Вы находитесь на странице: 1из 4

Miguel Veloz Ramírez • Lourdes Salmerón • Juan Cervera • Leonardo Schwebel • Fahra Nasra • Hugo López Araiza Bravo • Lucina Kathmann • Salvador Miranda García • Mahfud Massis • Qué tal,

vida de

Autor • De escritos y escritores • Luz Gamboa

PERIÓDICO CULTURAL DE REVISTA [CLUB] LA PLUMA DEL GANSO 02/2011 la separaCIón * MIguel veloz
PERIÓDICO CULTURAL DE REVISTA [CLUB] LA PLUMA DEL GANSO
02/2011
la separaCIón *
MIguel veloz raMírez
Luz Gamboa, El Desyerbe, Oleo / Tela, 60 x 80

AÑO 1, No. 3

plumaycafe@gmail.com

P ues bien, no fuimos la excepción. Nos ha pasado lo que a tantas parejas: la separación. Fueron veinte años. Se dice fácil, pero no fue así. Tuvimos

altas y bajas, como todos. Hubo momentos de inmensa alegría que juntos disfrutamos: otros de enorme tristeza de los que, también juntos, salimos adelante, salvo éste. ¿Qué voy a hacer con mi tiempo ahora que me quedo solo? ¿Tendré el valor de seguir adelante? ¿Seré capaz de tener una nueva relación amorosa, de recomenzar? ¿Cuánto tiempo me costará superar tu ausencia? ¿Cuánto más olvidar tu forma de hacer las cosas, tus sabores, tus olores? Te dije que tuviéramos un hijo; al menos sería alguien en común entre los dos. Porque ahora sólo quedarán los recuerdos y el dolor, este dolor intenso que, aunque digan que lo que duele es el corazón, siento en el estómago. Te vas. ¡Qué fácil para ti! Conocerás otra realidad. Mientras que yo seguiré viendo la misma calle por la ventana, los mismos rostros de los vecinos, la misma cama donde dormimos juntos todos estos años. Todo igual, pero sin ti. Ha sido todo tan repentino. Nunca pensé que las cosas estuvieran tan mal. De haberlo sabido habría hecho algo, te lo aseguro. Aunque de qué sirve decirlo cuando en realidad sé que ya no hay remedio. ¿Te volveré a ver? Eso nunca se sabe. El mundo da vueltas y quizás nos encontremos en algún otro lugar, en otras condiciones. Tal vez enton - ces podamos volver a empezar, por lo menos queda la esperanza a la que podré aferrarme. Me enorgullece decirte que nunca te fui infiel, aunque oportunidades no faltaron. Pero no quería fallarte, y al menos en eso lo logré. Sé que en muchas otras cosas no alcancé a cumplir mis promesas. Sé que en tantas otras te defraudé. Y ahora que te vas sólo espero que a donde vayas te tomes un poco de tiempo para recordar los buenos momentos; los malos déjalos atrás, que de cualquier forma ya no hay nada que pueda hacerse. Los últimos meses nuestra relación transcurrió más del lado de las sombras que del de la luz, más en el enojo que en la armonía, y sin embargo esto duele, duele mucho. Acaso sea la costumbre de la vida compartida, quizás que había más amor de lo que creí que quedaba, o tal vez que ya empiezo a sentir nostalgia de tu cuerpo, ese cuerpo que conozco de arriba abajo, centímetro a centímetro. El mismo cuerpo que me enloqueció desde la primera ocasión que lo vi y todas las que lo penetré. Por eso, y espero que no te importe, te haré el amor una vez más; despacito, alargando cada segundo. Ya después llamaré a la familia, a los amigos, al médico para que levante el acta y a los servicios funerarios.

* (cuento publicado en La Pluma del Ganso Nº 3, de febrero-abril de 1996)

ostra *

lourDes salMerón

E l aire marítimo arremolinaba sus escasos cabe-

llos, y el mar le multiplicaba el iris, su paso era

pausado,comosuspensamientos–decaminarlos

rápido deglutiría la felicidad sin saborearla–. Hundía sus pies descalzos en la arena, tan lentamente como le era posible, gustando la textura, el frescor; llegó el fin. Ya lo esperaba, en bandeja, tierna, olorosa, con todo un mar dentro. La tomó mal, disimulando su apetito, su antojo guardado, rechazó todo artificio agregado. La observó… estaba abierta, ofreciéndose, sus membranas húmedas y el ojo palpitando; usó su dedo para hurgar entre los pétalos carnosos y suaves,

y se regodeaba entre su viscoso líquido. La acercó a

su nariz, olfateó su delicadeza marítima, el estímulo

llegó a sus neuronas, y en respuesta su boca se hizo agua –un mar creando otro mar–. Su lengua se dispuso

a saborearla, quedo, temiendo que el placer explotara

a destiempo. Chocó entre las asperezas de su con -

cha, también mojada, subió hasta encontrar la suave carne mollar tan ansiada. Y ahí hundió su lengua, chapaleándola sin tregua, así le gustaba saborearla, ¿por qué cambiar la costumbre? Al fin sorbió el mar en miniatura. Un torrente suavecolmó supaladar,traspasósugarganta,sonrió ebrio. Volvió a sorber la carne, con tiento, la rosa encarnada, carne jugosa, resbaló en su lengua, y fue presa de sus dientes,desus muelas,ceremoniosasen lamolienda. Reventaron los mares. Alzó la cara, abrió la boca, regaló al aire su aliento nuevo.

(Sueño publicado en La Pluma del Ganso Nº 31, de Junio- Agosto de 2003)

en La Pluma del Ganso Nº 31, de Junio- Agosto de 2003) J uan C ervera

Juan Cervera

Dos sonetos

XIII

La vida es un espejo sin memoria, la memoria es la vida del espejo; la vida engaña al joven como al viejo

y el agua cree de pronto que es la noria.

La vida es una imagen ilusoria que juega con el galgo y el conejo,

que le muerde las pinzas al cangrejo

y se sabe perdida y transitoria.

Que la vida imagina al débil fuerte

y mezcla la caricia con la herida

confundiendo recuerdo con olvido.

Que la vida no es vida, sino muerte;

que la muerte no es muerte, sino vida,

y el soneto del hombre un sin sentido.

otra vez el soneto

El soneto otra vez me desafía rumbo al nuevo milenio que amanece. Otra vez el soneto canta y crece

y es vaso rebosante de poesía.

El soneto, más joven cada día, electrónicamente resplandece y, sílaba tras sílaba, embellece la realidad de niña fantasía.

El soneto, que sabe, porque sabe, que toda libertad está sujeta al riguroso orden de la vida.

El soneto que es ala, viento y ave,

piedra azul de toque, da al poeta el secreto inmortal de la medida.

y
y
de toque, da al poeta el secreto inmortal de la medida. y M InI MínIMos *

MInI MínIMos*

leonarDo sChwebel

• Al ver desnudo a Adán, la serpiente supo que tenía todas las de ganar.

• Aladino se divorció de Jazmín, porque tenía mal genio.

• Para variar, el Sol apareció a eso de las 8:15, pero nadie se fijó porque todos estaban dormidos.

• Estaba tan nervioso que al dar la última mordida a la uña, se dio cuenta que sólo era una boca.

– Junio 14 ¡Cómo se ha ido tan rápido el año!

– Sí, es verdad. A estas alturas el año pasado estábamos en abril.

(En la Servilleta de Papel Nº 5 de La Pluma del Ganso Nº 6, Septiembre de 1996)

¡NO ES POSIBLE!

¿Cómo es posible que usted, escritor o poeta “emergente”, todavía crea que Re- vista La Pluma del Ganso es nada más que una revista cultural?

Llámenos y descubra qué hay detrás de Revista La Pluma del Ganso… Ella es solamente la punta del iceberg…

REVISTA (CLUB) LA PLUMA DEL GANSO:

5674-8028 (insista, hasta que le con- teste nuestro único “ejecutivo”).

e DItorIal Los festivales o encuentros nacionales o internacio - nales de poetas, narradores, artistas

eDItorIal

Los festivales o encuentros nacionales o internacio - nales de poetas, narradores, artistas visuales, abren

puertas al diálogo entre hacedores actuales de cultura

y permiten a los concurrentes crecer —excepciones

confirman la regla— gracias al contacto directo con creadores de otras latitudes y a nuevos conocimientos sobre lenguas y tradiciones distintas. Entre individuos cuyo nivel intelectual hace que no se subordinen

mansamente a intereses económicos injustos o a au- toridades impuestas a forciori, el primer beneficio es la reafirmación de los sentidos de tolerancia y libertad, así como mayor capacidad para tratar de descubrir y entender las causas que explican, no que justifiquen, lo que no es correcto o no esté bien desde el punto de vista humano. Fui invitada al reciente Festival Internacional de Poesía en Israel que se celebra cada octubre, lla- mado Sha’ar, palabra árabe que significa “poema”

y la palabra hebrea “la puerta”, que tiende a lograr

un diálogo directo entre creadores y público. Se estableció cuando el estallido de la intifada, durante un período de inestabilidad política y en medio de cuestiones de identidad y pertenencia, en relación con

la esencia real de la sociedad israelí. En esta ocasión, asistieron creadores de Bulgaria, EE.UU, Eslovenia, Francia, Inglaterra, India, Israel, Irak, Japón, México Polonia, Palestina, Portugal, Rumania, Serbia, Turquía

y Ucrania. Regreso con buena impresión del esfuerzo realizado y por la camaradería reinante que fue capaz de superar las limitaciones idiomáticas y otras propias de eventos de este tipo, y confío que el festival del Sha’ar 2011 ofrecerá mayores logros en beneficio de la poesía y de la paz regional.

Lina Zerón

perIóDICo Cultural De revIsta (Club)

la pluMa Del ganso

Publicación gratuita o casi gratuita

año I nuM 3 Febrero De 2011

Directora:

Lina Zerón

eDitor:

Dantón Chelén Franulic

comité consultor:

Marcela Acle, Isaías Espinosa, Alejandro Joel, José Lerrante, Leticia Martínez de León, Queta Navagómez, Rodrigo Quijada, Patricia Romana.

Tlalpan 1171-702, Col. San Simón Ticumac, Del. Benito Juárez, México 03010 DF Tel: 5674 8028 y 5554 1454 plumaycafe@gmail.com

03010 DF Tel: 5674 8028 y 5554 1454 plumaycafe@gmail.com Todos los materiales pueden ser reproducidos siempre

Todos los materiales pueden ser reproducidos siempre que se indique su autor(a) y PLUMA CAFÉ, periódico cultural de Revista La Pluma del Ganso y la edición correspondiente, MENOS AQUELLOS que presenten las letras RAPSR, que significa “requiere autorización para ser reproducido”, para lo cual hay que solicitarla a autores o a al editor. No se devolverán materiales no solicitados.

arte y Diseño: Gabriela Monticelli contacto.taller.ds@gmail.com

impresión:

Impresos y Suajes S.A. de C.V. Lago Yojoa #134, Col. Cinco de Mayo

GRAN LIBRO DE LA COCINA FU-SIÓN

AVES

pIChones a la parrIlla

BARATO • ASEQUIBLE • LABORIOSO • SIETE HORAS Y TREINTA MINUTOS más el tiempo de crianza

Farha nasra

El consumo de pichones, se recomienda a paladares preparados desde el nacimiento para tal degustación. Tienen un sabor intenso y agridulce.

IngreDIentes

(Para una persona)

1 pichón

1 manojo de cilantro

7 litros de jugo de limón 3½ kilo de sal

5 litros de agua

1 balde

1 Parrilla eléctrica

preparaCIón

la parilla y manténgalo en remojo un par de horas con el resto de jugo de limón y la sal. Llame al Maes - tro especialista para que haga una incisión en la yugular y bendiga el alimento. Coloque un recipiente para recibir la sangre. Cuando el pichón

acentúa el sabor y la textura busca - se haya desangrado, bájelo de la pa -

da. Deje a los tanques en el terreno para que arremetan y mantengan el

estado de temor permanente. No

pierda tiempo rescatando a los

pichones heridos, se reproducen con facilidad lo que garantiza un

abastecimiento constante. Lleve al

pichón capturado y arrástrelo hasta Ablande el pichón con el mango

del cuchillo y desprese. Vuelva a en - cender la parrilla, acomode la carne sobre ella y cuando el pichón tome un tono acaramelado verifique la sal. Se sugiere servir acompañado con souflé tricolor y salsa de champignon.

de preferencia hágase acompañar por tanques. Busque con la mira de su arma a uno pequeño, acérquese resguardado por otros cazadores y oblíguelo a acompañarlo a puntapiés y culatazos. Si se orina de miedo, no se preocupe, es lo esperado. El miedo

rrilla. Use una sierra, seccione desde la laringe hasta el vientre. Abra con sus dos manos el tórax, extráigale los sueños y las esperanzas e incinere en forma rápida. Se aconseja esparcirlas en el Mar Muerto. Pueden usarse como abono. Así frenará una plaga.

el lugar de cocción. Tire el pichón sobre la parrilla, amárrelo de pies y manos. Escúchelo decir “No hice nada. No sé nada”. Encienda la

Ubique los lugares donde viven los parrilla a 180 voltios y cocine con

pequeños golpes eléctricos. Lance baldes de agua cada cinco minutos; cerciórese con frecuencia de que el pichón esté vivo, suelen desmayarse. Mezcle el jugo de limón con la sal y con la mata de cilantro rocíe sobre las heridas. Espere que el pichón termine de revolcarse. Desconecte

pichones. Destruya sus nidos. Cons - truya un muro y enciérrelos. Impida que se alimenten y beban agua a su antojo, así se debilitarán y no podrán resistencia. Corte las alas cada dos días, les crecen con rapidez. Bloquee todos los canales de suministro. Use armas y ropa adecuada para la cacería;

reCuerDe que

*La captura de los pichones debe ser lenta y silenciosa, para no alertar a la sociedad protectora de animales, que puede declararlos en veda.

protectora de animales, que puede declararlos en veda. u nDeCálogo Del MInIFICCIonIsta h ugo l ópez

unDeCálogo Del MInIFICCIonIsta

hugo lópez araIza bravo

1.

La minificción es idea pura. Por eso hay que recortarle rebabas y distractores. Hay que podarla sin piedad, hasta que sólo quede el

6.

No temas a la imitación en pos de la origina - lidad de tu estilo. Éste se desarrollará por la práctica, nunca por decreto.

núcleo indispensable. No te demores en cons -

a

truir detalladamente ambientes y personajes, déjale ese trabajo al lector. Lo único que debe haber es clímax.

7.

Cuidado con los finales sorpresivos. Que no sean el contrario exacto de lo que debería suceder. Eso ya no sorprende a nadie.

 

b

2.

El lenguaje es más rico que la realidad cotidiana. No lo desperdicies en retratarla. Para eso hay otros géneros.

8.

La inspiración del escritor es como la del filó- sofo antiguo: consiste en poder asombrarse por lo más insospechado, en tomarse demasiado

b

literales las cosas. Así vista, es entrenable; lo

3.

Aprovecha la intertextualidad. Toma mitos,

que no quiere decir que no vaya a llegar sólo

leyendas urbanas, cuentos infantiles, refranes de la abuela, historias que vuelan sin dueño;

c

cuando le apetezca.

aprópiate de las obras inmortales, de las que estén clavadas en tu espinazo cultural. Dales vueltas, con cuidado, pero sin respeto. Deja al lector reconocerlas.

9.

Las palabras son equívocas, aprovecha esta cualidad. Jugar con ellas probará ser un terreno fértil. Al mismo tiempo, juega con el lector y sus expectativas.

c

d

4.

El título no siempre es una descripción o un resumen: es parte de la minificción. También puede ser una pista y, con suficiente ingenio, una pista falsa.

10.

Apuesta por los finales cortos. Evita las frases demasiado complejas, que distraerán al lector y le restarán fuerza al cierre.

d

11.

Si al terminar una minificción no hay satisfac-

5.

Cada minificción es un universo autónomo, aunque esté basado en el nuestro. Cíñete a sus reglas y no temas la contradicción con cualquier cosa fuera de ella. Sobre todo no con otra minificción.

ción, no la has terminado. Tal vez ni siquiera la empezaste.

pensanDo en la paz ( una reFleXIón De l uCIna K athMann ) Vicepresidente internacional

pensanDo en la paz

(una reFleXIón De luCIna KathMann)

Vicepresidente internacional de PEN Internacional, San Miguel Allende, Gto. , México

¿Hay paz en su familia? ¿Hay paz en su cuerpo? ¿Hay paz en su alma?

Mi amiga senegalesa me dijo que para saludar cortésmente a una

persona, hay que hacerle estas preguntas. La paz viene primero. Pero cuando la tenemos, la damos por sentado, y cuando la vemos irse, ya es muy tarde. ¿Cómo conseguir la paz?

Tenemos muchas ideas deficientes sobre cómo restaurar la

paz cuando está amenazada. Las películas de vaqueros celebran

un regreso a la paz aparentemente automático cuando los cuer-

pos de los malvados esparcen el suelo. Otras películas enseñan cómo nosotros o ellos “ganaron la guerra”. En la televisión los generales insisten en que nuevas tropas o más armas pueden

restaurar la paz. Una pequeña voz adentro dice que eso no suena bien. Sabemos que, aun con más tropas no mataríamos a todos

los enemigos ni ganaríamos la guerra. Sin embargo estas ideas

reciben estímulo a diario, y los vendedores de armas son los únicos que salen ganando.

sobre las arMas

La Constitución de Estados Unidos dice que la gente tiene el

derecho de llevar armas. Dos decisiones recientes de la Corte Suprema de Estados Unidos, en el 2008 y el 2010, permiten que casi cualquier persona que quiere una arma puede tenerla. La de-

cisión del 2008 derogó una prohibición de pistolas en el Distrito

de Columbia. En el 2010, otra decisión sostuvo este derecho en

los estados también. La Corte decidió que el demandante, un ciudadano de Chicago, podía llevar una pistola, aun una pistola cargada. Ambas fueron decisiones con la Corte dividida 5-4, pero

esto no dio mucho consuelo al alcalde de Chicago. En un periodo reciente de tres meses, 32 niños escolares fueron matados por pistolas en su ciudad. Las armas son un negocio grande en Estados Unidos. Casi cualquier persona puede comprarlas. Es un paso fácil traerlas desde allá a México o a cualquier otro lugar, con resultados muy malos. Un pleito en la cantina de la vecindad con navajas o puños requiere solamente dos policías con entrenamiento normal para suprimirlo. Una vez que este vecino peleonero va

a Texas y regresa con una pistola, los riesgos aumentan. No

solamente podría matar al víctima deseado sino a la policía y

a los transeúntes también. La Secretaria del Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo que el 90% de las armas usadas en México vienen

de Estados Unidos. En septiembre del 2010 Clinton reconoció la responsabilidad de Estados Unidos en la violencia que ocurre en México y juró, “Seguiremos buscando maneras de parar el flujo

de armas y reducir la demanda para drogas.”

usos posItIvos De la Fuerza MIlItar

Las armas son peligrosas y las intervenciones armadas son peli- grosas. Con lo peligroso que es cuando nuestro vecino exaltado obtiene una pistola, cuando agregamos mucha gente con muchas armas, los riesgos multiplican. Los ejércitos se asocian con las guerras en la mente de todos incluyendo a los soldados. Los ejércitos no causan las guerras, pero en donde se desplieguen, la potencial para la violencia aumenta. Cualquier decisión de desple-

gar un ejército debe ser revisada constantemente, y debe incluir la opción de su retiro siempre bajo consideración. Pero no toda la intervención militar es negativa. Durante la inundación del Río Mississippi en el 1993, dos estados mandaron tropas de la Guardia Nacional para amontonar sacos de arena en las riberas y para prevenir el desorden, lo que es tan frecuente en cualquier estado de urgencia. Nadie estaría en contra de esto. Pero aun en aquel evento, la Guardia Nacional tuvo que controlar a la gente. Un hombre fue procesado por quitar los sacos maliciosa - mente para abandonar a su esposa en la otra ribera. En Haití en el 1994, tropas extranjeras ayudaron a mante - ner el orden mientras el presidente Aristide reasumió el mando. En Timor del Este en el 2006, fuerzas de pacificación ayudaron en un periodo transicional. Tropas de la ONU han ayudado en Bosnia desde el 1995, intervinieron también a veces en el Congo, en Namibia, en Mozambique. Hay muchas instancias de pacifi - cación militar. Muchas ejemplos de acción efectiva emplean tropas mul - tinacionales, como la OTAN o la ONU. La mayoría de estas acciones son muy limitadas. En algunos casos los soldados ni tienen la autoridad para tirar. Sin embargo, a veces las fuerzas multinacionales han hecho campañas militares más allá de la pa - cificación. El bombardeo por la OTAN en Serbia y Kosovo en el 1999 puede haber ayudado a restaurar la paz en la ex-Yugoslavia, pero hizo mucho más daño colateral que las actividades típicas de pacificación. Sigue siendo un tema controvertido. Hay ejemplos de omisión también, casos en los cuales las fuerzas internacionales de pacificación no llegaron, o llegaron muy tarde. Muchos creen que una oportunidad para salvar muchas vidas fue perdida por la inacción militar internacional durante el genocidio de la gente tutsi en Rwanda en el 1994, en el cual el 75% de la población tutsi fue exterminado.

aDvertenCIas

Los riesgos del uso de fuerzas armadas sin el máximo cuidado son obvios. Las intervenciones armadas se han desmandado du - rante siglos. En las pláticas durante este año bicentenario supe del baño de sangre que el Padre Hidalgo ordenó en Guanajuato en el año 1810, la ejecución de muchos sin ninguna razón estratégica. Durante los años 1980, hubo muchos masacres en Guatemala y El Salvador, como los en Dos Erres, El Mozote y el Río Sumpul. En los años 1990 hubo masacres en México tras el levantamiento zapatista, como se vio en Acteal. Ninguno fue justificable como operación militar. Se puede simpatizar con el deseo de la venganza cuando se escuchan las historias de una familia asesinada delante de los ojos de un sobreviviente. Pero la venganza simplemente no sirve. No sirve para resucitar a los judíos, los armenios, los tutsi. Las tragedias son permanentes; los daños siguen exactamente igua - les si perdonan o ejecutan a los perpetradores. Posiblemente las comisiones de la verdad, trabajando para clarificar los crímenes después de la restauración de la paz, nos pueden ayudar a apren - der de la historia. Mientras tanto, sería buena idea acordarnos de los ancianos senegaleses, checando día tras día:

¿Hay paz en su familia? ¿Hay paz en su cuerpo? ¿Hay paz en su alma?

en su familia? ¿Hay paz en su cuerpo? ¿Hay paz en su alma? Revista Sus libros
Revista Sus libros más recientes, [Club] La Pluma de venta en del 5674 8028 Libros:
Revista
Sus libros más
recientes,
[Club]
La Pluma
de venta en
del
5674 8028
Libros:
[Club] La Pluma de venta en del 5674 8028 Libros: Luz Gamboa, La Ofrenda, Oleo /

Luz Gamboa, La Ofrenda, Oleo / Tela, 100 x 120

salvaDor MIranDa garCìa

ven

DesnuDa

Cuando vengas a mi lecho adormecido revestida de tus dones celestiales, cura el fuego que me invade te lo pido con la savia de tus besos más letales.

No consumas sin motivos tu hermosura

ni distraigas tu atención en cosas vanas,

cuando vengas te suplico, ven desnuda no me dejes confundido entre mis flamas.

Tú bien sabes lo que yo pretendo darte sin embargo disfrazada es mi postura,

te prometo entre mis pétalos amarte

con entrega pasional y con bravura.

Y si acaso te naciera la ocurrencia

de ponerle un hasta aquí a tan larga espera,

no le temas a mi gran concupiscencia vete dando lentamente toda entera.

En mi entorno encontrás florida calma y un torrente de salvaje galanura; soy el hombre que se brinda con el alma de sangrante corazón hecho ternura.

Tus momentos tenebrosos más sombríos transcurrridos en las horas sin sentido, fueron mieles comparados con los míos en la búsqueda frecuente de tu nido.

Un festín alucinante se prodiga escondido en el rincón de nuestra mente, fragorosa, Dios te colme y te bendiga conservándote en la gloria eternamente.

Revista La Pluma del Ganso (desde 1995) revista cultural independiente Adquiérala en SANBORN’S Y GANDHI
Revista La Pluma del Ganso
(desde 1995)
revista cultural independiente
Adquiérala en SANBORN’S Y GANDHI
Veinte pesos el ejemplar
Regla 5: El suscriptor miembro podrá estar de
acuerdo o disentir con los contenidos y/o es-
tilos o formas de expresión de otros suscripto-
res de La Pluma del Ganso, pero en cualquier
caso siempre será respetuoso del derecho de
los demás a expresarse como quieran.
Si usted es escritor, poeta, artista visual
todavía no conocido, comuníquese y chance,
chance se suma al club.
5674-8028
danton@laplumadelganso.com
danton1941@prodigy.net.mx
plumaycafe@gmail.com
¡ Ya está a la Venta #66 !
Ik’tanil Adentro y afuera de los talleres poéticos de todas partes Mahfud Massis Este poeta
Ik’tanil
Ik’tanil

Adentro y afuera de los talleres poéticos de todas partes

Mahfud Massis

Este poeta chileno, ya fallecido, es considerado por muchos, junto con Vicente Huidobro, Gabriela Mistral, Pablo de Rocka y Pablo Neruda, como exponente de “la expresión más auténtica de la poesía de aquella nación conosureña con indiscutible aliento universal”.

balaDa

Es más fácil que pase un ciervo [por el ojo de un pájaro. Una piragua por el ojo de una aguja. Un torero por el ojo verde del toro. Antes que yo te olvide. Antes que yo te olvide. Es más fácil volar en una mosca. Afeitarse después de muerto. Sumar y sumar hasta llegar a cero. Es más difícil un rinoceronte entre tus piernas de antílope. Antes que yo te olvide. Antes que yo te olvide. Es más fácil morir en el olvido. Salvarse de la muerte por olvido. Es más fácil que te olvide para siempre. Antes que yo te olvide. Antes que yo te olvide.

Dos preguntas a Mahfud Massis

(De una entrevista que le hizo el periodista vene- zolano Elio Jerez Valero, feb.1977) E.J.V. -¿Cree usted justificable la discordancia que suele presentarse entre el hombre y el poeta, y que en algunos tiene carácter realmente patético? M.M. - En un poeta no justifico ninguna deslealtad consigo mismo. Sólo un gran carajo puede distor- sionar su propia realidad, dividirse en pedazos, para aparecer siendo lo que no es. Pero, después de todo, quien hace eso no es un poeta. Poeta y hombre deben constituir una sola e indestructible

unidad. Ética y estética. Integrales fueron Whitman,

el viejo Ho Chi Minh, el Che Guevara y hasta

algunos pingajos humanos que expresaron en su

poesía su verdadera condición. Yo los respeto.

El ente bifronte, más que un poeta, es un pícaro

disfrazado. Es muy visible, sin embargo, porque

es omnipresente. Está en todas partes. Sobre todo

en los cocteles y distribución de premios. E.J.V. -¿Qué opina usted respecto al eterno pleito de las formas poéticas: debe el poeta mantenerse fiel a la tradición o por el contrario negarla? M.M. - No se puede negar lo que existe. La tradición existe. Pero continuar la tradición sin

entregar nuestro aporte, es un grave error. La vida es un devenir: si mi padre me engendró para que yo haga la misma vida que él, sería un absurdo. Mucho de él permanece en mí, pero deberé ser yo

a pesar de todo. Es lo que importa. Ningún au-

téntico revolucionario desdeña la tradición, porque

la

verdadera tradición no es lo reaccionario, sino

lo

que sobrevive a lo reaccionario. De otro modo,

moriría. En cuanto a las formas poéticas mismas, pienso que dentro de los moldes tradicionales se pueden escribir algunas bellas cosas. Pero el poeta debe ser un rompedor, un creador de formas. Un

Bula Matari. ¿No se llaman los poetas a sí mismos

creadores?

sido renovado.

En nuestra época hasta el folklore ha

De escritos y escritores
De escritos y escritores
De escritos y escritores

De escritos y escritores

De escritos y escritores
De escritos y escritores

El componedor de cuentos

ha De escritos y escritores El componedor de cuentos Marcela Acle Tomasini acle.tomasini@gmail.com U na de

Marcela Acle Tomasini acle.tomasini@gmail.com

U na de las más

difíciles en -

Los que echaban a perder un cuento bueno o escribían uno malo lo enviaban al componedor de cuentos. Éste era un viejecito calvo, de ojos vivos, que usaba unos anteojos pasados de moda, montados casi en la punta de la nariz, y estaba detrás de un mostrador bajito, lleno de polvosos libros de cuentos de todas las edades y de todos los países. Su tienda tenía una sola puerta hacia la calle y él estaba siempre muy ocupado. De sus grandes libros sacaba inagotablemente palabras bellas y aun frases enteras, o bien cabos de aventuras o hechos prodigiosos que anotaba en un papel blanco y luego, con paciencia y cuidado, iba engarzando esos materiales en el cuento roto. Cuando terminaba la compostura se leía el cuento tan bien que parecía otro. De esto vivía el viejecito y tenía para mantener a su mujer, a diez hijos ociosos, a un perro irlandés y a dos gatos negros.

crucijadas que

enfrenta el escritor es decidir cuándo un texto está listo para ser publi- cado. Siempre quedan

dudas sobre la escasez o la abundancia de las comas (¿las dejo o las quito?), la pertinencia en

el

uso de los adjetivos (¿me estoy excediendo?)

y

ni se diga la de los gerundios (que nos atre-

vimos a considerar indispensables para nuestra narración). Por supuesto, también nos inquieta la precisión en las palabras que escogimos, así como la claridad y la redondez de la historia que tratamos de contar.

dor, dramaturgo, profesor y abogado Mariano Silva y Aceves (México, 1887-1937) para escribir el siguiente cuento. Sin duda, muchos desearíamos conocer a un personaje así.

Mariano Silva y Aceves fue el 10º Rec- tor de la Universidad Nacional Autónoma de México (por un periodo de 3 meses en 1921) y

Tal vez estos dilemas inspiraron al narra - después ocupó varios cargos públicos. Intelectual

humanista, en 1933 contribuyó a crear el Insti - tuto Mexicano de Investigaciones Lingüísticas. Reconoció el valor de las lenguas y las culturas indígenas.

Qué tal, autor vida de Pregunta y recopila: Lina Zerón ¿Que pasaría si una fuerza
Qué tal, autor vida de
Pregunta y recopila: Lina Zerón
¿Que pasaría si una fuerza
irresistible chocara contra un
cuerpo vulnerable?
Si una fuerza irresistible
chocara contra un cuerpo
vulnerable, descompondría su
……
constitución natural, obligaría
a sus átomos a rehacerse y
como la reconstitución exacta
es imposible, ese cuerpo
vulnerable adquiriría otras
Lo poseería, lo haría añicos
y podría corromperlo hasta
dominarlo en totalidad.
Adán Echeverria. Poeta. Mérida.
……
características
entre
otras, se
volvería más resistente.
Me enamoraría y quedaría
encendido para siempre
Eve Gil, escritora y crítica
literaria.
México
Roberto Resendiz, poeta y
promotor cultural. Michoacán.
……
……
Irremediablemente
harían
el
Destrozaría el cuerpo
irremediablemente,
provocando un nuevo nacer.
amor
Félix Pacheco, poeta mexicano.
David Muñoz, periodista cultural.
Chicano
……
En el mejor de los casos:
……
Primeiramente reunir todas as
forças que me sobraram para
poder dar um próximo passo,
penso sempre que existe
algo melhor do que já me
aconteceu, a vida continua e
nos em nosso pequeno teatro
fazendo a nossa parte: o show
tem que continuar; sempre.
José Geraldo Neres, poeta, Brasil
……
El cuerpo vulnerable
Aquella fuerza irresistible
inundaría todo, no solo un
cuerpo vulnerable como una
maravillosa onda, extendería
su poder transformando
todo, universos, océanos,
corazones, intensiones,
pensamientos. No abría
necesidad de oráculos…
aquella fuerza tenía un
nombre, vocablo antiguo
que retumbaba como un
latido dentro de ese cuerpo,
vulnerable caparazón donde
cabía un alma.
absorberá la fuerza
la
digerirá, de forma tal, que
después de unos segundos
comenzará a crear una
energía inconsciente, que
siendo positiva o negativa
no se puede destruir con
nada. Fuerzas como el amor,
el odio o la muerte de las
que no podremos escapar
jamás, simplemente absorber,
aceptar, reciclar y volver a
transformar.
Neiffe Peña, cantante y
compositora. Venezuela
……
La fuerza irresistible, no se
resiste, o sea, es débil. La
fuerza vulnerable es igual,
si chocaran. Desaparecen
ambas.
Gabriel Cunnins, Ingeniero
argentino.
Majo Samper, modelo y
diseñadora. Colombia