You are on page 1of 14

Este domingo 16 del tiempo Ordinario, la Liturgia nos invita a

buscar y hallar las múltiples realidades vividas que en nuestro


mundo noscizaña
Desde la familiarizan con eljunto
que crece Reinoaldetrigo,
Dios. lo cual puede ser
dañino a la simiente, Jesús propone la tolerancia y la espera
del tiempo oportuno, como modos de proceder de Dios ante lo
inesperado, lo adverso, y ante lo que no concuerda con los
planes y deseos.
¿Asumimos, Surge
como así una
S. Pablo, pregunta:
que todo sucede para nuestro
bien?
Desde lo pequeño de la semilla de mostaza que siendo
pequeña se levanta hasta dar sombra y cobijo, Jesús nos
muestra el modo que Dios tiene para hacer germinar el Reino
desde lo minúsculo. Por eso hay que preguntarse:
¿Nos atrevemos a reconocer las pequeñas semillas del Reino
que la
Desde germinan
realidaden
denuestro mundo
la levadura y en
que nosotros
llega mimos?
a fermentar la gran
cantidad de harina, el Señor presenta a un Dios que fecunda
toda existencia por vieja, cansada o nueva que sea. Y nos
sorprende, porque la magia de la levadura está en meterse en
el alma de la harina (desde dentro) hasta lograr su misión.
¿Nos metemos
También los
hay que cristianos en el corazón del mundo hasta
preguntar:
lograr
que fermenten los signos de la Salvación?
En aquel tiempo, Jesús propuso esta parábola a la gente: El
Reino de los Cielos se parece a un hombre que sembró buena
semilla en su campo; pero, mientras los trabajadores
dormían, un enemigo
Cuando crecieron lasfue y sembró
plantas y secizaña en medio
empezaba del trigo
a formar la
y se marchó.
espiga, apareció también la cizaña. Entonces los
trabajadores fueron a decirle al amo: “Señor, ¿no sembraste
buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, salió la cizaña?
El les respondió: Seguramente lo hizo un enemigo mío. Ellos
le dijeron: ¿Quieres que vayamos a arrancarla? Pero él les
respondió: No. No sea que al arrancar la cizaña, arranquen
también el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta el tiempo
de la cosecha y, cuando llegue la cosecha, diré a los
segadores: Arranquen
Luego les propuso estaprimero la cizaña
otra parábola: El yReino
átenladeen los gavillas
Cielos
para quemarla;
se parece a la ysemilla
luego almacenen
de mostaza el que
trigounoen mi granero.
siembra en su
huerto. Ciertamente que es la más pequeña de las semillas,
pero cuando crece, llega a ser más grande que las hortalizas
y se convierte en un arbusto, de manera que los pájaros
vienen y hacen su nido en las ramas. [ Comienza la oración ]
Les dijo también otra parábola: El Reino de los Cielos se
parece a un poco de levadura que tomó una mujer y la
mezcló con tres medidas de harina, y toda la masa terminó
por fermentar.
Jesús exponía a la gente todas estas cosas en parábolas, y
sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo
del profeta: «Abriré mi boca diciendo parábolas; anunciaré
lo secreto
Luego desde
dejó a lala fundación
gente y sedel fue
mundo.»
a casa. Entonces se
acercaron sus discípulos y le dijeron: Explícanos la parábola
de la cizaña sembrada en el campo. Jesús les contestó: El
sembrador de la buena semilla es el Hijo del Hombre; el
campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del
Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo
que la siembra es el diablo; el tiempo de la cosecha es el fin
Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será el
del mundo, y los segadores los ángeles.
fin del mundo: el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y
arrancarán de su Reino a todos los que inducen a otros al
pecado y a todos los malvados, y los arrojarán al horno
encendido. Allí será el llanto y la desesperación. Entonces
los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El
que tenga oídos, que oiga. Palabra del Señor.[ Comienza la oración ]
Al final,
rezo el Padrenuestro,
saboreando cada palabra.
[ Continúo ]
Me sereno para esta cita con Dios.
Me acomodo con una postura que implique todo mi ser.
Al ritmo de la respiración doy lugar al silencio.
( Una y otra vez repito este ejercicio )

[ Continúo la oración  ]
NOTA: La oración preparatoria me ayuda a
experimentar libertad de apegos. La repito tantas
veces como quiera, dejando que resuene en mí.

NOTA: Este paso merece hacerlo con esmero. Le dedico


unos 10 minutos.
[ Sigo adelante ]
(Si me ayuda, puedo decir varias
veces la petición)
[ Sigo adelante  ]
¿Señor, quieres que vayamos a arrancar la cizaña?
NO LA ARRANQUEN. No sea que al arrancar la cizaña,
 Para arrancar la
arranquen también el trigo.
cizaña hace
falta saber distinguir bien.
Supone el discernimiento.
Porque sólo desde la
sabiduría que interpreta los
signos de Dios podemos
atinar en nuestras
 Nunca dejes de combatir el
decisiones.
mal. Pero recuerda que la
verdad es más verdad
cuando está iluminada por la
 Arrancar es más fácil que
caridad.
sembrar. Por eso, pregunta,
escucha y espera. Y
encontrarás nuevas
posibilidades que te ayuden
a superar el afán de [ Y continúo la oración ]
extirpar.
¿Señor, quieres que vayamos a arrancar la cizaña?
NO LA ARRANQUEN. Dejen que crezcan juntos hasta el
tiempo de la cosecha.
 No hay por qué afirmar con
tanta certeza, al menos en
cuanto a las personas, que no
queda más alternativa que
arrancar la cizaña. Jesús no tiene
 tan
Si nos detenemos
claro que eso seaa pensar
así. en lo
que más conviene,
descubriríamos que esperar un
poco, antes de arrancar la
cizaña, puede terminar
favoreciendo, en alguna medida,
 El tiempo de la cosecha es el
nuestra vida.
tiempo sabio. Si somos capaces
de darle tiempo a las cosas, ¿por
qué no a las personas? Eso sí, no
dejes nunca de acompañar ese
tiempo para que realmente sea
de Dios. [ Y continúo la oración ]
¿Señor, quieres que vayamos a arrancar la cizaña?
NO LA ARRANQUEN. En el tiempo de la cosecha Yo diré a los
segadores: arranquen primero la cizaña y átenla en gavillas para
 Sólo es de Dios
quemarla; entrar
y luego en la
almacenen el trigo en mi granero.
siembra que es la vida de las
personas y acertar en el
tiempo y en el modo de
arrancar la cizaña. Y sólo a
nosotros hacer caminos
 hasta
Sólo eselde Dios
tiempo de
dar todo la
lo
cosecha.
que se nos da, incluso
aquello que mucho nos
preocupa. Y de nuestra parte
sacarle el mayor provecho
 para
Sólo nuestra
es de salvación.
Dios arrancar,
separar y colocar en el sitio
adecuado lo que estorba a
nuestra salud integral. Y a
nosotros nos toca evitar la
pretensión de sustituir a
[ Y continúo la oración ]
Dios.
Los sufrimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria
que se ha de manifestar en nosotros. Pues la ansiosa espera de la
creación desea vivamente la revelación de los hijos de Dios. La creación,
en efecto, fue sometida al desorden, no espontáneamente, sino por aquel
que la sometió, en la esperanza de ser liberada de la servidumbre de la
corrupción para participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios.
Pues sabemos que la creación entera gime hasta el presente y sufre
dolores de parto. Y no sólo ella; también nosotros, que poseemos las
primicias del Espíritu, gemimos en nuestro interior anhelando el rescate
de nuestro cuerpo. Porque nuestra salvación es en esperanza; y una
esperanza que se ve, no es esperanza, pues ¿cómo es posible esperar
una cosa que se ve? Pero esperar lo que no vemos, es aguardar con
paciencia. El Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza, porque no
sabemos pedir como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por
nosotros con gemidos inefables. Nosotros tenemos la certeza que en
todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman. (Romanos 8,
18-26.28a)

[ Comienza el Cierre de la oración ]


Para centrar la experiencia vivida en la
Oración,
respondo en forma sencilla las
siguientes interrogantes:

[ Termino con la oración siguiente ]