Вы находитесь на странице: 1из 7

Unidad 5: Delitos contra el honor

5.1. Bien jurídico protegido. Sistematización.


En este tipo de figuras el bien jurídico que la norma intenta proteger, y que la acción del
autor lesiona, es el honor. El honor es la propia personalidad, entendida como la suma de
cualidades físicas, morales, sociales y/o profesionales, valiosas para la comunidad y atribuibles a
una persona. El honor subjetivo u honra, está constituido por las cualidades que se atribuye el
propio interesado. En cambio, cuando son terceros los que atribuyen esas cualidades al
interesado, se habla de “honor objetivo” o crédito. No es requisito que el sujeto pasivo de la ofensa
posea realmente las cualidades valiosas que se le niegan, se presupone que siempre existe
honor.
Subjetivamente los delitos contra el honor reclaman el conocimiento del carácter ofensivo
de las expresiones por parte del sujeto activo, y la voluntad de ofender al sujeto pasivo con el
desarrollo de esa conducta.

5.2. Injuria
Art. 110. El que deshonrare o desacreditare a otro, será reprimido con multa de $ 1.500 a 90.000,
o prisión de un mes a un año.

5.2.1. Concepto, medios, aspectos subjetivo.


La injuria es una ofensa genérica al honor ajeno, por contraposición a la calumnia que s
una ofensa especializada. La “deshonra” es una lesión al derecho que tienen las personas a que
los terceros respeten las cualidades que -según su propia estimación- le asignan a su
personalidad. La “desacreditación” es una lesión al derecho que tienen las personas a que no se
perjudique la opinión que sobre su personalidad puedan tener los terceros (fama o reputación). El
descrédito no solo requiere que trascienda a terceros, sino que exista voluntad de lograr esa
trascendencia.
La injuria entonces, en sus dos modalidades: deshonra y descrédito, consiste en la
imputación de una calidad, costumbre o conducta socialmente disvaliosa, aún cuando las
imputaciones sean verdaderas. Es un delito doloso que se consuma cuando ésta llega a
conocimiento de su destinatario o un tercero, es además formal, y no requiere que el hecho dañe
efectivamente la honra o el crédito ajeno.

5.2.2. La prueba de la verdad.


Art. 111. El acusado de injuria sólo podrá probar la verdad de la imputación en los siguientes
casos:
1) Si la imputación hubiere tenido por objeto defender o garantizar un interés público actual;
2) Si el hecho atribuido a la persona ofendida, hubiere dado lugar a un proceso penal;
3) Si el querellante pidiere la prueba de la imputación dirigida contra él. En estos casos, si se
probare la verdad de las imputaciones, el acusado quedará exento de penal.

Una consecuencia del modo objetivo de proteger el honor, es la prohibición de “la prueba
de la verdad”, salvo que un interés social más valioso que el honor individual exija la acreditación.

Materia: Derecho Penal II -1-


Profesor: Maximiliano Davies
Este supuesto está reglado en el art. transcripto, y su desarrollo puede estudiarse sin dificultad del
manual obligatorio.

Con relación a la figura que estamos analizando, y en comparación la el delito de


“calumnia”, el TSJ señaló lo siguiente: “…la doctrina actualmente afirma en forma unánime que los
delitos contra el honor ofenden a las personas de manera directa e inmediata en su personalidad,
vale decir, en el conjunto de las cualidades morales, jurídicas, sociales y profesionales, apreciadas
como valiosas por la comunidad, atribuibles a las personas (Ricardo C. Núñez, Derecho Penal
Argentino, Omeba, Buenos Aires, 1964, T. IV, ps. 18/19; Sebastián Soler, Derecho Penal
Argentino, T.E.A., Buenos Aires, 1970, T. III, p. 184; Carlos Fontán Balestra, Tratado de Derecho
Penal, Abeledo Perrot, Buenos Aires, 1968, T. IV, p. 401; Carlos Creus, Derecho Penal: Parte
Especial, Buenos Aires, Astrea, 1999, T. 1, p. 125). Con respecto a este bien jurídico, el Código
Penal prevé solamente dos tipos fundamentales de delitos contra el honor: el de injurias es el tipo
genérico, y consiste en "deshonrar o desacreditar a otro" (art. 110 C.P.); el delito de calumnias es
un tipo específico en relación al anterior, porque consiste en imputar falsamente a otro un delito
que de lugar a una acción pública (art. 109 C.P.) (Ricardo C. Núñez, op. cit., p. 55; Carlos Creus,
op. cit., T. 1, p. 131). Ahora bien, en lo que aquí concierne, es conveniente destacar el carácter
imputativo de la conducta injuriosa. En efecto, la injuria, como deshonra o como descrédito, es
siempre una conducta significativa de desmedro para las calidades estructurantes de la
personalidad. Debe estar constituida, por consiguiente, por imputaciones de calidades,
costumbres o conductas susceptibles de ser apreciadas como peyorativas para la personalidad
del ofendido, por éste o por los terceros. Para arribar a esta conclusión, se sostiene que el art. 110
del Código, apartándose del Proyecto Tejedor (part. II, tít. VII, art. 1), el Código de 1886 (art. 179)
y el Proyecto de 1891 (art. 138), inspirados a su vez en el Código peruano de 1862 (art. 281) y en
el Código español de 1848 (art. 379), abandonó el menosprecio como forma constitutiva de injuria
y mantuvo la deshonra y el descrédito como tipos posibles de este delito. Pero al proceder así, el
legislador no entendió comprender en la deshonra el menosprecio, esto es, la conducta que sin
imputarle a la víctima de ella una calidad, costumbre o conducta deshonrante, la tiene en menos
de lo que merece por su dignidad o decoro. Tanto es así, que el artículo 111 supone que la injuria
implica siempre una imputación al ofendido susceptible de probarse por el querellado. Esto no
puede ocurrir respecto del simple menosprecio, el cual no señala calidad, costumbre o conducta
de la víctima sometible a prueba. Además, cuando la ley ha querido castigar las infracciones al
decoro, lo ha hecho específicamente (como ocurría con el desacato del art. 244, Cód. Penal, que
derogó la ley 24.198) (Cfr. Ricardo C. Núñez, op. cit., p. 58; Carlos Fontán Balestra, op. cit., p.
432; Carlos Creus, op. cit., p. 125)…” (16/11/99, autos "Querella formulada por Clara Bomheker c/
Isaac Jacobo Plotnik p.s.a. injurias e incumplimiento de los deberes de asistencia familiar -
Recurso de Casación-" – Expte. "Q", 04/98).

5.3.3. Injurias recíprocas y en juicio. Injurias equívocas y encubiertas.


Injurias recíprocas:

Art. 116. Cuando las injurias fueren recíprocas, el tribunal podrá, según las circunstancias,
declarar exentas de pena a las dos partes o a alguna de ellas.

Las injurias no adquieren el carácter de recíprocas porque el querellante y el querellado se


hayan injuriado uno a otro (simultáneamente). Este carácter se adquiere cuando una de las
injurias tiene su causa en la otra, es decir, debe existir entre ambas una relación de causalidad
subjetiva (se injuria en razón de una injuria sufrida anteriormente, y a causa de ésta). No es
necesario que las “injurias” sean equivalentes, simultáneas (que se hayan dado en un mismo

Materia: Derecho Penal II -2-


Profesor: Maximiliano Davies
contexto), ni que se encuentren temporalmente próximas. La facultad del juez constituye una
excusa absolutoria (si bien es facultativa, no implica que pueda ser discrecional).

Injurias en juicio:

Art. 115. Las injurias proferidas por los litigantes, apoderados o defensores, en los escritos,
discursos o informes producidos ante los tribunales y no dados a publicidad, quedarán sujetas
únicamente a las correcciones disciplinarias correspondientes.

Esta excepción funciona para las injurias, y no para los supuestos de calumnias, debido a
que en estos casos existe un interés social en que se averigüe la posible comisión de un delito.
Este supuesto no presenta mayores dificultades. No obstante conviene resaltar los
siguientes aspectos señalados por la jurisprudencia de la Cámara Nacional en lo Criminal y
Correccional Federal:
1) “…No es procedente aplicar la excusa absolutoria prevista en el art. 115, C.P. -de
aplicación si las expresiones prima facie injuriantes son proferidas en juicio y no son dadas
a publicidad-, cuando las frases injuriantes habrían sido pronunciadas directamente ante
periodistas en el marco de una entrevista televisiva. La expresión "en juicio" se refiere
exclusivamente a los escritos, discursos o informes que se produzcan ante los Tribunales.
Es que el motivo de esta norma es el resguardo del derecho a la libre defensa en juicio, es decir,
en los procesos judiciales en los que se dirima un litigio, sea dentro del principal o en sus
incidentes. No puede extenderse a cualquier otro ámbito en que se pretenda desmentir una
acusación. El giro "dadas a publicidad" se refiere a que las expresiones sean sacadas
intencionalmente por el autor del ámbito desaparece la necesidad de resguardar el ejercicio de la
defensa en juicio
Autos: “SOAJE PINTO, José M - 8/08/02 - c. 17.813”, Sala VI.
2) “… Si los términos considerados injuriosos por el querellante habrían sido vertidos en el
trámite de procesos judiciales, es aplicable la exención contemplada en el art. 115 del código
sustantivo. "Pensamos que el art. 115 se refiere también a las injurias proferidas contra
terceros. La norma es amplia pero no ilimitada (...) El límite de las injurias comprendidas está,
pues, fijado por la naturaleza de su contenido vinculado a la controversia, sean dirigidas a las
partes o a terceros". "Las injurias a las que se refiere el art. 115 del C.P. son las que se
profieren en los escritos presentados por los litigantes en un juicio y mientras se desarrollen
dentro de ese contexto y no sean dadas a publicidad, se los exime de responsabilidad. La
expresión "en juicio" se refiere exclusivamente a los escritos, discursos o informes que se
produzcan ante los Tribunales. Es que el motivo de esta norma es el resguardo del derecho a
la libre defensa en juicio, es decir, en los procesos judiciales en los que se dirima un litigio, sea
dentro del principal o en sus incidentes". Si las cuestiones vertidas en el juicio no fueron
comunicadas a terceros ajenos al juicio, no se han dado a publicidad sino que, en todo caso,
fueron conocidas por las partes interesadas en los pleitos y por los órganos estatales
encargados de investigar y juzgar. Por ello, corresponde confirmar el auto que desestima la
causa por inexistencia de delito…”.
Autos: “FILANDINO, Lucrecia R. - 23/05/06 - c. 28.943”, Sala VI.
3) “…Si las actuaciones se iniciaron a raíz de la querella incoada por el apoderado de la
querellante quien indicó que las calumnias habrían sido proferidas al momento de la
presentación de un escrito por parte de la querellada en el Juzgado Comercial en los autos que
allí tramitan, el hecho investigado, de adecuarse a algún tipo penal sería el de injurias y no el
de calumnias. "La imputación calumniosa requiere que se atribuya un delito determinado o,
cuando menos, determinable como hecho real; no basta por consiguiente, atribuir un delito
según la calificación exclusivamente penal; es imprescindible que la determinación se establezca

Materia: Derecho Penal II -3-


Profesor: Maximiliano Davies
en virtud de sus circunstancias fácticas (víctima, lugar, tiempo, objeto, medios, otros), aunque
no contenga a todas, pero sí las que basten para permitir la individualización".
"Es suficiente con que la injuria se profiera en las circunstancias típicas del art. 115 para
que sea procedente la exención, aunque no concierna específicamente al objeto del juicio en el
cual se produce". "Se ha puesto de acuerdo la doctrina en que la publicidad mencionada por
la norma no es el procedimiento destinado a que la ofensa tome estado público con su
conocimiento por un número indeterminado de personas, sino la circunstancia de que ese
conocimiento haya sido llevado, por obra intencional del agente, a terceros ajenos al juicio,
antes de la presentación de la instancia en el tribunal (...) o después de ella ..." .
"Las injurias a las que se refiere el art. 115 del C.P. son las que se profieren en los escritos
presentados por los litigantes en un juicio y mientras se desarrollen dentro de ese contexto y no
sean dadas a publicidad, se los exime de responsabilidad. La expresión "en juicio" se refiere
exclusivamente a los escritos, discursos o informes que se produzcan ante los Tribunales. Es
que el motivo de esta norma es el resguardo del derecho a la libre defensa en juicio, es decir,
en los procesos judiciales en los que se dirima un litigio, sea dentro del principal o en sus
incidentes". En consecuencia, debe confirmarse el auto que desestima la querella.
Autos: “BARBERO, Delfina - 18/04/06 - c. 29.055”, Sala VI.

Injurias equívocas o encubiertas.

Art. 112. El reo de calumnia o injuria equívoca o encubierta que rehusare dar en juicio
explicaciones satisfactorias sobre ella, sufrirá del mínimun a la mitad de la pena correspondiente a
la calumnia o injuria manifiesta.

La calumnia o injuria es encubierta sólo si la ofensa no es manifiesta por ser dudosa su


existencia. Esto es así por cuanto el contenido ofensivo depende de la interpretación que se le
pueda dar a las expresiones del agente.
Este tipo requiere que se den dos circunstancias: - como se dijo - Que sea una injuria o
calumnia no manifiesta, por ser equívoca o encubierta y que el sujeto activo se rehúse a dar en
juicio explicaciones satisfactorias. Lo “equívoco” puede estar en el contenido o en la dirección.

5.3 Calumnia.

5.3.1 Definición.
Art. 109. La calumnia o falsa imputación de un delito que dé lugar a la acción pública, será
reprimida con prisión de uno a tres años.

5.3.2 Estructura del delito.


Mientras que en la injuria los términos ofensivos no esta tipificados, en la calumnia si
(delito que dé lugar a la acción pública). Se justifica que esta conducta esté más severamente
penada por la naturaleza de la imputación y el peligro que para el ofendido implica la eventualidad
de verse sometido a un proceso penal. La calumnia consiste en atribuir a una persona
determinada –verbalmente, por escrito o por otro acto- y a sabiendas de la falsedad de la
imputación, ser autor o partícipe de un delito perseguible mediante acción pública. Sujeto activo y
pasivo: sólo personas físicas. No es suficiente atribuir una conducta criminal indeterminada
(ejemplo “Ud. es un ladrón”), ya que esa conducta tipificaría como injuria. Resulta imprescindible

Materia: Derecho Penal II -4-


Profesor: Maximiliano Davies
que se señalen las circunstancias del hecho delictivo que se atribuye al sujeto pasivo. No
estaremos ante una calumnia si el hecho (tal como fuera descripto por el sujeto activo), ocurrió
realmente. La calumnia se consuma cuando la falsa imputación llega al propio sujeto o a un
extraño. Admite tentativa.

En cuanto a esta figura, el TSJ de la Provincia de Córdoba, señaló “… en el plano objetivo,


para que se configure el delito de calumnias es necesario que la imputación delictiva realizada sea
falsa; la falsedad de la imputación es un requisito expresamente contemplado (T.S.J., Sala Penal,
S. Nº 3, 10/03/04, “Querella Riutort de De la Sota c/ Martínez García”; Núñez, Ricardo C., Derecho
Penal argentino, Bibliográfica Omeba, Buenos Aires, 1964, T. IV, ps. 57, 58 y 134; Soler,
Sebastián, Derecho Penal Argentino, T.E.A., Buenos Aires, 1970, T. III, ps. 219 y 240; Fontán
Balestra, Carlos, Tratado de Derecho Penal, Abeledo Perrot, Buenos Aires, 1968, T. IV, p. 457 y
483; Creus, Carlos, Derecho Penal. Parte Especial", Astrea, Buenos Aires, 1999, T. I, ps. 136 y
143; Vázquez Rossi, Jorge, La protección jurídica del honor, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, 1995, p.
67; Pérez Barberá, Gabriel, Libertad de prensa y derecho al honor: Repercusiones dogmático-
penales de la doctrina constitucional de la "real malicia", Alveroni, Córdoba, 1999, p. 41). En
consecuencia –se agregó– la esencia de la calumnia es subjetiva, y la imputación es falsa cuando
el autor, conociendo en forma cierta que la víctima es inocente o en la duda sobre ello, le atribuye
un delito incierto, o un hecho cierto con circunstancias inciertas que lo vuelven delictivo, o una
responsabilidad inexistente en un delito cierto (v. Núñez, op. cit., ps. 133 y 134; Soler, op. cit., ps.
253 y 254; Creus, op. cit., 136; Vázquez Rossi, op. cit., 65. T.S.J., Sala Penal, S. nº 100, 2/11/01,
"Sarsfield Novillo c/ Croce"; “Querella Riutort de De la Sota c/ Martínez García”, cit.). Es que, con
acierto ha señalado Carlos Creus, la falsedad objetiva de la imputación no implica de por sí el dolo
(Carlos Fontán Balestra, op. cit., p. 495)…” (04/09/07, autos “Querella presentada por Grahovac,
Walter Mario c/ Julia Antonia Azzetti por injurias y calumnias -Recurso de Casación-” - Expte. “Q”,
Nº 3/05)1.

5.4 Figuras comunes.

5.4.1 Publicación o reproducción de la calumnia e injuria ajena.


Propagación de la injuria o calumnia por la prensa. Retractación. Ley
25.326, art. 117 bis del CP.
Art. 113. El que publicare o reprodujere, por cualquier medio, injurias o calumnias inferidas por
otro, será reprimido como autor de las injurias o calumnias de que se trate.

Para este tipo penal no interesa la responsabilidad del “otro”. El que publica es ajeno a la
ofensa.

Propagación de la injuria o calumnia por la prensa.

1
Ambos fallos se encuentran agregados en la carpeta de “Fallos y dictámenes” correspondiente a esta
unidad. En ellos puede advertirse cómo se valora la prueba en el caso concreto y qué elementos no pueden
faltar a los fines de tener por configurados estos delitos.

Materia: Derecho Penal II -5-


Profesor: Maximiliano Davies
Art. 114. Cuando la injuria o calumnia se hubiere propagado por medio de la prensa, en la Capital
y territorios nacionales, sus autores quedarán sometidos a las sanciones del presente Código y el
juez o tribunal ordenará, si lo pidiere el ofendido, que los editores inserten en los respectivos
impresos o periódicos, a costa del culpable, la sentencia o satisfacción.

Se trata de una medida reparatoria para el ofendido por la injuria o calumnia publicada por
un medio de prensa.

5.4.2. Ley 25.326, art. 117 bis del CP.


Art. 117 bis.
1. Será reprimido con la pena de prisión de un mes a dos años el que insertara o hiciera
insertar a sabiendas datos falsos en un archivo de datos personales.
2. La pena será de seis meses a tres años, al que proporcionara a un tercero a sabiendas,
información falsa contenida en un archivo de datos personales.
3. La escala penal se aumentará en la mitad del mínimo y del máximo, cuando del hecho se
derive perjuicio a alguna persona.
4. Cuando el autor o responsable del ilícito sea funcionario público en ejercicio de sus
funciones, se le aplicará la accesoria de inhabilitación para el desempeño de cargos
públicos por el doble del tiempo que el de la condena.

Retractación:

Art. 117. El culpable de injuria o calumnia contra un particular o asociación, quedará exento de
pena, si se retractare públicamente, antes de contestar la querella o en el acto de hacerlo.

La “retractación” es el acto por el cuál el culpable, arrepentido, se desdice en el trámite del


juicio de la imputación injuriosa o calumniosa. No es necesario que asuma que mintió, sino que la
retractación supone que él ofensor se reconoce culpable y que en un acto de arrepentimiento
afirma la inexactitud de sus dichos. De esta forma se excusa la responsabilidad penal, no la civil.

5.4.3. Delitos contra el honor y la libertad de prensa.

Como bien lo señala Ricardo Núñez, el honor y la libertad de prensa son bienes muchas
veces enfrentados. El honor, como derecho personalísimo del hombre, es resguardado mediante
la figura de la injuria, aún cuando lo que se exponga de una persona sea cierto. El segundo un
derecho de los hombres, ganado no a costa de pocos sacrificios, que implica o se relaciona
directamente con la libertad institucional. Son los jueces los que deben decidir cuándo este
segundo derecho avasalla legítimamente al primero, imponer los límites, y en su caso, las
sanciones que correspondan (Manual de Derecho Penal – Parte Especial, Núñez, página 110/11).

5.4.4. La acción penal en los delitos contra el honor.

Materia: Derecho Penal II -6-


Profesor: Maximiliano Davies
Ver artículos 71/75 del Código Penal. Para mayor abundamiento, y teniendo en cuenta que el
tema no presenta dificultades, ver Manual de Derecho Penal – Parte Especial, Núñez, página 109.

Teniendo en cuenta el desarrollo eminentemente teórico de las unidades, se les recomienda leer
los fallos y dictámenes fiscales que se agregan en una carpeta adjunta a la presente unidad o
lectura. La intención es que ustedes tomen contacto directo con "Derecho penal II" en toda su
dinámica, y en este sentido, qué mejor método que el estudio de las resoluciones emanadas por
los tribunales o procuradores fiscales, quienes tienen la tarea de poner en marcha todo el
andamiaje teórico que compone nuestra materia. Algunos fallos son extensos, y no son de tipo
obligatorio, no obstante se aconseja -en la medida de su tiempo- su lectura

Materia: Derecho Penal II -7-


Profesor: Maximiliano Davies