Вы находитесь на странице: 1из 2

2012.01.02. Diario de un Médico. Relato de Año Nuevo

Mis amigos,

En casi todas las culturas de la antigüedad contaban los muy viejos que hubo una época perdida en el tiempo pasado, en la pre- historia, en que los seres humanos no necesitaban hablar para comunicarse, bastaba el pensamiento para transmitir entre los individuos ideas, emociones y sentimientos; esos antiquísimos seres humanos habían logrado después de mucho tiempo, eones, la evolución espiritual y psíquica suficiente para vivir pacíficamente entre si y en armonía con el entorno, siendo uno con el Cosmos; ese modus vivendi y ese modus operandi les permitió desarrollar la comunicación mental y otras habilidades al día de hoy pérdidas, o para mejor decir dormidas.

Por razones desconocidas tal vez cataclismos o desastres naturales, comenzaron a ocurrir desavenencias, conflictos, desencuentros, deseos de poder y riqueza, la soberbia imperante, hicieron que los seres humanos cambiaran, esas cualidades se perdieron; la mítica Torre de Babel que llevó a la humanidad a una confusión y fragmentación por la multiplicidad de lenguas que se desarrollaron, llevando a los grupos humanos a un aislamiento por la dificultad en la comunicación. La incomunicación llevó al mundo a un período de guerras, desencuentros; los deseos de prevalecer y someter por parte de los grupos poderosos llevó a una escalada por el dominio de los otros y del mundo natural; con la consecuente pérdida de la armonía con el entorno, degradando el medio ambiente y precipitando la desaparición de especies vivas por el deterioro y arrasamiento de los sistemas ecológicos. El progreso, el enriquecimiento y voracidad de unos ha orillado a regiones enteras del mundo a la explotación, a la miseria y a la desolación.

Será necesario que los seres humanos nuevamente establezcamos una comunicación ecuménica en términos de paz y amor no solo entre nosotros, los humanos, sino con los demás seres animados e inanimados, con todo lo existente, para recuperar ese estado de

armonía cósmica. Estamos entrando en una nueva era y tenemos la fortuna de ser participes de ella, la llamada noosfera esa comunicación planetaria del conocimiento verdadero y más elevado, de la mente, del espíritu, en términos de amor, compasión y buena voluntad entre todos los grupos humanos sobre el planeta, hacia allá se encuentra el futuro viable, sustentable para los habitantes de esta Madre Tierra tan amada, hacia allá tenemos que encaminar nuestros pasos los seres humanos de este milenio naciente. ¿Vosotros, qué pensáis?

Esta es mi reflexión para el año 2012, que comienza, y os lo comparto con afecto fraterno.

Francisco

qué pensáis? Esta es mi reflexión para el año 2012, que comienza, y os lo comparto