Вы находитесь на странице: 1из 3

Gianna Beretta Molla, médico italiana aceptó el riesgo de muerte a los 39 años negándose a

abortar la niña que llevaba en su seno. Gianna (1922-1962) decidió no ser operada del cáncer
que le trajo la muerte cuando estaba embarazada de su cuarta hija, para no dañar al feto. Era
particularmente conciente del riesgo por su especialidad en pediatría.

Encarar este fenómeno social depende de eso, de decisiones personales. Para ello se necesita
elevar la cultura de vida de los cubanos. La desinformación y las políticas de acomodo no deben
seguir imperando. Cuba necesita urgentemente que su naciente sociedad civil accione en
defensa de los valores humanos y las libertades que necesitan hombres y mujeres para sostener
sus familias decorosamente.

Al eliminar el aborto provocado como figura legal en Cuba comenzará el camino a ganar un
montón de preciosas vidas. Madres e hijos mueren innecesariamente por este erróneo concepto
humano del aborto. Santiago de Cuba llora por los inocentes que sin intención le hacen merecer
tan negativo primer lugar.

El 25 de marzo Pro-vida Internacional celebrará el DÍA POR LA VIDA. Ojalá el pueblo de Cuba
pueda conocer la existencia de este evento.

http://www.accioncatolica.org.ar/molla/entronizacion.php

EL SUFRIMIENTO SEGUN JUAN PABLO II

“Si tiene que escoger, no dude ni un segundo. Decídase por la vida del bebé”,
dice al ginecólogo, Gianna Emmanuela Bereita Molla, beatificada el 24 de abril de 1994,
ante la presencia de su esposo y su hija de treinta y dos años, Gianna Emmanuela,
nacida a costa de la vida de su madre. Juan Pablo resbaló en su cuarto de baño.
Tras permanecer en el apartamento durante la noche, al día siguiente fue trasladado
a la Policlínica Gemelli donde se le implantó una cadera artificial para solucionar la
fractura del fémur. Ya nunca podría caminar como antes. Como la familia es atacada,
dice Juan Pablo II, el Papa tiene que sufrir para que el evangelio del sufrimiento guíe a
todas las familias del tercer milenio. Karol Woytyla ha escrito un poema en el que San
Estanislao dice al rey de Polonia: “Mis palabras no te han convencido; mi sangre te
convencerá”.

Desde el punto de vista bíblico, a veces el dolor, no una represalia divina, un castigo,
sino una oportunidad para reconstruir el bien en el sujeto que sufre. No, Dios no es
rencoroso;
es un gran señor elegantísimo; un amigo delicadísimo e infinitamente delicado.
No se dedica a echar sal en las heridas; jamás hace una gracia al estilo de aquel
padre grosero y rudo que quiere hacerle una caricia al niño y le saca un ojo.
No es como aquel médico zafio de tiempos lejanos, que se empeñaba en curar
a los enfermos a pellizcos o a pescozones y frotando las heridas con papel de lija,
justificando su práctica desquiciada. Los hombres, por la escasez de su horizonte,
siempre han trasladado a Dios sus propios defectos y pasiones, y por lo mismo,
también a los otros hombres, según el refrán popular: Piensa el ladrón que todos
son de su condición. Lógico. No son capaces de descubrir en los demás motivaciones
que puedan ser más elevadas que las suyas.

Pero Dios es muchísimo más sensible, infinitamente más, que el Beato Juan XXIII,
que acostumbraba cuando tenía que corregir, hacerlo con delicadeza, porque --decía--
era mejor una caricia que un pellizco; y que el Cardenal Montini, futuro Pablo VI quien,
siendo Arzobispo de Milán, sufría tanto cuando tenía que amonestar, que enviaba a
su secretario a consolar al dolorido paciente con estas o parecidas palabras: “Dígale
que es el mismo para el Señor Cardenal, no ha perdido su confianza, es el mismo que
antes”.
Y ambos tenían autoridad, la máxima autoridad y misión. Al hombre le puede ocurrir
lo que acaba de declarar un presidente de una Comunidad Autónoma de España:
“Yo necesito país para hacer socialismo”. No “necesita socialismo para hacer país”,
sino todo lo contrario. Ha confundido los términos. El fin el socialismo, los medios,
el país. Dios el medio, el hombre el fin.

¡Un sí a la vida!

Santa Gianna Beretta Molla: “mensajera del amor divino”.


El Papa recuerda a la madre que dio la vida por su hija.
El pasado domingo, 16 de mayo de 2004, nuestro Santo Padre
Juan Pablo II presentó la belleza de la familia al canonizar a una italiana,
médico, quien a los 39 años aceptó el riesgo de morir para no abortar
a la niña que llevaba en su seno.
El Papa recordó a Gianna Beretta Molla (1922-1962), como una “sencilla
pero particularmente significativa mensajera del amor divino”.
Pocos días antes de su boda, en una carta al futuro marido, escribía:
“El amor es el sentimiento más bello que el Señor ha puesto en el
espíritu de los hombres”, recordó el Papa en la homilía.
Sin esconder la emoción, escuchaban estas palabras del Santo
Padre el marido y los tres hijos de la nueva santa.
“Siguiendo el ejemplo de Cristo, que “habiendo amado a los suyos...
los amó hasta el extremo”, esta santa madre de familia fue heroicamente
fiel al compromiso asumido el día de la celebración de su matrimonio”, recordó el
pontífice.
“El sacrificio extremo que selló su vida testimonia cómo sólo quien tiene
el valor para entregarse totalmente a Dios y a los hermanos se realiza
personalmente”, añadió.
“¡Que nuestra época redescubra, a través del ejemplo de Gianna Beretta
Bolla, la belleza pura, casta y fecunda del amor conyugal, vivido como
respuesta a la llamada divina!”, deseó.

Fuente: Zenit.

La madre que dió la vida por su hija


El 16 de mayo, al canonizar en el Vaticano a Gianna Beretta Molla (1922-1962), Juan Pablo
II presentó al mundo la belleza de la familia representada en la figura de esta italiana,
médico, quien a los 39 años aceptó el riesgo de morir para no abortar a la niña que llevaba
en su seno. "Pocos días antes de su boda, en una carta al futuro marido, escribía: El amor es
el sentimiento más bello que el Señor ha puesto en el espíritu de los hombres", recordó el
Papa en la homilía. Sin esconder la emoción, escuchaban estas palabras del Santo Padre el
marido y los tres hijos de la nueva santa.

"Siguiendo el ejemplo de Cristo, que habiendo amado a los suyos... los amó hasta el
extremo, , esta santa madre de familia fue heroicamente fiel al compromiso asumido el día
de la celebración de su matrimonio", recordó el pontífice. "El sacrificio extremo que selló
su vida testimonia cómo sólo quien tiene el valor para entregarse totalmente a Dios y a los
hermanos se realiza personalmente", añadió

"¡Que nuestra época redescubra, a través del ejemplo de Gianna Beretta Molla, la belleza
pura, casta y fecunda del amor conyugal, vivido como respuesta a la llamada divina!",
deseó. (Publicado por la Agencia de noticias ZENIT, el 16.5.2004)

Похожие интересы