Вы находитесь на странице: 1из 7

LOS MISTERIOS GOZOSOS

MISTERIOS GOZOSOS

se rezan los lunes y los sbados.

Tratan el anuncio y la infancia de Jess.


PRIMER MISTERIO GOZOSO: LA
ANUNCIACIN DEL NGEL A MARA.
Al sexto mes fue enviado por Dios el
ngel Gabriel a una ciudad de Galilea,
llamada Nazaret, a una virgen desposada
con un hombre, llamado Jos, de la casa
de David; el nombre de la virgen era
Mara. Y entrando donde ella estaba dijo:
Algrate, llena de gracia, el Seor est
contigovas a concebir en el seno y vas a
dar a luz un hijo, a quien pondrs por
nombre Jess Dijo Mara: He aqu la
sierva del Seor; hgase en m segn tu
palabra. (Lc 1,26-38).
SEGUNDO MISTERIO: LA VISITA DE
MARA A ISABEL

En aquellos das, se levant Mara y


se fue con prontitud a la regin
montaosa, a una ciudad de Jud;
entr en casa de Zacaras y saludo a
Isabel. Y en cuanto oy Isabel el
saludo de Maraqued llena del
Espritu Santo. (Lc 1, 39-41).
TERCER MISTERIO: EL NACIMIENTO
DEL NIO JESS

Jos y Mara salieron de


Nazaret hacia Beln y,
mientras ellos estaban all se
le cumplieron los das del
alumbramiento, y dio a luz a
su hijo primognito, lo
envolvi en paales y lo acost
en un pesebre. (Lc 2, 6-7).
CUARTO MISTERIO: LA PRESENTACIN
EN EL TEMPLO
Cuando, segn la ley de Moiss, se
cumplieron los das de la purificacin,
subieron a Jess a Jerusaln para
presentarle al Seor, como est prescrito
en la Ley del Seor: Todo varn
primognito ser consagrado al Seor Y
Simen los bendijo y dijo a Mara su madre:
He aqu, ste es puesto para cada y para
levantamiento de muchos en Israel y para
seal que ser contradicha, 35 para que
sean descubiertos los pensamientos de
muchos corazones. Y una espada traspasar
tu misma alma. (Lc 2, 22-35).
QUINTO MISTERIO: JESS, PERDIDO Y
HALLADO EN EL TEMPLO
El nio Jess se qued en Jerusaln, sin
saberlo sus padres Aconteci que
despus de tres das, le encontraron en
el templo, sentado en medio de los
maestros, escuchndoles y hacindoles
preguntas. Todos los que le oan se
asombraban de su entendimiento y de
sus respuestas. Cuando le vieron, se
maravillaron, y su madre le dijo: Hijo,
por qu has hecho as con nosotros? He
aqu, tu padre y yo te buscbamos con
angustia. Entonces l les dijo: Por qu
me buscabais? No sabais que en los
asuntos de mi Padre me es necesario
estar? Jess creca en sabidura, en
estatura y en gracia para con Dios y los
hombres. (Lc 2,43-52).