Вы находитесь на странице: 1из 43

Fantasmas

Fantasmas Oscar Hahn Colección Poesía www. ohcultos .com ediciones digitales

Oscar Hahn

Colección Poesía

www.ohcultos.com

ediciones digitales

Oscar Hahn

Fantasmas

Fantasmas

© Oscar Hahn

© www.ohcultos.com ediciones digitales Revista de Arte y cultura Colección Poesía Escrita Primera edición, 2010

Editor: Alex Alejandro Vargas Diseño: Claudio Salazar Foto: http://www.galeriade.com/daragon/

Esta obra está bajo una licencia Atribución-No comercial-No Derivadas 2.5 Creative Commons.

Los Fantasmas de Hahn

Oscar Hahn ha sabido llevar el género fantástico a la poesía sin perder el manejo misterioso del lenguaje; es decir sin utilizar el lenguaje como un medio al servicio del “tema” del poema, sino más bien como una sola materialidad, y que apunta hacia la esencia de las cosas: la materialidad de lo invisible. Según Rocío Rodríguez Ferrer: “Lo fantástico se yergue en la obra de Hahn como una de las formas de la alteridad y nos da cuenta de las variadas y asombrosas modalidades que puede adoptar el género cuando está ligado a ese binomio omnipresente en la poesía del escritor chileno: el amor y la muerte.” La ironía y la capacidad de ruptura (alimentándose de la tradición lírica y, a la vez, renovándola) están manejadas magistralmente en la poesía del autor de Apariciones profanas, y es por ese rumbo, de subversión y profanaciones incesantes de la realidad, por el que ha ido configurándose esta esperada antología, Fantasmas. Pero no solo es la levedad de los grandes temas de la poesía lo que aparece, arrancándonos del peso y del letargo de la racionalidad, en esta obra; también nos hallamos con el desgarrado testimonio de una voz que se concretiza en diferentes territorios reconocibles, como aquel Café Berlioz, uno de mis poemas favoritos de la poesía hispanoamericana. Dice Gwen Kirkpatrick: “Son fantasmas que visitan, pero también son disfraces y desdoblamientos del mismo yo que habla.” Entonces, aquí tenemos unas historias que aun no han sucedido, o que quizás suceden a diario en alguna calle del mundo, o que constituyen nuestro imaginario y nuestra humanidad desde el inicio inmemorial del deseo: una inquebrantable búsqueda de trascender la muerte. Y por eso mismo, y tal vez esta sea la mejor lección que nos otorga el arte de Hahn, somos nosotros nuestros propios fantasmas que revivimos en esta gran memoria que llamamos vida. Y es que en la lectura de cada poema, hacemos realidad el amor.

Miguel Ildefonso Lima, Oct. de 2010

LA

MUERTE ESTÁ SENTADA A LOS PIES

DE

MI CAMA

Mi

cama está deshecha: sábanas en el suelo

y frazadas dispuestas a levantar el vuelo.

La

muerte dice ahora que me va a hacer la cama.

Le

suplico que no, que la deje deshecha.

Ella insiste y replica que esta noche es la fecha.

Se

acomoda y agrega que esta noche me ama.

Le

contesto que cómo voy a ponerle cuernos

a la vida. Contesta que me vaya al infierno.

La muerte está sentada a los pies de mi cama.

Esta muerte empeñosa se calentó conmigo

y quisiera dejarme más chupado que un higo.

Yo trato de espantarla con una enorme rama.

Ahora dice que quiere acostarse a mi lado sólo para dormir, que no tenga cuidado. Por respeto me callo que sé su mala fama.

La muerte está sentada a los pies de mi cama.

Oscar Hahn 5

FOTOGRAFÍA

En la pieza contigua alguien revela el negativo de tu muerte. El ácido penetra por el ojo de la cerradura. De la pieza contigua, alguien entra en tu pieza. Ya no estás en el lecho:

desde la foto húmeda miras tu cuerpo inmóvil. Alguien cierra la puerta.

Oscar Hahn - 6

TRATADO DE SORTILEGIOS

En el jardín había unas magnolias curiosísimas, oye unas rosas re-raras, oh,

y

había un tremendo olor a incesto, a violetas macho,

y

un semen volando de picaflor en picaflor.

Entonces entraron las niñas en el jardín,

llenas de lluvia, de cucarachas blancas,

y

la mayonesa se cortó en la cocina

y

sus muñecas empezaron a menstruar.

Te pillamos in fraganti limpiándote el polen

de la enagua, el néctar de los senos, ¿ves tú? Alguien viene en puntas de pie, un rumor de pájaros pisoteados, un esqueleto naciendo entre organzas, alguien se acercaba en medio de burlas y fresas

y sus cabellos ondearon en el charco

llenos de canas verdes. Dime, muerta de risa, a dónde llevas

ese panal de abejas libidinosas.

Y los claveles comenzaron a madurar brilloso

y las gardenias a eyacular coquetamente, muérete,

con sus durezas y blanduras y patas

y sangre amarilla, aj!

No se pare, no se siente, no hable

con la boca llena de sangre:

que la sangre sueña con dalias

y

las dalias empiezan a sangrar

y

las palomas abortan cuervos

y

claveles encinta

y

unas magnolias curiosísimas, oye,

unas rosas re-raras, oh.

Oscar Hahn - 7

NACIMIENTO DEL FANTASMA

Entré en la sala de baño cubierto con la sábana de arriba

Dibujé tu nombre en el espejo brumoso por el vapor de la ducha

Salí de la sala de baño

y miré nuestra cama vacía

Entonces sopló un viento terrible

y se volaron las líneas de mis manos

las manos de mi cuerpo

y mi cuerpo entero aún tibio de ti

Ahora soy la sábana ambulante el fantasma recién nacido que te busca de dormitorio en dormitorio

FANTASMA EN FORMA DE FUNDA

Anoche fui la funda de tu almohada

para sentir la tibieza de tus mejillas

y decirte despacio en el oído

amor mío amor mío

Mis palabras salieron por tu boca

y regresaron lentamente a mi cuerpo

amor mío amor mío

Tuve pena de mí

y la miré en silencio por última vez

Entonces solos muy solos

sus labios empezaron a moverse

y se oyó puro cristalino

el silencio

FANTASMA EN FORMA DE CAMISA

Estuve todo el día entre tu ropa sin lavar disfrazado de camisa sucia

Te oí llenar la artesa con agua

y abrir la caja de detergente

Te vi de rodillas frente a la artesa restregando las prendas una a una

Y

ahora siento tus manos atónitas

y

tus ojos clavados en mí bajo el agua

porque aunque raspas y escobillas y refriegas no consigues sacar la sangre de mi costado

Oscar Hahn - 10

FANTASMA EN FORMA DE TOALLA

Sales de la ducha chorreando agua

y

te secas el cuerpo con mi piel de toalla

Y

hay algo que te empuja a frotarte y frotarte

entre los muslos húmedos

Entras en un terrible frenesí en una locura parecida a la muerte

hasta que otra humedad más densa que el agua te empapa la carne con su miel pegajosa

y

tú aprietas las piernas y gimes y gritas

y

yo te lamo entera con mis lenguas de hilo

Oscar Hahn - 11

PEQUEÑOS FANTASMAS

Nuestros hijos amor mío son pequeños fantasmas

Los escucho reírse en el jardín Los siento jugar en el cuarto vacío

Y si alguien golpea la puerta

corren a esconderse debajo de mi sábana

los pequeños fantasmas

los hijos que nunca tuvimos

y los que nunca tendremos

EL CENTRO DEL DORMITORIO

Un ojo choca contra las torres del sueño

y se queja por cada uno de sus fragmentos

mientras cae la nieve en las calles de Iowa City la triste nieve la sucia nieve de hogaño

Algo nos despertó en medio de la noche quizá un pequeño salto un pequeño murmullo posiblemente los pasos de una sombra en el césped algo difícil de precisar pero flotante

Y aquello estaba allí: de pie en el centro del

dormitorio

con una vela sobre la cabeza

y la cera rodándole por las mejillas

Ahora me levanto ahora voy al baño ahora tomo

agua

ahora me miro en el espejo: y desde el fondo eso también nos mira con su cara tan triste con sus ojos llenos de cera mientras cae la nieve en el centro del dormitorio la triste nieve la sucia nieve de hogaño

Oscar Hahn - 12

FANTASMA EN FORMA DE SUEÑO

Mi cuerpo inmaterial sin mi sábana

flotaba en tu dormitorio

Tú dormías tranquila tus pechos ondulaban

Y yo incorpóreo

me filtré por los intersticios de tu sueño

Hicimos el amor como si fuera cierto:

irreales los amantes pero real el deseo

gemías dormida y hablabas en el sueño

Yo

gemía también y sólo te miraba

Hasta que despertaste

Y volvimos los dos a la vigilia

a ese mundo que ya no compartimos

Avergonzado de mi desnudez invisible

me cubrí con mi sábana

El reloj dio las doce

Oscar Hahn - 14

EN LA VÍA PÚBLICA

Estoy sentado en la puerta de mi casa esperando que pase el fantasma

En esta mano tengo un recuerdo triste de ti En esta otra tengo un recuerdo desolado

Y en estas dos que acaban de crecerme

no tengo nada ni siquiera las líneas

Así que estoy sentado en la puerta de mi casa esperando al fantasma que vendrá a dibujarlas

para que me mueva y me levante y camine

y pase cabizbajo frente a esa casa

donde estoy sentado esperando

Oscar Hahn - 15

UNA NOCHE EN EL CAFÉ BERLIOZ

Yo he visto su cara en otra parte le dije cuando entró en el Café Berlioz

Soy de otra dimensión contestó sonriendo y avanzó hacia el fondo del salón

Ella finge escribir en su mesa de mármol pero me observa de reojo

Desde mi mesa veo su cuello desnudo

Como un aerolito cruzó mi mente el rostro de Muriel mi amante muerta

Usted es zurda le dije acercándome Hacemos la pareja perfecta

Tomé su lápiz y escribí “te amo” con mi mano derecha en la servilleta

Rey del lugar común respondió sin mirarme mientras le echaba azúcar al té

Me ha clavado una estaca en el corazón Me ha lanzado una bala de plata Me ha ahorcado con una trenza de ajo

Volví confundido a mi mesa con la cola de diablo entre las piernas

Oscar Hahn - 16

En este punto las sombras de los clientes pagaron y se fueron del Café Berlioz

Váyanse espíritus les dije furioso agitando mi paraguas chamuscado

¿Hay alguna Muriel aquí? gritó la mesera desde el umbral

Cuando ella caminó hacia la puerta vi que tenía una cruz en la mano

Por favor tráiganme la cuenta que ya está por salir el sol

La lluvia penetra por los agujeros de mi memoria

Muriel Muriel ¿por qué me has abandonado?

Oscar Hahn - 17

SILLA MECEDORA

Me duelen las piernas dijo la silla Están llenas de várices

Siento unas gotas de sudor frío bajando por mi respaldo

En vez de astillas tengo espinas

y mi asiento se cubre de llagas

No sé de dónde salió este hombre que está sentado en mí sangrando

Al tercer día se puso de pie

y

voló por la ventana del cuarto

Y

el viento empezó a mecerme

como si nada hubiera pasado

A LAS DOCE DEL DÍA

Estaba tendido boca arriba en el parque mirando el cielo azul esplendoroso

Sentía el frescor de la brisa sobre mi rostro caliente por el sol

De pronto noté la inmovilidad absoluta de los

árboles

Un gran silencio descendió sobre el paisaje

En la superficie del lago pero sin tocar el agua aparecieron las esferas

Me senté apoyado contra un árbol para verlas mejor

Eran las doce del día

y de golpe empezó a anochecer

Las esferas estaban suspendidas sobre el agua fija claramente visibles en la oscuridad

Una pista de aterrizaje se encendió a la distancia

Las esferas despegaron a toda velocidad

y de súbito estaban encima mío

No eran de metal sino de materia orgánica Blancas con una circunferencia azul en el centro

Oscar Hahn - 19

Y me miraban fijamente

Después desde las esferas me vi a mí mismo sentado en el pasto con las cuencas vacías

Me vi levantándome penosamente en la oscuridad

Me vi avanzando a tientas por el parque allá abajo hasta que la Tierra fue un punto borroso en el cosmos

A las doce del día

Desde la constelación de Andrómeda

Oscar Hahn - 20

VÍA LÁCTEA

Le salía leche de los pechos

Le salía leche que bajaba por su cuerpo en arroyos de indecible blancura

Le salía leche que fluía por su vientre le mojaba los pies

y se escurría por debajo de la puerta

Era un río de leche que corría por la calle atravesaba el barrio de Santa Cruz

y llegaba a la plaza de doña Elvira

Era leche que subía por los árboles ascendía a los cielos

y se desparramaba en la bóveda infinita

Eran grumos de leche que brillaban en el

firmamento

EL EXORCISTA

No estoy en paz con todos mis demonios algunos todavía me dan guerra oficiando aberrantes matrimonios de ángeles del infierno y de la tierra

Sucede que un engendro del Averno ha ocupado mi cuerpo sin permiso y me asegura que es un paraíso aquello que en verdad es un infierno

Antes de que complete su conquista necesito esta noche un exorcismo que expulse al ser maligno de mi vista

No logrará arrastrarme hacia el abismo Aunque yo soy ese demonio mismo también soy el mismísimo exorcista

PALABRAS DE UN FANTASMA ANTERIOR A SU NACIMIENTO

Si muero antes de nacer

si muero aun antes de haber entrado en un cuerpo suplico no disolverme en la nada suplico conservar mi forma de fantasma anterior al nacimiento

y asomarme sin cuerpo al mundo de los nacidos

a ver qué hacen cómo viven y qué sienten

cuando comprenden que sus cuerpos un día serán sólo ceniza

y no sabrán qué hacer ni a dónde ir

Entonces

yo los recibiré en mi casa y les diré:

Bienvenidos hermanos fantasmas

aquí están los espectros de los que aún no han

nacido

sincérense con nosotros dígannos si valió la pena nacer

dígannos si la vida tuvo algún sentido

o si ser o no ser da exactamente lo mismo

Oscar Hahn - 23

EL ENCUENTRO

Anoche soñé con mi padre muerto

Venía caminando por un largo sendero

y traía una flor en la mano

Nos abrazamos en el umbral que separa la vida de la muerte

Me preguntó que cómo había llegado hasta ahí que si había cruzado el Aqueronte

Te he esperado toda la muerte dijo mi padre

y

te seguiré esperando

Y

se alejó por el largo sendero

con su flor en la mano

Oscar Hahn - 24

LOS FANTASMAS DE LISBOA

Dónde estará el pasado que tuvimos el pasado que tuve entre tus brazos En la calle resuenan nuestros pasos pero no estamos: nos desvanecimos

Dónde estarán los besos que nos dimos la tristeza tan dulce de los fados tus promesas tus llantos mis enfados nuestros cuerpos que un día compartimos

Asustados los nuevos ocupantes de nuestro cuarto en el hotel escuchan la risa de personas que se duchan

Como los personajes de Pessoa somos almas sin cuerpo: dos amantes que penan en las noches de Lisboa

FANTASÍA EN BLANCO Y NEGRO

Estoy tendido en mi lecho de enfermo con un cigarrillo humeante entre los dedos

Bebo un vaso de whisky con soda mientras escucho un disco de Duke Ellington

Su corazón ha muerto de muerte sobrenatural

y sus amigos lo velan

con instrumentos que suenan como voces

y voces que suenan como instrumentos

la trompeta de Cootie Williams el trombón de Juan Tizol

y tres saxos que se lamentan al unísono

Un arco iris se levanta en mi vaso

y mi cuarto se llena de músicos

Es el año 1930 y todavía no me toca nacer

Estoy en el Cotton Club de Harlem en la mesa de Owney the Killer

La orquesta está tocando “Mood Indigo” esa tristeza de un color irreal

Las sordinas de las trompetas acarician mi oído como el preludio de un beso en la oscuridad

Duke Ellington se acerca a mi cama sin hacer ruido

Oscar Hahn - 26

me pone la mano en la frente y me dice:

“Recuerdo el vaso de whisky que se vaciaba solo recuerdo el cigarrillo que levitaba en el Cotton Club Descansa en paz fantasma del año 30”

Escucho a un hombre silbando en la calle y el eco de sus pasos que se alejan

Oscar Hahn - 27

SAN JUAN DE LA CRUZ ESCUCHA A MILES

DAVIS

I.

SAN JUAN EN EL CALABOZO (Toledo, 1577)

La trompeta flamea serpentea relampaguea Su quejido metálico

se hunde y difunde exclama y reclama un no sé qué que queda balbuciendo

Es el Arcángel San Gabriel dice el Santo Es el Arcángel que me llama desde el futuro

Es el Arcángel cuya piel es más negra que la noche

y brilla como las heridas de mi alma

Es el sonido de la trompeta como un cauterio suave

II.

MILES DAVIS EN EL CALABOZO (New York, 1959)

Los tornados me dan el viento que necesito para tocar mi trompeta

Oh toque delicado que a vida eterna sabe

Y vi que por la ventana del calabozo

entraba un halo de luz y que en el aire flotaba una Aparición fulgurante

Oscar Hahn - 28

(Son alucinaciones de la droga Dios mío)

Para ahuyentar al espectro tomé mi trompeta y toqué

Y mientras tocaba el rostro de la Aparición

tenía una expresión como de éxtasis y dijo:

“La música callada la soledad sonora”

Sentí que me crecían alas en la espalda

y empecé a levitar

Entonces apareció un graffiti en lo alto de la pared que decía:

Qué bien sé yo la fuente que mana y corre aunque es de noche

Y la sangre que manaba de mi cabeza

por los golpes que me dio el policía iluminó la celda y dejó de correr

alrededor de la medianoche

Oscar Hahn - 29

HALCONES

Los halcones de la noche con ojos negros y grandes

te miran y no los ves te espían y no lo sabes

hasta que un día cualquiera te despiertas en la cama

y adentro de tu cabeza los ves volando sin alas

VACÍOS QUE RESPIRAN

Sentí que alguien dormía a mi lado pero no había nadie sentí su respiración acompasada pero había un espacio vacío Ignoro si era hombre o mujer

o bestezuela o no sé qué

Sólo sé que respiraba a mi lado

El mundo está lleno de vacíos que respiran que observan que palpitan ¿Qué respirarán estos vacíos?

No es oxígeno porque el oxígeno sirve para llenar de aire los pulmones

y ellos no tienen pulmones

no tienen boca ni fosas nasales

ni parte alguna del cuerpo

Ahora el vacío que está tendido junto a mí se da vueltas inquieto

como si luchara con la asfixia

Y es entonces cuando hay que rogar

porque los vacíos no nos abandonen

porque sigan siempre a nuestro lado

respirando

ESOS DESCONOCIDOS DE LOS SUEÑOS

¿Quiénes son esos visitantes que aparecen en mis sueños

y cuyos rostros no reconozco?

El hombre que arregla

el

neumático de mi automóvil

el

director que va a dirigir

mi concierto de viola

o la muchacha del ascensor

a la que beso apasionadamente

Cada noche se presentan desconocidos que quieren decirme algo con gestos que no consigo descifrar

O quizás no quieren decirme nada

y sólo son espíritus

de personas que algún día existieron

pero que nunca conocí

O acaso prefantasmas

que mañana encarnarán en un cuerpo

y que usan el escenario de mis sueños

para ensayar su papel en el mundo

¿Qué yo mío es ese que posee su propia memoria

y

no es la del hombre que está en la cama?

O

quizás los desconocidos quieren decirme

dónde están enterrados mis cuerpos

de otras reencarnaciones

con qué nombre y en qué país

Oscar Hahn - 32

No lo sé. Tan sólo sé que anoche soñé con un enorme cementerio en el que nunca estuve y que puse flores en una tumba

UN VACIO DIFICIL DE LLENAR

Nada peor que un espacio vacío como esta habitación sin muebles ni personas pero atestada de cartas que alguien desliza por debajo de la puerta

Papeles papeles papeles amontonados hasta el techo

Y el insistente cartero

que persiste en volver cada día

a sabiendas de que el inquilino partió hace mucho tiempo

¿A dónde se fue el inquilino? ¿Por qué regresa el cartero?

No lo sé ni me importa

Sólo trato de llenar este vacío metiendo por debajo de la puerta cartas que nadie leerá cuentas que nadie pagará esquelas enlutadas con mi dirección y mi nombre

Oscar Hahn - 34

CUERPO PRESENTE

En la noche se acostó vivo

y al alba se levantó muerto

Caminó hacia lo desconocido

y de él nunca más se supo

El que pusieron en el féretro ya no era él

Nadie notó nada “Quedó igualito” dijeron pero no era él

Tampoco

el que metieron en el nicho era él

El que se perdió en el infinito era él

ACCIDENTE

Estoy en el living de mi casa mirando una película en blanco y negro

Se ve una pareja discutiendo con una copa de vino en la mano

En un rapto de celos el hombre lanza su copa contra el espejo de la pared

El cristal estalla en mil pedazos

Algunos fragmentos del espejo saltan de la pantalla

y se clavan en mis ojos

Ahora estoy en el hospital tendido en una camilla con la vista vendada

Le conté lo que sucedió al médico de turno se lo repetí al policía

se lo expliqué con detalles

a mi agente de seguros

pero nadie me creyó nada

Los espejos rotos traen mala suerte

HOTEL CALIFORNIA (RAP)

The Eagles + José Asunción Silva

Una noche Una noche toda llena de murmullos de perfumes y de música de alas

Una noche en la oscura y desolada carretera parpadeaban unas luces temblorosas como enjambre de luciérnagas fantásticas

Y la luna llena

por los cielos azulosos y profundos esparcía su luz blanca

Yo aspiraba

el aroma de la hierba dulce y cálida que la brisa me traía

La cabeza se me puso muy pesada y mi vista se nubló Mas sabía que tenía que pasar la noche ahí

De repente en el centro de la puerta

la

silueta fantasmal de una muchacha

Y

su sombra

fina y lánguida

y mi sombra

por los rayos de la luna proyectadas sobre las arenas tristes de la senda se juntaban

Oscar Hahn - 37

Y

eran una

y

eran una

y

eran una sola sombra larga

y

eran una sola sombra larga

y

eran una sola sombra larga

Repicaron las campanas de una iglesia

Yo pensé: “Este sitio bien podría ser el cielo

o el infierno: no lo sé”

La muchacha prendió un cirio y el camino me mostró

Al final del corredor se escuchaban unas voces que decían:

Welcome to the Hotel California Such a lovely place Such a lovely face

Los amigos de la chica son un grupo de muchachos lindos lindos Cómo bailan en el patio en la noche nupcial y húmeda Unos quieren recordar y otros quieren olvidar

He llamado al capitán y le he pedido que me traiga una copa de mi vino favorito

Y él me ha dicho: “No tenemos ese espíritu

Se acabó el 69”

A

las 12 de la noche desperté

y

escuché que aquellas voces repetían:

Welcome to the Hotel California Such a lovely place Such a lovely face

Oscar Hahn - 38

Espejos en el techo champaña rosada con hielo Ella dijo: “Somos todos prisioneros de la misma estratagema que planeamos”

Y en la lóbrega recámara del amo

se juntaron para el rito del festín

A la bestia acuchillaron sin parar

pero nunca consiguieron darle fin

Aterrado

decidí salir corriendo hacia la puerta por la que esa misma noche había entrado El nochero me detuvo Es mejor que te relajes sugirió Aquí estamos programados solamente para dar la bienvenida Cuantas veces lo desees tú podrás comunicarnos tu partida pero nunca pero nunca pero nunca lograrás salir de aquí pero nunca lograrás salir de aquí pero nunca lograrás salir de aquí

Oscar Hahn - 39

COINCIDENCIAS

Y una noche los prefantasmas

desaparecieron de la habitación:

se esfumaron sus ánimas

que solían reflejarse en la pared como sombras multicolores que subían y bajaban

o como gotas de agua púrpura

estallando en cámara lenta

Y las murallas se cubrieron

de una blancura irreal

Fue entonces cuando empezaron las coincidencias Yo escribía la palabra “serendipia” en el computador

y un segundo después

el locutor de la televisión

decía la palabra “serendipia”

O estaba hojeando una revista

en la que aparecía un reloj marcando una hora precisa

y notaba que mi reloj

se había parado esa misma hora

O mientras estaba soñando

con mi profesora de Castellano de hace 30 años

me despertaba el teléfono

y era la profesora de Castellano

de mi hijo menor

De pronto comprendí que los prefantasmas trataban de comunicarse con nosotros bajo la forma de coincidencias

y que estaban aquí alrededor nuestro

Ayer fui a la biblioteca pública

a

buscar el cuento “El número 111”

y

después a la oficina de correos

para arrendar una casilla

y cuando me dieron la llave

vi que tenía el número 111

Ahora sé que las coincidencias:

son encuentros cercanos del tercer tipo pero no con extraterrestres sino con prefantasmas

Sólo falta saber por qué están aquí

y qué es lo que quieren

Mientras tanto las coincidencias siguen acumulándose como si fueran el anuncio de una invasión inminente

Ahora la radio está tocando una canción que se llama “Coincidencias”

Oscar Hahn - 41

MAR Y CIELO

Había pájaros en el fondo del mar

aves que volaban con las plumas secas

y se desplazaban a gran velocidad

entre las algas danzantes y los arrecifes

Los peces los miraban estupefactos como si fueran espectros de alcatraces que salían de algún buque fantasma

Había peces en lo alto del cielo jibias que nadaban con sus tentáculos sepia

y se movían en cámara lenta

entre las nubes y las estrellas fugaces

Los pájaros las miraban con asombro como si fueran ovnis del océano

o ángeles de una catedral sumergida

Había algo enloquecedor en el mar y en el cielo

Oscar Hahn - 42

Oscar Hahn ( 1938 - Iquique, Chile) Oscar Hahn nació en Iquique, Chile, en 1938.

Oscar Hahn

( 1938 - Iquique, Chile)

Oscar Hahn nació en Iquique, Chile, en 1938. Es Master of Arts por la Universidad de Iowa y Doctor en Filosofía por la Universidad de Maryland.

Entre sus libros de poesía se cuentan: Arte de morir (1977), Mal de amor (1981), Versos robados (1995), Apariciones profanas (2002), En un abrir y cerrar de ojos (2006) y Pena de vida (2009). Ha obtenido, entre otros, los siguientes galardones: Premio del Consejo Nacional del Libro de Chile, Premio Latino de Nueva York, Casa de América de España y

José Lezama Lima de Cuba. Sus antologías más recientes son Poemas de la era nuclear, Señales de vida y Poemas sin fronteras. Ashes in Love, una edición bilingüe de sus poemas, apareció en Nueva York en 2009. Ese mismo año sus poesías completas fueron publicadas en Madrid con el título de Archivo expiatorio y en Lima como Movimiento perpetuo. Sus poemas han sido traducidos a varios idiomas y recogidos en numerosas antologías internacionales.

Oscar Hahn es miembro correspondiente de la Academia Chilena de la Lengua y Profesor Emérito de la Universidad de Iowa.

www.ohcultos.com

ediciones digitales