Вы находитесь на странице: 1из 4
SOBRE LA FACULTAD MIMETICA La naturaleza produce semejanzas, Basta con pensar en el mimetismo animal, Pero la mas alta capacidad de producir semejanzas es caracteristica del hombre. El don de percibir semejanzas, que posee, no es mas que el resto rudimentario de la obligacién en un tiempo violenta de asimilarse y de conducirse de conformidad con ello, Pero esta facultad tiene una historia, tanto en, sentido filogenético como en sentido ontogenético. En lo que respecta a este ultimo, su escucla es en muchos sentidos el juego. El juego infantil se halla completamente saturado de conductas miméticas, , y su campo no se encuentra en modo alguno limi- tado a lo que un hombre puede imitar en otro, El nifio no juega sélo a «hacer» el comerciante o el maestro, sino también el molino de vierto y la lo- comotora,. ¢Qué utilidad extrae de esta educacién de la facultad mimética? La respuesta presupone la comprensién del sig- nificado filogenético de la facultad mimética, Para lo cual no basta con pensar en Jo que hoy enten- ° demos mediante el concepto de semejanza, Es sa- bido que el Ambito vital que en un tiempo se apa- recia como gobernado por la ley de la semejanza era considerablemente mas amplio: tal ley goberna- ba tanto en el microcosmo como cn el macrocos- mo, Pero esas correspondencias naturales con- quistan todo su peso solamente cuando se sabe que son, en su totalidad, estimulantes y reactivos de 167 Ja facultad mimética qit responde a ellas en hombre, Ademas es preciso tener en cuenta que ni las fuerzas miméticas ni los objetos miméticos han permanecido inalterables en el curso de los milenios. Hay que suponer en cambio que la fa- cultad de producir semejanzas —por ejemplo, en las danzas, cuya ms antigua funcién es precisa- mente ésa-—, y por lo tanto también la de recono- cerlas, se ha transformado en el curso de la his- La direccidn de esta transformacién parece de- nada por un creciente debilitamiento, de la facultad, Puesto que es evidente que el mundo per ceptivo del hombre moderno no contiene mas que escasos restos de aquellas correspondencias y ana Toglas que cran familiares a los pueblos antiguos; cl problema aqui consiste en determinar si se tra- ta de la decadencia de esta facultad 0 mis bien desu transformacién, A propésito de la direccién en Ia cual ésta podria producirse, algo se puede inferir, aunque sea indivectamente, de Ia astrologta. Bs preciso tener en cuenta el hecho de que, en tiempos. mas. antiguos, entre los procesos consi- derados imitables debian entrar también los ce- Testes, En las danzas y en otras operaciones cultu- rales se podia producir una imitacién y utilizar tuna semejanza de esa indole. Y si el genio miméti- co era verdaderamente una fuerza determinante de Ja vida de los antiguos, no es dificil imaginar que debia considerarse al recién nacido como dotado de Ia plena posesién de esta facultad y, en particu- lar, en estado de perfecta adecuacién a Ia configu racién actual del cosmos a La apelacién a la astrologia puede proporcionar ‘una primera indieacién respecto a fo que es necesa- rio entender con el concepto de semejanza inmate- tial, Es verdad que en nuestra realidad no existe tds aquello que permitia, en un tiempo, hablar de festa semejanza y, sobre todo, evocarla. Pero tam- bidn nosotres poseemos un canon que puede ayu- darnos a esclarecer, por lo menos en parte, el con cepto de semejanca tnmterial. Y ean on| Ja lengua. | Siempre le ha sido reconocida ta facultad mimética una cierta influencia sobre la lengt a. Pero | ello ha ocurrido sin sistema: sin que se. vensase con ello en una mis remota importancia 0, mt clio menos, historia de a facultad mimétic les consideraciones han quedado sobre tod estre: chamente limitadas al campo normal, sensible dle Ja semejanza, Asi se ha dado un puesto, con el nombre de onomatopeya, al comportamict to imi- tativo en la formacion del lenguaje. Y si la len- gua, como resulta obvio, no es un sistema conve- nido de signos, sera necesario siempre a-u leas que se presentan, en su forma més rudimer | taria, como explicaciones onomatopéyicas. Se tr ta de ver si pueden ser desarrolladas y ad:cuadas a una comprensién més profunda, «Toda palabra y toda la lengua —se ha di ‘cho— es onomatopéyicas. Es dificil precisar a que sdlo sea el programa que podria hal plicito en esta proposicién. El concepto d2 seme- Janza inmaterial proporciona sin embargo. algu: nas indicaciones. Es decir que ordenando ralabras de diversas lenguas que significan la misnia cosa, alrededor de este significado como cencro «le ellas, seria necesario indagar cémo todas ella: —que pueden a menudo no tener entre s{ ninguna seme- Janza— son similares a ese significado en su cen- tro. Pero esta especie de semejanza es ilustrada s6lo por las relaciones entre las palabras para Ia mis- ma cosa en las diversas lenguas. Asi come, en ge- neral, la investigacién no puede limitarse a la pa: labra hablada, Tal semejanza tiene ademas relaciért con la palabra escrita, Y resulta sintomatico que la palabra escrita esclarece —en muchos cascs quizas en forma més manifiesta que la hablada—, median- n de su forma escrita con ei objeto , la naturaleza de la scmejanza inmate- ial. En resumen, Ja semejanza inmateris! funda- menta las tensiones no sdlo entre lo dicho y lo en- 169 tendido, sino también entre lo escrito y lo entendi- do y también entre lo dicho y lo escrito. La grafologia ha ensefiado a descubrir en las escrituras imdgenes que en ellas esconde el incons- ciente de quicn escribe. Es necesario pensar que cl proceso mimético que se expresa asi en la acti- vidad de quien escribe era de maxima importancia para cl escribir en los tiempos remotisimos en que surgié la escritura: La escritura se ha convertido asi, junto con la lengua, en un archivo de semejan- ‘zas no sensibles, de correspondencias inmateriales. Pero este aspecto de la lengua y de la escritura no marcha aislado junto al otro, es decir al se- midtico. Todo lo que es mimético en el lenguaje puede revelarse sélo —como la llama— en una especie de sostén. Este sostén es el elemento se- midtico. Asf el nexo significativo de las palabras y de las proposiciones es el portador en el cual tinicamente, en un rayo, se enciende la semejanza. Porque su produccién por parte del hombre —como la percepcién que ticne de ella— est4 con- fiada en muchos casos, y sobre todo en los mas importantes, a un rayo. Pasa en un instante. No cs improbable que Ja rapidez en el escribir y en el Icer refuerce la fusién de lo semidtico y de lo mimético en el ambito de la lengua. «Leer lo que nunca ha sido escrito.» Tal lectu- ra cs la mds antigua: anterior a toda lengua —la lectura de las visceras, de las estrellas o de las danzas. Mas tarde se constituyeron anillos inter- medios de una nueva lectura, runas y jeroglificos. Es légico suponcr que fueron éstas las fases a través de las cuales aquella facultad mimética que habia sido cl fundamento de la praxis oculta hizo su ingreso en la escritura y en la lengua. De tal suerte la lengua seria cl estadio supremo del com- portamiento mimético y el mas perfecto archivo de semejanzas inmateriales: un medio al cual emi- graron sin residuos las mds antiguas fuerzas de produccién y recepcién mimética, hasta acabar con las de la magia.