Вы находитесь на странице: 1из 7

¿Y SI JESUS NUNCA HUBIERA NACIDO?

ó
EL NACIMIENTO QUE CAMBIO AL MUNDO

ESCENA I

Actores: Narrador (puede ser hombre o mujer)


José
María
Pastores

Telón cerrado. El Narrador sale y habla a la audiencia.


Narrador: ¿Qué es la navidad? ¿Porqué la celebramos? ¿A qué y a quién representa?
Pareciera que hoy en día no es más que regalos, luces, fiestas, y árboles. Todos,
incluyendo Santa Claus y los reyes magos, están temporalmente llenos de un espíritu de
dar. Pero, ¿de donde provienen estos sentimientos generosos? (Narrador pausa)
Se abre el telón, mostrando a la audiencia un establo con José, María, y el bebé Jesús,
quizás con unos niños en disfraces de animales. Después de un momento entran los
pastores, y postrándose, adoran a Cristo. Hacen sus actuaciones con señales mimadas.
Narrador: Provienen de ‘Cristo Jesús, el cuál, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de
siervo, hecho semejante a los hombres’(Filipenses 2:5-7). Pero su principal propósito al
nacer era para morir, y al hacer esto nos dio el más grande regalo que alguien pudiera
dar: el perdón de nuestros pecados y la vida eterna con Dios. Lo único que nos queda
hacer es aceptar su regalo y seguir a Cristo. Pero la vida de Cristo, ¿realmente ha dejado
una influencia en el mundo y en la historia? ¿Ha dejado vidas cambiadas por Él, o nada
más nos dejó una bonita costumbre para celebrar cada año?
Los actores se voltean hacia el Narrador con caras de sorpresa.
Narrador: Veremos a través de tres escenas un poco de la influencia que Cristo Jesús ha tenido en
el mundo.
El Narrador se retira y se cierra el telón.
ESCENA II

Actores: Narrador
Vikingos: Erik
Olaf
Monje
Aldeanos (mínimo 3)

Telón cerrado. Sale el Narrador.


Narrador: Nos encontramos ahora en el año 961 después de Cristo en una aldea inglesa que está
siendo saqueada por una banda de vikingos aterradores. Nuestro enfoque cae sobre dos
vikingos, Erik y Olaf, que persiguen a varios aldeanos cerca del monasterio.
El Narrador se retira y se abre el telón. Los dos vikingos, armados y con algunos costales llenos
de botín, persiguen a los aldeanos hacia el otro lado del escenario, donde se topan con un
monje.
Monje (con autoridad): ¡En el nombre de Dios, alto!
Los vikingos se detienen, sorprendidos, y los aldeanos se escapan.
Erik: ¿Cómo es que hablas en nuestro idioma, y a cuál de los dioses te refieres?
Monje: He viajado a muchos lugares, y hablo en el nombre del único Dios, el eterno y
Todopoderoso.
Olaf (con desprecio): Este hombre está loco, hablando de un solo dios. Hay que matarlo y
unirnos a los demás de nuestra banda.
Monje (calmado): Mátenme si quieren, pero probablemente nunca encontrarán el tesoro
máximo.
Erik: ¿Eh?...¿que tesoro?
Monje: Entren conmigo y les diré.
Los vikingos entran al monasterio con el monje. El telón se cierra para cambiar el escenario al
de un monasterio, y luego reabre.

Erik: Muy bien, ya entramos. Ahora, ¿cómo podemos conseguir este tesoro del que nos
hablaste?
Monje: La única forma para obtenerlo es rindiendo sus vidas a Dios, y siguiendo las órdenes de
su Hijo, Cristo Jesús, entregándole toda su lealtad. Entonces Dios les dará la vida eterna
y un lugar con Él en el Cielo.
Olaf: ¿Porqué sigues hablando de un solo dios, cuando todos sabemos que se requiere de muchos
para controlar todo el universo y la suerte de los hombres?
Monje: Yo les digo que es un solo Dios que creó y controla el universo y todo lo que
contiene. Y no solo eso, sino que también nos ve y nos oye, y cuando oye, actúa, y con
mano poderosa. ¿Acaso sus dioses les han respondido alguna vez?
Olaf (con incertidumbre): Bueno, pues...no.
Erik: Pues a la mejor solo hay un Dios, ¿pero porqué hemos de servir a este hijo para llegar a tu
cielo? Me han contado que fue un hombre muy cobarde y que jamás se defendió a sí
mismo ni a sus seguidores. Nunca podría respetar, y menos seguir, a alguien así.

Monje: Si eso es lo que piensas de Cristo, entonces te han contado muy mal. ‘Porque de tal
manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en
El crea, no se pierda, mas tenga vida eterna’(Juan 3:16). Y Jesús amó tanto a su Padre
que se sometió valientemente a ser burlado, escupído, azotado, golpeado, y puesto en
una cruz, lo cuál es aun más doloroso de lo que se puedan imaginar. Cristo es el único
que de verdad se merece su respeto, lealtad, y adoración.
Olaf: Ah, nunca me habían contado todo eso. Pues no se que pienses tú Erik, pero yo estoy
dispuesto a dar mi espada para el servicio de este Dios y su hijo.
Erik (con entusiasmo): Y yo también daré mi lanza.
(Esta parte se puede cambiar de acuerdo a las armas que tengas disponibles)
Monje: Pero Dios no necesita sus armas, sino sus corazones dispuestos a contar a otros lo que
han aprendido.
Olaf: En ese caso, rendiremos nuestras armas.
Los dos vikingos pasan al altar y dejan ahí sus armas.
Erik: Y ahora (se sientan los vikingos) cuéntanos más acerca de Cristo Jesús.
Se cierra el telón.
ESCENA III

Actores: C1 (científico cristiano)


C2 (científico cristiano)
C3 (científico inconverso)
C4 (científico inconverso)
Ingeniero de mantenimiento
NOTA: todos estos actores pueden ser hombre o mujer.

Telón cerrado. Sale el Narrador.


Narrador: Que padre conversión al amor de Cristo ¿no? Continuando con nuestra obra,
estaremos en el presente, dentro de un centro de investigación científica, donde algo raro
está por ocurrir.
Se retira el Narrador y se abre el telón, revelando un centro de investigación con 4 científicos en
sus diferentes ‘oficinas’ (separadas) comunicandose por computadoras. Sus oficinas pueden
incluir telefonos, microscopios, o cualquier otros artículos que deseen agregar en sus
escritorios.

C3: Vamos a verificar la posición del sol, la luna, y los planetas en el pasado para saber donde van
a estar dentro de cien años y también en los próximos mil años, ya que esta información es
necesaria para enviar satélites al espacio sin que choquen con algo una vez en órbita.
C1: Estamos listos para que la computadora comience a recorrer las bases de datos.
C4: También estoy listo. Adelante.
Todos esperan unos minutos, pero entonces las computadoras empiezan a dar una señal de
alerta, indicando un error en la información.
C3: ¿Qué pasa? ¡Voy a llamar a la oficina de mantenimiento! (Recoge el telefono y pide apoyo)
Entra el Ingeniero de mantenimiento a la oficina de C3 y comienza a revisar la computadora.

Ingeniero de mantenimiento: Que extraño, todo parece estar en perfectas condiciones.


C4: ¿Cuál es el problema?
C1: Hemos encontrado que falta un día en el tiempo del universo.
Todos hacen expresiones de extrañeza.
C2: Una vez oí en un estudio bíblico en mi iglesia que el sol de detuvo por como un día.
C4: ¡Eso no puede ser posible! Además, toda persona inteligente sabe que la Biblia no tiene
comprobación científica, y que los cristianos son puros babosos con tontas teorías de
Dios.
C1: ¿Entonces como explican lo que está sucediendo? Y a propósito, la mayoría de los grandes
descubrimientos científicos fueron hechas por hombres cristianos que creían en Dios.
Ingeniero de mantenimiento (hablando a C3): No creo que lo podamos explicar. Pídeles que nos
cuenten lo que oyeron en el estudio bíblico. (C3 escribe la pregunta)
C2 (abre su Biblia en Josué y lee lo siguiente): ‘No tengas temor de ellos; porque yo los he
entregado en tu mano, y ninguno de ellos prevalecerá delante de ti’(Josué 10:8). Josué
estaba preocupado porque el enemigo los había rodeado y si oscurecía, el enemigo podría
derrotarlos. Entonces Josué le pidió al Señor que detuviera el sol, y así pasó: ‘Y el sol se
paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero’(Josué 10:13).
C3: ¡Ese es el día que buscamos!
C4: A ver si es cierto. Comprobémoslo.
C3: Ya lo encontre. Muy bien, el lapso que falta en ese periodo es de 23 horas y 20 minutos.
C4: Pues eso no es el día completo que necesitamos.
C1: Pero la Biblia dice ‘casi un día entero’.
C4: ¿Y los 40 minutos que faltan? Existen grandes discrepancias en los cálculos espaciales debido
a que los minutos se multiplican en órbitas, asi que no hemos solucionado nada.
C2: En la Biblia también menciona que el sol retrocedió...
C4:¡Es aun menos creible que el sol haya retrocedido! ¡Ja!
C3: A mí me interesa escucharte.
C2: La Biblia narra que Ezequías, quien estaba a punto de morir, fue visitado por el profeta Isaías,
el cual le dijo que no moriría. Ezequías no le creyó y pidió una señal, e Isaías le respondió
‘¿Avanzará la sombra diez grados, o retrocederá diez grados? Y Ezequías respondió:
Fácil cosa es que la sombra recline diez grados; pero no que la sombra vuelva atrás diez
grados’(2 de Reyes 20:8-10). Y así pasó.
C3: Diez grados son exactamente 40 minutos, los cuales, junto con el tiempo en Josué que nos
decían, forma el día que nos hace falta. Y ya que tenemos eso solucionado, tendremos
tiempo para pasar la navidad en casa.
Ingeniero de mantenimiento: Sí, hace años que no he pasado la navidad en casa. Siempre estoy
aquí solucionando problemas.
C2: De hecho, también tengo una historia que contarles acerca de la navidad.
C4: ¿Ahora de qué hablas?
C2: Es un evento que también cambió la historia, y todavía nos afecta hoy en día.
C1: Hace unos 2000 años, unos sabios del oriente descubrieron una nueva estrella que se movía
en el cielo. Entonces emprendieron un viaje para seguir a la estrella, la cual les sirvió de
guía hasta que se detuvo y se encontraron con el Salvador del mundo.
C2: Nosotros dedicamos nuestra vida para lograr progresos en el bien de la humanidad.
Jesucristo, el Hijo de Dios, vino al mundo para ofrecer a la humanidad esperanza, paz,
alegría y amor.
C1: Estando en pecado nada de esto podemos obtener, pero al creer en El, confesarle como Señor
y Salvador recibimos Su perdón y todos estos beneficios. Esto es lo que más necesitan los
hombres. Nuestros descubrimientos y avances científicos tienen sus beneficios pero no se
comparan a los que Jesucristo nos otorga.
Ingeniero de mantenimiento: Entonces. . . ¿sólo tengo que creer y confesarle como Salvador?
C2: Así es. Entonces su Espíritu Santo vendrá a habitar y comenzará a actuar en ti. ¿Quieres que
te ayudemos a orar?
El otro científico mueva la cabeza y se concentra en sus actividades, mientras que los científicos
cristianos, el ingeniero en mantenimiento, y el otro científico (C3) se unen para orar.
Se cierra el telón.
ESCENA IV

Actores: Neo
Trinity
Agente
Ciudadanos (la cantidad necesaria para llenar el escenario)

Telón cerrado. Sale el Narrador.


Narrador: Que padre es ver como ‘los cielos cuentan la gloria de Dios’(Salmos 19:1). Para
nuestra última escena vamos a ir un poco hacia el futuro. Tomaremos como base algunos
conceptos y personajes de la película ficticia “La Matrix”, aunque esta escena no viene
directamente de ella. Para los que no han visto la película, dejenme resumir de que trata:
el tema principal es que el mundo que vemos es una ilusión mental que nos hace pensar
que lo que vemos es real. La realidad es que todos los humanos son esclavos de una raza
de robots inteligentes, los cuales en el mundo falso toman forma de humanos pero muy
fuertes, llamados agentes. En medio de esta esclavitud hay un hombre especial, llamado
Neo, que es elegido para liberar a todos los humanos de su encarcelamiento mental con la
ayuda de unos amigos, incluyendo una mujer llamada Trinity, a los cuales encontraremos
en esta escena. Bienvenidos al mundo real.
El Narrador se pone unos lentes oscuros y luego se retira; se abre el telón. Vemos a Neo y a
Trinity (ambos con lentes oscuros y pistolas) caminando por la calle de una ciudad. En el
trasfondo hay muchos Ciudadanos caminando de un lado al otro del escenario, y entre los
cuales está caminando el Agente (también con lentes oscuros y una pistola).

Neo: ¡Es tan padre ver a todos los humanos liberados! Saber que todos están respirando aire
verdadero. (Neo voltea hacia Trinity) Pero Trinity, ¿por qué te ves tan preocupada?
¿Ha pasado algo?
Trinity: Pues es que he oido algunos rumores de mis amigas y...
Neo: ¿Y...?
Trinity: Hay un grupo de personas que tienen unas ideas que son un poco raras. Entre otras cosas
, y esta es la parte que más me preocupa e interesa, dicen que este mundo no es real.
Neo: ¿Que este mundo no es real? A ver ¡alto, alto, alto! ¿De qué estás hablando?
Cuando Neo dice “alto”, todos los Ciudadanos y el Agente se paran como si alguien los hubiera
pausado en una película.
Trinity: Son unas personas que se dicen llamar “cristianos” y han llegado ha ser muy numerosos.
Y no solo dicen que este mundo no es real, sino también que todavía somos esclavos.
Neo: Ciudadanos, ya pueden continuar. (Los Ciudadanos y el Agente siguen caminando) Pero,
si este no es el mundo real como pensamos, entonces ¿cual es? ¿Y de qué somos escla...
¡Trinity, un agente!
Aquí uno de los Ciudadanos, que realmente es un Agente robot, se acerca a Trinity y saca su
pistola para dispararle. Trinity se voltea y rápidamente saca su propia pistola. El Agente y
Trinity se disparan, pero ambos fallan. Los Ciudadanos salen corriendo. Los otros tres
Siguen disparandose, haciendo marometas y otros trucos hasta que logran matar al Agente.
Neo y Trinity se quedan solos en la calle con el Agente muerto.
Neo: Buen trabajo Trinity. Ahora, ¿de qué hablábamos? ¡Ah si!, de los cristianos. A ver si ahora
si me lo puedes explicar.
Trinity: Pues ellos dicen que no iremos al mundo real hasta que hayamos muerto, y que es un
mundo eterno conformado de dos secciones: una buena de gozo y paz que ellos llaman el
cielo, y otra mala llena de puro sufrimiento.
Neo: ¿Y como llegas a esta eternidad buena?
Trinity: Tienes que seguir a un hombre llamado Jesús, que es todopoderoso y el hijo de Dios, el
cual controla este mundo, además del suyo. Dicen que todos tenemos pecado, y que solo
El nos puede liberar del pecado, y permitirnos entrar al cielo donde reina Dios.
Neo: Si todo esto es cierto, entonces es urgente que averiguemos más para contarselo a todos.
Vamos a encontrar a estos cristianos que conociste.
Neo y Trinity se salen del escenario y se cierra el telón. El Narrador vuelve a salir para
concluir el drama.

Narrador: Jesús nos dijo ‘conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres’(Juan 8:32). También
nos dijo ‘Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí’
(Juan 14:6). Si son cristianos, espero que este drama les haya servido para recordar lo
que Cristo ha hecho por ustedes y por qué celebramos la navidad. Y a los que todavía no
son Cristianos, espero que esto les motive a tomar una decisión para aceptar a Jesús como
su único Salvador. Gracias por su atención. Feliz navidad y que Dios les bendiga.

FIN