Вы находитесь на странице: 1из 11
Editorial (Pág. 2) EL ECOLOGISMO PEQUEÑO- Los estudiantes contra la educación de mercado (Pág. 4)
Editorial (Pág. 2) EL ECOLOGISMO PEQUEÑO- Los estudiantes contra la educación de mercado (Pág. 4)

Editorial (Pág. 2) (Pág. 2)

EL ECOLOGISMO PEQUEÑO-Editorial (Pág. 2) Los estudiantes contra la educación de mercado (Pág. 4) BURGUÉS cONTRA BLO REBELDE

Los estudiantes contra la educación de mercadoEditorial (Pág. 2) EL ECOLOGISMO PEQUEÑO- (Pág. 4) BURGUÉS cONTRA BLO REBELDE (Pág. 6) EL PUE-

(Pág. 4)

BURGUÉS cONTRA BLO REBELDE (Pág. 6)

EL PUE-

Manuel gutiérrez pre-(Pág. 4) BURGUÉS cONTRA BLO REBELDE (Pág. 6) EL PUE- Sobre la represión (Pág. 12)) ¿A

Sobre la represióncONTRA BLO REBELDE (Pág. 6) EL PUE- Manuel gutiérrez pre- (Pág. 12)) ¿A qué nos referimos

(Pág. 12))

¿A qué nos referimos con Revolución Educativa? (Pág. 18) (Pág. 18)

sente (Pág. 10)

geno (Pág. 14) (Pág. 14)

Frente al gas lacrimó-

EDITORIAL En lo que va de este año 2011, hemos visto el inmenso desarrollo de
EDITORIAL En lo que va de este año 2011, hemos visto el inmenso desarrollo de

EDITORIAL

En lo que va de este año 2011, hemos visto el inmenso desarrollo de las movili- zaciones a nivel nacional, las cuales han recuperado diferentes formas de lucha históricas: paros, tomas, desalojos, re-tomas, asambleas, ocupación de calles, etc. Éstas acompañadas de una creciente efervescencia social, la cual en la ma- yoría de los casos ha desbordado las fronteras estudiantiles. A estas alturas del año, nadie puede ya negar que el movimien- to estudiantil posee inmensas posibilidades de conquistar sus demandas más inmediatas, e incluso más, avanzar hacia un cambio radi- cal en las bases que sustentan el actual mo- delo educacional, o al menos – en el peor de los casos- sentar las bases sociales y políticas para que ello se produzca en el mediano pla- zo.

Como Convergencia Estudiantil considera- mos que el movimiento estudiantil de base se ha visto potenciado al posicionar luchas históricas que superan las mediocres refor- mas al modelo capitalista-neoliberal, que las direcciones reformistas y conciliadoras han intentado imponer sin éxito alguno.

ción interna, que se ha hecho patente durante todo el proceso, hoy se encuen- tra mucho más marcada, pues tras cada día que pasa, va colocando el panora- ma (como por ejemplo el riesgo de perder el semestre o el año académico) de cada estudiante mucho más complicado, por lo que también el compromiso de los diferentes sectores políticos con el movimiento estudiantil, se va haciendo patente.

con el movimiento estudiantil, se va haciendo patente. El primer sector del que hablamos: las ba-

El primer sector del que hablamos: las ba- ses, son la parte mayoritaria dentro del mo- vimiento estudiantil, y como decíamos son rupturistas, a pesar de su situación – históri- camente- fragmentada y atomizada, ha cre- cido considerablemente tanto en cantidad, como en calidad; alimentando y multiplican- do las movilizaciones en miles y miles, apor- tando con ingenio, creatividad y combativi- dad. Son a quienes vemos encabezando las tomas y retomas de liceos y universidades a lo largo de todo el país; planteando directa- mente la gratuidad total de la educación, la implementación del cogobierno y la des- municipalización; entre otras demandas históricas.

El segundo sector (cercano al PC y al Con- certación), que a pesar de llevar detrás un movimiento muy potente, plantean una serie de reformas tibias que no apuntan a resolver el problema estructural del modelo educativo, sino más bien, se concentra en pedir –solo- más inyección de recursos para las universidades pertenecientes al CRUCH (que concentra a la mayor parte de los estudiantes más ricos y más beneficiados del país), mien- tras que para los CFT’s, IP y Universidades Privadas, donde estudia el 78% de los estudiantes de educación superior y, más importante aún, se encuentran los estudiantes más

3
3
más importante aún, se encuentran los estudiantes más 3 El movimiento estudiantil chileno construye su poder

El movimiento estudiantil chileno construye su poder político sobre la base de la cons- trucción colectiva de plataformas y cordones de organización estudiantil terri- toriales, comunales y convergentes, los cuales han permitido proyectar un mo- vimiento sólido y oxigenado, que asume con mayor conciencia el trabajo a ni- vel local pero pensando –siempre- en transformaciones a nivel global. Sin em- bargo, también se observan diferencias entre el movimiento, por un lado las bases buscan salidas rupturistas, mientras que por otro lado las vocerías (ya debilitadas) de la CONFECH se caracterizan por ser moderadas. Esta contradic-

2
2
pobres y con menos beneficios, sólo se exige fiscalización y regulación del Lu- cro, entre
pobres y con menos beneficios, sólo se exige fiscalización y regulación del Lu- cro, entre

pobres y con menos beneficios, sólo se exige fiscalización y regulación del Lu- cro, entre otras medidas que no dan con las soluciones necesarias: Gratuidad, Co – gobierno y autonomía universitaria.

Por lo tanto la tarea histórica de los estudiantes revolucionarios deben estar enfocadas en seguir impulsando las demandas que apuntan a las transforma- ción estructural del modelo educacional, en disputarle a los reformistas, mode- rados y claudicantes, los diferentes espacios de discusión y dirección política, de manera que avancemos en la construcción de una mayoría que luche deci- didamente por una educación al servicio de los pobres. Al igual que debemos mantener un posición de intransigencia respecto a sentarse a conversar con el gobierno, mientras no exista un compromiso real de gratuidad, autonomía y democracia estudiantil para todos los planteles educacionales de Chile.

¡! PORQUE NO QUEREMOS MIGAJAS ¡! ¡! POR LA REVOLUCIÓN EDUCATIVA ¡! ¡! EDUCACIÓN GRATUITA, CO - GOBIERNO Y AUTONOMÍA EDUCATIVA¡!

El movimiento estudiantil aun se encuentra en alza y con plena vitalidad, y su- ma sin parar esfuerzos y apoyos de otros sectores populares que comprenden que la solidaridad de clase es más que solo un consigna vacía y entienden tam- bién que darle un golpe al Estado burgués, al sistema capitalista y el modelo económico en la educación, es asestar un golpe estratégico a uno de los princi- pales reproductores de las condiciones de explotación y que además funciona como un aparto de reproducción y dominación ideológica.

Sin duda, pese a la fortaleza del movimiento en esta coyuntura, existen varias formas de plantear la lucha contra la educación de mercado y sus posibles so- luciones. En este sentido la CONFECH donde la Concertación y la JJCC poseen una leve mayoría, es donde existe un proyecto político muchos más claro y hegemónico, que en términos simples se basa en inyectar más recursos econó- micos y fortalecer –por medios económicos y algunos filtros de admisión- el sistema educacional hoy existente. En el fondo nosotros lo vemos como un fortalecimiento de la educación bajo la forma ya existente, centrando en la mejora de las universidades tradicionales, lo cual no contemplan una reforma educacional que genere transformaciones estructurales, además de esto, da la

transformaciones estructurales, además de esto, da la lOS ESTUDIANTES CONTRA LA EDUCACIÓN DE MERCADO Desde la
transformaciones estructurales, además de esto, da la lOS ESTUDIANTES CONTRA LA EDUCACIÓN DE MERCADO Desde la
transformaciones estructurales, además de esto, da la lOS ESTUDIANTES CONTRA LA EDUCACIÓN DE MERCADO Desde la
transformaciones estructurales, además de esto, da la lOS ESTUDIANTES CONTRA LA EDUCACIÓN DE MERCADO Desde la

lOS ESTUDIANTES CONTRA LA EDUCACIÓN DE MERCADO

Desde la “Revolución Pingüi- na” que no veíamos en Chile un alza tan importante en el movimiento de masas estu- diantil, nuevamente los estu- diantes de todos los niveles educacionales, han salido a la calles a protestar contra un sistema basado en la de- sigualdad y que tiene como único objetivo seguir repro- duciendo la explotación de una clase por otra.

4 5
4
5
espalda a la universidades privadas, centros de formación técnica y técnico profesional, que en este

espalda a la universidades privadas, centros de formación técnica y técnico profesional, que en este momento concentran la mayor parte de los estudian- tes pobres de nuestro país.

Por otro lado, existe un sector mayoritario pero aun desorganizado y que ade- más está fuera de las representaciones tradicionales (federaciones y centros de estudiantes). La mayoría se encuentra organizando en incipientes asam- bleas generales, de forma horizontal y por medio de democracia directa, po- seen como norte principal la lucha por la estatización de la educación y la puesta de esta al servicio de las clases populares. En este sector nos encontra- mos como Convergencia Estudiantil, sin pretender romper con la unidad del movimiento, si creemos que es necesario crecer dentro de él con posiciones revolucionarias que pongan en el centro de la discusión y las demandas, la ne- cesidad de impulsar una transformación estructural del sistema de educación que apunte directamente y sin contemplaciones, la gratuidad y la democrati- zación de la educación en todos sus niveles. Con esto no pretendemos negar la necesidad de la lucha por reivindicaciones y reformas históricas que tiendan a una hacia una trasformación radical del sistema, pero si rechazamos las refor- mas estéticas que impulsan quienes hoy en día tienen la mayor parte de las federaciones estudiantiles.

La tarea hoy día es crecer e impulsar dentro del movimiento estudiantil y des- de las bases la lucha por transformaciones radicales, por la educación gratuita, el co-gobierno y la autonomía educativa.

¡! LUCHANDO POR EDUCACIÓN AL SERVICIO DE LOS POBRES ¡!

¡! LUCHANDO POR EDUCACIÓN AL SERVICIO DE LOS POBRES ¡! EL ECOLOGISMO PEQUEÑOBURGUÉS CONTRA EL PUEBLO

EL ECOLOGISMO PEQUEÑOBURGUÉS CONTRA EL PUEBLO REBELDE

El proyecto depredador de HidroAysen desató una airada respuesta bajo la forma de movilización social, por primera vez en Chile vimos multitudinarias marchas contra un proyecto que destruirá parte importante de nuestra Pata- gonia. Las movilizaciones fueron convocadas por ONG’s ecologistas, por medio de redes sociales y boca a boca. Las primeras marchas superaron ampliamente las estimaciones más audaces, sacando fácilmente a la calle a más de 100.000 personas a las calles en todo Chile.

6
6
a más de 100.000 personas a las calles en todo Chile. 6 Muchos asistimos a las

Muchos asistimos a las movilizaciones para reclamar no tan solo contra el pro- yecto de HidroAysen sino contra lo que sindicamos como el problema central; el capitalismo depredador y por tanto también nuestro enemigo de clase; la burguesía monopólica trasnacional, que de la mano de la burguesía nacional, está detrás de este proyecto destructor. Comprendiendo esto, que el proble- ma principal es el capitalismo depredador y que en última instancia el proble- ma ecológico no es más que una manifestación de la lucha de clases. Es que nuestra posición política frente al tema fue y es clara y precisa: contener el avance del capitalismo por medio de la organización, la movilización y la lu- cha popular.

Las movilizaciones contra el megaproyecto de Hidroaysén, fueron multi clasis- tas, se vieron sectores de la burguesía nacional y de la pequeñaburguesía, ad- quidiendo y defendiendo discursos contra la hidroeléctrica. Por otra parte, también los sectores populares salimos a las calles a protestar, de hecho nues- tra participación aumentó las marchas en miles de personas, las que organiza- da o no organizadamente, proveímos de combatividad las movilizaciones, de- fendiendo nuestro derecho a expresarnos libremente por las calles de Chile, y nuestro derecho a la autodefensa ante la represión ejercida por Fuerzas Espe- ciales de Carabineros. No negamos la existencia del “lumpen” desorganizado y violento, sin embargo tampoco lo catalogamos como de “vándalos” y “delincuentes”, sino como expresión de la rabia y rebeldía, contra un modelo opresor, represor y explotador. No hace falta saber demasiado más, cuando la realidad nos golpea a diario, para sentir rabia e impotencia frente a las de-

a diario, para sentir rabia e impotencia frente a las de- sigualdades e injusticias. Ante estas

sigualdades e injusticias. Ante estas situaciones de rebeldía generalizada del pueblo, que se hacía pre-

7
7
a las de- sigualdades e injusticias. Ante estas situaciones de rebeldía generalizada del pueblo, que se
sente con fuerza y rabia en las movilizaciones, es que los sectores pequeñobur- gueses que
sente con fuerza y rabia en las movilizaciones, es que los sectores pequeñobur- gueses que

sente con fuerza y rabia en las movilizaciones, es que los sectores pequeñobur- gueses que están a la cabeza de las ONG’s convocantes y que de alguna forma son quienes representan “oficialmente” el sentir de quienes no están de acuer- do con el proyecto que destruirá parte de nuestra Patagonia, comenzaron una campaña mediática, que bajo la excusa de perseguir a los “encapuchados” y/o “violentistas”, provocaron la exclusión del mundo popular de la movilizaciones

y que engrosaban en miles las marchas.

tes” (entre otras) lo cual para nosotros no es más que decir “que se vayan los pobres”, “que se vaya el pueblo”, “que se vayan los trabajadores”, etc. A tal punto, que se organizaron “brigadas” especialmente preparadas para detectar y entregar al pueblo rebelde que manifestaba su descontento, su inconformi- dad, su falta de oportunidades o simplemente su rabia, por medio de la violen- cia –para nosotros- política.

por medio de la violen- cia –para nosotros - política. Esta discriminación de clase detonó –inevitablemente

Esta discriminación de clase detonó –inevitablemente- en que de 45.000 movilizados, se cayera estrepitosamente a 5.000 pequeñoburgueses (desde el punto de vista de condición de clase y desde el punto de vista ideológico) que no van precisamente a las marchas a protestar, sino que buena parte de ellos, lisa y llanamente van a carretear. La últi- ma marcha, de apenas 5.000 personas fue prácticamente una fiesta, donde era más fácil encontrar pitos, copete y música, que hom- bres y mujeres luchando por la conservación de la naturaleza y un mejor devenir para nues- tros hijos en esta maltrecha y explotada pa- tria.

Pero quien nos lee se preguntara ¿porque razón sostenemos que el obje- tivo real era excluir a los sectores po- pulares de las movilizaciones?; desde un comienzo que nuestra presencia po- pular incomodó a los organizadores y a gran parte de los asistentes “clase me- dia”, quienes reaccionaban atacando verbal y físicamente a quienes visual- mente nos veíamos diferentes, o que teníamos una actitud de rebeldía, acompañada de gritos y consignas de resistencia, anticapitalistas, contra el gobierno y de revolución. Esta situación (que insistimos) que en parte fue propiciada por decenas o quizás cientos de organizaciones políticas, colecti- vos, movimientos y coordinadoras revolucionarias, y en parte por pueblo re- belde no organizado, fue la que incomodó (por decirlo sutilmente) a las “capas medias” movilizadas.

Entendamos de una vez por toda, que es nece- sario caminar unidos para frenar el mega- proyecto, lo cual no significa que nos subordi- nemos como pueblo o que nos acaudillen, ¡NO! Significa que tenemos que darle un con- tenido de clase a las luchas, y escalar al inte- rior de los movimientos sociales con posicio- nes populares y revolucionarias, y que aporten de diferentes frentes y también de diferentes formas, a la lucha por una sociedad mejor, una sociedad más justa, una sociedad con sus re- cursos naturales protegidos y al servicio de nuestro pueblo… una sociedad so- cialista.

al servicio de nuestro pueblo… una sociedad so- cialista. Estos sectores, en su estreches ideológica producto

Estos sectores, en su estreches ideológica producto –obviamente- de su con- dición de clase, han sostenido que el problema de “HidroAysen” no es un problema “político sino un problema ciudadano” (¿!). Negando a priori todo carácter de clase al problema.

Volviendo al tema de las marchas. El condicionamiento de clase de los con-

ductores políticos de las movilizaciones y de quienes hacen eco de esa convo- catorias, es tal, que se comenzó a hacer recurrente el comportamiento xenofó- bico y segregacionista contra nosotros; los pobres de esta patria, a la ya tradi- cional conducta (tristemente popularizado por las JJCC) de marginar, perseguir

y entregar a quienes se organizan en torno a la autodefensa, se sumaron las

burlas, los gritos de que “se vayan los sopaipillas”, “que se vayan los flai-

8 9
8
9
a la autodefensa, se sumaron las burlas, los gritos de que “se vayan los sopaipillas”, “que
¡MANUEL GUTIÉRREZ PRESENTE! Declaración frente al asesinato de Manuel Gutiérrez y los actos de represión:

¡MANUEL GUTIÉRREZ PRESENTE!

Declaración frente al asesinato de Manuel Gutiérrez y los actos de represión:

Durante los dos días de paro nacional convocados por la Central Unitaria de Trabajado- res (CUT), se demostró con fuerza el descontento social frente a un gobierno que no ha sabido escuchar ni mucho menos ha podido entender el malestar de la gente. El sentir popular se expresó si- multáneamente en muchos lugares del país, a todas horas del día y de distintas maneras: cacerolazos, marchas, mítines, cortes de calle, barricadas (algunas acompañadas de enfrentamiento contra los pa- cos) etc.

Fue en este contexto, la noche del jueves 25 de agosto en la pobla- ción Jaime Eyzaguirre de la comuna de Macul, que el joven Manuel Gutiérrez Reinoso, recibió un balazo en el pecho, herida que a las pocas horas le produjo su muerte. Su hermano que le acompañaba en esos momentos declaró: "íbamos caminando con mi hermano hacia la pasarela del Valle y de repente apareció un automóvil de policía, disparó tres veces, uno de los disparos le llegó en el pecho, cayó al suelo y después de un par de horas esa herida lo mató”. El segundo de los tres disparos propinados por carabineros, le dio a otro vecino de la población, causándole una herida en el hombro. A pesar de los testimonios del hermano de Manuel, y de vecinos que presenciaron el ataque, las fuerzas policiales declararon de inmedia- to que no eran responsables del ataque armado.

Manuel era un joven de 16 años de edad, cursaba tercero medio en el Colegio Saint Lawrence, y era un activo participante de la Iglesia, un muchacho co- mún y corriente que vio su vida truncada por el cobarde y despiadado accionar de Ca- rabineros.

Sin embargo, la población Jaime Eyzaguirre no fue el único lugar afectado, en diversos puntos de nuestro país también otros valientes luchadores, estudiantes, trabajadores y pobladores sufrieron las consecuencias del accionar represivo que impone el go- bierno, en Concepción un niño de 12 años recibió en su pómulo el impacto de una bomba lacrimógena, desfigurándole la cara. También se registraron casos de heridos por balines y perdigones de goma.

Y como es de costumbre luego de cada fecha de expresión popular en las calles y re- presión y abuso policial, el vocero de gobierno señaló que ellos respaldan el actuar de carabineros.

Estos son claros ejemplos de la forma de actuar que tienen las clases dominantes due- ños del poder económico y político en Chile. Estamos convencidos de que no son ac-

10
10
ciones aisladas ni accidentales, pues históricamente cada vez que los intereses de los poderosos han
ciones aisladas ni accidentales, pues históricamente cada vez que los intereses de
los poderosos han sido amenazados o afectados, éstos responden con violencia
golpeando, torturando y matando.
Analizando y entendiendo lo anterior:
1. Hacemos un llamado a todo el pueblo a que solidarice con
la muerte de Manuel Gutiérrez Reinoso, a solidarizar con su
familia y el difícil momento que sufren a causa del brutal ac-
tuar de carabineros bajo el amparo del gobierno, y que en
conjunto exijamos que se aclaren las circunstancias de su
muerte y se haga justicia con quién resulte responsable de
ésta.
2. Llamamos a repudiar enérgicamente el accionar de los
aparatos represivos del Estado, y a los poderes políticos que
lo controlan; esto es también, repudiar al gobierno de turno,
los ricos y los dueños del poder que hacen y deshacen a su
merced sin importarle que inocentes mueran con tal de pro-
teger sus intereses personales.
3. Hacemos un llamado a organizar la autodefensa de masas,
crear organización con capacidad de defender a nuestros
compañeros, a nuestra población; puesto que en la medida
que vaya aumentando la movilización social y la organización
política, los aparatos represivos y de inteligencia del Estado
buscarán también golpearnos más fuerte. Debemos enten-
der, en consecuencia, que la violencia que ejercen los dueños
del poder mediante sus aparatos represivos seguirá en au-
mento. Por tanto se hace INDISPENSABLE preparar las condiciones para defen-
dernos de los ataques violentos.
También declaramos que la protesta es una vía legítima para demostrar el des-
contento existente, y es la única herramienta que los pobres tenemos para exigir
y luchar por nuestros derechos e intereses. Por lo mismo, el pueblo no puede ser
reprimido ni oprimido por ejercer o pelear porque se ejerzan sus derechos.
Finalmente, somos enfáticos en declarar que rechazamos profundamente el ase-
sinato de Manuel Gutiérrez Reinoso, así como todos los actos violentos cometi-
dos contra el pueblo y sus organizaciones sociales y políticas.
¡Que ningún abuso contra el pueblo quede impune!
¡Manuel Gutiérrez presente!
11
11
sociales y políticas. ¡Que ningún abuso contra el pueblo quede impune! ¡Manuel Gutiérrez presente! 11
sociales y políticas. ¡Que ningún abuso contra el pueblo quede impune! ¡Manuel Gutiérrez presente! 11
SOBRE LA REPRESIÓN E ste año ha sido sin duda un año de mucha lucha

SOBRE LA REPRESIÓN

Este año ha sido sin duda un año de mucha lucha

y movilización social. Marchas masivas por la edu- cación, la Patagonia, en apoyo a los peñis, protes- tas territoriales; como las protagonizadas por los pobladores de Dichato, en diferentes focos a lo largo de todo Chile para el 24 y 25 de agosto (días de paro nacional convocado por la CUT), y tam-

bién para el 11 de septiembre. Solo por nombrar algunos ejemplos.

Represión:

Acto, o conjunto de actos, ordinariamente desde el poder, para contener, de- tener o castigar con vio- lencia actuaciones políti- cas o sociales.

Opresión:

Someter a una persona, a una nación, a un pueblo, etc., vejándolos, humillán- dolos o tiranizándolos.

La respuesta de parte del Gobierno, para cada una de estas manifestaciones, ha sido la represión y la criminalización. No es un secreto para nadie el uso excesivo de los gases lacrimógenos y del gua-

naco en las calles; que nuestros compañeros y compañeras son detenidos (as), golpeados (as) y humillados (as), de igual forma, hemos visto montajes, perse- cución y hostigamiento político.

visto montajes, perse- cución y hostigamiento político. 12 Por otro lado, el Estado utiliza otros medios
12
12

Por otro lado, el Estado utiliza otros medios de dominación de la sociedad, como por ejemplo el uso de los medios de comuni- cación para criminalizar la pro- testa social, a través de los cua- les han buscado desviar la aten- ción hacía los “encapuchados”, “delincuentes” y “vándalos”. Paralelamente, hemos sido tes- tigos de cómo el Gobierno, en un intento desesperado por de-

de cómo el Gobierno, en un intento desesperado por de- tener y dividir el movimiento estudiantil,

tener y dividir el movimiento estudiantil, ha puesto en marcha políticas como la de adelantar las vacaciones de invierno y hacer clases en otros lugares para quienes “no quieren perder el año”, etc. A su vez, los poderosos han intentado de todas las maneras posibles desle-

gitimar que las marchas vayan por las calles principales, argumentando que “los vecinos están cansados”, no ad-

mitiendo que el marchar por las ca- lles principales de las diferentes ciu- dades, le sirve al movimiento para hacer más visibles las demandas, por lo mismo se nos ha prohibido mar- char, o se ha cambiado el recorrido (nos mandan a dar vueltas a donde nadie puede vernos ni escucharnos);

y por si fuera poco, ya se está trami-

tando la modificación al decreto 1086, sancionando el uso de la “capucha” y aumentando la pena por desorden público de 341 días a 3 años.

la pena por desorden público de 341 días a 3 años. Sin embargo, nos interesa señalar

Sin embargo, nos interesa señalar que la actitud represiva por parte del go- bierno de derecha no es diferente al actuar de los gobiernos de la Concerta- ción, donde recordemos, no sólo había represión brutal en las calles, sino que también persecución y hostigamiento político. Durante gobiernos de la Concer- tación se asesinó a muchos luchadores populares. Desde el “regreso a la demo- cracia”, ya van 75 muertos. Sólo durante los gobiernos de la Concertación fue- ron muertos 74.

Por lo mismo, somos enfáticos(as) en señalar que mientras el poder económi- co, político y militar se encuentre concentrado en unas pocas – y las mismas – manos, independiente de a qué coalición o partido político representen, estos siempre intentarán proteger sus intereses, y para eso intentarán convencernos

nosotros mismos de que “así funcionan las cosas” casi por leyes naturales, desconociendo las contradicciones intrínsecas del capitalismo en su forma

a

13
13
las cosas” casi por leyes naturales, desconociendo las contradicciones intrínsecas del capitalismo en su forma a
neoliberal. Si es que la persuasión no les funciona, entonces no dudarán en golpear, torturar

neoliberal. Si es que la persuasión no les funciona, entonces no dudarán en golpear, torturar y asesinar a quienes pongamos en jaque su paz y afectemos directa o indirectamente sus intereses de clase.

El llamado es a organizarse contra la represión; actuando unidos en las calles,

además de buscar medios y formas de protegernos entre nosotros mismo y nuestras marchas. Si actuamos de manera organizada en la calle, también se hace más fácil reconocer a los verdaderos infiltrados: los pacos de civil y la prensa al servicio de los ricos.

A continuación, y coherente a lo que hemos señalado, compartimos una serie

de informaciones y consejos para enfrentar a las lacrimógenas, armas amplia-

mente utilizadas por la represión del Estado, de manera que podamos aplacar

o contrarrestar sus nocivos y paralizantes efectos.

aplacar o contrarrestar sus nocivos y paralizantes efectos. FRENTE AL GAS LACRIMÓGENO ¿ Q ué medidas

FRENTE AL GAS LACRIMÓGENO

¿Qué medidas podemos tomar para evitar o disminuir sus efectos?

14
14
podemos tomar para evitar o disminuir sus efectos? 14 En cuanto a la vestimenta, no son
podemos tomar para evitar o disminuir sus efectos? 14 En cuanto a la vestimenta, no son

En cuanto a la vestimenta, no son conve- nientes los géneros como la franela o si- milares, ya que la transpiración potencia el efecto del gas. Del mismo modo, no es apropiado vestirse con prendas de ropa pequeñas, que dejen la piel en exposición. En el caso tener el cabello largo, es conve- niente recogerlo bajo un gorro o pañole- ta, ya que el gas impregna el cabello, pro- longando su efecto. Si es posible, no lleve lentes de contacto. Se puede utilizar amo- níaco, impregnado en un algodón. Se as- pira corto y fuerte y ayuda a despejar las vías respiratorias. Su uso debe ser espa- ciado en el tiempo y limitado en sus dosis (una o dos aplicaciones). Las personas asmáticas, o con otras enfermedades res- piratorias, es preferible que se abstengan de su uso. Como el amoníaco se evapora rápidamente, es necesario contar con una o más personas que porten un recipiente con dicho elemento. También es de cierta utilidad chupar trozos de limón. Se puede aplicar sal bajo los ojos, ya que absorbe la secreción del lagrimal que genera el gas lacrimógeno. Los efec- tos de los gases lacrimógenos pueden ser perjudiciales para el feto, así que si está embarazada o lo sospechas, acompáñenos desde su casa.

Los gases lacrimógenos pueden inducir episodios de asma, así que, si es asmá- tico, traiga su inhalador y salga de la manifestación al primer indicio de gases lacrimógenos. Cuidados similares deberá tener una persona que sufra de algu- na enfermedad cardiaca. Debe evitarse fumar durante la movilización, ya que disminuye las capacidades respiratorias, que se encuentran afectadas por el gas.

¿Qué hacer ante un ataque con gas lacrimógeno?

En general, es posible determinar cuando el ataque es inminente, en ese mo- mento y sobre todo en la vía pública, hay que tratar de determinar la existen- cia de brisas o viento, y su dirección. La primera reacción ante el disparo de bombas lacrimógenas debe ser mantener la calma. Dadas las características del proyectil, su tamaño y diseño implican una mayor resistencia al aire, por lo

15
15
calma . Dadas las características del proyectil, su tamaño y diseño implican una mayor resistencia al
que existe un lapso de tiempo en el cual uno puede advertir la dirección y
que existe un lapso de tiempo en el cual uno puede advertir la dirección y

que existe un lapso de tiempo en el cual uno puede advertir la dirección y el posible lugar de caída de la bomba. Es impres- cindible no perder de vista el proyectil o su estela, no darle la espalda a la policía y no correr. Ante el disparo de una bomba lacrimógena es posible replegar- se con rapidez, sin necesidad de perder el control. Todo esto tie- ne como objetivo el tratar de evitar que el proyectil impacte en el cuerpo. La protección de la nariz y boca se inicia cuando son disparadas las bombas lacri- mógenas, no cuando ellas ya han caído en las proximidades y han comenzado a expandir el gas, el objetivo es inhalar la menor cantidad posible del mismo. La neutralización de las bombas lacrimógenas puede ser intentada de diversas maneras: cubriéndola con un paño grueso y húmedo, cubriéndola con tierra, sumergiéndola en un recipiente con agua, quemando materiales de rápida combustión, ubicados muy próximos a la bomba lacrimógena. Se debe tomar la bomba lacrimógena con guantes industriales o un paño grueso mojado para evitar quemaduras puesto que el recipiente metálico que las contiene está muy caliente. También se puede patear, pero es menos imprecisa su di- rección.

Si el gas lacrimógeno rodea a la persona por todas partes o bien se encuentra en un reducto cerrado, imposibilitado de salir, no debe correr ni agitarse, ya que eso aumenta la actividad respiratoria, haciéndolo inhalar más gas, tam- bién se debe evitar respirar por la boca. El gas tiende a subir, por lo que el afectado debe arrojarse al piso, cerrando los ojos y respirando a través del pa- ño o pañuelo. Es una de las situaciones más extremas y requiere que el afecta- do mantenga un gran control de sus nervios. En esta circunstancia es probable que surjan deseos de vomitar, hay que tratar de no toser, porque esto hará inhalar más gas, no se deben abrir los ojos y menos tocárselos. En lo posible, luego de un ataque con gas lacrimógeno, hay que tratar de encontrar un sector con aire fresco. Si es posible, es conveniente enjuagar la boca con agua y lim- piar las fosas nasales. No hay que mojarse el resto del rostro y menos los ojos, porque aumenta el efecto del gas.

Por último, al volver a casa, hay que quitarse la ropa utilizada en la manifesta-

16
16
casa, hay que quitarse la ropa utilizada en la manifesta- 16 ción lo más pronto posible,

ción lo más pronto posible, más aún si en el hogar se encuentran niños peque- ños. Al bañarse, para quitarse los residuos de los gases en la piel, se debe ha- cer sin restregar y sin usar jabón. Intenta siempre usar solo agua fría, pues el agua caliente abre los poros, lo que produce una mayor absorción de los quí- micos.

SOLUCIÓN CASERA PARA EVITAR LOS EFECTOS DE LOS GASES

1. Busca una botella, preferiblemente de plástico, que sea fácil de abrir y ce- rrar.

2. Añadir de 10% a 15% de aceite vegetal.

3. Llenar el resto con agua.

4. Añadir una cucharada de lava loza.

5. Bate la botella hasta que todo se disuelva parejo. Si no se disuelve parejo,

añadir otra cucharada de jabón.

6. Tener una segunda botella de agua para enjuagarse la solución.

7. Aplique la solución en un paño o directamente y limpie el área afectada.

Cuidado con los ojos.

8. Enjuague la solución con agua.

¡Los lentes o máscaras de nadador y buceo también constituyen una buena protección para los ojos!

con agua. ¡Los lentes o máscaras de nadador y buceo también constituyen una buena protección para
17
17
con agua. ¡Los lentes o máscaras de nadador y buceo también constituyen una buena protección para
¿A qué nos referimos con Revolución Educativa? totalmente distinta en donde el poder de decisión
¿A qué nos referimos con Revolución Educativa? totalmente distinta en donde el poder de decisión

¿A qué nos referimos con Revolución Educativa?

totalmente distinta en donde el poder de decisión y autodeterminación resida en el propio pueblo (Poder Popular).

Las luchas reivindicativas nos permiten ir conquistando ganancias para nues- tro pueblo, a la vez que también vamos construyendo una educación diferente (talleres con niños, talleres de reforzamiento, preuniversitarios populares, educación popular, etc.). De manera que sea el mismo pueblo, el que vaya edi- ficando una educación al servicio del mismo. Por tanto, la Revolución Educati- va se conquista a la vez que se construye.

Hoy tenemos un régimen político de democracia restringida a la que llaman “democracia representativa”, un modelo económico capitalista –neoliberal, y un modelo educativo caracterizado por encontrarse al servicio de quienes po- seen el poder económico y político; quienes lo utilizan para reproducir una educación de ricos para ricos y una educación de pobres para pobres, impo- niendo a través de ella su visión del mundo, sus formas de pensar, y enseñándonos a ser esclavos obedientes y sumisos; negándonos la educación como un derecho elemental. Por lo mismo, no entregarán el control de la educación, pues eso atentaría directamente contra sus intereses, y la reproducción de los mismos.

contra sus intereses, y la reproducción de los mismos. En la lucha por el derecho a

En la lucha por el derecho a la educación, nuestra propuesta de Revolución Educativa se diferencia de una Reforma y de las propuestas de otros sec- tores en tanto nosotros consideramos que la con- quista de puntos como el co-gobierno, la autono- mía universitaria y la gratuidad de la educación deben ser resultado de las luchas y propuestas que los mismos estudiantes vayan forjando al ca- lor de la lucha. Nada sacamos con instalar el co- gobierno si el poder seguiría estando en manos de los mismos al no tener los estudiantes ni la organi- zación, ni una perspectiva política que dote de un contenido popular a esos espacios. No creemos en las reivindicaciones por ser reivindicaciones, sino porque nos permiten mejorar la condiciones de vida de nuestro pueblo y generar en el estudiantado conciencia, organización y capacidad de movilización.

Por lo mismo creemos que no será posible cam- biar de manera consistente el actual modelo edu- cativo liberal sólo con reformas, sino que necesi- tamos una Revolución educativa, la que transfor- me radicalmente todo el conjunto de relaciones, estructura y contenidos que le definen. ¿Que sa- camos con cambiar la educación si en la pobla- ción, la televisión, las modas, los problemas fami- liares derivados de la desigualdad económica siguen afectando a los estudian- tes?

Cuando hablamos de Revolución Educativa, estamos hablando de “cambiar los intereses a los que la Educación sirve” una educación al servicio y en manos del pueblo, a la cual todos tienen acceso, estrechamente ligada con las nece- sidades de la sociedad, promoviendo valores solidarios, fraternos y críticos, con un conocimiento construido colectiva y libremente.

Por lo tanto, la Revolución Educativa es sólo un aspecto de una lucha mucho mayor, la lucha por la Revolución Social. Sólo lograremos construir una educa- ción distinta si esta es parte de un proceso de construcción de una sociedad

18
18
es parte de un proceso de construcción de una sociedad 18 Hemos planteado cuatro pilares en

Hemos planteado cuatro pilares en los que se debe fundamentar el sistema educativo y, a la vez, conquistar y construir una Educación al servicio del pue- blo. Estos pilares fundamentales son: A) Autonomía Educativa real respecto al poder político, religioso, económico y los poderes fácticos, b) Co-gobierno de las comunidades educativas en todo el sistema educativo, c) Libre acceso al conocimiento y d) Construcción colectiva y crítica del conocimiento.

Con el objetivo de aportar en el debate, en los siguientes números de Factor R, detallaremos y problematizaremos cada uno de los pilares en los que se sus- tenta nuestra propuesta.

19
19
de Factor R, detallaremos y problematizaremos cada uno de los pilares en los que se sus-