You are on page 1of 10

EL PROCESO TERAPEUTICO

 Las personas suelen buscar terapia cuando


tienen un problema y no están siendo
efectivos en resolverlo y conseguir lo que
necesitan de su entorno.
OBJETIVO

 Conseguir una situación deseada, diferente y


mejor cambiando lo que sea necesario para
lograrlo de modo que la persona aumente su
capacidad para resolver los problemas y por
tanto para satisfacer adecuadamente sus
necesidades en su relación consigo misma y
con el entorno (modelo de persona sana y
efectiva).
¿CÓMO?

 la relación entre terapeuta y cliente


o entre el cliente y el grupo se
estructuran de modo que se espera
de todos que interactúen (realicen
transacciones) de modo que se
ajusten a la definición de persona
sana y efectiva.
 Cuando la persona no actúa de esa
manera se le ayuda a:
- reconocer el hecho,

- se le estimula a considerar lo que está
consiguiendo actuando de la forma en que
lo hace (la función de su comportamiento),

- se espera de ella que cambie su
comportamiento de acuerdo con el modelo
de persona saludable y efectiva.
 Cuando nuestras necesidades no están
satisfechas, el estado del yo que está más activo
es el estado del yo Niño y también el Adulto.
Para ello el estado del yo Padre debe contener, y
la terapia facilitará el incorporar, estructuras que
permitan contener la frustración del estado del
yo Niño y manejarla de forma que la persona en
un estado del yo Adulto integrado pueda
conseguir de manera efectiva lo que necesita
mediante sus relaciones (transaccionales) con el
entorno.
 La terapia se estructura por tanto
para aprender, reaprender y
cambiar, para desarrollar la
habilidad de resolver los
problemas y por tanto de
conseguir lo necesario para
satisfacer las necesidades de
manera adecuada (saludable y
efectiva).
 Freud, en su segunda teoría acerca de la
estructura del aparato psíquico, distingue tres
instancias fundamentales:
 El Ello: Su contenido es inconsciente y
consiste fundamentalmente en la expresión
psíquica de las pulsiones y deseos. Está en
conflicto con el Yo y el Superyó, instancias
que en la teoría de Freud se han escindido
posteriormente de él.[2]
 parentales.[4]
TEORIA DE FREUD

 El Yo: Instancia psíquica actuante y que aparece


como mediadora entre las otras dos. Intenta
conciliar las exigencias normativas y punitivas
del Superyó, como asimismo las demandas de la
realidad con los intereses del Ello por satisfacer
deseos inconscientes. Es la instancia encargada
de desarrollar mecanismos que permitan
obtener el mayor placer posible, pero dentro de
los marcos que la realidad permita. Es además la
entidad psíquica encargada de la defensa, siendo
gran parte de su contenido inconsciente.
 El Superyó: Instancia moral,
enjuiciadora de la actividad yoica.
El Superyó es para Freud una
instancia que surge como
resultado de la resolución del
complejo de Edipo y constituye la
internalización de las normas,
reglas y prohibiciones.
 El Ello: Su contenido es
inconsciente y consiste
fundamentalmente en la
expresión psíquica de las
pulsiones y deseos. Está en
conflicto con el Yo y el Superyó,
instancias que en la teoría de
Freud se han escindido
posteriormente de él.