Вы находитесь на странице: 1из 55
INDICE, EI Concepto de Frontera en el Proceso Histérico dela Antigua Mesopotamia Gandulla, B, El Irdn y la Migracién de los Indo~ Ghirshman, R. 3 y de los Iranios Paralelos nuzitas de las leyes y costumbres del Antiguo Testamento Gordon, C. H.: Los Hititas Hoffer Jr, H.A. Elrol de la familia extensa en la vida econémica del Reino de Arrapha Jankowska, N. B. La Cultura de la Media Luna Fertil Periferica: Conexiones Nor-orientales de Siria y Palestina en el III milenio a.C. Kelly - Buccellati, M. Introduccién, El fenémeno del nomadisino: mitos y problemas Khazanow A. = y7nrAo Ideologia Real y Administracion Estatal en el Ei Leprohon, R. J. (0 Farasnico El elemento hurrita en Sirin del Norte (c. 1350-1200) Liverani, M Mapas mentales e Ideologia: Reflexiones sobre Subartu Michalowski, P. 15 29 49 6 6 9 99 103 “Antologia de Textos 2 -Parte I- 3 ELCONCEPTO DE FRONTERA 'N EL PROCESO HISTORICO DE LA ANTIGUA MESOPOTAMIA BERNARDO GANDULLA. en L. Milano, et alii eds.): Landscapes, Territories and Horizons in the Ancient Near East, Papers presented to 44 Tencontre Assyriologique Internationale, Venezia 1997, Vol Il, p. 39-43, Padova, 1999 Como decia L. Fevre el hombre es para la Historia “algo que hay que explicar Que hay que entender. ¥ por tanto que hay que pensar.” Esto exige una préctica teéri- ca donde nuestro propio discurso esté comprometido por ser el medio por el cual lare- cconstruccin de esas sociedades humanas ser préxima o distante de su propia realidad. {Nuestro compromiso con el pasado es reconstruir ¢interpretar pero ce rsulta- do es lo sentido y vivido en esa época o es lo que nosotros imponemos a esa realidad para comprenderla desde nuestro presente?4 zestamos explicando ese tiempo o justfi- ‘cando el nuestro?; las fuentes documentaieg hablan su propio lenguaje o les hacemos decir lo que nuestro imaginario actual cree que deben significar? La explicacién del hecho histérico es un trabajo de alta complejidad cuyo pri- mer requisito es atender al marco general de los procesos, ubicados en su tiempo y segiin los condicionamientos de ambiente natural y humanof)Los documentos, aunque son la base esencial de Ia obtencion de los datos, no liberan per se la compleja trama Antologia de Textos 2 -Parte 1- 5 {el proceso general sino en grado minimo. Al contrario, muchas veces son una méscara ‘con la que los actores histéricos, consciente o inconscientemente, deforman la real dad de los hechos aumentando la dificultad para comprender los acontecimientos que estudiamos. Desatencer estas cuestiones nos evaria a intensificar la deformacign de la rea- lidad cayendo en las trampas historicas de facciones en lucha, discursos oficiales o la propaganda politica. El polémico andlisis realizado por P. Briant* de las obras de Kupper y Luke en tornoa la interpretacin del problema de nomades y sedentarios en Mati es esclarecedor al respect. “Es lamentable -pero fécilmente explicable, dice Briant, que hoy muchos his- toriadores o etn6logos se hallen confortablemente adaptados a ls fantasmaticasrepre~ sentaciones de ayer: prueba suplementaria si faltaba alguna- que, en los trabajos de investigacién sobre las sociedades antiguas y/o “primitivas”, el presente es tan ‘obsesionante como el ayer!”* {EI vocabalario usado por los investigadores no es un tema menor en el proble- rma del analisis tist6rico sino otro aspecto que no se tiene en cuenta con frecuencia ya 4que cada palabra usada implica un concepto y éste apunta a una forma particular de la realidad. En este caso nos preocupael uso de la palabra “frontera”en el proceso histérico de la Antigua Mesopotamia como ejemplo valido de la cuestién a que nos referimos Para comprender las dfcultades propias del vocabulario es necesario destacar aughay un “sia conceal lamado a vers “dente” 0 “eognoscitivo”- qués el factor fundamental de la comunicacién lingbisticady... se puede mostrar que es, ademés, una parte integral del funcionamiento esencial del lengua. diferenciéndo- se en esto de los dems tipos de significado..." _____ Bl signifado conceptual comora propiedades adicionales que resutan del ‘mundo real” enel cual se utiliza una determinada palabra., por lo tanto, desde el punto de vista metodoligico no es apropiado recurrirfcomo lo destacé C. Cahen hace mas de 30 aflos, a “empleo indefinido de términos técnicos hallados en la diferentes socieda- des; ni la palabra beneficium ni la palabra igta’ tienen siempre el mismo sentido, y no se puede traducir, asi como asi, la una por la otra También es necesario tener sentido de la mesura, y no concluir en que la semejanza de algunas instituciones fuera de con texto -0 su oposicién- tienen una semejanza u oposicién global, manfestada par una cetiqueta adherida al régimen§ Todo esto concurre a decir, elementalmente, que es nece- sari suber observara a Yez la pate y el todo, y por deteis de ls palabras —sea cual fuere su sentido propioi- las rrealidades concretas.”* ULa reflexion de Cahen tiene, en nuestra opinién, total aplicacién al uso de la palabra fronteraen la Antigua Mesopotamia pues en sentido estrcto la idea de “ronte- ra” surge de una concepcién politica especifica de la organizacién social del espacio, Es diferente ala nocién de frontera natural que en la Antigiedad,e incluso més moder- namente, fue una verdadera barrera entre pueblos y culturasfSe trata de lo que se ha 6 -Ficha de Cétedra- Iamado “nea fronteriza", ..cuya fijacion es resultado de la necesidad de establecer tuna delimitacign exacta, con el objeto de separar claramente dos estados... donde) lo real no es la linea abstracta sino la faja fronteriza... una zona neutral donde se erigen fortificaciones y se instalan guarniciones permanentes."* “Tanto en su significado conceptual como connotativo la palabra “frontera” se vineulestrechamente al concepto del “Estado-Nacién’ que supone una territoralidad precisa, Esta idea se desaroll6 en Occidenterecién a partir del siglo XVI, y perdura hasta el presente)" El agotamiento del ecumenismo cristiano, bajo la influencia de la Reforma -dice Zeller aparece como la causa o la consecuencia, segiin el punto de vista donde uno se coloque...Lo que cuenta unicamente, desde ese momento, son Tos Estados, multiples y diversos, entre los cuales se divide la sociedad crstiana. Cada uno deellos encama una nacién, cuyo deseo de ser y de vivir engendran manifestaciones de tegoisme colectivo, comparables a aquellos por los cuales el siglo XIX,en su declina- cién, ha creado la palabra nacionalismo.”” ‘[La “pulverizacién del ecumenismo” a Ta que alude Zeller es importante para mostrar que hasta el comienzo de la Edad Modema apenas existié un auténtico concep- to politico de “frontera’, porque esta no funciona“ dela misma manera en la economia feudal y en la economia capitalista En el primer caso es una zona de intercambios comerciales y humanos, de estatuis politico impreciso; hay soberanias locales que se {nstalan a caballo sobre los macizos montafiosos... Es la frontera-zona dicen los ge6~ grafos. Enel segundo caso se pasa ala fronteralinea, # una delimitacion estrita, en funciGn de las exigencias estatales més extremadas.. fn la Antigua Mesopotamia, donde no podemos hallar una idea genuina de territori estarlamos mas cerca del primer concepto de teritorialidad donde se enter dia el espacio “a través de Ia figura del dominio: el mismo es yuxtaposicién de domi- ios, Dominios divinos, ante todo. Dominios divinos, geografico-espirituales y seo- Fiales son definidos como campos de poder. La particin, el enmaraftamiento vertical 4b autoridades induce a una atomizacién en esferas y parcelas,77§ "Aunque los documentos dela Antigua Mesopotamia nos puedan parecen claros con relacién a la existencia de auténticas fronteras (particularmente en los tratados entre ciudades-Estado, “Estados” o “Imperios”) el andlisis histérico del proceso gene- rales una herramienta adecuada para limitar 0 moderar su aleance. H. Nissen,en una defensa implicita de la Arqueologfa frente a la Filologia res pecto del hecho por el que s6lo se podria hablar de historia cuando hay evidenc! Eseritas, destaca que“ las disciplina filol6gicas proclaman aer capuces de hacer pro shunciamnientos universals sobre el Estado, la comunidad, la economia, la religion y la ‘Nida eotidiana” basados en los textos escritos, en tanto que los arquedlogos dificil mente sienten la necesidad de tratar con cualquier campo aparte de aquellos que les arean maniflestamente aignados, sobre todo lo del art y la arquitecturag’® La Cien- ‘ia Hist6rica no esté menos marginalizada porque la Filologia también pretende reem- “Antologfa de Textos 2 -Parte I- 7