Вы находитесь на странице: 1из 3

LA CRISIS DEL DERECHO… LA CRISIS DE LA RAZÓN JURÍDICA.

Nelson Menjivar Guevara


menjivarguevara@gmail.com

Actualmente atravesamos tiempos de mucha desesperanza, tiempos


en los que las ideas individualistas del sometimiento a los fetiches del
capitalismo nos han inculcado de tal manera que nos nublan la
mirada, la razón, el pensar.

El derecho sufre una profunda crisis – y porque no decirlo - mundial,


el derecho se ha convertido – como casi todo - en una mercancía
más.

El Maestro Luigi Ferrajoli1 identifica tres aspectos en esta crisis: el


primero al que denomina crisis de la legalidad, esta se expresa en la
ausencia o en la ineficacia de los controles, lo que desencadena una
alarmante fenomenología de la ilegalidad del poder, en El Salvador
una serie de investigaciones han sacado a luz una nefasta cadena de
corrupción que involucra a la política, la administración pública, entre
otros y que se muestra como una estructura paralela al Estado que
actúa bajo lineamientos establecidos en muchos casos por
estructuras de poder, podemos mencionar las negociaciones ilícitas
realizadas por la administración de ANDA que hasta esta fecha siguen
en la impunidad y que involucraba a un alto funcionario del partido
ARENA y a una serie de allegados, políticos y contratistas.

En El Salvador – al igual que en muchos otros países – esta crisis se


ha manifestado en una crisis constitucional o lo que es lo mismo en
una degradación de las reglas del juego constitucional, como es el
caso del Decreto 586 de enero de 2005, que salvaba de la
cancelación a los partidos políticos PDC y PCN y que fue declarado
inconstitucional recientemente, por lo que se ha ordenado la
cancelación de esos partidos políticos).

El segundo aspecto es la crisis del Estado Social, para Ferrajoli esta


radica en una contradicción entre el paradigma clásico del Estado de
Derecho que consiste en el conjunto de limites y prohibiciones
impuestos a los poderes públicos de forma cierta, general y abstracta
para la tutela de los derechos de libertad de los ciudadanos, y el
Estado Social, que en contraposición al anterior demanda a los
poderes la satisfacción de derechos sociales mediante prestaciones
positivas2. La cada vez mas creciente inflación normativa provoca una
fragmentación de la legislación, obedeciendo en muchos casos a
intereses de sectores, por otro lado, esta fragmentación al mismo
tiempo se origina a manera de “Legislación de Emergencia”,
obedeciendo a circunstancias coyunturales o excepcionales, este
1
Florencia, Italia 1940, profesor de filosofía del derecho y de teoría general del
derecho, en la actualidad en la Università degli Studi Roma Tre.
2
Luigi Ferrajoli, “Derechos y Garantías, La Ley del más Débil”, Colección Estructuras
y Procesos, Serie Derecho, Editorial Trotta 2009, página 16.
deterioro de la forma de la Ley y su consiguiente falta de certeza y
eficacia fertiliza el suelo de la corrupción y el arbitrio.

En nuestro país la ausencia de un sistema garante de los derechos


sociales representa un factor determinante para la ineficacia de los
derechos. A partir del mes de enero del año dos mil once entró en
vigencia una nueva Ley de Protección para los niños y niñas, esta
crea una serie de instituciones para cumplir con el objeto de la Ley,
sin embargo el derecho no previó los mecanismos de construcción del
Sistema haciendo ineficaz la Ley.

El tercer aspecto que apunta Ferrajoli es la Crisis del Estado Nacional,


esta se manifiesta en la débil soberanía de nuestros pueblos. Los
procesos de globalización han desplazado nuestros valores y las
fuentes tradicionales de nuestros Estados, convirtiéndolos en
dependientes, en el caso de El Salvador el 1 de enero del año 2001 el
gobierno decidió en un acto inconsulto con sus gobernados eliminar el
Colón como moneda de curso legal y estableció el Dólar Americano
como moneda oficial; esta crisis trae aparejado el debilitamiento del
constitucionalismo, de la soberanía, de la autodeterminación de los
pueblos y por ende de la eficacia de la norma constitucional. Nuestra
dependencia al Imperio Norteamericano es muy grande.

Los tres aspectos equivalen a decir que estamos frente a una Crisis
del Principio de Legalidad, considerando que no existe una efectiva
sujeción de los poderes públicos a la Ley, esta es la piedra angular de
la soberanía popular y del paradigma del Estado de Derecho. Todo
esto se traduce en la cada vez más latente reproducción de formas
neoabsolutistas, del poder público, con plena ausencia de limites y
controles y casi siempre dirigidas por intereses fuertes y ocultos.

La Democracia Burguesa impuesta desde hace muchos años por la


Oligarquía Salvadoreña, en la que participan una serie de Partidos
(también burgueses), por medio de cuyo juego han socavado los
cimientos de nuestra constitución, como mencionamos antes a través
de la inflación legislativa, la falta de controles y la ausencia de un
estado social, profundizan día a día la crisis del derecho, la crisis de la
razón del derecho y no se vislumbra ninguna acción en contra.

El día viernes 3 de mayo es un día negro para la institucionalidad de


nuestro país, para la posibilidad – la sola posibilidad – de hacer algo
diferente, de hacer justicia, el Presidente de la república – en menos
de 24 horas – “analizo”, “estudio” y logró dar su visto bueno a el
Decreto 743 proceso al que muchos han llamado “sanción exprés”
por la rapidez con que el Presidente dio su aval para frenar a la
Honorable Sala de lo Constitucional, los 4 – como se les ha llamado –
han dado muestras de valentía, de ética, de saber jurídico, han dado
muestras de que quieren hacer bien las cosas.
Esta aberración impuesto a la Sala de lo Constitucional
definitivamente me da certeza de que la Razón del Derecho esta en
crisis, la institucionalidad, la independencia de poderes esta en
crisis… ¿Hasta cuando?