Вы находитесь на странице: 1из 15

Los Escribanos.

Nicolás ROJAS JURADO (*)

SUMILLA

El artículo hurga en la aparición y desarrollo de este personaje en nuestro país, lo matiza con las

versiones actuales de este: como secretario judicial, abogado y notario, lo recrea a partir de varios

contextos históricos, se distrae con la parafernalia propia del gremio, y finalmente siempre de un lado

crítico pretende advertir el concepto social negativo de este.

PALABRAS CLAVES

Escribanos/ Notarios/Poder/Literatura
Los Escribanos.

Solo con Inca Roca, a comienzos del siglo XIV, al


ampliarse el dominio de los Incas, se presento la
necesidad de crear funcionarios, pues se habían
ampliado las relaciones por consiguiente también
multiplicado los negocios jurídicos. Fue el Inca Túpac
Yupanqui quien dio una ordenanza creando un
determinado número de notarios, según la población y
para el efecto los quipucamayocs tenían siempre listos
sus quipus, con lo que se registraban los hechos o
negocios.

Rafael CHEPOTE COQUIS (1964), abogado, notario,


fundador del Colegio de Notarios de Lima, e hijo de
notario1.

Se comenta, se dice y hasta se escribe que los


notarios somos muy pocos, apenas cuarenta para Lima,
y que los honorarios son muy altos.

Rafael CHEPOTE COQUIS2 (1991)

Unus.-

Novecientos: Lima era una ciudad agraria y lenta, referentes poblacionales muestran que a nivel país la

población en 1836 ascendía a 2 millones, mientras que en 1940 se había incrementado a 7.2 millones, de

los cuales 70% de la población era rural y otros tanto no sabia leer ni escribir 3, no obstante esto se tiene

que la ciudad era letrada, en la medida que era un mundo gobernado por documentos escritos y desde la

época colonial el discurso oral4 funcionaba dentro de un universo dominado por textos o referencias a

ellos; este escenario favoreció la consolidación de los escribanos, como elite social, dentro de un

1
Revista Notarial colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, Julio – Agosto No 755, Agosto, 1964. Véase
comentario en ítem quinque de este artículo.
2
Texto extraído de: “La función notarial y el anteproyecto de la Ley del Notariado”, en Notarius, Revista del Colegio
de Notarios de Lima, SAGSA, año II, Lima, 1991, No 2, p. 157-160
3
La situación se invertiría después, conforme Censo de 1961 los analfabetos disminuirían a 30%)
4
La lectura en voz alta del documento notarial, ha sido una practica notarial antediluviana, de modo tal que se permitía
que las personas que no sabían leer y/o escribir accedieran a su contenido –escudriñando auditivamente-, así como a
las formulas y condiciones que en el se establecían.
trinomio: escritura, estatus y poder político, estas personas se encontraban altamente familiarizados

con formulas y giros del lenguaje legal, altamente especifico5; los escribanos, por tanto se comportaron

como mediadores del universo oral y escrito.

De acuerdo con JOUVE6, de una forma u otra los escribanos siempre habían sido dependientes de la

autoridad constituida, las reglamentaciones introducidas en el siglo XIII en codificaciones de la época

convirtieron los conocimientos del escribano en un saber especializado al servicio de la centralización del

poder temporal en manos del Rey; y, en cuanto tal, fue [y lo sigue siendo] un oficio celosamente

controlado y supervisado, siendo que para los efectos prácticos estos reforzaron el statuo quo

imperante; por tanto la asociación a la escritura y poder, deviene en inexorable.

Las Siete Partidas de Alfonso X (1256-1265), los describe como “hombres sabedores de escribir”, y en

las que se les clasifica en reales y públicos; los primero eran los encargados de redactar los privilegios,

cartas y actos de la Casa del Rey; los segundos se ocuparían de escribir las ventas, compras y pleitos de

“los hombres en las ciudades y villas”; esta definición, podemos sostener ha sido estándar desde dicha

fecha.

Duo.-

5
La conexión entre textualidad, ritual y cultura letrada, véase: JOUVE MARTIN José Ramón, Esclavos de la ciudad
letrada, IEP, Lima, 2005, p. 71
6
JOUVE MARTIN José Ramón, Esclavos de la ciudad letrada, IEP, Lima, 2005, p. 76
Escribanos: Su presencia es antediluviana7, han existido en toda esfera de poder, y son unos magníficos

contenedores de información; su empoderamiento – y posterior esplendor social 8- es coetáneo a la

importancia que el documento escrito va a adquirir, en el mismo s. XIII, cuando el camino hacia la

conformación del Estado Moderno, empieza a trazarse 9, ya que el manejo del instrumento escritura

resulta imprescindible para regular la mayoría de comportamientos de la sociedad coetánea, autoridad y

gobierno necesitaran diariamente de la escritura.

Ya en la cotidianeidad, se tiene que estos hombres de pluma y pergaminos a través de la palabra hablada y

el contenido de los escritos, nos aproximan al modus vivendi de las ciudades y villas, nos muestran la

practica económica y todo acto minúsculamente trascendente, como datos biográficos, genealogía, lugar

de origen, estado civil, la evolución del lenguaje, el estilo y la sintaxis de los textos, caligrafía, signos,

etc.

En el plano formal, por su parte, el código de Enjuiciamientos Civiles de 1855 redujo a solo 4 las clases de

escribano –las que con anterioridad habrían llegado a ser 20- confiando a una de ellas, denominado

escribanos públicos o de instrumentos, las funciones [ahora llamadas notariales], de custodia y dar fe;

siendo los otros escribanos de cámara, de diligencias y escribanos de estado o de actuación, estos últimos

serán llamados secretarios de juzgados recién a partir del ano 196310

7
CHEPOTE COQUIS Rafael, Ley del notariado del Perú, articulo publicado en la revista Notarial Colegio de Escribanos
de la Provincia de Buenos Agosto 1964 p. 1156: llega al extremo de sostener la presencia notarial en el sistema incaico:
“En el imperio incaico, el sistema notarial, tuvo poco empleo, debido al régimen familiar que existía y que gobernó las
relaciones entre el Ayllu y el sistema socialista, que extendieron los reyes peruanos en las inmediaciones del Cuzco,
empobreciendo así el derecho. Solo con Inca Roca, a comienzos del siglo XIV, al ampliarse el dominio de los Incas, se
presento la necesidad de crear funcionarios, pues se habían ampliado las relaciones, por consiguiente también
multiplicado los negocios jurídicos. Fue el Inca Túpac Yupanqui, quien dio una ordenanza para un tope de notarios,
según la población y para el efecto los quipucamayos tenían siempre listo sus kipus, en lo que registraban los hechos o
negocios” (…).
8
“La intervención de los Quipucamayocs-Notario, parece que en otros actos era muy reducida, puesto que en el
Derecho publico y el penal lo absorbían al Derecho privado, y la propiedad era muy limitada. Sin embargo, las ferias que
se llevaban a cabo cada diez días, para dar solemnidad a los actos de trueque de mercaderías de valor, exigía la
intervención del Quipucamayocs. Muchos autores creen que también el Quipucamayocs intervenía en los matrimonios y
en el comercio marítimo”
COAGUILA Jaime F, Jueces, abogados y escribanos: recetario para una construcción relacional de la identidad
arequipeña, Revista de Antropología Social, 2008, revistas.ucm.es/cps/1131558x/artículos/RAS0808110351A.PDF
9
PARDO RODRIGUEZ Luisa, El Notariado Andaluz entre los siglos XIV y XVI, Universidad de Sevilla. Sevilla, 2002., p
12.
10
El Decreto Ley 17113 de fecha 15 nov 1968 promulga la nueva Ley Orgánica del Poder Judicial, que sustituye el
término escribano por el de secretario de juzgado.
Al igual que ahora, los espacios laborales que ocupan los escribanos dentro de una sociedad varían enorme

y frecuentemente: los abogados desarrollan actividades del gobierno, relaciones publicas, practica

financiera y muchas otras tareas, los herederos de esta tradición reposan en el Juez y el Abogado,

clásico binomio del sistema de Justicia, y la parentela de estos menos trabajada, los notarios,

Tres.-

Erase que era 1: Los despachos notariales se encontraban de uno de los lados de la plaza mayor, espacio

donde se celebran los acontecimientos mas importantes de la ciudad y al que muchos de sus habitantes

acudían diariamente a vender y comprar; la Revista del Foro en 1915, se refería a la necesidad de cambiar

el horario de despacho judicial de modo tal que comience a la 1.00 pm y termine a las 5.00: por esa misma

fecha se distinguía en la Prensa, el siguiente aviso en la edición del 28 de mayo de 1912 “Amanuense, con

buen latín y mejor ortografía, se necesita en notaria publica de Max Hernández. Mercaderes 442 ”; “Dr

Wenceslao Hiyoga, médico de manicomio, especialista en enfermedades mentales. Negreiros 532”.

En dicho contexto, la edición del diario El Peruano, del 28 de diciembre de 1911, publicaba entre anuncios

de duelos de honor [desafíos a pistola], medicinas para almorranas y sífilis, entre lamentos del hundido

Titanic, y las albricias del vapor y tranvías eléctricos -con las novedades de los catálogos de venta de las

casas de comercio como Oeschle, Nestle o Backus-, entre requerimientos de servidumbre “amas secas, de

leche, de mano”, y teléfonos de 3 y 4 dígitos, al costado de los avisos de los hoteles Maury y Danubio,

entre el cine Edén y el Teatro Olimpo, y la soda wáter “Santa Rosa” de José R. Lindley e hijos -allí en una

de sus seis (6) paginas- firmaba A.B. Leguía la Ley numero 151011.

11
A través de dicha ley se aprueban los siguientes textos legales: (a) Código de Procedimientos Civiles: (b) Ley
Orgánica del Poder Judicial; y (c) la Ley del Notariado.
De este modo se convalidó el ingreso de la parentela rica del gremio abogadil, los menos elocuentes, los

menos doctos, los simplemente menos (por oposición a los mas), se introdujeron vitaliciamente, para no

regresionar12, y no obstante, la Constitución Política del Perú de 1822, prohibió que los oficios sean

hereditarios, estos empero siguieron siendo enajenables13 -así lo venían siendo desde 1581 en que la

Corona puso un conjunto de cargos en venta, la literatura de la época detalla como la escribanía mayor de

gobernación se dió por remate a Pascal Antonio Monzón, en la cantidad de 30,050 pesos (pagados en 5

anualidades), otro texto de la época hace referencia a una comunicación cursada por el prefecto de

Arequipa respecto al desistimiento de remate de oficio del dr. D Calixto Villanueva, escribano de la

ciudad de Arequipa, quien al fallecer su oficio fue rematado en la suma de 1,320 pesos; con anterioridad a

esto entre los años 1640-1646 se contabilizan 62,00014 los oficios vendidos,

En principio, como regla básica, cualquier persona que supiera leer y escribir estaba en disposición de

ejercer la función de escriba y de cobrar por ella, ejemplo de ello eran las cofradías;

Quattour.-

Erase que era 2: El oficio de notario, con la acepción que la conocemos en nuestros días, fue introducida a

nuestra legislación como reemplazo al de escribano 15 por su parte el secretario judicial, se constituye en

el segundo heredero del legado constituido no solo por la nomenclatura, sino de la mayor herencia

12
Merece comentario la renuncia de dos notarios, para incorporarse a la función jurisdiccional: Parentela Javier Villa
Stein, Gunther Hernán Gonzales Barrón

13
Vendibles, renunciables, subastables.
14
Véase REATEGUI TOMATIS Manuel, tesis de bachiller, UNMSM
15
Los escribanos coloniales se dividieron en dos tipos: aquellos dedicados a funciones de gobierno y los escribanos
públicos, dedicados a las transacciones legales entre particulares.
escribanil, cual es dar fe, pues si bien es cierto la fe publica judicial y administrativa estaría a cargo de

los escribanos, la fe publica extrajudicial es patrimonio exclusivo – y base del sistema notarial16

El propio Bolívar en el decreto ley17 1072, su fecha 12 de octubre de 1823, se refería a los notarios con

esta consideración: “2. Que a pesar de esta consideración, el Gobierno Español, clasifico siempre a los

escribanos entre las personas mas despreciables, negándoles contradictoriamente la representación, que

por otra parte les daba de hecho, confiándoles la autorización de la fe publica”, con anterioridad a esto el

decreto ley 1071 estableció penas a los Escribano: “Habiéndose sabido que los Escribanos estafan a las

partes en el curso de las causas (…)” (lo subrayado es nuestro).

Probablemente una de las razones de mayor fuerza para la sustitución –y eliminación- del termino

escribano, ha sido la percepción negativa de este, a guisa de ejemplo se tienen las siguientes frases de

Francisco Quevedo: “El Escribano recibe/cuanto le dan sin estruendo/y con hurtar escribiendo/lo que

hurta no se escribe/el que bien hurta bien vive/(…)/Hay muchos rostros exentos/hermosos cuantos

tiranos/que viven como escribanos/de fes y conocimientos”; o este otro texto mas expresivo: “Los 4

enemigos de la bolsa son:/escribanos/procuradores/cocheros, y/gitanos”; Tirso de Molina, se expresaría

de igual modo: “Un escribano y un gato/en un pozo cayeron/como los 2 tenían uñas/por la pared se

subieron”; Miguel de Cervantes Saavedra, hace lo propio en Licenciado Vidriera (1604)18.

Sin embargo esta literatura festiva, no se ha enriquecido únicamente de canteras literarias, la actividad

de los antepasados ha llevado a un Negri19 al rescate del siguiente texto: “Esos escribanos del siglo XVI y

XVII que compraban sus oficios a las cortes arruinadas y menesterosas de los nietos de Carlos V, que
16
Posteriormente les serian otorgadas las facultades de comprobación de hechos y tramitación de asuntos no
contenciosos.
17
Contrariamente a lo expuesto dicho texto legal establecía: 1. Los Escribanos de la República serán considerados
conforme a su representación y circunstancias con que las invista el noble oficio de autorizar la fe publica.
18
“los escribanos han de ser libres y no esclavos ni hijos de esclavos; legítimos, no bastardos ni de ninguna mala raza
nacidos. Juran de secreto fidelidad y que no harán escritura usuraria, que ni amistad ni enemistad, provecho o daño los
moverá a no hacer su oficio con buena y cristiana conciencia. Pues si este oficio tantas buenas partes requiere. Por que
se ha de pensar que de más de veinte mil escribanos que hay en España se leve el diablo la cosecha, como si fuesen
cepas de su majuelo?
19
López Lucio V, en un Discurso sobre el notariado argentino, Buenos Aires, 1883, citado por Negri (1932) p. 126
tenían todas las dotes típicas de los embaucadores, de los arbitristas, de los enredadores de fortuna y

familias, que clasificaban por los dedos de las manos los impuestos de almojarifazgo, de la alcabala, del

estanco, de las lanzas y medias anatas, de la armada, del tonelaje, y del almirantazgo, que vestían un traje

estrecho y funerario y que la critica de los panfletos del tiempo nos lo pintan armados con todos los

pertrechos del arte”.

Posteriormente Palma, Ciro Alegría, López Albujar20, Julio Ramón Ribeyro21, José María Arguedas,

mantienen la misma línea gonzalespradiana22: “Antes de considerar a los administradores de la justicia,

nos hemos detenido en las rábulas trapacistas, porque el Juez viene del abogado, como la vieja beata sale

de la joven alegrona, como el policía y el soplón se derivan del ratero jubilado”

La imagen de los abogados no ha sido buena, es mas, no lo ha sido ni en el mejor de los tiempos 23, ello ha

generado personajes de humorismo, como leguleyo, tinterillo, escribano, jurero, procurador, pregonero y

el alguacil (Bustamante 1972:4)24

Quinque.-

Mercantilistas: No obstante la parte rituaria y formal, el gremio siempre ha sabido adaptarse al

dinamismo de la sociedad que lo tienta a comportarse con animo mercantil, por tanto es beneficiario de la

presunción de lucro25. Una propia circular26 del Colegio de Notarios de Lima, expedida en 1983 es explicita

20
Véase una posesión judicial (1937)
21
Los Geniecillos Dominicales (1965)
22
GONZALES PRADA Manuel, Horas de Lucha, Lima, Lima, Capitulo Nuestros Magistrados. P 174
23
EPSTEIN Richard A, Reglas simples para un mundo complejo, ius et veritas, Lima, PUCP, 2005, p. 25
24
Citado por COAGUILA: 2008, P. 358
25
HERRERA CAVERO Victorino, Derecho Registral y Notarial, 3ra edición, 328 p, Lima, Raisol, 1987
26
Colegio de Notarios de Lima, circular 1783, su fecha 10 de agosto de 1983 establecía a la letra: “La Junta Directiva
del Colegio de Notarios de Lima, ha considerado conveniente recordar a usted evite las certificación de fotocopias de
testimonias emitidos por otros notarios de la ciudad de Lima, ya que así se hacen valer dichas fotocopias legalizadas
como si fueran otros testimonios, cuando estos traslados solo deben efectuarlos aquellos notarios que custodian la
escritura matriz y que son llamados a brindar las facilidades correspondientes al publico.” Revista Notarius, Lima,
1991, año II No 2, p. 302.
para nuestros propósitos, pues en una lógica anti consumidor, establecía vía recomendación a los

miembros de la orden que se eviten legalizaciones de testimonios cuyas escrituras fueron realizadas en

otro oficio notarial, con el propósito de que estas sean recaudadas directamente de las notaria; la

consecuencia inmediata de este hecho es que un testimonio es mayor al de una copia legalizada, sin

embargo el efecto practico es el mismo, la ratio no obedecía a una prestación mas eficiente, a razones de

seguridad jurídica, sino por el contrario, a percibir mayor lucro.

Este acto es extensivo incluso a otros operadores con atribuciones notariales, como los jueces de paz 27,

que en el Perú, al año 2002 ascendían a 4,000; téngase presente que a este propósito el arancel judicial –

o sistema de prueba tasada-, fue eliminado y a partir de 1997, se estableció la determinación de precios

por la libre competencia28, no habiendo por tanto ninguna restricción para la fijación de precios por estos,

esto aunado a que su propio reglamento regula horas mínimas de atención, no máximas, por lo que en la

practica algunos oficios despachaban incluso domingos.

El éxtasis ha llevado a que los notarios sean equiparados con el Poder Judicial, y ha competir con este,

para hacer realidad el enunciado de Joaquín costas, notario español de “Notaria abierta, Juzgado

Cerrado”

No obstante ello la institucionalización del gremio se ha afianzado recién en el presente siglo –en un

proceso que no concluye del todo, prueba de ello resulta los siguientes indicadores: a) Cuenta con solo dos

leyes, la primera del año 1911, en tanto la segundo estuvo contenido en decreto ley año 2002; b) no ha

existido bibliografía y/o producción notarial sistemática de importancia29; c) no ha existido

27
“La autoridad del Juez de Paz representa para el abogado ingresos considerables, especialmente por el ejercicio de
su competencia en materia notarial, en estos casos, el cargo de juez de paz se ha distorsionado de la perspectiva
tradicional”. LOVATON David, Justicia de Paz, Nuevas Tendencias y Tareas Pendientes, Instituto de Defensa Legal,
Lima 2002, p. 33.
28
Decreto Legislativo 872, su fecha 04 noviembre de 1996, estableció que la determinación de precios se regia por la
libre competencia, el Consejo Notarial previa aprobación de la comisión de libre competencia del Indecopi, podrá
establecer un máximo por el cobro de los servicios notariales, cautelando que los notarios puedan, sobre la base de la
oferta y demanda, cobrar sumas inferiores a la tarifa máxima”., no obstante ello, esta regulación no se ha dado.
29
La producción bibliografía nacional se limita a: SEOANE Guillermo, Manual Practico, Formulario del Notario Publico
(1900); DE LA LAMA Miguel Antonio, La Ley del Notariado (1912); CHANGANAQUI BRENT Augusto, Comentarios a la
Ley del Notariado (1925); CARNEIRO (1981, 1988); CORCUERA (1994); PANTIGOSO (1995, 1996); NUÑEZ
PALOMINO (1998).
jurisprudencia30 o criterios estandarizados; d) cuenta con normas de desuetudo 31 para el numero de

notarios y fijación de precios; e) es la única profesión vitalicia 32; f) no cuenta con un mecanismos

especifico de control33 y/o quejas; g) el notario no es funcionario publico, sino un particular; h) la practica

notarial estandarizó el uso de plantillas y modelos de contratación..

Esto es comprensible porque, porque la función del notario, no solo es fedante y/o matricial, sino además

que viabiliza contratación, y estas solo puede darse en un sistema que privilegia el trafico mercantil, que

cuenta además con un sistema registral eficiente, algo que se ha logrado recientemente.

Poco –o nada- se ha escrito sobre los aportes de estos, en tanto operadores de derecho, la cita que inicia

este articulo es elocuente, no solo por la falta de rigurosidad académica, la ligereza de los datos, la

ausencia de fuentes, o el uso de categorías conceptuales modernas para hechos pasados, sino por las

características de la persona que lo produce, la única explicación es la exacerbación del oficio y el intento

de justificar la misma, allí donde nadie se preocupe de hacerlo.

Sex.-

Polvo si, mas polvo enamorado: La literatura e historia se han enriquecido con el testimonio de estos

actores, gracias a esto hemos presenciado la recreación idílica de Ciriaco de Urtecho 34 y su empresa

desplegada para conseguir la libertad de su mujer Dionisia Mesferrer, en el Perú del XVIII, esta ultima

30
La propia pagina web del colegio de notarios de lima, publicita en el link jurisprudencia notarial únicamente 22 plenos
del Tribunal Registral de la SUNARP. Véase: www.notarios.org.pe/legislacion_notarial_jurisprudencia_notarial.php
31
Conforme información dada por la propia pagina web el número de notarios en la fecha, o por lo menos despues del
último ocurrido en el año 2007 ascendía a 138 notarios para lima, cuando el Decreto Ley 26002 establecía un número
de 200, el mismo que sistemáticamente es incumplido.
32
Esta característica ha sido recientemente limitada.
33
De acuerdo a estudios del Instituto Peruano de Economía (IPE) los sobrecostos que estos realizan son encima más
caros que los registrales “por cada sol que las empresas deben pagar a registros públicos, en promedio estas se ven
obligadas a cancelar S/. 1.04 nuevos soles por servicios notariales. El 2004, el IPE estimo que los ingresos generados a
estos profesionales solo por tramites vinculados a la Sunarp ascendieron a S/. 120 millones.
34
DE TRAZEGNIES GRANDA Fernando, Ciriaco de Urtecho: Litigante por amor, reflexiones sobre la polivalencia
táctica del razonamiento jurídico, PUCP, Lima, 1981, 213 p.
propiedad de Pablo de Gracia Loris, quien la compro a 178 35 reales cuando era solo una muletilla de 09

años, conforme escritura de fecha 11 de setiembre de 1754.

Los notarios desde el inicio, presenciaron y atestiguaron los hechos de un Imperio barrido, así como el

posterior nacimiento de una Nación, son citables: Rodrigo de Torres36, escribano de toda la armada, que

piso tierra americana en viaje colombino, quien dio testimonio de es la posesión de la Isla San Salvador

por el almirante en nombre de los Rey; el celebre contrato de sociedad en Panamá en 1526 entre

Francisco Pizarro, Diego de Almagro y Hernando de Luque; el testamento de Francisco Pizarro, y la

intervención de Pedro Sancho o Sancho de Cuellar, primer escribano aparecido en los anales del notariado

peruano, en el proceso de Atahualpa y reparto fabuloso del rescate (1533), o la de Domingo de la Preza,

quien fungió de escribano para la fundación de la ciudad de Lima (1535); en ese mismo año y mediante

escritura publica ante escribano real don Antonio Picado, se llego a transar, aunque temporalmente, el

litigo entre Almagro y Pizarro, antes del viaje de aquel a Chile, en palabras de dos de sus

representantes37 “en toda fundación de ciudad, el escribano firmaba el acta de fundación después de

redactar el mismo, donde además firmaban el representante del rey o un lugarteniente del Márquez,

pero, la intervención mas activa de los escribano fue en las escrituras de repartos, de transacción y en

sociedades, porque con frecuencia los conquistadores apelaron a los escribanos para formalizar todos sus

actos”

Las escrituras han servido también, para originales reclamos, como la emprendida en los 500 años 38 desde

la independencia, a partir de documentación verificable por el rescate del Inca Atahualpa, la rebaja

secreta de la fineza monetaria de las acuñaciones efectuadas en la Casa de la Moneda de Lima, en los

tiempos de Carlos III, o la deuda contraída por la Corona Española con las Comunidades Indígenas.

35
Posteriormente vendida a su marido por el precio de 350 reales conforme peritaje, pagados ante mismo notario
mediante escritura publica.
36
PALOMO SOUSA Carmen, Los Escribanos de Zacatecas 1700-1780. www.americanistas.es/biblo/textos/c12-
073.pdf.
37
CHEPOTE COQUIS Rafael y ORIHUELA IBERICO Jorge, Antecedentes Históricos, Estado actual y proyecciones
del notariado peruano. Separata de Revista Internacional del Notariado, p 6-7
38
Véase la deuda de España al Perú, 500 años de lucha contra el colonialismo, Comité Permanente de Reclamaciones
Históricas del Periodo Colonia, Herrera Editores, Lima, 1992.
Septem.-

Parafernalia 1: Estos personajes llevaron al extremo el papel sellado con las armas del Rey, introducido

por Felipe IV en 1636, y eliminado recién en 1986 39, la revolución industrial posibilito la expedición de

papel blanco, siendo que a 1803, ya se producía en serie el papel, que se convertiría en soporte

documentario por excelencia; la historia notarial aunado al papel recordara el señorío de la maquina de

escribir en todo el siglo xx, la primera ley notarial permitió la existencia de escrituras en caracteres

mecanografiados además de los tradicionales manuscritos, con la limitación de que sean con ciertas

características, tipo alfiler o pinpoint.

Nihill Prius Fide40, con el primer gobierno de Belaunde, se promulgo la Ley 16607, Ley de los Colegios de

Notarios41, escasos 8 artículos disponía que en cada distrito judicial donde hayan mas de 5 notarios habrá

un colegio de notarios, que tendrá la misma sede que la respectiva Corte Superior, siendo que el gremio se

inicio bajo la tutela del Poder Judicial, recién con la Constitución de 1979 se realizo un reconocimiento

gremial, ya que el gobierno de los mismos dependería del Colegio de Notarios y del Consejo del Notariado.

39
Un texto de “el mundo es ancho y ajeno”, recrea su presencia: El papel sellado es uno ancho y largo, a veces cruzada
de esquina a esquina por una franja roja, y que ostenta en el angulo superior izquierdo el escudo de la República
Peruana ¡Bello escudo de simbólica nobleza, nunca allí tan escarnecido. Formando legajo, rimeros, montañas a las que se
llaman atestados, expedientes, oficios, se encuentra el papel sellado en todo el Perú. En los despachos de Abogados y
tinterillos, en las Escribanías, en los Juzgados, en las reparticiones publicas, en los juzgados militares, en las oficinas
de recaudación de impuestos, en los Municipios, en la choza del pobre y en el palacio del millonario “presente usted un
recurso en papel sellado”, es la voz del orden. Desde Lima hasta el último rincón, se extiende la nevada asfixiante.
Puede faltar pan, pero no el papel sellado. Es un mal nacional, con códigos y en papel sellado se ha escrito parte de la
tragedia del Perú. La otra parte se ha escrito con fusiles y con sangre. ¡La Ley, el sagrado imperio de la ley!. El pueblo,
como un francotirador extraviado en la tierra de nadie, recibió ataques de ambos lados y cayo abatido siempre”.
40
Nada antes que la ley, lema representativo del gremio notarial, que aparece aunado a un libro protocolo cerrado,
adornado con 2 ramas de olivo, constituía el dispositivo oficial de notarios españoles colegiados.
41
Este dato contrasta con la evolución que el gremio ha tenido en otras latitudes, por ejemplo el Colegio Nacional de
Escribanos fundado en la ciudad de Buenos Aires el 07 de abril de 1886.
Una estadística de la época 42, exhibía a los depositarios de la época mayormente empíricos, de un

universo de 384 notarios, solo 90 eran abogados, en tanto el resto 294 solo contaban con secundaria

completa y formación practica por 2 años conforme exigencia legal de la época, la estadística concluía con

la dramática cifra de 23.44% notarios abogados, en tanto que el 76.66 % notarios empíricos.

En términos prácticos el gremio notarial así como todo el sistema legal se reforzaría en la década de los

noventa, pues nunca el sistema legal, sufrió mayor variación que en dicho periodo, es precisamente en

este tiempo que la segunda ley notarial –vigente- fué otorgada en (1992), la Ley de Competencia Notarial

(1996), Código Civil (1984), Código Procesal Civil (1993), Código Penal (1991), Código Tributaria (1996),

Ley General del Trabajo (1996), Ley General de Arbitraje (1996), Sistema Nacional y la Superintendencia

de los Registros Públicos (1994), Ley de Conciliación (1997); Ley de Sociedades (1997); Ley de

Regularización de Edificaciones (1999); SUNASS (1996), INDECOPI (1992), Defensoría del Pueblo

(1995)

Octo.-

Parafernalia 2: El Escribano, en su otra acepción, es un potaje hecho de patata hervida, tomate, vinagre,

aceite, sal, rocoto, y algunas veces, con cebolla, que se suele ofrecer graciosamente en las picanterías,

antes de servir los picantes, como incitadores a la sed y al consumo de chicha 43. “Su origen se retrotrae a

tiempos remotos cuando los escribanos, por razones de oficio, llegaban tarde a las picanterías y ya no

había picantes, por lo que las picanterías les preparaban este tipo de ensalada improvisada, para que al

menos consumieran chicha (Carpio, 1999b: 201-202)”44.

42
CRUZATE Martínez, Tesis para optar el grado académico de abogado, unmsm, 1968, cabe anotar que el propio
tesista constituía parte de la mayoría, puesto que al mismo tiempo se desempeñaba como notario publico.

43
COAGUILA 2008:371
44
COAGUILA 2008:371
Siguiendo a Coaguila, una de las particularidades de este vianda es que al no encontrarse totalmente

preparado, para consumo directo -pues requiere apretar manualmente con un tenedor el rocoto

conjuntamente con la papa y los demás ingredientes-, se produciría una batalla cuerpo a cuerpo por el

predominio del sabor, una negociación y ulterior transacción gastronómica entre sus ingredientes.

El nomen de este bocatto di cardinale, refleja de por si el carácter conflictivo y litigante del gremio.

De otro lado, en la misma línea, literatura tradicionalista y/o culinaria no registra ningún referente

respecto al plato conocido como “sopa a la minuta”; siendo que la minuta, no obstante es el documento

notarial por excelencia, esta ha devenido en un hibrido del contrato en sí, pues no es acogido por el

sistema legal como tal, lo que le hace instrumento apátrida del sistema legal, y cuyo origen y referencia,

escapa los esfuerzos de este articulista.

Novem.-

Now in days: operadores del sistema, han asumidos funciones de control y recaudación tributaria 45, han

asumidos funciones tradicionalmente delegadas a la Policía Nacional, e incluso hasta procesos

genuinamente afincados en instancia judicial como prescripciones adquisitivas de dominio y divorcio,

próximos a 100 años de su aparición legal, alternan propaganda de neón con blasones medievales,

merodean el papel digital, y ensayan inscripciones on line; los nuevos escribanos no son togados ni usan

pelucas, tampoco latín, son empresarios con una visión utilitaria del derecho, son un hibrido, puesto que no

tienen naturaleza publica y/o privada, su agenda mas próxima se llama: ventanilla electrónica, seguridad

jurídica preventiva, ampliación de la esfera de competencia notarial, asumiendo más asuntos de

competencia no contenciosa, todo ello mientras siguen siendo una elite, no existe otro nombre, si se

considera que en Lima existe 18 notarios por cada millón de habitantes, mientras en Buenos Aires por esa

misma cantidad de habitantes existe 765 notarios46.

45
Ley 4881, 6809
46
Fuente: El Comercio 19 de febrero del 2007.
Decem.-

Ad finem: al terminar este articulo, hemos noticiado que el gremio notarial peruano cuenta entre sus filas

a un colega internacional muy apreciado, se trata de Elmer Alfaro Quipuscoa47, quien recientemente –de

transito en nuestro país- ha declarado tener una empresa de servicios de notaria, esto es notari public48

en Estados Unidos.

Debemos puntualizar que el escribano objeto de este articulo, no es el de los gringos, sino el latino, el

heredero de la Summa Ars Notarial de Rodolfo, quien tiene funciones mas complejas que su par sajon, sin

embargo el derecho nacional (y en general todo el derecho descendiente de la cuna latina) si se ha

mostrado receptivo al common law, prueba de ello es la inserción de las siguientes instituciones: los

mecanismos alternativos de conflicto (marcs), la teoría del análisis económico del derecho (AED), the

public choise, agency, deep pocket, igualdad de armas, modelo adversativo, free rider, y muchos

etcéteras. Es prematuro sostener que el gremio notarial terminara aperturandose y porque no

democratizándose, no podemos especular si los mecanismos de seguridad y encriptación constituirán el

fin del monopolio de la escritura como herramienta legal, empero recientemente han ocurrido dos

intentos fallidos por enervar la presencia notarial: a) la aparición de abogados fedantes en el apogeo RPU

(Registro Predial Urbano), y b) la aparición de formularios como alternativa a la escritura publica, en

ambos casos han sabido salir airosos. Téngase presente y elévese a la categoría de documento público.

47
“Machucao”, popular personaje de Risas y Salas, suplemento de El Peruano, 15 de febrero del 2010, p. 16
Variedades.
48
A diferencia del notariado latino, el sajón no realiza una función publica, no examina la legalidad del instrumento, se
limita únicamente a la ratificación de las firmas, desentendiéndose del contenido del acto, carece de capacidad
técnico-jurídico, no cuenta con protocolo o facultades matriciales, su cargo es temporal