Вы находитесь на странице: 1из 9

UNIVERSIDAD AUTÒNOMA BENITO JUÀREZ OAXACA.

LICENCIATURA EN ECONOMÌA

MATERIA:

ANALISIS DE METODOS DE INVESTIGACION

TEMA:
ENSAYO DE CARL MENGER
”ECONOMIA Y BIENESTAR ECONOMICO”

ALUMNA:

SANTIAGO SARABIA MIRIAM.

MAESTRO: RAMOS SOTO ANA LUZ

SEMESTRE: AGOSTO –DICIEMBRE

PRINCIPIOS DE LA ECONOMIA POLITICA. ED.ORBIS. BARCELONA.PP. 69-101


UNIVERSIDAD AUTÒNOMA BENITO JUÀREZ OAXACA.

LICENCIATURA EN ECONOMÌA

MATERIA:

ECONOMIA POLITICA

ALUMNA:

SANTIAGO SARABIA MIRIAM.

MAESTRO: CASTELLANOS MTZ. JOSE ANTONIO

SEMESTRE: AGOSTO –DICIEMBRE

PRINCIPIOS DE LA ECONOMIA POLITICA. ED.ORBIS. BARCELONA.PP. 69-101


INTRODUCCION.

Este ensayo nos habla acerca de las necesidades que surgen de nuestros
instintos y estos se enraízan en nuestra naturaleza la satisfacción total de las
necesidades tiene como consecuencia la aniquilación de nuestra naturaleza y
una satisfacción parcial o insuficiente.

Al igual en este ensayo encontraremos los tipos de necesidades, sus


diferencias, como se lleva a cavo y lo necesario que debe ser una necesidad,
La cantidad de un bien y su tiempo que debe tenerse para satisfacer la
necesidad

El hombre siempre a tenido necesidades y tiene que satisfacerlas toda su vida


son la necesidades básicas. Los humanos procuran tener en su poder las
cosas de que depende la satisfacción de sus necesidades.

Las necesidades, de la vida y el bienestar de las personas, no tuviera como


cubrir dicha necesidad de bienes, la necesidades de este ultimo deje sentir ya
de forma inmediata.

La preocupación de los hombre es satisfacer las sus necesidades se convierte,


en prevención para cubrir sus necesidades de bienes en los tiempo de venir
,eso quiere decir que proveen en su futuro .

Las personas necesitamos de bienes para poder satisfacernos hay


satisfacciones obligatoriamente necesarias y otras dispensables ambos
satisfacen nuestra vida, las obligatorias se refieren a las necesidades para un
momento imprevisto como una enfermedad y lo dispensable es el vestir, la
comida, el calzado, y un hogar.

PRINCIPIOS DE LA ECONOMIA POLITICA. ED.ORBIS. BARCELONA.PP. 69-101


Tema central.

La necesidad humana

“si no hay ninguna necesidad de bienes de este tipo, surgirá la necesidad de


bines de un orden supeior.Esta ultima depende, por lo tanto, de nuestra
necesidad de bienes del primer orden; la investigación de estos bienes
constituye de los hechos el fundamento de nuestro análisis sobre la necesidad
humana en general. Debemos comenzar, por el estudio de la necesidad de
bienes del primer orden de los hombres y, a partir de aquí desarrollar los
principios que regulan la necesidad humana de bienes de órdenes superiores.
La cantidad de un bien de primer orden necesaria para tal satisfacción de una
concreta necesidad humana y, por lo tanto tambien la cantidad de un bien de
primer orden requerida para satisfacer la cantidad de las necesidades dentro
de un periodo dado de tiempo, viene de manera determinada de manera
inmediata por la necesidad o necesidades u que estas encuentren su medida.
Aquí se añade además de las circunstancias de que incluso respecto de
aquellas necesidades de las que sabemos con antelación que se nos presenta
durante el periodo de tiempo a que alcanza nuestra prevención, existe una
incertidumbre en lo referente a su cantidad, en el sentido de que nos consta
que aquellas medidas es decir, ignoramos la cantidad de bienes necesarias
para su satisfacción. Y precisamente el problema es la cantidad.
Así pues, la incertidumbre existente sobre la necesidad de un bien se
presentara o no dentro del plazo de tiempo de nuestra prevención no excluye la
preocupación por eventual satisfacción de la misma por la consiguiente.
De esta circunstancia no se sigue que se ponga en duda nuestra necesidad de
loa bienes preciosos para su satisfacción”.
Si observamos la vida emprendida por los hombres en el orden a la
satisfacción de sus necesidades para el futuro, advertiremos fácilmente que
estos, lejos por pasar por alto la capacidad de desarrollo de sus necesidades
trabajan afanosamente para introducirlas en sus círculos. Quienes esperan que
su familia aumente o confía en conseguir una mas alta posición social, al
construir sus edificios y acomodar su vivienda, al fabricar sus carros y otros
bienes durables tienen muy encuentra en sus necesidades el aumento en el
futuro, y de ordinario y en la medida en que sus medios se lo permiten intentan
ya desde a hora acomodarse a las mayores exigencias futuras y esto no es en
una sola dirección, si no acomodarse a las mayores exigencias futuras y esto
no es una sola dirección, si no respecto de sus posiciones totales por
consiguiente, este principio previste, desde el anterior punto de vista, la
siguiente forma: no podemos aprovechar unas determinadas cantidades de
bienes de un orden superior para la producción de determinadas caridades de
bienes de un orden inferior y con ello, en definitiva, para cubrir las necesidades
si no podemos al mismo tiempo de las cantidades complementarias de los
bienes de orden superiores.

PRINCIPIOS DE LA ECONOMIA POLITICA. ED.ORBIS. BARCELONA.PP. 69-101


“A consecuencia de la guerra civil norte americana, disminuyeron
considerablemente de las exportaciones de algodón con destino Europa, es
evidente que la necesidad del algodón apenas sufría modificaciones.
En la medida en que eta necesidad de algodón para los periódicos de tiempo
dados no fue cubierta por los productos manufacturados acabados, se produjo
una necesidad de las consiguientes cantidades de los bienes de orden superior
necesarios para la producción del algodón. La necesidad real de los bienes
complementarios del algodón en bruto se redujo a las cantidades de algodón
en bruto de que realmente se disponía. Pero en cuanto aumentaron de nuevo
las importaciones de esta materia prima, aumento tambien inmediatamente la
necesidad afectiva de aquellos bienes, de modo en que la ecuación disminuyo
el factor de la necesidad latente.
Para empezar es claro que nuestras necesidades de bienes del primer orden
aparece cubierta, respecto de un momento temporal dado del futuro siempre
que dentro de este espacio temporal podemos disponer inmediatamente de las
correspondientes cantidades de bienes del primer orden en cuestión.
Llamemos periodo uno al espacio de tiempo que media entre el instante
presente y el momento en que ya se puede producir. a partir de los bienes de
segundos que tenemos a nuestra disposición, los bienes correspondientes del
primer orden. Periodo dos al siguiente espacio que, arrancando del final del
anterior, llega asta el momento en que, a partir de los bienes del tercer orden
que disponemos, podemos ya producir bienes de primer orden. Las cantidades
disponibles es, por otra parte, muy cierto que en todo tipo de actividades
humanas tener ideas claras sobre el objetivo que se persigue en un factor
esencial del éxito del sujeto que actúa fueran cuales fueran las circunstancias
exteriores bajo las que se desarrollan, lo antes mencionada actividad, el éxito
de la misma es esencialmente condici0onado por la exactitud de los cálculos
respecto de la cantidades de bienes necesarios en el futuro; es decir de su
necesidades”.

El origen de la economia humana y de los bienes economicos


Podemos observar que, respecto de la gran mayoría de los bienes se registran
siempre la primera de las posibilidades de modo que forzosamente debe
quedar insatisfecha una parte de las necesidades cubiertas por los bienes
correspondientes.

“La más inmediata consecuencia que se deriva de este conocimiento en orden


a la actividad humana tendente a la màs perfecta satisfacción posible de sus
necesidades es que los hombres e esfuerzan por:

1. Mantener aquella cantidad parcial de los bienes de que disponen en la


relaciòn cuantitativa anteriormente existente.
2. Conservar las propiedades útiles de dichos bienes”.

Si se aplica, en efecto, la antedicha relaciòn cuantitativa a una determinada


sociedad, es decir, si una sociedad concreta no dispone de las cantidades de
un bien requerido para satisfacer una necesidad específica, entonces, tal como
antes se acaba de decir, es imposible que satisfagan completamente sus
necesidades todos los individuos que componen aquella sociedad.

PRINCIPIOS DE LA ECONOMIA POLITICA. ED.ORBIS. BARCELONA.PP. 69-101


Por esto mismo es también imposible eliminar la institución de la propiedad sin
eliminar al mismo tiempo las causas que llevan forzosamente a ella, es decir,
sin multiplicar al mismo tiempo las cantidades disponibles de todos los bienes
econòmicos hasta tal punto que puedan quedar totalmente Abierta

La necesidad de todos los miembros de la sociedad o sin disminuir hasta tal


extremo de las necesidades de los hombres que los bienes de que de hecho
disponen bastante para cubrir aquellas necesidades.

“Los bienes no econòmicos

Hasta ahora hemos considerado la relaciòn sobre la que se fundamenta el


carácter no económico de los bienes en términos generales, es decir, sin hacer
una referencia específica a la actual situación social de los hombres.

La tendencia de los individuos concretos no está orientada, tal como enseña la


experiencia, a asegurarse cantidades parciales de bienes no econòmicos,
excluyendo a las restantes personas de la satisfacción de sus necesidades
individuales.

Relación entre los bienes econòmicos y no economicos.

En las dos secciones procedentes hemos considerando la naturaleza y el


origen de la economía de la economia humana y hemos defendido de opinión
de que la diferencia entre los bienes econòmicos y no econòmicos se
fundamenta, en definitiva y en el màs exacto sentido de la palabra, en la
diferente relaciòn existente entre la necesidad y la cantidad disponible de
dichos bienes”.

La experiencia nos enseña también que hay bienes de una misma naturaleza
que en un lugar determinado no tienen carácter económico, mientras que lo
tienen en otro.

Podemos afirmar de igual modo que siempre que en dichos lugares unos
bienes que originariamente no tenían carácter económico han pasado a
adquirirlo o a la inversa se ha producido un cambio en la antes mencionada
relaciòn cuantitativa.

“La necesidad humana, aumenta con la evolución cultural. Si a esto se añade


la disminución de la cantidad disponible de aquellos bienes que hasta entonces
no tienen carácter económico.

A la inversa puede darse el caso de que haya algunos bienes que la naturaleza
produce espontáneamente en cantidades superiores a las requeridas por la de
los hombres, pero que adquieren para los consumidores del mismo carácter
económico si un desmota excluye a los demás sujetos economicos de la libre
disposición de tales bienes.

PRINCIPIOS DE LA ECONOMIA POLITICA. ED.ORBIS. BARCELONA.PP. 69-101


Deben mencionar aquí finalmente aquellos bienes que, respecto del presente,
no tienen aun carácter económico pero que con la mirada puesta en las
evoluciones futuras, los agentes de la economía consideran ya desde algún
punto de vista como pertenecientes a esta categoría.

Lo mismo cabe decir de aquellos bienes no economicos cuya cantidad


disponible esta sujeta a fuertes oscilaciones, de tal modo que solo la
disposición de una cierta abundancia en épocas normales asegura la
satisfacción para tiempos de escasez”.

Nos referimos a la diferencia de calidad de los mismos. En efecto, si la cantidad


total disponible de un bien no puede cubrir la necesidad que existe del mismo,
entonces cada una de sus concretas cantidades parciales se convierte en
objeto de la economía humana, es decir, en bien económico, prescindiendo de
su mayor o menor calidad.

“La investigación sobre las leyes que regulan la necesidad humana han llevado
a la conclusión de que esta necesidad, en la medida en que se refiere a bienes
de un orden superior, está condicionada, en primer lugar, por nuestra
necesidad de los bienes correspondientes de ordenes inferiores.
Si por tanto se someten a nuestra valoración los bienes de orden inferior que
manifiesta tener carácter económico, y se plantea la pregunta de las causas
ultimas de carácter económico de los mismos, se invertiría la verdadera
relación, si alguien quisiera admitir que tales bienes son bienes económicos
porque los bienes utilizados para su producción tienen carácter económico
antes incluso de ser sometidos a los procesos de producción”.

“El carácter económico de un bien no puede ser, pues, consecuencia de la


circunstancia de que sea producido a partir de bienes de un orden superior.
De la presente exposición se deduce claramente que es el hombre, con sus
necesidades y su poder sobre los medios para la satisfacción de las mismas. El
punto de partida y el objetivo de toda humana economía.
Mas tarde la reflexión y la experiencia llevaron a los hombres a un
conocimiento cada vez mayor y màs profundo de la conexión casual de las
cosas y mas en concreto su conexión con el bienestar humano.
Los bienes economicos de que dispone un sujeto económico como su riqueza.
Por consiguiente, no pueden considerarse como partes de su riqueza los
bienes no economicos de que dispone un sujeto o agente económico, ya que
no son objeto de sus actividades.
La riqueza es, pues, una medida para el grado de plenitud con que una
persona que desarrolla su actividad económica en igualdad de situación con
otras puede satisfacer sus necesidades”.

Los bienes economicos son, como ya vimos antes, aquellos cuya cantidad
disponible es inferior a la necesidad de los mismos, es decir, bienes de los que
hay una ausencia parcial. La riqueza de los agentes economicos no es otra la
totalidad de estos bienes.

PRINCIPIOS DE LA ECONOMIA POLITICA. ED.ORBIS. BARCELONA.PP. 69-101


Màs bien cabe decir que el principio de que la continuada multiplicación de los
bienes economicos desemboca finalmente en la disminución de aquellos
bienes de los que hubo antes escasez es algo tan evidente para cualquiera
como el principio opuesto de que la continuada disminución durante un tiempo
prolongado , de los bienes que sobreabundaban ( de los bienes no
económicos), llevara tambien finalmente a que estos bienes, de los que ahora
hay escasez parcial, acaban por convertirse en partes constitutivas de la
riqueza .

“Las cantidades de bienes económicos destinados a un objetivo determinado


no son, por tanto, riqueza en el sentido económico de la palabra, porque la
ficción de una persona jurídica puede ser útil para los objetivos jurídicos
prácticos o para la construcción jurídicas teóricas, pero es inoperante para
nuestra ciencia, que rechaza las ficciones.

Cuando los problemas se refieren exclusivamente a la determinación


cuantitativa de la llamada riqueza nacional, nacional puede considerarse como
riqueza nacional la totalidad de las riquezas de los individuos que componen un
pueblo o una nación”.

En todos estos casos deberíamos más bien considerar la riqueza nacional


como el conjunto de las riquezas de los individuos de un pueblo y deberíamos
también prestar atención a la diferente medida de estas riquezas individuales.

CONCLUSION

Las necesidades que surgen de nuestros instintos y estos se enraízan en


nuestra naturaleza la satisfacción total de las necesidades tiene como

PRINCIPIOS DE LA ECONOMIA POLITICA. ED.ORBIS. BARCELONA.PP. 69-101


consecuencia la aniquilación de nuestra naturaleza y una satisfacción parcial o
insuficiente.

necesidades de las que sabemos con antelación que se nos presenta durante
el periodo de tiempo a que alcanza nuestra prevención, existe una
incertidumbre en lo referente a su cantidad, en el sentido de que nos consta
que aquellas medidas es decir, ignoramos la cantidad de bienes necesarias
para su satisfacción.

Los bienes económicos son, como ya vimos antes, aquellos cuya cantidad
disponible es inferior a la necesidad de los mismos, es decir, bienes de los que
hay una ausencia parcial. La riqueza de los agentes económicos no es otra la
totalidad de estos bienes.

La necesidad humana, aumenta con la evolución cultural. Si a esto se añade la


disminución de la cantidad disponible de aquellos bienes que hasta entonces
no tienen carácter económico

Los bienes económicos de que dispone un sujeto económico como su riqueza.


Por consiguiente, no pueden considerarse como partes de su riqueza los
bienes no económicos de que dispone un sujeto o agente económico, ya que
no son objeto de sus actividades.

La cantidad de un bien de primer orden necesaria para tal satisfacción de una


concreta necesidad humana y, por lo tanto tambien la cantidad de un bien de
primer orden requerida para satisfacer la cantidad de las necesidades dentro
de un periodo dado de tiempo, viene de manera determinada de manera
inmediata por la necesidad o necesidades u que estas encuentren su medida.

Aquí se añade además de las circunstancias de que incluso respecto de


aquellas necesidades de las que sabemos con antelación que se nos presenta
durante el periodo de tiempo a que alcanza nuestra prevención, existe una
incertidumbre en lo referente a su cantidad, en el sentido de que nos consta
que aquellas medidas es decir, ignoramos la cantidad de bienes necesarias
para su satisfacción.

Por ultimo término por concluir que las necesidades han estado desde la
aparición del hombre y uno dispone de ellas desde que nacemos asta que
morimos. La necesidad la necesitamos para satisfacer una vida. Se presentara
en diferentes formas y diferentes cantidades.

PRINCIPIOS DE LA ECONOMIA POLITICA. ED.ORBIS. BARCELONA.PP. 69-101

Похожие интересы