Вы находитесь на странице: 1из 23

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

Vida del Apóstol Pablo


Autor: Leonel Angelillo Dos Santos

1
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

Presentación del curso

La vida del Apóstol San Pablo se estudia en este curso en el que haremos un
repaso a su vida desde el origen y familia de San Pablo a su viaje a Roma. Veremos
etapas tan importantes de su vida como su inicio de la vida cristiana o su primer
viaje misionero.
También estudiaremos a San Pablo en su etapa en Jerusalén y encarcelamiento en
Cesarea.

2
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

1. Origen y familia de Pablo el Apóstol de los gentiles

Pablo el apóstol de los gentiles. La vida del apóstol Pablo.


Pablo (gr. Paulos, lat. Paulus, “pequeño”).
Su nombre judío era Saulo (heb. Sha ul, gr. Saulos).
A partir de la conversión de Sergio Paulos procónsul de Chipre, recibe en Hechos el
nombre de Pablo (Paulos, Hechos 13; 9).
En sus epístolas, el apóstol siempre se llama a sí mismo Pablo.
Era miembro de la tribu de Benjamín (Filipenses 3:5). No se conoce con certeza la
razón de que su familia se estableciera en Tarso. Es posible también que la familia
emigrara voluntariamente, por necesidades de la profesión de comercio, como era el
caso con muchas familias judías.
Los parientes de Pablo parecen haber sido numerosos e influyentes. En Romanos
16:7,11, Pablo hace saludar a tres de sus parientes; dice de Andronico y de Junias
que son muy estimados entre los apóstoles y que fueron antes que él en Cristo, y
también menciona como pariente suyo a Herodión. En Hechos 23:16 se nos informa
que el hijo de la hermana de Pablo denunció ante el tribuno el complot tramado
contra su tío. Este episodio hace suponer que el joven estaba emparentado con
alguna de las familias implicadas.
Lo importante del papel de Pablo, a pesar de su juventud, durante el martirio de
Esteban, apoya esta suposición. Es indudable que Pablo era ya miembro del sanedrín
(Hechos 26:10 “lo cual también hice en Jerusalén. Yo encerré en cárcel a muchos de
los santos, habiendo recibido poderes de los principales sacerdotes; y cuando los
mataron, yo di mi voto”) y el sumo sacerdote le encomendó la misión de que
persiguiera a los cristianos (“Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los
discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de
Damasco...”). Las mismas palabras del apóstol (Filipenses 3:4-7), prueban que
siendo un personaje importante, y teniendo en el comienzo mismo de su carrera la
perspectiva de honores y fortuna, no pertenecía precisamente a una familia oscura..
Criado en la obediencia a la Ley y a la piedad judía tradicional, por cuanto su padre
era fariseo estricto (Hechos 23:6 “ Entonces Pablo, notando que una parte era de
saduceos y otra de los fariseos, alzo la voz en el concilio: Varones hermanos, yo soy
fariseo, hijo de fariseos...”)
Pablo poseía también por nacimiento, la ciudadanía romana. Es posible que ella de
explicación del nombre latino de Pablo.

3
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

2. Formación moral e intelectual de Pablo el Apóstol

Tarso uno de las capitales intelectuales de la época era un foco de cultura griega.
Estaba entonces de moda el estoicismo. Sin embargo, es muy poco probable que
Pablo acudiera a escuelas griegas; sus padres austeros judíos, lo enviaron a estudiar
en Jerusalén. Los jóvenes judíos aprendieron una profesión, y Saulo hizo el
aprendizaje de fabricación de tiendas (Hechos 18:3 “ y como era del mismo oficio,
se quedó con ellos y trabajaban juntos pues el oficio de ellos era hacer tiendas”).
Dice él (Hechos 2:3) que había sido criado en Jerusalén, a donde tuvo que llegar muy
joven (“Yo de cierto soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad,
instruido a los pies de Gamaliel, estrictamente conforme a la ley de nuestros padres,
celoso de Dios, como hoy lo sois todos vosotros”). La educación recibida lo arraigó
profundamente en las tradiciones del fariseísmo. Fue instruido en el conocimiento
preciso de la Ley de sus padres. Su maestro fue uno de los más célebres rabinos de
su época Gamaliel. Un discurso de Gamaliel (Hechos 5:34-39) convenció al sanedrín
a no condenar a los apóstoles a muerte. Aunque era fariseo, el gran rabino no
rechazaba del todo la cultura griega, y mostraba un espíritu tolerante. A sus pies, el
joven Saulo no estudió solamente el Antiguo Testamento, sino también las sutilezas
de las interpretaciones rabínicas. Se lanza ardorosamente dentro del seno del
judaísmo, animado de un excesivo celo por las tradiciones de sus padres. (Gálatas
1:14.” ...y en el judaísmo aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación,
siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres”)

4
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

3. Saulo el perseguidor

Los falsos testigos que lapidaron a Esteban encargaron al joven Saulo que guardara
sus ropas (Hechos 7:58). Acto seguido después de la muerte de Esteban, Saulo
organizo la persecución contra los cristianos (Hechos 8:3; 22:4; 26:10; 1 Corintios
15:9; Gálatas 1:13; Filipenses 3; 1 Timoteo 1:13; Hechos 8:3 “ Y Saulo asolaba a la
iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba
en la cárcel”. Hechos 26:10 “la cuál también hice en Jerusalén. Yo encerré en
cárceles a muchos de los santos, habiendo recibido poderes de los principales
sacerdotes; y cuando los mataron, yo di mi voto; 1 corintios 15:9 “Porque yo soy el
más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque
perseguí a la iglesia de Dios.” Su conciencia ofuscada lo llevo a actuar con el
encarnizamiento de un inquisidor. No contento con actuar en Jerusalén, pidió cartas
del sumo sacerdote para las sinagogas de Damasco, a fin de llevar presos a
Jerusalén a los cristianos de origen judío. (Hechos 9:1-2).
Los judíos tenían una gran autonomía en sus asuntos internos, con la autorización
de los romanos. En Damasco, que estaba bajo el control de Aretas, rey de los
nabateos, el gobernador era particularmente favorable hacia los judíos (Hechos
9:23-24; 2 Corintios 11:32 “En Damasco, el gobernador de la provincia del rey
Aretas guardaba la ciudad de los damascenos para prenderme”)

5
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

4. La repentina conversión de Saulo en el camino de


Damasco (hechos 9:1-19)

El perseguidor y sus compañeros siguieron (quizás a caballo) el camino que iba de


Galilea a Damasco, a través de regiones desérticas. Hacia el mediodía llegarían a las
bellas campiñas irrigadas que rodeaban Damasco, el sol Damasco, el sol estaba en
su cenit. (Hechos 26:12-13 “ Ocupado en esto, iba yo a Damasco con poderes ye
comisión de los principales sacerdotes, cuando a mediodía, oh rey, yendo por el
camino, vi una luz del cielo que sobrepasaba el resplandor del sol, lo cual merodeó
a mí y a los que iban conmigo. Y habiendo caído todos nosotros en tierra oí una voz
que me hablaba, y decía en lengua hebrea: Saulo, Saulo ¿Por qué me persigues?¿
Dura cosa te es dar coses contra el aguijón. Yo entonces dije: ¿Quién eres Señor? Y
el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tu persigues...”Pablo relata su testimonio de
conversión al rey Agripa en Cesarea).
Los compañeros de Pablo oyeron algo, pero solo él entendió lo que la voz decía. La
luz dejo ciego a Pablo. Así entró en Damasco conducido por la mano, y fue llevado a
la casa de un cierto Judas, donde estuvo tres días sin ver, y sin comer ni beber.
Estuvo orando, tratando de comprender el significado de lo que le había sucedido.
Al tercer día, el Señor ordenó a Ananías, cristiano de origen judío, que se dirigiera a
Pablo y que le impusiera las manos para que recibiera la vista. Ananiás dudaba
porque temía al perseguidor. El Señor le dio seguridad, revelándole que Pablo había
sido advertido por una visión, y Ananías obedeció. Saulo confeso su fe en el Señor
Jesús, recobrando la vista y recibiendo el bautismo.
Con su energía característica, y para confusión de los judíos, se puso de inmediato a
proclamar en las sinagogas que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios (Hechos 9:10-22).
En Hechos se dan tres relatos de su conversión; el relato de Lucas (Hechos 9:3-22),
el de Pablo a los judíos (Hechos 22:1-16), y por último sus testimonio ante Festo y
Agripa (Hechos 26:1-20).
Los tres registros concuerdan entre sí, aunque cada uno de ellos remarca unos
detalles que no aparecen en los otros. El narrador tiene en cada caso un propósito
diferente. En las epístolas Pablo hace frecuente alusión a su conversión, que él
atribuye a la gracia y el poder de Dios. (1 Corintios 9:1,16; 15:8-10; Gálatas
1:12-16; Efesios 3:1-8; Filipenses 3:5-7; 1 Timoteo 1:12-16, 2 Timoteo 1:9-11).
Su condición de ciudadano romano, la educación rabínica que había recibido, y sus
dotes intelectuales, junto con un carácter perseverante, hacían de él un instrumento
calificado.

6
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

5. Inicio de la vida cristiana del Apóstol San Pablo

Desde su conversión Saulo empezó a anunciar el Evangelio. Su carácter enérgico le


llevaba a ello, así como la revelación de los propósitos de Dios, que lo llamaba al
apostolado (Hechos 9:15;26: 26:16-20, Gálatas 1:15-16)
Predicó a Cristo en las sinagogas de Damasco (Hechos 9:20-22 “En seguido
predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que esté era el Hijo de Dios. Y todos
los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es este el que asolaba en Jerusalén a
los que invocaban este nombre, y a eso vino acá para llevarlos presos ante los
principales sacerdotes. Para Saulo mucho más se esforzaba, y confundía a los judíos
que moraban en damasco, demostrando que Jesús era el Cristo”).
Los judíos de la ciudad apoyados por el gobernador decidieron eliminar a Saulo (2
Corintios 11:32 “En Damasco, el gobernador de la provincia del rey Aretas guardaba
la ciudad de los damascenos para prenderme, y fui descolgado del muro en un
canasto por una ventana, y escape de sus manos”).
Luego de volver a Jerusalén, se dirigió a Arabia, y volvió después a Damasco (Gálatas
1:17”ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo, sino que fui a
Arabia, y volví de nuevo a Damasco”). Se desconoce el lugar de Arabia en el que
estuvo Pablo, o el tiempo que se quedó o lo que hiciera allí, lo probable es que se
diera a la meditación y a la oración en soledad.
Tres años después de su conversión fue de Damasco a Jerusalén para conocer a
Pedro (Galatas 1:18 “ Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro,
y permanece con el quince días”).
Estuvo quince días en Jerusalén, y no vio ningún otro apóstol excepto a Jacobo, el
hermano del Señor. Los cristianos de Jerusalén tenían miedo de Pablo, y no creían
que se hubiera convertido en discípulo de Cristo. Pero Bernabé, con la generosidad
que le caracterizaba, presentó a Pablo a los apóstoles, y les relato su conversión y
como en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús (Hechos
9:26-27).
El antiguo perseguidor anunciaba enérgicamente el Evangelio y quería convencer a
los judíos helenistas, que intentaron darle muerte. Por esta razón los discípulos
enviaron a Pablo a Cesarea desde donde se dirigió a Tarso. “Después de esto fui a
las regiones de Siria y Cilicia”. El pasaje de Hechos 22:18, el cual nos relata que
Pablo recibe en visión en el templo orando la orden de partir con prontitud, porque
los judíos no recibirían el testimonio de Jesús, parece armonizar con la secuencia
que venimos relatando. En esta visión en el templo, Pablo relata que el Señor lo
envía a los gentiles.

7
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

6. Saulo en Tarso y en Antioquia de Siria

Son escasos los datos acerca del comienzo de este período.


El libro de los Hechos, principal fuente sobre la vida de Pablo y sus trabajos, hace
un paréntesis entre Hechos 9:30 y Hechos 1:19, el cual nos relata la situación de las
iglesias en Judea, Galilea, y Samaria y el ministerio de Pedro en esa zona, con el
incidente de la conversión del centurión Cornelio, un gentil de Cesarea. Aquí la
puerta del Evangelio se abre a los gentiles; el instrumento fue el apóstol Pedro
(Hechos 10).
A partir de Hechos 11:19 el relato bíblico se enfoca nuevamente en la persona de
Bernabé y los principios de la expansión del Evangelio en la zona de Fenicia, la isla
de Chipre y principalmente Antioquia de Siria en la cual unos creyentes de Chipre y
de Cirene anuncian el Evangelio a los griegos. Este incidente y la figura de Bernabé,
que fue enviado por la iglesia que estaba en Jerusalén a supervisar la obra en
Antioquia, sirve como nexo, pues Bernabé, luego de estas cosas, va a Tarso
buscando a Saulo, llevándolo a Antioquia, seguramente para ayudar a la obra en
Antioquia en la enseñanza a estos nuevos discípulos de esta congregación, muchos
de ellos griegos.
Es de importancia describir un poco el contexto de esta congregación cristiana en la
ciudad de Antioquia de Siria estaba ubicada sobre el río Orontes, al norte del Líbano
en la provincia de Cilicia. El gobernador romano de Siria vivía entonces en esta
ciudad, que había sido anteriormente la capital de reino de Siria. Antioquia contaba
con mas de medio millón de habitantes. Una de las principales ciudades del imperio,
y centro comercial con una población muy mezclada, ejercía una poderosa
influencia. Cerca de Palestina y a los puertos de Asia Menor, y manteniendo
relaciones comerciales y políticas con todo el resto del imperio, esta ciudad,
constituía una base donde la fe cristiana empezaba a separarse del judaísmo, y
partiría hacia todo el mundo conocido.
Es aquí, en Antioquia de Siria, donde los discípulos recibieron por primera vez el
nombre de “cristianos”. La aparición de esta comunidad compuesta por muchos
cristianos surgidos del paganismo marca una gran etapa en la historia de la Iglesia.
Este sería el punto de partida de las misiones de Pablo al mundo pagano. Un profeta
de Jerusalén llamado Agabo predijo a la asamblea en Antioquia que habría un
período de hambre, el cual sucedió en tiempo de Claudio. Los hermanos de
Antioquia decidieron ayudar a los cristianos de Judea enviando por mano de Bernabé
y de Saulo. Bernabé y Saulo llevaron estos dones de los cristianos de Antioquia y se
los entregaron a los ancianos de la iglesia en Jerusalén. Esta visita se sitúa alrededor
del 44 d.C (en cuanto a esto Josefo habla de una hambruna que ocurrió e Judea en el
año 46 d.C). Saulo (Pablo) y Bernabé vuelven a Antioquia trayendo consigo a (Juan)
Marcos.

8
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

7. El primer viaje misionero de Pablo

Dios revelo a los profetas de la iglesia de Antioquia que apartaran a Bernabé y a


Saulo para la obra a que Él los había llamado (Hebreos 13:1-3).
Se desconoce la fecha precisa de este viaje aunque es situado entre los años 45 y 50
d.C, es posible que tuviera lugar entre el 46 y el 48 d.C. Bernabé, que era mayor,
dirigía la misión, pero Pablo, más elocuente, se destacó pronto; Juan Marcos los
acompañaba.
El pequeño grupo se dirigió de Antioquia a Seleucia, en la desembocadura del
Orontes. De allí se embarcaron hacia Chipre, país de origen de Bernabé. Los tres
misioneros desembarcaron en Salamina, sobre la costa oriental de Chipre, y
empezaron a predicar el Evangelio en las sinagogas. Así atravesaron toda la isla,
llegando al puerto de Pafos, en el suroeste. Sergio Paulo, el procónsul romano,
residía en esta ciudad; interesándose en conocer el Evangelio; intento oponerse a
ello un falso profeta judío, Barjesús, que tenía por sobrenombre Elimas (el mago),
que gozaba del favor del procónsul. La vehemencia de su oposición a la Palabra de
Dios indignó a Pablo, que apostrofó al mago, anunciándole que el Señor lo heriría de
ceguera. Testigo de esta intervención divina, y atento a las enseñazas de los
misioneros, abrazó de corazón la fe cristiana.
El grupo, dirigido ahora por Pablo; se embarco hacia Asia menor, llegando a Perge
en Panfilia. Allí es donde Juan Marcos rehusó proseguir el viaje, volviéndose a
Jerusalén. Se desconocen sus motivos.
Pasándose, de Perge, llegándose a Antioquia de Pisidia, capital de la provincia
romana de Galacia. Los misioneros acudieron a la sinagoga, donde los principales
les invitaron hablar. Entonces Pablo pronunció el gran discurso registrado e hechos
13:16-41. Luego de hacer un resumen de los tratos de Dios con Israel y las
promesas hechas y las palabras dadas por los profetas, hasta Jesús, diciéndole que
en El se cumplieron las promesas: “ Y habiendo cumplido todas las cosas que de él
estaban escritas, quitándolo del madero, lo pusieron en el sepulcro. Mas Dios le
levantó de los muertos...”” Y nosotros también os anunciamos el evangelio de
aquella promesa hecha a nuestros padres”. Este discurso suscitó la hostilidad de los
notables judíos pero convenció a muchos de los israelitas piadosos y especialmente
a muchos de los gentiles que habían sentido la influencia del judaísmo.
El sábado siguiente, los misioneros, injuriados, rompieron el contacto con la
sinagoga, y se dirigieron directamente a los gentiles. El Evangelio se expandió por
todo el país, pero las autoridades de Antioquia de Psidia, alertados por los judíos
expulsaron a Pablo y Bernabé.
Se dirigieron a Iconio, donde hubo numerosas conversiones de judíos y gentiles. Los
judíos, que mantenían una postura de hostilidad, sublevaron a una parte de la
ciudad contra los misioneros, que partieron hacia Listra, ciudades de Licaonia. En
Listra, Pablo curó milagrosamente a un hombre paralítico de nacimiento. La
multitud, que creía se trataba de los dioses Júpiter y Mercurio, le querían ofrecer
sacrificios. Bernabé y Pablo se opusieron a ello, y Pablo pronunció su discurso contra
la idolatría (resumido en Hechos 14:15-18).
Este es el segundo de los discursos de Pablo que nos refiere Lucas.

9
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes
Es importante señalar que Timoteo, quién sería uno de los colaboradores más
estrechos de Pablo, y a quien la Biblia registra dos cartas dirigidas por el apóstol
pablo a él, era un convertido de Listra, por los trabajos que el apóstol realizó en esa
ciudad (Hechos 16:1).
El apóstol relata en 2 Timoteo 3:11 brevemente los sucesos que le ocurrieron en sus
esfuerzos evangelisticos en estas ciudades “...persecuciones, padecimientos, los que
me sobrevinieron en Antioquia, en Iconio, en Listra, persecuciones que he sufrido, y
de todas ellas me ha librado el Señor”. Unos judíos de Antioquia y de Iconio,
persuadieron a la multitud apedreando a Pablo y sacándole fuera de la ciudad le
dejaron creyendo que estaba muerto. Sin embargo, Pablo se levanto, y entró en la
ciudad el día siguiente salió con Bernabé para Derbe, ciudad posiblemente ubicada
sobre el límite suroriental de la provincia de Galacia.
Al llegar a Cilicia por las montañas, los misioneros hubieran podido llegar a Tarso y
llegar directamente a Antioquia de Siria. Pero deseaban confirmar las nuevas iglesias
antes de volver a Antioquia de Siria. Así volvieron de Derbe a Listra, a Iconio, a
Antioquia de Psidia, y a Perge, consolidando las iglesias y confirmando los ánimos
de los discípulos.
Se detuvieron en Perge para predicar, lo que probablemente no habían hecho en su
recorrido anterior. A continuación descendieron a Atalía, puerto de Perge, y allí
embarcaron rumbo a Antioquia de Siria (Hechos 14:26). Al llegar a la iglesia en
Antioquia de Siria los misioneros refirieron los sucesos exitosos para la propagación
del Evangelio que habían vivido y como Dios había abierto la puerta de la fe a los
gentiles. Y se quedaron allí mucho tiempo.
Así finalizó el primer viaje misionero de Pablo, en que había recorrido los centros al
oeste de donde el Evangelio se había implantado.
El método del apóstol era el de presentar el Evangelio en primer lugar a los judíos,
y después a los paganos (gentiles). Descubrió que el judaísmo había influenciado ya
a un gran numero de gentiles, y que estaban preparado para aceptar el mensaje de
Jesús. En este método se daba también la fundación de iglesias en las principales
ciudades, a las que era fácil el acceso gracias a las excelentes carreteras que el
imperio romano había hecho construir para unir entre sí las diversas guarniciones
militares.
La lengua griega estaba esparcida por todas partes. Es así que el mensaje Evangélico
se abrió camino.

10
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

8. El conflicto con los cristianos judaizantes:


conferencia de Jerusalén

El éxito de la obra de Pablo entre los gentiles provocó entonces un conflicto en el


seno de la iglesia. Ciertos cristianos de origen judío, todavía aferrados a la Ley de
Moisés, fueron de Jerusalén a Antioquia con el fin de anunciar a los convertidos
salidos de la gentilicidad que la salvación dependía de la circuncisión (Hechos 15:1).
Algunos años atrás Dios se había valido de Pedro para revelar a la Iglesia que no
tenían que obligar a los discípulos de origen gentiles a observar la Ley mosaica. Pero
los cristianos judaizantes, en su mayor parte fariseos convertidos, no siguieron las
instrucciones de Pedro. Cuando la iglesia de Antioquia vio lo que estos enseñaban a
Pablo, Bernabé, y a otros hermanos a Jerusalén, a fin de que sometieran la cuestión a
los apóstoles y ancianos. Pablo y Bernabé expusieron ante la iglesia de Jerusalén la
obra que Dios había levado a cabo por medio de ellos. Los cristianos judaizantes
respondieron insistiendo en la necesidad y de la Ley de Moisés, lo que obligó a los
apóstoles y ancianos para reunirse para estudiar el problema.(Hechos 15:6-29).
Pedro les recordó que Dios había revelado Su voluntad a este respecto cuando
Cornelio había sido convertido, y que los mismos judíos no habían podido llevar el
yugo de la ley. Pablo y Bernabé mostraron asimismo como Dios había bendecido su
obra, entre los gentiles. Santiago, el hermano del Señor, declara que los profetas del
Antiguo Testamento había preanunciado que los gentiles serían llamados. Se
resolvió reconocer como hermanos a los convertidos incircuncisos, liberándolos de
la Ley, pero demandándoles que respetaran unas prohibiciones necesarias por su
universalidad (de la idolatría , de sangre y de comer animales ahogados,
prohibiciones estas impuestas a Noe y sus descendientes –Génesis 9:3-4- y de
fornicación). La base sobre lo que estas prohibiciones a los cristianos surgidos de la
gentilidad es la voluntad expresa de Dios a nivel universal, tratándose de cosas
necesarias.
En la epístola a los Gálatas, Pablo afirma (Gálatas 2:10) que la, iglesia de Jerusalén le
presto su apoyo, y que Jacobo, Pedro y Juan le dieron la mano de comunión,
reconociendo que Dios, que les había dado el apostolado entre los judíos, había
comisionado a Pablo y a Bernabé para que evangelizaran a los gentiles. Así, Pablo
quedó en comunión con los apóstoles y también en libertad para cumplir su misión.
Sin embargo, la controversia se volvió a desencadenar poco después en Antioquia
(Gálatas 3:11-21).
Pedro, que había llegado a la capital de Siria, participaba al igual que Pablo, en las
comidas de los creyentes incircuncisos. Después de la llegada de ciertos judíos de
Jerusalén, Pedro, e incluso Bernabé, dejaron de comer con los gentiles convertidos.
Pablo respondió públicamente a Pedro, y reafirmó los principios doctrinales sobre
los que reposaban los derechos de los gentiles en la Iglesia: la salvación solo se
obtiene en Cristo. El concilio de Jerusalén tuvo lugar probablemente alrededor del
48 a 49 d.C

11
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

9. Segundo viaje misionero de Pablo el Apóstol

Poco después del concilio de Jerusalén. Pablo propuso a Bernabé que lo acompañara
en su segundo viaje, motivado por visitar a los hermanos en cuyas ciudades habían
anunciado la Palabra de Dios y para ver como se encontraban (Hechos 15:36). Pero,
al rehusar Pablo a Juan Marcos como acompañante, Bernabé decidió no acompañar
al apóstol, que se llevó consigo a Silas.
Los misioneros visitaron al principio las iglesias en Siria y Cilicia y después cruzaron
los desfiladeros del Taurus con el fin de visitar las comunidades que Pablo había
fundado durante su primer viaje.
Llegaron a Derbe, dirigiéndose a continuación a Listra, donde le presentaron a Pablo
un discípulo al cual daban buen testimonio los hermanos, el cual era Timoteo (quien
vendría a ser un estrecho colaborador de Pablo a lo largo de todo su ministerior):
Pablo quiso que Timoteo fuese con él en su viaje misionero, y circuncido a Timoteo,
queriendo evitare escandalizar a los judíos, pues todos sabían que su padre era
griego, y su madre era judía.
Recorrieron las iglesias que había establecido pablo en su primer viaje misionero,
seguramente en las ciudades de Galacia, y le entregaban las cartas que contenían las
ordenanzas acordadas en la reunión de Jerusalén.
Y atravesando la provincia de Frigia y la provincia de Galacia, Dios no les permitió
hablar la palabra en lo que se conocía como “Asia” (limite occidental de la actual
Turquía);
Luego subieron a la provincia de Misia intentando ir a la provincia de Bitinia al norte
pero Dios no se los permitió.
Y Pasando a la provincia de Misia; en el extremo noroccidental de Troas muy
cercano a la antigua Troya).En Troas, Pablo tuvo la visión de un varón macedonio
suplicándole que los ayudara (hechos 16:9). En respuesta a este llamamiento, los
misioneros, a los que se unió Lucas, (utilizó aquí la primera persona) emprendieron
la travesía hacia Europa, y dirigiéndose acto seguido hacia la importante ciudad de
Filipos (Macedonia).
Aquí en Filipos sucedieron una serie de acontecimientos en los trabajos misioneros
de pablo y Silas. Un día de reposo, junto a un río, donde solía hacerse la oración, los
misioneros hablan con un grupo de mujeres que se habían reunido. Entonces una tal
Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que creía en el Dios de Israel,
cree a la predicación de Pablo y es bautizado junto con su familia.
Luego mientras Pablo y Silas iban a la reunión de oración una muchacha con espíritu
de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, daba voces tras los
misioneros; al hacer esto durante muchos días, y ante el desagrado de Pablo frente a
tal situación este mandó al espíritu a que se vaya de ella.
Viendo sus amos que habían perdido la fuente de sus ganancias, prendieron a Pablo
y Silas y los trajeron al foro, ante las autoridades , ante los magistrados.
Estos ordenaron azotarle mucho y tras haberlo hecho los echaron en la cárcel. Pero
a medianoche, orando Pablo y Silas y cantando himnos a Dios, de repente sobrevino
un terremoto, el cual al instante se abrieron todas las puertas de las cárceles y las

12
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes
cadenas de todos se soltaron. Viendo esto el carcelero, sacó la espada y se iba a
matar, pensando que los presos habían huido. Mas Pablo lo evito al decirle que
ninguno se ha escapado. El carcelero se postró a los pies de pablo, temeroso y
Pablo le predico el evangelio. “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tu y tu casa”
(Hechos 16:31). Y llevándolos a su casa, toda su familia creyó en Dios.
Cuando fue de día, los magistrados dieron orden a los alguaciles a soltar a Pablo y a
Silas. Pero Pablo, alegando su ciudadanía romana, y el haber sido azotados
públicamente sin sentencia judicial se niega y solicita que sean ellos quienes vengan
directamente a sacarlos. Estos, viniendo, le sacaron, pidiéndole que salieran de la
ciudad.
Entonces, saliendo de la cárcel, fueron a los de los discípulos de Lidia, y consolaron
a los hermanos allí reunidos.
Pasando por Anfipolis y Apolonia, llegaron a Tesalónica. Pablo se dirigió a
Tesalónica junto con Silas y Timoteo
El breve relato de Hechos 17:1-9 acerca de la iglesia en Tesalónica se completa
mediante los datos que se dan en las epístolas a los Tesalonicenses. En esta ciudad
el apóstol ganó para Cristo a muchos griegos, poniendo con mucho cuidado las
bases de la iglesia, dando ejemplo de trabajo y frugalidad tiendas para no ser carga
para nadie. (1 Tesalonicenses 2:1-16, el apóstol lo relata así “Porque vosotros
mismos sabéis, hermanos, que nuestra visita a vosotros no resultado vano, pues
habiendo antes padecido y sido ultrajado en Filipos, como sabéis, tuvimos denuedo
en nuestro Dios para anunciaros el evangelio de Dios...Porque os acordáis,
hermanos, de nuestro trabajo y fatiga, como trabajando de noche y de día, para no
ser gravosos o ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios”).
Pero los judíos de Tesalónica desencadenaron una persecución contra Pablo.
Los hermanos lo hicieron partir entonces con Silas hacia Berea, donde la predicación
suscito numerosas conversiones, incluso entre los judíos. Pero tuvieron oposición y
los hermanos enviaron a Pablo que fuese hacia el mar; y Silas y Timoteo se quedaron
en Berea con ordenes que viniesen a el lo mas pronto que pudiesen.
De allí, Pablo se dirigió a Atenas.
Pablo en Atenas. Esta ciudad frustró sus esfuerzos ( Hechos 17:22-31 da el resumen
del discurso que pronunció ante los filósofos sobre la colina de Marte (Areópago)
Pocos creyeron.
Acto seguido partió para Corinto, quedándose allí dieciocho meses y ganándose a
numerosas almas para la fe.
Aquí traba amistad con un matrimonio judío creyente, naturales del Ponto, que
había sido expulsados de Roma por Claudio el emperador, pues este había
expulsado a todos los judíos de la capital. Estos eran Aquila y Priscila y eran del
mismo oficio que Pablo, hacían tiendas. Y Pablo predicaba y discutía en la sinagoga.
Silas y Timoteo llegan de Macedonia y se unen al apóstol.
Llegó a tal punto la oposición al evangelio de los judíos de esta ciudad que Pablo
tomo una decisión radical, decide ir de lleno a los gentiles, y predicaba en la casa de
uno llamado Justo junto a la sinagoga.
Muchos corintios fueron convertios y Pablo se detuvo en aquella ciudad por un año
y seis meses, enseñándoles la Palabra de Dios.

13
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes
y seis meses, enseñándoles la Palabra de Dios.
En 1 Corintios 2:1-5 hace alusión a los sufrimientos morales de Pablo en Corinto,
en su resolución de anunciar la cruz de Cristo como tema central. Es en Corinto que
redactó las dos epístolas a los Tesalonicenses, con instrucciones prácticas,
poniéndola en guardia contra ciertos errores doctrinales. La hostilidad de los judíos
no cesaba. Hicieron comparecer a Pablo ante Galión, nuevo procónsul de Corinto (El
descubrimiento, en 1905, de la “Piedra de Delfos” permite situar el proconsulado de
Galión entre mayo del 51 y el 52, lo que permite así establecer la fecha de la
estancia de pablo en Corinto).
Galión declaró que la misma sinagoga debía resolver estas diferencias, por cuanto el
apóstol no había transgredido ninguna ley romana,
De todas las misiones de Pablo, la de Corinto fue una de las más fructíferas.
Acto seguido pasó a Efeso; no se quedo allí, aunque prometió su vuelta, y se
embarco rumbo a Cesarea, desciende a Antioquia de Siria y después, salió
recorriendo por orden la región de Galacia y de frigia, confirmando a los discípulos

14
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

10. Tercer viaje misionero del Apóstol Pablo

Después de una corta estancia en Antioquia, Pablo emprendió su tercer viaje,


probablemente en el año 53 d.C.
Recorrió la región de Galacia y de Frigia, confirmando a todos los discípulos,
llegando después a Efeso. Dios le permite ahora a Pablo, predicar la Palabra en Asia,
en tanto que le había sido prohibido durante su segundo viaje.
El apóstol hizo de Efeso, capital de Asia Menor, su base de operaciones a lo largo de
tres años (Hechos 20:31 “Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche
y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno”).
Enseño durante tres meses en la sinagoga, después durante dos años en una
escuela o sala de conferencias de uno llamado Tiranno.
Características de su apostolado en Efeso: Extensión y profundidad de su enseñanza
(Hechos 19:11.12), un triunfo tan grande que todos los habitantes de la región
oyeron la Palabra del Señor (Hechos19:10 “Así continuó por espacio de dos años, de
manera que todos los habitantes de Asia, judíos y griegos, oyeron la palabra del
Señor Jesús”), actitud amistosa de algunos de los principales funcionarios de la
provincia de Asia para con Pablo (“También algunas de las autoridades de Asia, que
eran sus amigos, le enviaron recado, rogándole que no se presentase en el teatro”
Hechos 19:31). Oposición constante e incluso encarnizada (Hechos 18:23-40);
cuidado del apóstol hacia todas las iglesias (2 Corintios 11:28) Sabiendo que había
judaizantes y que lo desacreditaban en Galacia, Pablo escribió su Epístola a los
Gálatas, en la que defendió su apostolado.
Son numerosos los episodios de la vida de Pablo que no figuran en el libro de
Hechos directamente y que se hallan dispersos en sus epístolas.
La siguiente etapa iba a conducirlo por última vez a Jerusalén. Sus compañeros
representaban a diversas iglesias de gentiles convertidos (Hechos 20:4 “Y le
acompañaron hasta Asia, Sópater de Berea, Aristarco y Segundo de Tesalónica, Gayo
de Derbe, y Timoteo; y de Asia, Tíquico y Trofimo”).
En cuanto a los cristianos surgidos del judaísmo, ellos mismos desconfiaban de
Pablo y de su obra.
Pablo se propone llevar una ofrenda para los cristianos pobres de Judea. Pablo y sus
amigos dejaron Corinto con el fin de llevar estos dones a Jerusalén.
Enterándose de que los judíos le querías tender una celada (Hechos 20:3 “Después
de haber estado allí tres meses y siéndoles puestas asechanzas por los judíos para
cuando se embarcase para siria, tomo la decisión de volver por Macedonia”). Pablo
se quedó en Filipos mientras sus compañeros se dirigieron a Troas, donde pasaron
siete días. Pablo fue de Troas a Asán por tierra, lo que era una distancia de unos
32km.
En Asán se encontró con sus compañeros de viaje, que lo habían precedido por vía
marítima.
Su nave llegó a continuación a Mitilene, en la costa oriental de la isla de Lesbos,
pasando luego hacia el sur entre Quios y la costa de Asia Menor, toco al día

15
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes
siguiente la isla de Samos, y llego a Mileto al cabo de otros días. Ciertos mss indican
que el grupo hizo “escala en Trogilio” después de haber salido de Samos. Mileto
estaba a 58km al suroeste de Efeso.
Pablo que se apresuraba a ir a Jerusalén no había querido ir a Efeso, pero envió a
buscar a los ancianos de aquella ciudad. Acudieron ellos a Mileto, donde el apóstol
los dirigió sus últimas exhortaciones, que nos revelan la profundidad de su
consagración, de su amor hacia los convertidos, y de su conocimiento profético
(Hechos 20:18-35).
Abandonando Mileto, la nave se dirigió hacia la isla de Cos, a 64 km, al sur.
Al día siguiente llegó a Rodas, capital de la isla de ese nombre, a unos 80 km al
sureste de Cos.
De Rodas la nave tocó Pátara, sobre la costa de Licia, donde el grupo misionero
efectuó un cambio de naves, emprendiendo viaje hacia Fenicia (Siria).
Pasaron a la vista de Chipre, que dejaron a mano izquierda, y arribaron a Tiro.
El apóstol y sus amigos se quedaron allí por siete días; los cristianos de Tiro
suplicaron a Pablo en vano que no fuera a Jerusalén. Después de haber orado con
ellos, el apóstol y sus compañeros subieron a un a nave que iba a Tolemaida.
Se quedaron en casa de Felipe el evangelista.
Agabo el profeta que había predicho una época de hambre durante la primera
estancia del apóstol Pablo en Antioquia de Siria, se ató los pies y las manos, y
anunció que los judíos atarían de aquélla manera a Pablo y lo entregarían a los
gentiles.
A pesar de estas advertencias y de las lagrimas de la comunidad, Pablo, y algunos
de sus discípulos, subieron a Jerusalén.
Así se da por finalizado el tercer viaje misionero de Pablo.

16
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

11. Pablo en Jerusalén. encarcelamiento en Cesarea

No tardó en hacerse realidad la predicción de Agabo.


Los hermanos de Jerusalén le dieron una buena acogido a Pablo y a sus
colaboradores que, al día siguiente de su llegada, fueron a visitar a Jacobo, el
hermano del Señor; se encontraron también con todos los ancianos de la iglesia.
Ellos glorificaron a Dios, que se había servido de tal manera del ministerio de Pablo,
pero recordaron al apóstol que numerosos cristianos procedentes del judaísmo
habían oído decir que él no observaba la Ley de Moisés.
Los ancianos le propusieron que diera en el mismo Templo una prueba espectacular
de su fidelidad a las costumbres judías, encargándose de cumplir las prescripciones
de pagos de gastos implicados en la liberación del voto de cuatro nazareos.
Pablo consintió en ello, para no tener conflicto con los judíos. Pablo hizo esta
concesión como forma de mostrar su buena voluntad con sus compatriotas. Pero
esta acción no tuvo un buen fin.
Unos judíos de Asia, al ver a Pablo en el templo, lo acusaron falsamente de haber
introducido gentiles dentro, y amotinaron al populacho, afirmando que el ex fariseo
había estado enseñando a los judíos de la diáspora a menospreciar el templo y a
transgredir la ley.
Pablo hubiera sido seguramente muerto si el tribuno de la compañía de la
guarnición romana, Claudio Lisias, no hubiera intervenido con presteza con sus
soldados. El apóstol, atado con dos cadenas, fue llevado a la torre de Antonia.
Pidió entonces, antes de ser introducido en ella, permiso para dirigirse a la
multitud. Sorprendido al constatar que Pablo hablaba en griego y que no era “un tal
egipcio sedicioso” de ese tiempo, sino un judío de Tarso, el tribuno le permitió que
se dirigiera al pueblo; el apóstol hizo su discurso en arameo, haciendo
reminiscencia de su juventud, y refiriendo su conversión y vocación. La multitud que
lo escuchaba empezó a gritar: “¡A la muerte! ¡A la muerte!”
En cuanto Pablo hizo mención de la oferta de salvación a los gentiles. Lisias le hizo
entrar entonces en la torre de Antonia para someterlo a interrogatorio. Al saber que
se trataba de un ciudadano romano, el tribuno desistió de hacerlo azotar, y ordeno a
los principales sacerdotes que convocaran al sanedrín al día siguiente para hacer
comparecer ante ellos al preso.
Al empezar el juicio Pablo tiene u incidente con el Sumo sacerdote que le hace
abofetear. Pablo reacciona pero pide, a continuación, disculpas.
Al notar que una parte era de los saduceos ( que no cree en la resurrección) y otra
de los fariseos, recordó su calidad de fariseo, diciendo que la causa por la cual
estaba siendo sometido a juicio era a causa de su doctrina en cuanto a la
resurrección de los muertos. De inmediato se dividieron los bandos Temiendo que el
preso pudiera peder la vida entre las dos facciones, el tribuno ordenó a los soldados
que devolvieran a Pablo a la torre Antonia.
El Señor se apareció a Pablo a la noche y le dijo: “Ten ánimo, Pablo pues como has
testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en
Roma”(Hechos 23:11). Unos cuarenta judíos hicieron gestiones para que Pablo

17
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes
compareciera de nuevo ante el sanedrín. Se comprometieron a darle muerte, pero un
sobrino de Pablo informó a su tío y este le envió para que se le informase al tribuno.
Lisias envió entonces a Pablo con una fuerte escolta a Cesarea, residencia de Félix, el
procurador, a quien el tribuno envió una carta.
Enterándose de que el acusado era un judío de Cilicia, el gobernador no lo quiso
interrogar antes de la llegada de los acusadores, y lo hizo guardar en el pretorio que
había sido antes el palacio de Herodes.
Cuando los representantes del sanedrín comparecieron ente Félix, acusaron a Pablo
de sedición, de profanación del Tempo, y se quejaron de que Lisias les había
arrebatado a su prisionero.
Pablo refutó estas acusaciones.
Conociendo la nueva doctrina, que era la verdadera causa del litigio, y dándose
cuenta de que el acusado era inocente, Félix aplazó la vista de la causa con el
pretexto de obtener de Lisias unos informes suplementarios. Pablo quedo preso,
pero podía recibir visitas de sus amigos.
El procurador y Drusila, su esposa judía, quedaron impresionados por lo que Pablo
afirmaba sobre la fe en Cristo. Sus solemnes palabras parecen haber hecho temblar
a Feliz, que prometió volverlo a llamar.
El gobernador esperaba también que Pablo compraría su libertad, a lo que el apóstol
no accedió.
Cuando Poncio Festo sucedió a Félix, hacía dos años que Pablo estaba encarcelado.
Los judíos esperaban que el nuevo procurador se plegaria a sus deseos, pero este
rehusó hacer subir a pablo a Jerusalén.
Pablo compareció de nuevo ante ellos, y proclamó su inocencia.
Deseoso de complacer a los judíos, Festo propuso a Pablo ser juzgado e Jerusalén.
Dándose cuenta de que los judíos aprovecharían para darle muerte si subía a
Jerusalén, el apóstol, basándose en su condición de ciudadano romano apeló al
César.
El procurador, al quedar con ello fuera de la causa, tenía que enviar al preso a Roma.
En medio de estos acontecimientos, Agripa II biznieto de Herodes el Grande, llegó a
Cesarea con su hermana Berenice, probablemente para felicitar a Festo por su
nombramiento de procurador.
Estando él poco versado en las controversias entre los judíos, y teniendo que enviar
al emperador un detallado informe de la causa, Festo habla a Agripa acerca de
Pablo, que quiso oírle.
Al día siguiente, el procurado hizo comparecer a Pablo ante el rey.
El conocimiento que tenía Agripa de los asuntos judíos sería de ayuda a Festo para
redactar su informe al emperador.
Las características de la defensa de Pablo ante Agripa fueron el tacto, la elocuencia y
el valor.
Dando un relato de su vida, el preso mostró que él había buscado obedecer al Dios
de Israel, y que su apostolado cristiano era un cumplimiento de las antiguas

18
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes
profecías.
Cuando Festo interrumpiendo a Pablo, le dijo que estaba loco, el apóstol apeló a
Agripa. El rey se encasillo en su papel de observador de lo que estimaba como un
nuevo fanatismo, y respondió irónicamente “Por poco me persuades a ser
cristiano”( Hechos 26:28).
Sin embargo, dijo que Pablo era inocente, y que hubiera podido ser puesto en
libertad si no hubiera apelado a cesar.

19
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

12. Viaje a Roma de Pablo el Apóstol

En otoño del mismo año (Probablemente el 59 d.C), el preso fue mandado a Roma.
Pablo y otros cautivos fueron confinados a un centurión llamado Julio, de la cohorte
augusta. Lucas y Aristarco de Tesalónica (Hechos 27:1,2) acompañaban al apóstol.
La narración de Lucas es sumamente precisa.
El centurión trató humanamente al apóstol.
El grupo se embarcó en Cesarea en una nave adramitena, que iba a efectuar una
navegación de cabotaje por la costa del Asia Menor.
Embarcaron en Sidon, y legaron a Mira, en Licia.
En este puerto el centurión hizo subir a los presos a una nave mercante de
Alejandría que partía para Italia.
Siendo el viento desfavorable, la nave tuvo que navegar a lo largo de la costa
noroeste hasta llegar a la altura de Gnido, en la costa de Caria.
Girando al hacia el sur, doblo penosamente de Salmón en la zona meridional de
Creta, y arribo a Buenos Puertos, en la costa meridional de la isla. Habiendo pasado
el ayuno (o día de Yom Kippur), que caía en el décimo mes de Tishri (hacia el final de
septiembre), se hacía peligrosa la navegación, y el tiempo era amenazador. Pablo
dio el consejo de permanecer en Buenos Puertos, pero el centurión escuchó al
capitán y al armador e la nave y no al prisionero.
Querían invernar en Fenice, un puertito mejor situado, mas al oeste en la costa de
Creta.
Cuando la nave abandonó Buenos Puertos se abatió sobre ella un furioso viento del
noreste, que los echo hacia el sur de la islita de Caluda, que se llama actualmente
Gozzo.
Aligerando la nave de todo el lastre posible, soportaron el vendaval durante dos
semanas, derivando hacia el oeste.
El apóstol mantuvo la calma y subió los ánimos de la tripulación y de los pasajeros:
un ángel de Dios se le había aparecido y le había asegurado que todos legarían a
tierra, sanos y salvos.
A la decimocuarta noche, la sonda reveló la proximidad de tierra. Por miedo a los
escollos, echaron cuatro anclas, y esperaron que se hiciese de día. Al alba, vieron
una ensenada con una playa. Habiendo cortado los cables de las anclas, intentaron
legar allí izando la vela de proa, para varar la nave en la arena, pero la proa había
quedado encallado en la arena y la popa se abría ante el embate de las olas.
Tribulación y viajeros saltaron al agua.
Todos se salvaron.
La predicción de Pablo se había cumplido.
Lucas relata de manera magistral este dramático episodio.
Los náufragos habían sido arrojados sobre la isla de Malita (Malta) a 93 km al sur de
Sicilia.

20
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes
Sicilia.
Los isleños testimoniaron su bondad a los desventurados viajeros, y dieron grandes
honores a Pablo cuando él sano a numerosos malteses (Hechos 28:1-10).
Tres meses mas tarde, el centurión hizo subir a soldados y presos a una nave
alejandrina.
Esta nave, que había invernado en Malta llega a Siracusa, Regio y finalmente a
Puteoli, puerto de la Italia meridional (muy cerca de Nápoles).
Pablo recibe permiso para pasar siete días con la comunidad cristiana de Puteoli.
Al enterarse de la llegada del apóstol, los cristianos de Roma enviaron a hermanos
a su encuentro.
Pablo se encontró con ellos en el Foro de Apio y en Tres Tabernas, localidades a 69
y 53 km de Roma, respectivamente.
El centurión entregó los presos al prefecto militar (según mss “el prefecto de la
guardia pretoriana”, que en el año 61 d.C era el celebre Burrus).
En realidad no se sabe a ciencia cierta a quien fue entregado Pablo, lo que sí es
cierto es que le encadenado el brazo derecho al brazo izquierdo de un soldado
(Hechos 28:16; Filipenses 1:7,13), y se le autorizó a alquilar una casa.
Las apelaciones a Cesar implicaban un largo proceso.
Después de dos años Pablo esperaba aún la decisión del tribunal (Hechos 28:30)

21
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

13. El Apóstol Pablo en Roma

Al final de Hechos se trata que, tres días después de su llegada a Roma, el apóstol
hizo llamar a los principales judíos, a fin de explicarles la razón de su presencia en
roma, y les citó un día para exponerles el Evangelio.
Como en todas partes, unos lo aceptaron, y los otros lo rechazaron. Pablo dijo
entonces que este mensaje sería predicado a los gentiles, y que ellos si escucharían.
Los últimos versículos del libro de hechos informan que durante dos años Pablo
estuvo recibiendo a todos aquellos que querían entrevistarse con él y él les
anunciaba el reino de Dios, y enseñaba acerca del Señor Jesucristo sin que las
autoridades pusieran obstáculo alguno (Hechos 28:17-31).
Las epístolas a los Colosenses, a Filemón, a los Efesios, y a los Filipenses,
redactadas durante su cautiverio arrojan luz sobre este período.
El apóstol escribió indudablemente las tres primeras al principio, y la carta a los
Filipenses hacia el final de su detención.
Estas epístolas revelan que había en Roma fieles amigos del apóstol que le
ayudaban en su obra misionera.
Entre otros estaban Timoteo (Colosenses 1:1; Filipenses 1:1; 2:19; Filemón1).
Tíquico (Efesios 6:21; Colosenses 4:7); Aristarco (Colosenses 3:10; Filemon 24), Juan
Marcos (Colosenses 4:14; Filemón 24)
Nadie impedía a los amigos del apóstol que lo visitaran y mensajeros de pablo ante
las iglesias, eran también sus ayudantes en Roma.
Las epístolas de la cautividad revelan asimismo el celo de este embajador en cadena,
y la entusiasta acogida que tenía su predicación
Exhorta él de manera insistente a sus amigos a que oren para que Dios obra puerta a
la Palabra (Colosenses 4:3), Onésimo, el esclavo fugitivo, fue uno de los frutos del
trabajo personal del apóstol preso (Filemón 10), que asimismo podía escribir a los
Filipenses “Mis prisiones se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a
todos los demás” (Filipenses 1:12-13).
Nadie ignoraba ya por causa de quien él llevaba aquellas cadenas.
Transmite a los Filipenses los saludos de los creyentes pertenecientes a la casa de
César (Filipenses 4:2)
Sin embargo, había en Roma entonces cristianos (posiblemente judaizantes) que se
oponían a la obra de Pablo (Filipenses 1:15-18).
Su antagonismo no perturbaba en absoluto la serenidad del preso, que estaba
convencido de que iba a ser liberado (Filipenses 1:25; Filemón 22).
Consideraba su cautiverio como un medio escogido por Dios mediante el cual podía
cumplir aún mejor su misión de embajador de Cristo.
Las cartas muestran, finalmente que el preso no deja de administrar las iglesias por
correspondencia, refutando de manera particular las falsas doctrinas que surgían en
Asia Menor.

22
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

Las epístolas de la cautividad contienen la enseñanza mas completa de Pablo sobre


la persona de Cristo y cobre los propósitos eternos de Dios revelados e el Evangelio.
El fervor del apóstol y su elevado concepto de los deberes del cristiano se hacen
patentes en sus instrucciones prácticas. Hasta aquí la vida de Pablo registrada en las
Escrituras

23