Вы находитесь на странице: 1из 41

CAMPAÑA POR EL

NUEVO TIEMPO

La Ciencia Demuestra
un Nuevo Tiempo de Paz en la
Tierra para la Humanidad
Red de Arte Planetaria
Movimiento Mundial de Paz Cambio al Calendario de Trece Lunas

CAMPAÑA POR EL NUEVO TIEMPO


La Ciencia Demuestra
un Nuevo Tiempo de Paz en la Tierra para la Humanidad

Contenidos:

I. Calendarios: Ordenes Cronológicos, Astronómicos y


Sincrónicos del Tiempo

II. Resumen Crítico del Calendario Gregoriano con que


cada Proponente del Calendario de Trece Lunas debe
estar Totalmente Familiarizado

III. ¿Qué prefieres, Armonía o Desarmonía?


La Reforma del Calendario Ayer y Hoy

IV. La Ley del Tiempo- Reorganizando Nuestro


Entendimiento Sobre la Naturaleza del Tiempo.

V. El Movimiento Mundial de Paz de Cambio al


Calendario de Trece Lunas y el Descubrimiento de la
Ley del Tiempo: Una Breve Cronotopología de
Transformación.

VI. T (E) = ARTE


Resumiendo y Definiendo los Principios Clave de la Ley
del Tiempo y el Orden Sincrónico.

VII. Triunfo del Orden Sincrónico


La Ciencia Demuestra un Nuevo Tiempo de Paz en la
Tierra Profecía es el Cumplimiento de lo Que ya Está Escrito
en un Libro.

Apéndice: Siete Ilustraciones


CAMPAÑA POR EL NUEVO TIEMPO
La Ciencia Demuestra un Nuevo Tiempo de Paz en la Tierra para la
Humanidad

"Si pudimos mandar un hombre a la luna podemos cambiar el calendario."


Voz del Kin 19

I. Calendarios: Ordenes Cronológicos, Astronómicos y Sincrónicos del


Tiempo

"La persona superior pone en orden el calendario y clarifica las estaciones"


I Ching, hexagrama 49, Revolución

Por consenso común, un calendario es un sistema para calcular tiempo.


Virtualmente todos los sistemas para calcular el tiempo toman en cuenta el
tiempo cronológico, o mejor dicho, el tiempo astronómico - el movimiento de la
tierra en relación a los cuerpos celestes, el sol, la luna, planetas, estrellas y
constelaciones. Esta es una consideración del tiempo puramente
tridimensional, física. La ley del tiempo afirma un orden superior del tiempo - el
orden sincrónico. Este es el tiempo de la cuarta dimensión, que incluye el
cronológico pero contiene en el un orden de la realidad mental y matemático
más elevado. De acuerdo a la ley del tiempo, lo que no sabes acerca del
calendario que estás usando podría matarte. Operando por estándares de
tiempo crono-astronómicos puramente tridimensionales sin el conocimiento del
orden sincrónico del tiempo de la cuarta dimensión, sujeta a la humanidad a
una vista de la realidad parcial y unilateral que es peligroso para el planeta y
pone en riesgo la existencia futura de la especie humana como también la de
toda la vida sobre la tierra.

Para corregir esta situación se requiere una solución radical - un calendario


nuevo basado en el orden sincrónico revelado por el descubrimiento de la ley
del tiempo. Este es el sentido del calendario de trece lunas - resume la
incorporación del orden cronológico del tiempo en el orden sincrónico, y de
esta manera provee el vehículo para que la humanidad escape de su seguro
hundimiento hacia el desastre en la próxima década. Cuando en la búsqueda
de la verdad, un dogma es encontrado debe ser desafiado y abolido. Tal dogma
es el calendario en uso como estándar mundial, el calendario Gregoriano. Que
este calendario, que fue originalmente un sistema de pensamiento peculiar de
un pueblo o religión, dominara a toda la gente e incluso a la vida del planeta lo
convierte en un asunto para la antropología planetaria.

"Desde la llegada de la Era Nuclear, todo ha cambiado menos la manera como


piensa la gente, de esta forma, somos llevados hacia una catástrofe sin
paralelo."
Albert Einstein

3
Para cambiar cómo piensa la gente debes tomar un elemento profundamente
simple y universal de la vida diaria y en el cual está enraizado todo el
pensamiento cotidiano y cambiarlo tan radicalmente, que la manera cómo
piensa la gente será cambiada dramáticamente también. Este es el sentido del
reemplazo del calendario Gregoriano por el calendario de Trece Lunas. El
cambio de calendario es necesario porque como la aplicación pragmática del
descubrimiento de la ley del tiempo, trae al foco la esencia de este
descubrimiento: el tiempo es una frecuencia, la frecuencia de sincronización. Si
un calendario no incrementa la sincronización, no está cumpliendo su función
más elevada. Esta es la crítica fundamental al calendario Gregoriano - y de
todos los conceptos del tiempo basados solamente en las medidas
astronómicas, físicas tridimensionales. Este descubrimiento es tan nuevo y
sobrecogedor que afecta todo el pensamiento humano y es un asunto al que
todos los sistemas de creencia, religiones y métodos de ciencia deben tomar
conocimiento.

El descubrimiento que el tiempo es una frecuencia matemáticamente


expresada como la proporción 13:20 requiere una reorganización profunda de
todo pensamiento sobre el tiempo y la consiguiente reorganización de la
sociedad humana como un organismo planetario. Como la teoría de campo
unificado del tiempo, el descubrimiento de la ley del tiempo clama por la
sincronización humana en el tiempo expuesta en el establecimiento del
calendario de Trece Lunas como el estándar civil global reemplazando el actual
estándar erróneo de tiempo, el Gregoriano. Este es un tema tratado con la
mayor seriedad, ya que también se reconoce que todos los sistemas de
creencia están entrelazados o conectados en los calendarios o sistemas de
registro del tiempo usados por un pueblo.

En general, hoy día toda la gente está regida por calendarios basados en una
búsqueda de exactitud del tiempo astronómico - siendo el objeto de esta
búsqueda la duración del año. El tiempo astronómico es jugar a perder en un
orden siempre cambiante y esquivo que resulta en un reduccionismo entrópico
que tiene poco que ver con la consciencia o la sincronización. La duración del
año (la medida de la órbita de la Tierra alrededor del sol) calculada en 365
días, 5 horas, 48 minutos, 20 segundos por el Papa Gregorio XIII, se atrasa en
la variación de 1/2 segundo por siglo, mientras que la duración del tiempo en el
calendario Gregoriano está errada del "verdadero" año solar ¡¡¡por 25.9678
segundos por año!!! Obsesionados con alinear esta discrepancia, en 1972 la
ciencia reduccionista apareció con el Tiempo Atómico para reemplazar el
Tiempo de la Tierra, y el reloj atómico de cesio reemplazó la medida del año
como ¡¡¡365.241299 días con 290,09 1,200,500,000,000 oscilaciones de Cs por
año!!!

Pero ¿qué significa esta gigantesca figura astronómica, y de qué valor es?

4
En profundo contraste a este reduccionismo obsesivo en que no hay lugar para
el espíritu, la mente o la consciencia, la matemática radial cuatridimensional
representa un orden mental más grande y que comprende el orden
astronómico del universo tridimensional. De acuerdo a la ley del tiempo, en el
registro del tiempo, una consideración se le daría a los sistemas de orden
armónico del tiempo sincrónico que proviene del orden matemático radial de la
mente superior. La mente superior representa el estado evolucionado de la
mente hacia cuya evolución tiende la Tierra, pero que aún no ha sido
alcanzado. Mientras el concepto humano del tiempo sea gobernado por la
búsqueda obsesiva de lo imposible de alcanzar, la perfección del tiempo
astronómico, esta búsqueda y la civilización que ésta impulsa están destinados
al fracaso. Lo que se conoce como historia está encajada en esta búsqueda de
fijar el tiempo astronómico, que ha culminado en el dogma del calendario
Gregoriano y en la medida micro atómica del reloj de cesio. ¿Cuando comenzó
esta búsqueda, por qué llegó a dominar a la especie humana y con qué fin?

Todos los valores, costumbres y normas de una nación, una cultura, una
civilización están vinculadas en el calendario que usa. El calendario
Gregoriano, el actual estándar civil global - realmente, la base en este tiempo
de globalización - es el calendario de los Césares, del Imperio Romano, de la
Iglesia Católica y del Vaticano. Cambiar este calendario es cambiar la propia
historia. ¿Puede hacerse? La Liga de las Naciones lo intentó en los años 30,
pero falló. Las Naciones Unidas pusieron sobre la mesa este esfuerzo en 1956.
Desde que las Naciones Unidas suspendió indefinidamente el asunto de la
reforma del calendario, la población de la Tierra ha sido más que duplicada,
esto es, se ha incrementado por más de 3.2 billones de personas, un factor que
aún está fuera de control, y que realmente tiene mucho que ver con el hecho
de que la humanidad está actualmente en una nebulosa acerca del tiempo.

Las razones para buscar reemplazar o al menos reformar el calendario


Gregoriano no son menos válidas hoy en día. No es un estándar de medida.
Carece de lógica y de razón. Adormece y emborracha la mente cuando
tratamos de hacer cálculos con él. Está encubierto en un oscurantismo arcano
y medieval. El enredado efecto del uso de este calendario es perpetuar un nivel
fundamental de confusión mental e ignorancia sobre la naturaleza real del
propio tiempo - una ignorancia que es endurecida en dogma por la resistencia
del hábito para considerar cualquier otra posibilidad, y de aceptar incluso todo
el sistema como una segunda naturaleza. El argumento de que es la medida
más precisa de la órbita solar de la Tierra es irrelevante en relación a su efecto
en la mente y en su poder adormecedor como el dogma de un pueblo
conquistador. Realmente, la medida del año solar de 365.241299 días por año
intrínsecamente no tiene nada que ver con "30 días tiene Septiembre, etc..." y
viceversa. De hecho, la medida de la órbita de la Tierra es un tema; el
propósito de los calendarios y el cálculo del tiempo como factores de
sincronización es completamente otro asunto. Pero entonces, ya que la propia
naturaleza de una cultura o una civilización está determinada por el calendario

5
que sigue, el uso de un estándar deformado sólo puede inhibir y sesgar aun las
preguntas que uno se hace sobre el tiempo.

El fracaso de la reforma de calendario en 1961, el año del Concilio Vaticano II,


sólo promovió una aceptación cada vez más complaciente, hábilmente
disfrazada, de un dogma milenario, el calendario Gregoriano. En la conclusión a
la "última palabra" sobre el asunto, Calendario: Lucha Épica de la Humanidad
para determinar un Año Verdadero y Exacto, David Duncan resume. "Tomamos
con vehemencia un calendario (el Gregoriano) que es defectuoso pero
permanece, considerablemente porque funciona bien para muchos de
nosotros, y es a lo que estamos acostumbrados." (1998, p.300). Porque algo es
defectuoso no lo hace correcto, tampoco es totalmente objetivo aceptar algo
porque estamos acostumbrados. De hecho esta actitud es todo menos
científica. Quizá, esta es la base de nada más que un dogma auto cumplido. Y
aun la civilización que se basa a sí misma en esta medida de tiempo aberrante
se jacta de ser la más científica en toda la historia. Debido a esta sensibilidad
defectuosa del tiempo, podría concluirse que la humanidad hoy día es poco
hábil de razón moral o lógica, que ella misma es un resultado de, o al menos
reforzada fuertemente, por el acostumbramiento a un estándar de tiempo que
es irracional e ilógico. Cada vez que "toleramos" o "permitimos" una falta
debido al hábito, o simplemente porque estamos acostumbrados al uso, de un
instrumento, incluso si ese instrumento está demostrado ser defectuoso e
irregular, es la evidencia de una pereza moral que contaminará eventualmente
a toda la Consciencia que acepta y se acomoda a lo defectuoso. El ejercicio de
la verdad es un derecho moral. El hecho es que el calendario Gregoriano es
una mezcolanza de defectos y acumulaciones racionalizados en formulaciones
sistemáticas que no tienen base en la realidad. La celebración de la Pascua es
un caso de estos.

La Pascua es una celebración del día en que Cristo resucitó de la muerte.


Podría asumirse por lógica que esto ocurrió en un solo día particular, como la
celebración de su nacimiento en el Día de Navidad. Sin embargo, en los
tiempos en que la religión Cristiana se había convertido en una fuerza
establecida dentro del Imperio Romano, nadie sabía de manera precisa qué día
había sido la Resurrección. El Concilio de Nicea, convocado por Constantino en
el 325 DA, llamó para un debate sobre el asunto en que varias teorías fueron
presentadas. El debate fue concluido con la victoria de un sistema de
conjeturas sobre otro. El sistema ganador estableció que la Pascua podría ser
celebrada el primer Domingo después de la primera luna llena después del
equinoccio de primavera, excepto cuando la luna llena fuera en un Domingo,
en este caso sería celebrado el domingo siguiente, y esto para que no fuera
celebrada el mismo día de Pascua Judía.

A través de los siglos esta teoría de conjeturas con respecto a la resurrección


de Cristo, fue afianzada con un sistema de cálculos elaborados para predecir
cuando debe ocurrir la Pascua. Todos esos cálculos fueron hechos con respecto

6
a establecer un alineamiento del ciclo lunar sinódico de 29.5306 días,
resultante en un año lunar de 354.3672 días, ¡¡¡con el año solar de 365.241299
días!!! El hecho de que el sistema que estaba siendo fortificado con tales
cálculos matemáticos sofisticados no aminoró de ninguna manera el hecho de
que el sistema era originalmente - y todavía lo es - una mera especulación
teórica pero de naturaleza relativa altamente ingeniosa. Completamente
implicado en el calendario Juliano - Gregoriano , el sistema para determinar la
Pascua es inseparable del mismo calendario Gregoriano y es una de las
principales razones para la resistencia de su reforma. Todo el sistema de este
calendario, heredado sin cuestionamiento de los Césares del Imperio Romano,
realmente, no es más que una forma de auto perpetuación de una jerarquía
sacerdotal que incluye en su apoyo a una hueste de banqueros, industriales y
científicos y al elaborado sistema social que está bajo su control - la propia
civilización global. Si quitamos el calendario toda la estructura pierde sus
bases y fundamentos.

El dogma del calendario Gregoriano está construido en la doctrina de la


inflexibilidad. Cualquier cambio o incremento es aceptado como inalterable e
inexorable una vez que ha sido introducido al sistema. Los nombres de los
meses, la numeración de sus días, los nombres de los días de la semana,
Pascua, epacta, Anno Domini, año bisiesto, y las letras dominicales describen la
historia de esos incrementos evolutivos en un sistema elaboradamente oscuro
y arcano conocido como el calendario Juliano - Gregoriano. La diabólica
búsqueda para acomodar su medida irregular en un sistema que acomoda las
duraciones aparentemente irreconciliables del año lunar y el año solar,
generaron las revoluciones científicas e industriales. La misma actitud y la
doctrina de inflexibilidad que caracteriza la evolución del calendario Gregoriano
caracteriza también el crecimiento y la naturaleza de la civilización tecnológica
que este calendario produjo. El deseo de mejorar bajo una probada
imperfección es la propia base de progreso tecnológico, que luego acepta cada
nivel de avance tecnológico como un hecho irreversible. No puedes retroceder
el reloj es el dogma autocumplido de la máquina-reloj inventada, mientras que
la invención del reloj es en sí misma el resultado de la obsesión de unos
monjes viviendo bajo el estándar ilógico del calendario Juliano.

Esta consciencia resultante o estado mental arraigado en el calendario


Gregoriano y el reloj es definido por la ley del tiempo como la frecuencia de
tiempo 12:60. Es esta frecuencia, dirigida por esta persecución entrópica en la
que siempre se lleva las de perder, de tratar de dar en el clavo y definir el
tiempo astronómico. Este es el punto ciego de la raza humana mientras
examina cómo mantener su estilo de vida agotando los recursos naturales de
la Tierra y continúa contaminando su medio ambiente.

"Si el calendario Juliano/Gregoriano fuera ofrecido como un nuevo aparato para


la medición de tiempo, nosotros, con nuestro actual conocimiento y forma de
vida, lo rechazaríamos como algo completamente imposible de practicar, falto

7
de armonía y orden, desbalanceado e irregular, un calendario demasiado torpe
para hacer cálculos, ya que las diferentes secciones no son comparables." (B.
Richmond, Medidas del Tiempo y Construcción del Calendario, Leiden, 1956,
pp. 70-71)

Una ciencia o cualquier científico que siga sin cuestionarse el calendario


Gregoriano, en realidad, no es digno de su nombre. ¿Qué es la ciencia? Un asunto
para lógica y precisión de medida, podríamos responder, así como los estándares
de medida que utilizan unidades de medida uniforme de acuerdo con lo que está
siendo medido. Sí, el año está calculado como 365.241299 días de duración, pero
si el estándar de medida anual que se usa es irregular y no científico, entonces
de nada sirve, y verdaderamente deforma la mente llevándola por senderos
desviados que sólo podrían terminar en autodestrucción. Realmente, la búsqueda
de un año verdadero y preciso en sí mismo puede ser una búsqueda ilusoria,
cegándonos a la real naturaleza del tiempo y sacándonos de una comprensión
genuina de nosotros mismos, de nuestro rol y propósito en esta tierra.

Cambiar y reemplazar el calendario con el estándar de trece lunas es regresarnos


a nuestro propósito original, llevándonos de vuelta a sendas de salud natural. De
acuerdo a la ley del tiempo, el daño ya causado en el tiempo en que la
humanidad finalmente dudó y perdió la oportunidad de alterar su frecuencia de
tiempo, hace 40 años, ha sido incalculable. La oportunidad final para cambiar el
calendario y la frecuencia de tiempo está ahora con nosotros. A causa de esto
debemos ser muy claros y firmes en nuestra comprensión y determinación para
exponer y eliminar el actual calendario civil de una vez para siempre. Incluso el
libro pro Gregoriano y descaradamente elogiador de David Duncan, Calendario,
concluye con su línea de tiempo en la fecha 2012, " El actual gran ciclo Maya
terminará." ¿Pero terminaremos también nosotros? En el 2012 será demasiado
tarde para cambiar, por eso es que la CAMPAÑA POR EL NUEVO TIEMPO pone
como meta un año planetario de prueba del nuevo tiempo, el 2004-2005.

8
II. Resumen Crítico del Calendario Gregoriano con que cada
Proponente del Calendario de Trece Lunas debe estar Totalmente
Familiarizado

No solo es una mala idea el ver el calendario solamente como un instrumento


para determinar con precisión el año, sino que al solo enfocarnos en este punto
nos ciega de cualquier otra consideración que no sea sobre duración y medida
del movimiento en el espacio. La ley del tiempo afirma que la real naturaleza es
sincrónica; por lo tanto el propósito de los calendarios es sincronizarnos en el
tiempo de acuerdo a varios ciclos cuyos números armónicos vienen de y nos
regresan a un orden de realidad mental superior. Es un error fatal descartar una
matemática de perfección armónica cuando esta es una aliada al orden y
comprensión de ciclos. La búsqueda de la real duración del año subordina
totalmente la naturaleza cíclica del tiempo a la imperfección incesante y de
cambio que caracteriza al mundo de los fenómenos físicos cuando es
considerado como el único factor de la existencia. Esto define la visión de mundo
completamente materialista de la consciencia 12:60.

Con el fin de preparar el terreno para una consideración propia de la ley del
tiempo y la necesidad evolutiva del orden sincrónico del tiempo como el factor
armónico reorganizador de la humanidad en su fase post - histórica, es necesario
borrar de la mente el error conocido como el calendario Gregoriano. Para
demostrar y exponer la naturaleza ilógica e irracional del calendario Gregoriano
como un estándar de medida, los siete puntos siguientes son presentados como
una petición simple a la lógica e inteligencia esencial de cualquier ser humano:

1. Requerimos de un estándar de medición en el que sus unidades de medidas


sean regulares e iguales entre ellas. Este no es el caso del calendario
Gregoriano, cuya unidad base de medida, el mes, son de forma irregular y
desigual: 31 días, 28 días, 31 días, 30 días, 31 días, 30 días, 31 días, 31 días,
30 días, 31 días, 30 días, y 31 días. ¿Por qué usaría alguien un estándar de
medida con unidades irregulares? ¿Sabes qué ocurre cuando un estándar de
medida torcido es utilizado consistentemente por milenios? Debemos anotar
que en tiempos de César Augusto, Agosto era llamado Sextile y tenía 30 días,
mientras que Febrero tenía 29 días. Con el fin de honrar a Augusto y hacerlo
igual a Julio que tenía 31 días, el 29º día fue tomado de Febrero y añadido a
Sextile, cuyo nombre fue cambiado a Augustus (Agosto). Por contraste
armónico, el calendario de Trece Lunas es perpetuo y todas sus unidades de
medida son iguales - 28 días cada una.

2. Los nombres de los meses son tan ilógicos como su numeración desigual.
Enero se deriva del Dios del portal; Febrero es una palabra oscura que se
refiere a un rito de un animal divino, Marzo se refiere a Marte el planeta y al
dios de la guerra; Abril y Mayo se refieren a diosas de la primavera; Junio a la
esposa de Júpiter; Julio y Agosto, fueron nombrados por los dos Emperadores
Romanos más sobresalientes, Julio y César Augusto. Mientras que los meses

9
que quedan, Septiembre, el noveno mes significa siete, Octubre, el décimo
mes, significa ocho; Noviembre, el onceavo mes, significa nueve; y Diciembre,
el doceavo mes, significa diez. Por supuesto que al estar acostumbrados al
estándar de medida torcido, es fácil pasar por alto y descartar como inofensivo
el nombramiento irracional de los meses. ¿Pero es tan inofensivo? ¿Qué tienen
que ver los nombres de estos meses con un orden del tiempo, o incluso una
cosmología o cultura del tiempo, qué cualidades debe pretender asumir un
calendario? Por aceptar ciegamente este desorden irracional de los nombres,
¿no nos predisponemos a nosotros mismos a aceptar el desorden irracional en
cosas comunes a nuestro alrededor, e incluso dentro del tejido de nuestra
sociedad, buscando solo un tratamiento superficial de los síntomas mientras
que ignoramos las raíces?

3. El año bisiesto y el día bisiesto es el aspecto más altamente solicitado del


Calendario Gregoriano. Estructuralmente, el calendario Gregoriano es
indistinguible del Calendario Juliano. Lo único que separa al Gregoriano del
Calendario Juliano es la corrección del día bisiesto. El día bisiesto es el día extra
que acumula cada cuatro años debido a la duración del año de 365.241299
días y no 365. Se verá que la fracción .241299 no es exactamente un 1/4, que
es 0.25. Esto, el calendario Juliano no lo ha tomado en cuenta, por lo tanto un
"error" se arrastró en el calendario Juliano poniendo el equinoccio de primavera
en otoño en el calendario, cerca de diez días después del momento solar del
equinoccio de primavera. De esta manera, en 1582, el Papa Gregorio XIII
"mejoró" el calendario de Julio Cesar, cerca de 1627 años después, adoptando
la regla que no habría día extra en los siglos -00 años- excepto en aquellos que
son múltiplos de cuatro. Por lo tanto, no hubo día bisiesto en el año 1900, pero
en el año 2000, un múltiplo de cuatro, si hubo.

Lo que no es bien conocido es que el Vaticano no reconoce el día bisiesto en


su calendario ceremonial. ¿Cómo es esto? En la mayoría de los países con
lenguas derivadas del latín, se le denomina bisextil. Si el año bisiesto es cada
cuatro años, ¿por qué se le denomina con una palabra que signifique seis,
"sextil"? En el calendario litúrgico oficial de la Iglesia ¡¡¡no hay 29 de Febrero !!!
En cambio, hay dos 24 de Febrero, y el segundo 24 de Febrero no se cuenta. Si
hubo un día extra que fue contado, entonces el sistema de fiestas fijas debiera
ser quitado. En cambio, el 24 de Febrero, Día de la Fiesta de San Mateo, se
cuenta dos veces - o es extendido por 48 horas. Y desde entonces, en la
tradición de la Iglesia derivada de los Romanos, los días son contados desde el
primero del mes siguiente, el primero siempre se conoce como las calendas, la
fecha, 24 de Febrero, se denomina técnicamente como la sexta de las calendas
de Marzo (24 de Febrero = sexta calenda de Marzo, 25 de Febrero = quinta
calenda, 26 de Febrero = cuarta calenda, 27 de Febrero = tercera calenda, 28
de Febrero = segunda calenda y 1º de Marzo = Calenda de Marzo. Por esta
razón, el año "bisiesto" se llama de esta manera porque la sexta calenda de
Marzo ¡es doble, "bi"!. No sólo el 29 de Febrero no es reconocido por el
calendario oficial de la Iglesia del Vaticano, sino tampoco está contado como

10
un día en su calendario litúrgico. El 29 de Febrero sólo apareció en la tradición
popular en los siglos dieciséis y diecisiete. La tarea de contabilizar el .241299
de un día por año revela la fijación de buscar en tiempo astronómico la medida
exacta del año y nos distrae de la posibilidad de que este día extra puede ser
lógica y sincrónicamente manejado de muchas otras maneras. Finalmente, lo
místico que rodea al día bisiesto que más contribuye con el adormecimiento
de la sensibilidad de tiempo acumulado en el instrumento conocido como
calendario Gregoriano, "la pequeña parrilla de cuadritos que rige tanto de
nuestras vidas".

4. La palabra que usamos para describir el instrumento para medir, o más


apropiadamente, para dar la medida de la órbita de la Tierra alrededor del sol,
"calendario", se deriva de la palabra "calenda". Calenda fue el nombre latino
dado por los romanos al primer día de cada mes. ¿Qué significa? Calenda es el
nombre de un libro de cuentas, ¡el libro de pagos registrando las deudas
mensuales y cuentas a pagar! ¡No es de extrañar el que seamos regidos por la
filosofía del "tiempo es dinero"! Esta filosofía está enraizada en la propia
palabra que usamos para describir el registrar el tiempo, el calendario. Una
palabra más acertada para el registro de tiempo podría ser cronómetro o
incluso sincronómetro. Quizás la palabra cuenta es la más simple. Podríamos
decir, por ejemplo, la cuenta perpetua de Trece Lunas de 28 días.

5. Las letras dominicales. Difícilmente conocidas por alguien sino por los que
están dentro del Vaticano, es el sistema de letras dominicales que es usado
para codificar los años de acuerdo al día de la semana en que cae el primer
Domingo del año. Ya que la semana tiene siete días, hay siete y sólo siete
letras dominicales. Son las letras a - g, donde a = 1, b = 2, c = 3, d = 4, e =
5, f = 6, y g = 7. De aquí, G-7 ( el grupo de las siete naciones más
industrializadas), el nombre dado por la CIA a la oligarquía regente de la
globalización, está totalmente arraigada en el sistema de las siete letras
dominicales, a - g, a esto puede ser reducido el calendario Gregoriano. Cómo
funciona: este año 2001, el primer día del año fue un Lunes, por lo tanto, este
año, todos los Lunes son codificados por la letra "a". Contando hacia adelante
al primer Domingo, 7 de Enero, los Domingos este año están codificados "g".
La letra del año, que siempre es una letra mayúscula, está basada en la letra
minúscula que codifica el primer Domingo. Por lo tanto, este año, 2001, está
codificado con la letra mayúscula "G" - es realmente ¡un año G-7! No sólo eso,
sino que por este sistema de letras dominicales "G-7", se puede demostrar que
cada año Gregoriano se repite exactamente cada 28 años, donde los días de la
semana y el mes se repiten una vez más. Por lo tanto, 2001 es una repetición
de 1973. En cualquier ciclo de 28 años, ¡siempre hay exactamente siete años
bisiestos! De esta manera, los números códigos 28 y 7 claves de la ley del
tiempo están ocultos e incluso gobiernan el calendario Gregoriano, ¡cuyos
secretos permanecen escondidos en los archivos del Vaticano!

11
Expongan estos secretos y muestren cómo la verdadera armonía del tiempo
está contenida en la matriz 13:20 del Tzolkin, que está codificada
perfectamente por el
28 y el 7. Cualquier conjunto de cuatro tonos, un cuarteto oculto, opuestos
radialmente uno del otro, siempre suman 28. Hay 65 (x4) de estos conjuntos
que constituyen el Tzolkin, mientras que siete es el factor clave que mantiene
junta la matriz 13:20 (13 + 7 =20). Mientras el Tzolkin es una armonía en que
la ley del tiempo está codificada, el calendario Gregoriano es una desarmonía,
y aun así es gobernada por la ley del tiempo. Lo que el Vaticano intentó
destruir por medio del Obispo de Landa en 1562, es redimido por la ley del
tiempo. Libre de la oscuridad ilógica de la medida inexacta del calendario
Gregoriano, la verdad del orden sincrónico del tiempo puede ser descubierta y
revelada como el código matemático 13:20 del Tzolkin coordinado
perfectamente con la cuenta de Trece Lunas de 28 días.

6. El calendario Gregoriano dificulta los cálculos de las fechas de los días. Los
doce meses desiguales del calendario Gregoriano operan bajo un sub-sistema
de 52 semanas de siete días, más un día. Debido a la irregularidad de la
numeración de los meses, y porque hay 365 y no 364 días en un año, es casi
imposible hacer cálculos fácilmente mes a mes y año a año. Por ejemplo, hoy
en el calendario Gregoriano es Viernes, 4 de Mayo, 2001 ¿Qué día de la
semana será el 4 de Junio? ¿Qué día de la semana será el 4 de Julio?
Inmediatamente hay un bloqueo mental - un adormecimiento de la mente.
Tienes que parar y pensarlo. Y en esta pausa adormecedora en que tu cerebro
cognitivo tiene que estar involucrado, pierdes tu Consciencia telepática, mucho
más que cuando miras tu reloj para saber "qué hora es". ¿Por qué es de esta
manera? ¿A quiénes beneficia? Los sacerdotes que conocen las tediosas reglas
para establecer que si es Viernes y si es 2001, entonces es la letra dominical
"e" y los banqueros que reúnen intereses basados en la confusión sobre la
errática disparidad de los días de cada mes. Por contraste, en el calendario
perpetuo de Trece Lunas, hoy es Gamma 3, Luna Espectral - y cada tercer día
de cada luna está codificado por Gamma. Una vez que la cuenta de 28 días es
manejada, no hay necesidad de involucrar el cerebro cognitivo para pensar qué
día de la semana va a ser el día 3 de la Luna Cristal o el día 3 de la Luna
Cósmica - y de esta manera la mente
es liberada en la inteligencia telepática.

El sistema de la semana de siete días fue introducido en el calendario Juliano


en el Concilio de Nicea, el 325 DA, y fue adoptado del calendario Judío que lo
obtuvo de los Babilonios, para quienes era un invento astrológico-astronómico.
El que la semana venga de los Babilonios disuelve el argumento usado por el
Vaticano para rechazar el "día fuera del tiempo". De acuerdo al Vaticano,
interrumpiendo la sucesión de los siete días de la semana, se interrumpiría un
orden puesto en movimiento por Dios. El asunto del siete y el 52 tiene un
significado mucho más profundo cuando es comprendido en la luz sincrónica
dimensional superior de la ley del tiempo. Una cuenta de 52 semanas de siete

12
días hacen perfecto sentido si tienes una cuenta de trece meses de 28 días (7 x
52 = 13 x 28) . El observar el día fuera del tiempo, el 365º día del año produce
una armonía perfecta y perpetua . Sabiendo esto, continuar insistiendo en las
52 semanas mientras estamos reacios a abandonar una cuenta de doce meses
que no tiene un día fuera del tiempo, es persistir en un apego a una
desarmonía sin esperanza - ¿por qué hacerlo?

7. ¿Qué hay en un nombre? Piense acerca de esto. ¿Qué significa seguir


calendarios llamados Juliano y Gregoriano? Un calendario es un instrumento de
control. Las dos reformas de calendario más significativas en la historia fueron
la reforma del calendario Juliano del 46-45 AC, y su sucesor, el Gregoriano, en
1582 DA.. Los motivos de Julio César tenían que ver con su ambición personal y
la conversión de Roma de una forma de gobierno republicana a una imperial. El
calendario de Julio César aseguraba ser la base de la dominación imperial. El
curso del imperio utilizando el Juliano, y más tarde el calendario Gregoriano ha
prevalecido como la fuerza dominante ahora inseparable del curso de la propia
historia. Los 445 días del año de la confusión (46 AC) que atendió a la reforma
de Julio César, fue igualada por la segunda reforma significativa, el Gregoriano,
donde perdieron diez días para siempre, entre el 4 y el 15 de Octubre de 1582,
para que el calendario pudiera alcanzar al sol.

Mientras los países Católicos Europeos aceptaron la reforma fácilmente, los


países Protestantes se sometieron de mala gana. En las Américas, sin embargo,
el calendario Juliano-Gregoriano fue impuesto como un instrumento de poder y
símbolo de la dominación en aquellos pueblos que los Europeos habían
conquistado, incluyendo las altas civilizaciones de los Maya, Incas y Aztecas,
que casualmente usaron, entre otras, una cuenta de trece lunas de 28 días.
Como Julio César, para el Papa Gregorio XIII, el momento era propicio para una
reforma que podría comunicarse por si misma como un sentido de expresar y
extender el poder y el control, pero esta vez sobre todo el globo. Como la
dominación y control europeo se expandieron por todo el planeta, incluso las
naciones con sus propios sistemas de tiempo establecidos aceptaron, incluso
simbólicamente, por motivo de la "política internacional", el sistema calendario
Gregoriano (Juliano) para medir el año solar.

Desde sus raíces en el ego imperial de Julio César a la "reforma" oportuna del
Papa Gregorio XIII, no es sorprendente que este calendario, " a pesar de su giro
desigual y los reveses de la historia que lo produjo", (Duncan, p. 289) se ha
convertido en el estándar de la civilización global. Para la misma civilización
global es el triunfo de lo artificial sobre el mundo natural. Solo una especie
cuya sensibilidad del tiempo ha sido capturada por instrumentos de una
medida artificial podría haber llegado a estar tan alienada como para haber
producido el monstruoso rompecabezas conocido como el "mundo rápido" una
civilización donde dinero y avance tecnológico prevalecen sobre la sensibilidad
humana y el orden natural. Es para la corrección de este momento destructivo
que todos los esfuerzos de la reforma del calendario deben ser ahora dirigidos.

13
III. ¿Qué prefieres, Armonía o Desarmonía? La Reforma del Calendario
Ayer y Hoy

Revisando los arranques y reveses de la historia que constituye el calendario


Gregoriano, nos debemos preguntar, ¿por qué debemos continuar usando tal
instrumento y cuáles son sus efectos? ¿Es un calendario algo más que una
herramienta para agendar el pago de las deudas (calendas), o es un
instrumento de sincronización? La armonía o desarmonía del tiempo es un
asunto muy profundo enraizado en el instrumento de cálculo de tiempo que
usamos. Hay pocas dudas de que vivimos más en un tiempo de caos que de
armonía. También podríamos decir con respecto al efecto de los patrones de
medida en la mente, que el caos del tiempo está metido en calendario que
usamos. Si dejamos este tiempo de caos y entramos a un tiempo de armonía,
entonces debemos cambiar el instrumento en que el caos está metido por un
instrumento que es el modelo de armonía - la cuenta de Trece Lunas 28 días.
Esta es la elección que debe hacer ahora la humanidad.

El asunto de la naturaleza del tiempo o de los tiempos en que estamos


viviendo, no puede ser separada del asunto del calendario. La naturaleza del
calendario que sigue el mundo ha impedido el desarrollo de la sensibilidad
innata del tiempo de la mente y el cuerpo, reduciendo la comprensión del
tiempo a un asunto meramente de cronología. "La Cronología es un registro o
cálculo de años sucesivos, una escala de tiempo. También podría ser descrita
como un sistema para registrar tiempo masivamente". (Richmond, p.16)
Virtualmente todos los calculadores de tiempo han procedido de indicadores
astronómicos, siendo los Maya la mayor excepción , que actuaron desde una
mirada matemática única. Aún con esta mirada matemática, los Maya idearon
un método cronológico que nunca ha sido sobrepasado, un hecho avalado por
muchos, incluyendo a los arquitectos del Observatorio de Kitt Peack en Tucson,
Arizona, donde un mural de mosaico describiendo la civilización de los Maya,
afirma la superioridad de su calendario sobre el de los Europeos.

Es significativo que el primer movimiento de reforma del calendario, que a


veces reconocía la brillantez de los Maya, no hiciera uso del conocimiento
Maya. Pero esto fue porque la sensibilidad del tiempo fue restringida a pensar
sobre el tiempo sólo en términos de cronología, con poca comprensión de la
naturaleza sincrónica u orden del tiempo. Y desde que el sistema de cronología
fue sinónimo con el sistema de control metido en el sistema del calendario
Gregoriano, el primer movimiento de reforma falló totalmente en tener algún
impacto en el Vaticano, mucho menos en la propia estructura de poder global.

A pesar de todos los pensamientos, acciones y buenas intenciones puestas en


los años de la reforma del calendario, el calendario Gregoriano prevaleció y
trágicamente, ninguna de las propuestas y recomendaciones fueron
consideradas para la adopción por las autoridades papales en cuya jurisdicción

14
y control está el calendario Gregoriano. En los años 30, la propaganda de la
Iglesia fue dirigida a limitar cualquier posibilidad de reforma, así no se podría
vencer la sucesión de la semana de siete días que implica la observancia del
día fuera del tiempo, argumentando que esto podría sumergir al mundo más
profundamente en el caos, el barbarismo y la guerra. El término de siglo de
total guerra con la celebración ahora anual de los festivales del día fuera del
tiempo alrededor del planeta conectados como el día para el perdón y la
celebración de festivales de tiempo es arte, refuta categóricamente este punto.

El argumento de los primeros reformistas que las complicaciones y el desorden


irracional del calendario Gregoriano fueron responsables por un cierto nivel de
desorden en la sociedad humana es afirmado por la ley del tiempo que define
el efecto del calendario como la inmersión en una frecuencia artificial de
tiempo, la 12:60. La Segunda Guerra Mundial intervino, y la desviada inercia
del dogma del calendario Gregoriano dominó los asuntos del día a día. Cuando
las Naciones Unidas suspendieron el debate sobre la reforma del calendario en
1956 y el Concilio Vaticano II en 1961 afirmó en su lenguaje altamente
restrictivo y engorroso que no se oponía a la reforma, con la condición de que
dicha reforma no interrumpiera la semana de siete días y respetara la tradición
de la Pascua como una "fiesta móvil", la puerta se cerró de golpe . En aquel
tiempo todos los primeros reformistas literalmente habían muerto y el asunto
de la reforma del calendario llegó a convertirse en uno de los asuntos más
ocultados de la historia.

Lo que los sacerdotes de la Iglesia Católica pensaron que habían ocultado a


través de un auto de fe en 1562, y encubierto con la imposición del calendario
Juliano - Gregoriano sobre los Maya conquistados, retornó con la precisión de la
cronometría profética en 1987. La publicación de El Factor Maya no sólo abrió
la puerta sobre una nueva visión sobre los Maya, sino también sobre una
comprensión del tiempo que era todo menos cronológica. Apareció una nueva
dimensión del tiempo - tiempo fractal, radial, el orden sincrónico. Y detrás de la
revaloración de la naturaleza del tiempo estaba la provocativa llamada de la
profecía Maya - el fin del decimotercer baktún de la cuenta larga, el 2012.

Sobre los alcances de El Factor Maya, en 1989, vino el descubrimiento de las


frecuencias de tiempo 13:20 y 12:60, la revelación inicial de la ley del tiempo y
el redespertar del asunto de la reforma del calendario. Virtualmente sin el
conocimiento del primer movimiento de reforma, pero impulsados por el
descubrimiento de las frecuencias de tiempo se buscó una ruta
deliberadamente popular para establecer, primero que nada, que la gente de
distintas culturas pudieran responder al llamado para reemplazar el calendario
Gregoriano con el calendario de Trece Lunas. De esta manera nació el
Movimiento Mundial de Paz de Cambio al Calendario de Trece Lunas y sus
alcances organizacionales, la Red de Arte Planetaria (1993). Fue entonces
hasta siete años después de probar la propuesta de reforma de calendario,

15
que se determinó consolidar y establecer la Fundación para la Ley del Tiempo
(2000).

Fue siguiendo la estabilización del Movimiento Mundial de Paz de Cambio al


Calendario de Trece Lunas a través de la Fundación para la Ley del Tiempo, que
un estudio serio fue emprendido para incorporar la información con respecto al
primer movimiento de reforma en las consideraciones del actual Movimiento de
Paz de Cambio al Calendario de Trece Lunas. Desde esos esfuerzos vino la
siguiente etapa de operaciones, la CAMPAÑA POR EL NUEVO TIEMPO, 2000-
2004. Ahora es importante comprender algo de la historia y de la naturaleza de
este primer movimiento de reforma, porque le da cada vez mayor legitimidad y
seriedad contextual a los esfuerzos del Movimiento al que la Fundación para la
Ley del Tiempo está comprometida a perseguir hasta el final.

Es bueno saber que a mediados del siglo 20 floreció un movimiento vigoroso y


bien organizado. Tal fue el carácter de este movimiento para reformar del
calendario Gregoriano, que en 1923, la Liga de las Naciones llamó para que se
presentaran propuestas para la reforma. Fueron recibidas alrededor de 500
propuestas, pero en 1931, sólo tres fueron consideradas:

1) La Organización Internacional del Calendario, representada por Mr.


Broughton Richmond, promovía un calendario perpetuo basado en el principio
de cinco - ciclos de 73 días= 365 días, y el año dividido en doce meses de
cinco semanas de seis días más un ciclo de cinco días ( El calendario que
proponemos incluye el principio de 73 períodos de cinco días integrados con las
52 semanas de siete días);

2) La Liga Internacional del Calendario Fijo, representado por el Sr. Moses


Cotsworth. También promovido por Eastman Kodak y la Cámara de Comercio
Internacional, es esencialmente el mismo que el calendario de Trece Lunas de
28 días que estamos promoviendo, inclusive del día fuera del tiempo, aunque
carecía de una ciencia matemática más exacta, a la que hemos suplido con el
descubrimiento de la ley del tiempo; y

3) La Asociación del Calendario Mundial, representada por Elizabeth Acheles,


que promoviendo el Calendario Mundial, una versión modificada pero perpetua
del
calendario Gregoriano de doce meses, y que también incluía el principio de un
"día fuera del tiempo" ("el día nulo").

El Movimiento Mundial de Paz de Cambio al Calendario de Trece Lunas


coordinado a través de la Fundación para la Ley del Tiempo, se construye sobre
los argumentos e incorpora varios aspectos del primer movimiento de reforma,
lo más significativo, la necesidad de un calendario perpetuo. Lo que diferencia
al Movimiento Mundial de Paz de Cambio al Calendario de Trece Lunas de su
predecesor no son sólo los 40 años sin precedentes de los efectos

16
desenfrenados de la frecuencia de tiempo 12:60, sino el propio descubrimiento
de la ley del tiempo. De hecho, se podría decir que luego del fracaso del
movimiento de reforma en 1961, el avance inflexible de la frecuencia 12:60 por
medio de su instrumento, la tecnosfera, ocasionó la necesidad evolutiva del
descubrimiento de la ley del tiempo.

La Ley del Tiempo define el problema humano como la desincronización


destructiva y radical del tiempo natural que se resuelve sólo con el retorno al
tiempo natural a través de la armonía del calendario de Trece Lunas. Con el
análisis de la ley del tiempo, hay una urgencia cada vez mayor, y una certeza
más profunda. La reforma nos es sólo insuficiente, sino imposible. Si el
calendario no es cambiado dentro de la próxima década, será el fin de la
civilización como la conocemos. Hay una necesidad legítima y genuina de
llevar este asunto de la reforma del calendario hacia la mirada pública una vez
más. Irónicamente, el primer movimiento de reforma fue más elitista, un
asunto de banqueros, científicos e idealistas de la reforma. La Campaña por el
Nuevo Tiempo es un movimiento popular reconociendo que es el pueblo que
debe cambiar el calendario. Armada con el análisis de los efectos de no haber
reformado el calendario, así como de diferentes herramientas y métodos de
estudio científico cimentados positivamente en la ley del tiempo, la Campaña
por el Nuevo Tiempo llama para una reforma total, una revolución en el tiempo.
Dados los eventos de los últimos 40 años, la Campaña comprende
profundamente la oportunidad que provee el acto de tal reforma para la
unificación de la humanidad y la paz mundial.

IV. La Ley del Tiempo- Reorganizando Nuestro Entendimiento


Sobre la Naturaleza del Tiempo.

"Nosotros inspiramos a Moisés: "Lleva a Mis siervos fuera,


y descubre para ellos un sendero seco a través del mar.
No deben tener miedo que los van a alcanzar,
y no se deben preocupar.

"El faraón los persiguió con sus tropas, pero el mar los cubrió,
porque estaba destinado a que fueran cubiertos."
Sagrado Corán, 20:77-78

El Calendario de las Trece Lunas de 28 días, es el camino seco a través de las


aguas del caos del 12:60. Sosteniéndonos firmes a este camino, "Las tropas del
faraón serán cubiertas" como está destinado, porque la verdad siempre
prevalece y cuando la falsedad es expuesta, ella perece. La frecuencia 12:60
encerrada en el calendario Gregoriano representa algo artificial, por lo tanto
una falsa noción del tiempo. Las tropas del faraón son las fuerzas de la
tecnosfera, las que insertadas en la estructura artificial del calendario

17
Gregoriano, están destinadas a ser cubiertas y vencidas por la furia
desencadenada de la propia naturaleza, en respuesta a los siglos de
depredación irresponsable de la Tierra. El camino seco del Calendario de las 13
Lunas de 28 días, es el único camino lo suficientemente ancho para que toda la
humanidad deje el siempre creciente mar de caos que caracteriza la existencia
humana atada a la matriz 12:60 de la civilización Gregoriana.

Si llevando el registro del tiempo, todo lo que ha sido buscado es una precisa y
verdadera medida del año solar, entonces el reloj atómico de cesio hace el
calendario Gregoriano irrelevante. Aún así, la gente sigue agarrada al
calendario Gregoriano y aún se resiste a reemplazarlo. ¿Necesitamos entonces
un calendario a pesar de que tengamos o no una exacta medida del año solar?
Si respondemos "si", entonces un calendario debe servir a otros propósitos,
además de ser una medida exacta. Siendo este el caso, ¿no nos
beneficiaríamos con un calendario civil global que esté en armonía con el orden
en vez que en desarmonía? Aún así, nos aferramos al calendario Gregoriano,
¿porqué? ¿Porque sus constantes irregularidades nos traen una promesa de
novedad y entretenimiento sin fin? ¿Pero a qué costo? Y aunque
reconociéramos que un estándar armónico podría producir armonía, y que un
estándar inarmónico produce desarmonía, aún estamos reacios a cambiar,
¿porqué? Aunque nosotros estemos de acuerdo que el deterioro de la biosfera
se está acelerando fuera de control, y que la especie humana, apartada de
todas las especies, permanece en su siempre acelerada frecuencia del tiempo,
y que la especie humana solamente es la causa de la destrucción biosférica, y
que por lo tanto, algo se debe hacer con urgencia, si, aunque nosotros
entendamos esta cadena de lógica, si un cambio de calendario es ofrecido
como un primer paso hacía una solución de todo un sistema desordenado,
¿todavía vamos a resistirnos a dar este paso? Y si así es, ¿porqué?

El calendario Gregoriano es tan auto-defendido internamente, e


intrínsecamente engorroso como sistema, tan incomprensiblemente
entremezclado en todas las funciones y operaciones de la civilización global,
que no puede ser reformado. Solamente puede ser reemplazado. Así es que,
¿qué pasaría si el poder mundial del Vaticano se reduce, y se revela que el
Papa es nada más que una figura decorativa, un icono de un orden arcaico
agarrado desesperadamente a su poder mundano, solamente por un único
instrumento, el calendario? Solamente una de cada seis personas en el mundo
es Católica, sólo una de cada tres es Cristiana - ¿porqué entonces la medida
matemática imperfecta y biológicamente irregular del calendario de una
religión domina al resto de la gente del planeta? Sí, la única solución es
eliminar este calendario, junto con su efecto caprichosamente caótico y
debilitante sobre la inteligencia humana - eliminarlo entonces de una vez por
todas, reemplazándolo con un estándar tan nuevo y también tan armónico y
regular que la diferencia va a ser percibida inmediatamente.

18
Sólo a la luz del fracaso de la anterior reforma del calendario, y lo que le ha
pasado al mundo en los últimos 40 años, nos atrevemos a hablar de esta
manera. Sabemos por qué el calendario no ha sido reformado. Es el
instrumento del poder institucionalizado en el mundo, el G-7, así como del
Vaticano. Un libro como Calendario de David Ewing Duncan, que pretende ser
una historia objetiva de "La lucha épica de la humanidad para determinar un
verdadero y preciso año", es a duras penas una pieza de fina propaganda y una
literatura más alta para los medios de poder global de la elite para mantener el
control del tiempo diario - el calendario Gregoriano. Si es necesario parar el
tiempo con el fin de parar el mundo, entonces parémoslo, aunque sea por un
día, y cambiemos nuestra historia cambiando el calendario, reemplazándolo
con uno que sea una armonía demostrable sincronizado con el orden natural.
¡Pero esta vez no nos podemos acobardar!

Respaldar el cambio del calendario es la ley del tiempo en sí misma. La ley del
tiempo reorganiza nuestro entendimiento sobre la naturaleza del tiempo e
inevitablemente nuestra organización social también. Más fundamentalmente,
la ley del tiempo restablece a la ciencia dentro de un marco moral que es
matemáticamente armonioso y preciso. La verdadera ciencia y la verdadera
moralidad van de la mano. Mientras presentamos una nueva y completa
definición y percepción del tiempo – el tiempo es una frecuencia - la ley del
tiempo también provee una crítica intrínseca y general de la antigua ciencia.

Por la lógica ya demostrada, podemos afirmar que los instrumentos de medida


crean estándares que afectan nuestra percepción. Si el instrumento de medida
usa medidas que son irregulares y desiguales, entonces nuestras percepciones
también llevarán la marca de la deformidad intrínseca de los estándares
irregulares de medida. Esto resume la crítica más fundamental y básica de la
imperfección del calendario Gregoriano. La ciencia es el depósito genérico de
las contribuciones por aquellos que se hacen llamar científicos. Si las mentes
de los científicos que crean la ciencia están inconscientemente e
incuestionablemente insertados en la medida irregular del calendario
Gregoriano, ¿qué podemos esperar entonces de la ciencia creada por estas
mentes? ¿No reflejará también un desbalance, una desigualdad y una
irregularidad en sus métodos, su búsqueda y sus metas?. Sin embargo, ¿cuál
es la meta de la ciencia hoy día? Es inseparable del orden socioeconómico que
gobierna la poderosa elite del G-7, llevado a sí mismo por el insaciable
imperialismo del tiempo, enraizado en las bases y en la historia del propio
calendario Gregoriano.

Es irónico también, que el calendario Gregoriano, presuntamente, el


instrumento del orden espiritual, la Iglesia Católica, generó de sus matrices
irregulares una ciencia profunda y devastadoramente materialista. Pero esto
era inevitable luego de siglos con monjes jugando con logaritmos y relojes
mecánicos para calcular las inherentes percepciones desordenadas del tiempo
producidas por el calendario. Lo que fue establecido después de la reforma

19
gregoriana fue una plataforma para los científicos para aplicar la reducción
analítica del tiempo al mundo natural, divorciado de cualquier sensibilidad
hacia la naturaleza. El imperialismo del tiempo Juliano-Gregoriano se tradujo
fácilmente en el imperiaslismo materialista-capitalista sobre el mundo natural,
ahora extendiéndose al imperialismo espacial en sí mismos como cohetes
humanos lanzados a Marte y a otras partes en la búsqueda de nuevos recursos
materiales para explotar.

Tampoco podemos decir que hay alguna moralidad en los sistemas modernos
de ciencia. La moralidad está basada en estándares. Realmente, las unidades
irregulares de medida del calendario Gregoriano, inconscientemente enredan la
mente con un estándar torcido, solamente pueden inhibir una moralidad
verdadera, un sentido verdadero de justicia, una verdadera igualdad. Por esta
razón solamente, la civilización global o mejor dicho, la civilización Gregoriana,
está condenada a la catástrofe moral y al fracaso. Todos los pedidos del Papa
para la moralidad y la justicia en el mundo están en contradicción por el
calendario, al cual su establecimiento corporativo, el Vaticano, no quiere
renunciar. Considerando todo esto, la ley del tiempo provee las bases para una
nueva ciencia en el orden sincrónico del tiempo.

Toda la ciencia a través de la historia, está basada en avances evolutivos


sostenidos por las premisas y limitaciones de sus etapas anteriores. Estamos
en un momento muy importante en la evolución. El asunto del cambio del
calendario es sólo el principio del punto emergente de un nuevo orden
científico completo. Comprendiendo la imperfección en que está construido el
presente sistema de la ciencia puramente materialista, podemos proceder al
establecimiento de la ciencia del orden sincrónico. Al igual que la simplicidad
radical y la perpetua armonía del Calendario de las trece Lunas en sí misma, la
ciencia del orden sincrónico está fundamentado en una base matemática
igualmente radical, que está encajada y refleja la frecuencia de tiempo
universal 13:20 en si misma.

La ley del tiempo describe y define el universo como objetivo-en-subjetivo y


subjetivo-en-objetivo en su naturaleza. Esto es una premisa profundamente no
dual y que unifica el sistema completo. La ley del tiempo, por lo tanto abarca
no solamente una base científica-matemática de moralidad, sino que una
intención teológica-escatológica, que unifica nuevamente varias disciplinas
dispersadas y separadas por el nacimiento y el totalitarismo de la moderna
ciencia secular. Por causa de la dominación histórica del calendario Gregoriano,
en el cual la ciencia moderna está encajada , el destronamiento del calendario,
la "desvaticanización" del mundo, como sea, es un momento apocalíptico.
Como la ley del tiempo lo define, esto es solamente el Apocalipsis de la
frecuencia de tiempo 12:60 y de todas las instituciones corruptas , como está
dicho en el Libro de las Revelaciones. Así mismo, la profecía Maya de Pacal
Votan también dice absolutamente claro, que el Apocalipsis del 12:60 es la
resurrección a la frecuencia de tiempo 13:20, la vuelta al tiempo natural, todo

20
a ser completado en el 2012 D.A. El camino seco a través de las aguas del caos
12:60, proveído por el calendario de las Trece Lunas, es verdaderamente para
la salvación de la vida en la tierra.

Participando y proyectado de los grandes órdenes del tiempo del universo, la


manifestación de la ciencia evolutiva del orden sincrónico de la ley del tiempo
es predicado en su propio tiempo evolutivo preordenado. Los 25 años desde
1987 hasta 2012, definen el cierre del ciclo. Debido a la completa inmersión y
el dominio global absoluto del desorden 12:60, el año 1987 trajo el primer
despertar profético al orden sincrónico. Dos años más tarde, en 1989, el
despertar profético fue reforzado por el descubrimiento científico del tiempo
artificial 12:60 y la frecuencia natural 13:20, la frecuencia universal de
sincronización. Con este descubrimiento, empezó el primer entendimiento
objetivo de la naturaleza sincrónica del tiempo - opuesta a la noción
cronológica puramente lineal del tiempo dominando la ciencia moderna. El
primer corolario inmediato de este descubrimiento, fue la necesidad de
reemplazar el patrón erróneo del calendario Gregoriano por el patrón regular
matemático de la cuenta de las trece lunas y 28 días. Acompañando la
resurrección de la cuenta de las trece lunas, 28 días, vino la elaboración del
programa de la matemática radial de la cuarta dimensión y la cosmología
interplanetaria del orden sincrónico, El Encantamiento del Sueño. El Viaje de la
Nave del Tiempo Tierra 2013. Esto completó la primera fase del descubrimiento
de la ley del tiempo.

Con la codificación matemática y cosmológica de la frecuencia 13:20,


sincronizada con el calendario de las 13 lunas de 28 días, en 1992-93, el giro
del tiempo empezó el esfuerzo de la consciencia humana hacia el regreso a la
frecuencia de tiempo 13:20. Porque el completo descubrimiento de la Ley del
Tiempo es un impulso exacto de la necesidad evolutiva, la erupción de fuerzas
arquetípicas que necesitan ser sacadas del inconsciente cósmico, el próximo
paso en el desarrollo del orden sincrónico fue la revelación de la profecía de
Pacal Votan, el Telektonon, o el "Tubo por el que habla el espíritu de la Tierra".
Fue el tubo parlante en la parte superior del Templo de las Inscripciones lo que
llevó al descubrimiento de la tumba del profeta Maya en Palenque, el 15 de
Junio de 1952, Espejo Planetario Blanco. Pero fue sólo en 1993, que fue
descubierto que la codificación de las fechas de la tumba afirmaban el
descubrimiento de las frecuencias del tiempo: desde la dedicación de la tumba
en el 692 D.A., hasta su descubrimiento en 1952 = 1260 años, el exilio del
alma humana en el materialismo 12:60 ; y desde la dedicación de la tumba en
el 692 D.A., hasta el cierre del baktún trece de la cuenta larga, 2012 -la medida
cronológica más precisa conocida = 1320 años, representando la resurrección
del alma humana en la frecuencia de tiempo universal 13:20. En esta ley
profética de códigos, estaban los ímpetus para catalizar el segundo esfuerzo en
cambiar el calendario en el siglo 20, el Movimiento Mundial para el Cambio al
Calendario de las Trece Lunas , y con este, el ciclo conocido como los siete años
de profecía, 1993 -2000.

21
V. El Movimiento Mundial de Paz de Cambio al Calendario de Trece
Lunas
y el Descubrimiento de la Ley del Tiempo: Una Breve Cronotopología
de
Transformación

Fue durante este ciclo de siete años cuando el Movimiento de Paz de Cambio
de Calendario estaba surgiendo alrededor del planeta, la ley del tiempo fue
articulada en sus diferentes aspectos y detalles, y el orden sincrónico definido
en su plenitud de sistema entero. Esto ocurrió a través de un número de
eventos clave acompañados por un número de publicaciones detallando los
aspectos matemáticos, cosmológicos, teológicos y científicos imperativos de la
ley del tiempo. Según los estándares del orden sincrónico, todos los eventos
forman puntos en un conjunto de tiempo radial que describe una geografía del
tiempo definida como una cronotopología. Un término acuñado por el extinto
filósofo y matemático, Charles Muses, la ley del tiempo da ahora a la
cronotopología un campo preciso en tiempo real para definir. La siguiente
secuencia cronotopológica - un resumen de los eventos en una geografía del
tiempo particular, los siete años de profecía - define la emergencia y
articulación consciente de la ley del tiempo:

• 1993 y hasta hoy, celebraciones anuales y mundiales del Día Fuera del
Tiempo
• 1994, lanzamiento del Plan de Paz de Cambio al Calendario de Trece Lunas y
la Emergencia Moral Planetaria
• 1995, 80 días alrededor del Mundo para un Nuevo Tiempo de Paz Planetaria,
• Chile-Sudáfrica-Egipto-Rusia-India-Hong Kong-Japón-Hawai-Naciones Unidas-
México-Chile
• 1995, Serpent Mound, Ohio, Día Fuera del Tiempo Quema del Calendario y
Ceremonia de Retorno al Tiempo Natural
• 1996, El Primer Congreso Planetario de los Derechos Biosféricos, Brasilia,
Brasil
• 1996, Día de la Consciencia Biosférica, Gotemba, Japón
• 1996, Ceremonia de Disolución de Fronteras de las Cuatro Esquinas, Four
Corners, USA
• 1996, Convergencia Armónica de la Humanidad, Ciudad de México, seguida
por la Marcha por la Paz, Teotihuacán
• 1996, Naciones Unidas, Petición de Emergencia Moral Planetaria
• 1997, Tribunal del Día del Juicio y Congreso Mundial sobre la Ley del Tiempo,
Tokio Japón

22
• 1997- hasta hoy en Brasil, Movimiento para hacer que el 25 de Julio, día
Fuera del Tiempo sea oficial "Día de la Paz y la Cultura", basado en el
reconocimiento
• de la Bandera de la Paz (más de 70 ciudades)
• 1998, Misión Especial de Paz al Vaticano, Roma, Italia
• 1998 Misión Especial a Guatemala para la reunión con los ancianos Maya
Quiché
• 1998, Concilio UR para la Teología de la Paz, Milán, Italia
• 1999, Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo, Universidad para la Paz,
Costa Rica, seguida por el envío de Emisarios Especiales a las Naciones
Unidas y al Vaticano
• 1999 - hasta hoy en Japón, movimiento para declarar el Día Fuera del
Tiempo un "Día de Festival" más de 100 eventos ocurriendo anualmente
• 1999, Marcha por la Paz, Teotihuacán, México
• 1999, Picarquín, Chile, Seminario Magos de la Tierra de Siete Semanas
• 1999-2000 hasta hoy en Sudamérica, lanzamiento de "La Karavana",
caravanas educativas y Europa, Caravana del Nuevo Tiempo de Reino Unido
a Norte de Africa
• 2000, Iniciación de Seminarios Magos de la Tierra de Siete Días: Japón, USA,
Italia, Rusia, Sudamérica
• 2000, Experimento Puente Arcoiris Circumpolar, fase I, en todo el mundo
• 2000, Establecimiento de la Fundación para la Ley del Tiempo, Oregon
• 2001, Lanzamiento de la Campaña por el Nuevo Tiempo, Brasil, Argentina,
Japón, Altai
• 2001, Conferencia de Líderes PAN Trece Lunas Campaña por el Nuevo
Tiempo, Oregon
• 2001, Seminario Magos de la Tierra de Paz Mundial y el Tiempo especial de
siete días, Medellín Colombia

Durante esta secuencia cronotopológica, las publicaciones y herramientas


clave describiendo y definiendo la ley del tiempo y el orden sincrónico incluyen:

• El Encantamiento del Sueño, el Viaje de la Nave del Tiempo Tierra 2013,


1991
• Trece Lunas en Movimiento y la Tortuga de las Trece Lunas, 1993, ´96
• Un Tratado del Tiempo Visto desde su Propia Dimensión (Publicado como el
Llamado de Pacal Votan, el Tiempo es la Cuarta Dimensión), 1992, 1996
• El Telektonon de Pacal Votan y Telektonon, el Juego de la Profecía, 1993-95
• Plan de Paz de Cambio al Calendario de Trece Lunas, 1994-95
• Pacal Votan y el Día del Juicio la Segunda Dispensación Coránica, 1995-96
• Primer Congreso Planetario de los Derechos Biosféricos, 1996
• Proyecto Rinri, Cuatro Años de la Transición Telepática Biosfera-Noosfera
Experimento Puente Arcoiris Circumpolar, 1996

23
• Los 260 Postulados de las Dinámicas del Tiempo y la Evolución del Tiempo
como la Consciencia, 1996
• El Descubrimiento de la Ley del Tiempo, T(E) = Arte, 1996
• Las Veinte Tablas de la Ley del Tiempo, Cubo de Dieciséis Años del
Telektonon
• Congreso Mundial sobre la Ley del Tiempo y el Tribunal del Día del Juicio,
1997
• Cumbre Mundial sobre la Paz y el Tiempo, Revisión Resumida y
Conclusiones, 1999
• 7:7::7:7, Revelación del Telektonon y Modelo de Universo Plasma, 1998-
2000
• El Proyecto Puente Arcoiris: 28 Meditaciones sobre la Ley del Tiempo, 1999-
2000

Con el término de los siete años de profecía, marcado por el experimento


puente arcoiris, fase I, la mayor parte de la ley del tiempo había sido cubierta,
descrita y definida. Lo que emerge de una consideración de todo este material
es un nuevo modelo completo del universo también como un programa para la
reorientación del conocimiento y la reorganización social de la humanidad -
todo basado en una comprensión corregida del tiempo a través de la
implementación del cambio de calendario. Esto era para demostrar que hay
mucho más para un cambio de calendario que un mero reemplazo de un
calendario por otro, sino que un calendario lleva consigo una comprensión del
tiempo que modela tácita e inconscientemente la propia comprensión del
tiempo. Entonces, lo que realmente significa el cambio de calendario es el fin
de una visión de mundo y el nacimiento de otro. Con la ley del tiempo viene el
hacer consciente lo que era inconsciente y una auto consciencia de cuan
equivocados hemos estado acerca del tiempo, y lo que podríamos anticipar en
cambiar nuestras herramientas para navegar en el tiempo.

Ya que el crecimiento de la Red de Arte Planetaria como la forma social del


Movimiento Mundial de Paz de Cambio al Calendario de Trece Lunas está
envuelta indisolublemente con el desciframiento por etapas de la ley del
tiempo, definir los principios constituyentes de la ley del tiempo es definir
también la nueva visión del mundo y la organización social apropiada a ella.
Estos principios constituyentes incluyen: el tiempo es arte, telepatía universal,
consistencia y reciprocidad holonómica, orden sincrónico, matemáticas radiales
y fractales de la matriz 13:20, la transición biosfera-noosfera, la Bandera de la
Paz y "pax cultura", el banco psi y las dinámicas de la evolución del tiempo
como la evolución de la consciencia, el tiempo cuatridimensional y el espacio
tridimensional, entre otros. Una simple consideración de estos principios
constituyentes hará que nos demos cuenta de que la magnitud del cambio de
calendario es más que solo el fin de la historia, sino que es el establecimiento
de un nuevo mundo, un nuevo cielo y una nueva tierra. Pero esto es

24
precisamente la promesa del cambio al Calendario de Trece Lunas y el
descubrimiento de la ley del tiempo.
VI. T (E) = ARTE
Resumiendo y Definiendo los Principios Clave de la Ley
del Tiempo y el Orden Sincrónico

El descubrimiento de la ley del tiempo es dependiente del desciframiento del


enigma del tiempo. Para la mente formada y habituada a pensar sobre el
tiempo como únicamente cronológico, encajado en las mediciones
astronómicas, el calendario gregoriano y el reloj atómico son las soluciones al
enigma. Desde la perspectiva de la ley del tiempo, codificada y conocida por
los Maya clásicos, una definición puramente cronológica del tiempo es lineal,
bidimensional, plana y totalmente inadecuada. El enigma real del tiempo fue
resuelto una vez que se comprendió que a medida que operamos con
estándares de medición de tiempo inexactos, estaremos cegados a la
verdadera naturaleza del tiempo, y por lo tanto, condenados a fallar en nuestra
misión evolutiva. El descubrimiento de las frecuencias de tiempo 12:60 y
13:20, y que la naturaleza del tiempo por sí misma es una frecuencia, fue el
primer paso para resolver el verdadero enigma del tiempo. Una vez que este
paso había sido dado y la distinción entre la especie humana y el resto de la
biosfera había sido comprendida como una distinción entre una frecuencia de
tiempo artificial y una natural, entonces fue como si varias cerraduras de
tiempo comenzaron a abrirse en una formación exponencialmente radial - el
orden sincrónico del tiempo.

El descubrimiento de la ley del tiempo define un proceso que es de naturaleza


conscientemente acumulativo. Sólo cambiando el pensamiento sobre los
calendarios como meros instrumentos de medición de tiempo en las que están
insertas todas nuestras festividades, a que es un instrumento para
sincronización requiere de un acto de consciencia. Esto es en sí un esfuerzo
heroico para las mentes que han estado habituadas a considerar como normal
el caos social y mental producido por un estándar de medida de tiempo que es
todo menos regular. El acto mítico de salirse del caos a cosmos augurado por
el cambio al Calendario de Trece Lunas también abre las puertas en la
percepción y la experiencia del tiempo como una frecuencia que mantiene en
su lugar el orden sincrónico de la realidad. En el orden sincrónico, la realidad es
de la mente. El sentido viene del hecho de que las cosas o eventos ocurren
simultáneamente en un momento dado en el tiempo. El problema del tiempo
es por lo tanto inseparable del problema de la consciencia. Mientras que la
ciencia materialista del espacio ni si quiera se cuestiona si existe algo como la
consciencia o la mente, entonces por supuesto, el mismo tiempo podría ser
relegado a una función menor. Y a la inversa, ya que el tiempo había sido
relegado a ser una función lineal o coordenada del espacio - la flecha
inexorable del tiempo - entonces a la propia consciencia le fue dado un
pequeño reconocimiento o validación científica. Abriéndose paso entre este

25
rompecabezas con la ley del tiempo, es bueno dar un panorama de los puntos
esenciales que gobiernan la ciencia del tiempo, el orden sincrónico.

Vista Subjetiva - Objetiva: la naturaleza del tiempo, tiempo vertical, espacio


horizontal (Gráfico 1)

La ley del tiempo establece T(E) =Arte, Energía factorada por Tiempo igual
Arte. En esta formulación T tiempo es la constante de frecuencia de
sincronización universal expresada matemáticamente por la proporción 13:20.
En el tiempo natural todo (E energía) está gobernado por la frecuencia de
sincronización, y por esta razón, todo está en armonía, por lo tanto, todo es
estético o artístico en naturaleza y forma. La percepción del tiempo es definida
como subjetiva-objetiva y objetiva-subjetiva. Esto es que la percepción y el
objeto de percepción se definen el uno al otro y se forman y son una función
del momento en el tiempo, o sea el orden sincrónico. Ya que la percepción del
tiempo es mental por naturaleza, la percepción del tiempo dispone un lugar
subjetivo de la consciencia dentro de un cuerpo en el espacio. Por analogía,
mientras el espacio es horizontal, el tiempo es vertical. Inmerso en su rutina
diaria, el cuerpo en el espacio tiene una baja percepción del tiempo y está
preocupado con el espacio cercano, el espacio definido por el perímetro de los
órganos de los sentidos y sus extensiones, microscopios y telescopios. En el
espacio cercano, eventos al azar parecen ser la norma, esto es, las cosas sólo
suceden, no necesariamente con un sentido de orden particular. Mientras más
inferior es el tiempo mayor es el incremento de eventos al azar. Sin embargo,
cualquier evento al azar puede también disparar, a través del reconocimiento
de la sincronicidad, el ascenso telepático en el tiempo superior, o la
consciencia del orden sincrónico. El espacio lejano es el reino del orden
sincrónico, más allá de los sentidos. Sin embargo, el orden sincrónico
realmente abarca todo el espacio. Es nuestra actividad perceptual y estado de
consciencia lo que determina como si experimentamos o no el tiempo superior,
el espacio lejano y el orden sincrónico. En el dominio del orden sincrónico, la
sincronicidad es la norma. De hecho, todo es sincronicidad, incluso los eventos
al azar del tiempo inferior.

Desde el lugar de la Consciencia dentro del cuerpo, uno puede contemplar y


parar el mundo, en cierto modo, y permanecer abierto a la naturaleza vertical
del tiempo. Esta es la experiencia de la reflexión pura, la meditación sin objeto,
la experiencia de éxtasis de santos y místicos. Es a través de la mente
purificada de pensamiento y conceptualización que el canal del tiempo vertical
establece el ahora eterno y provee los medios de "comunicación" entre el ser
sin individualidad en el centro del ahora y la cadena divina de comando, de
forma descendiente, forma el lugar de Dios. De acuerdo a la ley del tiempo, el
lugar de la consciencia, el centro del eterno ahora presente, es ese punto en
que el vector tiempo (puntos de incidencia mental del tiempo vertical) y la
percepción del espacio se conectan, resultando en una Unidad de Consciencia
(AU). Mientras mayor es la experiencia del tiempo, mayor es la densidad de las

26
armónicas celestiales por AU. Una armónica celestial es definida como el índice
de incidencia sincrónica o niveles de co-ocurrencia. La ciencia de la ley del
tiempo provee una base matemática para definir y construir niveles
acumulativamente mayores de armónicas celestiales. Esta actividad por sí
misma avanza la evolución mental y espiritual de la consciencia residiendo en
un cuerpo en el espacio.

Vista Objetiva-Subjetiva: Dinámica del Tiempo Mostrando la Evolución del


Tiempo como Consciencia T(E) = Arte (Gráfico 2)

Hablar de armónicas celestiales y vectores de tiempo es avanzar en una


ciencia de tiempo desconocida por los más grandes yogis, meditadores y
místicos del pasado. El mapear las geografías del tiempo - cronotopologías - es
el pre-requisito para un reino completamente nuevo o dimensión de
experiencia, el viaje en el tiempo. Mientras la consideración subjetiva-objetiva
del tiempo ubica el lugar de la consciencia en el centro del orden perceptual,
poniendo a Dios en los dos extremos de la línea del tiempo vertical, las
dinámicas objetivas-subjetivas del tiempo, sitúan a Dios - la Dinámica
Ordenadora Galáctica - en el centro del universo, que es realmente un
movimiento incesante abarcando todas las fases de la evolución del tiempo
simultáneamente como consciencia. En las dinámicas del tiempo, Dios es el
último objetivo, el ser perceptor, la subjetividad absoluta; por lo tanto el ser en
la percepción objetiva-subjetiva es un punto infinitamente localizable bajo la
rueda giratoria del universo. Mediando entre el punto infinitamente localizable
en el espacio - el cuerpo en el tiempo - está la frecuencia de tiempo 13:20,
representada en su matriz matemática.

Este cuerpo en el tiempo corresponde a la máxima de Verdnasky que desde el


punto de vista del tiempo, el espacio es un punto infinitamente localizable.
Este punto infinitamente localizable es el ser perceptor que en verdad
construye el espacio desde la mezcla de sus percepciones. De esta manera el
espacio es el teatro del tiempo proyectado y percibido por el ser. Referido como
el dominio de potencialidad, la totalidad del espacio construido a través del ser
perceptor en el tiempo consiste en texturas y capas que, en las diferentes
etapas de la evolución de consciencia, se revelan como la miríadas de leyes del
universo fenomenal. El cuerpo en el tiempo, conocido también como el punto
vector de potencialidades, ordena sus percepciones del espacio tridimensional
a través de la acción recíproca de las diferentes potencialidades del vector
tiempo. A través de las primeras tres etapas de consciencia - preconsciencia,
inconsciencia y consciencia - el ser perceptor no está vigilante genuinamente
de este proceso que ocurre espontáneamente y sin pensamiento. Es el
descubrimiento de la ley del tiempo que hace este proceso consciente a través
de la identificación del tiempo como la frecuencia universal de sincronización,
descriptible matemáticamente como la proporción 13:20. Las tres etapas
superiores de consciencia accesadas a través de la utilización consciente de las

27
potencialidades del vector tiempo son el consciente continuo, el supra
consciente y el subliminal consciente.

El tiempo es la cuarta dimensión. La matriz de tiempo cuatridimensional 13:20


es el filtro de sincronización a través y dentro del cual el vector de
potencialidades del tiempo puede ser identificado, descubierto y utilizado. El
propósito de la cuenta de Trece Lunas 28 días coordinada en la matriz de la
frecuencia de tiempo 13:20 es hacer consciente y disponibles las diferentes
potencialidades del vector tiempo a través de programas en el tiempo
conocidos genéricamente como la activación de las armónicas celestiales. Las
armónicas celestiales son diversas estructuras en el tiempo correspondientes a
diversas aplicaciones de la formulación T(E) = Arte. Estas aplicaciones son
realizadas a través de variadas herramientas del tiempo cuatridimensional,
incluyendo pero no limitada al Calendario de Trece Lunas, El Encantamiento del
Sueño, Telektonon y los 260 Postulados de las Dinámicas del Tiempo.

El universo completo coordinado por la frecuencia de tiempo cuatridimensional


13:20 es un campo de inteligencia conocido como el cerebro galáctico, siendo
la galaxia una unidad mínima de pensamiento universal reproducible
holográficamente, coordinada e informada en su entero así como todas sus
particularidades por Dios. Desde el aspecto horizontal del espacio, el cerebro
galáctico está dividido en un reino tridimensional del instinto y en un reino
superior y cuatridimensional de la telepatía. Mientras que el espacio
tridimensional, el dominio de potencialidad, se caracteriza por el instinto, la
cuarta dimensión, el dominio del tiempo se caracteriza por la telepatía. O
como se ha dicho, el instinto es telepatía inconsciente, la telepatía es instinto
hecho consciente. El aspecto vertical del tiempo también divide al cerebro
galáctico en una pre y post – vida primaria y en una vida secundaria orgánica e
hiperorgánica. El movimiento de la evolución del tiempo como consciencia
describe el círculo universal. Las primeras etapas del instinto constituyen el
reino preorgánico; las fases inconscientes del instinto, el reino orgánico. La
propia consciencia es una cualidad efímera momento a momento alcanzada
por formas de vida superiores que en el entero vive en lo que se conoce como
la inconsciencia cósmica.

La gran división entre lo orgánico y lo hiperorgánico, la inconsciencia cósmica y


la consciencia cósmica, es el descubrimiento de la ley del tiempo. Simultáneo a
este descubrimiento, la inconsciencia cósmica culmina como el fenómeno
devorador de la biosfera conocido como la civilización 12:60. La corrección
para esta disfunción del sistema entero es la liberación consciente de la
frecuencia de tiempo incorrecta hacia el orden sincrónico del tiempo
cuatridimensional a través de la aplicación pragmática de la ley del tiempo, el
Calendario de Trece Lunas. El descubrimiento de la ley del tiempo es una
necesidad evolutiva inmutable traída por la crisis y el caos del propio error del
tiempo 12:60. Si esto es así, la pregunta debería hacerse correctamente "¿Por
qué tenía que pasar? ¿Por qué teníamos que evolucionar hacia una condición

28
autodestructiva del ser, con semejante sensibilidad del tiempo tan torcida?
Para dar una respuesta, la teología de la ley del tiempo debe entrar en la
imagen de todo esto.

Ciclo de 13 Baktunes Onda Armónica de la Historia (Gráfico 3)

Las propiedades radial fractal de la frecuencia universal 13:20 de


sincronización tienen aplicaciones igualmente universales. El Tzolkin, la cuenta
sagrada autorepetitiva de 260 días, es la base de la cuenta larga Maya del gran
ciclo de la historia. La cuenta larga, por supuesto, parece ser un fenómeno
puramente cronológico, marcando la cuenta de días entre el 13 de Agosto del
3113 AC y el 21 de Diciembre del 2012 DA. La cuenta de días también es
representada por una matriz cuatridimensional maestra 13:20. La duración de
1.872.000 kin (días) de la cuenta larga consiste en trece sub-ciclos mayores
llamados baktúnes, consistiendo cada sub ciclo en 144.000 días o kin. Cada
uno de esos sub-ciclos es nuevamente dividido en 20 sub-ciclos más pequeños
llamados katúnes, que consisten en 7.200 días o kin. Esto significa también
que hay 7200 ciclos de 260 días en el conjunto completo de trece baktúnes.
Los trece baktúnes y 20 katúnes representan un fractal perfecto de la matriz de
tiempo cuatridimensional de 260 días divulgada como una cronotopología
llamada historia, donde cada katún representa uno de los 260 kin. Los
baktúnes representan un conjunto de olas (campos morfogenéticos), cada uno
con 20 olas más pequeñas elevándose a un extremo del clímax durante el
baktún decimotercero y final, 1618-2012 DA.

Mientras la cuenta larga Maya había sido conocida por algún tiempo, sólo fue
en 1987, que el gran ciclo, como también se le conoce, fue descubierto en su
forma modular fractal como la ola armónica de la historia. En esta construcción
explícita, el gran ciclo es un mapa del tiempo genuino, una cronotopología que
define la historia teniendo un comienzo muy preciso y específico y un final
igualmente preciso. A menudo se ha señalado que si la civilización Maya tuvo
su gran periodo sólo en el décimo baktún, cuenta larga 9.0.0.0.0. - 10.0.0.0.0
(435-830 DA), ¿cuál fue su propósito en crear una cuenta de la historia que se
origina más de tres milenios antes, y aun más escalofriante, por qué su
calendario "termina" en el 2012?

El comienzo de la cuenta de trece baktún, 13 de Agosto del 3113 AC, 4 Ahau,


13.0.0.0.0, es la más precisa y correcta que podamos tener como el comienzo
de la historia: la primera dinastía Egipcia está datada alrededor del 3100 AC; la
primera "ciudad", Uruk, en Mesopotamia, también alrededor del 3100 AC; el
Kali Yuga Hindú, 3102 AC; y más interesante aun, la división del tiempo en 24
horas de 60 minutos cada una y cada minuto en 60 segundos, también
alrededor del 3100 AC, en Sumeria. Si el comienzo de la historia fue ubicado de
manera tan precisa, entonces ¿no debería ser exacto el fin de la historia, el 21
de Diciembre del 2012? Por supuesto, por eso es que Calendario de David
Ewing Duncan concluye su línea de tiempo con el 2012 "fin del gran ciclo

29
Maya". ¿Cómo supieron los Maya de esto y qué significa que la historia esté a
punto de terminar?

Si uno está o no de acuerdo con la última escuela de interpretación de la


civilización Maya siendo completamente agresiva y basada en todos sus
aspectos en la "sangre de los reyes", uno no puede ignorar el hecho de que su
ciencia del tiempo era superior desde todo punto de vista a lo que conocemos
hoy día. Y este es el punto. La ley del tiempo estaba incluida en la forma de
conocimiento Maya, y su superioridad de conocimiento posee completamente
una familiaridad con el orden sincrónico del tiempo. Esto significa que ellos
podrían conocer y hacer cosas que el espacio tridimensional moderno
consideraría hoy como sobrenatural.

Simplemente, entre sus mayores, sabios y profetas era conocido que lo que
llamamos historia, la duración de la cuenta de trece baktún, es el tiempo de la
prueba en la tierra. Los trece baktúnes es el tiempo asignado para el ser
humano para dejar correr su camino de prueba y error, culminando en error en
el tiempo, la creación de la civilización Gregoriana 12:60 que captura y domina
todo el baktún trece. Lo que se conoce como kali yuga para los Hindúes no se
diferencia de este ciclo de historia, que al final debe regresar a una nueva era
dorada. En las teologías más familiares del mundo Cristiano e Islámico, los
últimos ciclos katún marcan el fin de los tiempos, el día del juicio en la tierra.

Los Maya sabían todo esto. Ellos sabían que su civilización sería destruida.
Sabían que incluso los guardianes de los días que mantenían la cuenta larga no
serían capaces de hacer nada más que eso. Así la misma profecía debía ser
establecida, la profecía de la ley del tiempo. Para que sólo de esta manera, al
final del ciclo hubiera un criterio que fuera capaz de distinguir lo falso - la
frecuencia de tiempo artificial 12:60 - de lo verdadero - la frecuencia de tiempo
13:20. Esta fue la misión del más grande profeta y rey Maya, Pacal Votan, quien
construyó y codificó su tumba con la más grande de todas las profecías Maya,
la profecía del tiempo. Codificada dentro de la ley del tiempo y el Telektonon
es una verdadera nueva dispensación del tiempo, la revelación del orden
sincrónico de la ciencia del tiempo.

Campaña por el Nuevo Tiempo (Gráfico 4)

Examinando el ciclo del decimotercer Baktún, 1618-2012 DA, tenemos un claro


registro del curso de la frecuencia de tiempo artificial 12:60 en su dominación
mundial. Tomó siete de los 20 katúnes del último ciclo baktún, establecer la
revolución de la ciencia 12:60 y generar la revolución industrial, mientras que
en el último de los trece katúnes de un total de 260 katúnes, había surgido la
total complejidad de lo moderno o más exactamente, la civilización global
Gregoriana. Es durante el final de los trece katúnes en que la especie humana,
bajo el total dominio de la frecuencia de tiempo 12:60, ha sufrido una explosión
exponencial, de la creación de la tecnosfera y la subyugación y destrucción de

30
la biosfera. Desde una población de un billón y medio en 1750, la especie
humana ha aumentado doce veces a más de seis billones en menos de 250
años. Antes del 2012, al promedio actual, otro billón de humanos será sumado
a esta cifra. ¿Qué significa esto mientras nos acercamos rápidamente al muro
de ladrillos de tiempo conocido como 2012?.

El propósito del Gran Ciclo es señalar y definir el momento del "día del juicio",
el apocalipsis de la civilización Gregoriana y el fin del orden del tiempo artificial
12:60. Dado el incremento exponencial del hombre y la máquina, dirigidos por
el dinero, es más que obvio que en el último katún, 1993-2012, nos estamos
aproximando rápidamente al punto de saturación en el tiempo. El pantano
cronotopológico de la historia se ha llenado y no hay otro lugar donde ir. Sólo la
profecía puede perforar el otrora cerrado contenedor del pensamiento humano
que envuelve al planeta en la forma de la tecnosfera 12:60. Por virtud de su
avanzado conocimiento de la naturaleza del tiempo y del desarrollo de una
ciencia del tiempo, los Maya solo fueron capaces de establecer una profecía
que marca el criterio para determinar el error en el tiempo, y por lo tanto, para
comprender que el día del juicio ha llegado. Tanto como el criterio está la
distinción entre la frecuencia de tiempo 12:60 que gobierna toda la civilización
humana y la aparta de la naturaleza, y la frecuencia de tiempo universal 13:20
que gobierna toda la naturaleza, la profecía también establece al Calendario de
Trece Lunas de 28 días como el instrumento para tomar la decisión de regresar
a la frecuencia de tiempo universal. Sólo por tomar esta decisión, dice la
profecía, la humanidad evitará la destrucción y disfrutará los beneficios de las
recompensas para los justos después de el apocaliptico "fin de los tiempos"-
esto es, el fin del tiempo 12:60.

Telektonon, la profecía del tiempo, fue decodificada durante el primer año del
último katún -13 Ahau- el katún 260º de los 260 katúnes del ciclo de la historia.
Esta profecía definió los siete años de la cronotopología de los siete años de
profecía, 1993-2000, o en términos de la nueva dispensación de tiempo, los
años Semilla Magnética Amarilla hasta Mago Resonante Blanco. El propósito del
ciclo de siete años fue alertar a la humanidad del error en el tiempo y darle la
oportunidad y la necesidad de cambiar el calendario, reemplazando el
Gregoriano con el Calendario de Trece Lunas de 28 días. El esfuerzo hecho
durante los siete años de profecía dio como resultado la articulación de la Ley
del Tiempo y la creación de un semillero global de seres humanos conscientes
e incluso siguiendo el nuevo calendario, conocidos como la Red de Arte
Planetaria (PAN- RAP).
De esta manera el terreno fue preparado para la próxima fase del Movimiento
Mundial de Paz de Cambio al Calendario de Trece Lunas, la Campaña por el
Nuevo Tiempo.

El ciclo de cuatro años definitivo, 2000-2004, Tormenta Galáctica Azul a Mago


Espectral Blanco, ocurren entre dos cronotopologías de siete años, los siete
años de la profecía, 1993-2000, y los siete años del Misterio de la Piedra, 2004-

31
2011. Mientras la primera cronotopología de siete años fue para anunciar la
muerte inevitable de la civilización gregoriana 12:60, la segunda es para
establecer la resurrección en el tiempo 13:20. Entre las dos está el "Angustioso
Infierno del Tiempo", los cuatro años de Campaña por el Nuevo Tiempo. El
propósito de la Campaña por el Nuevo Tiempo es nada más que completar la
labor y las metas de todos los anteriores reformistas del calendario, el
reemplazo del calendario gregoriano con el estándar de 28 días. Este tiempo es
definitivo. El único calendario que podemos considerar es el de 13 Lunas de 28
días. Experimentado durante el período de prueba de siete años, 1993-2000,
que lo estableció como la herramienta perfecta de tiempo sincrónico, su
propósito primario es reemplazar el calendario gregoriano, como el estándar
global, y también aceptando y dando un vehículo perfecto de sincronización
para todos los demás calendarios del mundo.

También está claro que a la luz del punto final del ciclo de la historia en el
2012, que un cambio en el tiempo debe ser hecho antes de que se cierre el
ciclo. Campaña por el Nuevo Tiempo, establecida a través de la Fundación para
la Ley del Tiempo está intencionada para dirigir toda la información y
estrategias necesarias para propagar un cambio de consciencia planetario
mayor con respecto a la necesidad absoluta de hacer el cambio en el tiempo
ahora - después del 2004-05 será demasiado tarde. Para llevar a cabo la
Campaña hay dos niveles de actividad, externa e interna. El nivel externo
llama para la activación de los apóstoles del nuevo tiempo, los miembros del
Movimiento Mundial de Paz de Cambio al Calendario de Trece Lunas operando
bajo la Bandera de la Paz a través de la red mundial de nodos PAN. Estos
apóstoles del nuevo tiempo estarán encargados de llevar a cabo la elevación
de la Consciencia a través de la variedad de estrategias educativas, de lo
popular a lo diplomático, incluyendo la creación de "caravanas tiempo es arte",
y el establecimiento de una alianza que una a todos los grupos y
organizaciones afines sacadas de todas las culturas y tradiciones espirituales
del mundo. Esta actividad, "una sincronización para la fuerza de paz" global,
culminará en una alerta de los medios y un referéndum popular demandando
el cambio de calendario, los días 25-26 de Julio de 2004.

El nivel interno de la Campaña por el Nuevo Tiempo, complementando la


acción orientada a nivel externo, consiste en la aplicación de la Ley del Tiempo
a través de una partida dedicada de individuos y grupos totalmente
comprometidos a corporizar los principios del orden sincrónico y llevar a cabo a
la manifestación de una nueva cultura planetaria transformadora de armonía
en el tiempo. Los programas telepático-sincrónicos para llevar a cabo esta
transformación cultural ya han sido establecidos a través de la Ley del Tiempo
y están siendo practicados por un número cada vez mayor de personas en todo
el mundo. La meta final será la creación de comunidades del tiempo natural
que serán operacionales – viviendo el experimento científico de la paz mundial-
por el año 2004-05.

32
La meta de la Campaña es establecer y celebrar el cambio para el Día Fuera
del Tiempo, el 25 de julio del 2004, Espejo Espectral Blanco, y el día siguiente,
el primer día del año solar galáctico Tormenta Cristal Azul, para implementar
completamente el cambio. Este será el año mundial de la prueba para la gran
transición para hacer uso del Calendario de Trece Lunas de 28 días como el
nuevo estándar civil global. A fines de ese año, Noche Cristal Azul, Día Fuera
del Tiempo, 2005, el mundo podrá celebrar plenamente el perdón universal en
el nuevo tiempo de paz sobre la Tierra. La transición será hecha emergiendo de
un tiempo de caos a un tiempo de armonía cósmica. Será difícil imaginar a
alguien queriendo volver al viejo tiempo. La vida de la gente del planeta Tierra
será investida de un nuevo sentido: Tierra sagrada, orden sagrado, tiempo
sagrado. El regreso mítico de la segunda creación será genuino y realizable
como la creación de una cultura de paz sobre la Tierra. Una nueva era heroica
amanecerá.

Biosfera-Hemisferio, La Elección: Necrosfera o Noosfera (Gráfico 5)

La Ley del Tiempo es planteada plenamente en la realidad de la biosfera y de


la Tierra como un sistema entero. La biosfera es un sistema de orden entero en
que la suma de la vida y todos sus componentes y ciclos orgánicos e
inorgánicos se funden como una sola unidad coherente, gobernada y
sincronizada por la frecuencia de tiempo universal 13:20. Realmente,
identificando a la especie humana operando por su propia frecuencia de tiempo
artificial 12:60, le causa ser distinta y apartada del resto de la naturaleza, la
ley del tiempo afirma que la biosfera es el sistema de orden entero dentro del
cual el humano debe ser reintegrado inevitablemente. Como la suprema ley
que gobierna la tercera dimensión, la ley del tiempo es el sistema de orden
entero que provee los principios holonómicos para unificar a la naturaleza, al
humano y la consciencia en el único entero auto evolutivo.

La consistencia holonómica reconoce el orden formal y sistémico de la biosfera


en su totalidad y en sus partes constituyentes -"el entero está en la parte. Del
entero a la parte, cada parte es sagrada". La delgada película de vida y sus
sistema de soporte está extendida sobre la superficie de la Tierra, 196.940.000
millas. De estas, 139 millones de millas cuadradas son océanos, 57 millones de
millas son masas de tierra. Las 57 millones de millas cuadradas de masas de
tierra son distribuidas, por la mayor parte en dos masas continentales mayores
- un hemisferio occidental, las Américas y el hemisferio oriental, la masa de
tierra Afroeuroasiática y el continente isla adyacente de Australia. Una división
bipolar también establece dos hemisferios - el norte y el sur, que también
exhiben una complementariedad: el Ártico oceánico y la masa de tierra
Antártica. Todo esto, sin embargo, es una unidad, una sola biosfera, un sólo
campo electromagnético, un sólo campo gravitacional, todo sincronizado y
unificado por la ley del tiempo -un tiempo, una tierra, un pueblo.

33
Así como la Tierra es una unidad exhibiendo su complementariedad
hemisférica, ambos, el este y el oeste, también como el norte y el sur, así
también, exhibiendo una reciprocidad holonómica, el cerebro del humano (y de
todas las criaturas vivas que poseen un cerebro) consiste en dos hemisferios. Y
tal como hacemos, sin embargo arbitrariamente, una distinción cultural global
llamada pensamiento oriental y pensamiento occidental, o una distinción
económica del hemisferio norte rico y sur pobre, así, también, el cerebro posee
su propia dicotomía. En realidad, se debe al potencial dualístico de la
dicotomía del cerebro que las distinciones hemisféricas culturales y
económicas ya mencionadas existen en primer lugar.
Y es la tendencia innata del cerebro humano polarizar, hacer distinciones
dualísticas a que la inclinación a la frecuencia de tiempo 12:60 debe su fuerza
originadora. Sólo el hombre se considera a sí mismo aparte de la naturaleza,
superior a ella. ¿Cuándo viene esta tendencia? ¿Es el esplendor del pecado
original?

Sin embargo, definimos de dónde vino, podemos decir que esta tendencia
dualística está institucionalizada y reforzada por la inmersión absoluta en una
frecuencia de tiempo artificial que está aparte de la frecuencia de tiempo
universal. La 12:60 es intrínsecamente desincrónica y dualizante; la 13:20
intrínsicamente sincronizante y unificadora. Si alguna vez hubo una distinción
dualística que llegó a ser institucionalizada como una segunda naturaleza, es la
frecuencia de tiempo 12:60, reforzada completamente por el calendario
Gregoriano de doce meses y la división de doce partes del reloj mecánico –
ahora digital y atómico. Todo el aparato del tiempo mecánico y de la
civilización monetaria industrial está incrustada en el cerebro humano,
aferrado e inseparable de la medida irregular del calendario y de la incesante y
mecánica del reloj. La mecanización del tiempo puesta por el calendario
irregular ha incrustado en el cerebro una hueste de conceptos aparentemente
irreemplazables, tales como impuestos y gobiernos, y tendencias irreversibles,
tecnología y globalización, que manejan al ser humano y a toda la vida hacia
su conclusión apocalíptica todo-consumista.

De acuerdo al principal teórico de la biosfera, Vladimir Verdnasky, también a


otros pensadores como Pierre Teilhard de Chardin, este momento culminante
de
crecimiento exponencial y propagación planetaria del humano y la máquina - la
tecnosfera 12:60 - es una parte integral de un proceso mayor, la transición de
la biosfera a la noosfera. Así como biosfera significa la esfera de vida, noosfera
significa esfera de la mente. Esto sólo puede apuntar a una evolución de una
percepción de la vida basada en la materia a una espiritual. Lo que la teoría de
la transición biosfera noosfera no deja claro era cómo iba a ocurrir esta
transición, solo indicaba que habría una crisis. La tecnosfera 12:60 es la
estructura artificial intermediaria que engendra la crisis que trae la transición.
La crisis es la extinción masiva de otras especies y la interrupción o dislocación
de los diversos ciclos constituyentes de la biosfera y del planeta Tierra en

34
general. La ley del tiempo, provee el análisis de que la tecnosfera es
totalmente una función de la desviación humana de la frecuencia natural del
tiempo, y la inmersión de toda la civilización en su propia frecuencia de tiempo
artificial. Lo quiera o no un país Islámico, por ejemplo, sólo se adhiere
nominalmente al calendario Gregoriano para mantenerse en la arena de la
política internacional, su población se adhiere a la mecanización del tiempo
causada por el reloj. Por lo tanto, la inmersión en el tiempo falso es total. Este
es el análisis de las frecuencias del tiempo, desconocidas por Verdnasky o
Teilhard de Chardin, que hace posible decir cómo ocurrirá la transición.

El descubrimiento de la ley del tiempo dice que hay una elección, y el acto de
elegir por si mismos es un acto que eleva la consciencia humana. La elección
es simple: la desarmonía del calendario Gregoriano como el estándar global o
la armonía del calendario de Trece Lunas - 28 días. Si escogemos permanecer
con el calendario Gregoriano y resistimos su reemplazo, entonces el resultado
final será la necrosfera - la esfera planetaria de muerte. ¿Se convertirá la Tierra
en un planeta muerto como Marte o peor aún, un planeta despedazado y
destruido como Maldek, el cinturón de asteroides? O, si escogemos el
calendario de Trece Lunas, ¿entraremos a la noosfera, la renovación de la vida
a través de la reintegración de la especie humana en la frecuencia de tiempo
natural y la totalidad de la biosfera? Ya que la elección es nuestra, es una
elección evolutiva.

Si elegimos el calendario de Trece Lunas, la especie operará por un ciclo de 28


días que es el ciclo biológico femenino. Situaremos nuestras vidas diarias por
un calendario que liberará la mente hacia normas telepáticas que son una
propiedad de la frecuencia de tiempo universal 13:20. Encontraremos que esta
herramienta sincroniza los calendarios lunares y otros calendarios mundiales
de acuerdo a una armonía matemática previamente desconocida. Y liberada en
un estado de consciencia completamente diferente pronto descubriremos
tecnologías que son de naturaleza mental en vez de material. Un nuevo orden
sincrónico de la vida humana unificará el planeta - de esta manera, causará el
pleno florecimiento de la noosfera. Esto es el por qué el calendario de Trece
Lunas también es denominado como las trece lunas de paz, porque cumple en
todas las maneras la formulación, T(E) = Arte, donde T, tiempo es el
calendario de Trece Lunas, que sincroniza a (E), energía, toda la humanidad, y
el Arte resultante es la propia Tierra restaurada a su condición de paz
primordial, pero esta vez plenamente consciente.

Imagina una CAMPAÑA POR EL NUEVO TIEMPO (Gráfico 6)

El 8 de Diciembre de 1980, un artista y cantante popular, John Lennon, fue


asesinado. Pero su inmortalidad fue asegurada. En el legado de su arte, una
canción perdura por su asombrosa simplicidad y visión radical, "Imagine"
(Imagina). "Imagine all the people living for today..." ("Imagina a toda la gente
viviendo por hoy... ") resume la visión del cambio al calendario de Trece Lunas y

35
la sincronización universal en el tiempo augurada por la celebración del día
fuera del tiempo anual. Imagina una Campaña por el Nuevo Tiempo. La ley del
tiempo dice que es un sistema de creencia incrustado en la medida irregular
del calendario Juliano-Gregoriano por dos milenios que ha arraigado en
nosotros desigualdades y diferencias aparentemente insuperables que
mantienen ricos y pobres, avaricia y hambre, alejándonos de una hermandad
de hombres. Este mismo calendario ha institucionalizado nuestra necesidad por
las diferencias, fortificado por las fronteras, el dinero y las guerras ... "Imagina
que no hay países ... nada por qué matar ni morir ... " La ley del tiempo afirma
que las aves vuelan sin pasaportes, los delfines nadan sin cuentas bancarias,
las hormigas viven sin teléfonos celulares, y todos los ciclos de la biosfera se
mantienen sin fronteras. Es la mantención de las fronteras, fortificadas por el
dinero y las armas, que mantienen más profundamente las diferencias
institucionalizadas que nos mantienen separados y quebrantan el orden
natural.

La Campaña por el Nuevo Tiempo nos desafía a imaginar que es posible


cambiar el calendario. Si pudimos mandar un hombre a la luna, podemos
cambiar el calendario. Si podemos cambiar el calendario, podemos cambiar
nuestra forma de pensar. Si cambiamos nuestra forma de pensar, podemos
"imaginar a toda la gente viviendo la vida en paz". Imagina no más Abril, Mayo,
Junio u Octubre. Imagina no más industrias de la muerte. Imagina no más
gobiernos. Imagina la telepatía como una forma de vida. Imagina que hay un
nuevo estándar de tiempo e imagina que lo aprendemos con nuestros dedos de
pies y manos. Imagina la matriz 13:20 colgada en todos nuestros hogares.
Imagina toda la gente viviendo en el tiempo natural. "... imagina a toda la
gente compartiendo todo el mundo..." Imagina un mundo donde el tiempo ya
no es dinero, sino un mundo donde el tiempo es arte. Imagina.

De acuerdo al orden sincrónico de la ley del tiempo, la firma galáctica de John


Lennon el día en que nació, el 9 de Octubre de 1940, fue Mago Planetario
Blanco, Kin 114. En su cumpleaños cuarenta, 9 de Octubre de 1980, él fue
Mago Espectral Blanco, Kin 154. El día en que fue asesinado, 8 de Diciembre de
1980 fue Mago Rítmico Blanco, Kin 214 ... Un cuento de mago que toma un
profundo significado a causa del orden sincrónico de la ley del tiempo; un
cuento de mago cuya canción profética termina, "Dirás que soy un soñador/
pero no soy el único / Espero que algún día te unas a nosotros / y el mundo
será como uno..." La ley del tiempo afirma que por la naturaleza de la
frecuencia de tiempo universal, el mundo ya es uno. Es sólo la humanidad que
ha elegido la separación. La separación de la humanidad está reforzada
completamente por la separación en el tiempo, viviendo por el reloj y la
medida irregular del calendario Gregoriano mantiene lejos al mundo de ser
como uno. La ley del tiempo dice que dirás que los Kines del Movimiento
Mundial de Paz de Cambio al Calendario de Trece Lunas son todos soñadores,
pero imagina una Campaña por el Nuevo Tiempo, y el mundo será uno.

36
VII. Triunfo del Orden Sincrónico
La Ciencia Demuestra un Nuevo Tiempo de Paz en la Tierra
Profecía es el Cumplimiento de lo Que ya Está Escrito en un Libro

Invocando a "Imagina" de John Lennon, no estamos evadiéndonos del hecho


que hay muchos obstáculos de creencias que vencer para alcanzar la meta del
cambio de calendario. E incluso después que el cambio de calendario haya sido
aceptado y realizado, no estamos negando que no habrán también muchos
obstáculos y dificultades como humanidad, con sus instituciones engorrosas,
que comienza a hacer la transición a un nuevo tiempo. Pero como ha sido dicho
muchas veces antes, hemos sido capaces de movilizarnos para una guerra
mundial, ¿por qué no nos podemos movilizar para una paz mundial? ¿Por qué
no nos movilizamos para un nuevo tiempo? ¿Y si produjimos la bomba atómica
durante la última guerra mundial, te imaginas lo que podemos lograr
positivamente si todos nos movilizamos para un nuevo tiempo de paz mundial?

Sólo una ciencia del tiempo puede establecer una paz sobre la Tierra. Esta
ciencia ha sido preparada y es practicada en todo el mundo a través de la Red
de Arte Planetaria. La forma social del Movimiento Mundial de Paz de Cambio al
Calendario de Trece Lunas, la Red de Arte Planetaria (PAN-RAP), es una red de
gentes establecida para promover y llevar a cabo vigorosamente la CAMPAÑA
POR EL NUEVO TIEMPO. El punto es que el cambio de calendario provee una
oportunidad fenomenal para la unificación del propósito para lograr una meta
pragmática y simple - cambiar el calendario. El logro de la meta representa una
nueva oportunidad fenomenal, que es declarar un cese del fuego universal de
un año de duración, 2004-05, con el fin de implementar el nuevo estándar
de tiempo en todo el mundo. ¿ Por qué no lo probamos? ¿Cuándo y cómo la
humanidad podrá vencer su miedo y su desconfianza? ¿Qué otro plan de paz
ha funcionado? ¿Qué otro plan de paz universal está siendo llevado a cabo
para dirigirse a todos los humanos en todos los asuntos de conflicto consigo
mismos y su medio ambiente?

A nadie se le pide dejar sus calendarios locales. Pero la Campaña por el Nuevo
Tiempo está llamando a todos los seres humanos a apoyar el reemplazo del
Gregoriano con un nuevo estándar civil global, el calendario de Trece Lunas de
armonía y paz. La Campaña respalda este cambio de calendario con la ley del
tiempo y el registro de la historia. Uniéndonos para comprender y discutir el
punto, la Campaña por el Nuevo Tiempo sólo implica introducir un punto focal
fresco de diálogo global que es un conflicto mencionado local, regional e
histórico - como ir juntos en paz para implementar un nuevo calendario
estándar civil global. Realizar este acto en paz es el triunfo del orden
sincrónico. El propósito es comenzar en los niveles más amplios de la
comunidad en todo el planeta y en los próximos tres años crear un referéndum
para el cambio, un cambio que será implementado por el pueblo del planeta
Tierra.

37
Estos pensamientos y la totalidad de este documento han sido ocasionados por
un viaje reciente por Brasil y Argentina, donde, después de haber sembrado
semillas hace unos seis años, un movimiento popular vigoroso está floreciendo
y difundiéndose. Durante este viaje de tres semanas se observó que un tipo de
memoria evolutiva estaba siendo encendida, una memoria que parecía
despertar en traer a la consciencia la fecha 2012. Si, la fecha 2012 es la
llamada evolutiva para despertar, un despertar al tiempo sobre el tiempo, una
llamada de que es tiempo de cambiar el tiempo. Con respecto a la fecha 2012
que es el punto final profético de toda la profecía Maya, y que constituye el fin
de la historia, se ha dicho lo siguiente:

"Si la humanidad permanece en su presente sendero de aniquilación de la red


de la vida estaremos abajo de lo que llamamos el 10% / 50% del Umbral de
seguridad divino a fines del 2012. Este es el punto Omega de nuestra especie.
Si el Homo sapiens quiebra esta barrera de la red de la vida, todas las
apuestas estarán fuera para nuestra oportunidad de sobrevivencia futura.
Iremos a la extinción dentro de 7 generaciones porque una serie de plagas
surgirán de las interrupciones y balances encontrados en toda la naturaleza
siendo aniquilada por nosotros. Debemos despertar ahora antes que pasemos
lamentablemente
nuestro propio punto Omega. La humanidad debe parar inmediatamente la
matanza de toda la vida en la Tierra, o pagaremos el precio final de la vida, la
extinción."
(Peródico de la Red Lovearth, Abril 2001, http://www.Lovearth.net)

"Despertar ahora" es comenzar a hacer cambios de la manera más simple y


pragmática posible, a través del Calendario de Paz de Trece Lunas. No hay otro
camino más seguro para cambiar nuestra consciencia diaria.

A la luz de esto es bueno contemplar las siguientes estadísticas:

Luna Planetaria (Abril) 2001, el planeta aumentó 9.000 personas por hora. Esto
asciende a 216.000 por día, 1.512.000 por semana, 6.048.000 por luna,
78.624.000 por un año de Trece Lunas + 216.000 el Día Fuera del Tiempo =
78.840.000 por un año de 365 días; para la Luna Planetaria del 2012,
867.240.000; para el 21 de Diciembre, 2012 = 921.672.000 personas más u
otra India más. La población mundial total proyectada para el fin de los trece
baktúnes es 7.021.672.000 (en el 2001 = 6.1 billones) . Si no hemos resuelto el
problema de la guerra y las corrupciones del tiempo falso, ¿qué haremos con
un billón más de seres humanos en el 2012, el fin del Gran Ciclo Maya?

La historia es tiempo cronológico, la post-historia es sincronológico. El tiempo


no sólo fluye, se irradia. Esta es la naturaleza del orden sincrónico. Viviendo
sincrónicamente, el futuro y el pasado desaparecen, o mejor dicho, el pasado
arquetípico absoluto es vivido en el presente como una continuidad aboriginal,
y el mañana es siempre la redención de lo que no fue completado hoy. La

38
consciencia cósmica es el regalo para la entrega de nuestro ser emborrachado
por vivir en la medida incorrecta del tiempo. Yendo más allá de la novedad y la
necesidad por tecnología, nuestro avance evolucionario nos hará los
competidores de los delfines. Nuestro proceso radiativo de pensamiento
comunicará telepáticamente las redes centelleantes de percepción interior y
comprensión pulsando los arcos de intencionalidad - a lo que el mundo a
nuestro alrededor responderá de manera semejante.

Todo esto ya fue escrito en un Libro. No somos nosotros quienes lo hacemos,


sino Dios que lo hace. Pero somos nosotros quienes debemos tomar la prueba.
Todo esto fue profetizado hace un largo tiempo en los templos de la selva de
los Maya... en un templo simple elegante y monumentalmente puesto encima
un ancho tramo de escaleras... en medio de un complejo de otras estructuras y
jardines. Todo esto fue predicho hace un largo tiempo atrás ... (Gráfico 7, Tapa
del Sarcófago de la Tumba de Pacal Votan)

El rápido crepúsculo tropical da paso a la noche. Adentro el templo simple de


piedra, dos antorchas titilan impetuosamente contra los muros a los lados de la
cámara. Delante de una mujer y otros dos hombres jóvenes está un hombre
viejo, sentado en una simple estera tejida, su cabello tirado hacia atrás,
tomado por una traba de jade. El hombre más viejo está hablando,
tranquilamente, metódicamente. De tiempo en tiempo pone pedazos de copal
en un brasero, abanicándolo con una hoja de palmera. Mientras las bocanadas
de humo aromático flotan hacia arriba en grandes espirales azules, el hombre
más viejo continúa hablando:

"Si, ahora han pasado 34 años desde que empecé mi tiempo de poder, otros
dieciocho años, y todo estará completo, este tiempo para dejar la medida, este
tiempo de preparar las profecías. Sólo tengo este tiempo. Pronto me prepararé
para la construcción de mi templo, el Templo de la Ley. Y en el prepararé todos
los códigos que serán dejados en los muros de sus cámaras. Y para su
construcción, dejaré instrucciones para la edificación de la bóveda interior, mi
cámara de muerte, la pequeña Xibalbay, el camino de pasaje del Bolontiku, los
señores del tiempo que vienen por mi... Todo esto estaba escrito en un libro.
Todo esto fue predicho un largo tiempo atrás. Todo esto fue profetizado por otro
yo en otro mundo, en la Tollan de más allá ... Fue previsto, fue profetizado
cómo haría
lo que hice y lo que tengo por hacer.

"En mi tumba estarán los códigos para enseñar al pueblo de ese tiempo
distante. Y mi tumba será la lección para ese tiempo distante. En ese tiempo,
nadie sabrá más lo que sabemos. Pocos sabrán de la cuenta de los días, pero
del propio tiempo, nadie sabrá más. Como ha sido profetizado, dejaré el
mensaje en mi tumba, y el descubridor -no de mi tumba sino del mensaje de
mi tumba - ese, con la misma cuenta sagrada, establecerá una cuenta
diferente de la cuenta de los días, sólo para que la totalidad del tiempo sea

39
conocida nuevamente... y los descubridores, también, de la tumba y del
mensaje de la tumba, ellos, también, han sido anunciados, ellos, también, han
sido profetizados, pero hace mucho tiempo... en otra Tollan, ellos han sido
profetizados.

"Y para ayudar al pueblo de ese tiempo antes de que se cierre el gran ciclo, el
descubridor del mensaje de mi tumba debe mostrar al pueblo de la Tierra la
cuenta del tun uc, la cuenta del siete, el cuatro y el trece. De esta manera, el
conocimiento de la totalidad del tiempo será restablecido, pero perdido estará
el pueblo en una cuenta que está torcida, la cuenta de los falsos. Tan perdidos
estarán, que ellos no lo creerán cuando se les diga que su cuenta torcida los ha
descarriado, ellos no lo creerán cuando se les diga que su cuenta torcida los ha
llevado al desierto que no tiene medida, pero está lleno de humo y saqueos...
y que es su cuenta torcida la responsable por los terroríficos ruidos de choque
de metales y explosiones peores que un trueno... y la causa de la destrucción
de la vida distinto a todo lo que hemos conocido.

"Mi tumba solo será descubierta tres katúnes antes del fin del ciclo, 63
katúnes de 20 años después de que mi tumba sea terminada, finalmente será
destapada. Entonces las profecías serán conocidas sólo hacia el final del
segundo katún antes del fin del ciclo. Esto significa que solo un katún, el katún
final, el último 13 Ahau katún, el 66º katún después de la terminación de mi
tumba, permanecerá cuando todo esto sea hecho, cuando el pueblo deje su
cuenta torcida, cuando al pueblo de la Tierra se le haya mostrado este mismo
conocimiento como yo se los revelo a ustedes... Entonces deberá haber un
llamado nuevamente para la reunión del Concilio de los Ancianos de la Tierra...
Ellos vendrán... Ellos sabrán quiénes son ... Todo esto ya ha sido previsto, todo
esto ha sido profetizado ... todo esto ha sido escrito en un Libro..."

Este es el mensaje del Mensajero del Tiempo, el testimonio de la Voz de la


Tumba. Kin 126, 8 de la Luna Espectral, Luna de Thurisaz, la Batalla Sagrada,
Año de la Tormenta Galáctica Azul

Preparado y presentado por la Fundación para la Ley del Tiempo


a nombre de la Conferencia de Liderazgo
del Movimiento Mundial de Paz de Cambio al Calendario de Trece Lunas- PAN
Mt. Hood Village, Cascadia, 17-19 Luna Espectral,
Año de la Tormenta Galáctica Azul 2001 Dominio de Arcturus (DA)

Libros Citados:

40
David Ewing Duncan, Calendar, Humanity´s Epic Struggle to Determine a True
and Accurate Year. New York, Avon Books, 1998.
Broughton Richmond, Time Measurement and Calendar Construction. Leiden,
E.J. Brill, 1956.
Reverend Samuel Seabury, D.D., The Theory and Use of the Church Calendar in
the Measurement and Distribution of Time. New York, Pott, Young and Co.,
1872.

Si está interesado en difundir la Campaña para el Nuevo Tiempo


o saber más sobre la Ciencia de la Ley del Tiempo, comuníquese
con nosotros.

Cursos, Seminarios, Bibliografía, Consultas y Aportes:


Red de Arte Planetaria Santiago Chile
Tel. 3791048

Traducido por:
Rodrigo Urrea, Espejo Cristal Blanco
espejocristal@yahoo.com
Equipo de Traductores Red de Arte Planetaria

Mayor Información sobre el Movimiento Mundial de Paz


para el Cambio al Calendario de Trece Lunas:
Fundación para la Ley del Tiempo
www.tortuga.com
fundacion@tortuga.com

41

Похожие интересы