Вы находитесь на странице: 1из 5

Punto de la Fortuna

El lugar donde está escondido nuestro tesoro

Parte de la Fortuna en Aries


Para experimentar una felicidad duradera tienes que descubrir el mundo de nuevo
una y otra vez, satisfaciendo así tu espíritu aventurero, lo cual no tiene que ver
necesariamente con viajes. Incluso la vida cotidiana puede convertirse para ti en un
acontecimiento fascinante, lleno de diversidad, ya que la vida tranquila y rutinaria
no es lo tuyo. Buscas el reto y el riesgo, porque te gusta comprobar y demostrar tu
valentía y fuerza donde puedas. El éxito personal y la conciencia de haberlo hecho
tú solo te proporcionan una gran satisfacción, por lo menos durante unos instantes,
ya que enseguida buscas nuevas situaciones desafiantes –en particular en la Casa
que contiene el Punto de la Fortuna–. Ser activo y actuar espontáneamente, en vez
de planear durante horas y días, son los requisitos para tu felicidad.

Debes tener cuidado de que tu egocentrismo no haga sufrir a las personas que te
rodean, porque a pesar de tu afán por la independencia, necesitas la compañía de
otros. Además, el encuentro con gente abierta y aventurera como tú, te dará
nuevos alicientes.

Parte de la Fortuna en Tauro


En este mundo, que está cambiando constantemente, y, además, con una rapidez
vertiginosa, necesitas algo sólido e inalterable para ser feliz. Buscas lo duradero y
los valores permanentes, ya sean estos de carácter material o inmaterial. Anhelas la
seguridad, y te gustaría poder siempre calcular las condiciones de tu vida para
evitar sorpresas desagradables. Te dará una gran satisfacción, si al final de tu vida
puedes mirar atrás y tener la sensación de que has construido y logrado algo
estable y perdurable como, por ejemplo, un negocio, una casa o una familia
armoniosa. Por consiguiente, trabajarás sobre todo para el futuro y tomarás en
cuenta todas las eventualidades para no dejar nada al azar. Tu concepto de la
felicidad consiste principalmente en dar un buen uso a la materia, moldearla y darle
forma.

Es aconsejable que no te compliques la vida con relaciones complejas, una


conducta no natural o un estilo de vida ostentoso. Más bien necesitas la sencillez en
todos los asuntos y un fuerte vínculo con la naturaleza. En lo que se refiere a las
relaciones personales, prefieres una atmósfera clara y franca. No te interesa jugar
con el fuego; para ti es más importante poder confiar plenamente en una persona.
Buscas una pareja que puedes cuidar con gran cariño y que sirve, en tiempos
difíciles, como una roca en el mar. La sensación de ser amado y protegido te
proporcionará un profundo sentimiento de felicidad.

Parte de la Fortuna en Géminis


Vivir significa para ti adaptarte una y otra vez a nuevas situaciones y mirarlas desde
diferentes ángulos. Para sentirte feliz necesitas espacio y movimiento, retos
intelectuales y gente alrededor de ti que pueden proporcionarte constantemente
nuevas comprensiones. Por lo tanto, buscas la conversación, te informas
detalladamente y te ocupas mentalmente en todo lo que es importante para una
existencia en esta sociedad. Te sientes satisfecho cuando tienes la oportunidad de
participar en charlas animadas y contribuir al análisis de una situación determinada.
Tal vez no comprendas muy bien el lado emocional de tu prójimo, pero, al contrario,
entiendes enseguida todas las ramificaciones de su manera de pensar.

Aunque puede parecer paradójico, te gusta estar metido de lleno en un asunto sin
estar demasiado comprometido, porque prefieres retirarte en cualquier momento
sin dejar una mala impresión. Tu conciencia de la realidad te dice que no es
aconsejable poner tu corazón en algo que no se puede controlar, y, como
consecuencia, eres a menudo el observador que llega a ciertas conclusiones y se
vuelve un poco más sagaz, sin correr el riesgo de ser herido. Sientes un vínculo con
otra persona más bien por medio de la proximidad intelectual que mediante la
intimidad emocional o física. Por lo tanto, tu pareja te puede hacer feliz solamente
si conversaciones animadas y relevantes forman parte de vuestra relación.

Parte de la Fortuna en Cáncer


La energía de Cáncer se expresa tal vez de la forma más clara en el deseo de
participar activamente en el proceso generativo de algo que contribuye al
sentimiento de comunidad, como por ejemplo una idea, la organización de un
proyecto, el cuidado de un jardín o –probablemente de manera más intensa– el
nacimiento de un niño. Actividades de este tipo te ayudan a sentirte parte de una
grupo y saber dónde está tu sitio, uno de los requisitos más importantes para tu
felicidad personal.

Pero primero tienes que superar algunas barreras: la duda si lo que estás haciendo
es lo correcto, la desconfianza en ciertas personas y el miedo que todo acabará
mal. De hecho, se trata de superar un temor indefinido a la existencia para después
poder disfrutar de la vida con toda su incertidumbre y perplejidad. Entonces, podrás
participar activamente en los cambios y tener un cierto control sobre el desarrollo
de las cosas. Cuando te das cuenta de esta posibilidad y superas tus miedos,
podrás dedicarte con todo corazón a los demás, especialmente a tu familia. La
sensación de que otros te necesitan y la capacidad de poder crear una atmósfera
cálida, donde el amor, la comprensión y el espíritu comunitario crecen y florecen, te
darán la satisfacción y felicidad que estás anhelando.

Si te cuesta superar tus dudas y mostrarte tal como eres y cómo te sientes, incluso
con las personas más cercanas, deberías intentar analizar la relación con tus padres
y buscar la causa de tu inseguridad en tu infancia. Además, deberías procurar de
tener siempre –especialmente si tu vida profesional es extenuante– suficiente
tiempo para relajarte en un hogar plácido y sereno.

Parte de la Fortuna en Leo


Necesitas el reconocimiento de los demás para sentirte feliz. Y para lograrlo no
escatimas esfuerzos y te aseguras que no haya dudas acerca de tu honorabilidad.
Las exigencias a tus propios actos son altas, porque tienes tu firme opinión sobre la
moral y ética, y no estás dispuesto a comprometer tus convicciones, aunque puedes
ser muy tolerante con los demás, si, a cambio, respetan y reconocen tu
individualidad. Por eso te esfuerzas siempre a dar un buen ejemplo, esperando la
aprobación de la sociedad. Ya que te exiges tanto a ti mismo es probable que te
desarrolles, en el transcurso de tu vida, en una personalidad fuerte que posee la
grandeza mental de apoyar otros sin esperar nada a cambio y que rara vez pide
ayuda a otros. Necesitas sentirte orgulloso de ti mismo y de tu obra; jamás podrías
sentirte feliz si tienes la sensación de haber evitado un reto o haberte «escapado».
Tampoco podrías disfrutar de una gratificación o remuneración no merecida.

Es importante para ti tener suficiente espacio para hacer pleno uso de tu potencial
creativo. Sencillamente, necesitas un área –sea cual sea, en relación con tu
profesión, el ocio o tu familia– que puedas moldear según tus ideas y apetencias.
No obstante, aunque puedes estar muy centrado en ti mismo, siempre eres
consciente de dónde estás, ya que no puedes vivir sin la resonancia positiva de tu
entorno, un requisito imprescindible para tu felicidad.

Parte de la Fortuna en Virgo


Para ser feliz necesitas tener la conciencia de poder ordenar tu vida y su contenido,
y así tu realidad, por ti mismo. La realidad para ti es principalmente todo aquello
que se puede tocar y comprender; los misterios no te interesan. Debido a que
quieres poder catalogar las situaciones y apoyarte en esquemas claros, te encanta
limpiar y ordenar –en todos los sentidos–. No quieres saber nada de personas cuyos
motivos no son transparentes o cuyo estilo de vida es cuestionable, si no es por el
deseo de ayudarlas a encontrar el camino correcto.

Te resulta fácil vivir en el aquí y ahora. La realidad no te da miedo mientras puedes


entender cuáles son tus posibilidades. Cada victoria de la razón te hace feliz, y por
lo tanto te esforzarás siempre a no perder la visión global y encontrar soluciones
pragmáticas.

Parte de la Fortuna en Libra


Te sientes feliz, si puedes cultivar tus relaciones personales y tener la sensación de
ser bienvenido y acogido. Por ello utilizas todo tu potencial para asegurarte y –si es
posible– aumentar tu popularidad. Sencillamente, no soportas sentirte solo. Por
consiguiente, no escatimas esfuerzos para ganar la aceptación de la comunidad o
sociedad: nunca impones tu voluntad contra la mayoría; a menudo haces el
mediador de conflictos, y te empeñas para buscar soluciones para situaciones
complicadas.

Te encanta compartir experiencias con tu pareja, ya que a solas, sin compañía, te


sientes perdido. No obstante, no eres «un pesado» y nunca forzarías tu presencia a
otros; pero confías que tu personalidad amable siempre sea bien recibida. No
necesitas la dura lucha y el esfuerzo para poder sentirte orgulloso de tus éxitos;
prefieres que las cosas se desarrollen de una manera tranquila y desapercibida. Te
basta estar convencido de que podrías lograr todo lo que te propongas. Tal vez
compartes las experiencias de otros con tanta intensidad que no necesites vivir la
misma experiencia por ti mismo. Por consiguiente, te podrías permitir vivir una vida
más contemplativa –algo que te vendría muy bien–.
Parte de la Fortuna en Escorpio
Es probable que no busques tanto la felicidad externa como la confirmación de la
validez de tu convicción filosófica principal: que todo en esta vida es perecedero.
Nadie como tú busca el reto y las experiencias extremas, con el fin de
comprenderse mejor a sí mismo. Quieres averiguar dónde están tus límites, y si
logras poner el listón un poco más alto, te sientes contento y feliz.

En el nivel físico, el sexo tiene una especial importancia para ti, porque te encanta
disfrutar de las energías vitales primordiales, fundirte con otra persona y olvidar tu
ego durante unos instantes. Pero eso no quiere decir que te olvides del otro lado de
la existencia humana: la búsqueda de la espiritualidad y verdad. Quieres descubrir
el propósito de la vida, la naturaleza de la evolución y del desarrollo humano, y no
hay nada más fascinante para ti que seguir pistas y revelar misterios.

La conciencia de que todo es efímero y que la muerte es inevitable te podría


proporcionar cierta serenidad y la valentía de comprobar una y otra vez hasta
dónde te pueden llevar tu espíritu luchador y tu fuerza de voluntad. En realidad,
solamente quieres hacer pleno uso de todo tu potencial y sentir la vida con toda
intensidad; entonces eres feliz.

Parte de la Fortuna en Sagitario


Es probable que tengas el don de sentirte feliz sin ser consciente de ello. Es
sencillamente tu naturaleza creer en el futuro y lo bueno en el hombre, y esta
actitud tiene su recompensa. Tu positivo modo de pensar te da fuerza para tomar la
vida con cierta ligereza, sin volverte por ello superficial. Sin embargo, hay un
requisito para tu felicidad: la sensación de no estar limitado en tus posibilidades. La
libertad es tu bien más valioso al cual nunca podrías renunciar. Si aceptas alguna
obligación, lo harás voluntaria y conscientemente.

Posees una confianza natural en ti mismo, y esto te basta para disfrutar de la vida.
No sientes la necesidad de descubrir un sentido más allá de lo que tienes delante
de ti, ya que es mucho más importante para ti decir la verdad y actuar de acuerdo
con ella, es decir ser auténtico, y dejar rienda suelta a tu espontaneidad. Quien
quiere impedirte buscar nuevas aventuras y explorar nuevos horizontes no será tu
amigo por mucho tiempo. No obstante, estás siempre deseoso de llevarte bien con
todo el mundo, lo cual contribuye a tu popularidad y, naturalmente, también a tu
felicidad.

Parte de la Fortuna en Capricornio


Felicidad significa para ti tener la sensación satisfactoria de que has hecho algo de
tu vida y que has utilizado tus talentos con eficiencia. Cuando ves cómo tus planes
toman forma y se hacen realidad, cómo las cosas llegan a estar en su sitio y todo
funciona ordenadamente, te sientes contento y feliz. Tu meta es aplicar lo
aprendido de la manera más provechosa y sacar un beneficio de tus propias
experiencias. En tu entorno debe gobernar la razón, ya que sientes instintivamente
que las emociones conllevan un riesgo y podrían desviarte de tu camino.

Quieres aportar tu parte para ser reconocido como un miembro productivo de la


sociedad y, tal vez, conseguir el ascenso social; por lo tanto, te apoyas sobre todo
en tus propios logros, y no quisieras depender de la ayuda de otros, ya que no
podrías reconciliarlo con la imagen que tienes de ti mismo. No temes la vejez,
porque la asocias con la madurez –un estado ventajoso para tu propósito–. La
juventud, al contrario, te parece más bien un obstáculo, ya que te impide que la
sociedad te tome en serio.

Parte de la Fortuna en Acuario


Para sentirte feliz necesitas la libertad de poder defender tus ideales sin reservas.
Por lo tanto, la amistad y camaradería son más importantes para ti que una
estrecha relación de pareja, donde existen tantas expectativas y exigencias, y es
probable que huyas de compromisos que conllevan demasiadas obligaciones y
podrían recortar tu independencia. Necesitas espacio para experimentar, y te
sientes feliz en la compañía de personas que comparten tus ideas sin imponer sus
conceptos. La experiencia de vivir en un grupo como individuo y, además, potenciar
su capacidad es importante para ti y te motivará a defender la igualdad de los
hombres y luchar contra toda clase de prejuicios.

Crees en el futuro, porque crees en el ser humano y su capacidad de afrontar los


problemas actuales con éxito. En realidad, eres muy comprensivo en lo que se
refiere a las debilidades de nuestra especie, y rara vez te enfadas, siempre tendrás
alguna explicación a mano. No eres indiferente a lo que sucede en tu entorno, pero
necesitas preservar cierta distancia emocional, porque Acuario es un signo de aire y
vive principalmente en el intelecto. Por ende, no te dejes forzar a pretender
sentimientos que no existen, ya que lo fingido nunca trae un resultado positivo.

Parte de la Fortuna en Piscis


Piscis es el signo más espiritual del Zodiaco y simboliza amor universal, sensibilidad
y compasión. Te sentirás feliz cuando llegues a desarrollar esas cualidades y
preocuparte más por otros que por ti mismo. No te dejes absorber por las
atracciones de la llamada realidad cotidiana que te pueden impedir el desarrollo
pleno de tu inmenso potencial creativo y hacer olvidar tus verdaderas necesidades,
a saber, superar el propio ego y adaptarte a la corriente natural de la vida.

Los éxitos que se consiguen por medio de arduas luchas no te harán feliz, sino la
conciencia de poder dejar las cosas y no enredarte en aspiraciones mundanas.
Experimentarás la felicidad cuando hayas aprendido a aceptar la vida con todas sus
alegrías y penas, sin un planeamiento engorroso que proporciona una ilusión de
poder, pero nunca cumple sus promesas y, en última instancia, no satisface.

Por lo tanto, deberías trabajar en tu propio equilibrio interior e intentar hacer más
por otros que por ti mismo. Trata de explorar tus emociones y verlas en relación con
el mundo entero. Tu capacidad de establecer un profundo sentimiento de unión con
todas las entidades vivientes te ayudará a no sentirte nunca solo y así experimentar
verdadera felicidad.

Похожие интересы