Вы находитесь на странице: 1из 31

UNIVERSIDAD DE COSTA RICA FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS ESCUELA DE ECONOMIA UNIDAD DE VÍNCULO EXTERNO III PROMOCIÓN PROGRAMA TECNICO EN RIESGO

UNIVERSIDAD DE COSTA RICA FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS ESCUELA DE ECONOMIA UNIDAD DE VÍNCULO EXTERNO III

Modulo V: Riesgos de Seguros

Riesgo Catastrófico por Terremoto

Profesor: Minor Morales Vicenti

Alumna:

Erika Chacón López

Cédula: 603590669

Karol Montero Ulate

Cedula: 603240031

Junio, 2011

INTRODUCCION

En la vida diaria las personas enfrentan diversas situaciones que traen implícito algún factor de riesgo. Por ejemplo; escoger un colegio, decidir qué carrera estudiar, cambiar de trabajo, realizar un viaje, contraer matrimonio, etcétera. De tal manera, cuando alguna persona hace referencia a la posibilidad de riesgo en una situación determinada, de inmediato se comprende que existe incertidumbre respecto al resultado esperado.

Al tomar una decisión, siempre se corre el riesgo de que las consecuencias no sean las esperadas pero, ¿qué pasa en los casos en que la situación de riesgo no depende de tomar una decisión personal correcta o errada sino que depende de la madre naturaleza? Este es el caso de los llamados riesgos catastróficos ya que es impredecible, a ciencia cierta, cuándo ocurrirán y lo único que se puede hacer en estas situaciones es tomar las medidas preventivas adecuadas para mitigar sus fatales secuelas.

En este sentido, las compañías de seguros y reaseguros a nivel mundial (principales tomadoras de riesgos de esta índole) tienen la responsabilidad de definir eficientes modelos de valoración de riesgos catastróficos para que en caso de ocurrencia de un desastre natural de inesperadas magnitudes se pueda cubrir las obligaciones con los más afectados: los asegurados.

En el desarrollo del presente trabajo abarcaremos los aspectos más importantes de un riesgo catastrófico en específico, el de terremoto.

2

1.

RIESGO CATASTRÓFICO

  • 1.1. Definición

El Diccionario MAPFRE de Seguros indica al respecto del concepto de riesgo catastrófico:

“Se da este nombre al que tiene su origen en hechos o acontecimientos de carácter extraordinario, tales como fenómenos atmosféricos de elevada gravedad, movimientos sísmicos, conmociones o revoluciones militares o políticas, etcétera, cuya propia naturaleza anormal y la elevada intensidad y cuantía de los daños que de ellos pueden derivarse impiden que su cobertura quede garantizada en una póliza de seguro ordinario… Aquel que afecta a un gran número de personas, bienes o territorios, ocasionando elevadas pérdidas materiales y humanas, y el periodo de recuperación de las infraestructuras y vuelta a la normalidad es muy prolongado”. (http://www.mapfre.com/wdiccionario/terminos/vertermino.sh tml?r/riesgo-catastrofico.htm)

En síntesis, el riesgo catastrófico es aquel derivado de sucesos extraordinarios de la naturaleza

que cuya magnitud desencadena una serie de consecuencias económicas y humanas devastadoras

para la región donde ocurre el evento.

  • 1.2. Clasificación

Los riesgos catastróficos se pueden clasificar en dos grandes grupos: los riesgos climáticos y los

riesgos geológicos. Con el objetivo de simplificar la clasificación se excluyen los riesgos cósmicos

(derivados de eventos cuyo origen se da fuera de la atmósfera terrestre; por ejemplo meteoritos).

3

1.2.1. Riesgos Climáticos

El riesgo climático se puede definir como un acontecimiento natural ocasionado por

condiciones meteorológicas extremas que se prolongan en series temporales cortas. En términos

estadísticos se podría decir que es cuando se dan estados atmosféricos cercanos a la media de la

determinación climática de una región.

Entre

los

sucesos

climáticos

más

dañinos

en

el

mundo,

por

orden

de

importancia

se

encuentran:

 

Ciclones tropicales

 

Sequías

 

Inundaciones por lluvias monzónicas, tormentas tropicales o ciclónicas

 

Olas de frío y heladas

 

Olas de calor

 

Temporales de viento

 

Tornados

 

Pedrisco

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) indica que:

“Los patrones de amenazas climáticas que están apareciendo se presume que estén asociados al cambio climático. Se espera, que el calentamiento global, aumente los ciclos hidrológicos, amplíen los rangos climáticos, llevando a eventos de fuertes lluvias y severas sequías. El aumento de la intensidad de los ciclones tropicales, como se observó en las décadas recientes, pueden estar asociados al aumento de temperatura de la superficie en las aguas marinas. Mayor invasión de las zonas propensas a amenazas, aumentando la exposición de las personas, principalmente los pobres y sus pertenencias económicas relacionadas con pérdidas debido al clima, a menos que sus

4

vulnerabilidades

sean

abordadas

y

reducidas.”

(http://www.fao.org/climatechange/49376/es/)

Con este panorama, queda claro que estos fenómenos son sumamente difíciles de predecir. A

veces, aunque se prevé su aparición, no existen los medios para hacerles frente y provocan graves

desastres de consecuencias catastróficas.

1.2.2. Riesgos Geológicos

La intensa dinámica geológica que experimenta la Tierra, desde su origen hace 4500 millones

de años, ha generado cambiantes condiciones ambientales a lo largo de la historia del planeta.

Estos cambios se dieron en escalas temporales geológicas (o sea, de cientos a miles de millones de

años) la formación y separación de continentes, cambios en la composición de la atmósfera y del

clima con condiciones más cálidas y más frías que las actuales, cambios en la composición y

circulación de los océanos y de la biosfera, por nombrar sólo algunos.

Bajo esa premisa, el Diccionari de Geologia del Institut d’Estudis Catalans define este riesgo

como “una contingencia desfavorable de carácter geológico a la que están expuestos los seres

vivos y, en especial, el hombre y toda la naturaleza” (http://cit.iec.ca). También se puede sintetizar

el concepto como el pproceso o condición geológica de origen natural o producidos por la acción

humana que provoca daños humanos, sociales o económicos.

Los riesgos geológicos se dividen en:

5

Geodinámicos internos: Los procesos geodinámicos internos, tienen lugar en el interior

de la corteza terrestre y del manto y pueden desencadenar eventos como erupciones

volcánicas, terremotos y diapiros (movimientos ascensionales y procesos de disolución

de sales y yeso).

Geodinámicos Externos Los procesos geodinámicos externos tienen lugar en la parte

superior de la corteza terrestre, en la zona de contacto entre la litosfera por una parte

y la hidrosfera y atmósfera por otra. Podrían producir terrenos expansivos,

movimientos de ladera, subsidencias, dunas e inundaciones (riesgo geoclimático).

  • 2. RIESGO CATASTRÓFICO POR TERREMOTO

2.1. Definición

Un terremoto consiste en un movimiento brusco del terreno que se produce debido al choque

de placas tectónicas o a la liberación de energía en el curso de una reorganización brusca de

materiales de la corteza terrestre.

El punto interior de la Tierra donde se produce el sismo se denomina foco sísmico o hipocentro,

y el punto de la superficie que se halla directamente en la vertical del hipocentro y que, por tanto,

es el primer afectado por la sacudida recibe el nombre de epicentro.

En un terremoto se distinguen:

Hipocentro, zona interior profunda, donde se produce el terremoto.

6

Epicentro, área de la superficie perpendicular al hipocentro, donde repercuten con mayor

intensidad las ondas sísmicas.

La probabilidad de ocurrencia de terremotos de una determinada magnitud en una región

concreta viene dada por una distribución de Poisson. Así la probabilidad de ocurrencia de k

terremotos de magnitud M durante un período T en cierta región está dada por:

 Epicentro, área de la superficie perpendicular al hipocentro, donde repercuten con mayor intensidad las ondas

Donde:

 Epicentro, área de la superficie perpendicular al hipocentro, donde repercuten con mayor intensidad las ondas

Es el tiempo de retorno de un terremoto de intensidad M, que coincide con el tiempo medio entre dos terremotos de intensidad M.

(Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Terremoto)

2.1.1. Características

Se puede resumir las principales características de un terremoto en el siguiente mapa

conceptual:

Terremoto Origen Tipo de Efecto y Duración Frecuencia Dinamica Terrestre Consecuencias sobre la vida Humana Geológico
Terremoto
Origen
Tipo de Efecto y Duración
Frecuencia
Dinamica Terrestre
Consecuencias sobre la
vida Humana
Geológico
Súbito y de Corta Duración
Poco Frecuente
Geodinámica Interna
Se encuenra entre los
eventos catastroficos que
más vidas humanas
cobran, por orden de
importancia.

7

2.2. Escalas de Medición

Una escala de medición es cualquier recurso utilizado para determinar la magnitud o cantidad

de un hecho u objeto de cualquier tipo.

Para cuantificar o medir temblores y terremotos las escalas de magnitud e intensidad son las

utilizadas. La escala de magnitud está relacionada con la energía liberada; la intensidad, con los

daños producidos por el sismo. Ambas escalas son necesarias puesto que miden aspectos

diferentes de la ocurrencia de un temblor. Así, la escala de magnitud está relacionada con el

proceso físico mismo, mientras que la intensidad lo está con el impacto del evento en la población,

las construcciones y la naturaleza.

En la actualidad, los terremotos se miden en escalas sísmicas como la escala de Richter y la

escala de Mercalli principalmente.

2.2.1. Escalas de Magnitudes

Las escalas de magnitudes se basan en parámetros medidos por sismógrafos.

La escala de Richter es la más utilizada para calibrar la potencia o la magnitud de un sismo, es

decir, la energía liberada en el hipocentro o lugar interior de la corteza terrestre donde se ha

originado el sismo. Esta escala clasifica entre la clase 0 (menor intensidad) y, aunque durante

mucho tiempo el 8 ha sido su máximo, en la práctica no tiene un límite prefijado. La escala de

Richter crece en forma potencial o semilogarítmica. Cada grado de aumento supone una

intensidad doble que la anterior.

8

Richter empleo una fórmula logarítmica, es decir, a medida que se aumenta la magnitud en la

escala, la energía liberada del terremoto aumenta de forma exponencial (de forma similar a los

decibelios en sonido). Concretamente, un incremento en un grado corresponde una energía

liberada unas 30 veces superior, y un incremento en dos grados, supone que la energía liberada es

1.000 veces superior.

Pero la fórmula utilizada tiene un problema: se satura a partir de valores altos (en torno a 8,5)

es decir, indica valores similares para terremotos de muy distinta intensidad. Debido a ello, se

desarrolló una nueva escala: La escala sismológica de magnitud de momento (MMS o Mw). Ésta

escala se basa en el concepto de momento sísmico, una magnitud que depende entre otras cosas

del área afectada en la propia falla, y del desplazamiento medio. Por supuesto, estos valores no se

pueden medir directamente, sino indirectamente a través de los datos recogidos por los

sismógrafos, datos previamente conocidos del terreno, y realizando cálculos con todos ellos.

La escala se diseñó como sucesora de la de Richter y sigue la misma proporción que ésta (un

incremento en un grado supone multiplicar por 101,5 la energía liberada). Es muy similar para

valores medios, pero con la ventaja de no saturarse en valores altos. Es decir, es más precisa para

grandes terremotos.

A continuación ejemplificamos con una comparación de la equivalencia entre la escala Richter y

la cantidad de explosivo TNT necesario para generar un sismo de esa magnitud.

9

   

MAGNITUD

     

RICHTER

EQUIVALENCIA EN TNT

EJEMPLOS (aproximado)

-1.5

6 onzas (170 gramos)

Romper una roca en una mesa de laboratorio

 
 

30

libras (13

Una pequeña explosión en un sitio de

 

1.0

kilogramos)

construcción

1.5

320

libras (145 kg)

   

2.0

1

tonelada

Una gran explosión minera

 

2.5

4,6 toneladas

   

3.0

29

toneladas

   

3.5

73

toneladas

   

4.0

1.000 toneladas

Arma Nuclear pequeña

 

4.5

5.100 toneladas

Tornado promedio

 

5.0

32.000

toneladas

   

5.5

80.000

toneladas

Terremoto de Little Skull Mtn., NV, 1992

 
 

1.000.000

de toneladas

   

6.0

(un megatón)

Terremoto de Double Spring Flat, NV, 1994

6.5

5.000.000

de toneladas

Terremoto de Northridge, CA, 1994

 
 

32.000.000 de

   

7.0

toneladas

Terremoto de Hyogo-Ken Nanbu, Japon, 1995

 

160.000.000 de

   

7.5

toneladas

Terremoto de Landers, CA, 1992

 

1.000.000.000 de

   

8.0

toneladas (un gigatón)

Terremoto de San Francisco, CA, 1906

8.5

5.000.000.000 de toneladas

Terremoto de Anchorage. AK. 1964

 

9.0

32.000.000.000 de toneladas

Terremoto de Chile, 1960

 
 

1

billón

   

10.0

(1.000.000.000.000) de

Energía acumulada en Falla tipo San Andrés

toneladas (1 teratón)

 

160

billones

   

12.0

(160.000.000.000.000)

Fracturar la tierra en la mitad por el centro

de toneladas

   

10

2.2.2. Escalas de Intensidades

Los especialistas utilizan principalmente la escala de Mercalli, que evalúa la intensidad del

sismo por la percepción y los daños causados y que está dividida en XII grados. La de Mercalli

establece: I-microsismo; II-muy débil; III-ligero; IV-moderado; V-algo fuerte; VI-fuerte; VII-muy

fuerte; VIII-destructivo; IX-ruinoso; X-desastroso; XI-muy desastroso y XII-catastrófico.

En la siguiente imagen se detalla la información anterior:

2.2.2. Escalas de Intensidades Los especialistas utilizan principalmente la escala de Mercalli, que evalúa la intensidad

3. Riesgos por Terremoto para Aseguradoras

Posterior al terremoto de Japón, compañías Aseguradoras y Reaseguradoras visualizan que uno

de los efectos de la catástrofe es que el seguro encarecerá de ahora en adelante. Se estima que

este evento tendrá un coste mínimo de unos 25.000 millones de euros.

11

3.1. Mecanismos de Cobertura

Se definen como instrumentos que sirven de soporte a las compañías de seguros para cumplir

con las obligaciones derivadas de los contratos firmados con sus asegurados.

3.1.1. Reaseguro

3.1.1.1. Definición

El Diccionario MAPFRE de Seguros indica al respecto del concepto reaseguro:

“Instrumento técnico del que se vale una entidad aseguradora para conseguir la compensación estadística que necesita, igualando u homogeneizando los riesgos que componen su cartera de bienes asegurados mediante la cesión de parte de ellos a otras entidades. En tal sentido, el reaseguro sirve para distribuir entre otros aseguradores los excesos de los riesgos de más volumen, permitiendo el asegurador directo (o reasegurado cedente) operar sobre una masa de riesgos aproximadamente iguales, por lo menos si se computa su volumen con el índice de intensidad de siniestros. También a través del reaseguro se pueden obtener participaciones en el conjunto de riesgos homogéneos de otra empresa y, por lo tanto, multiplicar el número de riesgos iguales de una entidad”.

(http://www.mapfre.com/wdiccionario/terminos/vertermino.sh tml?r/reaseguro.htm) Tomando como ejemplo el terremoto de Japón, la revista Gerencia de Riesgos y Seguros,

indica:

“La catástrofe tendrá también un efecto enorme en las cuentas de las reaseguradoras internacionales. Swiss Re ha estimado que tendrá que hacer frente a unas reclamaciones por valor de 1.200 millones de dólares antes de impuestos (alrededor de unos 850 millones de euros), según el comunicado hecho público el pasado 21 de marzo. La reaseguradora con sede en Suiza advertía de que este primer cálculo está rodeado, no obstante, de gran

12

incertidumbre, «debido a la complejidad de la estimación de pérdidas».

Pocos días después, Munich RE calculaba inicialmente el coste del siniestro en alrededor de 1.500 millones de euros antes de impuestos, pero también se mostraba cauta con este primer balance. Lo que sí tenían claro los responsables de esta reaseguradora es que ya no podrán cumplir el objetivo de beneficios, establecido para 2011 en 2.400 millones. El impacto de la catástrofe sobre las cuentas de Hannover Rück se sitúa en principio en torno a 250 millones de euros antes de impuestos”.

(http://www.mapfre.com/fundacion/html/revistas/gerencia/n109/

actualidad-5.html)

3.1.1.2. Clases de Reaseguro

I. Por razón de su obligatoriedad

Reaseguro obligatorio (obligatory reinsurance). Es aquel en el que la entidad cedente

se compromete a ceder y el reasegurador se compromete a aceptar determinados

riesgos, siempre que se cumplan las condiciones preestablecidas en un contrato

suscrito entre ambas partes, denominado tratado de reaseguro.

Reaseguro facultativo (facultative reinsurance). Es aquel en que la compañía cedente

no se compromete a ceder ni la compañía reaseguradora se compromete a aceptar

determinada clase de riesgos, sino que estos han de ser comunicados individualmente,

estableciéndose para cada caso concreto las condiciones que han de regular la cesión y

la aceptación.

Reaseguro obligatorio-facultativo (obligatory facultative reinsurance). Es un reaseguro

mixto, en el sentido de que la compañía cedente no se compromete a ceder, pero el

13

reasegurador sí se obliga a aceptar los riesgos que le sean cedidos por la cedente,

siempre que se cumplan determinados requisitos previamente establecidos al efecto

en un documento, denominado carta de garantía o cover.

II. Por razón de su contenido

Según que la entidad reaseguradora participe respecto a la aseguradora directa (cedente) en

los riesgos aceptados por esta o en los siniestros efectivamente producidos, puede hablarse,

respectivamente, de reaseguro de riesgos y reaseguro de siniestros. Entre los reaseguros de

riesgo, denominados también «reaseguros proporcionales», existen los siguientes:

Reaseguro cuota-parte (quota share reinsurance). Es aquel en que el reasegurador

participa en una proporción fija en todos los riesgos que sean asumidos por la cedente

en determinado ramo o modalidad de seguro. Si, por ejemplo, existe un reaseguro

cuota-parte al 50% en el ramo de incendios, quiere decirse que en todas las pólizas

suscritas por la cedente en dicho ramo, al reasegurador corresponderá un 50% de las

primas, así como la mitad del importe de los siniestros que afecten a tales pólizas.

Reaseguro de excedente (surplus reinsurance). Es aquel en que el reasegurador

participa en una proporción variable en todos los riesgos que sean asumidos por la

cedente en determinado ramo o modalidad de seguro. Esta variabilidad depende de la

tabla de plenos y de la capacidad del contrato.

14

3.1.2. Bonos Catastróficos

Son una alternativa al reaseguro tradicional pues constituyen un mecanismo de transferencia

del riesgo catastrófico al mercado de capitales.

3.1.2.1 Tipos de Bonos de Catástrofe

Pérdida: La activación de este tipo de bono está determinada por la experiencia de

siniestralidad del emisor, quien tiene un beneficio obvio bajo este tipo de cobertura: al

ser el monto de los siniestros lo que determina la activación y pago consecuente, el

riesgo de base es mínimo. Desde el punto de vista de los inversores, sin embargo, este

tipo de bono conlleva, además del riesgo catastrófico, riesgos de seguro tales como

aquellos asociados con la cultura de suscripción de riesgos del emisor, con el proceso

de ajuste de daños, y en general, con su cultura de gestión de riesgos. En consecuencia,

el proceso de liquidación en este tipo de bono es considerablemente largo luego de la

ocurrencia de un evento que pudiese activarlo – típicamente en el orden de dos años.

Pérdida en el Sector: Este tipo de bono puede ser considerado por compañías de

seguro y reaseguro que suscriben riesgos en ciertas regiones, especialmente en los

Estados Unidos, en donde hay disponibles estimaciones del nivel de pérdidas esperadas

al nivel del sector luego de la ocurrencia de un evento catastrófico. La forma más

simple de este tipo de mecanismo es una transacción activada cuando el nivel de

pérdida estimada en el sector excede un monto predeterminado (ILW). Para las

compañías cuya composición de cartera es similar a la del sector en su totalidad, este

15

tipo de bono puede constituir un buen mecanismo de transferencia y cobertura del

riesgo, aunque no haya una relación directa entre el mecanismo de activación del bono

y la cartera del emisor y/o su experiencia de siniestralidad. Si la composición de la

cartera es disímil a la del sector, se puede construir un índice de perdidas, a partir de

las pérdidas estimadas en el sector, tomando en cuenta, por ejemplo, la participación

de mercado del emisor en distintas regiones y líneas de negocio, proporcionando así

una cobertura mas alineada a su experiencia de siniestralidad.

Al igual que los bonos de pérdidas, los bonos de pérdidas en el sector tienden a

requerir un proceso de liquidación largo.

Severidad (o Paramétrico): Un bono de severidad o paramétrico utiliza ciertos

parámetros del evento cubierto (e.g. velocidad del viento, aceleración del movimiento

del suelo o magnitud de un terremoto) para construir un índice que determina su

activación. Este índice está diseñado para que su correlación con las perdidas

modeladas de la cartera sea lo más alta posible. Los parámetros subyacentes se miden

conforme ocurre un evento y son publicados en cuestión de días, lo cual hace que el

periodo de liquidación sea mucho menor que para otros tipos de bono.

Una estructura paramétrica remueve el riesgo de seguro para los inversores en la

transacción, que se convierte en riesgo de base para el emisor. Luego, existe la

posibilidad de que los beneficios obtenidos mediante el bono no vayan a la par con la

experiencia de siniestralidad tras la ocurrencia de un evento. Una de las principales

ventajas de este tipo de bono, sin embargo, es la naturaleza intuitiva del índice

paramétrico –la probabilidad de que una determinada región geográfica sea

16

susceptible de afrontar vientos de 150 kph, por ejemplo, es más fácil de conceptualizar

que la probabilidad de que el emisor experimente pérdidas del orden de 1 billón de

dólares. A su vez, esta transparencia y la reducción en el riesgo de seguro repercuten

en los rendimientos requeridos por los inversores, que serán menores que para otro

tipo de bonos, y en la posibilidad de extender el mercado dando cabida a inversores

que no son especialistas en el riesgo de seguro.

Pérdida Modelada: En este tipo de bono una representación modelada del evento

en cuestión se aplica a una cartera de riesgos representativa de la actual, con el fin de

obtener una pérdida modelada que se utiliza para determinar la activación. Un bono de

pérdida modelada es, en efecto, una versión más compleja y menos transparente de un

bono de severidad, en donde los parámetros del evento cubierto se usan para construir

una representación del evento que luego es alimentada al modelo de catástrofe

utilizado para estimar la perdida de la cartera representativa.

17

4.

MODELOS PARA VALORACION DE RIESGO CATASTRÓFICO POR TERREMOTO

El modelo se basa en la posibilidad de eventos de riesgos naturales extremos:

4. MODELOS PARA VALORACION DE RIESGO CATASTRÓFICO POR TERREMOTO El modelo se basa en la posibilidad

4.1 Estructura de un tipo de modelo de Riesgo Catastrófico:

Módulo de Eventos Estocásticos: Consiste en la generación mediante simulación de un

conjunto representativo de miles de sucesos, denominados eventos estocásticos, que

podrían afectar a una determinada cartera de riesgos. Cada evento está definido por una

magnitud o intensidad específicos, localización o trayectoria, y probabilidad de ocurrencia

en un lapso de tiempo.

Módulo de Amenaza: Nivel de peligro en una unidad geográfica predeterminada (e.g.

código postal o zona CRESTA) como consecuencia del nivel de intensidad de la amenaza.

18

Por ejemplo, un modelo de terremoto estima, para cada uno de los terremotos

estocásticos, el nivel de movimiento de la tierra en cada una de las unidades geográficas

en cuestión, considerando los mecanismos de propagación de energía sísmica del

terremoto.

Módulo de Vulnerabilidad: Calcula el grado de destrucción que se espera que sufra un

edificio o bien asegurado, o una cartera de los mismos, tras una catástrofe de cierta

intensidad. El análisis de las pérdidas debidas a catástrofes pasadas permite cuantificar las

relaciones, conocidas como funciones de vulnerabilidad, entre el nivel de peligro y las

características de cada edificio o bien asegurado. Las funciones de vulnerabilidad son

específicas para cada región y tipo de cobertura (estructural, contenidos, interrupción de

negocios) y varían de acuerdo a la susceptibilidad al daño de una estructura. Las

características que definen esta susceptibilidad son, por ejemplo, el tipo de construcción,

el tipo de ocupación, el año de construcción y altura (número de pisos). Las diferentes

funciones de vulnerabilidad se pueden aplicar entonces a una cartera sin experiencia de

estos daños, estimando así el grado de destrucción promedio, y su variación (e.g.

desviación estándar).

Módulo de Análisis Financiero: Convierte el grado de destrucción a pérdidas aseguradas

en términos monetarios. La cantidad total de pérdida asegurada como consecuencia de un

evento determinado se ve claramente influenciada por las condiciones negociadas en el

seguro, como por ejemplo la aplicación de deducibles. Las pérdidas aseguradas estimadas

son entonces calculadas aplicando las condiciones negociadas en la póliza (e.g. deducibles,

límites) a las pérdidas totales estimadas por el modelo

19

4.2.

Resultados del Modelo

El resultado principal de un modelo de catástrofe es la curva de probabilidad de excedencia

(EP, por sus siglas en inglés), que ilustra la probabilidad anual de exceder ciertos niveles de

pérdida. Típicamente, las curvas de probabilidad de excedencia son desplegadas gráficamente,

pero también pueden ser resumidas mostrando los niveles de pérdida correspondientes a un

conjunto de periodos de recurrencia, en donde el periodo de recurrencia se define como el

inverso de la probabilidad de excedencia. Así, por ejemplo, una probabilidad de excedencia anual

de 0.4% corresponde a una periodo de recurrencia de pérdida de 250 años (1/250 = 0.4%).

  • 4.3. Utilización de los resultados del modelo para la gestión del riesgo

Los resultados del modelo proporcionan información valiosa sobre la severidad y frecuencia de

las pérdidas catastróficas potenciales, así como de la volatilidad del riesgo, y suponen una

herramienta de gran valor para la toma de decisiones sobre temas tales como la suscripción de

riesgos y la fijación del precio de los mismos.

  • 4.4. Aplicación

Una compañía de seguros ficticia llamada “La Aseguradora” está expuesta al riesgo de huracán

en el estado de Florida. La Aseguradora se cree preparada para afrontar una pérdida de hasta $30

millones, y siendo una organización conservadora, le gustaría asegurar, con una probabilidad de

99.6%, que las pérdidas aseguradas como consecuencia de un evento no excederán $30 millones.

20

EP Periodo de recurrencia Pérdida ($ millones) 0,02% 5,000 76 0.10% 1,000 57 0.20% 500 48

EP

Periodo de recurrencia

Pérdida ($ millones)

0,02%

5,000

76

0.10%

1,000

57

0.20%

500

48

0.40%

250

40

1.00%

100

28

2.00%

50

20

10.00%

10

4

El nivel de pérdida asegurada que corresponde a una probabilidad de excedencia de 0.4% (o

equivalentemente a un periodo de recurrencia de 1 en 250 años) es $40 millones. Luego, la

pérdida que corresponde al apetito de riesgo de La Aseguradora es $10 millones mayor que el

límite de $30 millones. Con esta información, pueden identificarse opciones para salvaguardar

esta situación:

Colocar una cobertura de reaseguro adicional.

Revisar las condiciones de aseguramiento en las pólizas, así como la calidad de los

datos.

21

Diversificar la suscripción de riesgos para que el ingreso por primas se incremente

más rápido que las pérdidas aseguradas.

Revisar el apetito de riesgo.

Los modelos de riesgos catastróficos se basan en posibles escenarios de catástrofes. Con esta

información las aseguradoras pueden cobrar tarifas más altas a propiedades ubicadas en los

posibles escenarios o inclusive negar la cobertura de terremoto por la alta exposición.

Según el OVSICORI, Nicoya es un posible escenario de un terremoto que se calcula tendrá una

magnitud de 7,7.

El OVSICORI utilizando el modelo de simulación de intensidades sísmicas, ha generado

escenarios probables de daños, la figura Nº2 y Nº3 muestran el mapa con la simulación de

intensidades obtenidas y la ubicación de infraestructura para atención de emergencias. De estas

figuras se desprende que las intensidades esperadas para el Valle Central, serían similares a las

experimentadas con el terremoto de Limón, es decir, agrietamientos leves, ruptura de ventanales

y caída de objetos livianos.

En las zonas más cercanas al epicentro se esperarían daños importantes en construcciones

sobre suelos blandos (de depósitos sedimentarios), sin embargo, los daños no serían tan

generalizados como los provocados por el terremoto de Limón, dado que prácticamente toda la

costa del Mar Caribe de Costa Rica, está constituida por suelos de depósitos sedimentarios,

situación diferente para los suelos de la península de Nicoya.

22

23

23

Las aseguradoras deberían mapear las coberturas de sismos y terremotos, para identificar la concentración de la

Las aseguradoras deberían mapear las coberturas de sismos y terremotos, para identificar la

concentración de la cartera y diversificar mediante la suscripción de pólizas en zonas alejadas a

este escenario. Debe identificar la exposición por monto asegurado en las zonas de mayor

intensidad y según el modelo utilizado gestionar estos riesgos ya sea con reaseguro, exclusión de

coberturas, aumentos de tarifas, entre otros.

24

CONCLUSIONES

Si bien es cierto que los daños ocasionados por eventos catastróficos extremos son impredecibles, en el caso especifico del Terremoto sus consecuencias lo son en mayor proporción porque este evento podría conllevar la ocurrencia de otros eventos (deslizamiento de tierras, inundaciones, etc) que sumados podrían generar pérdidas económicas y humanas, devastadoras como el caso del Terremoto de Japón.

Para el caso de las aseguradoras es importante analizar aspectos estructurales y técnicos (estudios de suelo, por ejemplo) de los riesgos que se toman para determinar si las tarifas y modelos utilizados están bien aplicados para cada caso en concreto.

Los módulos principales para modelar el riesgo catastrófico por terremoto son:

Peligrosidad, Vulnerabilidad y Exposición.

La calidad de los datos representa una de las variables más importantes en el modelado para riesgo catastrófico por terremoto, sin embargo, de la peligrosidad, daños y exposición se cuenta con data incompleta.

Es importante que cada país o región cuente con un código sísmico actualizado que indique los requerimientos mínimos de construcción para mitigar los daños que pueda ocasionar un evento extremo.

25

BIBLIOGRAFIA

http://www.bioygeo.info/pdf/08_Riesgos_Geologicos.pdf

http://cit.iec.ca

http://www.cfia.or.cr

http://www.codigosismico.or.cr

http://www.fao.org

http://www.mapfre.com/wdiccionario

http://www.um.es/geograf/clima/tema12.pdf

26

ANEXO 1

   

REGION

   

AÑO

FECHA

EPICENTRAL

MAGNITUD

EFECTOS

         
  • 1756 NO UBICADA

14 de Julio

-

Sentido con gran duración en

  • 1798 NO UBICADA

21 de

-

Cartago

 

Febrero

Fuerte oleaje y muchos sismos sentidos en Barra de Matina.

  • 1803 NO UBICADA

27 de

-

Iglesia de Boruca arruinada, daños

 

Diciembre

en Cartago

  • 1821 NO UBICADA

10 de Abril

-

7 de Mayo

  • 1822 Litoral Atlántico

-

Tsunami y licuefacción en Barra de Matina, daños en Cartago y San José

Tsunami y licuefacción en Barra de Matina, daños en Cartago y San José

  • 1827 Guanacaste

3 de Abril

-

Iglesia de Nicoya arruinada

  • 1841 Cartago

2 de

-

Primera destrucción de Cartago, 38

 

Setiembre

muertos

  • 1842 Sur de San José

21 de

-

Daños en Alajuelita y otras

 

Marzo

poblaciones de San José

  • 1851 Norte de

18 de

-

Daños en Alajuela, Heredia y San

 

Marzo

Alajuela y

José

 

Heredia

  • 1853 Cañas,

24 de

-

 

Agosto

Guanacaste

Daños en Cañas, deslizamientos en la Cordillera de Guanacaste

  • 1853 Guanacaste

8 de

-

Daños en Santa Cruz y Filadelfia

 

Setiembre

  • 1882 NO UBICADA

3 de Marzo

-

Sentido en todo el país, daños en el

Destrucción en Fraijanes, daños en

30 de

  • 1888 Fraijanes,

-

Valle Central y Puntarenas

27

Diciembre

Alajuela

Alajuela, Heredia y San José, deslizamientos en las laderas del Volcán Poás, 6 muertos

  • 1904 20 de

NO UBICADA

7.8

Area cubierta se extendió más allá de

Diciembre

los límites del país, aparentemente mas fuerte en el Litoral Atlántico

  • 1905 20 de

Pacífico Central

-

Sentido desde Nicaragua hasta

Enero

Panamá, daños al sur de Puntarenas y en el Valle Central

  • 1910 13 de Abril

Sur Este de San José. (Tablazo)

-

Daños en San José

  • 1910 4 de Mayo

Cartago

-

Segunda destrucción de Cartago, entre 400 y 700 muertos

  • 1911 10 de

Guatuso,

-

Deslizamientos y grietas en el suelo

Octubre

Alajuela

en zona epicentral

  • 1912 12 de

Tres Ríos

-

Daños en Tres Ríos

Febrero

  • 1912 6 de Junio

Sarchí , Toro Amarillo

-

Daños en la zona de Sarchí y Toro Amarillo, deslizamientos, avalanchas, 7 muertos

  • 1916 27 de

7.6

Daños en Santa Cruz

Febrero

Nor Oeste de Costa Rica

  • 1916 24 de Abril

Litoral Atlántico

7.6

Daños menores en el Valle Central

  • 1916 26 de Abril

Litoral Atlántico

7.3

Pánico en el Valle Central

  • 1924 4 de Marzo

Orotina

7.0

Daños en toda la región occidental del Valle Central, más de 70 muertos

  • 1935 1 de

Bagaces,

-

Daños en Bagaces

Agosto

Guanacaste

28

  • 1939 NO UBICADA

18 de Junio

6.5

Daños en el Valle Central

21 de

7.3

Daños en el Valle Central, 2 muertos

  • 1939 Entrada al Golfo de Nicoya

Diciembre

22 de

6.8

Réplica del anterior

  • 1939 Entrada al Golfo de Nicoya

Diciembre

  • 1941 Península de

5 de

7.5

Daños en la fronteriza con Panamá y

Diciembre

Osa

en el Valle Central

  • 1948 Región Central

19 de

7.0

Daños leves en el Valle Central

Noviembre

  • 1950 Península de

5 de

7.7

Daños en Puntarenas y Valle Central

Octubre

Nicoya

  • 1951 Sur de Cartago

22 de

-

Destrucción en Paraíso y Orosí,

Agosto

daños en San José

  • 1952 Oeste del Valle

13 de

Mayo

6.9

Central

  • 1952 Nor Oeste del

Diciembre

30 de

-

Deslizamientos en las faldas del

Volcán Irazú

Volcán Irazú, 21 muertos

  • 1953 Limón

7 de Enero

-

Daños en Limón

1 de

-

  • 1955 Toro Amarillo - Zarcero

Setiembre

Daños en Toro Amarillo y Norte de Alajuela, 10 muertos

  • 1956 Valle Central

19 de Julio

6.2

Intensidad VI en el Valle Central

  • 1959 Pacífico Central

13 de

-

Enero

Intensidad VI en el Sector Este del Valle Central

  • 1962 Pacífico Sur

12 de

6.8

Intensidad V en Golfito y Coto 47

Marzo

  • 1966 Pacífico Central

9 de Abril

5.7

Intensidad VI en San Isidro del

29

General

  • 1973 14 de Abril

Tilarán

6.5

Daños en Tilarán, deslizamientos, 23 muertos

  • 1978 22 de

Sámara

7.0

Intensidad IV en el Valle Central

Agosto

  • 1978 23 de

Sámara

7.0

Réplica del anterior

Agosto

  • 1979 1 de Julio

Punta Burica

6.5

Intensidad VI en Paso Canoas

  • 1983 2 de Abril

Golfito

7.3

Daños en Golfito, Zona Sur y Valle Central, 1 muerto

  • 1983 3 de Julio

Pérez Zeledón

6.1

Daños al Norte de San Isidro del General, deslizamientos, 1 muerto

  • 1989 26 de

Los Santos

4.7

Febrero

Daños y deslizamientos en Acosta, San José

  • 1990 25 de

Entrada al Golfo

7.0

Daños en Península de Nicoya,

Marzo

de Nicoya

Puntarenas y Valle Central, 1 muerto

  • 1990 Mayo -

Puriscal

4.5 / 5.0

Enjambre sísmico en la zona de

Junio

Puriscal. Daños en Puriscal, deslizamientos en Fila de Picagres

  • 1990 22 de

Puriscal

5.7

Daños en el Valle Central,

Diciembre

especialmente en el sector oeste (Alajuela, La Guácima, Atenas, Cuidad Colón, Turrucares, Puriscal), 1 muerto

  • 1991 22 de Abril

Limón

7.5

Daños en todo el litoral atlántico, desde Bocas del Toro. Panamá, hasta Batán y Turrialba, deslizamientos en la Cordillera de Talamanca, daños menores en el Valle Central, 50 muertos

  • 1991 8 de

Los Santos

4.9

Daños en Frailes de Desamparados,

30

Agosto

San Pablo de León Cortés y Corralillo de Cartago

  • 1992 6 de Marzo

1.5 Kms Sur Este de Naranjo

  • 6.0 Daños en la zona epicentral

  • 1993 10 de Julio

12 Kms Sur de Turrialba

  • 5.0 Daños en la zona epicentral y Turrialba

Fuentes: OVSICORI

31