Вы находитесь на странице: 1из 7

Hechos Jurídicos Según la

Teoría Francesa
Acto Jurídico
 El acto jurídico, a través del tiempo muchos dogmáticos lo ha pretendido definir o encuadrar
a una serie de elementos o formas, las cuales ha variado a lo largo de las épocas y de los
sistemas jurídicos en que se ha hecho, pero para efectos de este trabajo nos pegamos a la
definición proporcionada por la gran mayoría de los tratadistas en México, es por ello que me
permito transcribir la parte relativa en el Diccionario Jurídico Mexicano, tal y como sigue:
 I. Es la manifestación de voluntad de una o más personas, encaminada a producir
consecuencias de derecho (que pueden consistir en la creación, modificación, transmisión o
extinción de derechos subjetivos y obligaciones) y que se apoya para conseguir esa finalidad
en la autorización que en tal sentido le concede el ordenamiento jurídico.
 II. Podemos considerar que los actos jurídicos constituyen una especie o categoría dentro del
conjunto de los hechos jurídicos, dado que estos últimos son todos aquellos acontecimientos
que el orden normativo toma en consideración para atribuirles efectos de derecho (es decir
son los sucesos que en el mundo fáctico realizan las hipótesis contenidas en las normas
jurídicas). Sin embargo determinar a qué clase de hechos jurídicos les debe ser asignado el
término 'acto jurídico' es una cuestión en la que no existe acuerdo en la doctrina. A este
respecto podemos mencionar dos grandes corrientes.
Civilistas Franceses
 A) el de los hechos jurídicos en sentido estricto, en el que están comprendidos los
fenómenos naturales o accidentales que siendo ajenos a la voluntad humana provocan
consecuencias de derecho (p.e., el nacimiento, la muerte) y también los hechos
realizados por el hombre, pero en los que los efectos jurídicos se producen
independientemente y aun contra la voluntad del autor o autores. Estos últimos hechos
pueden ser lícitos o ilícitos (p.e. respectivamente la gestión de negocios de los artículos
1896-1909 del Código Civil para el Distrito Federal y el delito de homicidio del artículo 123
del Código Penal para el Distrito Federal).
 B) el de los actos jurídicos que está integrado sólo por los hechos que son efectuados
voluntariamente por el hombre con la intención manifiesta de producir consecuencias
jurídicas (p.e. el contrato de compraventa del artículo 2248 del Código Civil para el
Distrito Federal).
Postura de los Civilistas Franceses
 2) Por el contrario un sector de la doctrina al que pertenecen principalmente tratadistas
alemanes e italianos (Enneccerus, Stolfi) designa con el nombre de acto jurídico a los
sucesos en los que interviniendo la voluntad humana, ésta no es tomada en cuenta al
atribuirles efectos jurídicos y reserva el término negocio jurídico (de la expresión alemana
Rechtgeschaft), para los acontecimientos en los que aparece una voluntad dirigida
precisamente a crear las consecuencias previstas en la norma de derecho.
 Ahora bien le ha interesado a la doctrina determinar si los efectos de derecho producidos
por el acto (o negocio) jurídico provienen de la ley o de la voluntad. Existen tres posiciones:
la de la teoría clásica defendida por Baudry-Lacantinerie, Planiol, Colin y Capitant que
atribuye a la voluntad poder suficiente, para producir mediante actos jurídicos los efectos de
derecho. El legislador y la ley sólo cumplirían una función complementaria de limitación a la
voluntad; la teoría de Duguit que piensa que el hombre sólo produce movimientos
corpóreos y que los efectos de derecho son resultado de la aplicación del derecho objetivo
y por último la tesis ecléctica de Marcadé, quien sostiene que los efectos de derecho son
producto de la conjunción de la ley y la voluntad, siendo insuficientes ambas por sí mismas
para provocarlos (De Buen Lozano, «pp.» 164-165).
Para que los actos jurídicos tengan plena eficacia y no puedan
ser anulados, deben cumplir con ciertos requisitos de validez
(establecidos en forma negativa en el artículo 1795) que son:

 1) La capacidad legal del autor o autores del acto. Se trata de la capacidad de


ejercicio que no tienen las personas mencionadas en el artículo 450.

 2) Una voluntad exenta de vicios, éstos son el error, el dolo, y la violencia (artículo 1812).

 3) La licitud en el objeto, motivo o fin del acto. Ilícito es el hecho contrario a las leyes de
orden público y a las buenas costumbres (artículo 1830).

 4) Cierta forma específica cuando la ley la requiera. La falta de estos requisitos


produce la nulidad absoluta o relativa del acto (artículo 2225 y 2228).
Tipos de clases

 I) esenciales (essentialia negotii) que son las que cada tipo de acto exige para
formarse (p.e. un crédito que garantizar en el contrato de fianza);

 2) naturales (naturalia negotii) que se entienden implícitas en el negocio, pero


pueden ser suprimidas por la voluntad expresa del autor o autores del acto (p.e. la
responsabilidad por incumplimiento contractual) y

 3) accidentales (accidentalia negotii) que son modalidades que sólo existen, si son
establecidas (p.e. el término y la condición). Los actos que no admiten dichas
modalidades como el matrimonio y la adopción, se denominaron puros y simples.
Clasificación de Actos
 1) Unilaterales en los que la voluntad proviene de una sola parte (p.e. la aceptación de una
herencia) y bilaterales, si se origina de dos o más partes (p.e. el contrato). El concepto de
parte denota un centro de intereses en la relación negocial en el que pueden confluir
declaraciones de voluntad de varios sujetos y por lo tanto no es igual al de persona.
 2) Familiares como el reconocimiento de hijo natural y patrimoniales como el contrato de
compraventa.
 3) Mortis causa, cuando la muerte de una persona es un elemento esencial para que el acto
produzca efectos, el único es el testamento e inter-vivos cuando no resulta ser así (p.e. en un
contrato de seguro de vida, la muerte del asegurado es sólo una modalidad pactada por las
partes).
 4) De obligación si sólo crean derechos de crédito (p.e. el contrato de arrendamiento) y
traslativos, si implican la constitución o transferencia de derechos reales (p.e. el contrato de
donación) y, por último,
 5) De derecho privado, en los que se regulan relaciones entre particulares. De esta clase son
todos los anteriormente citados y de derecho público, en los que se manifiesta la voluntad
del Estado actuando como órgano soberano, como en la sentencia o en el contrato de
ejecución de obras públicas.