ósea. 

Los niveles de inmunoglobulina también pueden observarse a través del tiempo 
para ayudar a determinar qué tan bien está funcionando el tratamiento. 

Ácido siálico unido a lípidos en plasma (LASA­P, por sus siglas en 
inglés): éste se ha estudiado como marcador para el cáncer de los ovarios, 
así como para muchos otros tumores cancerosos. Sin embargo, no se ha 
probado su validez general y ha sido sustituido por otras pruebas de 
marcadores más específicas. No es específico para algún tipo de cáncer en 
particular, ni incluso para el cáncer en general ya que también puede elevarse 
con condiciones no cancerosas. Algunas veces se usa junto con otros 
marcadores tumorales para seguir la respuesta al tratamiento. 

Enolasa específica de las neuronas (NSE, por sus siglas en inglés): la 
NSE, al igual que la cromogranina A, es un marcador para los tumores 
neuroendocrinos  como el  cáncer de pulmón de células pequeñas, el 
neuroblastoma y los tumores carcinoides. No es utilizada como prueba de 
detección. Su máxima utilidad es con el seguimiento de pacientes con cáncer 
del pulmón de células pequeñas o con neuroblastoma (mientras que la 
cromogranina A parece ser un marcador más adecuado para los tumores
carcinoides). Los niveles elevados de NSE pueden ser también encontrados en 
algunos cánceres no neuroendocrinos. Generalmente, los niveles anormales 
son mayores de 9 ug/mL. 

NMP22: la NMP22 es una proteína que se encuentra en el núcleo (centro 
de control) de las células. Los niveles de NMP22 a menudo son elevados 
(más de 10 U/mL) en la orina de personas con cáncer de la vejiga. Hasta el 
momento no se ha reportado que sea lo suficientemente sensible para usarse 
como un método para la detección. Se usa con mayor frecuencia para observar 
la recurrencia del cáncer tras el tratamiento. Constituye una forma menos 
agresiva para el monitoreo en lugar de la cistoscopia (observación en el interior 
de la vejiga mediante un delgado tubo iluminado), pero no se sabe claramente 
si es igual de precisa, por lo que no se utiliza ampliamente. Los niveles de 
NMP22 también pueden ser mayores de lo normal debido a condiciones no 
cancerosas o a quimioterapia reciente. 

Antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés): el PSA es 
el único marcador utilizado para detectar un tipo de cáncer común (aunque 
algunas organizaciones médicas no recomiendan su uso). Es una proteína 
producida por células de la glándula de la próstata, la cual es responsable 
de producir parte del líquido seminal. El nivel de PSA en la sangre puede 
elevarse con el  cáncer de la próstata, pero los niveles de PSA pueden 
verse afectados por otros factores también. Los hombres con hiperplasia 
prostática benigna (BPH, por sus siglas en inglés), un crecimiento no 
canceroso de la próstata, presentan niveles elevados.  El nivel de la PSA 
también tiende a ser elevado en hombres mayores y en aquéllos con 
próstatas agrandadas, y puede elevarse por uno o dos días tras la 
eyaculación. 

Cuando la prueba del PSA se usa para la detección, debe realizarse junto con 
un examen digital del recto, en el cual el médico coloca un guante en su mano 
para insertar un dedo lubricado dentro del recto, y así sentir si hay cualquier 
anormalidad en la glándula de la próstata. La mayoría de los médicos 
consideran que un nivel del PSA inferior de 4 ng/mL significa que no es 
probable que haya cáncer, mientras que un nivel superior de 10 ng/mL implica 
que sí es probable la presencia de la enfermedad. El rango entre 4 y 10 
constituye una zona incierta. La mayoría de los médicos recomendarán una 
biopsia de próstata (extracción de muestras de tejido de la próstata para 
examinar si hay cáncer) para una persona con un nivel superior a 4 ng/mL. 

Pero hay algo de controversia respecto a estos valores de límite. Algunos 
hombres con cáncer de próstata no presentan un nivel elevado de PSA, 
mientras que otros con un nivel elevado (o al punto de serlo) no tienen cáncer. 
Algunos médicos recomiendan ahora hacer un seguimiento sobre el nivel de 
PSA a través del tiempo, ya que de un año para otro puede indicar que el 
cáncer de próstata sea más propenso a desarrollarse. Los médicos también 
están estudiando el nivel de PSA de otras formas para ver si puede ser de 
mayor utilidad. 

Una prueba útil cuando el valor de PSA es entre 4 y 10 ng/mL consiste en
medir el PSA libre (o porcentaje de PSA libre). El PSA en la sangre existe en 
dos formas: parte se encuentra en conjunto con una proteína, mientras que otra 
parte se encuentra libre. A medida que el nivel de PSA libre aumenta, habrá 
menos probabilidades de que exista cáncer de la próstata. Cuando el PSA libre 
conforma más del 25% del total de PSA, el cáncer de próstata no es probable. 
Si el PSA libre es menor al 10%, la probabilidad de cáncer de próstata es 
mucho mayor (alrededor del 50%). 

La prueba de PSA es muy valiosa para el seguimiento de pacientes con cáncer 
de la próstata. En los pacientes que han sido sometidos a cirugía o a 
radioterapia para curar la enfermedad, el PSA debe bajar a un nivel 
indetectable (o casi indetectable). Un incremento en el nivel de PSA puede ser 
una señal de que el cáncer está regresando. Si el cáncer regresa, o si ya se 
había propagado para el momento del diagnóstico, entonces el nivel de PSA se 
usa para verificar la eficacia del tratamiento. El nivel de PSA debe disminuir con 
un tratamiento eficaz y aumentar si el cáncer crece. Para más información 
sobre la prueba de PSA, remítase a nuestro documento sobre cáncer de la 
próstata. 

Fosfatasa ácida prostática (PAP, por sus siglas en inglés): La PAP (no 
confundir con la abreviatura en inglés usada para referirse a la prueba del 
Papanicolaou) es otra prueba para el  cáncer de la próstata. Era usada antes 
de que se desarrollara la prueba del PSA, pero en la actualidad se utiliza en 
raras ocasiones debido a que la prueba del PSA es mucho más sensible. 

Antígeno específico de la membrana de la próstata (PSMA, por sus siglas 
en inglés): el PSMA es una sustancia que se encuentra en todas las 
células de la próstata. Los niveles sanguíneos aumentan con la edad y 
con el cáncer. El PSMA es un marcador muy sensible, pero hasta el momento 
no ha demostrado ser mejor que el PSA, y aún se está estudiando su uso en 
detectar y monitorear el cáncer. Su uso actual se limita a formar parte de una 
gammagrafía nuclear (un tipo de prueba de imágenes) para observar la 
propagación del cáncer de próstata en el cuerpo. Se están llevando a cabo 
estudios de algunos tratamientos potenciales de inmunoterapia para el cáncer 
de la próstata basados en esta sustancia. 

S­100: el S­100 es una proteína que se encuentra en la mayoría de las 
células de melanoma. Las muestras de tejido que se sospechen sean 
melanomas son a menudo sometidas a prueba para este marcador para 
determinar el diagnóstico. 

Algunos estudios han mostrado que los niveles sanguíneos del S­100 son 
elevados en la mayoría de los pacientes con melanoma metastásico. La prueba 
a veces es usada para observar la propagación del melanoma antes, durante o 
después del tratamiento. 

TA­90: el TA­90 es una proteína encontrada en la superficie exterior de las 
células de melanoma. Al igual que el S­100, el TA­90 puede usarse para 
observar la propagación del melanoma. Su valor en el seguimiento de dicho 
cáncer aún está siendo estudiado, y actualmente no está siendo usado
ampliamente. También se está estudiando su uso en otros tipos de cáncer, 
como el cáncer del colon y del seno. 

Tiroglobulina: la tiroglobulina es una proteína producida por la glándula 
tiroides. Los niveles sanguíneos normales en una persona dependen de su 
edad y género. Son elevados en la mayoría de las enfermedades tiroideas, 
incluyendo algunas formas comunes del  cáncer de la tiroides. 

El tratamiento para el cáncer de la tiroides con frecuencia involucra la 
extirpación completa de la glándula tiroides, en conjunto a veces con 
radioterapia. Los niveles de tiroglobulina en la sangre deben reducirse a niveles 
indetectables después del tratamiento. Un incremento del nivel de tiroglobulina 
sugiere que puede que el cáncer haya regresado. En personas con cáncer de 
la tiroides metastásico, los niveles de la tiroglobulina pueden también 
observarse a través del tiempo para evaluar los resultados del tratamiento. 

Los sistemas inmunológicos de algunas personas producen anticuerpos contra 
la tiroglobulina, lo cual puede afectar los resultados de las pruebas. Debido a 
esto, los niveles de los anticuerpos anti­tiroglobulina con frecuencia también se 
miden adicionalmente. 

Antígeno polipeptídico tisular (TPA, por sus siglas en inglés): el TPA es 
un marcador de proteína que está presente en altos niveles en células de 
rápida división (como sucede con las células cancerosas). La prueba 
sanguínea del TPA a veces es usada junto con otros marcadores tumorales 
para facilitar el seguimiento de pacientes que están siendo tratados para los 
cánceres de pulmón y vejiga, entre muchos otros más. Los niveles de TPA 
también son elevados en algunas condiciones no cancerosas. 

Tumores cancerosos comunes asociados con marcadores tumorales 

Cáncer de la vejiga 

No se recomienda ningún marcador tumoral para la detección del cáncer de la 
vejiga, aunque las pruebas del antígeno del tumor de vejiga (BTA, siglas en 
inglés) y del NMP22 pueden usarse junto con la cistoscopia (uso de un tubo 
delgado e iluminado para observar la vejiga en busca de cáncer) para el 
diagnóstico. 

Estas pruebas también pueden usarse para llevar a cabo el seguimiento en 
algunos pacientes después del tratamiento, aunque la cistoscopia y la citología 
de la orina (observación de células cancerosas en la orina bajo el microscopio) 
aún se recomiendan como pruebas estándar para el diagnóstico y seguimiento. 
Es muy prematuro determinar si estas pruebas sustituirán la citología de la 
orina y la cistoscopia, o si es mejor que se usen junto con estas pruebas. Otros 
marcadores tumorales están también siendo estudiados bajo este escenario. 

En el caso de cáncer avanzado, algunos de los marcadores usados para 
otros tipos de cáncer, como el CEA, el CA 125, el CA 19­9 y el TPA  pueden
estar elevados y pueden ser usados para el seguimiento en pacientes durante 
y después del tratamiento (para obtener más información remítase al 
documento de la Sociedad Americana del Cáncer sobre el cáncer de la vejiga). 

Cáncer de seno 

No se ha reportado marcador tumoral alguno que resulte útil para la detección 
o diagnóstico del cáncer del seno en etapa inicial. 

Al momento del diagnóstico, el tejido del cáncer del seno a menudo se somete 
a prueba de receptores de estrógeno y progesterona, al igual que del 
antígeno  Her­2/neu. Estos marcadores ofrecen algo de información sobre 
cuán agresivo puede que sea el cáncer y cuán propenso es a responder a 
ciertos tratamientos. 

Los marcadores que se usan más comúnmente para el seguimiento de 
pacientes con cáncer avanzado o para detectar la recurrencia son el CA 15­3 y 
el  CEA. La prueba del CA 27.29 también es utilizada por algunos médicos. 
Tanto el CA 15­3 como el CA 27.29 son probablemente igualmente sensibles, 
mientras que el CEA lo es menos. 

Estos marcadores son mayormente útiles para la medición de resultados del 
tratamiento de pacientes con enfermedad avanzada. Desde un punto de vista 
general, si el cáncer responde al tratamiento, los niveles en la sangre 
disminuyen, y si el cáncer progresa, aumentan. 

Muchos médicos usan estas pruebas para observar si hay señales de 
recurrencia en mujeres que no tienen síntomas de cáncer luego del tratamiento 
inicial (cirugía con o sin radioterapia). 

Sin embargo, la mayoría de las organizaciones médicas no recomiendan usar 
estos marcadores para usarse en el seguimiento en mujeres que ya han sido 
sometidas a tratamiento de la enfermedad en etapa inicial (para más 
información remítase al documento de la Sociedad Americana del Cáncer 
sobre el cáncer del seno). 

Cáncer colorrectal 

En los casos de cáncer colorrectal, los marcadores que se elevan con mayor 
frecuencia son el CEA  y el  CA 19­9, pero ninguno de éstos es útil como prueba 
de detección del cáncer colorrectal. 

Un nivel elevado de CEA antes de la cirugía pudiera indicar un pronóstico 
menos favorable. Si está elevado antes de la cirugía, el nivel de CEA debe 
regresar a la normalidad en alrededor de cuatro a seis semanas si el cáncer ha 
sido extirpado completamente. 

Muchos médicos hacen seguimiento de pacientes después de la cirugía 
mediante pruebas del CEA alrededor de cada 3 a 6 meses para observar si el 
cáncer ha regresado. A veces los pacientes se benefician al encontrar una
recurrencia de cáncer de forma temprana que puede extirparse con cirugía. 
Sin embargo, para la mayoría de los pacientes, la recurrencia puede que se 
haya propagado a tal punto que ya no se puede extirpar quirúrgicamente. 

El nivel de CEA también se usa para llevar a cabo el seguimiento en los 
pacientes que están siendo tratados contra una enfermedad recurrente o una 
en estado avanzado, ya que el nivel diminuye si el tratamiento es eficaz y 
aumenta si el cáncer progresa. 

Si el nivel de CEA no está elevado en pacientes con cáncer avanzado o 
recurrente, a veces el CA 19­9 sí lo estará y será usado para el seguimiento de 
la enfermedad (para más información remítase al documento de la Sociedad 
Americana del Cáncer sobre el cáncer colorrectal). 

Enfermedad trofoblástica del embarazo 

Los tumores trofoblásticos incluyen embarazos molares (un embarazo que 
resulta en un tumor de la placenta) y el coriocarcinoma más agresivo. El nivel 
de gonadotropina coriónica humana (HCG) es elevado en el caso de estos 
tumores. La prueba de HCG puede usarse para la detección de estos cánceres 
en mujeres que ya no están embarazadas y cuyas matrices no se han 
contraído a un tamaño normal. 

Las mediciones del nivel de HCG durante el tratamiento contra la enfermedad 
trofoblástica es muy útil para determinar la respuesta al tratamiento (para más 
información remítase al documento de la Sociedad Americana del Cáncer 
sobre la enfermedad trofoblástica del embarazo). 

Cáncer del hígado 

El cáncer que se origina en el hígado (conocido como carcinoma hepatocelular) 
está asociado con las infecciones crónicas con el virus de la hepatitis B y 
C, y con la cirrosis por enfermedades varias. Éste es un tipo común de cáncer 
en el sureste de Asia. 

Los tumores cancerosos del hígado pueden causar niveles elevados de la 
alfafetoproteína (AFP). Los niveles más elevados de AFP suceden en 
alrededor de 2 de cada 3 pacientes con cáncer del hígado. A menudo, un nivel 
alto de AFP en alguien con hepatitis crónica sugiere el diagnóstico de cáncer. 
Deben realizarse más pruebas, junto con una biopsia, para probar la existencia 
del cáncer. 

Debido a que el cáncer del hígado no es muy común en Estados Unidos, la 
prueba de AFP no se usa para detectar este tipo de cáncer en la población 
general. La detección con AFP ha demostrado ser exitosa en partes de Asia 
donde el cáncer de hígado es común. Algunas veces el cáncer se detecta lo 
suficientemente temprano como para que el paciente pueda ser curado con 
cirugía. Gracias a este triunfo, algunos médicos en Estados Unidos pueden 
realizar pruebas de detección de cáncer a sus pacientes con cirrosis del hígado 
causada por hepatitis B o C. Un nivel en aumento de la AFP indicaría cáncer.
La AFP puede usarse para ayudar a determinar el tratamiento más indicado 
para el cáncer del hígado, así como para hacer el seguimiento en pacientes 
después de cirugía curativa o algún otro tratamiento (para más información 
remítase al documento de la Sociedad Americana del Cáncer sobre el cáncer 
del hígado). 

Cáncer de pulmón 

Ningún marcador tumoral ha demostrado se útil como prueba de 
detección para el cáncer del pulmón. 

Algunos de los marcadores tumorales que pueden encontrarse elevados son el 
antígeno carcinoembrionario  (CEA) para los casos de cáncer del pulmón de 
células no pequeñas, y la enolasa específica de neuronas  (NSE) para los 
casos de cáncer del pulmón de células pequeñas. Algunas veces, los médicos 
le darán seguimiento a estos marcadores para evaluar los resultados del 
tratamiento. Existen muchos otros marcadores a los que se les puede dar 
seguimiento. Sin embargo, debido a que el cáncer del pulmón es relativamente 
fácil de verse con las radiografías de tórax u otras pruebas de imágenes, los 
marcadores tumorales juegan un rol de menor importancia (para más 
información remítase al documento de la Sociedad Americana del Cáncer 
sobre los dos tipos de cáncer del pulmón). 

Cáncer de piel tipo melanoma 

No hay un marcador que sea útil en detectar esta enfermedad en etapa inicial. 

Los marcadores TA­90 y S­100, entre otros, pueden usarse para analizar las 
muestras que ayuden con el diagnóstico del melanoma en áreas sospechosas. 

Los niveles sanguíneos de TA­90 pueden usarse para determinar si el 
melanoma ha hecho metástasis (si se ha propagado). Si se encuentra elevado, 
hay grandes probabilidades de que el melanoma sea metastásico; sin 
embargo, el TA ­90 puede encontrarse elevado aunque no haya melanoma 
metastásico. Debido a esto, hasta ahora no se ha usado para planear el 
tratamiento o para predecir pronósticos. 

El S­100 también se muestra elevado en la sangre cuando la enfermedad se ha 
propagado ampliamente. Este marcador puede utilizarse para observar la 
progresión del melanoma (para más información remítase al documento en 
español de la Sociedad Americana del Cáncer sobre cáncer de la piel tipo 
melanoma). 

Mieloma múltiple 

No existen marcadores tumorales que se usen comúnmente para la 
detección de esta enfermedad, aunque las pruebas para la inmunoglobulina 
pueden usarse para ayudar a detectarla o para el diagnóstico. La electroforesis 
de proteína y la inmunofijación pueden encontrar estas proteínas del sistema
inmunológico en la sangre o la orina de la mayoría de los pacientes con 
mieloma. 

En algunos pacientes con mieloma múltiple, se encuentran fragmentos de las 
inmunoglobulinas en la orina, conocidos como  proteínas de Bence 
Jones.  La mayoría de las personas con mieloma, también presentan niveles 
detectables en su sangre de inmunoglobulinas conocidas como proteínas 
monoclonales o proteínas M (estas proteínas generan un pico monoclonal, o 
pico M en la lectura de la prueba). Estos marcadores pueden ayudar con el 
diagnóstico de la enfermedad, aunque puede que sea necesaria una biopsia de 
médula ósea para confirmar el diagnóstico. También son útiles en monitorear el 
curso de la enfermedad, así como la respuesta al tratamiento. 

Muchos pacientes con mieloma múltiple presentan también niveles elevados 
de beta­2­microglobulina, la cual también puede proporcionar información en 
el pronóstico y respuesta al tratamiento (para más información remítase al 
documento de la Sociedad Americana del Cáncer sobre el mieloma múltiple). 

Cáncer ovárico 

El cáncer epitelial de los ovarios (la forma más común de cáncer ovárico) está 
relacionado con niveles elevados de CA 125. Algunas veces también se miden 
los marcadores CA 72­4 y LASA­P. El CA 125, que se encuentra elevado en el 
90% de las mujeres con enfermedad avanzada, es el marcador estándar que la 
mayoría de los médicos usan. El cáncer de los ovarios, incluso cuando está 
avanzado, por lo general está confinado al abdomen y a la pelvis, y es difícil de 
detectar con radiografías. Debido a esto, el CA 125 es generalmente la manera 
más fácil y eficaz de medir la respuesta al tratamiento o detectar la recurrencia 
de cáncer en una paciente. 

El CA 125 también está siendo usado por algunos médicos para detectar el 
cáncer de los ovarios en mujeres que tienen antecedentes familiares marcados 
de cáncer de los ovarios. Algunas mujeres normalmente son sometidas a 
ultrasonidos (ecografías) periódicos para la detección temprana junto con las 
mediciones de CA 125. 

El CA 135 además se está estudiando como una único método de detección 
en mujeres que no tienen antecedentes familiares de cáncer de los 
ovarios. Actualmente, la mayoría de las organizaciones médicas no 
recomiendan la prueba de CA 125 para la detección del cáncer ovárico debido 
a que aún no es claro si detectará el cáncer lo suficientemente temprano para 
incrementar los índices de cura. Otro problema con esta prueba es que el 
cáncer de los ovarios es relativamente raro, y el nivel de CA 125 puede ser 
elevado por otros tipos de cáncer o condiciones. Por lo tanto, un nivel elevado 
de CA 125 es más propenso a deberse a alguna otra causa, aunque podrían 
requerirse pruebas extensas para descartar el cáncer ovárico. 

Los tumores de células germinales representan el segundo grupo más común 
de cáncer de los ovarios. Generalmente, los pacientes con estos tumores 
tienen niveles elevados de HCG y/o de AFP, que son útiles en el diagnóstico
y seguimiento (para más información remítase al documento de la Sociedad 
Americana del Cáncer sobre el cáncer de los ovarios). 

Cáncer del páncreas 

No se han encontrado marcadores tumorales que sean útiles en la 
detección de cáncer del páncreas. 

El marcador CA 19­9 es el más útil para el cáncer pancreático. Cerca del 85% 
de las personas con cáncer del páncreas tienen niveles elevados de este 
marcador en la sangre. Mientras más alto sea el nivel, más probable será que 
la enfermedad haya hecho metástasis. 

También es útil para el seguimiento en los pacientes. Aquellos pacientes, cuyos 
niveles de CA 19­9 hayan disminuido al nivel normal después de la cirugía, 
tienen un pronóstico mucho mejor que en aquéllos cuyos niveles de CA 19­9 
permanecen elevados después de la cirugía. Este marcador también puede 
usarse para seguir los efectos del tratamiento cuando la enfermedad esté en su 
etapa avanzada. 

Algunos médicos también siguen el nivel del CEA en la sangre, aunque puede 
que no sea tan útil como el nivel de CA 19­9 (para más información remítase al 
documento de la Sociedad Americana del Cáncer sobre el cáncer del 
páncreas). 

Cáncer de próstata 

El antígeno prostático específico (PSA) es el marcador que se usa más 
comúnmente para detectar el cáncer de la próstata. El cáncer de la próstata 
a menudo puede detectarse en sus etapas iniciales gracias a la medición de los 
niveles de PSA. Los niveles superiores a 4 ng/mL sugieren la posibilidad de 
presencia de cáncer, mientras que los niveles por encima de 10 ng/mL lo 
sugieren de forma contundente. Los médicos normalmente recomiendan que 
los hombres con niveles elevados se sometan a una biopsia de su próstata 
para determinar si hay cáncer. 

Generalmente, el cáncer de la próstata crece lentamente y ocurre en hombres 
de edad avanzada, por lo que no es claro si la prueba de detección con el PSA 
salva vidas realmente. Algunos médicos consideran que la detección puede 
resultar más perjudicial que benéfica. Puede generar que algunos hombres 
acudan a tratamiento por cánceres que no les hubieran causado ningún 
problema, y el tratamiento en sí puede conllevar efectos secundarios 
considerables. Se están llevando estudios a gran escala que ayudarán a 
determinar qué tan valiosa es la prueba en la detección. 

EL PSA es muy útil para el seguimiento de pacientes con enfermedad 
recurrente. Después de la cirugía o radiación, el nivel de PSA debe ser 
indetectable (o casi indetectable). Un incremento en el PSA tras el tratamiento 
puede implicar que la enfermedad está regresando y que se debería considerar 
más tratamiento. Este marcador también puede usarse para seguir los efectos
del tratamiento cuando la enfermedad esté en su etapa avanzada. 

Otro marcador que está siendo estudiado para el seguimiento de cáncer de la 
próstata es el antígeno específico de la membrana prostática (PSMA), 
aunque no es muy claro cuán útil podría ser. 

Algunos cánceres de la próstata que no causan niveles anormales de PSA no 
responden bien a la terapia hormonal y presentan características 
neuroendocrinas. Puede que los hombres con estos cánceres presenten 
niveles más elevados de cromogranina A.  Estos cánceres son más 
propensos a responder a ciertos medicamentos de la quimioterapia. 

La fosfatasa ácida prostática (PAP) es un marcador más antiguo y menos 
sensible, el cual no se sigue usando mucho (para más información remítase al 
documento de la Sociedad Americana del Cáncer sobre el cáncer de la 
próstata). 

Cáncer del estómago (gástrico) 

No se ha creado ningún marcador específicamente para este cáncer. Algunos 
marcadores para otros tipos de cáncer digestivo pueden encontrarse elevados, 
particularmente el CEA. Si los niveles de CEA son elevados al momento del 
diagnóstico, los niveles pueden seguirse mientras el cáncer está siendo tratado 
(para más información remítase al documento de la Sociedad Americana del 
Cáncer sobre el cáncer del estómago). 

Cáncer de los testículos 

Los marcadores tumorales son muy importantes en este cáncer y los médicos 
los usan para seguir su curso. Los marcadores que generalmente se 
encuentran elevados en la sangre de los hombres con cáncer testicular son la 
gonadotropina coriónica humana (HCG, llamada algunas veces beta­HCG) y 
la alfafetoproteína (AFP). Existen diferentes tipos de cáncer de los testículos y 
éstos difieren en el nivel y en el tipo de marcador que se encuentra elevado. 

§  Seminoma: casi el 10% de los hombres con seminoma tendrán niveles 
elevados de HCG. Ninguno tendrá nivel elevado de AFP. 

§  No­seminoma: más de la mitad de los hombres con la enfermedad en 
etapa inicial tendrán niveles elevados de HCG, de AFP o de ambos. 
La cantidad de marcador que se encuentre en la sangre no ayuda 
necesariamente a predecir el pronóstico. Los marcadores serán 
elevados en la mayoría de los hombres en etapa avanzada de la 
enfermedad. 

En el caso de coriocarcinoma, un subtipo de no­seminoma, el HCG está casi 
siempre elevado, mientras que el AFP nunca está elevado. En cuanto a los 
otros no­seminomas, la cantidad de marcador que se encontró en la sangre no 
ayuda necesariamente a predecir el pronóstico. En los casos de otro subtipo
conocido como tumor del saco vitelino o tumor del seno endodérmico, el AFP 
se encuentra elevado, a diferencia del HCG que no lo está habitualmente (para 
más información remítase al documento de la Sociedad Americana del Cáncer 
sobre el cáncer de los testículos). 

¿Qué debo preguntarle a mi médico sobre los marcadores tumorales? 

Es importante que hable abiertamente con su equipo de atención contra el 
cáncer. No tenga miedo de formular cualquier pregunta que tenga en su mente, 
sin importar lo insignificante o descabellada que parezca. A continuación le 
presentamos algunas preguntas que usted pudiera hacer. Asegúrese de añadir 
las suyas propias. 

§  ¿Tengo algún marcador tumoral elevado? 
§  ¿Cuáles marcadores tumorales se encuentran elevados? 
§  ¿Qué significa el aumento en mi caso? 
§  ¿El aumento en mi(s) marcador(es) tumoral(es) cambia mi tratamiento? 
§  ¿Usará estos marcadores para evaluar mi tratamiento? 
§  ¿Con qué frecuencia se me harán las pruebas? 

¿Qué hay de nuevo en la investigación sobre los marcadores tumorales? 

Debido a que es importante detectar el cáncer en su etapa inicial para poder 
realizar su seguimiento durante o después del tratamiento, aún se están 
buscando nuevos marcadores tumorales. Pero a medida que los médicos 
aprenden más sobre el cáncer, se ha hecho aparente que el nivel de una sola 
proteína o alguna otra sustancia en la sangre puede que no sea el mejor 
marcador para la enfermedad. 

Los investigadores están empezando a concentrar su atención en los 
marcadores genéticos para detectar el cáncer. Sabemos que la mayoría de 
los cánceres presentan cambios en su ADN, las moléculas que dirigen las 
funciones de todas las células. Al estar en busca de cambios en el ADN en la 
sangre, las heces fecales o la orina, puede que los científicos tengan la 
capacidad de detectar los cánceres en etapas muy tempranas. El estudio de 
cambios en los patrones del ADN (conocido como genómica) es propenso a 
demostrar más utilidad que el estar en busca de un cambio del ADN solo. 

Otro enfoque es conocido como la proteómica. Esta técnica observa el patrón 
de todas las proteínas en la sangre (en lugar de observar niveles proteínicos 
individuales). Nuevos equipos o sistemas de detección permiten a los médicos 
observar miles de proteínas a la vez. No es probable que dicha prueba se 
utilice en el consultorio del médico, pero puede ayudar a los investigadores a 
enfocar la atención a los niveles de proteína que sean importantes para un tipo 
de cáncer en particular. Esta información puede luego usarse para desarrollar 
un análisis sanguíneo que sólo observe estas proteínas importantes.
Estos métodos recientes de prueba aún están en sus etapas iniciales de 
desarrollo. Muy pocos de ellos se usan de rutina en la actualidad. 

A continuación se presentan los nuevos avances para varios cánceres 
comunes: 

Cáncer de la vejiga: los investigadores han estado en busca de maneras de 
detectar recurrencias del cáncer de la vejiga mediante el análisis de la orina. 
Hasta la fecha, el análisis del ADN en la orina ha resultado ser muy efectivo. 
De hecho, las pruebas pueden detectar la recurrencia del cáncer antes de que 
los médicos puedan verlo directamente en la vejiga mediante una cistoscopia. 

Cáncer del seno: las células cancerosas del seno probablemente se dispersan 
en la sangre, incluso en las etapas iniciales de la enfermedad. Los 
investigadores han encontrado moléculas anormales de ADN  de estas 
células en la sangre de pacientes con cáncer del seno. Alrededor de la 
mitad de los pacientes incluso en la etapa inicial de cáncer del seno presentan 
células cancerosas en su sangre. Los investigadores están tratando de 
determinar si la presencia de estas células puede ayudar a predecir la 
perspectiva de la persona. 

Pruebas genéticas recientes ayudan a determinar si las mujeres son propensas 
a tener recurrencia después del tratamiento inicial, y si podrían beneficiarse de 
terapia hormonal adyuvante (adicional) o quimioterapia. La prueba de 
Oncotipo DX, en la cual se observan 21 genes específicos en una muestra de 
cáncer del seno, está siendo usada ahora por algunos médicos para estos 
propósitos, así como otras pruebas están siendo estudiadas. 

Cáncer colorrectal: la mayoría de los cánceres colorrectales presentan 
cambios en genes como APC, k­ras y p53. En estudios nuevos se han 
encontrado anormalidades en las moléculas de ADN en las heces fecales de 
pacientes con cáncer colorrectal en su etapa inicial. El analizar las muestras de 
heces para los cambios del ADN puede demostrar ser una forma eficiente de 
detectar esta enfermedad. 

En otros estudios se han encontrado cambios de ADN en la sangre de los 
pacientes con cáncer colorrectal en su etapa inicial. La observación del 
número de secuencias repetidas en el ADN (conocido como inestabilidad 
microsatelital) puede dar pistas a los médicos sobre cuán bien funcionaría el 
tratamiento. 

Cáncer del pulmón: estudios han encontrado niveles altos de ADN en la 
sangre de pacientes con cáncer del pulmón mientras que pruebas más 
sensibles han podido detectar ADN anormal en su sangre. Estas 
anormalidades en el ADN también se han detectado en el esputo 
(saliva/flema) de pacientes con cáncer del pulmón en su etapa inicial. Los 
médicos consideran que un día ésta podría ser una manera adecuada para 
detectar el cáncer del pulmón en su etapa inicial en pacientes que presentan un 
alto riesgo de desarrollar la enfermedad.
Cáncer del hígado: el gen denominado p53 comúnmente presenta 
anormalidad en los cánceres hepáticos. Esta anormalidad puede detectarse en 
el ADN circulante mediante análisis sanguíneos de pacientes con este cáncer. 
Aún no es claro cuán útil podrá ser esto. 

Melanoma: en pacientes con melanoma avanzado, se encuentran pequeñas 
cantidades de células del melanoma circulando en la sangre. Estas células 
pueden detectarse al analizar el material genético responsable de la producción 
de una proteína en específico. Esto puede demostrar ser una forma eficaz de 
determinar qué tan avanzado es el melanoma en una persona y si está 
respondiendo al tratamiento. Se requieren de más estudios. 

Cánceres de la cavidad oral: es posible la detección de ADN anormal en 
muestras de saliva de personas con estos cánceres. Esto podría conformar una 
manera efectiva de detectar la enfermedad en etapa inicial en personas con 
alto riesgo, o que han sido tratadas contra estos cánceres. Se está llevando a 
cabo investigación sobre esta técnica. 

Cáncer de los ovarios: se están estudiando varios análisis de la sangre para 
la detección temprana de este cáncer. El más efectivo parece ser el uso de 
patrones de proteínas en la sangre del paciente. Este método, llamado 
proteómica, ha demostrado resultados un tanto prometedores en la detección 
del cáncer en mujeres con la enfermedad en etapa inicial. Se requieren de 
estudios a mayor escala que confirmen estos resultados antes de que sean 
ampliamente aceptados como prueba de detección. 

Se está estudiando el uso del CA 125, en combinación con estudios por 
imágenes, como prueba de detección del cáncer ovárico. 

Cáncer de la próstata: se está llevando a cabo un estudio clínico importante 
para determinar el valor de la prueba de PSA para la detección del cáncer de la 
próstata. No se cuentan con versiones más recientes de esta prueba que 
estudien de forma específica ciertas partes de PSA, como el PSA libre o PSA 
en complejo, lo cual puede proporcionar información de mayor utilidad. Los 
médicos también están estudiando la utilidad de observar el cambio de los 
niveles de PSA a través del tiempo, en lugar de enfocarse en sólo un resultado 
de análisis. Estos enfoques más recientes en el uso de PSA están siendo 
estudiados. 

Tales enfoques también pretenden observar los patrones de proteína dentro de 
la sangre como una forma de detectar la enfermedad en sus etapas iniciales. 
Otras pruebas nuevas están en busca de proteínas o genes en particular para 
tratar de determinar cuáles cánceres de la próstata son propensos a ser 
agresivos (y por lo tanto que requieren de tratamiento) y cuáles son propensos 
a crecer más lentamente (y por lo mismo, que solo requieran ser observados 
con atención). 

La mayoría de estos métodos nuevos para la detección del cáncer aún están 
en su etapa experimental. Se están llevando a cabo más estudios para 
determinar qué tan útiles serán.
Recursos adicionales 

Información de la Sociedad Americana del Cáncer 

La información a continuación puede también serle de utilidad. Estos materiales 
pueden solicitarse llamando a nuestra línea gratuita 1­800­227­2345. 

Guía completa de la Sociedad Americana del Cáncer para el cáncer de la 
próstata (en inglés). 

Informed Decisions: The Complete Book of Cancer Diagnosis, Treatment, and 
Recovery. 2nd ed. 

Organizaciones nacionales y sitios en Internet* 

Además de la Sociedad Americana del Cáncer, las siguientes fuentes de 
información están disponibles*: 

National Cancer Institute 
Teléfono: 1­800­CANCER (1­800­422­6237). Asistencia disponible en español. 
Dirección en Internet: www.cancer.gov 

*La inclusión en esta lista no implica respaldo por parte de la Sociedad 
Americana del Cáncer. 

Referencias 

Associated Regional and University Pathologists (ARUP) Laboratories. ARUP's 
Guide to Clinical Laboratory Testing. Disponible en: 
www.aruplab.com/testing/lab_testing.jsp. Accedido el 12 de diciembre de 2005. 

Bigbee W, Herberman RB. Tumor markers and immunodiagnosis. En: Kufe 
DW, Pollock RE, Weichselbaum RR, Bast RC, Gansler TS, Holland JF, Frei E 
III, eds. Cancer Medicine. 6th ed. Hamilton, Ontario: BC Decker; 2003: 209­220. 

Lab Tests Online. Marcadores de tumores: 2005. Disponible en: 
http://labtestsonline.org/understanding/analytes/tumor_markers/glance.html. 
Accedido el 12 de diciembre de 2005. 

Wu JT. Diagnosis and management of cancer using serologic tumor markers. 
En: Henry JB, ed. Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 
20th ed. Philadelphia, Pa: WB Saunders Company; 2001: 1028­1042.
Última revisión:  16­Abr.­2006