Вы находитесь на странице: 1из 7

ACOMPAÑAMIENTO Y ASESORÍA ESPIRITUAL

«Ustedes son mi carta, escrita en sus corazones, carta abierta y leída por todo el mundo.
Se les nota que son carta de Cristo y que fui yo el escribiente.
No está escrita con tinta, sino con Espíritu de Dios vivo, no en tablas de carne,
en el corazón de cada uno de ustedes.»(2 Corintios 3, 2-3)

1.- PORQUE UN ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL

 El Acompañamiento Espiritual es uno de los


elementos fundamentales de la vida de un cristiano. Es una
verdad que cada individuo fuera llevado por el camino de la
interna inclinación o guía del Espíritu Santo hacia la
perfección.
 Acompañar a cada persona, intentar entrar en el
santuario de su interioridad para comprenderle realmente y
para conocerle en profundidad de las persona para entender
sus lágrimas, sus debilidades, sus errores, sus tragedias, hacer
el mayor esfuerzo posible para conocer a cada uno en toda
su riqueza humana y en toda su pobreza también, guiar a
cada uno hacia la perfección, por el sendero que el Espíritu ha
señalado para cada uno, no dejando que las dificultades de
cada uno arrastren en otro sentido.
 Sabemos que sin Acompañamiento Espiritual, las
clases, las convivencias, los Retiros, los documentos, pueden
ser bellos, intensos, liberadores, sugerentes, pero pueden no
responder a las verdaderas necesidades y búsquedas de las
personas.
 Es el Acompañamiento Espiritual el que logra que procesos creados para todos, respondan a las
búsquedas de cada uno, y que las palabras que se escribieron para todos, sean sugerentes para cada
uno.
 En la exhortación apostólica «Evangelii Nuntiandi» el Papa Paulo VI advertía que el primer paso en
la evangelización es la humanización.
 Mientras no se responda a lo humano, lo cristiano es sólo una ideología yuxtapuesta o
superpuesta, irreal, aparente, decorativa. Sin procesos humanos reales, la fe puede llegar a ser sólo
un problema de fachada o de maquillaje, quese asume para agradar a alguien importante, para
obtener beneficios de algún tipo, para sobrevivir al interior de un grupo religioso, o para encontrar
un cierto bienestar personal sin esfuerzo.
 El anuncio del Evangelio debe acercarse a la realidad personal y única de cada individuo. Es
evidente que la fe cristiana es comunitaria, que crece y se desarrolla en el encuentro con el otro y
en la forma como el otro revela el rostro de Dios, y es claro que es la vivencia comunitaria la que
descubre el sentido de la solidaridad y del compromiso con los demás.
 Es necesario que el Evangelio penetre en las fibras íntimas de las personas, que no sea un mensaje
sin rostro, aséptico, el mismo para todos, sino un anuncio gozoso con facciones, tonalidades y
énfasis característicos para cada individuo.
 La revelación divina es en esencia una revelación mediada. Desde los profetas eran signo de Dios
para el pueblo, hasta la plenitud de los tiempos cuando un Hombre toda transparencia del Padre
nos mostró en sus palabrasy en sus gestos el rostro misericordioso de Dios, siempre ha sido
necesaria una mediación humana para acceder al Eterno.
 Experimentamos la misericordia de Dios cuando un ser humano, en nombre del Absoluto Personal,
nos acoge, nos bendice, nos escucha sin juzgarnos, nos comprende sin rechazarnos, nos abraza con
cariño sincero y nos regala un perdón confiable y puro.
 El Acompañamiento Espiritual es una mediación evangelizadora, más aún, es una mediación
mistagógica.
 El Director Espiritual no atiende psicológicamente, no resuelve laberintos sentimentales, no llena
vacíos afectivos, no soluciona problemas. El Director Espiritual anuncia a Dios, mostrando la
misericordia del Padre, revelando al Maestro de la vida que es Jesucristo y encendiendo en el
fuego del Espíritu.

OFICINA DIOCESANA DE EDUCACIÓN CATÓLICA ODEC-ICA


2.- QUE ES LA ASESORIA ESPIRIRTUAL
Es un proceso en el cual, mediante la escucha
atenta, la comprensión integral de las realidades
personales, el diálogo revelador, la consejería
existencial, la iluminación espiritual, y la acogida
afectuosa y fiel, se ayuda a cada persona para
que se acepte a sí misma, entre en procesos de
reconciliación consigo misma y con los demás,
discierna la voluntad de Dios para su vida,
abriéndose así a la experiencia liberadora del
amor de Dios.

A) Tiene un proceso:
El Acompañamiento Espiritual no es una experiencia puntual, sino una experiencia con continuidad, con
prolongación en el tiempo. Aunque una sesión puede llegar a ser muy intensa, ésta no puede estar
desligada de otras sesiones, anteriores y posteriores, que permitan un verdadero proceso de crecimiento
en las personas. Las claridades no se obtienen en un momento, uno no se acepta en un momento, uno
no se perdona en un momento, uno no ve claro lo que Dios quiere en un momento; por eso, el
Acompañamiento Espiritual es progresivo, y lento.
 Un proceso con comienzo: Todo proceso debe tener un punto de partida, lo ideal es que tal
proceso comience con una iniciativa por parte de la persona atendida, que sea tomado libremente
por la persona y no resulte forzado o que va agarantizar dos realidades que son fundamentales:
apertura (estar dispuesta aabrir su vida entera y sus más íntimos secretos) y deseos de crecimiento
(sentirla fuerza suficiente para buscar ayuda y, por ende, para intentar afrontar sus dificultades).
 Un proceso con proceso: El Asesor Espiritual debe procurar tener claro el camino que ha de seguir.
Si bien el Acompañamiento Espiritual tiene mucho de sabiduría empírica y de intuiciones sobre la
marcha, sí es necesario estar en capacidad de diseñar mínimamente el camino que se espera seguir
con una persona, al ritmo de lo que sea capaz de asumir y tener en cuenta que debe ocuparse de
lo que adolece la persona, el concepto negativo que tiene de sí misma, o la relación afectiva
dependiente que está viviendo, o las condiciones familiares tensas que le rodean, o la virtual
depresión que sufre.

B) Tiene una Finalidad:


Este proceso tiene una triple finalidad: aceptarse a sí mismo, reconciliarse o perdonarse y discernir la
voluntad de Dios. Lo anterior, que supone vivir la experiencia del amor liberador de Dios, constituye el
fruto que se anhela en el Acompañamiento Espiritual.
 Aceptación de sí mismo: Mediante el Acompañamiento Espiritual se ayuda a la persona para que
sea capaz de vivir en su propia piel, para que pueda cargar con su vida, con su pasado, con su
futuro, con sus pecados, con sus tensiones, con sus fragilidades. Todo maestro de espíritu sabe que
una de las grandes dificultades que tiene todo ser humano consiste en ser capaz de aceptar su
realidad desnuda.
 Experiencia de Reconciliación: Mediante el Acompañamiento Espiritual se procura ayudar a la
persona a perdonarse lo que ha hecho, lo que le ha tocado vivir, lo que ha cometido, lo que le
han hecho los demás, la historia que le ha
tocado vivir. La Aceptación no resulta
completa si no se entra en un proceso de
perdón.
 El perdón supone la capacidad no sólo
de tolerar una realidad, sino la capacidad de
amarla, el problema más profundo que suelen
tener las personas es el de la culpabilización o
culpan a otros de su suerte o se culpan a sí
mismas. El culpar a otros llena el corazón de
resentimiento, de una mirada agresiva y
destructiva dirigida, abierta o solapadamente
contra los demás. El culparse a sí mismo postra
la existencia en el sentimiento de indignidad y
vergüenza. Lo único que puede desactivar el
mecanismo trágico de la culpa es el perdón.

OFICINA DIOCESANA DE EDUCACIÓN CATÓLICA ODEC-ICA


 El proceso del Acompañamiento Espiritual debe estar dirigido a un proceso de reconciliación con
los demás, conla realidad, con la historia y consigo mismo. Sólo esta reconciliación libera el alma y
deja a la persona preparada para discernir su existencia.
 Discernimiento de la Voluntad de Dios: Mediante el Acompañamiento Espiritual se aportan
claridades para que la persona vaya descubriendo la forma como debe proceder en adelante. El
discernimiento supone que el Director Espiritual no plantea necesariamente lo que hay que hacer,
sino que ayuda a buscarlo. Supone que no se trata únicamente de ver lo que resulta lógico hacer
dentro de la lógica humana, sino lo que Dios querría en cada circunstancia y que puede exceder lo
meramente lógico. Y supone buscar unas alternativas que no necesariamente coinciden con los
gustos o apetencias del Director Espiritual ni con los gustos y apetencias de la persona
acompañada.

3.- FUNDAMENTOS: ¿DESDE DÓNDE?

Una manera de entender al Ser Humano:


 El Acompañamiento Espiritual supone una comprensión de la Humanidad, el Ser Humano es
visto como hijo de Dios, creado a imagen y semejanza de Dios, lugar donde habita la presencia
del Padre, icono de Cristo y templo del Espíritu Santo.
De esta visión de fe procede la sacralidad de ese ser humano que habrá de ser acompañado por
el asesor espiritual quien lo mira siempre en esperanza, con indulgencia, con paciencia, con
capacidad para superarse, con potencialidad para salir de sus propias precariedades, con la
fortaleza necesaria para elevarse por encima de sus sufrimientos.
 La vida humana está construida sobre valores, éstos implican la definición de prioridades y
sobre éstas se articulan las decisiones que determinan la existencia de una persona. El mal moral
no es otra cosa que la perversión de las prioridades y, por ende, el error en la toma de
decisiones. Por esta manera de entender al ser
humano, el Asesor Espiritual sabe que la persona
que a él acude es pecadora, que ha equivocado
las prioridades, que llama «bien» a lo que le hace
mal y suele considerar correcto lo que hace daño.
 Todo lo anterior le hace entender al ser humano
como un ser con una profunda escisión dialéctica:
por un lado un ser llamado a la plenitud y a la
más alta felicidad, y por otro lado, un ser capaz
de las más grandes atrocidades aún con buena
intención.
 Santo y pecador, hijo de Dios y necesitado de
salvación, todo eso es el ser humano al mismo
tiempo. Por lo primero se le mira en esperanza, y
por lo segundo se le anuncia la conversión.

Una manera de entender a Dios:


En el fondo del Acompañamiento Espiritual necesariamente se encuentra una teología, una forma de
comprender a Dios. Tal forma supone los siguientes aspectos:
1. Dios Padre, Creador y Misericordioso: Implica una experiencia de Dios como Padre de nuestro
Señor Jesucristo, lo que supone una iniciativa Creadora y un sentido universal, y una calidad de
amor que únicamente se predica de Dios y que se manifestó plenamente en la entrega de Jesús.
El Nuevo Testamento no es otra cosa que la divina persona de Jesús que revela el rostro de su
Padre.
2. Jesucristo, Dios revelado en la Humanidad y Humanidad elevada en Dios: El centro del
Acompañamiento Espiritual es una experiencia de seguimiento de Jesús. Al fin de cuentas, la labor
realizada por el Director Espiritual es una continuación de la labor de misericordia que realiza Jesús
en el Evangelio. El Acompañamiento Espiritual es seguimiento del Jesús encarnado que se abaja
para compartir el dolor de los que sufren («...los vio como ovejas sin pastor.»), que invita a la
conversión, que llama a los pecadores, que suscita el cambio radical en las personas, que lleva de la
enfermedad a la salud, que devuelve la capacidad de ver la realidad, que levanta de la fosa a los
que llevan días postrados en la muerte, un Director Espiritual que sea verdadero seguidor de Jesús,
no sólo procurará realizar una praxis de misericordia, sino que procurará encarnarse, abajarse,
anonadarse, para comprender a los que llamará a la conversión y al cambio de mentalidad.

OFICINA DIOCESANA DE EDUCACIÓN CATÓLICA ODEC-ICA


3. El Espíritu Santo, voz de Dios: Si se ha señalado que el Acompañamiento Espiritual tiene una
finalidad de discernimiento, esto implica evidentemente una experiencia del Espíritu Santo como
voz interior de Dios en la cual se manifiesta su voluntad.
4. La Vivencia Comunitaria: El Acompañamiento Espiritual es una experiencia eclesial. El Director
Espiritual acompaña a una persona enviado por la Iglesia, sostenido por su vivencia de Iglesia, en
la fidelidad a la Iglesia y desvelando elsentido de Iglesia en el otro. Es un enviado, lo cual quiere
decir que el Acompañamiento Espiritual no procede de una iniciativa personal, ni es un trabajo en
el que uno se da cuenta a sí mismo, sino que es una misión que la Iglesia delega y confía. Es alguien
sostenido por su vivencia eclesial, en cuanto su propia vida, su vocación cristiana y su ministerio,
han surgido de su crecimiento humano ycristiano en comunidad.
Es alguien fiel, en cuanto la forma como realiza el Acompañamiento Espiritual no responde a
pareceres u opiniones personales, sino a la recta doctrina anunciada y vivida por la Iglesia.

PERFIL DEL ASESOR ESPIRITUAL

a) La Cercanía.- La primera característica


del Director Espiritual es que debe ser cercano a
las vidas de las personas que va a atender.
Cercano porque pasa tiempo con ellas. Cercano
porque comparte espacios de crecimiento.
Cercano porque intercambia sentimientos.
Cercano porque observa y se deja observar,
porque conoce y se deja conocer, porque escucha
y enseña. Cercano porque se muestra humano,
afable, sencillo, comprensivo, disponible. Y
cercano porque da testimonio de bondad y de
sabiduría.

b) Escucha atenta: El Asesor Espiritual debe


ser un gran escucha, debe ser alguien capaz de
hacer un profundo vacío de sí mismo. La finalidad
del Acompañamiento Espiritual es la persona que
acude a nosotros. Por ella es necesario escuchar
intensa y atentamente hasta que el mundo de la
persona entre en el asesor y pueda ver el mundo
desde ella, para así poder sentir su dolor, su
alegría, su emoción, su frustración, o sus anhelos.

c) Comprensión Integral: El tercer


elemento del perfil del Asesor Espiritual implica
que éste debe tener una gran capacidad para
comprender mundos diferentes al suyo, es un
adulto que tiene que pensar como un niño, o
como un adolescente; es un creyente que tiene
que entrar en la lógica de un muchacho sin fe; es
una persona con una vida moral elevada que tiene
que entender la ética alternativa de un joven; es
alguien con un equilibrio afectivo que debe poder
comprender los altibajos y exageraciones del
mundo emocional de los adolescentes.
No es la persona que acude al Asesor Espiritual, el
que debe entrar en su mundo, al contrario es el
quien debe con profunda humildad, intentar
entrar en el mundo de la persona. No es el joven el que debe aprender el lenguaje, el estilo, o
las maneras del Asesor Espiritual, es el que debe ser capaz de entender el lenguaje, las formas y
los gestos del muchacho.

OFICINA DIOCESANA DE EDUCACIÓN CATÓLICA ODEC-ICA


d) Diálogo Revelador: El cuarto elemento del perfil del Asesor Espiritual consiste en ser un
maestro en el arte de la pregunta: ni menos de las necesarias ni más de las requeridas. Lo
anteriorsupone una gran intuición, una
gran capacidad deductiva, una habilidad
para relacionar gestos y palabras y así
plantear las preguntas exactas. Pero
supone también una gran discreción, una
cuidada delicadeza y la absoluta ausencia
de morbo: los muchachos y las
muchachas con quienes se dialoga no
son fuente de relatos impactantes, no
son el medio para enterarnos de los
subterráneos de nada.
Son sólo vidas humanas, en toda su
sencillez y en todo su inalienable carácter
sagrado.

e) Consejería Existencial: Alguien capaz de aconsejar con sabiduría y acierto. Evidentemente


esto supone que el Asesor Espiritual es una persona que ha vivido él mismo el proceso de saber
llevar su vida con sabiduría. El éxito de un buen consejero es su sinceridad. Cuando la persona
acompañada percibe que lo que el Asesor le dice tiene fondo auténtico, y que lo más seguro él
mismo lo ha experimentado y por eso sabe de qué está hablando, acoge el consejo con alegría
y agradecimiento.

f) Iluminación Espiritual: Un Maestro de Espíritu, alguien que se ha experimentado redimido


por el amor de Dios, que ha visto su vida
llena de la esperanza de Cristo, que ha
cambiado de mentalidad y que ahora sólo
puede entender el mundo a la luz de
Jesús, y que aspira a llevar en su ser el
vivir de Cristo. Sin lo anterior, el Asesor
Espiritual es sólo un consejero mejor o
peor, pero no alguien preparado para
abrir las puertas de lo Trascendente y
encender en el fuego del Absoluto. Y sin
esto último, el Acompañamiento Espiritual
es únicamente una estación de gasolina a
la que la persona acude por los cinco
centavos de combustible que necesita para
vivir, pero donde no encuentra jamás la
clave para arder en fe, en amor y en esperanza.

g) Acogida Afectuosa y Fiel: El


Acompañamiento Espiritual no es el
tribunal en el cual la persona es juzgada
por sus actos, es el hogar en el que ella
siempre será recibida con afecto sincero y
fiel. Aunque ya se señaló el sentido que
desde la fe tiene la acogida como signo de
aceptación por parte de Dios, hay que
resaltar también una dimensión humana
de la acogida .El Asesor Espiritual tiene
que ser acogedor, con capacidad de
aceptar al otro, de serle fiel y de ofrecerle
afecto yternura.
Esto implica de parte de el una gran
sanidad emocional, un equilibrio afectivo básico y una vivencia profunda de la castidad,
porque los cambios bruscos de temperamento pueden hacerlo una persona desconcertante e
impredecible, lo cual suscita desconfianza. Un equilibrio afectivo básico, para soportar la carga
de las dificultades de los demás, las cuales siempre implican un cierto nivel de agobio (escuchar
el dolor de los demás no nos deja como estábamos, nos estremece y nos saca a la intemperie).
OFICINA DIOCESANA DE EDUCACIÓN CATÓLICA ODEC-ICA
EL SERVICIO DE LA ESCUCHA

 Dicen que en Nueva York hay varios teléfonos a los que


la gente puede llamar para contar sus amarguras, sus tristezas y
sus angustias. En Bogotá una conocida universidad instaló desde
hace ya varios años una línea telefónica para escuchar a los que
llaman con el deseo de desahogarse un poco.
 En uno y otro lugar la gente llama porque desea ser
escuchada.
 Todos llevamos cosas por dentro, cosas de las que
querríamos hablar con alguien. Sin embargo, la vida moderna
nos ha puesto un tren de actividades tan intenso que muchas
veces no queda tiempo más que para hablar superficialidades.
Con todo, la falta de tiempo, la agitación cotidiana, el ir y venir
del trabajo, no quitan para nada, sino que aumentan, la
necesidad de ser escuchados.
 La escucha es un servicio, uno de los más grandes y
bellos servicios. Hay veces que uno se pasa toda la mañana
escuchando a los muchachos que, uno tras otro, entran a la
oficina para abrir sus corazones y contar lo que les sucede.
 Nos hemos preguntado muchas veces qué es lo que les
ofrezco. No puedo solucionarles sus problemas, no puedo
cambiar el genio de sus padres o arreglar la problemática
económica por la que pasan; no puedo borrarles los recuerdos
tristes del pasado ni puedo conseguir que la niña que quieren se fije en ellos; nopuedo aprobar las
materias que ellos pierden ni puedo apartarme por ellos del licor. Y sin embargo, un no sé qué de
alegría se les mete en el alma cuando hablamos.
 Creo que todo es obra del milagro de la escucha. A la larga no les importa tanto lo que yo les diga,
ni las soluciones que proponga. Les basta y les sobra con que haya alguien que crea que vale la pena
gastar el tiempo escuchándolos.
 Escuchar es creer en el otro, es aceptar al otro así como es. Escuchar es hacerle saber al otro que su
vida es importante. Escuchar es parar el mundo y el tiempo, para dedicarse porentero a otra
persona. Escuchar es negarse a sí mismo y afirmar la vida del que viene a uno.
 Escuchar es elegir al otro, es quererlo, es valorarlo.
 Escuchar es hacer el gran esfuerzo desentir lo que el otro siente.
 Por eso la escucha es un servicio, un acto de amor.
 Vivimos en una sociedad que no tiene tiempo para la escucha. Las relaciones suelen estar marcadas
por la prisa, por el desgaste de las preocupaciones cotidianas, por los ires y venires de la pasión, por
un frenesí de emociones que rara vez es un encuentro de personas. Los secretos, las tristezas, las
angustias, se van acumulando en el alma y se quedan allí encerrados, haciendo daño.
 Sólo la escucha es capaz de hermosear a las personas; sólo ella logra que la alegría no sea un
escondite ni un disimulo, sino fruto de la aceptación de sí mismo. Sólo la escucha ama bien, porque
sólo ella entiende que es el otro el verdaderamente importante.
 Alguien decía alguna vez que «el verdadero amigo es el que pregunta "¿cómo estás?" y realmente le
importa la respuesta». Es que el amor, el auténtico amor es escucha.
Por eso, hacen falta teléfonos que presten el servicio de la escucha,
pero hacen más falta padres, madres, amigos, educadores,
sacerdotes que quieran volver a escuchar y que gasten su tiempo,
amando mientras escuchan.
 Por eso, qué hermoso que nuestros alumnos no tengan que marcar
una línea 9800 para gritar sus tristezas a un desconocido.
 Qué lindo que para el día de la soledad, del sin sentido o de la
incertidumbre, les baste con marcar nuestro nombre, para escuchar
al otro lado de la línea de nuestra presencia, el mensaje que tanto
necesitan oír: ... ¡que los amamos!..., ¡quelos amamos, hasta
siempre!. ..
 Entonces se dejarán rescribir el corazón con tinta de Dios, y serán
una carta de amor para toda la humanidad. ¡A esto le apostamos la
vida!

OFICINA DIOCESANA DE EDUCACIÓN CATÓLICA ODEC-ICA


PROYECCIÓN Y ANÁLISIS DE LA PELÍCULA “LA ÚLTIMA CIMA”

SINOPSIS DE LA PELÍCULA:
Pablo, sacerdote, sabía que iba a morir joven y deseaba hacerlo en
la montaña. Entregó su vida a Dios y Dios aceptó la oferta. Ahora
dicen que está vivo. Pablo era conocido y querido por un número
incalculable de personas, que han dejado constancia de ello
después de su muerte. “La Última Cima” muestra un tipo de
sacerdote del que nadie habla: los sacerdotes generosos, alegres,
serviciales, humildessacerdotes anónimos que sirven a Dios,
sirviendo a los demás.
 Dirección y Guión: Juan Manuel Cotelo. País: España. Año:
2010. Duración: 82 min.
 Género: Documental - Apta para todos los públicos.
 Categorías de la película: Documental.
 Año de estreno: 2010.
Responde a las siguientes preguntas:
a) Señala aspectos principales que lo hacen un valioso testimonio
como cristiano y como sacerdote.
b) ¿Qué mensaje me da para mi vida esta película?

OFICINA DIOCESANA DE EDUCACIÓN CATÓLICA ODEC-ICA