Вы находитесь на странице: 1из 8

Centro de Documentación Judicial

Roj: SAP M 3848/2011


Id Cendoj: 28079370282011100087
Órgano: Audiencia Provincial
Sede: Madrid
Sección: 28
Nº de Recurso: 336/2010
Nº de Resolución: 90/2011
Procedimiento: Recurso de apelación
Ponente: ALBERTO ARRIBAS HERNANDEZ
Tipo de Resolución: Sentencia

AUD.PROVINCIALSECCIONN.28

MADRID

SENTENCIA: 00090/2011

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

SECCIÓN 28

C/ General Martínez Campos nº 27.

Teléfono: 91 4931988/89

Fax: 91 4931996

ROLLO DE APELACIÓN Nº 336/10.

Procedimiento de origen: Juicio Ordinario nº 23/09.

Órgano de Procedencia: Juzgado de lo Mercantil nº 6 de Madrid.

Parte apelante: "VALMAYOR, S.L."

Procurador: Don Juan Torrecilla Jiménez.

Letrado: Don Miguel Ángel Estramiana del Río.

Parte apelada: "GAOKERENA, S.L."

Procurador. Doña María del Carmen Ortiz Cornago.

Letrado: Don Carlos Lorenzo Romero.

ILMOS. SRES. MAGISTRADOS:

D. ÁNGEL GALGO PECO

D. ALBERTO ARRIBAS HERNÁNDEZ

D. PEDRO MARÍA GÓMEZ SÁNCHEZ

SENTENCIA N º 9 0 / 1 1

En Madrid, a veintitrés de marzo de dos mil once.

1
Centro de Documentación Judicial

La Sección Vigésima Octava de la Audiencia Provincial de Madrid, especializada en materia


mercantil, integrada por los Ilustrísimos Señores Magistrados antes relacionados, ha visto el recurso de
apelación, bajo el núm. de rollo 336/2010, interpuesto contra la sentencia de fecha 14 de diciembre de 2009
dictada en el juicio ordinario núm. 23/2009 seguido ante el Juzgado de lo Mercantil nº 6 de Madrid .

Han sido partes en el recurso, como apelante, la entidad "VALMAYOR, S.L."; siendo apelada, la
mercantil "GAOKERENA, S.L.", ambas representadas y defendidas por los profesionales antes
relacionados.

Es magistrado ponente don ALBERTO ARRIBAS HERNÁNDEZ, que expresa el parecer de la Sala.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO. - Las actuaciones procesales se iniciaron mediante demanda presentada por la


representación de la entidad "VALMAYOR, S.L." contra la mercantil "GAOKERENA, S.L.", en la que, tras
exponer los hechos que estimaba de interés y alegar los fundamentos jurídicos que consideraba que
apoyaban su pretensión, suplicaba se dictase sentencia por la que solicitaba se declarase:

"1.- Nula la convocatoria y, por tanto, la Junta General citada, al haberse realizado dicha convocatoria
en fraude de Ley y en fraude procesal, en claro abuso de derecho y con evidente mala fe, con el fin de
evitar la Convocatoria Judicial solicitada y de ahogar económicamente a esta parte que tiene que sufragar el
coste de dicha Convocatoria y el de su impugnación.

2. Subsidiariamente a la petición anterior, se declaren nulos de pleno derecho los acuerdos


adoptados en la citada Junta General, revocándolos y dejando los mismos sin efecto, por ser contrarios a la
Ley y a los Estatutos, con todas sus consecuencias, así como de todos los actos de la sociedad posteriores,
que traigan causa o deriven de los citados acuerdos. Declarando, en su defecto, la anulabilidad de los
mismos.

3.- Se declare incursa a la Administradora única de la sociedad, Doña Noelia , en causa de


prohibición de competencia establecida en el artículo 65 LSRL , procediendo al cese y separación de la
misma, declarando a su vez nulos los actos realizados por la misma desde que concurre dicha causa, 4 de
noviembre de 2008, día de la Junta General.

4.- Y todo ello con expresa imposición de costas de este procedimiento a la demandada.".

SEGUNDO. - Tras seguirse el juicio por los trámites correspondientes el Juzgado de lo Mercantil nº 6
de Madrid dictó sentencia, con fecha 14 de diciembre de 2009 por la que se desestimó íntegramente la
demanda absolviendo a la parte demandada de todos los pedimentos de la demanda, con expresa
imposición de las costas procesales a la parte demandante.

TERCERO. - Publicada y notificada dicha resolución a las partes litigantes, por la representación de la
parte actora se interpuso recurso de apelación al que se opuso la sociedad demandada, que admitido por el
Juzgado y tramitado en forma legal, ha dado lugar a la formación del presente rollo ante esta sección de la
Audiencia Provincial de Madrid, que se ha seguido con arreglo a los de su clase, señalándose para su
deliberación, votación y fallo el día 22 de marzo de 2011.

CUARTO. - En la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO. - La entidad "VALMAYOR, S.L.", como socio de la mercantil "GAOKERENA, S.L.", formuló
demanda interesando la nulidad de la convocatoria de la junta general de socios de la citada entidad,
celebrada el día 4 de noviembre de 2008 y, subsidiariamente, la nulidad y, en su defecto, la anulabilidad, de
los acuerdos adoptados en la misma bajo los siguientes puntos del orden del día: 1º) designación de
presidente y secretario de la junta general de socios, 2º) aprobación, en su caso, de las cuentas del ejercicio
2006, 3º) censura de la gestión social durante 2006, 4º) resolver, en su caso, sobre la aplicación del
resultado del 2006, 5º) aprobación, en su caso, de las cuentas del ejercicio 2007 y 6º) censura de la gestión
social durante 2007, 7º) resolver, en su caso, sobre la aplicación del resultado del 2007, 8º) reelección de la
administradora única por el plazo estatutario, 9º) autorización, de acuerdo con el artículo 65 de la Ley de
Sociedades de Responsabilidad Limitada , a la administradora única, para dedicarse a una actividad
análoga o complementaria a la del objeto social de la sociedad, así como para ser administradora única de

2
Centro de Documentación Judicial

"PROMOCIONES Y SERVICIOS INMOBILIARIOS INVAL, S.L." Y "TEIZANOR, S.A.". Ratificación de la


actuación de la administradora única.

A la acción de impugnación de acuerdos sociales, la entidad demandante acumula la acción de


cese de la administradora única de la sociedad demandada por entender que, al ser nulo el acuerdo
adoptado en el punto noveno del orden del día, se ha revocado la autorización en su día otorgada a dicha
administradora al amparo del artículo 65 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada y, en
consecuencia incurre en prohibición de competencia.

La sentencia desestima íntegramente la demanda al rechazar todos y cada uno de los motivos de
impugnación y, concretamente, que la convocatoria de la junta hubiera sido efectuada con fraude de ley y
procesal, abuso de derecho y con mala fe. Asimismo, niega la infracción de derecho de información, la
imposibilidad de reelegir a la administradora que ya ejerce el cargo conforme a los estatutos por plazo
indefinido y la nulidad del acuerdo por el que se excusa a la administradora de la prohibición de
competencia por infracción del artículo 52 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada , que se
fundaba en que la administradora, doña Noelia , había ejercido su derecho de voto como socia, y en
representación de la entidad "TEIZANOR, S.A.", también administrada por aquélla, que, en definitiva, es una
sociedad interpuesta de la reseñada administradora.

Frente a la sentencia dictada en primera instancia se alza la parte actora que interesa su revocación
con íntegra estimación de la demanda en virtud de los motivos que se analizarán a continuación.

Dada la reciente entrada en vigor del texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, aprobado
Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio , se precisa que las citas legales que se efectuarán en la
presente resolución vendrán referidas a la hoy derogada Ley 2/1995, de 23 de marzo, de Sociedades de
Responsabilidad Limitada y, en su caso, al Real Decreto Legislativo 1564/1989, de 22 de diciembre , por el
que se aprobó el texto refundido de la Ley de Sociedades Anónimas, al ser dichos textos, por razones
temporales, los aplicables al supuesto enjuiciado.

SEGUNDO. - El recurrente pretendía en la demanda que se declarase la nulidad de la convocatoria


de la junta general por haberse realizado "en fraude de ley y en fraude procesal, en claro abuso de derecho
y con evidente mala fe, con el fin de evitar la Convocatoria Judicial solicitada y de ahogar económicamente
a esta parte que tiene que sufragar el coste de dicha Convocatoria y el de su impugnación".

Conviene realizar dos precisiones: 1ª) que, en realidad, la alegada nulidad afectaría a los acuerdos
adoptados en la junta celebrada al amparo de una convocatoria viciada o defectuosamente efectuada
(artículo 115 de la Ley de Sociedades Anónimas al que se remite el artículo 54 de la Ley de Sociedades de
Responsabilidad Limitada, y 2ª ) que no es de recibo invocar una batería de instituciones, supuestamente
defraudadas, sin un mínimo desarrollo argumental para justificar, desde un punto de vista jurídico, que la
conducta de la demanda integra simultáneamente un fraude de ley, un fraude procesal, un abuso de
derecho y una actuación de mala fe. Por otro lado, en el recurso ya sólo se invoca el abuso de derecho y el
fraude de ley.

La parte actora basa el motivo de nulidad en una premisa falsa cual es que la demandada procedió a
convocar la junta general tras tener conocimiento de la solicitud de la convocatoria judicial realizada por la
demandante y con la finalidad de evitar la misma y de ahogar económicamente al demandante.

Al margen de compartir los argumentos expuestos en la sentencia por los que se rechaza la nulidad
de los acuerdos adoptados por defectos en su convocatoria, que aquí se dan por reproducidos, lo cierto es
que solicitada la convocatoria judicial de la junta con fecha 30 de julio de 2008, la solicitud se turnó al
Juzgado de lo Mercantil nº 6 de Madrid (autos nº 592/2008), que dio traslado de la misma a la
administradora de la sociedad mediante providencia de 22 de diciembre de 2008 (folio 212), mientras que la
convocatoria de la junta aquí impugnada se efectuó el día 1 de octubre de 2008 (folio 50), comunicada a la
demandante el día 16 de octubre siguiente, por lo que resulta improsperable el motivo de nulidad invocado
por la sencilla razón, obviada por el apelante, de que la convocatoria de la junta fue realizada por el órgano
de administración con anterioridad a que tuviera conocimiento de la solicitud de la convocatoria judicial
deducida por la entidad demandante, sin que, por otra parte, se denunciara el supuesto defecto de la
convocatoria al constituirse la junta lo que por sí sólo justificaría rechazar el motivo de nulidad invocado.

De igual forma debe rechazarse la nulidad del acuerdo adoptado bajo el primer punto del orden del
día relativo al nombramiento de presidente y secretario de la junta que, en realidad, afectaría a la
constitución de la junta, que se fundaba en los diversos tipos de fraude que se imputaban a la demandada
con motivo de la convocatoria de la junta y que han sido rechazados.

3
Centro de Documentación Judicial

TERCERO. - En la demanda el recurrente considera infringido su derecho de información, de un lado,


por la tardía remisión de los documentos que debían ser sometidos a aprobación de la junta,
concretamente, de las cuentas anuales de los ejercicios 2006 y 2007, lo que, además, le ha impedido
ejercitar su derecho de examen de la contabilidad al amparo del artículo 86.2 de la Ley de Sociedades de
Responsabilidad Limitada y, de otro, por la falta de contestación de las aclaraciones solicitadas por escrito
con anterioridad a la celebración de la junta, lo que viciaría de nulidad los acuerdos adoptados bajo los
puntos 2 a 7 del orden del día.

Dicha infracción es rechazada en la sentencia apelada porque entiende que aunque las cuentas
anuales sometidas a aprobación de la junta las recibió el día anterior a su celebración, dicha circunstancia
no perjudicó su derecho de información como lo demuestra el hecho de que con anterioridad a la junta
efectuara un total de 75 preguntas sobre las referidas cuentas anuales y, respecto de esta información
solicita por escrito con anterioridad a la junta, estaba justificado, dada su extensión, número, contenido y
complejidad, que se contestaran por escrito con posterioridad a su celbración, como así lo efectuó el órgano
de administración.

El recurrente entiende que se ha vulnerado su derecho de información, con infracción del artículo
86.1 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada , porque no se le entregaron las copias de las
cuentas hasta el día 3 de noviembre cuando la junta estaba convocada y se celebró el día 4 de noviembre,
a pesar de haber solicitado la remisión de las cuentas a su domicilio mediante sendos burofax de fecha 20 y
23 de octubre de 2008.

Desde luego, no se ha acreditado que la sociedad haya impedido al accionista obtener, de forma
inmediata y gratuita, los documentos que iban a ser sometidos a aprobación de la junta. En este sentido
debe recordarse que el artículo 86 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada , como el artículo
212.2 de la Ley de Sociedades Anónimas , no imponen a la sociedad la remisión al domicilio del socio, si
éste lo pidiera, de la copia de las cuentas anuales y demás documentación que ha de ser sometida a la
aprobación de la junta.

Los citados preceptos no contemplan, en modo alguno, que los accionistas o los socios tengan
derecho al envío de la documentación a su domicilio, sino que cualquier accionista o socio "podrá obtener
de la sociedad, de forma inmediata y gratuita, los documentos" en cuestión.

Entiende por tanto la Sala que el derecho de información, en la modalidad prevista en los artículos
212.2 de la Ley de Sociedades Anónimas y 86 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada, se
vulnera cuando se impida al accionista obtener de la sociedad, de forma inmediata y gratuita, los
documentos, lo que impone el examen de las circunstancias concurrentes en el caso concreto para ver si tal
impedimento se ha producido.

En el supuesto de autos, el burofax de fecha 20 de octubre de 2008 por el que se requiere a la


administradora la copia de los documentos que iban a ser sometidos a aprobación de la junta, no fue
entregado a su destinatario, dejándose el correspondiente aviso (folio 53) y cuando la administradora recibió
el segundo burofax, enviado por el demandante el día 23 de octubre, en el que se reiteraba la anterior
petición, aquélla, sin poner obstáculo alguno al envío de la documentación al domicilio de la demandante, se
la remitió por correo ordinario sin que conste que se demorase en el envío.

En todo caso, el hecho de que la documentación fuera recibida por la demandante el día anterior a la
junta en modo alguno ha perjudicado su derecho de información hasta el punto de que, con anterioridad a la
celebración de la juta, planteó por escrito hasta un total de 75 preguntas, lo que pone de manifiesto que la
parte actora dispuso de tiempo más que suficiente para analizar las cuentas anuales y solicitar, a la vista de
las mismas, las aclaraciones que estimó oportunas, sin que, por otro lado, pueda entenderse vulnerado su
derecho a examinar los soportes contables (artículo 86.2 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad
Limitada ) cuando el demandante nunca manifestó su intención de ejercitarlo.

La demandante introduce en el recurso una cuestión por completo novedosa como lo es la afirmación
de que: "al estar la demandada participada por la actora, ésta tiene que reflejar en sus cuentas anuales los
resultados de su participada". Al margen de ser una cuestión nueva, lo que por sí solo justifica su rechazo
(artículo 456 de la Ley de Enjuiciamiento Civil ), la afirmación carece de sentido pues afectaría a las cuentas
de la demandante y no a las de la demandada, sin que la cuestión tampoco tenga nada que ver con el
derecho de información, implicando, en su caso, al principio de imagen fiel.

CUARTO. - También se insiste en el recurso en la vulneración del derecho de información ejercitado

4
Centro de Documentación Judicial

por escrito y con anterioridad a la junta general al amparo del artículo 51 de la Ley de Sociedades de
Responsabilidad Limitada .

La entidad demandante presentó por escrito el mismo día de la junta y con anterioridad a su
celebración un total de 75 preguntas (37 referidas a las cuentas del ejercicio 2006 y 38 a las cuentas del
ejercicio 2007) que no fueron contestadas durante la junta, manifestando la administradora que se
contestarían en el plazo y forma procedente, efectuándolo mediante burofax remitido a la demandante el día
26 de enero de 2009.

Como ya ha señalado este tribunal en sentencias de 14 de febrero de 2008 , 5 de mayo de 2008 y 24


de abril de 2009 : "(.) el segundo inciso del art. 51 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada se
ocupa de disciplinar la forma en la que el órgano de administración de la sociedad deberá satisfacer el
derecho de información ejercitado por el socio en cualquiera de las dos modalidades contempladas en su
inciso primero (antes de la junta o en el curso de ésta). Y nos indica que, respecto de cualquiera de esas
dos modalidades, la respuesta podrá ser tanto oral como escrita. A la hora de determinar cuál de esas dos
formas haya de ser la correcta, el precepto nos proporciona dos criterios, a saber: 1.- El "momento" en el
que se solicita la información: de conformidad con este criterio parece que la regla general habrá de ser la
de adoptar la forma escrita para las solicitudes de información formuladas con anterioridad a la junta
(siempre, como es evidente, que se haya efectuado con una razonable antelación para que pueda ser
contestada en la misma forma por el órgano de administración) y la forma oral para dar respuesta a las
cuestiones que se planteen en su desarrollo. 2.- La "naturaleza" de la información solicitada: se trata de un
criterio complementario y eventualmente corrector del anterior, de tal suerte que, atendiendo al mismo, nada
impide que una solicitud de información previa a la junta que esté dotada de una extrema simplicidad pueda
ser satisfecha oralmente (problema distinto será el de su prueba), mientras que una solicitud que se formule
en el curso de la junta y que tenga por objeto una información compleja en torno a pormenores y datos de
detalle que no se encuentre al alcance de los administradores satisfacer en el acto, pueda obtener
respuesta en forma escrita. Y, si es la forma escrita la procedente, parece obvio que su cumplimentación
habrá de tener lugar, a semejanza de cuanto al respecto establece el Art. 112 L.S.A ., con posterioridad a la
junta al no resultar concebible que el propio desarrollo de dicho acto pueda ser objeto de suspensión para
que el órgano de administración, previa la realización del estudio de antecedentes necesario, elabore el
informe escrito que deba ser entregado al socio solicitante. Parece, por tanto, que la L.S.R.L. no es, en
principio, contraria a que, cuando la naturaleza de la información solicitada en el seno de la junta lo
justifique, pueda obtener respuesta escrita y posterior a su celebración, con la única diferencia -en relación
con la disciplina del Art. 112 L.S.A .- de no imponerse aquí un límite temporal explícito (7 días en la L.S.A.)
de manera que sean las circunstancias concurrentes las que permitan apreciar en cada caso lo razonable o
lo excesivo del tiempo empleado por el órgano de administración de la sociedad para dar satisfacción al
derecho del socio. ".

La resolución impugnada rechaza la infracción alegada porque a la vista de la extensión y


complejidad de la información solicitada estaba justificada la decisión de la administradora de diferir su
contestación a un momento posterior al de la celebración de la junta.

La sala comparte esta apreciación. Dado que la solicitud de información se efectuó por escrito
mediante requerimiento notarial practicado a las 17:52 horas del día 4 de noviembre de 2008 cuando la
junta estaba señalada para su celebración ese mismo día a las 19 horas, resultaba materialmente imposible
su contestación escrita antes de la celebración de la junta y tampoco en la propia junta de forma oral o por
escrito a la vista de la extensión, contenido y complejidad de la información recabada por la entidad
demandante que abarcaba todo tipo de preguntas y aclaraciones sobre los gastos e ingresos de
explotación, gastos e ingresos financieros, gastos de establecimiento, cuestiones sobre el inmovilizado
inmaterial, el inmovilizado material, existencias, inversiones financieras, tesorería, reservas, desglose y
composición de los deudores, desglose y composición de los acreedores a largo plazo, desglose y
composición de los acreedores a corto plazo, entre otras variadas cuestiones, por lo que estaba
completamente justificada la decisión de la administradora de satisfacer la información solicitada con
posterioridad a la celebración de la junta e, incluso, hubiera justificado la postura de la demandada de
rechazar de plano la información solicitada por ser manifiestamente abusiva y desproporcionada sin más
finalidad que justificar la posterior impugnación de los acuerdos adoptados en el marco de las tensas
relaciones existentes entre los cónyuges que, directamente o mediante sociedades interpuestas, participan
en la distintas sociedades constituidas por éstos durante su relación matrimonial, por lo que, en todo caso,
las respuestas dadas por la sociedad a las preguntas planeadas por la demandante no infringen su derecho
de información sino que, por el contrario, lo satisfacen más allá de lo exigible.

Por otra parte, no es cierto que la información requerida por la demandante fuera cumplimentada por

5
Centro de Documentación Judicial

la demandada tras ser emplazada en el presente procedimiento puesto que la información se remitió el día
26 de enero de 2009 (folio 213) y la demandada no fue emplazada hasta el día 19 de febrero de 2009 (folio
136).

En definitiva, aun cuando en otras circunstancias el plazo tomado por la demandada para contestar a
la información solicitada por la actora podría haberse considerado excesivo, en el supuesto de autos, por las
razones ya expuestas, la posible demora no justifica en modo alguno la nulidad de los acuerdos
impugnados.

Q U I N T O . - El recurrente también combate la sentencia apelada en cuanto que desestimó la


impugnación del acuerdo adoptado bajo el octavo punto del orden del día relativo a la reelección por tiempo
indefinido de doña Noelia como administradora única de la sociedad.

Dado que doña Noelia fue nombrada administradora única de la sociedad por tiempo indefinido en
junta general celebrada al constituirse la sociedad (folio 177, escritura de constitución), podía resultar
innecesario el acuerdo adoptado pero, desde luego, no infringe norma legal o estatutaria alguna ni se ha
alegado que resulte lesivo para la sociedad, lo que determina la confirmación de la sentencia en este
particular que no puede combatirse con la afirmación de que: ". nos resulta incongruente la reelección de un
Administrador Único que ejerce el cargo por tiempo indefinido ya que el motivo de la reelección es el
mantenimiento en el cargo que no se ha dejado y se mantiene por ejercerlo de modo indefinido.". Entre los
motivos de nulidad o anulabilidad de los acuerdos sociales no figura el que le pueda resultar incongruente a
alguno de los socios, sin que se haya invocado alguna infracción legal que justificase su nulidad, ni
infracción estatutaria o lesión, en beneficio de uno o varios socios o de terceros, de los intereses de la
sociedad, que justificase su anulabilidad.

S E X T O . - La sentencia apelada también rechaza la impugnación del acuerdo adoptado bajo el


noveno punto del orden del día por el que, de acuerdo con el artículo 65 de la Ley de Sociedades de
Responsabilidad Limitada , se autoriza a doña Noelia , administradora única de la entidad demandada, a
dedicarse a una actividad análoga o complementaria a la del objeto social de la sociedad, así como para ser
administradora única de "PROMOCIONES Y SERVICIOS INMOBILIARIOS INVAL, S.L." Y "TEIZANOR,
S.A.", ratificando la actuación de la citada administradora única.

La impugnación del acuerdo se basaba en la infracción del artículo 52 de la Ley de Sociedades de


Responsabilidad Limitada , al haber ejercido su derecho de voto como socio la propia administradora, doña
Noelia , y la entidad "TEIZANOR, S.A." también administrada por ésta y que, en definitiva, es una sociedad
interpuesta de la reseñada administradora, existiendo, en consecuencia, un claro conflicto de intereses.

La sentencia apelada, rechaza la impugnación al entender que son los propios estatutos sociales los
que, directamente, autorizan la compatibilidad a la administradora y que el acuerdo impugnado se limita a
concretar la autorización respecto de dos sociedades, sin que por ello suponga conflicto de interés alguno,
pues todos los socios evitaron tal conflicto al constituir la sociedad y aprobar los estatutos con tal cláusula
de compatibilidad.

No se comparten en este particular los razonamientos de la sentencia. Los estatutos no contienen


ninguna cláusula que excluya la prohibición de competencia del artículo 65 de la Ley de Sociedades de
Responsabilidad Limitada , ni procede examinar ahora si podría contenerla, sino que fue la junta general en
el acto de constitución de la sociedad la que, mediante el correspondiente acuerdo, autorizó a la
administradora "para ocupar el cargo de administradora en otras sociedades mercantiles de mismo o
análogo objeto social, en las cuales participe esta persona como accionista o socio" (estipulación sexta de la
escritura de constitución, al folio 177).

Es irrelevante cuál haya podido ser la finalidad o la causa por la que la administradora decidió incluir
en la junta general este punto del orden del día cuando resultaba innecesario dada la primitiva autorización
concedida en la junta celebrada al constituirse la sociedad pero si, por las razones que fueren, se somete a
la decisión de la junta la autorización a la administradora para dedicarse a una actividad análoga o
complementaria a la del objeto de la sociedad demandada y, concretamente, para ser administradora única
de las sociedades "PROMOCIONES Y SERVICIOS INMOBILIARIOS INVAL, S.L." y "TEIZANOR, S.A.",
resulta de aplicación el artículo 52 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada , sin que su
impugnación implique una infracción del principio de buena fe pues responde a un concreto y nuevo
acuerdo adoptado por la junta a instancias de la propia administradora, precisamente, en atención a la tensa
relación existente entre los cónyuges que componen las distintas sociedades, los cuales se hallan inmersos
en un proceso de separación, con la consiguiente pérdida de confianza entre ellos.

6
Centro de Documentación Judicial

El citado artículo 52 priva al socio del ejercicio del esencial derecho de voto en concretos supuestos
en los que, por disposición legal, debe entenderse que existe conflicto de intereses. Así, el socio no puede
ejercer el derecho de voto correspondiente a sus participaciones, en lo que aquí interesa: ". cuando, siendo
administrador, el acuerdo se refiera a la dispensa de la prohibición de competencia." y ésta viene definida
legalmente en el artículo 65 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada cuando bajo esta rúbrica
dispone: "Los administradores no podrán dedicarse, por cuenta propia o ajena, al mismo, análogo o
complementario género de actividad que constituya el objeto social, salvo autorización expresa de la
sociedad, mediante acuerdo de la Junta General" y éste es, precisamente, el acuerdo que se adopta bajo el
punto noveno del orden del día, estando acreditado que el objeto social de la entidad "PROMOCIONES Y
SERVICIOS INMOBILIARIOS INVAL, S.L." (folio 111) coincide con el de los apartados a), b) c) y d) del
objeto social de la entidad demandada (folio 182), siendo parcialmente coincidente el de la entidad
"TEIZANOR, S.A." (folio 121) y el de la demandada, comprendiendo ambos, por ejemplo, la compra y venta
y el arrendamiento de bienes inmuebles, así como el asesoramiento de empresas.

No siendo discutido que la administradora de la sociedad, doña Noelia , no se abstuvo con relación al
citado acuerdo de ejercitar el derecho de voto correspondiente a las participaciones de su titularidad y de las
que controla a través de su sociedad instrumental "TEIZANOR, S.A." -hecho no discutido en este pleito-, tal
circunstancia determina la nulidad del acuerdo por infracción del artículo 52 de la Ley de Sociedades de
Responsabilidad Limitada .

Como resulta patente, siendo nulo el acuerdo por incurrir en infracción legal, son insustanciales las
alegaciones del apelado sobre la falta de legitimación del actor por no haber hecho constar su protesta, lo
que sólo se exige respecto de los acuerdos anulables (artículo 117 de la Ley de Sociedades Anónimas al
que se remite el artículo 56 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada ).

Ahora bien, la nulidad del acuerdo impugnado no produce otro efecto que su ineficacia, por lo que la
actuación de la administradora de la sociedad como administradora de las entidades "PROMOCIONES Y
SERVICIOS INMOBILIARIOS INVAL, S.L." y "TEIZANOR, S.A." sigue amparada por la autorización
concedida en la junta celebrada el día 2 de junio de 2005 al constituirse la sociedad, que no ha sido dejada
sin efecto por el hecho de que se declare la nulidad de un, superfluo, acuerdo posterior por el que se
dispensaba a la administradora de la prohibición de competencia, cuando ya gozaba de una anterior y
vigente autorización.

En definitiva, la nulidad del acuerdo impugnado no implica que la administradora demandada haya
incurrido en prohibición de competencia por el hecho de ser administradora de otras sociedades en las que
participa y que se dedican al mismo, análogo o complementario género de actividad, al gozar desde la
constitución de la sociedad demandada, de la preceptiva autorización, sin que por tanto proceda acoger la
acción por la que se pretendía el cese de la administradora que, además, difícilmente podía acordarse sin
llamar personalmente al pleito a la administradora cuyo cese se pretende.

S É P T I M O . - En materia de costas, la estimación parcial del recurso de apelación con estimación


parcial de la demanda, determina que no proceda efectuar condena en costas en ninguna de las instancias,
todo ello de conformidad con los artículos 394.2 y 398.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil .

Vistos los preceptos legales citados y demás de pertinente y general aplicación,

FALLO

En atención a lo expuesto la Sala acuerda:

1) Estimar parcialmente el recurso de apelación interpuesto por el procurador don Juan Torrecilla
Jiménez en nombre y representación de la entidad "VALMAYOR, S.L." contra la sentencia dictada el 14 de
diciembre de 2009 por el Juzgado de lo Mercantil nº 6 de Madrid, en el procedimiento núm. 23/2009 del que
este rollo dimana.

2) Revocar parcialmente dicha resolución y, en su lugar, estimamos parcialmente la demanda


formulada por la entidad "VALMAYOR, S.L." contra la mercantil "GAOKERENA, S.L.", representada por la
procuradora doña María del Carmen Ortiz Cornago y, en consecuencia, declaramos la nulidad del acuerdo
adoptado bajo el punto noveno del orden del día en la Junta General de socios de la entidad
"GAOKERENA, S.L.", celebrada el día 4 de noviembre de 2008, confirmando en lo demás la desestimación
de la demanda, sin efectuar expresa imposición de las costas procesales causadas en primera instancia.

7
Centro de Documentación Judicial

3) No se efectúa expresa imposición de las costas originadas con el recurso de apelación.

Así, por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos los Ilustrísimos señores
magistrados integrantes de este Tribunal.