Вы находитесь на странице: 1из 12

• Apaza Condori Margot

• Málaga Cornejo Sneidyth


• Pérez Medina Gloria Verónica
• Pineda Flores Víctor Hugo
• Un perfil lipídico, también denominado perfil de riesgo coronario, es un
grupo de pruebas o exámenes diagnósticos de laboratorio clínico,
solicitadas generalmente de manera conjunta, para determinar el
estado del metabolismo de los lípidos corporales.
• Colesterol total
• HDL
• LDL
• VLDL
• Triglicéridos
• Algunas veces el informe del laboratorio incluye valores adicionales,
según la relación HDL/colesterol, o cálculos basados en los resultados
del perfil lipídico: edad, sexo y otros factores de riesgo.
• Igualmente algunos lipidogramas incluyen medición de: a) total de
lípidos; b) lipoproteínas de densidad intermedia (IDL); c) apoproteínas;
d) quilomicrones
El perfil de lípidos sirve para saber si el paciente está en peligro
de contraer una enfermedad cardíaca. También sirve para
conocer el efecto de algunos medicamentos.
• Se trata de sustancia grasa o lípido presente en todas las
células del cuerpo. Se obtiene por vía endógena o exógena.
• El hígado elabora la mayor parte del colesterol necesario para
formar las membranas celulares y producir ciertas hormonas
(vía endógena).
• Las partículas de HDL transportan el colesterol de las células
nuevamente al hígado, donde puede ser eliminado por el
organismo.
• El colesterol HDL se denomina “colesterol bueno” porque se
cree que los niveles elevados de esta sustancia reducen el
riesgo cardiovascular.
• Las personas con deficiencia de HDL tienen mayor riesgo
cardiovascular, incluso si su colesterol total es inferior a la cifra
considerada como ideal (200 mg/dl).
• El déficit de HDL es consecuencia de una vida sedentaria o de
ciertas enfermedades, como diabetes tipo 2 .
• El colesterol LDL se conoce como “colesterol malo” porque se cree
que los niveles elevados contribuyen a la enfermedad
cardiovascular. Un exceso de esta en la sangre propicia a la
formación de una placa en las paredes de las arterias, la cual
inicia el proceso de la enfermedad aterosclerótica.
• Si se acumula placa en las arterias que irrigan el corazón, el
riesgo de sufrir ataque cardíaco se incrementa. Los niveles de LDL
pueden ser elevados en personas con escasa actividad física y
cuya alimentación es rica en grasas saturadas, colesterol y/o
carbohidratos.
• En ocasiones el hipotiroidismo (función disminuida de la glándula
tiroides, localizada en el cuello) puede elevar la concentración de
LDL.
• Los triglicéridos son grasas que suministran energía a los músculos.
Al igual que el colesterol, son transportados a las células del
organismo por las lipoproteínas de la sangre.
• Una alimentación alta en grasas saturadas o hidratos de carbono
puede elevar los niveles de triglicéridos, los cuales pueden
aumentar por sí mismos el riesgo cardiovascular, pero no todos los
científicos concuerdan en ello.
• Alto porcentaje de personas con concentraciones elevadas de
triglicéridos son obesos o tienen déficit de colesterol HDL, además
de que sufren presión arterial anormal (hipertensión) o diabetes,
todos ellos factores de riesgo cardiovascular. Los niveles máximos
de triglicéridos (más de 1,000 mg/dl) pueden producir dolor
abdominal y enfermedad potencialmente mortal del páncreas
(pancreatitis)