Вы находитесь на странице: 1из 7

ORACIÓN DE PAZ

SEÑOR,
Hazme un instrumento de tu paz:
allí donde haya odio
que yo ponga el amor;
allí donde haya ofensa
que yo ponga el perdón;
allí donde haya discordia
que yo ponga la unión;
allí donde haya error
que yo ponga la verdad;
allí donde haya duda que yo ponga la fe;
allí donde haya desesperación
que yo ponga la esperanza;
allí donde haya tinieblas
que yo ponga la luz;
allí donde haya tristeza que yo ponga la alegría.

SEÑOR,
haz que yo busque:
consolar y no ser consolado,
comprender y no ser comprendido,
amar y no ser amado.

PORQUE:
dando es como se recibe,
olvidándose de sí es como uno se encuentra,
perdonando es como se recibe el perdón,
y muriendo es como se resucita a la Vida.
ORACIÓN AL ÁNGEL DE LA GUARDA

Ángel de Dios, te agradezco que estés junto a mí.

Ayúdame a acoger siempre el bien supremo,

a cultivar el amor y a practicar la justicia.

Ilumina mi vida para superar todas las situaciones,

defenderme del enemigo y estar lejos del peligro.

Manténte cerca de mí y hazme consciente de tu presencia.


__________________

Ángel de Dios, espíritu purísimo y bienaventurado,

en quien resplandecen los singulares dotes

con que te ha enriquecido y adornado

la magnificencia del Todopoderoso,

no me abandones en ningún momento de mi

paso por esta tierra, ayúdame a llevar una vida

santa y acompáñame en mi camino

hacia el Cielo.
___________________

ORACION DE LA TERCERA EDAD.


Señor: Enséñame a envejecer. Convénceme de que no son injustos conmigo
los que me quitan la responsabilidad, los que ya no piden mi opinión, los
que llaman a otro para que ocupe mi puesto.

Quítame el orgullo de mi experiencia pasada; quítame el sentimiento de


creerme indispensable.

Señor, haz que en este despego gradual de las cosas, yo solo vea la ley del
tiempo y considere este relevo en los trabajos como manifestación
interesante de la vida que se revela bajo el impulso de tu Providencia. Pero,
ayúdame, Señor, para que todavía sea útil a los demás, contribuyendo con
mi optimismo y mi oración a la alegría y al entusiasmo de los que tienen
ahora la responsabilidad, viviendo en contacto humilde y sereno con el
mundo que cambia, sin lamentarme por el pasado que ya se fue, aceptando
la salida de mis campos de actividad, como acepto con naturalidad las
puestas del sol.

Finalmente, Señor, te pido que me perdones si sólo en esta hora caigo en la


cuenta de cuánto me has amado y te he dejado de amar, y concédeme, al
menos ahora, que mire con mucha gratitud hacia el destino feliz que me
tienes preparado y hacia el cual me orientaste en el primer momento de mi
vida. Señor, enséñame a envejecer así. Amén.

ESPIRITU SANTO
ILUMiNANOS
Y SANTiFíCANOS.
Oh Espíritu Santo: Amor del Padre y del
Hijo:

Inspíranos siempre lo que debemos hacer

y lo que debemos evitar.

Lo que debemos decir y lo que debemos


pensar,

para procurar tu gloria y el bien

de las almas.

Amén.

MENSAJE DE JESUS
Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida? Déjame el
cuidado de tus cosas y todo te irá mejor. Cuando te abandones a mí, todo se
resolverá con tranquilidad según Mis designios. No te desesperes, no me
dirijas una oración agitada, como si quisieras exigirme el cumplimiento de tus
deseos. Cierra los ojos del alma y dime con calma: JESUS, YO CONFIO EN
TI.

Evita las preocupaciones angustiosas y los pensamientos, sobre lo que puede


suceder después. No estropees mis planes, queriéndome imponer tus ideas.
Déjame ser DIOS y actuar con libertad. Abandonate confiadamente en MI.
Reposa en Mi y deja en mis manos tu futuro. Dime frecuentemente: JESUS,
YO CONFIO EN TI. Lo que más daño te hace es tu razonamiento y tus
propias ideas y querer resolver las cosas a tu manera. Como me dices,
JESUS, YO CONFIO EN TI, no seas como paciente que le pide al médico
que lo cure, pero le sugiere el modo de hacerlo. Déjate llevar en mis brazos
divinos, no tengas miedo. YO TE AMO. Si crees que las cosas empeoran o se
complican a pesar de tu oración, sigue confiando. Cierra los ojos del alma y
confía. Continúa diciéndome a toda hora: JESUS, YO CONFIO EN TI.

Necesito las manos libres para poder obrar. No me ates a tus preocupaciones
inútiles. Satanás quiere solo eso: agitarte, angustiarte, quitarte la paz.
CONFIA SOLO EN MI, REPOSA EN MI, ABANDONATE EN MI. Yo hago
los milagros en la proporción del abandono y confianza que tienes en Mi. Así
que no te preocupes, echa en Mi todas tus angustias y duerme tranquilo.
Dime siempre JESUS, YO CONFIO EN TI y duerme tranquilo. Dime
siempre JESUS, YO CONFIO EN TI, y verás grandes milagros. Te lo
prometo por Mi Amor.

MENSAJE DE NUESTRO SR. JESUCRISTO

Si ustedes confían en mi, la vida se les hará


más fácil... .
Pero ustedes confían demasiado en sus
propias fuerzas.
Por eso, el manantial que los nutre se agota
con tanta facilidad.

No se sostengan de sus propias fuerzas,


contemplen humildemente su fragilidad, su
debilidad.
No es cuerdo confiar en si mismo, es sabio
confiar en el Señor.

Acaso creen, que yo los soltaría de la mano?...


.
Acaso creen, que me apartaría de ustedes en
sus momentos de dificultad?... .
Acaso me conocen?... .

Cuando un carnero es fuerte, escala los más


grandes abismos bajo riesgo de despeñarse;
cuando un cordero es débil, permite que el
pastor lo lleve en brazos y lo proteja de las
tormentas y de los lobos.

Piensen, no como los hombres, sino como


piensa Dios.
Refúgiense bajo el manto de mi madre la
divina pastora y aun en tiempos de tinieblas
no tendrán nada qué temer. Los amo y los
bendigo.

No desconfíen de mí, caminen conmigo hacia


la cruz, como corderos conducidos al
matadero y solo así resucitarán conmigo en el
último día.

Bendiciones, los llevo de la mano... .


Bendiciones.
PLEGARIA DE SANTA GEMA GALGANI A JESUS EN LA
EUCARISTIA

Jesús, Hostia Santa:

Te consagro todos mis afectos.


Me dí cuenta de que tu amor me llamaba,
Y vine enseguida.

Jesús, Alimento de almas fuertes:

Forfifícame!
Purifícame!
Divinízame!

Yo te amo!
Yo te adoro!
Me humillo ante Ti!
Me someto a Ti!

Te prometo renunciar a todo lo que no sea


Tu voluntad; a todas aquellas obras que no
Tengan por centro tu Corazón, y por finalidad
Tu divino querer!

Oh Santo Amor, enciéndeme!


Oh Santo Amor, enciéndeme!