Вы находитесь на странице: 1из 4

Sugestión y libido

▪ En la lengua inglesa, donde «to suggest» y «suggestion»


equivalen a las expresiones alemanas «nahelegen»
{«insinuar»} o «Anregung» {«incitación»}. Por otro lado a
la libido se le considera como energía, en una magnitud
cuantitativa —aunque por ahora no medible—, de
aquellas pulsiones que tienen que ver con todo lo que
puede sintetizarse como «amor». El núcleo de lo que
designamos «amor» lo forma, desde luego, cuya meta es
la unión sexual.
▪ En el psicoanálisis estas pulsiones de amor son llamadas a
potiori, y en virtud de su origen, pulsiones sexuales. La
mayoría de los hombres «cultos» lo consideran «Eros» y
«erotismo».
Dos masas artificiales: Iglesia y ejército

▪ Iglesia y ejército son masas


artificiales, debido a que se previene
su disolución e impedide cualquier
alteracion de su estructura. Por regla
general, no se pregunta al individuo si
quiere ingresar en una masa de esa
índole, ni se lo deja librado a su
arbitrio; y el intento de separación
suele estorbarse o penarse
rigurosamente, o se lo sujeta a
condiciones muy determinadas
Otras tareas y orientaciones de trabajo

▪ Hemos investigado hasta ahora dos masas artificiales, y


hallamos que están gobernadas por lazos afectivos de dos
clases. Uno, la ligazón con el conductor, parece —al menos para
las masas consideradas— más influyente que el otro, la ligazón
de los individuos entre sí.
▪ Consideremos el modo en que los seres humanos en general se
comportan afectivamente entre sí. Según el famoso símil de
Schopenhauer sobre los puercoespines que se congelaban,
ninguno soporta una aproximación demasiado íntima de los
otros. De acuerdo con el testimonio del psicoanálisis, casi toda
relación afectiva íntima y prolongada entre dos personas —
matrimonio, amistad, relaciones entre padres e hijos—
contiene un sedimento de sentimientos de desautorización y de
hostilidad que sólo en virtud de la represión no es percibido.
La identificación

▪ El psicoanálisis conoce la identificación como la más


temprana exteriorización de una ligazón afectiva con
otra persona. Desempeña un papel en la prehistoria del
complejo de Edipo.
▪ En primer lugar, la identificación es la forma más
originaria de ligazón afectiva con un objeto; en segundo
lugar, pasa a sustituir a una ligazón libidinosa de objeto
por la vía regresiva, mediante introyección del objeto en
el yo, por así decir; y, en tercer lugar, puede nacer a raíz
de cualquier comunidad que llegue a percibirse en una
persona que no es objeto de las pulsiones sexuales.
Mientras más significativa sea esa comunidad, tanto más
exitosa podrá ser la identificación parcial y, así,
corresponder al comienzo de una nueva ligazón.