Вы находитесь на странице: 1из 12

¿Sociedad de la Información?

Licenciatura en Ciencias de la Comunicación

Universidad de la República

Comunicación, Información y Tecnologías 2010

Pablo Maytía

Contenido

Introducción

3

Tecnologías de la Información y la Comunicación

4

Sociedad informacional

6

Reflexiones finales

9

Bibliografía

12

Introducción

“…toda tecnología y toda legado de la ciencia tiene su lado oscuro.

Estar digitalizado no es la excepción.”

Nicolás Negroponte

Para Guy Bajoit la sociedad “es una suma de individuos entrelazados, que se construyen como individualidades propias por sus relaciones entre ellos, y que, por lo mismo, producen también sociedad, que por su parte les ofrece las condiciones materiales, sociales y culturales para que puedan producirse.” 1 Son estas nuevas condiciones materiales, sociales y culturales, basadas en las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), que supuestamente conforman la Sociedad de la Información y Comunicación (SIC). Es el relacionamiento del hombre con las nuevas tecnologías de la Información y Comunicación, y la modificación de estas por los primeros, que van transformando las estructuras de la sociedad. Pero ¿son tan importantes estos cambios como para generar una revolución y en verdad conformar un nuevo tipo de sociedad?

En el presente trabajo me propongo generar la reflexión acerca del papel que cumplen las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en la sociedad actual. ¿Es el rol de las mismas promover y generar el desarrollo 2 en las sociedades? ¿En qué difieren la SIC y la sociedad industrial o moderna? ¿Nuestro país se encuentra en la búsqueda de convertirse en una SIC a través de la implementación del Plan Ceibal? Es necesario generar discusiones sobre temas que influyen en la comunicación y en las relaciones sociales. Como futuros Licenciados en Comunicación debemos cuestionarnos algunos conceptos relacionados a nuestro objeto de estudio y a la sociedad en sí.

1 Bajoit, Guy. 2003. p. 24 2 Por desarrollo social comparto el concepto de Isabel Licha para quien el mismo es “el proceso mediante el cual una sociedad genera capacidades, oportunidades e instrumentos para crear mejoras sostenibles y continuas en el bienestar social en un sentido amplio.” (Licha, Isabel. 2007, p.150)

Tecnologías de la Información y la Comunicación

“Lo pequeño, lo liviano, lo más portable significa

ahora mejora y “progreso”.”

Zygmunt Bauman 3

Denominamos TIC a aquellas tecnologías que, primero que nada, facilitan y fomentan la interactividad y el relacionamiento entre personas y organizaciones. A su vez permiten un fácil acceso a diversas fuentes de información, un almacenamiento de datos cada vez más grande y en menos espacio y logran automatizar tareas, haciendo más fáciles algunos trabajos y más dinámicas las relaciones entre las personas (Rasner, 2009). Las TIC son resultado y causa de un mundo globalizado. Por un lado es a través de las mismas que podemos estar en contacto con el resto del mundo, logrando una globalización cada vez más intensa. A su vez son consecuencia de la inovavión tecnológica y de un mercado cada vez más amplio que demanda cada vez más y mejores tecnologías para abarcar todos los rincones del planeta. (Rivero, 2008)

Es ampliamente aceptado que las TIC son un requisito fundamental para lograr el desarrollo en una sociedad. Cada vez están más unidas las concepciones de desarrollo con la de acceso y apropiación de conocimiento y el uso de las TIC. Si una sociedad lograse incorporar estas tecnologías a su proceso productivo, supestamente se convertiría en una SIC, logrando ese desarrollo necesario tan buscado por las sociedades en “vías de desarrollo”. Si esto fuera así, el Uruguay marcha entonces por buen camino. Basándonos en los datos de “ObservaTIC” 4 , a través de los artículos de Rivoir, Escuder y Lamschtein, podemos augurar un buen porvenir al país. En el artículo Uruguay en la Sociedad de la Información. ¿En que estamos?se afirma que nuestro país se encuentra, dentro de la región, ubicado en tercer lugar en lo que refiere al acceso de computadoras e internet por hogar. A su vez, el acceso a TV cable, PC y conexión a internet aumentó considerablemente desde el 2004 hasta el 2009 (1er semestre) tanto en el decil más pobre como el decil más rico de la población uruguaya. Esto quiere decir que la brecha en el acceso a estas tres TIC se ha venido reduciendo.

3 Bauman,

4 Grupo de investigadores vinculados a la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República, dedicados al estudio de los procesos sociales, económicos y políticos en torno a las TIC, el desarrollo y la innovación en Uruguay y la región. (http://www.observatic.edu.uy/inicio)

Pero por haber aumentado el acceso a estas tecnologías el Uruguay no ha dejado de ser un país tercermundista. Igualmente los autores del artículo en cuestión, analizan que no sólo el acceso, sino que el uso y el grado de aprovechamiento de las TIC son factores de desigualdad. Basándose en una encuesta de la empresa RADAR del 2009 muestran que en Uruguay no existen diferencias importantes en cuanto al uso de las tecnologías entre los niveles socio-económicos “bajo” y “alto”. Las primeras tres funciones son recibir/enviar e-mails, buscar información y temas de interés y chatear. A esto hay que agregarle que el Plan Ceibal 5 es una realidad y ha aportado en la reducción de la brecha digital6 ; existen más hogares con computadoras y posibilidades de acceder a internet. Pero en este caso no se están teniendo en cuenta una serie de variables sociales-culturales- económicas que hacen al contexto en donde está enmarcado ese acceso a las tecnologías. ¿Cabe tener en cuenta, aparte del acceso a las TIC, el uso que cada sector de la sociedad le da a las mismas y el contexto en el que se encuentran?

Tenemos que preguntarnos si con todos estos avances en cuanto al acceso de la población a computadoras, a internet, a telefonía móvil y fija se logra ese desarrollo humano que se busca alcanzar. ¿Es suficiente la tecnología para que una sociedad se convierta en una SIC? Y ¿no será esa SIC una nueva panacea de la humanidad?

5 A través de un decreto presidencial en el 2007 se crea el proyecto de Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea (CEIBAL), con el objetivo de ser una política social y educativa que universalice el acceso a la informática e internet en la educación primaria pública del Uruguay. A través del mismo se busca la democratización del conocimiento, igualdad y equidad de oportunidades para todos los niños del país. Se trata de disminuir la “brecha digital” existente entre los niños de educación primaria, logrando un mejor y mayor acceso a la información y a la cultura.

(http://www.ceibal.org.uy/docs/Informe%20Plan%20Estrategico%20CEIBAL.pdf).

6 Denomino brecha digital a la diferencia existente entre un sector de la población y otro en cuanto al acceso y uso de las TIC.

Sociedad informacional

“…era el discurso que, profetizando el porvenir, no solo

anunciaba lo que iba a pasar, sino que

contribuía a su realización…”

Michel Foucault

En este capítulo me centraré en discutir acerca de los conceptos de revolución informacional y de la sociedad de la información. Me baso en autores como Castells y Rasner, quienes desde sus diferentes perspectivas aportan datos y conceptos para esta discusión que busco generar.

En La era de la información” Castells nos dice que vivimos una revolución tecnológica, centrada en torno a las tecnologías de la información, (la cual) está modificando la base material de la sociedad a un ritmo acelerado.” 7 El autor difiere de todo concepto de determinismo tecnológico debido a que ni la sociedad determina a la tecnología ni su inversa, todo es resultado de una interacción entre varios factores. Menciona que “la tecnología es sociedad y ésta no puede ser comprendida o representada sin sus herramientas tecnológicas.” 8 Para el autor catalán el eje central de esta revolución no es el conocimiento y la información “sino la aplicación de ese conocimiento y procesamiento de la información/comunicación, en un círculo de retroalimentación acumulativo entre la innovación y sus usos” 9 Pero sabe que esta ha sido fundamental para el desarrollo de toda sociedad, por lo que crea el término informacional. El mismo es propio de las organizaciones sociales en donde “la generación, el procesamiento y la transmisión de la información se convierte en las fuentes fundamentales de la productividad y el poder, debido a las nuevas condiciones tecnológicas que surgen en este período histórico.” 10 Dicha sociedad informacional ha cambiado su estructura para transformarse en una red, en donde el tejido de la misma es Internet. Es gracias a la misma que se puede transmitir toda esa información necesaria para la productividad y el poder.

7 Castells, 1997. p.27

8 Ibidem, p.31

9 Ibidem, p.58 10 Ibidem, p.47

La sociedad está cimentada en el conocimiento como generador de nuevos saberes necesarios para la productividad de la misma; su modo de producción se desarrolla bajo el empleo del conocimiento para la innovación tecnológica. A su vez cabe preguntarse si toda la cantidad de información transmitida en la actualidad está modificando nuestro mundo y nuestra manera de verlo respecto al pasado. Tampoco se puede dejar de lado otra variable importante que hace a la cuestión que es la de no tomar en cuenta la calidad de la información transmitida sino la gran cantidad y diversidad de la misma (Rasner,

2009).

Para Castells tanto la incorporación, apropiación y adaptación que se le dará a toda nueva tecnología, poseerá diferentes características penetrando, de este modo, el contexto social de diversas maneras. Esto se debe a que existen diversos factores facilitadores y obstaculizadores en las sociedades, dependiendo de sus sistemas culturales, políticos, económicos, entre otros. Pero Castells nos dice que es debido a este uso diverso y acelerado que se generan las nuevas tecnologías y que el uso de las mismas se extiende cada vez más. Al no haber determinismo tecnológico el uso de las tecnologías en las diferentes sociedades no va a ser el mismo; por más que sí se usen. Existen otros factores que determinan y complementan los cambios sociales. Entonces, ¿la revolución informacional es tal?

Si hablamos de revolución estamos dando por sentado que existe un cambio social, y que el mismo surge de la estructura generada por los intercambios existentes entre los individuos y los grupos. Todo lo que existe es producido por el hombre. El sentido cultural, ideológico y hasta la historia misma tiene el significado que nosotros le concebimos en un momento y tiempo dado (Bajoit, 2003). Son las relaciones que generamos, a través de los vínculos construidos y los sentidos en ellos transmitidos, que conforman los conflictos y contradicciones sociales que provocan sus cambios, sus modificaciones.

El sociólogo Guy Bajoit dice que una evolución social sucede por la “suma de acciones individuales, emprendidas por los miembros de categorías sociales no organizadas (…) y cuyas decisiones no suscitan ni conflictos ni contradicciones.” 11 Para el autor todos los cambios sociales son precedidos por las evoluciones. Mientras que revolución es “el resultado de la acción de una categoría social cuya solidaridad está organizada y que se

11 Bajoit, Guy. p.253

compromete en intercambios conflictuales y contradictorios.” 12 En base a esto podríamos decir que la revolución es lo opuesto a la evolución, por más que esté precedida por esta última.

Basándonos en todo lo anteriormente dicho podríamos concluir que en realidad no es una revolución informacional la que estamos viviendo, sino una etapa más de esta Revolución Industrial iniciada hace más de dos siglos. Sería una fase en la evolución de estas sociedades ya que no existe un común acuerdo entre todos los individuos ni tampoco se suscitan conflictos. Durante los dos últimos siglos de historia, posteriores a la Revolución Industrial, se han venido sucediendo transformaciones varias de sociedades agrarias a sociedades basadas en la dinámica de la industria. Actualmente podríamos decir que existe una emergencia de sociedades capitalistas basadas en la acumulación de información y la innovación tecnológica. Las mismas van modificando la vida de las personas pero de manera muy desigual. Por esta razón podríamos denominar a dichas sociedades, basándonos en Arocena y Sutz, sociedades capitalistas del conocimiento (Arocena y Sutz, 2008).

Tal como dice Castells, las TIC vinieron para quedarse y han modificado las estructuras sociales, afectando los vínculos de las mismas, generando nuevas relaciones y dinámicas interpersonales. ¿Pero es esto el eje central de la supuesta revolución informacional? ¿A través de la transformación en una SIC se lograría el desarrollo humano tan deseado para convertirse en países “desarrollados” o “primer mundistas”?

12 Ibidem, p.255

Reflexiones finales

No se trata, por cierto, de renunciar al progreso, sino solamente

criticarlo cuando corresponde, mostrar sus límites, pedirle

cuentas, ponerlo al servicio de algo más importante

y útimo que él mismo.”

Guy Bajoit

Podríamos concluir que la Sociedad de la Información y Comunicación no es en realidad algo homogéneo y único, sino todo lo contrario. La SIC viene siendo ese cambio social, esa mutación (no revolución) en donde se consolida la economía capitalista y liberal, a través de un nuevo paradigma. Este último está basado en lo que denominamos Tecnologías de la Información y Comunicación. Entonces decimos que no hay un único modelo de SIC sino que hay múltiples modelos, múltiples sociedades. En esta variedad de culturas el fenómeno se hace presente de diversas maneras y formas debido a múltiples variables de índole económico, social, cultural, etc. (Rivoir, 2008). Estas nuevas sociedades basadas en una nueva versión del capitalismo, siguen siendo desiguales dentro de sí mismas y las TIC no cambian esto, sino que continúan dichas desigualdades.

Las TIC ya son algo intrínseco en nuestras sociedades, conforman ese paisaje que denominamos realidad. Es por esta razón que no podemos prescindir de ellas. Como mencioné en el capítulo anterior, el hombre y la tecnología son uno, no se puede imaginar al ser humano sin la tecnología. No hay que tener una percepción apocalíptica de esta realidad y creer que nos encontramos ante una manipulación industrial de las conciencias, tal como dice Ezensberger (Ezensberger, 1985). El autor adjudica esta manipulación a los medios de comunicación de masas, generando una conciencia mediatizada. Es más, puede ser que tengamos una mente mediatizada, pero se trata de algo irreversible que tenemos que asumirlo como tal. Suprimir la tecnología implicaría suprimir a la sociedad en general. Tenemos que partir del uso de las TIC para generar el desarrollo social pero acompañado de políticas sociales en donde todos los grupos sociales sean partícipes de las mismas. Es necesario generar el diálogo entre los individuos y las tecnologías, aprovechar los diferentes usos dentro de los diferentes contextos.

Puede ser que las TIC abran oportunidades para el desarrollo social a través de su aplicación y que faciliten la difusión de los conocimientos. Pero de algo podemos estar seguros y es que las TIC por sí solas no son el motor para el cambio social. Es necesario que vayan acompañadas de políticas sociales-culturales-económicas que acompañen la implementación de las mismas. Debe existir una agenda que ordene dichas políticas, las cuales deben buscar la inclusión social. Se deben aunar esfuerzos primero que nada para eliminar las desigualdades existentes en las sociedades para luego poder buscar el desarrollo que no implique solamente la reducción de la brecha digital, sino un desarrollo cultural, económico y social. Para esto se tiene que elegir qué TIC se quieren utilizar para fomentar que tipos de usos.

El conocimiento sigue siendo la base del desarrollo, pero no alcanza con generarlo sino que la base está en la capacidad de uso del mismo. El mismo se debe colectivizar para generar la innovación necesaria para poder afrontar los diversos problemas dentro de una sociedad. Las TIC pueden ser de ayuda en esa colectivización del conocimiento, sirviendo de esta manera a la reducción del efecto Mateo. El mismo refiere a que el conocimiento es un recurso que más utilizan aquellos quienes más lo disponen 13 . Revirtiendo este efecto todos podrían formar parte de la innovación (no solo tecnológica) y contribuir con el desarrollo social. Para que esto suceda es necesario un financiamiento por parte del Estado en la educación y el uso de las tecnologías dentro de la misma, ya que es en este ámbito de donde se nutren la innovación y el desarrollo. Pero no alcanza solo con esto, hay que fomentar e incentivar también las aplicaciones de políticas sociales que acompañen estas otras. Igualmente las mismas tienen que ser puntuales, transitorias y no ser a largo plazo (pueden ir alternándose políticas que hagan foco en diversos problemas). El objetivo es generar las capacidades necesarias para lograr y alcanzar el desarrollo social, un desarrollo por el cual todos los individuos puedan generar y hacer uso de su conocimiento. Para esto es necesario la conformación de agendas en donde interactúen ciencia, tecnología e innovación, basándose en el diálogo entre el centro, el afuera y el margen de la sociedad conjugando dicho conocimiento con el de la vida cotidiana. (Sutz, 2008 y Arocena y Sutz, 2008).

Las TIC por sí mismas no solucionan los problemas que atañen a la sociedad. La apropiación social de ellas existe cuando se genera algún cambio por el uso de las

13 al que ya tienen se le dará y tendrá en abundancia, pero al que no tiene, se le quitará aún lo que tiene.” (Evangelio según Mateo: 13, 12) en Arocena y Sutz, 2008, p.65.

mismas. Entonces podríamos pensar a las TIC como procesos a desarrollar, más que en herramientas a utilizar. Para que estos procesos se implementen de forma eficaz es necesaria la creación de agendas que contemplen tanto políticas sociales como políticas TIC. Estas últimas son aquellas que buscan generar el uso y la apropiación 14 de este tipo de tecnologías por parte de los diferentes actores de la sociedad. Pero para que estas agendas y políticas tengan mayor eficacia, es necesario que se adapten a las “necesidades reales” de los individuos e instituciones. Estas agendas deben tener como objetivo el ampliar las capacidades y los derechos de todos los individuos y grupos sociales, buscando generar igualdad de oportunidades de modo que puedan aprovechar esta oferta de capacidades. Estas agendas con la participación e involucramiento de la sociedad deben estar seguidas y evaluadas para conocer y analizar los resultados y las futuras políticas a seguir (Rivoir, 2008).

A través de estas agendas y políticas las sociedades estarían modificando su estructura y

anulando las desigualdades sociales-económicas-culturales. Se generaría de esta manera una sociedad que le ofrece las mismas oportunidades a los individuos que la conforman, y estaría fomentando e incentivando diversas capacidades. A partir de un trabajo con y para

la sociedad, a través de una agenda de políticas y con la integración de las TIC a la vida

cotidiana, las sociedades se convertirían en una SIC. Una SIC en donde las TIC sirvan para la difusión y la utilización de nuevos conocimientos por parte de cada uno de los individuos, que todos tengan alcance a dicha generación y estén en igualdad de condiciones para su uso. Será una nueva sociedad que seguirá basada en el capitalismo

y que habrá surgido de la evolución constante y paulatina de este último, y no a través de una revolución en donde haya habido un acuerdo en común. Tal vez luego que una

sociedad se haya convertido en SIC, pueda surgir una revolución que cambié su base económica.

14 Entiendo por apropiación el modo en que se hace propia la tecnología por parte de sus usuarios; implica su modo de uso y su integración a su vida diaria.

Bibliografía

Arocena, Rodrigo; Bortagaray, Isabel; Sutz, Judith. Reforma universitaria y desarrollo.

2008. Montevideo, Uruguay.

Bajoit, Guy. Todo cambia. Análisis sociológico del cambio social y cultural en las

sociedades contemporáneas. 2003. LOM Ediciones. Santiago, Chile.

Castells, Manuel. La Era de la Información: economía, sociedad y cultura. La sociedad

red. Vol I. 1997. Editorial Alianza. Madrid, España.

Enzensberger H. Magnus. Mediocridad y delirio. 1991. Anagrama. Barcelona, España.

Licha, Isabel. Investigación científica y desarrollo social en Amércia Latina en Claves del

desarrollo científico y tecnológico en América Latina. 2007. pp 149-183. Fundación

Carolina. Editorial Siglo XXI. Madrid, España.

Rasner, Jorge. ¿Qué tan revolucionaria es la sociedad de la información? en La

comunicación en la era de la mundialización de las culturas - Exploraciones

transdisciplinarias. v.: 1, 1ª, p.: 17 49. 2009. CSIC UdelaR. Montevideo, Uruguay.

Rivero, Martín. Desarrollo, desigualdad y tecnologías de la información y comunicación

(TIC) en Uruguay: el rol de las políticas públicas en Ciencia, tecnología y sociedad.

Ponencias del seminario realizado en agosto de 2008 organizado por el Centro Cultural

de España. pp. 217-231

Rivoir, Ana; Escuder, Santiago. Uruguay en la Sociedad de la Información. ¿En que

estamos? ObservaTIC en http://www.observatic.edu.uy/inicio (visitado por última vez el

30/04/2011)

Rivoir, Ana. Las tecnologías de la información y la comunicación para el desarrollo en

América Latina. Elementos conceptuales para un enfoque complejo en Ciencia, tecnología

y sociedad. Ponencias del seminario realizado en agosto de 2008 organizado por el

Centro Cultural de España. pp. 201-215.

Sutz, Judith. Ciencia, tecnología, innovación e inclusión social: una agenda urgente para Universidades y políticas en Ciencia, tecnología y sociedad. Ponencias del seminario realizado en agosto de 2008 organizado por el Centro Cultural de España. pp. 37-64.