Вы находитесь на странице: 1из 6

Enciende tu lámpara y dile adiós

a las tinieblas que hay en ti ¡para siempre!
Por Rosa Jiménez Jiménez

“Piensa   mal   y   acertarás”   es   una   frase   que   de   seguro   has   escuchado   muchas 
veces. Y no sólo eso, sino que la has hecho tuya. Es parte fundamental de tu 
forma de pensar. Sin embargo, habrás podido observar que no siempre es la más 
acertada. Y no me refiero a cuestiones obvias, sino cuando nos convertimos en 
personas injustas por causa del razonamiento negativo.

  ¿Cuántas   veces   hemos   estropeado   una   amistad,   terminado   una   relación   de 
pareja, desmoralizado a un familiar o simplemente perdido la posibilidad de tener 
nuevos amigos  porque se nos antojó “ver fantasmas” donde no existían?

¿Qué es lo que nos pasa cuando actuamos así? ¿Dónde está el problema y cómo 
evitarlo? La Palabra de Dios tiene la respuesta. Ven, te invito a leer este hermoso 
versículo que discierne magistralmente nuestra  conducta: 

“La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno,
todo tu cuerpo estará en luz; pero si tu ojo es maligno,
todo tu cuerpo estará en tinieblas. 
Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, 
¿cuántas no serán las mismas tinieblas?”
(Mateo 6:22­23)

Nuestra manera de percibir las cosas determina nuestra conducta. Si nosotros nos 
conducimos   por   la   vida   viendo   casi   todo   a   través   de   un   velo   oscuro,   en 
consecuencia actuaremos. Es menester entonces, saber qué debemos hacer para 
corregir   el   problema   con   prontitud,   por   cuanto,   aunque   suene   algo   exagerado, 
podría estar en juego nuestra salvación. 

“¿Cuántas no serán las mismas tinieblas?”

[Type text] Page 1


Es sorprendente descubrir cuán densa es la oscuridad, que tal vez sin saberlo, 
podemos tener dentro de nosotros, y que se pone de manifiesto a la más mínima 
provocación.   Una   sola   mirada   a   través   de   ojos   entenebrecidos   puede 
desencadenar   en   nuestras   vidas   y   las   de   quienes   nos   rodean,   toda   una 
hecatombe espiritual, que podríamos evitar con sólo volver nuestro rostro al Señor 
y Su Palabra. Trataremos de entenderlo mediante una escena imaginaria que se 
desarrolla   entre   dos   personas   y   que   nos   muestra   las   consecuencias   de   esta 
actitud.  

Se   trata   de   Pedro   y   María,   esposos   desde   hace   algún   tiempo.   Ella   está   muy 
emocionada   porque   es   su   primer   aniversario   de   bodas.   Para   celebrarlo   decide 
preparar una cena especial, en la que se esmeró en cada detalle. Asumió que 
Pedro, consciente de la fecha,  también estaría feliz y regresaría más temprano a 
casa trayendo un hermoso presente. Esa tarde María lucía esplendorosa. 

Las múltiples ocupaciones de Pedro no fueron obstáculo para recordar la fecha. Y, 
dándose   prisa,   salió   feliz   al   encuentro   con   su   amada,   pero   en   el   camino   tuvo 
serios inconvenientes que le impidieron llegar a su destino, e incluso, llamarla.

María   se   sentía   más   enojada   a   medida   que   pasaba   el   tiempo.   Pensamientos 


negativos inundaron su mente. No estaba dispuesta a perdonar la indiferencia y 
falta de delicadeza de su pareja. Por lo menos no ese día.

Cuando   finalmente   aparece   Pedro,   ella   da   rienda   suelta   a   su   ira.   Le   hace 


acusaciones injustas, le grita y ofende, arruinando por completo lo que pudo ser 
una hermosa celebración. Pedro por su parte, también contraataca con toda la 
agresividad que se acaba de despertar en él.

Las ofensas proferidas, la falta de confianza y de respeto, lejos de fortalecer una 
relación sólo socavan sus bases. Y este puede ser el principio del fin. Pero, ¿qué 
pasó?   ¿Dónde   estuvo   el   problema?   Evidentemente   Pedro   y   María,   al   mirar   el 
problema con ojos malignos, también ellos cayeron enredados en la oscuridad.

Si alguien se nos acerca con un espíritu conflictivo, lo peor que podemos hacer es 
caer en provocaciones. Dice la Biblia que “La blanda respuesta quita la ira; Mas la 
palabra áspera hace subir el furor” (Prov. 15:1). Si Pedro no hubiese perdido los 

[Type text] Page 2


estribos, de seguro habría podido controlar la situación. Las discusiones es mejor 
evitarlas, pero cuando no queda otra alternativa, es muy importante mantener la 
altura   y   el   respeto   profundo   por   la   persona   humana.   Emplear   calificativos 
negativos contra nuestro prójimo es totalmente contraproducente, por no estar en 
armonía con la Biblia (Ef. 5:4­5), (Col. 3:8). El hombre fue hecho a la semejanza 
de   Dios,   por   tanto   merece   un   trato   digno.   Si   realmente   fuimos   ofendidos,   lo 
correcto   no   es   responder   con   más   ofensas.   Salomón   dijo   que   “Aun   el   necio, 
cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido” (Prov. 
17:27)

¿Recuerdas la escena donde Jesús, luego de cuarenta días en el desierto, fue 
tentado por Satanás? (Mat. 4:1­11) Si el Señor, de quien el profeta Isaías dijo: “No 
contenderá ni voceará, ni nadie oirá en las calles su voz”, agobiado por el hambre 
y la sed, hubiese perdido la compostura y le grita cuatro cosas a su enemigo, 
habría   quebrantado   abiertamente   la   Palabra   de   Dios.   Y   la   historia   sería   otra. 
Bueno,   eso   es   precisamente   lo   que   hacemos   cuando,   olvidándonos   de   Sus 
Estatutos, observamos un comportamiento inadecuado.

Ahora   vamos   a   examinar   someramente   algunos   de   los   errores   cometidos   por 


María.

  La Biblia es clara cuando dice:”Pero ahora dejad también vosotros todas estas 
cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca”. (Col. 
3:8). “Y manifiestas son las obras de la carne, que son (...) enemistades, pleitos, 
celos, iras, contiendas, disensiones, herejías (...) los que practican tales cosas no 
heredarán el reino de Dios”

La soberbia  de María  la llevó a transgredir la Palabra de Dios, quien según  el 


apóstol Santiago “resiste a los soberbios y da gracia a los humildes” (St 4:6). Pero 
el   asunto   no   queda   ahí.     Como   mujer   casada,   María   tiene   otros   deberes   que 
cumplir, a los cuales faltó. Veamos:

“Las   casadas   estén   sujetas   a   sus   propios   maridos,   como   al   Señor;   porque   el 
marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es 
su cuerpo, y él es su salvador”. (Ef. 5:22­23). “(...) y la mujer respete a su marido” 
(Ef. 5:33)

[Type text] Page 3


  
Permitir que una mala semilla germine en nuestro corazón  puede dar comienzo a 
una   serie   de   males   que   se   van   concatenando   hasta   convertirse   en   una   larga 
cadena que nos mantiene atados a la oscuridad. Pero recuerda que Jesús vino a 
libertar   a   los   cautivos   El   sacrificio   ya   fue   hecho.   La   sangre   derramada     limpia 
nuestra conciencia. Ahora sólo cuenta tu actitud llena de fe, firme y decidida para 
asirte de Su Palabra, desplazando así las tinieblas de tu mente y reemplazándolas 
por la luz de Cristo.

Ahora supongamos que ves una persona, pero aún no has tenido la oportunidad 
de   tratarla,  ¿eres  de  los  que  dicen  de  buenas  a  primeras, “Fulano  no   me   cae 
bien”?   Tal   vez,   para   justificar   tus   sentimientos,   digas:   “Es   que   habla   con 
afectación”;   “Quiere   ser   mejor   que   los   demás”,   etc.   Tal   vez   te   ha   pasado   que 
cuando conoces a la persona en cuestión, su actitud positiva y su sonrisa franca, 
echan por tierra todas tus presunciones. Obviamente ¡esa persona no te vio a ti a 
través de cristales obscuros!  

Un cristiano verdadero evita   pronunciar juicios de valor contra los demás. Antes 
bien se dedica a sacar esa viga de su ojo que le imposibilita ver con claridad a su 
prójimo y conducirse por la vida sin tropiezos. Tal como la Biblia lo indica: “No 
juzguéis, para que no seas juzgados.”. (Mat. 7:1)  “¿Y por qué miras la paja que 
está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga en el ojo tuyo?” (Mat. 7:3)

Otro caso muy frecuente es cuando se nos acerca una persona pobre solicitando 
nuestra ayuda, y lejos de mirarla con ojos misericordiosos, endurecemos nuestro 
corazón y entonces lo que vemos ante nosotros es un estorbo (¡qué fastidioso! 
¡Que vaya a trabajar!). No conviene a un hijo de Dios, en lo absoluto, asumir esta 
posición. Darle la espalda al más débil, es un claro indicio de haber perdido el 
camino que nos conduce al reino de Dios, que no es precisamente de injusticias, 
sino de justicia.

Ten   en   cuenta   siempre   algo   muy   importante:   Dios   asume   como   suyas   las 
injusticias   que   cometemos   contra   sus   más   pequeños   (Mateo   25:   41­45).   Y   no 
solamente eso, si no que es vengador de esos agravios (1Ts 4:6.). Mucha gente 
aparentemente buena y religiosa, en aquel día simplemente serán desconocidos 
por   el   Señor.   Si   tienes   buena   posición   económica,   jamás   permitas   que 

[Type text] Page 4


sentimientos   de   superioridad   te   invadan   con   respecto   a   los   pobres   y   menos 
burlarte o mofarte de su condición. Salomón dijo que “El que escarnece al pobre, 
afrenta a su Hacedor” (Prov. 17:5). En realidad, las personas  más desposeídas 
¡pueden ser decisivas en tu vida!

Por su parte Pablo nos insta a no ser vanagloriosos, sino humildes “estimando 
cada uno a los demás como superiores a él mismo” (Fil. 2:3), Además, si Dios no 
hace acepción de personas, ¿será correcto que lo hagamos nosotros?

La regla de oro para tratar a nuestros semejantes es aquella que  pronunció Jesús: 
“Así que, todas las cosas que  queráis que los hombres hagan con vosotros, así 
también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas”   (Mateo 
7:12) 

Haz que tu luz brille ¡ahora mismo!

Salomón dijo que “El sabio tiene sus ojos en su cabeza, mas el necio anda en 
tinieblas”   (Ec.   2:14).   Nosotros   podemos   decidir   dar   un   giro   a   nuestras   vidas 
saliéndonos   de   las   tinieblas.   Aun   cuando   Pablo   dijo   que   “no   hago   el   bien   que 
quiero, sino el mal que quiero, eso hago” (Rom. 7:19), sabemos que Dios nos ha 
dotado de un espíritu de dominio propio y que en Jesús, todo lo podemos. 
El señor dijo:

“Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá 
la luz de la vida” (Jn. 8:12) Seguirlo en el sentido de amarlo y guardar  Su Palabra. 
“Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Jn. 14:15)

Si   Su   Palabra   mora   en   abundancia   en   nosotros   y   la   obedecemos,   entonces 


fácilmente   podremos   purificar   nuestros   corazones.   Recordemos   que   los   de 
corazón puro entrarán en el lugar santo (Sal. 24:4). 

Ciertamente,   “Todas   las   cosas   son   puras   para   los   puros,   mas   para   los 
corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia 
están corrompidas” (Tit. 1:15). Entonces es menester purificar nuestros corazones 
de mala conciencia. (He. 10:22).   Entendiendo por corazón, no ese músculo que 

[Type text] Page 5


llevamos   en   medio   del   pecho,   sino   lo   profundo   de   nuestros   pensamientos, 
emociones y sentimientos.

Cuando lo hayamos logrado,  miraremos a nuestros semejantes y todo lo que nos 
rodea,   a   través   de   la   luz   de   Cristo   y   habremos   echado   de   nuestras   vidas   al 
príncipe de las tinieblas. En otras palabras, seremos verdaderos hijos luz (Ef. 5:8). 
¡Y todos lo notarán! Dios te bendiga.
 rosant61@hotmail.com

[Type text] Page 6