Вы находитесь на странице: 1из 38

EL VESTIDO DE LUZ DEL HOMBRE NUEVO

Prologo

ÍNDICE

I El vestido de luz del Rosacruz

II El nuevo comportamiento quíntuple

III El regreso del Cristo y la nueva manifestación etérica

IV La comunidad del Espíritu Santo

V Preguntas y respuestas

PROLOGO

El trascurso de la Vida Universal, que dirige el desarrollo de la ola de vida humana, suscita en el presente la revelación de la era de Acuario y su Apocalipsis, cuyas consecuencias serán liberadoras pero también desenmascarantes, provocando todo ello grandes conmociones. Al comienzo de este mes de agosto de 1963, la Escuela Espiritual de la Rosa cruz de Oro apela a sus alumnos de todas las canteras de trabajo a reunirse en su centro de Conferencias de Renova, en Bilthoven, para prepararlos para el cambio radical que seguirá a los futuros acontecimientos. Conforme a su tarea y a su misión, la Escuela Espiritual actual se dirige a todos los que buscan para que comprendan las señales de los tiempos., muestra la antigua vía que conduce a la realización gloriosa del verdadero destino del hombre. He aquí porque hemos tomado la decisión de publicar íntegramente el material de nuestra Conferencia <<AQUARIUS>>, incluyendo los rituales. Formulamos la íntima oración de que ello pueda ayudar lo más posible a comprender interiormente el camino de Acuario. Aquel que escuche en verdad la voz de Acuario, aquel que perciba verdaderamente este camino, lo seguirá con alegría y reconocimiento. Pueda la cosecha ser abundante y magnifica.

Catharose de Petri

Jan van Rijckenborgh

3

I

EL VESTIDO DE LUZ DEL ROSACRUZ

APERTURA

Ahora que nos es permitido acometer este grandioso acontecimiento y desearos la bienvenida en este lugar que, durante algunos días, será el centro, el foco en el que celebraremos la Fiesta de Renovación <<Aquarius>> que os convencierais profundamente de la importancia y de la grandiosa significación de esta poderosa reunión, y de la inmensa responsabilidad que vamos a asumir juntos, en tanto que alumnos de una verdadera Escuela Espiritual, durante los próximos días.

Nos hemos reunido de todos los lugares del mundo para llevar a cabo una tarea exclusiva, para recibir, al servicio de la Fraternidad Universal, una misión absolutamente única. Así os pedimos a todos una enorme vigilancia y una total dedicación. Pues, cuando una gran masa se reúne, puede ocurrir que un cierto numero se deje distraer por futilidades. Así os suplicamos: ¡Haced lo necesario para que ello no ocurra!. Lo que es necesario que ocurra es que nuestra reunión, que se podría calificar de masiva, aumente la concentración de la fuerza espiritual en décuple expansión y que el resultado sea en consecuencia. ¡Confiamos en ello, Hermanos y Hermanas! Que esta sea la grande y magnifica bendición de esta Conferencia. Nos deseamos mutuamente: que el Fuego de este Foco de Gracia irradie como una señal indefectible por encima de nuestras regiones tenebrosas. Amen.

VOTO

Admitidos en el Cuerpo magnético de la Séptuple Escuela Espiritual del Lectorium Rosicrucianum, nos elevamos todos hacia la Luz de las Luces, con el fin de que Ella libere en nosotros la nueva Fuerza de Alma para la Vida Nueva. Amen.

ORACIÓN

Oh Tú, Eterna Luz Imperecedera, rompe nuestras cadenas y libéranos de las ilusiones de la materia.

Elévanos hasta Tu Corazón de Amor radiante,

y que las llamas ígneas de Tu Fuego de Gracia nos purifiquen. Haznos comprender la Gloria Majestuosa de Tu Manifestación Universal para el mundo y la humanidad. Únenos a todos los que sufren,

a

todos los que buscan

y

luchan por la Liberación,

para que podamos dar,

a todos los que no te han encontrado todavía

lo que recibimos de Ti, cambiando para ellos la cruz de la naturaleza

4

en Cruz de la Liberación, en las que las Rosas de Inmarchitable Belleza se abren en Tu Luz Inmutable. Amen.

RITUAL Sabéis que un microcosmos tiene una similitud perfecta con un macrocosmos. Pensad aquí en el axioma hermético <<¡Como es arriba así es abajo!.>> En el macrocosmos encontramos planetas, soles, sistemas zodiacales, constelaciones y sistemas de vías lácteas, dependiendo unos de otros, formando juntos un todo y movidos por un sol central único. Vemos la misma imagen en nuestro microcosmos. También allí planetas, soles y diversos sistemas tienen una tarea a cumplir en la unidad del microcosmos. Toda esta manifestación que se extiende en el espacio, en lo que para nosotros es el infinito es portada y sostenida por un Orden, por una regla. Vemos claramente que la manifestación universal es una, que todas las formas fenomenales se encuentran y son dependientes unas de otras. Una perturbación en este orden sería fatal para el Gran Todo. Comprenderéis esto si pensáis hasta que punto unas causas mínimas pueden tener a veces graves consecuencias en nuestro cuerpo. Supongamos que, por la intervención arbitraria de los habitantes de un planeta cualquiera, un cuerpo celeste totalmente extraño a nuestro sistema solar nazca siendo atraído hacia allí; de ello resultaría una perturbación de todo el sistema solar. Imaginar que por una creación arbitraria de nuestro sol, unas formas nuevas de manifestación, no acordes al universo manifestado, dominan nuestro sistema solar; de ello resultaría una perturbación de todo el universo. Por ello, cuando una perturbación cualquiera interviene en la Manifestación universal, es lógico que aparezca una ley natural para corregir, aislar y neutralizar. De allí las conocidas palabras: "Es preferible para ti que uno de tus miembros perezca y que tu cuerpo entero no sea lanzado a la gehenna." Nuestro microcosmos es un universo reducido. Y el sol central, el sol invisible de nuestro sistema microcósmico, es el Espíritu. De este sol central salieron, en el prepasado, creaciones conformes al Plan divino. A una de estas creaciones la llamamos el Hombre Celeste. Desde un punto de vista astrosófico, este Hombre Celeste estaba constituido por un sol primordial con dos aspectos, sol y luna, y cinco planetas. Este séptuple sistema poseía un foco espiritual, una radiación de luz igualmente séptuple, y una forma aparente, un aspecto material glorioso, también de carácter séptuple. Así es la imagen del Hombre celeste, imagen descrita también en el Apocalipsis: "Un ángel que tiene siete estrellas en la mano derecha", prueba de que las influencias planetarias han sido dominadas de la justa manera. En un momento dado del lejano pasado, emanó del sol central microcósmico una criatura profana que corrompió el sistema microcósmico entero, volviéndolo así impío. El hombre celeste fue obligado a actuar, a vivir experimentalmente, fuera del Plan universal. Ahora bien el Hombre celeste era un Espíritu poderoso y si esta manifestación se hubiera mantenido, habría provocado grandes desastres en el macrocosmos. Por ello fue neutralizado por intervención divina. Poco a poco se apagó y fue forzado a manifestarse por medio de tres nuevos círculos séptuples, adaptados a la creación impía. El hombre dialéctico es el resultado de todo ello, el cual no es ni siquiera la sombra del Hombre Original, y cuyo radio de acción se encuentra completamente reducido. Prisionero del campo de vida dialéctico, prisionero en un cierto estrato terrestre, únicamente conserva una fracción de la libertad original:

la libertad de hundirse más profundamente o de regenerarse.

5

Ninguna regeneración ocurre por si misma, sino únicamente por el Amor y la Gracia de Dios, que no deja perecer la obra de sus manos. La primera victoria del Espíritu Santo sobre el hombre de hoy, es que este llegue al conocimiento de su propio estado. <<Hombre conócete a ti mismo.>>

Desde hace ya numerosos años, por medio de nuestra Escuela Espiritual, una llamada vibra en

el vasto mundo, una llamada a comprender ante todo, el Misterio del Reino de Dios. Aquellos

que comprenden la llamada y presten oídos a ella serán puestos en condiciones de seguir definitivamente el camino de regreso al Reino Inmutable del Origen.

PRIMERA ALOCUCIÓN

Hermanos y hermanas, nos encontramos ahora reunidos, por primera vez, para esta Conferencia en esta inmensa tienda-Templo, con vistas a la celebración de la Fiesta de Renovación de <<Aquarius>>, y debemos todos comprender, por qué y con qué objetivo nos hemos reunido aquí; por qué hablamos de una fiesta que pide nuestro profundo recogimiento y para la cual nos hemos preparado desde hace tanto tiempo con un fervor cada vez más sostenido. Sabemos que estamos en la aurora de un nuevo Día; el día de una experiencia absolutamente nueva, para el mundo y la humanidad. Y comprenderán, sin que sea necesario insistir, que este nuevo Día nos empuja a una exigencia nueva: la realización de un comportamiento totalmente nuevo; una nueva manera de actuar, una nueva orientación, serán una necesidad. Nosotros y nuestros semejantes deberemos responder a esa exigencia por un acto personal positivo. Si nuestra reacción es negativa, entonces el nuevo desarrollo nos cogerá desprevenidos y nos arrastrará hacia su torbellino. Si les afirmamos esto, es porque sabemos que un nuevo campo de radiación intercósmico envuelve nuestro mundo. Ha alcanzado una intensidad y una fuerza de expansión suficientemente fuerte para que se perciba, descubra y experimenten sus influencias. Éstas provocarán una revolución total del mundo y de la humanidad en un plazo relativamente corto.

A nuestro parecer, este periodo se desarrollará en una veintena de años más o menos.

Todos esos desarrollos fueron profetizados hace tiempo y se encuentran en la mayor parte de las doctrinas metafísicas de todos los pueblos. Esas profecías se propagaron bajo forma velada por medio de relatos fantásticos, leyendas y parábolas. La predicción, el mito y el símbolo nacieron y los acontecimientos futuros se transmitieron bajo la capa de acontecimientos históricos perdidos en las brumas del pasado. Se vieron entonces aparecer las teologías con sus diversas interpretaciones, las cuales provocaron las grandes divisiones de la humanidad. La historia mundial nos muestra bien cual fue el precio: ríos de sangre y el caos; caos que constatamos en nuestros días en todos los medios religiosos. Los acontecimientos futuros pondrán fin a todo esto y solo quedará esta gran realidad de la que hemos hablado al comienzo de este Servicio. Se volverá el centro de interés de todos los hombres. Comprendan bien que podemos, en tanto que grupo, filosofar sobre estos temas elevados y emitir una poderosa corriente de pensamientos. Sin embargo resultará que ahora todas las cosas, sobre las que fijamos nuestra atención son como transmitidas y grabadas en cada uno. Así se revelará esta única y gran Verdad de la que ningún mortal podrá desprenderse: la verdad relativa al hombre mismo y a su destino final. La Única Razón sustituirá a muchas especulaciones. Y la Religión verdadera y viva, conquistará las cabezas y corazones de innumerables seres sin que sea necesario para ello recurrir a la propaganda y la publicidad. Precisemos enseguida cual es ésta Religión Única y Universal. La tendencia espiritual

6

que se prepara, que se manifiesta ahora, será colocada bajo el signo de la Rosacruz viva; el nombre de Cristian Rosacruz estará en muchas bocas, como una noción viva, demostrable, como una realidad comprobada. Ya que este nombre no hace alusión a un ser que existe o que ha existido, sino a un estado de ser que debe desarrollarse en todo hombre. Ese estado de ser que, en un lejano pasado, se consideraba que debería aparecer y que a continuación se manifestó como deseo, es imitado en nuestra época por numerosos buscadores y especuladores, con todas las consecuencias que ello conlleva. Ese estado de ser se volverá una necesidad en un próximo futuro, un comportamiento único, imperioso para cada uno, que será decisivo para lo que llamamos la vida o la muerte. Sin embargo, eso está unido al estado actual de lo que nosotros llamamos el "vestido de luz". Nos gustaría separar lo que hemos hablado de los aspectos fantasmagóricos y apocalípticos, ya que debemos situarnos ante la realidad misma. En nuestra filosofía llamamos vestido de luz al conjunto coherente de los diversos fluidos vitales del hombre. Se compone de la sangre y del sistema sanguíneo, del fluido nervioso y de su sistema, de las secreciones internas, del fuego de la serpiente y de la llama de la conciencia. El conjunto de esos fluidos produce ya, en el estado natural, una luz etérica diferenciada muy fuerte. Por eso hablamos del vestido de luz, como se habla a menudo en el Evangelio gnóstico de la Pistis Sophia. Comprendan pues que esta noción es conocida desde siempre por los que saben. Cada hombre, cada mortal lleva este vestido de luz y se comprende inmediatamente que la calidad y el carácter de esos fluidos vitales, que operan conjuntamente, determinan la frecuencia vibratoria del hombre. Fijan su orientación general en la vida. Así mismo es muy importante saber, que nuestro estado de salud está condicionado por nuestro vestido de luz. Salud y enfermedad están siempre en relación con el estado de nuestro vestido de luz. La calidad y la naturaleza de los fluidos vitales, van a empujar al hombre, bien a permanecer en el estado animal terrestre tan conocido o a adquirir capacidades regeneradoras y liberadoras que le permitan escapar del estado animal. Esta elevación, esta ascensión, esta resurrección fuera de ese estado (¡es decir del estado animal de nuestro vestido de luz!) se ha vuelto en nuestra época absolutamente necesario para cada uno. Esta necesidad se volverá en poco tiempo urgente en razón de la actividad del nuevo campo de radiación. Sin embargo repetimos con insistencia, que la elevación sobre la que atraemos su atención, no se trata de una clase de desarrollo automático, algo parecido al crecimiento del niño de pecho hasta la edad adulta. No, todos estamos situados aquí ante la necesidad de una elección personal. Por eso hemos hablado el año pasado, con insistencia cada vez más grande, del nuevo comportamiento.

¿Quién de entre ustedes práctica ya ese nuevo comportamiento? ¿Han hecho ya en su vida la única elección decisiva? Digámoslo, esta elección no es solamente deseable, no puede ser decidida simplemente en un momento de exaltación o en un arrebato religioso sino que es absolutamente necesario y es preciso hacerlo de forma muy lucida en los tiempos futuros y que están muy cercanos. Es la signatura del nuevo comportamiento que cada uno debe adoptar personalmente. Todos ustedes deben vivir y comprobar este proceso corporalmente. También hablamos de autorrealización. Pues bien, este proceso de elevación, este proceso de resurrección, esta autorrealización, está totalmente unida al grandioso y maravilloso misterio del hombre en el sentido más elevado del término, la Mónada. Por ello les hablamos desde hace tanto tiempo de festejar este principio de ascensión, de elevación fuera de la naturaleza de la muerte. Es preciso que se decidan: Que se comprometan en ese proceso o no, con todas las consecuencias que ello conlleva. ¡Ya que solo existen dos caminos! El de la elevación regeneradora, o el del descenso degenerativo. Entre los dos, todos tenemos ahora aún la libre elección. Sin embargo, ninguno de

7

nosotros podría decir de cuanto tiempo dispone aún la humanidad para hacer esta elección decisiva y demostrar también un nuevo comportamiento. Por ello nuestra Fraternidad estimó de gran importancia elegir una fecha (en los dos meses muy críticos de agosto y septiembre de 1963, que correspondían al inicio del desarrollo intercósmico indicado) y de llamar a todos los hermanos y hermanas que viven verdaderamente en la Escuela Espiritual actual a asistir a esta poderosa convención de Renova. Les hemos convocado pues hermanos y hermanas, por mandato de nuestra Fraternidad. Además, tenemos la tarea de ponerles sin palabras superfluas, ante el espíritu de la elevación que comienza. Tenemos el mandato de hacerles tomar, en la medida de lo posible, una decisión vital muy clara. Y estamos al mismo tiempo encargados de decirles que, por esta decisión vital, nos es permitido implorar la bendición de la Fraternidad, la Fraternidad Universal. Repetimos con insistencia que, durante estos días, esta bendición se expandirá sobre todos nosotros, si toman positiva e interiormente esta única decisión, con el fin de comprometerse sobre esta base en la gran autorrealización. Ya que ahora ven claramente que va con ello su admisión en un proceso poderoso. Gracias a él, precederemos a la humanidad en esa corriente de desarrollo nuevo que, tal como hemos dicho, tendrá lugar cada vez más claramente y cada vez más expresamente, bajo el signo de Cristián Rosacruz. Por este hecho, atraemos de nuevo vuestra atención sobre vuestro vestido de luz. Sin entrar ahora en explicaciones detalladas ( lo que ya hemos hecho a menudo) les preguntamos: <<¿Qué cuidados aportan a su vestido de luz? ¿Qué hacen a este respecto en tanto que estudiantes rosicrucianos?>> Si nos examináramos en el instante presente, descubriríamos en general un tenue resultado:

principalmente tal vez el haberse vuelto vegetariano, de poner en práctica esta reforma alimentaria bajo el principio del vegetarianismo. ¿Pero saben ustedes, amigos míos, que los resultados del vegetarianismo en nuestro vestido de luz son casi totalmente neutralizados por una cantidad de materias indeseables que circulan en nuestra sangre?. Solo con la absorción de un alimento ordinario normal, es suficiente. Pensemos aquí en todas las sustancias químicas y sintéticas mezcladas con nuestro alimento. Pero al lado de todo esto ¿qué cuidados toman ustedes respecto a su éter nervioso en tanto que este éter debe soportar las más duras tensiones en nuestros días? ¿Qué hacen al respecto?. ¿Qué hacen para el justo funcionamiento del fuego espiritual espinal? ¿Han reflexionado alguna vez que tienen a este respecto una tarea que realizar? Lo que nos toca de más cerca es, el cuidado del sistema de las secreciones internas; porque la mayor parte de las enfermedades, la humanidad toma conciencia poco a poco de ello, tienen relación directa con una perturbación de ese sistema, perturbación que uno se esfuerza, a menudo, en neutralizar por lo que se llama "remedios" o, si es necesario, por intervenciones quirúrgicas. ¿Y qué puede decirse de los cuidados aportados a la llama de su conciencia? ¿Han prestado alguna vez atención a ello? Se dice: "tengo una conciencia, la conciencia existe". Se cree con ello que esto basta. Se dice también: "esta persona pertenece a tal o tal tipo, tiene tal o cual línea de carácter". Sobre esta base están fundamentadas nuestras relaciones mutuas. Sin embargo les preguntamos: ¿Se habituarán al pensamiento de que su quíntuple vestido de luz forma un sistema único e indivisible? Repetimos con insistencia: todo lo que llamamos síntomas, signos de enfermedad, son provocados y mantenidos por una desarmonía que interviene en el vestido de luz. Las influencias hereditarias que engendran esas perturbaciones desaparecerán cuando sometan, firmemente, su vestido de luz a las leyes vitales que le conciernen. Y triunfarán si empiezan esto desde su juventud, desde su infancia. Si el hombre vigila de la justa manera, el estado de su vestido de luz, ninguna debilidad ni enfermedad le hará obstáculo. Este pensamiento es tal vez para ustedes totalmente nuevo. No obstante el servicio de ayuda del "Rozenhof" recibe de tiempo en tiempo una carta de agradecimiento por su ayuda y sus socorros milagrosos, señalada a veces incluso por

8

profanos, este restablecimiento es, muy frecuentemente debido en una gran parte, al alumno enfermo mismo. Ya que, forzado un poco por las circunstancias, ha dado los cuidados necesarios a su vestido de luz. Y aseguramos que los médicos que están entre nosotros obtendrán, en un muy próximo futuro, los más grandes resultados si se esfuerzan en ayudar a reconstituir, en el sentido más absoluto, el vestido de luz de los enfermos que se dirijan a ellos. Es preciso que comprendan que, si quieren verdaderamente ayudar, su propio vestido de luz debe responder a un mínimo de exigencias. <<¿Qué es pues este vestido de luz?>> Es, en el cuerpo, en el yo material, el representante del doble etérico. Hablamos del doble etérico para mostrarle claramente que el yo material vive exclusivamente por medio de este doble, de este cuerpo vital. Vivimos gracias a nuestro cuerpo etérico o, más precisamente gracias a nuestro vestido de luz. Los átomos materiales del que nuestro yo material está compuesto no poseen ninguna vida independiente sin la colaboración de los átomos etéricos. Es pues lógico que digamos: tan sólo es posible expresarse en nuestro mundo físico en tanto que criaturas vivas, gracias al vestido de luz. Pero es igualmente razonable añadir: la misión de su vestido de luz no consiste exclusivamente en la vitalización y mantenimiento del cuerpo material; esto es accesorio. La misión real de su vestido de luz es mucho más elevada. Pero su realización depende de la forma en que ustedes la empleen aquí, ahora y en un próximo futuro. Si ustedes comprenden, entonces sentirán la necesidad de prepararlo para su tarea grandiosa y magnífica. La higiene del cuerpo físico es de una extrema importancia. Todo el cuidado que ustedes le aportan con este fin es excelente y muy loable. Pero lo es mucho más el cuidado de su cuerpo de luz. Es para todos nosotros, en un próximo futuro, la tarea más importante. Debemos preparar nuestro cuerpo de luz para su tarea grandiosa y magnífica. He aquí el pensamiento esencial que está en el corazón de nuestra Fiesta de Renovación de <<Aquarius>>. Ahí se encuentra la llave del comienzo de la elevación.

Clausura

La Piedra angular Jesucristo es la fuerza original, la realidad de ser del reino de los Cielos. Esta Fuerza, propulsada por el Amor de Dios que busca lo que está perdido, se adapta perfectamente

al estado de ser de cada uno.

Desde que somos encontrados dispuestos a construir sobre esta Única Piedra angular, comienza el gran proceso de cambio. Es un nacimiento diario y una muerte diaria. Es elevarse diariamente y recibir el toque de la Plenitud de Dios.

Al toque nosotros le llamamos Jesús.

A

la posibilidad la llamamos Cristo.

A

la causa la llamamos Amor de Dios.

Y

el Templo del Espíritu mismo,

la

Luz que irradia del Templo en su plenitud,

es

el Espíritu Santo. Amen

Oración final

Por los misterios de la Salvación, elegidos herederos, y considerados como residentes en la Cámara del Tesoro de la Luz, sirvámonos todos de la Llave del santuario interior, para hacer surgir la Vida, está es nuestra esperanza y nuestro plegaria. Amen.

9

II

EL NUEVO COMPORTAMIENTO QUÍNTUPLE

Apertura

Frente al Espíritu Santo Séptuple, En el nombre de la Triple Alianza de la Luz, En la Fuerza de aquel que es eterno,

Jesucristo nuestro Señor, nos ofrecemos en el altar de la Gnosis Universal,

y nos consagramos al santo trabajo de la Gnosis,

a la Escuela espiritual y a sus alumnos,

para una verdadera redención y liberación. Amen.

Voto

Honor, alabanza, gloria y adoración sean a Dios el Padre

y al Hijo,

por el cual el Espíritu se manifiesta, por los siglos y los siglos, ahora y por toda la eternidad.

Ritual

Amen, si Amen.

Podemos afirmar que el renacimiento del alma solo tiene lugar en el campo magnético de una escuela espiritual. Nuestra Escuela dispone de tal campo. Vivir fuera de este significa permanecer sin más, en el nivel de las capacidades biológicas. En el Campo de radiación Crístico, las capacidades biológicas del alumno en el camino están impregnadas por las radiaciones de fuerza del Espíritu de la Vida Universal, de manera que <<la Fuerza Crística sostiene su debilidad.>> En otras palabras, es el Espíritu santo quien obra en el Campo de fuerza de la Escuela Espiritual de la Rosacruz de Oro. Cuando decimos: <<Nuestra Escuela Espiritual dispone de un campo de radiación magnético>>, muchos alumnos podrían tomar esto por un dogma, pues todos no experimentan conscientemente aún el toque de este campo de radiación. Es sin embargo necesario que todos

10

los alumnos sepan lo que es un cuerpo magnético, como está constituido y como se constata su presencia.

Así pues es necesario distinguir, primeramente, el campo de radiación de la cadena de la Fraternidad Universal y, en segundo lugar, el campo de fuerza de los <<enviados>>. El campo de radiación de la Fraternidad Universal está poblado de entidades cuyo estado de vida es el de la Naturaleza superior. Ellos se han elevado fuera de la materia. Forman una Jerarquía de seres cada vez más puros, cada vez más santos, cada vez más divinos; una gran jerarquía de espíritus humanos que revelan conscientemente la Luz del Espíritu Santo. Podemos decir de ellas que son miembros del Cuerpo de Cristo. Son uno con nosotros, razón por la cual forman una columna de luz entre el reino que no es de este mundo y nuestra naturaleza. Esta Jerarquía de la Luz se manifiesta rodeándose de un circulo de <<enviados>>, circulo directamente unido a la Luz divina, cuyos rayos penetran al mundo de la decadencia para salvar lo que allí arriesgue de perderse. ¿De donde vienen pues estos enviados? No solamente están dotados de lo que llamamos el prerecuerdo, sino que muestran una cierta predisposición, están predestinados aunque todavía encadenados a su constitución biológica. La <<Fama Fraternitatis>> nos enseña que, desde el alba de la humanidad, la Enseñanza Universal acompañó a Adam cuando sucedió su caída. Lo que quiere decir que desde el primer segundo de la caída, fueron emprendidas tentativas de salvación y se constituyó un circulo de enviados. La forma corporal del hombre no era aún muy cristalizada. Su cuerpo celeste no había muerto aún y su sistema dialéctico continuaba su evolución. En esta situación, se formó un grupo de hombres en el medio de los otros, al corazón de los cuales, además de su prerecuerdo, estaba inscrita una sensibilidad particular al contacto de la Jerarquía Crística, a voluntad de la cual esta capacidad podía despertarse. Los antiguos místicos designaban a esta predisposición como el <<Tesoro de la Joya maravillosa>>, considerando para ello una cierta actividad del fuego de la serpiente. En todos los periodos de la humanidad se ha acudido al servicio de estas personas predispuestas, llegadas a una vocación tal por una razón u otra y que se habían vuelto dignas de ello por su comportamiento. Se dice que todos los enviados llevan la Joya maravillosa, es decir que, en ellos, el fuego de la serpiente está en un estado determinado. Si tal es el caso, el Alma Espíritu, cuyo núcleo está situado en la cabeza, establece sus focos en el corazón, la cabeza y la pelvis, y por este hecho opera allí como espíritu santo. Numerosos portadores de esta Joya, sin embargo, no cuentan como enviados. ¿Por qué? Porque su Joya no está suficientemente desembarazada de la escoria terrestre. Está aún demasiado sumergida en la materia y sometida a las pasiones dialécticas. Sin embargo, el día en que estén enteramente consumados en el plano de la naturaleza y hayan alcanzado sus propios límites, será posible que su Joya se ponga a brillar. Es necesario comprender de la justa manera la expresión <<estar consumados en el plano de la naturaleza>>. Hay seres unidos a la rueda del nacimiento y de la muerte que llegan al mundo con la firme resolución, desde su juventud, de servir al alma y, por ella, de servir a los otros, ello a despecho de todos; ellos cuentan como enviados. Todos los demás deberán primeramente curar, en el Campo de radiación Crístico, las heridas que se han infligido, antes de poder transmitir el Grial con una fuerza plena de juventud, con una fuerza sagrada. Todos los enviados portan la misma característica: sirven desde su juventud; se mantienen a distancia de la vida inferior; trabajan en la mayor pureza posible, experimentan que la naturaleza, en ellos, está consumada; la vida dialéctica no les ofrece ya ninguna base real. Bien, una escuela espiritual autentica está formada por un grupo de enviados que se reconocen por esta prueba crédible. Hay enviados de diversos grados, pero es muy difícil de

11

determinar a causa de las grandes diferencias individuales. Sin embargo, cada enviado, en colaboración con los otros, edifica un campo de fuerza, un campo de trabajo magnético, con el que la Fraternidad entra en comunicación en el momento requerido. La Fraternidad de la Rosacruz, en tanto que Orden, forma una unidad superior. Por otra parte, una gran diversidad de hermanos y de hermanas realizan independientemente su misión en numerosos países. Todos tienen sin embargo esto en común: están unidos entre ellos por su misión, unidos a Jesucristo por su Joya, unidos a su tarea por su comportamiento. Estos hermanos y hermanas reconocen su mutua comunidad por esta triple unión. El ser así dispuesto comienza su tarea relativamente joven. Expande alrededor de él la luz que porta en él y, en esta luz, comienza sus preparativos. Si estos encuentran gracia a los ojos de la Cadena de la Fraternidad Universal, la Jerarquía se une a la luz de su Joya, a la luz que su Joya emite, propaga e irradia. Es así como se forma un campo magnético. En el Campo de fuerza de los enviados, actúa en particular la Fuerza de Alma llena de gracia del Cristo y la Esencia creadora que es el éter fuego del Espíritu santo. Por la actividad del éter reflector, del éter luz y del deseo superior, los pensamientos abstractos se desarrollan en el campo magnético, a fin de que se expresen allí las radiaciones divinas bajo la forma de la Enseñanza Universal, con la exclusión de todo pensamiento concreto susceptible de deformar las sugestiones divinas. Hermanos y hermanas, de un campo magnético así os llega una llamada. En un campo de fuerza así estáis integrados después de haber tomado personalmente vuestra decisión. Vuestra unión consciente con el Cuerpo magnético de la Escuela Espiritual debe realizarse sobre la base de la triple ley fundamental de los Misterios crísticos:

Unidad - Libertad - Amor. Amen.

Segunda alocución

Hemos visto, en nuestra primera alocución, que el estado de su vestido de luz determina todo su futuro. Si penetran en esta idea, se sentirán obligados a ponerse a trabajar, ya que habrán comprendido que es el conjunto de los fluidos vitales los que animan la personalidad. Y ahora sabéis que vuestro vestido de luz está llamado a un bien superior, a un orden superior, a un estado duradero, eterno. Por su vestido de luz, el vestido del alma, deberán resucitar; este no debe de tener nada en común con el estado actual de la naturaleza de la muerte. La resurrección del Cristo se encuentra enteramente en este Misterio. El hombre etérico es el hombre del futuro. <<Naturalmente>> dirán, <<después de la muerte existiremos en un vehículo mucho más sutil.>> No, amigos míos, esto no es lo que queremos decir. El proceso de elevación del cual les hablamos es un proceso del cual toda la personalidad, el cuerpo material incluido, participa o se abstiene de participar. Ahora es posible explicarles la forma en que este proceso opera, ya que el próximo futuro va a manifestar aspectos de este desarrollo. Según nuestra filosofía, los átomos materiales que forman nuestro vehículo físico son huecos y están penetrados por átomos etéricos de forma prismática. Represéntense esto: un átomo material hueco penetrado por un átomo etérico prismático; es esta unión quien da vida al átomo material, el cual depende totalmente del átomo etérico que le penetra. El átomo material vive gracias al átomo etérico y, en consecuencia, se puede decir que todo el fenómeno material, la manifestación material completa esta subordinada a una ley vibratoria que confiere diversas propiedades a las diferentes clases de átomos y que estos se expresan a continuación de una cierta manera. En el caso de la coordinación habitual con los distintos átomos etéricos, los átomos materiales se manifiestan, como ustedes saben, bajo la forma de materias sólidas,

12

liquidas o gaseosas. Ocurre de diferente manera cuando las propiedades vibratorias de las siete clases de átomos etéricos aumentan de frecuencia, se vuelven más dinámicas y más ardientes. En otros términos si, como en nuestros días, el quinto éter aumenta su potencial y se vuelve predominante en nuestra vida, el estado de la materia que conocemos como sólido, liquido o gaseoso va a cambiar totalmente. Les presentamos estos hechos científicos naturales para que sepan que la filosofía de la Rosacruz es una filosofía científica clara, aunque por el momento aún sea desconocida. Cuando el quinto éter intervenga con fuerza en la marcha del mundo, en la marcha de la humanidad, la manifestación material se volverá por lo menos más sutil, se disolverá y será enteramente liberada de sus cadenas. Este proceso de espiritualización, este proceso de transformación de la materia, es triple. El relato de la resurrección de Jesucristo en tres días procede igualmente de este conocimiento universal. Como sabéis se dice que los que se dirigieron al sepulcro descubrieron que la piedra de la entrada había sido apartada y que la tumba estaba vacía. Este relato, contrariamente a su intención, ha olvidado completamente el mensaje del conocimiento universal. Se habla de milagro, pero lo que se produce no es un milagro. Ya que cuando la vibración de las fuerzas etéricas se modifican volviéndose más finas, tiene siempre lugar lo que se llama <<la transfiguración>>. Se trata en particular de una transferencia de los fenómenos materiales en los fenómenos etéricos, de un cambio de las manifestaciones materiales en manifestaciones etéricas. Por eso el relato de la resurrección dice que la tumba de Jesús el señor fue encontrada vacía. El cuerpo material había desaparecido; atravesando la muerte, se había elevado a una vida totalmente diferente y nueva. Así descubrimos que en el mensaje Crístico de la salvación de hace 2000 años aparece la filosofía de la Rosacruz. La filosofía de la Rosacruz no es otra cosa que la revelación Crística. Por ello la Escuela Espiritual siempre ha afirmado con fuerza que estaba centrada sobre Cristo. Ya que, a partir del cristianismo primitivo, los desarrollos deben desembocar en una época como la nuestra, en donde un campo de radiación intercósmico pondrá a plena luz todos los misterios y reducirá a la nada todos los cuentos y leyendas que los explican; la realidad tomará el lugar de todo esto.

Si pasamos a un estudio más detallado del vestido de luz descubrimos que el milagro de la vida entera está unido a él. El microcosmos y su principio central, la Mónada, está íntimamente unido al santuario del corazón. De hecho, desde el comienzo de su vida, la Mónada siempre ha tenido la posibilidad de manifestarse en el hombre material gracias al poder magnético del esternón y así irradiar al timo que se encuentra detrás de éste. Si el alumno ha creado las justas condiciones, el timo, órgano de secreción interna, se carga de esta fuerza maravillosa que debe subir hasta el santuario de la cabeza para iluminarlo. ¿No ven ustedes en ello la indicación que da la revelación cristiana de la salvación? En efecto, la vida de Jesús relatada en el Nuevo Testamento ¿no está totalmente orientada sobre un punto único: el lugar del cráneo, la colina del Gólgota? Pierdan sus ilusiones, rasguen los velos de la leyenda y contemplen la única verdad liberadora. Partiendo del corazón, la Vía dolorosa sube al santuario de la cabeza hasta la colina del Gólgota, hasta ella. Si el corazón del hombre está verdaderamente en estado de aceptar la fuerza de la Mónada, las condiciones vitales de la renovación son creadas. Entonces se pone a brillar, en el santuario de la cabeza, la Joya maravillosa de la que se habla en el ritual. Entonces el candidato se vuelve apto, es realmente apto, para tomar su lugar en la balanza con vistas a soportar la <<pesada de los siete pesos>>. Ustedes conocen esta expresión sacada de las Bodas Alquímicas de Cristián rosacruz. Es el proceso de base que debe suscitar, y que suscita, el desarrollo de

13

nuestro vestido de luz. Si piensan ustedes en los cinco fluidos del vestido de luz, comprenderán que, al lado del proceso de la secreción interna y de la purificación de la sangre, el desarrollo que se produce en Belén, el lugar del nacimiento, el santuario del corazón, hasta la colina del Gólgota, es ante todo un proceso de un alcance extraordinario respecto al éter nervioso. Queremos decir que el fluido nervioso, el éter nervioso, debe volverse perfectamente receptivo al toque de la Luz. Supongamos que el santuario del corazón sea inflamado por el Fuego ardiente del Espíritu y que ese Fuego se eleva hasta el lugar del cráneo para expandirse a continuación por todo el vestido de luz y que ustedes hayan envenenado su sistema nervioso, su éter nervioso. No es una cosa imposible de imaginar: piensen aquí en las tensiones actuales, en los esfuerzos desesperados de muchos por mantenerse socialmente o por ascender de una u otra forma a lo alto de la escala social. Someten así a su éter nervioso a una tensión extrema; la sublimación de vuestro vestido de luz es entonces absolutamente imposible. ¡No pueden servir a dos maestros a la vez! Les es imposible abrirse a la luz del Espíritu deseando a la vez, con todas sus fuerzas, realizar sus ambiciones sociales. Estos dos modos no sabrían ir a la par. Cuando el fluido nervioso no es guiado suficientemente en la buena dirección, en general, existe envenenamiento de la sangre y el santuario de la cabeza ofrece pocas posibilidades en cuanto a la vida liberadora. Hay que aprender estas cosas aquí, durante nuestra Fiesta de Renovación de <<Aquarius>>, ya que durante estos días ustedes tomarán la decisión de seguir perfectamente a la Escuela Espiritual, y deberán, sea como sea, purificar su vestido de luz.

Piensen a este respecto en las tres cruces colocadas en el lugar del cráneo, la colina del Gólgota: en el centro, la cruz del Señor y, en una parte y en la otra, las cruces de los dos asesinos. Ese relato presenta un símbolo maravilloso de la gran realidad que concierne a todos los seres humanos. Cuando hemos realizado nuestro camino de cruz de las rosas y la luz del

Espíritu, unida a la pineal, brilla en la cima del santuario de la cabeza, en la cima de la serpiente de fuego, entonces si todo va bien, los dos asesinos aparecen. ¿Quienes son o más bien qué son?. El primero nuestro yo egocéntrico con su comportamiento egoísta duro como una piedra. Es preciso que sea eliminado para no renacer más. El segundo representa la psique del hombre actual. Cuando de joven ustedes entran en el mundo se les inculcan toda clase de costumbres como a patadas, como a martillazos; se les fuerza a tomar las argollas de los hábitos, a adoptar las reglas de este mundo. Y ustedes avanzan

qué? Ustedes no saben nada. Solo tienen una certeza: que deben avanzar hasta que la

así

muerte llegue. ¡Lo que ocurra a continuación sólo Dios lo sabe! He ahí a lo que son confrontados. Si ustedes han soportado todo esto en su juventud, han sido apagadas en ustedes numerosas capacidades y aniquiladas muchas posibilidades. Muchos aspectos de su ser que prometían para el futuro, han sido así neutralizados por la coacción del hábito, coacción que les ha subordinado a la naturaleza de este mundo y neutralizado todas sus posibilidades superiores. Pero si ustedes toman hoy la decisión de recorrer el camino de la revelación Crística de la salvación, el camino de la Rosacruz viva, al lado de la cruz del egocentrismo aniquilado, se levantará la segunda cruz en donde se elevará, con toda humildad, la voz de aquél que poseía las posibilidades elevadas pero largo tiempo desatendidas: <<¡Señor te hemos reconocido!>> A lo que le es respondido: <<Yo te digo, tu estarás hoy conmigo en el nuevo estado de vida.>> ¿Comprende ahora el sentido de las tres cruces en la colina del Gólgota? Si seguimos el camino de la humanidad en general, las funciones del santuario de la cabeza se encontrarán totalmente aisladas y se esclerotizarán y solo elaborarán clichés. El hombre se vuelve entonces incapaz de modificar en un sentido positivo la orientación, la

14

¿hacia

naturaleza de su vestido de luz. El fuego de la serpiente, que controla en particular todos los procesos nerviosos, no está en condiciones de hacerle tomar iniciativas liberadoras. ¿No ocurre lo mismo entre muchos de ustedes? Tienen fe en los valores y las fuerzas del otro reino; tienen la certeza interior y pueden razonarlo científicamente pero ¿tienen la fuerza de tomar una iniciativa positiva y liberadora? Han tardado demasiado en clavar la espada en su propio ser. La voluntad que, en la cima de la serpiente de fuego, está en relación con la pineal, permanece unida a todo lo antiguo, a las viejas costumbres; y los ojos, cuyos poderes dependen igualmente de la pineal, tan solo captan a la larga las imágenes del mundo; permanecen girados hacia lo bajo, sobre la línea horizontal. Las decimos todo esto y debemos decirlo, para mostrarles claramente que si quieren tener parte en las nuevas posibilidades de nuestra época, deben muy rápidamente, en este mismo instante, darse completamente media vuelta y abrir ampliamente la puerta de su corazón. Ya que según las palabras del añorado profesor de Hartog: <<lo que el corazón rechaza, no entra en la cabeza.>> Su corazón debe estar totalmente exento de crítica. La crítica envenena el éter nervioso más gravemente que lo que podríais imaginar. Hay que rechazar todas las barreras erigidas en usted por la crítica. Numerosos son los hombres cuyo estado de ser es totalmente semejante al de ustedes. Tienen las mismas aspiraciones, trabajan como ustedes y están unidos al grupo como ustedes y su personalidad está mancillada, cargada de faltas como la suya. Hacia todos, su corazón debe estar totalmente libre, sin aversión, sin crítica. Debe rechazar esa falta de amor, pues vuelve su corazón totalmente inaccesible. Sentirán pues ahora con nosotros la necesidad de cambiar lo más rápidamente todo esto. No por motivos culturales. Si su vestido de luz no está en el estado requerido, toda su cultura no es más que un vestido que les oprime y que les será tomado de nuevo o rápidamente desgarrado. Ciertamente no por motivos culturales, sino a causa del toque del nuevo campo de radiación intercósmico que nos abraza a todos, a nosotros y a nuestros semejantes, como le hemos explicado. Os hemos hablado del dodécuple campo de radiación piramidal del zodíaco. desde el eclipse del 20 de junio de 1963, es cada vez más activo. Durante el año que viene, este campo de radiación aumentará de día en día hasta unirse inevitablemente a nuestro campo de vida, arrastrando toda clase de consecuencias. Este nuevo campo de radiación se orientará literalmente sobre el santuario de la cabeza de cada ser humano, más especialmente sobre la cima, hacia el circulo de fuego de la pineal. Falta por saber si el proceso de cambio al que estarán sometidos todos los hombres sin excepción, tocará a estos en un sentido positivo o negativo. Todo depende de su capacidad de reacción actual. Vamos a darles alguna idea sobre ese proceso y podrán así establecer en si mismos cuanto difiere para unos y para los otros; como se volverá para unos una resurrección, una elevación, pero para los otros una caída absoluta.

Supongamos pues, primeramente, que su vestido de luz está suficientemente preparado (a ese respecto piensen en el más detallado Evangelio Gnóstico de la Pistis Sophia). Han sintonizado totalmente su voluntad a la Voluntad divina. Su vestido de luz se esfuerza en recibir el Soplo de Dios y de comprender Su Voluntad. Y están preparados interiormente para tomar toda medida y ha aportar todo cambio necesario, para su aprendizaje. En pocas palabras, se han unido en la medida de lo posible a las nuevas influencias de radiación que les envuelven. Si ese es su estado de ser personal, se dirigen sin duda, con una gran apertura, al reencuentro con la Mónada, ya que el campo de radiación ha llenado por así decirlo todas las lagunas aún existentes. (La Mónada es el Espíritu mismo, el aspecto más elevado y más divino del hombre. La Mónada es el verdadera Hijo de Dios, la Chispa divina misma). En ese mismo instante empieza para el candidato una nueva mañana. Su vestido de luz es de una luminosidad

15

espléndida y maravillosa, envolviendo el vestido material con el Manto de oro de las Bodas. Con justicia el vestido de luz unido a la Mónada es llamado en los textos sagrados <<el manto

de oro de las Bodas>>. Es el nuevo cuerpo del Alma. Cuando la unión íntima del vestido de luz

y de la Mónada se ha vuelto fuerte y sólida, se desarrollan una serie de propiedades nuevas y

antes absolutamente imposibles. Dos de entre ellas aparecen muy deprisa. Primero el vestido de luz se separa completamente del vehículo material. Este existe aún, pero el vestido de luz se ha liberado de él. Aún trabaja con ese vehículo material, pero ya no está sometido a ciertas leyes naturales. La segunda propiedad es la liberación del mundo tridimensional, de las fuerzas de la pesadez de la naturaleza inferior y, por ello, si se lo desea, una elevación absoluta y el reencuentro con la Fraternidad de la Vida en las nubes del cielo. Esperamos explicarles, en nuestra próxima alocución lo que entendemos por ello; en cuanto al desarrollo negativo que sufrirán forzosamente los que no han preparado a tiempo su vestido de luz y sobre lo cual hemos callado hasta ahora, intentaremos igualmente esclarecerlo para ustedes en nuestra próxima alocución.

Si desean purificar su vestido de luz en el sentido del que hablamos, les exhortamos entonces a tomar de corazón el consejo de adoptar un quíntuple comportamiento nuevo. Y consideren bien que la liberación verdadera no vendrá jamás permaneciendo sentados en su sofá u ocupándose únicamente de su biblioteca o de sus tesoros, permaneciendo como un erudito de salón. Si no hacen nada por sus semejantes, la bendición siempre tardará. Y después la Luz se retirará. Por eso les decimos: La primera condición para todo alumno verdadero de la Rosacruz de oro es siempre: Ofrecer su sangre, aportar su ofrenda sobre el altar del servicio; desvivirse por sus semejantes, por muy penoso que eso sea y en caso de necesidad hasta desfallecer. Esta es la exigencia. ¡La vida liberadora no viene sobre las alas del viento!, vertir su sangre, tal fue el ejemplo grandioso, el magnífico ejemplo dado por todos nuestros antepasados de la Comunidad de la Rosacruz Viva; llevado por la idea central única: Jesucristo. Si ustedes deciden vertir también su sangre, hacer ese sacrificio por el mundo y la humanidad, la segunda condición se manifestará: la calma, la serenidad tan necesaria para su

éter nervioso; y después en tercer lugar, emanará de usted una radiación de éter nervioso que les permitirá ayudar siempre a los demás en sus desgracias. En cuarto lugar, si perseveran, encontrarán firmemente sujeto a sus manos el Bastón de Moisés. A partir de entonces, dominarán el fuego de la serpiente y, por medio de ese fuego, avanzarán hacia el objetivo final. Para finalizar, en quinto lugar, recibirán la comprensión, la comprensión que nadie puede darles, la única comprensión que deben ustedes mismos adquirir gracias a la luz interior. Sin embargo, una vez más y no lo olviden jamás, esta luz interior se desarrolla exclusivamente

si vierten su sangre en imitación de Jesucristo.

Epílogo

Así queremos con celo hacer todo lo que pueda estimular la abertura de la Rosa del corazón y abandonar lo que pudiera dificultar ese proceso. Nosotros sellamos esta decisión:

Entramos en la plenitud de la vida del nuevo comportamiento. Desvelar con nosotros este secreto. ¡Estad con nosotros en esta vida! Entonces aparecerá el resultado:

la extinción del fuego infernal.

16

Entonces nos aproximaremos juntos al altar ardiente y secreto de Dios.

Bendición final

Nos deseamos los unos a los otros volvernos testigos vivientes de las Fuerzas de Luz que realizan en nosotros la Transfiguración. Amen

III

EL REGRESO DEL CRISTO Y LA NUEVA MANIFESTACIÓN ETÉRICA

Voto

Que la Misericordia, la Paz y el Amor sean multiplicados en ustedes, por Dios el Padre, en Jesucristo nuestro Señor, en la Comunidad del Espíritu Santo. Amen.

Oración

Señor, henos aquí ante Tu Faz. No te pedimos más Luz, sino oídos que comprendan Tu Palabra de Amor.

No anhelamos una Fuerza mayor, sino hacer un empleo más justo, día tras día, de lo que nuestra alma ha recibido de Tu Mano.

No pedimos, Señor, nuevos dones, sino sólo la capacidad de calmar la sed a otros con la Fuente interior que Tú has establecido. Amen.

Ritual

Cuando la Fraternidad universal de los Hijos de Dios emprende un trabajo en favor de una ola de vida particular, esta actividad no es nunca experimental ni sometida a ningún factor especulativo. En su base se encuentra siempre un plan. Este plan emprendido en el momento justo triunfará perfectamente. Así, cuando la Fraternidad de los Hijos de Dios, en la era aria,

17

comenzó su trabajo por la humanidad, con el fin de dar a conocer la Única Verdad y propagarla, el éxito estaba asegurado de antemano. Este trabajo a largo plazo es triple; conoce tres fases. En la primera fase, la Cadena Universal obra para la humanidad, en la segunda, obra con la humanidad y en la tercera, por la humanidad. Ello quiere decir que, en los primeros tiempos de la era aria, cuando el cuerpo racial de la humanidad apenas era aún capaz de manifestar, en la esfera de la materia una conciencia un poco despierta y que aún no se trataba de una vida un poco consciente, fueron los Hijos de Dios quienes dirigieron a la joven humanidad y regularon el curso de su vida y todos los procesos relacionados con ella. Así pues en esta época, esta Fraternidad sublime obraba literalmente para la humanidad. En la segunda fase, la conciencia de la joven humanidad había madurado y se había desarrollado suficientemente. El hombre seguía su camino a través de los dominios terrestres hasta el nadir de la materialidad. El desarrollo intelectual aumentó hasta tal punto que la Verdad, que se encontraba en la base de toda existencia, pudo serle revelada. Desde ese instante, los Hijos de Dios se aproximaron directamente a la humanidad. Comprenderéis cuan necesario era esto. Pues ¿como el hombre habría podido conocer por si mismo esta Única Verdad? Debía serle revelada por aquellos que vivían en ella. Desde entonces comenzó este poderoso y magnífico periodo humano que nos cuentan nuestras leyendas, el periodo en el que los Dioses aparecieron en la tierra y moraron en ella con los hombres, entre los hombres en tanto que verdaderos Sacerdotes y reyes. Es así como la Verdad permaneció en el medio de nosotros. Así es como la Verdad nos llamó a regresar hacia nuestra verdadera patria. Entonces nació el tercer periodo. El hombre había escuchado la verdad. El hombre había visto la Verdad viva tomar forma en muchos. La gran apertura se había efectuado. El hombre debía ahora probar que podría realizar la liberación por sus propias fuerzas. En lo sucesivo, la Verdad debería ser conocida en la humanidad y por ella misma. El Sacerdocio real humano había nacido. Entonces los Hijos de Dios se retiraron a sus propios dominios de vida para aportar, desde allí, toda ayuda y toda directiva que se revelara necesaria. Es necesario ver claramente que, tan lejos como se remonte la memoria del hombre, siempre hubo una jerarquía humana de sacerdotes-reyes, inquebrantable e indestructible, enteramente sintonizada y unida a la Cadena Universal de los Hijos de Dios. Pensar en la Orden de Melquisedec. Pensar en Jesucristo nuestro Señor, un Hijo de Dios nacido de los hombres. Los siglos han difuminado su mensaje a la humanidad, ¡pero la verdad vive! Ella permanece a través de todos los siglos, y aquellos que la anuncian siempre se darán a conocer. Amen.

Os leemos un fragmento del 90avo capítulo del evangelio de los Doce

De nuevo los Doce se reunieron al interior del circulo de las palmeras; y uno de ellos, Tomás, preguntó a los otros: ¿Que es la verdad? Una única y misma cosa se presenta diferentemente a diferentes pensadores y se presenta incluso diferente a un mismo poder del pensamiento, en tiempos diferentes. ¿Que es entonces la verdad?. Mientras que discutían, Jesús apareció en el medio de ellos y dijo:

<<La verdad única y absoluta solo está en Dios; pues ningún hombre, ni ningún grupo de hombres conoce lo que solo dios conoce, aquel que es todo en todos. La verdad se manifiesta a los hombres según su facultad de comprenderla y de acogerla. La verdad tiene numerosas facetas y uno no ve más que una pequeña faceta, otro ve otra, y uno ve más que el otro según le es dado. Observar este cristal: la luz única se manifiesta en las doce caras, si, en las cuatro veces doce caras; y cada cara refleja un rayo luminoso; uno considera una de las caras, otro otra cara;

18

sin embargo, solo una luz brilla en todas las caras. Para cada uno sin embargo la Verdad es tal como la ve, según su propio pensamiento y hasta que una verdad superior le sea revelada en el momento requerido. Al alma que puede recibir una luz más elevada, más luz le será aportada. No juzguéis a los otros para no ser juzgados. Más de uno me dirá: "Señor, Señor, hemos propagado Tú Verdad con celo" pero yo les diré: "No, habéis sido celosos para que los demás compartieran vuestra comprensión y no aceptasteis ninguna otra verdad." La fe sin el Amor está muerta. El Amor es la realización de la ley. La Verdad es el gran poder de Dios. La Verdad triunfará finalmente de todo error. Sin embargo la Santa Ley que yo he dado es para todos clara, equitativa y buena. Puedan todos mantenerse en ella para la Salvación de su Alma.>>

Amen.

Tercera alocución

<<El día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De golpe vino del cielo un ruido como el de un viento impetuoso, y lleno toda la casa en donde estaban sentados. Unas lenguas, parecidas a lenguas de fuego, se les aparecieron, separadas las unas de las otras, y se posaron sobre cada uno de ellos y fueron llenados del Espíritu Santo y se pusieron a hablar otras lenguas, según el Espíritu les daba por expresarse.>>

Ustedes conocen esta parábola extraída de los Hechos de los Apóstoles ¿Verdad? Ella nos va a servir para llegar al corazón del asunto que hoy nos ocupa y que les ha conducido hasta esta Conferencia. Y les decimos: Un nuevo campo de radiación procedente de la naturaleza superior nos envuelve, a nosotros y a nuestros semejantes. En la medida en que se vuelve suficientemente fuerte, ese campo de radiación actúa sobre nuestro vestido de luz, que hemos descrito otra vez más detalladamente estos días atrás. Nos alcanza en el santuario de la cabeza, en esta parte que corresponde al circulo de fuego de la pineal. Cuando sufrimos ese toque, nos llega bajo la forma de numerosas impresiones auditivas y visuales. Lo escuchamos como un ruido de trueno o bien percibimos radiaciones y efectos luminosos que se comunican a todo el grupo.

Esta experiencia es totalmente lógica y se la puede explicar y comprender muy bien. Ya que la estructura orgánica del santuario de nuestra cabeza ¿no es capaz de recibir las mínimas impresiones, las impresiones más sutiles? He ahí porqué los que se han preparado seriamente y pueden así recibir espontáneamente las impresiones de la Naturaleza superior, experimentarán al principio como una intensa emoción que se comunicará al santuario de la cabeza bajo forma de luz y de sonido. Y esto es solo un principio. Es como un primer estremecimiento que les recorre. Si han sintonizado de la justa manera su voluntad al tiempo nuevo que viene, y todos debemos reflexionar en ello, entonces se abre el círculo de fuego de la pineal. Por esa apertura, la Mónada desciende en el círculo de fuego y se une, se une a la pineal. En el caso que no sepan aún lo que hay que entender por <<apertura>>, recuerden nuestras exposiciones sobre las Bodas Alquímicas de nuestro Padre, Hermano Cristián Rosacruz: Para que tal apertura se produzca, es preciso que sea aniquilado el rey que domina nuestro sistema, el ser yo ordinario, en sus diversos aspectos, con todas sus afinidades y

19

tendencias. Una vez adquirida esta apertura en la cima del fuego de la serpiente, la Mónada, el Espíritu vivo mismo, puede descender en el circulo de fuego. En ese instante todo su cuerpo de luz, todo su ser se estremece, es abrazado, inflamado y, en su vestido de luz, esta fuerza ardiente le desata de su cuerpo físico. Tal vez pueda ahora representarse como en ustedes todo va a cambiar, como si hubiesen sido tocados por una formidable emoción. Les decimos estos días, que el vestido de luz representa al doble etérico de su cuerpo físico. Ciertamente, en ese nuevo estado de ser que intentamos explicar, este vestido de luz continua realizando sus funciones en el cuerpo físico. Pero ha adquirido además una total libertad de acción. su vestido de luz ha sido desatado, liberado, como aspirado hacia el círculo de fuego de la pineal, siendo ustedes total y plenamente conscientes. La Lengua sagrada designa a ese estado por la expresión <<estar en el mundo, pero no ser de este mundo>>. El Espíritu, la Mónada, llena totalmente el vestido de luz, sus mínimos aspectos, cada uno de sus átomos. Entonces Él establece su foco en la pineal, de la que procede la voluntad y la conciencia. Tal vez comprendan que, cuando la Eternidad se introduce así en el tiempo, cuando el Espíritu se manifiesta en él, todos los aspectos temporales del vestido de luz son como engullidos! Toda su naturaleza, con todos sus fluidos vitales, está totalmente sintonizada con el Espíritu Vivo que la ha penetrado. Y en el mismo instante, es difícil de decir como, (Pablo habla de un instante preciso en donde todo esto tiene lugar, en donde el Espíritu es recibido y donde todo ha cambiado) al instante mismo pues empieza la fase de la transfiguración, en el curso de la cual, el alumno vive simultáneamente en dos mundos: El mundo de la decadencia y la Naturaleza superior. Pero atención, no en un estado de trance cualquiera, no por medio de una miserable imitación oculta, no traspasando los dominios que llamamos esfera reflectora, sino gracias a la nueva conciencia que luce, clara y completa: Participación en el mundo del Espíritu vivo, el dominio de la Fraternidad, en los dominios del sexto y séptimo grado de la Escuela Espiritual. Esto significa poseer el cuerpo ordinario tan conocido, mientras está libre de ese cuerpo, independientemente de él. Estar independiente de los sufrimientos corporales que podríais aún sufrir, de los eventuales tormentos que ese cuerpo sufre. Estar libre, viviendo, verdaderamente. Pablo dice: <<En el cuerpo o fuera del cuerpo, estamos en el Señor.>> La muerte entonces es vencida. Llegado su tiempo, el cuerpo físico será simplemente depositado en el estado en que se encuentre en ese momento. Cuando el vestido de luz retorne a los dominios del Espíritu, el cuerpo material desaparecerá de una manera muy especial o enigmática en apariencia, como lo dejan suponer los Evangelios en muchos casos. La forma en que se produce esta desaparición depende totalmente del grado de adelanto del proceso de la transfiguración. Ya que es un Espíritu santificante, un Espíritu curador el que viene hacia ustedes en la Mónada para un desarrollo totalmente nuevo, en el momento en que les ha liberado de su pretendido estado <<de ser viviente>>. Actualmente experimentan este estado como una vida trepidante aunque no tiene nada en común con la vida. Solo hay una Vida verdadera, la que resulta de la entrada del Espíritu en la pineal. Por ello ya no se agarren con todas sus fuerzas a la existencia terrestre, ya que desde el origen son llamados a esta Vida verdadera. Si pueden ahora representarse ese proceso y vivirlo por poco que sea, comprenderán también que los que reciben la Mónada en el círculo de fuego de la pineal y comprueban su influjo en el vestido de luz, que estos hablen al instante otras lenguas, es decir las lenguas que el Espíritu les da a hablar. ¿Comprenden estas palabras? No se trata de esas habladurías mediumnicas, de toda la

20

cháchara que se oye en las sesiones de espiritismo. (¡Es totalmente incomprensible, que tantas personas participen aún en eso!) No es tampoco un ensombrecimiento por una entidad cualquiera, sino de hablar el único lenguaje universal del Espíritu, comprendido por todos aquellos que buscan verdaderamente al Espíritu. Deberían poder representarse -puesto que estudiamos ya desde hace tantos años con ustedes la Enseñanza Universal- como cambian todos los aspectos, toda la estructura orgánica de la cabeza cuando la Mónada desciende y que unida a la pineal, llena ese santuario, mientras que el chakra de la laringe, ese maravilloso sistema del que se podría decir que dirige el santuario de la cabeza, es dirigido por el Espíritu. Entonces este órgano creador superior se abre totalmente, y habla, debe hablar en otras lenguas. En el momento en que ese importante centro funciona como debe, es siempre el lenguaje del Espíritu el que expresa la palabra. Y se comprende lo que la Lengua sagrada dice al respecto, por ejemplo: <<Dios habla, y ello es. El ordena, y ello es>>. Lo que se ha vuelto así activo, es el gran poder mágico universal. Este estado es siempre imitado por especuladores y por esta razón les preguntamos: ¿Han comprendido en que sentido universal el Espíritu se dirige a la Comunidad?

Este es el corazón del mensaje de la Conferencia de Renovación de <<Aquarius>>: La manifestación del Espíritu, el descenso del Espíritu de Dios, del Verbo de Dios en el hombre, la pertenencia a la filiación divina, el regreso del Cristo, la iniciación en los Misterios de la

Rosacruz Universal, la edificación de la Iglesia verdadera, única y universal, que va a comenzar ahora, en nuestra época, gracias al descenso de la atmósfera apropiada que nos envuelve a todos,

a nosotros y a nuestros semejantes. La situación que vivimos actualmente se ha producido

frecuentemente en el pasado de la humanidad cada vez que una cosecha debía ser acogida y entrojada en el tiempo. se puede decir que ese proceso es literalmente el retorno del Cristo, el regreso absoluto. En la siguiente alocución trataremos de decirles como deben comprender el Espíritu Santo, lo que es en realidad. Y verán entonces claramente que, en todas las manifestaciones del

espíritu Santo, hay una progresión sistemática. se habla de un regreso del cristo, de una cosecha que debe entrar en los graneros. Pero la futura cosecha que va a empezar es muy diferente de todas las precedentes. Les hemos descrito cual era la reacción ideal y perfecta al toque intercósmico, que permite un reencuentro absoluto, cara a cara. Pero decimos para tranquilizarles que todos los que no están, o no están aún admitidos en el sentido absoluto en este poderoso proceso -y que se podría pensar que la salvación les abandona- no se encuentran forzosamente del lado malo de la línea de separación que va ensanchándose. No, debemos mostrarles los diferentes grados del desarrollo positivo. Todos, podréis entrar en el Único Reino. Os lo decimos sin ninguna exaltación mística. Pero es preciso que se pongan manos a la obra, ahora, hoy. Pues cualquiera que no lo haga estará irrevocablemente sometido al desarrollo negativo. En el transcurso de uno de los últimos Servicios de Templo en Haarlem, hemos hablado de las consecuencias generales del nuevo campo de radiación válido para todos los hombres en

el mundo.

Igualmente les hemos recordado durante un servicio de nuestra Conferencia de <<Aquarius>> que, dentro de poco, se desarrollará gradualmente la vista etérica. Ya que, cuando ese nuevo campo de radiación toque el círculo de fuego de la pineal, resultará como mínimo un reforzamiento de la actividad del tálamo óptico, esas ramificaciones nerviosas sutiles que unen la pineal a los ojos. Y es así como unas turbaciones de la vista se declararán en los que no han oído jamás hablar de la preparación del círculo de fuego de la pineal. Oirán hablar mucho, en un próximo futuro, de diferentes enfermedades de los ojos. Por otra parte la

21

vista etérica se desarrollará, la cual nada tiene que ver, anotarlo bien, con la vista espiritual. Hemos hablado ya de esta vista espiritual que es un desarrollo perfecto y muy especial de la pineal en relación con la Mónada. La vista etérica se desarrolla siempre por los nervios ópticos. Un afinamiento de nuestra estructura orgánica conllevará un funcionamiento diferente de los ojos que designamos como la vista etérica. Comprenderán que esta vista etérica por si sola provocará ya en esta mundo un formidable cambio. Nada menos que una revolución mundial, que concernirá a todos los pueblos. Ya que imagínese un poco que, en los días futuros, mientras que hasta ese momento solo se veían cosas materiales, súbitamente percibir los dominios sutiles que nos rodean, aumentando vuestro espacio vital y ¡que esto le ocurra a toda la humanidad!. Participará de repente en otro campo de existencia, en una vida extremadamente diferente, en la vida que vuelve posible nuestra existencia en la materia y que determina toda nuestra existencia material. Ya que, desde

el punto de vista material, hemos dicho, que es gracias a nuestro doble etérico que existimos. Pues bien, toda la humanidad se pondrá progresivamente a ver en el dominio de la vida etérica, la parte etérica de la esfera reflectora. Todos los hombres participarán personalmente en esta vida. Toda la humanidad tendrá pues acceso a la esfera reflectora en sus diversos aspectos y será victima de sus terribles ilusiones. Los velos de esta escena se apartarán delante de los hombres, que descubrirán que la vida en la esfera reflectora no tiene tras ella ningún plan superior, y que está totalmente fundada en la ilusión. Al fin, penoso detalle, se descubrirá toda la hez, toda la miseria etérica que, mucho más que la de la esfera material, devora nuestro vestido de luz y vive de él. Nuestros medios actuales de limpieza no pueden nada contra ello. Si tiene las manos sucias, puede lavarlas. Si no se sienten limpios pueden tomar un baño. Pero, queridos amigos, centenares de baños sucesivos no les quitarán la suciedad de la esfera etérica que les envuelve tal vez por todos los lados. La higiene corporal actual no es de ninguna utilidad. La única cosa verdaderamente necesaria, es el nuevo comportamiento, nada más. En un próximo futuro, solo el comportamiento será el verdadero método de purificación. En efecto, gracias al nuevo comportamiento, su vestido de luz cambia, otra radiación emana de ustedes y con este hecho apartan toda la miseria etérica. Comprenderán que, cuando la humanidad conozca esos nuevos desarrollos, todo el orgullo, toda la ilusión, toda la presunción caerá. El hombre se dará cuenta que, aunque llamado a lo que hay de más elevado, es a menudo y bajo muchos aspectos el ser que ha caído en lo más bajo y que está más unido a la tierra. esta situación provocará violentas reacciones psíquicas en innumerables humanos, lo que les empujará a buscar de nuevo. Intentarán encontrar una salida a esta situación de la que empiezan ahora a tomar conciencia. Intentarán encontrar otras formas de purificación y otros métodos de elevación. Respetarán otros valores humanos en relación, como hemos dicho, con el comportamiento, no solamente relativo a la vida exterior sino sobretodo a la vida interior.

A la luz de todo lo que les acabamos de decir, vean ahora que notable porvenir, que

porvenir apasionante le espera a la humanidad, así como los desarrollos extraordinarios que va a vivir y esto porque el nuevo campo de radiación intercósmico, el Espíritu Santo, toca el círculo de fuego de la pineal.

Y tan solo les hablamos de una parte de las consecuencias que conllevará la vista etérica

para la humanidad. Podríamos estudiar innumerables líneas de desarrollo futuras. Sin ninguna duda tendremos la ocasión próximamente a propósito de los acontecimientos. Sería posible entretenerlos durante horas con todo lo que será desenmascarado en el futuro. Y no exageramos

de ninguna manera diciéndoos que estos acontecimientos provocarán una revolución social completa.

22

¿Piensan que alguien osaría aparecer sobre el podium si alguno viera como se presenta su vestido de luz y a que fuerzas etéricas está unido? ¡Ciertamente no asará mostrarse si no satisface un mínimo de condiciones! El nuevo desarrollo psíquico contribuirá mucho a la revelación de la verdad.

Este <<abajo las mascaras>> va a desarrollarse en los días, en los meses y años futuros. Y tenemos una misión que cumplir a este respecto durante esta Conferencia. Les hemos descrito la evolución de los que pueden entrar ya en la vía liberadora. Hemos visto que el mundo nuevo se abre para los que es posible calificar de alumnos verdaderos. Comprenderéis pues que se va a producir un cambio total en la Escuela Espiritual en el curso de los meses y años próximos. No podemos contentarnos con hablarles y remitirnos a ustedes para que pongan en práctica nuestras palabras. La Escuela Espiritual debe formar rápidamente una comunidad de hombres y mujeres que practiquen efectivamente el nuevo comportamiento. Solamente entonces constituirá en nuestro mundo la Fuerza constructora y de socorro que empieza a mostrar. Una nueva enseñanza se adaptará a esta evolución en la Escuela Espiritual, enseñanza fundada exclusivamente sobre hechos que cada uno podrá verificar. Debemos pues describirles igualmente las condiciones de vida mínimas que hay que satisfacer hoy. Indicamos esas condiciones a los que aceptan emprender una marcha liberadora, pero que, por una razón cualquiera, no lo han empezado todavía. ¿Saben porqué? La razón es de las más clásicas. Cuando la llamada resuena: ¡Id al encuentro del esposo! estamos todos entonces prodigiosamente atareados. <<Pero es que tengo que hacer primero esto; tengo que ir a ver como va aquello; tengo aún algo que arreglar; tengo que poner orden en mi vida profesional, ¡no puedo dejarlo todo plantado!>> etc. Así es como lo describe la Lengua Sagrada y como lo confirma la práctica. Todos tenemos terriblemente cosas que hacer; estamos todos ocupados en todo y en nada, en tanto que lo más importante, lo más sublime, lo dejamos para el final. Todo esto debe ahora pertenecer al pasado.

Queremos al fin hablarles del desarrollo de los que conocen bien el Camino pero no quieren en absoluto recorrerlo. Les recordamos que hace años encontramos a un joven que nos dijo: <<Yo se que tienen razón. Se cuan justo es el camino que ustedes siguen. ¡Pero yo no lo haré, no lo haré!>> Y lo declaraba con toda la energía que estaba en él. Este hombre que conocía el camino, el proceso, pero estaba totalmente decidido a no seguirlo tuvo un fin miserable, un fin terrible.

Les decimos eso no solamente para advertirles, sino para señalarles también la profunda seriedad de nuestros argumentos y la gravedad de los tiempos que vivimos. Se trata ahora del <<todo o nada>>. Esperamos conocer mañana su decisión.

Oración de clausura

Abran perfectamente su corazón. Escuchen la Voz interior, después de haber terminado el combate.

Elévense con sus dos alas por encima del mundo de la ilusión. Quieran, en el presente, ir hacia su padre.

23

La Espada del Espíritu Santo ahuyenta el mal,

y

el adversario se aparta de ustedes.

Y

purificados y limpios,

habiendo concluido el viaje,

el Hijo de la Plenitud se engalana

con la exigencia cumplida. Amen.

Bendición final

Sabed que la unidad con el Espíritu Universal Séptuple se realiza solamente cuando la vibración fundamental emana del centro del ser real, que es en Cristo. Y todos aquellos que llaman así serán bienaventurados, es decir iluminados por el Espíritu Santo. Amen.

IV

LA COMUNIDAD DEL ESPÍRITU SANTO

Voto

Nos encontramos en la Luz irradiante del Espíritu divino y sabemos que, si estamos verdaderamente reunidos aquí sobre la base del Alma viva, comprenderemos y entenderemos totalmente la palabra pronunciada. Amen.

<<¡Oh profundidad de la Riqueza,

de la Sabiduría y de la Ciencia de Dios! ¡Cuan insondables son Tus juicios,

e incomprensibles Tus caminos!

¿Pues quien ha conocido el pensamiento del Señor,

o quien ha sido Su Consejero?

¿Quien Le ha dado primero, para que haya de recibir compensación?

Es de El, por El y para El que son todas las cosas.

A El sea la Gloria por todos los siglos. Amen.>>

24

Rosa Mystica 69 Tres candelabros arden vivamente, las tres veces siete Luces. Ellos no pueden iluminar sin más

el Camino de la Salvación.

Los negros velos de la noche nos mantienen prisioneros. No hay ayuda que pueda aplacar

el ardiente deseo.

Hasta que en el Santuario del Corazón comienza el gran combate, y el yo apaga el candelabro causante de todo el sufrimiento.

Una Nueva Luz irradiará entonces con tres veces siete colores.

Y el corazón florecerá como una Rosaleda

en toda su magnificencia.

El candelabro de la Cabeza

saludará entonces al Espíritu.

Y ved, el Alma Renacida

va al encuentro de su Dios.

Juan I

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella. Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz. Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.

En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan dio testimonio de él, y clamó diciendo: Este es de quien yo decía: El que viene después de mí, es antes de mí; porqué era primero que yo. Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia. Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.>>

Ritual

25

<<Que vuestra luz luzca ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos.>> Aquel que deja verdaderamente a <<su luz brillar ante los hombres>>, como lo expresa la Doctrina Universal y toda la Lengua Sagrada, debe hacerlo en un estado de conciencia nuevo en desarrollo. La conciencia-yo que el hombre posee y conoce solo es capaz de expresarse en las esferas de vida de la naturaleza de la muerte. Es incapaz de entrar en la realidad de la verdadera Vida y de impulsar al alma a un estado consciente. Es pues evidente que cualquiera que quiera ser un alumno verdadero de una Escuela Espiritual Gnóstica debe, después de un cierto tiempo de preparación y de orientación, despojarse de su antiguo estado de conciencia para dar al nuevo estado de conciencia la posibilidad de manifestarse. Llamamos ascensión de la montaña al proceso que conduce a ello. Cuando este proceso tiene éxito, el alumno participa efectivamente en el nuevo estado de conciencia, que es al mismo tiempo un estado del alma viva y centelleante. Este alumno, que se ha vuelto un discípulo, posee una nueva fuerza-luz que proviene de su propio ser interior, y debe ir, con esta fuerza-luz del alma viva hacia el mundo y la humanidad. ¡Es esta luz la que debe brillar ante los hombres! Pues únicamente por esta luz pueden ser ayudados los buscadores y llegar más rápidamente a resultados liberadores. Únicamente por esta luz los hombres unidos por el mal pueden ser desligados del mal que los encadena y recibir la posibilidad de volverse buscadores. Únicamente por esta luz el mal, con sus efectos totalmente destructores, puede ser circunscrito al interior de los límites naturales. Únicamente por esta luz las esferas de vida del hombre pueden ser suficientemente purificadas y conservadas para volverse realmente campos de desarrollo para los que son llamados a ser Hijos de Dios en el sentido más profundo. Si nuestra Escuela Espiritual quiere ocupar su lugar en el poderoso y maravilloso trabajo al cual es llamada ella también, sus miembros deben dar la prueba y el testimonio de la posesión de esta luz. Cada uno comprenderá que después de los numerosos años de orientación y preparación que nos han sido concedidos, la llamada actual resuena para todos nosotros: <<Hacer irradiar la luz ahora, claramente, ante los hombres, para que vean y descubran los resultados de vuestras obras.>> Amen.

Cuarta alocución

<<Entonces la señal del Hijo del hombre aparecerá en el Cielo.>> Conocen sin duda estas palabras del Evangelio de Mateo, capítulo 24, así como muchas otras de este capítulo. Es un pasaje particularmente oscuro del Nuevo Testamento, pero esta profecía está basada en un hecho científico. Todos los que están acogidos en el campo de Luz de la filosofía de la Fraternidad Universal conocen el pasado, el presente y el futuro. tienen el conocimiento de la evolución del mundo. He ahí porque, como el autor del Evangelio de Mateo, los antiguos Hermanos presentaban siempre las cosas muy concretamente, como si ellas anunciarán un acontecimiento presente. Sabían pues que el Día del Señor no podía llegar en no importa que momento, sino también que todos los hombres debían prepararse para ello en su vida presente. Por eso redactaban sus profecías para un presente absoluto, eterno.

26

En cuanto a nosotros, les presentamos esas cosas de la misma forma, porque el tiempo ha llegado. Lo que los antiguos profetizaron va a realizarse en nuestros días y entonces sabrán que esos hermanos no eran de ningún modo unos exaltados. Cuantas veces habrán pensado:

¡Hace dos mil años que se ha profetizado tal o cual cosa y aún no hemos visto nada! ¿No será una fábula? Sin embargo, comprenderán ahora porque la profecía de los acontecimientos futuros fue ya hecha hace dos mil años. Los grandes procesos de modificación de la atmósfera de nuestro mundo se han vuelto visibles; se revelan un poco por todas partes y traen con ellos <<la señal del Hijo del hombre>> En efecto, las condiciones atmosféricas determinan el valor de las radiaciones que ejercen su poder sobre el hombre en un cierto momento. El desarrollo de esos fenómenos toma e influencia pues su vestido de luz, que es llevado a un cierto estado. Así es como es determinada la marcha de las cosas y el destino de la humanidad. la naturaleza de las radiaciones empuja a la humanidad a una cierta manifestación; por ello influencian su vestido de luz, armoniosamente o no.

Así, de las fuerzas cósmicas e ínter cósmicas, depende el destino de la humanidad. El Hijo del hombre es el Espíritu viviente. El Hijo del hombre es todo lo que vive y está en el Espíritu, por el Espíritu y con el Espíritu. Por eso el Hijo del hombre es la viviente Fraternidad misma. Vivimos, existimos gracias a nuestro vestido de luz. Cuando la Vida Divina Universal, de la que todos hemos salido, debe comunicar o aportar algo a la humanidad -por que cierto periodo está llegando a su fin y le sucede un nuevo escalón del destino- es lógico y razonable que esto se produzca por medio de un campo de radiación especial, que envuelve a la humanidad e influencia sus actividades bajo todos sus aspectos. Por esto el Vestido de Luz de Dios engloba al vestido de luz de los hombres al cual, todos, deben adaptarse. Nadie escapa a esta exigencia, nadie escapa a esta influencia. Lo importante ahora es saber como el Vestido de Luz de Dios os tocará y también en que estado de ser se encuentran en ese momento, ya que las reacciones resultantes dependen del estado de ser del momento; de él depende todo nuestro destino. ¡Atención, en efecto, la Fraternidad no actúa jamás de forma arbitraria! Todo hombre recibe en el momento requerido lo que necesita. El nuevo campo de radiación que nos envuelve proviene del Amor divino, incluso si lo sentimos como un fardo pesado, como un castigo. Para propulsar a la humanidad hacia un bien superior, el nuevo campo de radiación posee todo lo que el hombre necesita, todo lo que puede soportar. Consideren entonces lo siguiente: Un gran número de entre ustedes está en la Escuela Espiritual desde hace numerosos años. A todos ustedes se les plantea la pregunta: ¿Han empleado efectivamente todos estos años de la justa manera? ¿Han utilizado todos los medios de la única manera para llegar a la autorrealización? Si este no es el caso, es comprensible que el nuevo campo de radiación no les haya tocado de manera muy armoniosa; entonces deben considerar toda esa desarmonía en su vida como una gracia infinita. No es ni un castigo, ni una venganza, sino el Amor de Dios que es irresistible. Y si sienten ese toque de una forma inarmoniosa, como un latigazo, es que es preciso que así fuera.

Antes de seguir digamos una vez más que la humanidad debe pasar por doce fases de evolución. Ella recibe esas doce influencias, atraviesa esos doce desarrollos en el transcurso de un solo año estelar (esotérico). En cada uno de ellos, tiene una cierta tarea que realizar. Se habla también de estos doce aspectos, de estas doce influencias zodiacales como de doce hermanos que están alrededor de nosotros y cerca de nosotros. El periodo de Acuario que va ahora a comenzar está perfectamente sostenido por los once hermanos restantes, lo que explica porque vemos actualmente aparecer una pirámide zodiacal dodécuple. En esta marcha evolutiva dodécuple, en el transcurso de esos doce

27

periodos, intervienen siempre siete fuerzas, siete manifestaciones etéricas para una santificación, así pues para curar y salvar. El Cuerpo etérico curador, que es el de las siete fuerzas que provienen de los doce hermanos, de los doce signos del zodiaco, descienden hacia nosotros en nuestra época; nos toca y quiere salvarnos, al menos ponerse a nuestro servicio, ayudarnos. En el transcurso de un año estelar, en cada una de las doce fases de evolución de la humanidad, el Cuerpo etérico que nos toca es diferente del precedente. La regularidad, la hora

de la realización de esta ley universal no puede ciertamente ser parada por nada ni por nadie; ya

que esto en un momento dado no gustaría a alguien, por ejemplo. Todos, de arriba a abajo, tanto

el señor Kennedy, presidente de los Estados Unidos como el señor Krouchev, que dirige la

Unión Soviética, deben conformarse a ello. El Espíritu Santo viene hacia todos, el Cuerpo

Séptuple del Espíritu nos penetra a todos. Y si, ahora, esta mañana (ya que el día ha llegado), evocamos el Cuerpo sagrado de nuestro Padre Hermano Cristián Rosacruz, este cuerpo nos tocará en función de nuestro estado

de

ser del momento. Hablamos de Rosacruz porque nuestro vestido de luz es un sistema de focos de fuerza

en

forma de cruz. Cuando separan las piernas y los brazos, ven netamente dibujarse la forma de

una estrella, en la que debe figurar la Rosa y la Cruz. Esta rosacruz constituye pues su vestido de luz con numerosos centros de fuerza, o "rosas", que se manifiestan en forma de estrella de cinco

brazos.

Es todo este sistema el que debe, en nuestra Rosacruz viva, consagrarse al Cristo, confiarse al ser Crístico, identificarse con Él, volverse perfectamente uno con Él. Por eso hablamos de Cristián Rosacruz. Y ahora que les colocamos en ese campo de radiación, ahora que los siete aspectos del Espíritu Santo Séptuple nos tocan, nuestra Mónada penetra en nuestro sistema y es la señal del Hijo del hombre al que saludamos como Dios de Dios, Espíritu del Espíritu. Sin embargo, si esto no es aún posible es siempre una poderosa fuerza de purificación que nos toca como una espada. Cuando el Espíritu fluye, nadie, retengan bien esto, nadie puede sustraerse a Él. Esta espada puede alcanzarnos, perforarnos, desgarrar nuestro vestido de luz y mostrarnos muy claramente lo que, hasta ahora, nos impedía recibir una bendición de valor eterno. Quienes lo experimentan reciben, en esta fuerza particular de radiación y por ella, el medio de realizar el gran y santo trabajo, el Misterium Magnum esperado por todos ustedes.

Cualquiera que sea su estado de ser, recuerde bien que todos están en condiciones de realizar el gran trabajo gracias a la Fuerza recibida aquí esta mañana. Pero vigilen no obstante igualmente

lo

siguiente: No sabemos de cuanto tiempo disponen aún.

Y

ahora habrán comprendido sin duda, con la ayuda igualmente de los autores del Nuevo

testamento, que este tiempo de preparación empezó hace alrededor de dos mil años:

<<¡Preparaos! ¡El tiempo ha llegado! ¡Vigilar a fin de no ser tentados!>>. Los hermanos lo han establecido así en previsión del día de hoy, con los ojos fijos en el tiempo que se ha vuelto actual.

Nadie puede decir: No lo sabía. Tal vez han tardado demasiado tiempo en poner al día

su reacción positiva. Miren como la comunidad actual del Espíritu santo, que procede del Espíritu santo y existe por Él, vive interiormente. Pero, cuidado, ¡no intentamos ponerles en un estado de trance o exaltación mística! Queremos más bien echar una mirada lúcida sobre esas cosas, examinarlo todo fríamente, científicamente. Y pedimos toda su atención ya que esta misión que hemos recibido, estas palabras que vamos a pronunciar, es el espíritu quien nos las dicta. La comunidad de tres mil almas, aquí presente en este Templo, recibe plenamente los dones de gracia del Espíritu Santo. Lo que es ofrecido aquí es para todos ustedes sin excepción.

28

Todos recibimos los dones de gracia actuales, del Espíritu santo y por Él. Y ustedes están ya dentro o tal vez aproximándose. Toda la comunidad de los que han penetrado y de los que se aproximan con el corazón a la Escuela Espiritual están acogidos en el flujo del Espíritu. Todos son admitidos en ese campo de radiación, todos sin excepción. ¿Como es posible, preguntarán? Para comprenderlo, consideren ahora la imagen que da la Escuela Espiritual actual: en la cima se mantiene la Comunidad de la Vida. Y de tiempo en tiempo podemos evocar al Gran Maestro de la Cadena Universal. Por debajo se reagrupan: el Consejo de Ancianos, la Comunidad de la Cabeza de Ora, la Falange Sacerdotal llamada Ekklesia, la Falange Sacerdotal en preparación, a la que llamamos la Escuela de la Conciencia Superior. Vemos a continuación una comunidad ya muy fuerte de alumnos confesionales, una comunidad de alumnos probatorios, una comunidad de alumnos preparatorios y los que pueblan el atrio. Está además la viviente comunidad de la Juventud. Todos estos aspectos son agrupados bajo el término de Comunidad de la Rosacruz. Sobre toda esta Comunidad, sobre este Cuerpo Vivo, afluyen los dones de gracia del Espíritu santo. Y ninguno de entre nosotros debe sentirse o considerarse demasiado débil. Ya que en la Comunidad actual del Espíritu santo, todos somos inconmensurablemente fuertes. Aclaremos esto. En nuestra Escuela Espiritual llamamos al Espíritu Santo, el Espíritu Séptuple. En el transcurso de los doce periodos que conforman un ciclo sin fin, en una progresión continua, siete fuerzas se nos aproximan. Se manifiestan sin cesar como siete rayos de la Razón divina para establecer en el tiempo el Plan de Dios para el mundo y la humanidad. Ahora bien, comprendan que es imposible que el Plan de Dios cese de ejecutarse por la razón que sea. Evidentemente debemos colaborar con él en concordancia con los objetivos perseguidos, sino toda resistencia es rota como por una violenta tempestad, no como un castigo, sino para eliminar lo que no responde a ello. Piense ahora en el poderoso símbolo que domina el podium del Templo de Haarlem que representa el vestido de luz del ser humano, una estrella quíntuple, un verdadero Rosacruz vivo. Esta luminosa estrella está rodeada por un circulo, el círculo zodiacal, el círculo de los doce hermanos que se manifiestan a toda la humanidad bajo una forma cada vez diferente y de donde provienen las siete veces siete gradaciones etéricas del Espíritu santo. Estos siete veces siete toques están destinados para realizar plenamente el vestido de luz de cada uno. Este símbolo no es pues, como podría creerse, un signo perteneciente al pasado, el engloba presente, pasado y futuro. Ya que, comprenderlo bien, al igual que, de años estelares en años estelares, se suceden los doce periodos humanos, igualmente los siete veces siete aspectos del Espíritu Santo llevan, con una fuerza-luz siempre en aumento, la efusión de fuerza hasta su punto culminante, que será alcanzado en un futuro lejano. Comprendemos así que la efusión del Espíritu santo se refiere a una fuerza indivisible y extraordinaria, que siempre fue la misma y que es y será siempre la misma. Esta manifestación divina en el hombre sigue, al mismo tiempo que este, una vía, un proceso de desarrollo, y vemos representado en el símbolo de Haarlem está vía de desarrollo de la presencia de Dios en nosotros, de Dios que se manifiesta en nuestro vestido de luz. Pero es preciso que el hombre escoja el mismo ese camino. Es necesario que tenga verdaderamente la voluntad de recorrerlo. Por ello, a quien desee volverse alumno, le es formulada esta pregunta esencial en la Escuela Espiritual: ¿Está dispuesto a aceptar las consecuencias de su elección? De lo contrario, la persona no está en su sitio en la Escuela Espiritual. Todo hombre es bienvenido a ella, pero debe aceptar las consecuencias del camino. Hemos establecido esto por el Espíritu Santo y en Él. El toque del Espíritu es intransigente. Debe ser vivido con todas las consecuencias que resultan de ello. Cuando el ser humano invoca al Espíritu Santo, debe seguir el camino de los doce

29

hermanos. Debe decidirse positivamente y demostrar esa decisión por su comportamiento. Ya que el Espíritu Santo sólo actúa exclusivamente de forma liberadora, el Espíritu Séptuple solo es verdaderamente salvador cuando se ha hecho, real y verdaderamente, la elección del camino. Si no el Espíritu Séptuple es para nosotros tan solo una fuerza natural superior, que nos arrastra en la rueda perpetua del nacimiento y de la muerte, en la sucesión de los periodos en los que el curso se ajusta a las leyes de la naturaleza. Si no obstante aceptan conscientemente la efusión del Espíritu Séptuple, les toca entonces en su vestido de luz y en un momento dado, ya no les es posible renegar de su influencia. Si la rechaza, es evidente que una desarmonía aparecerá en sus diversos fluidos

vitales. Así se explican las turbaciones psíquicas. Una vez suprimida esta desarmonía las turbaciones desaparecen y, como saben, la muerte es vencida. Si alguien hace realmente la elección y recibe con este hecho al Espíritu Santo en su vestido de luz, esta persona está entonces unida, atada al Espíritu El descenso del Espíritu Santo en su sistema lo cambia, o lo compromete en el proceso de cambio. Pero si no se mantiene en la ley nueva que va a gobernar su vida, surgirán las más grandes dificultades, como sin duda comprenderán. Por el contrario si escoge recibir esta fuerza poderosa, esta fuerza divina, adaptándose totalmente a sus leyes, entonces el Espíritu Séptuple desciende sobre ella, sin desplegar no obstante todo su poder y sus cuarenta y nueve aspectos. ¿Quien de nosotros lo soportaría? No, el Espíritu Santo solo se manifiesta por una fuerza a la que cada uno puede responder en su estado de ser del momento. Recibimos solo lo que podemos soportar, a lo que podemos satisfacer. Piensen a este respecto en la parábola de los talentos. Ya tengan diez o uno sólo, serán juzgados con respecto a lo que han recibido. Vemos pues que, en el transcurso de los siglos, hay momentos en donde el desarrollo normal de los procesos naturales vitales cambia radicalmente. Nos acercamos muy rápidamente

a un momento así, a una verdadera crisis mundial de la humanidad, a una revolución total.

Suponemos que esto tendrá lugar en los dieciocho a veinte próximos años, como ya hemos dicho, o tal vez más pronto. ¿Comprenden que, en lo que a nosotros concierne, esta situación no puede tolerar ningún aplazamiento. Y esto es lo que explica esta Conferencia. Pero comprenda

al mismo tiempo, que no queremos coaccionarles de ninguna manera.

Esperamos que ninguno de ustedes, por no haberse preparado, sea cogido desprevenido por la violencia y las fuerzas de los acontecimientos futuros. Ya que es cierto que la humanidad, no estando preparada, encontrará numerosas dificultades. Por ello la Fraternidad Universal se esfuerza hasta el extremo para ahorrarle esta violencia a la mayor parte de la humanidad. Eso explica, en particular, la presencia y las actividades de la Escuela Espiritual actual. La Escuela Espiritual de la Rosacruz aparece siempre cuando los tiempos van a cambiar. Viene bajo múltiples aspectos, con el fin de que nadie sea excluido de su influencia y de que todos puedan beneficiarse de su trabajo. Vivir el aprendizaje preparatorio no es para nadie un arte imposible de aprender. Si están dispuestos según su estado de ser a recorrer el camino que les indicamos con todas sus consecuencias, entonces la degeneración de los procesos naturales le serán ahorrados y se elevarán directamente en la comunidad de los hijos de Dios. Relean una vez más la profecía tan conocida que figura en los Textos Sagrados. Lo que transmite bajo la forma de profecía se vuelve hoy realidad. Y, una vez más, cuando se aproxima semejante crisis, la Escuela Espiritual aparece siempre con el fin de ir hacia los que arriesgan con perderse (lo que pocos hombres evitarán en el sentido profundo) y de reunir en el redil a todos los que ella encuentre. La Escuela Espiritual forma un Cuerpo Vivo con siete aspectos, que comprenden siete grados, desde los alumnos preparatorios hasta el Consejo de los Ancianos. Este último constituye el sexto aspecto, pero hay aún un séptimo. Algunos, en nuestra comunidad,

30

representan entre ustedes este séptimo aspecto. Y ahora, a esta comunidad, del alumno más mediocre al más avanzado, le es propuesto aceptar las Leyes del Espíritu Santo y de aplicarlas interiormente. Aceptando y siguiendo esta proposición, el grupo forma al instante una comunidad exclusiva que se distingue excepcionalmente del resto de la humanidad. Entonces resuena de nuevo para nosotros las palabras ya citadas: "Dejar vuestra Luz brillar ante las hombres a fin de que vean vuestras buenas obras y que glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos". Supónganse que deciden en el presente, con toda la fuerza que está en ustedes, abrirse al descenso del Espíritu Santo. Reciben entonces este Espíritu en su ser, en su propia Rosacruz. Al mismo instante irradian la luz de la comunidad de la Rosacruz de Oro en medio de las tinieblas

de este mundo. Y empujados por los acontecimientos mundiales, innumerables serán los que se lanzarán ardientemente hacia la Escuela Espiritual para entrar, si ello es posible, en esta viviente comunidad de liberados. Vengan con nosotros; esta comunidad sigue el camino recto, un camino exclusivo, que conduce directamente hacia lo alto. La fuerza de todos está allí para todos. En verdad el fuerte lleva al débil ya que la magia del Amor Divino vigila para ello. Pero para esto, compréndalo una vez más, existe una exigencia de base absoluta: Que tomen la decisión de acceder a esta comunidad del Espíritu Santo y que su decisión se muestre por un comportamiento positivo. Tan solo así se constituye la Escuela Espiritual, en verdad y en realidad. Tan solo así la Escuela Espiritual responderá a sus objetivos y estará en medida de reconducir verdaderamente a casa a todos los que pertenecen al Cuerpo Viviente. No vamos a lamentarnos, en general, de la pureza de nuestra Escuela Espiritual actual. Formamos en el conjunto una excepción bastante notable por nuestra sintonía. Sin embargo la gran crisis se aproxima y como pronto se tratará en la comunidad de los hijos de Dios, <<de ser

o no ser>>, debemos decidirnos a exigir de ustedes, que dicen pertenecer a la comunidad actual

de Cristian Rosacruz, una promesa clara y una decisión positiva. Si aceptan esto, entonces la primera comunidad cristiana de este siglo se volverá una realidad, una comunidad que profundiza verdaderamente la amplitud y el hecho de "ser Cristo"

y que, en verdad, lo confiesa. Si desean seguir con nosotros, hermanos y hermanas, los caminos del futuro, tengan a bien levantarse.

Decidimos unirnos bajo las alas del Espíritu Santo. Decidimos y nos prometemos mutuamente consagrar toda nuestra vida a la comunidad de la Santa Rosacruz y de demostrarlo por nuestro comportamiento. Amen

He aquí que ello está bien, hermanos y hermanas, he aquí que está muy bien.

Oración de clausura (Apocalipsis 22, 17-21)

<<Y el Espíritu y la Esposa dicen: ¡ven! Y el que oye, diga: ¡ven! Y el que tiene sed, venga;

y el que quiera, tome del Agua de la Vida gratuitamente.

31

Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este Libro:

Si alguno añadiere a estas cosas,

Dios traerá sobre él las plagas que están descritas en este libro.

Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta

profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida y de la Santa Ciudad y de las cosas que están escritas en este Libro.

El que da testimonio de estas cosas dice:

Ciertamente vengo en breve. Amen. ¡Si, ven, Señor Jesús!. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros.>> Amen.

Bendición final

Hermanos y hermanas, henos aquí de nuevo, en tanto que humanidad en la fase de la efusión actual del Espíritu Santo. Que, tocados por este Espíritu, lleven a buen fin la tarea de su aprendizaje, esa es nuestra esperanza y nuestro ruego. Amén.

V

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

La Conferencia de Renovación <<Aquarius>> terminó con una reunión en el Templo, en el transcurso de la cual fueron respondidas algunas preguntas hechas por los alumnos. Publicamos aquí esas preguntas y las respuestas dadas por el Señor J. van Rijckenborgh.

1 EL SIMBOLO "AQUARIUS"

Pregunta: ¿Que significa nuestro símbolo "Aquarius"?

Respuesta: Nos encontramos, nosotros y nuestros semejantes, al inicio de un nuevo periodo de la humanidad. Un campo de radiación intercósmico que nos envuelve totalmente

32

inaugura, dirige y pondrá fin a este periodo en el tiempo requerido. Designamos este principio de la manera clásica como un salir el sol, una aurora, la señal de un nuevo Día que despunta. A partir del momento en que puede contemplarse esta aurora, el mundo es tocado por el resplandor radiante de la nueva era, compuesta de siete veces siete radiaciones del Espíritu Santo. Fíjense en las señales de oro que se pueden descubrir en el campo azulado. Es la forma en que simbolizamos el descenso y la actividad del Espíritu Santo. Tal como lo hemos explicado en esta Conferencia, el Espíritu Santo acompaña a la humanidad por un camino. Desde el alba de la manifestación humana, el Espíritu Santo guía a la humanidad por este camino. Pues bien, actualmente, en el periodo que empieza para la humanidad, ese camino está colocado bajo el signo de Acuario, Aquarius. Este signo está representado en nuestro emblema por las dos líneas sinuosas que simbolizan el Agua Viva derramada sobre la humanidad, el Agua Viva que, según la Lengua Sagrada, nos es ofrecida gratuitamente. De este modo nuestro emblema pone el acento en el periodo que viene, la era de Acuario está cerca. Es, como ya saben, un signo del zodíaco, uno de los doce signos que, por el heraldo de Acuario, el planeta Urano, es unido a la humanidad, a la tierra. El símbolo muestra, al interior del signo de Urano, una espada perforando la tierra, traspasando el mundo. Acuario y su planeta dominante, Urano, trabajan pues completamente en concierto como se deduce del emblema. Urano es lo que llamamos un planeta de los Misterios. Cuando los Misterios, de los cuales les hemos hablado durante estos días de Conferencia, vienen sobre la humanidad y ejercen sobre ella su influencia, el planeta Urano juega un gran papel. Urano abre al hombre. Urano conduce al hombre por caminos totalmente fuera de la tierra, por encima de la tierra. Por ello algunas personas, influenciadas por Urano de forma negativa, a veces pueden dar pruebas de excentricidad así como de talentos excepcionales, que no saben en que emplear y que manifiestan de forma extravagante. Esta tendencia es la señal de una influencia negativa, típica de Urano. Los que reaccionan positivamente se comportan de otra manera. No podemos sin embargo entrar ahora en más detalles ya que esto como en casi todas las cosas que conciernen a nuestra filosofía se podría hablar de ello sin fin.

2. LA FRATERNIDAD DE LA VIDA

Pregunta: Durante la Conferencia de Año Nuevo, en Calw, nuestro Gran Maestro dijo que en el transcurso de la fiesta <<Aquarius>>, entidades de las Fraternidades que nos precedieron estarían entre nosotros y serían vistas no solamente espiritualmente sino corporalmente. Actualmente esto es para nosotros un enigma.

Respuesta: En efecto nos acordamos de todo lo que fue dicho en Calw. En lo que concierne a <<Aquarius>> podemos decir que esta Fiesta ha tenido éxito por encima de toda esperanza, en el sentido más perfecto, y superado en mucho la fiesta de Wezak de otras veces. Queremos decir con ello que la Fraternidad precedente ha estado en efecto entre nosotros. Estoy convencido que muchos de entre ustedes han sentido estas impresiones. Puedo afirmar expresamente que la Fraternidad estaba entre nosotros en la realidad de su existencia. Los hermanos y hermanas del nuevo reino estaban con nosotros de una forma muy especial. Tal vez estaban ustedes sentados en el transcurso de un servicio al lado de uno de ellos. ¡No esperen, sin embargo, que ellos desfilen como un cortejo, aquí, en el lugar del Servicio! no va con su naturaleza. La Fraternidad del Nuevo País solo decide venir entre nosotros si ello es necesario. Y es cierto que, si por lo menos son alumnos serios, han estado en contacto con tales hermanos y hermanas sin darse cuenta. Remitámonos a este respecto a la Lengua sagrada. Es posible que pueda decirse de alguno de entre vosotros: "Sus ojos estaban ciegos con

33

el fin de que no pudieran ver" ¿Porqué no lo han percibido? En verdad amigos míos, ¡esas cosas ocurren siempre por su bien!. Lo repetimos con insistencia: todo lo que les ha sido transmitido aquí, lo hemos recibido nosotros mismos para transmitírselo. No existe ninguna asamblea en el marco de la Fraternidad de la Rosacruz en la que pueda decirse: "Hoy, la Fraternidad nos ha olvidado" o "Ella no estaba con nosotros" . La Fraternidad de la Vida vela día y noche sobre todos nosotros. Y por ello amigos, si no han experimentado aún la vida interior como lo hubieran deseado, les decimos: Esperen tranquilamente su hora y manténganse en lo que hemos decidido juntos. En el momento favorable esas cosas se revelarán a ustedes. Es preciso decir adiós a las visiones de ciertos místicos a quienes los hermanos y hermanas liberados aparecen en un momento dado revestidos con ropa blanca. No se trata de eso. Conocen tal vez esta forma de representarlos: agitando palmas y cantando de la mañana a la noche. Es seguramente interesante de ver durante cinco minutos, como máximo, ¡pero muy rápidamente aburrido a morir! Hay que adoptar, y esto es lo que cuenta, otro punto de vista. El contacto con la Fraternidad Universal es cotidiano, pero en general sus ojos están ciegos para que no puedan verlo, ¡por lo menos de la forma en que piensan que deben verla! Esperamos poder hablarles de todo esto en un próximo futuro, a través de los hechos mismos. Para terminar le repito que no estamos decepcionados bajo ningún aspecto respecto a esta Conferencia; por el contrario ha sobrepasado nuestras esperanzas.

3. NUESTROS HIJOS

Pregunta: Puede usted darnos más amplias informaciones sobre las eventuales reacciones de nuestros hijos en lo que concierne a los grandes cambios futuros.

Respuesta: Quisiéramos decir que deben vigilar particular y escrupulosamente a sus hijos en los tiempos futuros. Ya que, en el medio de los remolinos de nuestra época, en donde el gran adversario, del que frecuentemente hemos hablado, ataca con todas sus fuerzas, cualquier cosa puede ocurrirles. Será, y es ya, como un huracán durante el cual se busca reunir lo más rápidamente posible todo lo que tiene valor antes de ponerse al abrigo. Piensen un instante en la terrible catástrofe y en el espantoso maremoto que tubo lugar hace algunos años en Zelanda y en el Brabante Occidental. Cada familia tubo que escoger sin vacilación la justa dirección para escapar de la muerte. Les damos este ejemplo a propósito de sus hijos. No tienen necesidad de llevarlos de forma draconiana; actualmente los niños ya no lo soportan. En nuestros días ya no se les puede imponer, como en el ejercito, tal o cual deber. Esto está excluido. El niño es hasta un cierto punto demasiado libre para esto, demasiado liberado de las coacciones. Deben envolver a sus hijos con solicitud y con un gran amor día a día. Deben dialogar con ellos e intentar preservarlos de todo ataque posible. Y presten sobre todo atención a la televisión. Si algo deben prohibir expresamente, es mirar la televisión. ¿Que ocurre en efecto en las horas de los programas para los niños? Los pequeños amigos se llaman: "¡Venir, va ha empezar!" Hay que enseñar a sus hijos a permanecer libres, enseñarles a decir un <<no>> positivo. Ya que no hay en nuestra época nada más peligroso para ellos. A este respecto les hemos hecho llegar algunas publicaciones y les hemos advertido de diferentes formas. ¡Sean pues prudentes! Y es evidente que, tanto tiempo como el niño se encuentre en el campo de radiación de sus padres, tanto tiempo como esté, en el sentido más literal, bajo las alas de su padre y de su madre, su comportamiento personal es de primerísima importancia.

34

Lo esencial no es la forma en que ustedes se comporten afuera, en la sociedad o en otra parte, sino ante y por encima de todo, ¡su comportamiento en casa! ¿Reina en ella una atmósfera serena? Si sus hijos crecen en un interior sereno, lo que es una exigencia mínima, entonces ustedes les ayudan por encima de toda medida.

4. LOS HIJOS MINUSVALIDOS

Pregunta: He comprendido el origen de las enfermedades y dolencias de la humanidad; sin embargo, podría usted mostrarnos como estas se explican en los niños y sobre todo en los bebes.

Respuesta: A este respecto, usted sabe cual es, en particular, la responsabilidad de los químicos, que fabrican experimentalmente numerosos remedios; algunos se han revelado extremadamente nocivos para la generación futura. Si ocurre que tiene un hijo minusválido es para ustedes una gran pena. Y compartimos su pena, su dolor. Sin embargo, hermanos y hermanas, nada se produce por azar. Conocen la ley de causa y efecto que gobierna la vida humana. Si tiene usted un hijo minusválido, no pregunten la causa, seguramente no se podría encontrar; además si la conociera les parecería absolutamente razonable. A este respecto no busquen jamás la causa en los otros, sino siempre en la realidad de su propia existencia. Si toman conciencia, pueden humildemente empezar de todo corazón su aprendizaje sobre la base de esa realidad, confesarla, vivirla, a fin de que su hijo, su hijo minusválido, sea bañado, envuelto por la Luz maravillosa que viene hacia ustedes gracias a la Fraternidad. ¿Que mejor destino se puede desear para su hijo? Entonces esto irá bien y ustedes aceptarán plenamente el sufrimiento, la tristeza que les es enviada. Y si existe la mínima posibilidad de ayudar a sus hijos sobre cualquier aspecto, conocen el trabajo del <<Rozenhof>>; el servicio de ayuda del <<Rozenhof>> hará todo lo que está en su poder con este propósito. Lo que sin embargo es de primerísima importancia, es su propio estado de ser, que recae sobre sus hijos. Ya que si una gota de agua limpia, una gota de agua perfectamente pura, cae en un foso de barro, la pureza desaparecerá al mismo tiempo que la gota de agua. Por eso les repetimos, intenten, de abajo hacia arriba, en su familia, en su casa, dejar acceso a la Luz. Y recibirán toda la ayuda posible.

5. EL GRAN ADVERSARIO

Pregunta: Estoy en la Escuela desde hace seis años. La he reconocido interiormente como la única salvación. Y no obstante, en ciertos momentos, siento en mi una resistencia total, unida a sentimientos de angustia, probablemente la angustia primitiva del yo animal. Es el caso, por ejemplo, cuando escucho ciertos mantrams o en el momento de un reencuentro con los representantes de la Cabeza de Oro. Sufro esta situación pues no la quiero pero ella viene del fondo de mi ser. ¿No es preferible que vuelva a alumno preparatorio?

Respuesta: No, amigo, esto no es deseable. En efecto ¿que ocurre en realidad? Cuando la Luz nos toca, despertamos al gran adversario. No considere a este como un demonio exterior, sino como una resistencia interior, una resistencia que está en usted. El hecho de que su adversario personal se ponga a actuar contra usted y provoque en usted tensiones es la prueba que la Luz interviene en su vida. Les recordamos a este respecto el Evangelio de la Pistis Sophia, la lucha intensa que esta debe soportar y que este Evangelio nos describe en detalle. La Pistis Sophia tiene naturalmente momentos de duda profunda -piensen en los cantos de arrepentimiento- y aunque ella lo exprese

35

de otra forma, ella cae en el estado que es el suyo. <<¿No es preferible que me detenga?>> Ya que empieza por penetrar hasta detrás de los velos del treceavo Eón, pero siempre es

inmediatamente rechazada, reenviada hacia su estado natural. En efecto, ¡nada puede omitirse en el camino!. Hay que combatirlo todo, vencerlo todo y el adversario, en ustedes, se sublevará hasta el último momento. ¿Como se ha desarrollado en su sistema este adversario? Es comprensible. Ustedes saben que esta vida no es la primera y única que atraviesan. Hay numerosas detrás de ustedes en

la naturaleza de la muerte. Y en esta naturaleza han transgredido a menudo, antaño, las leyes del

Señor, han cometido muchas faltas. Es lógico, de otra forma no estarían aquí. Esto es evidentemente valido para todos.

En consecuencia se desarrolla en ustedes un ser que resiste, un ser del pecado y una situación astral que el vivifica. Sin embargo, esta última (y esto no es agradable de escuchar) no desaparece sino que vuelve en cada nuevo nacimiento, en cada nueva vivificación de la personalidad. Es a esta situación a la que somos confrontados y, como Jesús el Señor, debemos saldarla. Como se dice en los Evangelios, antes de seguir la Vía Dolorosa, Jesús tubo que afrontar a Jesús en él. Pues bien, como Jesús el Señor, que ha dado el ejemplo, debemos también arreglar las cuentas con el adversario presente en nosotros. Y por eso, usted que ha preguntado, no esté inquieto. Tenga plenamente confianza en su aprendizaje. Ya que todos ustedes han recibido, en estos días, lo que tienen necesidad para tratar a ese fatal adversario de forma que no vuelva más. El adversario en ustedes es un ser ilusorio, aunque realmente viviente, al igual que la esfera reflectora entera existe si bien es una ilusión absoluta. ¿Desean aún un ejemplo? Piensen en el libro de Gustav Meyrink titulado: "El Ángel de la Ventana de Occidente". Piensen en el héroe de ese relato que llega al jardín de la iniciación, pero que sin embargo está confrontado aún con su adversario. Este último que se manifiesta en él bajo toda clase de apariencias, surge en esta historia bajo la forma de una espléndida criatura femenina que le seduce, llevándole hasta un punto que podría serle fatal. En un momento dado, y justa a tiempo, se da cuenta y ve que esta seductora criatura desaparece en la nada para siempre. Se eleva entonces, si mal no recuerdo, un vapor pestilente con olor a muerte. Todo termina aquí. Si el interesado hubiese dado un paso más, hubiera sido precipitado en el abismo, dice el relato. He aquí una imagen que, bajo muchos aspectos, ilustra la realidad. Por ello, amigo que hace esta pregunta, no cometa la tontería de decir: <<Voy a volver al aprendizaje preparatorio>>

o <<vuelvo al atrio>>. Esto en general significa, aunque no siempre, el principio del fin. Es el adversario en usted el que os sugiere <<¡No te comprometas, no lo lograrás, no eres lo suficientemente fuerte!>> Y le presenta toda clase de deseos terrestres ilusorios, como por ejemplo fumar vuestro pequeño cigarrillo. etc. No vuelva pues, querido amigo, al estado de alumno preparatorio. ¡Permanezca firme!.

6. LAS DOCE FUERZAS DEL ZODIACO

Pregunta: Con profunda gratitud hemos recibido el Mensaje divino y nos alegramos ahora de poder seguir efectivamente el camino. ¿Podemos preguntarle donde comienzan las doce fuerzas zodiacales? ¿Es con Acuario? ¿Y porque se habla de Rosacruz actual?

Respuesta: La calificamos de actual para indicar que la Fraternidad de la Vida no opera de la misma manera que hace, por ejemplo, doscientos años. Es verdad que les hemos dicho durante esta Conferencia que los desarrollos del Zodiaco y que los rayos del Espíritu Séptuple que alcanzan a la humanidad en el curso de estos diferentes periodos siguen con ella un camino

36

evolutivo. Por esto la situación no es semejante en cada periodo. Podría ocurrir que en cierto momento les propusiéramos cosas totalmente diferentes de las propuestas por una antigua Fraternidad de hace unos cientos de años. En general, en occidente, se dice que los signos del zodíaco empiezan por Aries y termina con Piscis. Pero es un dato arbitrario ya que, el zodíaco no tiene principio ni fin. Los procesos zodiacales de los que hemos hablado envuelven el campo de desarrollo como un círculo de eternidad. Se podría decir, sí, hay que decir: el zodíaco empieza en nuestros días por el signo de Acuario, Aquarius, esto es lo que es necesario actualmente para nosotros. Como hemos dicho, el zodíaco nos envuelve como una cadena de doce hermanos que poseen toda la sabiduría, todas las posibilidades puestas a disposición de la humanidad desde la aurora de la

manifestación humana, pero el acento se encuentra siempre en un aspecto diferente. ¿Cuantas veces ha pasado ya la humanidad por una era de Acuario? No obstante la que viene será totalmente diferente a la precedente. Es preciso tenerlo claro, no vivimos en un universo estático sino en una Manifestación universal divina muy dinámica, siempre en progresión, propulsando

y elevando siempre más al mundo y a la humanidad, así como a todas las otras olas de vida,

hacia una gloria y una majestad cada vez más grandiosa. Hacia donde nos llevara esto, ninguna criatura podrá concebirlo jamás.

7. EL TOQUE DEL ESPÍRITU SANTO.

Y para terminar, he aquí una carta que les leemos en parte: <<Desde hace algún tiempo, noto un

contacto con el Espíritu Santo, tanto en los Servicios en el Templo de Haarlem como en el de

Renova. Mi sangre reacciona allí y tengo mucha calor. Alguien me ha dicho que encontraba esto muy regocijante. Mi pregunta es la siguiente: Mi conciencia superior no ha aparecido todavía

¿A que se debe este fenómeno?

>>

Vienen a continuación cierto número de suposiciones.

Respuesta: Amigo que pregunta esto, permítanos decirle ¡que se equivoca completamente! Ese toque que usted siente no viene del Espíritu Santo. Cuando Este toca a un hermano o a una hermana, la reacción es completamente diferente. Se trata entonces de <<ser o no ser>> del <<todo o nada>>. Lo que probablemente ha sentido proviene de ciertas tensiones que se vuelven contra usted. Puede que sea incordiado por su glándula tiroides, responsable de estos síntomas cuando se está sometido a fuertes tensiones que provocan un calentamiento de la sangre.

Amigos míos, han tenido que soportar a veces, estos días, el poderoso toque del Espíritu Séptuple. Este toque solo, es individual cuando el interesado ha llegado a una cierta apertura del santuario de la cabeza, muy especialmente en el espacio cerebral que envuelve la pineal. Así pues, a esta glándula, está unida la voluntad completa. Se trata pues de someter nuestra voluntad

a Dios y de implorarle interiormente: <<Señor, que Tu voluntad se haga>>. Cuando esto tiene

lugar, y si su vestido de luz lo permite, La Mónada desciende a él. Hemos oído decir que algunos hermanos y hermanas han pedido a uno de nuestros oradores una oración mantrámica. ¡Queridos amigos sean prudentes! Solo pueden utilizar mantrams si su vestido de luz satisface unas exigencias mínimas, y consecuentemente recorren el camino de renovación demostrándolo por su comportamiento. Entonces llega el momento en que pronuncian esta oración: <<Señor hágase Tu voluntad>>. Es totalmente imposible que el Espíritu Santo llegue a tocarles si su vestido de luz está totalmente cerrado, y si no han mostrado aún un cambio positivo en su comportamiento. Ya que el toque del Espíritu Santo sólo sería

para ustedes una fuente de tormentos. Y aún esto será diferente cuando, pronto, el campo de radiación intercósmico toque a la

37

totalidad de la humanidad. Llegado ese momento, ninguna demora podrá ser tolerada ya que todo se realizará de forma irrevocable. Cada uno deberá entonces rendir cuentas por su propio comportamiento.

Palabras finales

Hermanos y hermanas, no encontramos ninguna palabra para expresar la gratitud que nos llena por haber estado reunidos durante estas jornadas de la Conferencia de Renovación <<Aquarius>>. Cuando más tarde entren en sus hogares, tengan la seguridad de que la Bendición estará con ustedes, que la Fraternidad estará cerca de ustedes, sobre todos sus caminos, así como en los momentos difíciles de su vida. Amen.

38