Вы находитесь на странице: 1из 25

TECNICAS

FUNDAMENTALES DEL
DRENAJE LINFATICO
MANUAL
Fundamentos de las maniobras
Las maniobras de drenaje se fundamentan en los siguientes
principios:

PRESIONES SUAVES:
- Casi imperceptibles, no superan los 30-40 mmhg.
(1mm=1,36 g/cm2=1 Torr).
- Y se adaptan a las presiones presentes en la
microcirculación.
- Nunca pueden producir dolor, por el contrario la sensación
es de alivio, sin dejar enrojecimientos en la piel.
- La presiones se consideran como un movimiento de
empuje ligero, superficial y tangencial hasta el limite de la
elasticidad de la piel sin frotarla ni resbalar sobre ella.
Fundamentos de las maniobras
LA LÓGICA:
Seguimiento de los trayectos linfáticos:
- Es acorde a la anatomía y fisiología del sistema linfático.
- Tener presente que la circulación linfática lleva una única dirección,
siempre hacia el corazón “centrípeto” y se realiza en dirección y sentido
de los tractos linfáticos, donde se hallan los linfonodos regionales.
- El propósito es encauzar la linfa en esta dirección, dirigiendo los
movimientos hacia éstas.
- Para drenar hay que comenzar desahogando la salida, por eso los
tratamientos de DLM comienzan por liberar la zona del "terminus", en
las fosas claviculares. Y sigue segmento por segmento, pudiendo
avanzar de proximal a distal o viceversa.
- Si se salta esta fase preliminar no se facilitaría el drenaje de la linfa
que traemos desde otras zonas, provocando una acumulación o
encharcamiento de linfa en la zona del cuello.
Fundamentos de las maniobras
VELOCIDAD Y RITMO LENTOS:
- Respetar el ritmo natural de la circulación linfática, que
avanza a oleadas producidas por las compresiones sucesivas
de los vasos linfáticos. Este ritmo es pausado, armónico y
monótono. El paso de una presión a otra es lento, sin
agresión.
- Lo que permite un mayor control de la maniobra, reduce el
riesgo de fricción y así el posible efecto histaminico favorece
la filtración.
- Para seguir este ritmo cada movimiento de las técnicas
manuales debe durar entre 4 y 5 segundos, dejando 1 ó 2
segundos en cada pausa.
- Para mantener el mismo ritmo durante toda la sesión es
aconsejable utilizar fondos musicales suaves y constantes.
Fundamentos de las maniobras
ESTIRAMIENTOS O TRACCION CUTANEA:
- Permite un deslizamiento de la piel sobre el
tejido subcutáneo.
- Facilita la reabsorción del capilar linfático, la
contracción del colector linfático y favorece la
progresión de la linfa.

Constan de dos partes: una activa y otra pasiva


en relación al movimiento que el kine realiza.
Fundamentos de las maniobras
– Activa: etapa de contacto, acoplamiento, presión y empuje.
Resulta ser un estiramiento del tejido subcutáneo hasta el
limite de la elasticidad de la piel, donde las manos se
adaptan a la superficie de trabajo orientándose según la
circulación linfática de la zona.

– Pasiva: fase de relajación o descompresión.


Es cuando las manos pierden sutilmente el contacto con la
zona para que la piel retorne pasiva y progresivamente a su
posicion de partida.
Fundamentos de las maniobras
La superficie de aplicación debe ser amplia. Solo se usan
los pulgares en zonas reducidas.
En general no se necesitan lubricantes, aunque se pueden
usar talcoso algunas gotas de aceite para optimizar el
contacto.
El paciente se ubica en decúbito, eligiendo la posición mas
cómoda según la zona a tratar y no debe llevar prendas que
opriman su piel.
El kine deber adoptar una posición adecuada que asegure
la comodidad necesaria para soportar toda la sesión y que
facilite la correcta aplicación de la maniobra en términos de
dirección, amplitud y empuje tangencial.
CONCLUSION
Fundamentos de las maniobras
Respetando los principios expuestos
anteriormente, las maniobras de drenaje
existentes se denominan según el efecto
(Leduc) que generan en el sistema
linfático o según el movimiento realizado
por el terapeuta (Vodder).
A todas las maniobras se les atribuyen los
mismos efectos sobre el sistema linfático.
MOVIMIENTOS DE DRENAJE
Se utilizan básicamente cuatro técnicas manuales
muy específicas, que se realizan de manera
repetitiva y constante siguiendo el avance de la
linfa en su trayecto por el organismo.
Son nombres creados por Vodder y describen el
movimiento que dibuja la mano en su aplicación y
son redescritas por Leduc.
Estas técnicas se basan principalmente en el
empuje y la relajación de los tejidos de la piel.
MOVIMIENTOS DE DRENAJE
Su objetivo es actuar sobre las distintas estructuras de
la circulación de retorno, fundamentalmente el sistema
linfático, imitando su fisiología.
Dependiendo de su forma de aplicación van dirigidas a:
- Desobstruir los nódulos linfáticos y a acelerar su flujo.
(círculos fijos)
- Los capilares sanguíneos y linfáticos iniciales para
fomentar la reabsorción del liquido intersticial hacia los
precolectores y colectores linfáticos para progresar la
linfa, estimulando la motilidad de los linfangiones.
MANIOBRAS BASICAS SEGÚN
AUTORES
Según Vodder (1936)
Círculos fijos y variantes
Bombeo
Dador
Giros Rotativos

Según Leduc (1970)


Maniobras Ganglionares
Maniobra de Llamada
Maniobra de Reabsorción
VODDER
Crea el método DLM, basado en movimientos circulares, suaves y rítmicos
fundamentalmente sobre los nódulos linfáticos. Y los nombra según el
movimiento que describe con la mano.

Círculos fijos
Aquí las manos y los dedos permanecen pasivos, la técnica se realiza
sólo con el movimiento de las muñecas. No se realizan desplazamientos
y los movimientos son más elípticos que circulares. Los círculos fijos se
aplican principalmente en el cuello, la cara, zonas ganglionares
superficiales (axilas, ingles), rodillas, manos y pies; con una o ambas
manos, en forma simultanea o alternada, en un punto fijo o avanzando.

1.- Fase de contacto, acoplamiento y presión.


Los dedos menos el pulgar se colocan planos y extendidos sobre la piel
como pegados y se inicia un movimiento elíptico (desde una desviación
ulnar a radial y viceversa) de empuje gradual en dirección del flujo
linfático.
2.- Fase de descompresión.
A partir del punto máximo de desplazamiento anterior se inicia
gradualmente la descompresión, llevando las manos al punto de partida
sin presión.
Variantes: círculos con el pulgar llamados también “rotativos del pulgar”.
Círculos o rotativos del pulgar

1.- Fase contacto, acoplamiento y presión.


El pulgar contacta hiperextendido con toda la yema. Luego
comienza a presionar empujando la piel con un giro de 70º
haciendo una desviación ulnar de la mano.
2.- Fase de descompresión.
A partir del punto máximo de desplazamiento anterior se inicia
gradualmente la descompresión, perdiendo parcialmente el
contacto, llevando las manos al punto de partida sin presión,
completando un giro de 90º de regreso con el pulgar.

Esta maniobra se ocupa principalmente en zonas anatómicas


reducidas como manos, pies, articulaciones y en lactantes.
Bombeo
Para aplicar el bombeo se colocan las manos de
manera que se rodee con éstas la zona que se
va tratar, de manera que la palma de la mano se
adapte al volumen de la superficie. El movimiento
de bombeo no debe ser cortante y se realiza a
manera de empuje gradual en dos fases: Un giro
hacia delante que empuja la piel y un giro hacia
atrás para avanzar con la mano relajada. En esta
técnica los dedos permanecen estirados sin
rigidez. Se utilizan principalmente para trabajar
brazos, piernas y partes laterales del tronco.
Bombeo

1.- Fase contacto, acoplamiento y presión.


Mano perpendicular a zona a tratar a nivel de comisura, luego
contacto de las yemas de los dedos extendidos con desviación
ulnar y flexión de muñeca , aumentando el contacto hacia una
desviación radial con extensión de muñeca, aplicando con toda la
mano un estiramiento perpendicular a los colectores.
2.- Fase de descompresión.
A partir del punto máximo de desplazamiento anterior con la mano
en desviación radial, se inicia gradualmente la descompresión,
perdiendo parcialmente el contacto y la piel regresa pasiva y
progresivamente al punto de partida sin presión. Y además la mano
avanza sin presión al siguiente punto proximal de partida.

Esta maniobra puede aplicarse con una o ambas manos en forma


alternada. Se usa fundamentalmente en extremidades, ya que se
adapta fácilmente a zonas curvas.
Dador

1.- Fase contacto, acoplamiento y presión.


Mano entra en contacto con la zona con desviación ulnar y prono supinación
neutra y perpendicular a los colectores. Luego se inicia el movimiento hacia la
desviación radial con supinación, lo que permite un contacto pleno en un
movimiento en forma de semicírculo. Primero es una presión perp. Luego es
tangencial en dirección del flujo linfático.
2.- Fase de descompresión.
A partir del punto máximo de desplazamiento anterior, se inicia gradualmente
la descompresión, y la mano adopta la desviación ulnar y flexión, avanzando
con las yemas sin presión hacia el siguiente punto de partida.

Esta maniobra puede aplicarse con una o ambas manos en forma alternada.
Se usa esencialmente en extremidades, y casi exclusiva en brazo, antebrazo
y pierna ya que se adapta fácilmente a su anatomía.
Giros Rotatorios
Para realizar los giros rotativos, las manos se
apoyan sobre la zona a tratar, manteniendo los
pulgares separados y el resto de los dedos
estirados sin tensión. El movimiento que se ejerce
es de empuje y termina con un desplazamiento
hacia dentro del pulgar hasta que la mano queda
totalmente adherida a la piel. Esta es la técnica
más apropiada para tratar las grandes superficies
planas del cuerpo, como la espalda, el pecho, el
vientre y la zona glúteo-lumbar.
Giros Rotatorios

1.- Fase contacto, acoplamiento y presión.


La mano se posiciona formando un ángulo de 45º con la superficie en
contacto y paralela a los colectores, con la muñeca en ligera flexión
con los dedos extendidos y el pulgar abducido a 90º, luego viene el
acoplamiento con ligera presión perpendicular, para un contacto pleno
de la palma y que realiza un movimiento elíptico en dirección ulnar,
donde el pulgar termina alineado al resto de la mano.
2.- Fase de descompresión.
A partir del punto máximo de desplazamiento anterior, se inicia
gradualmente la descompresión, y la mano pierde parcialmente el
contacto al flexionar y elevar ligeramente la muñeca, desplazando los
dedos sin presión hacia el siguiente punto de partida, en dirección de
la circulación linfática, hasta que el pulgar alcanza nuevamente los
90º de ablución.

Esta maniobra puede aplicarse con una o ambas manos en forma


simultanea o alternada. Se usa esencialmente zonas amplias y planas
como tronco o extremidades muy edematizadas.
LEDUC
Leduc las redescubre y las nombra en función del objetivo que
persiguen y se basan en la captación y la evacuación.

Maniobras Ganglionares
1.- Fase contacto, acoplamiento y presión.
Contacto de la mano activa por su borde ulnar y realiza un estiramiento de
la piel en sentido del drenaje de los vasos eferentes, luego viene un
acoplamiento homogéneo y progresivo del resto de la mano, del borde ulnar
al radial.
2.- Fase de descompresión.
A partir del punto máximo de desplazamiento anterior, se inicia
gradualmente la descompresión y la mano pierde progresivamente el
contacto y vuelve al punto de partida sin presión.

Esta maniobra puede aplicarse con una o ambas manos; cuando se usan
ambas se colocan una al lado de la otra para abarcar una zona mas amplia
o bien una sobre la otra donde la inferior entra en contacto con la zona
realizando el estiramiento y la superior realiza la presión acompañando el
movimiento, siempre que se requiera de mas presión.

Diana: Son los Nódulos linfáticos con el propósito de conseguir su


Desobstrucción y acelerar su flujo.
Maniobra de Llamada

1.- Fase contacto, acoplamiento y presión.


Contacto de la mano por borde radial hasta la comisura, transversal a
los trayectos linfáticos, realizando un amplio estiramiento de la piel,
luego viene el acople del resto de la mano manteniendo la tracción,
es un movimiento a modo de tampón secante transversal.
2.- Fase de descompresión.
A partir del punto máximo de desplazamiento anterior, se inicia
gradualmente la descompresión y la mano vuelve al punto de partida
sin presión.

En esta maniobra se pueden realizar desplazamientos ligeros de las


manos para cubrir totalmente la zona. Y se aplica en zonas no
edematizadas.

Diana: Son los precolectores y colectores linfáticos, con el objetivo


de estimular la motilidad de los linfangiones, favoreciendo su llenado
y haciendo progresar la linfa hacia los nódulos suprayacentes.
Maniobra de Reabsorción

1.- Fase contacto, acoplamiento y presión.


El contacto de la mano es por el borde ulnar, transversal a los trayectos
linfáticos y realiza un estiramiento de la piel hasta el máximo de su elasticidad,
luego el acoplamiento del resto de la mano manteniendo la tracción , es un
movimiento a modo de tampón secante transversal.
2.- Fase de descompresión.
A partir del punto máximo de desplazamiento anterior, se inicia gradualmente la
descompresión y la mano pierde parcialmente el contacto y vuelve al punto de
partida sin presión.

En esta maniobra se pueden realizar desplazamientos ligeros de las


manos para cubrir totalmente la zona. Y se aplica en zonas
edematizadas.

Diana: Son los capilares linfáticos iniciales, con el objetivo de tensar los
filamentos de Leak y aumentar la presión tisular para favorecer la
reabsorción del liquido intersticial.
Ambas maniobras llamada y reabsorción, pueden realizarse
con una o ambas manos, con los pulgares, con las yemas
de los dedos o con las falanges; dependiendo de la zona
anatómica a tratar.
En ambas maniobras las manos se describen
perpendiculares a los trayectos linfáticos, aplicando un
movimiento a modo de tampón secante transversal; pero
también pueden posicionarse paralelas a los trayectos
linfáticos, realizando un movimiento en forma de tampón
secante longitudinal.
La diferencia en la realización de las maniobras esta en el
acoplamiento de las manos.

Llamada: el acople diverge del empuje, es decir la zona


palmar se adapta en sentido contrario al empuje.
Reabsorción: el acople converge hacia la tracción, es decir
la zona palmar se adapta en el mismo sentido de la
tracción.
CONCLUSION
El Drenaje Linfático Manual es una técnica
manual eficaz que incide en todos los sistemas
del organismo, insustituible para tratar la
retención de líquidos en el cuerpo y depurar los
tejidos orgánicos, favoreciendo especialmente
la circulación sanguínea y linfática. De esta
forma se movilizan los líquidos nobles, que
nutren todas las células de nuestro organismo,
permitiéndonos vivir más saludablemente.
A ESTUDIAR

QUE LES VAYA BIEN

GRACIAS