Вы находитесь на странице: 1из 15

ADMINISTRACIÓN

Y NEGOCIOS

FILTROS
CLASIFICACION

NOMBRE: MARCOS MEDINA


ASIGNTATURA: SISTEMAS HIDRONEUMATICOS
PROFESOR: CRISTHOFER ARAYA
SECCION: 9413
FECHA: 05 11 16
CLASIFICACION DE LOS FILTROS.
En el vehículo se encuentran diferentes filtros, tanto en la zona donde se encuentra el motor
como en el interior del coche.
Filtro, como su nombre lo indica, su labor se basa en la filtración de elementos físicos del
aire o fluidos como el aceite y el combustible. Son esenciales para el funcionamiento del
coche y permiten filtrar las impurezas que puedan llegar de forma externa al motor y así
alargar la vida útil de nuestro coche. En los vehículos se montan de varios tipos filtros:

Filtro para Filtro para


el aceite combustible
Filtro para el aire
Diseño de filtros

Hay diversos diseño de filtros, para retener


partículas de cuerpo extraño y pequeñas
cantidades de agua. Los filtros instalados en el
sistema antes de la bomba elevadora se llama
filtro primario,; los instalados después de la
bomba se conocen como filtros secundarios o, a
veces, principales y pueden ser filtros de succión
y de presión. El sellado deficiente de los filtros
en el lado de succión de la bomba elevadora
permitirá la entrada de aire al sistema; el sellado
deficiente en los filtros de presión permitirá
fugas de combustible.
Filtro para el aceite.
Su misión es depurar el aceite del motor, eliminando las
virutas de hierro e impurezas que se crean durante su
funcionamiento. Hay dos tipos; filtros metálicos o filtros de
papel. Se recomienda su sustitución generalmente cada 15.000
Km (pero puede variar en función del fabricante) puesto que
con el tiempo van perdiendo sus cualidades de filtrado,
pudiendo provocar daños graves en el motor. El desgaste
normal del motor implica la aparición de partículas metálicas
que se desprenden de los componentes y van a parar al
lubricante. El filtro de aceite tiene como misión retener
dichas partículas que perjudican el rendimiento del motor o
incluso dañarlo gravemente. Dado que los períodos de
reposición de los aceites se han dilatado mucho en los
vehículos nuevos y a pesar de que la calidad de los filtros ha
mejorado de forma notable, resulta imprescindible reponer este
elemento cada vez que se cambia el lubricante. Normalmente
las revisiones del cambio de aceite son cada 2 años en
coches nuevos y cada año en coches más antiguos. En los
motores diesel se utilizan uno o más filtro de aceite. Por
ejemplo, en un motor puede haber dos a más filtros de flujo
pleno conectado en serie. Durante el funcionamiento del
motor se mezclan con el aceite partículas de carbón, polvo y
metal. Los filtros mantienen limpio el aceite porque retienen
las impurezas que podrían pasar por los conductos para aceite
hasta las superficies de apoyo y dañar los cojinetes, muñones
y otras superficies.
El aceite tiene como función principal la lubricación de las partes fundamentales del motor, además
de aportar ligeramente en la disminución de la temperatura del mismo, pero en su funcionamiento va
decayendo su utilidad por acumulación de partículas contaminantes.
Es por ello que, si el filtro no funciona correctamente, se pueden alojar esas partículas entre los
componentes del motor, ocasionando grietas y roturas por su mal funcionamiento.
Existen diversos filtros de aceite para motor, que si bien tienen el mismo rol, difieren ligeramente en su
conformación.
El primero de los tipos de filtro agrupa a aquellos que contengan cartucho recambiable, que mantienen
la carcasa exterior y solamente requieren la remoción del filtro interior.
Éstos son mucho más económicos, debido a no tener que cambiar todo su conjunto, pero la tarea
puede ser dificultosa si no estamos acostumbrados.
Generalmente se emplean en coches con motores diesel, aunque pueden encontrarse en algunos
motores a gasolina.
Luego contamos con los filtros monoblock, que requieren su remoción total a la hora de hacer el
recambio, siendo un proceso bastante sencillo y práctico, ya que sólo debemos extraer una pieza.
Estos filtros son utilizados mayormente en los motores a gasolina.
Como parte del servicio de mantenimiento, el Filtro de Aceite se constituye, como un componente
principal.
Cuerpo poroso o aparato a través del cual, se hace pasar un fluido, para limpiarlo de las materias que
contiene en suspensión o para separarlo, de las materias con que está mezclado.
Un filtro de aceite en buenas condiciones; cada vez que el aceite pasa por él, retiene 95% de las
partículas, con un espesor de 10 a 40 micras (un cabello humano, tiene un espesor de aproximadamente
60 micras).
Como usuarios de un vehículo automotor, somos consientes que cada cierto tiempo debemos hacerle un
cambio de aceite y filtro a nuestro motor; en forma regular; y como parte de su mantenimiento. El cambio
de aceite, se relaciona inmediatamente con el cambio de filtro; pero que sucede? o, que pasaría, si solo
cambiamos el aceite, y nos esperamos, un tiempo más, para el cambio de filtro?.
El sistema de lubricación, requiere, que el aceite llegue a todos los lugares, donde friccionan metales,
incluyendo paredes de cilindros, y/o cojinetes de biela, y bancada [cigüeñal y componentes]. Esto significa,
que si, el filtro se obstruye por exceso de suciedad; el aceite tendría problemas de circulación. Pero; los
fabricantes de vehículos diseñaron el sistema de lubricación, de tal manera; que cuando el filtro está
demasiado sucio, el aceite presiona una válvula, llamada de desvió [seguridad], haciendo su recorrido en
forma independiente, circulando sin filtrarse.
Filtros para combustible.

Es el encargado de retener las partículas depositadas en el


combustible (agua, suciedad…) para evitar que los elementos del
sistema de combustible sean dañados. Puede ser tanto metálico
como de papel y varía su constitución según el tipo de combustible
del vehículo (diesel o gasolina).
Para los vehículos con motores diesel se debe sustituir
generalmente cada 60.000 Km (según fabricante).
En los vehículos de gasolina suele ser sin mantenimiento, por lo
cual no sería necesario cambiarlo (salvo que indique lo contrario
el fabricante)
Su funcionamiento difiere si se trata de vehículos de gasolina o
diesel. En el primer caso, su labor consiste en eliminar las
impurezas del combustible antes de que lleguen al motor,
mientras que en los vehículos que funcionan con gasóleo sirven
para eliminar el agua y evitar la corrosión de los elementos
metálicos del motor. En ambos casos, su tarea es primordial para
garantizar la salud del motor. Deben revisarse siempre que el
vehículo entre al taller para su mantenimiento.
Debido a la holguras tan pequeñas que hay en la bomba de
inyección y en los inyectores, el combustible para los motores
Diesel debe estar limpio. Se deben tomar precauciones para que
el combustible que se pone en el tanque esté libre de cuerpos
extraños, incluso agua. El sistema de combustible tiene una serie
de filtros que, a veces, empiezan con una tela metálica en el
llenador del tanque y, el último, es un filtro pequeño de malla en
el inyector. Los filtros se deben considerar como una protección
para los componentes para inyección de combustible y no sólo
como un medio para eliminar los contaminantes en el mismo.
Los filtros de combustible se pueden dividir en dos tipos generales; los que producen filtrado profundo y los
que trabajan por filtrado en los bordes. Para el filtrado profundo se utiliza algún tipo de elemento que
permite la acumulación de partìculas sin que se obstruya el elemento. En los filtros de borde se acumula una
capa de partìculas que pueden restringir el paso del combustible por el filtro.
Las denominaciones anteriores se relacionan con el método de filtrado y los filtros de tipo profundo se
denominan por el material que se emplea en el material en el elemento.
Papel plegado:
El elemento hecho con un papel con un tratamiento especial es muy eficaz y de una gran superficie. Puede
retener partículas de un tamaño de una 5 micras. El
elemento no se puede limpiar y se reemplaza a intervalos periódicos. El filtro de papel es, quizá, el más
común.
Algodón y fieltro:
Estos materiales se utiliza mucho, pero han sido sustituido casi por completo por elemento de papel que son
más eficientes. El filtro de tela retiene partículas de unas 25 micras; el de fieltro, de alrededor de 17 micras.
Por lo general, estos elementos se pueden lavar.
Metal sinterizado:

Son elementos porosos de aleaciones metálicas sinterizadas, por ejemplo el bronce. Se sinteriza el metal en
polvo para formar un material poroso que deja pasar el combustible pero retiene partículas de 10 a 20 micras.
Una variante de este elemento es una malla metálica comprimida.

Filtros de borde:
Estos filtro tienen disco laminado de metal o compuestos. Los bordes de los discos, aunque tienen una ligera
separación entre sí para dejar pasar el combustible, están lo bastante cercano para actuar como filtro.
En algunos inyectores se utiliza filtros de borde; es para alta presión y está montado dentro del inyector.
Consta de una barra metálica pequeña que se instala en una cavidad en su caja; la barra tiene muy poca
holgura en la cavidad. Los extremos de la barra son circulares y el resto es de sección cuadrada; ésta forma
cuatro bordes en la barra que, debido a su ajuste muy preciso en la cavidad, forman un filtro de borde. El
combustible que entra por el orificio del filtro tiene que circular a través del borde del filtro (entre el borde
de la barra y su cavidad) antes que pueda pasar al inyector.
La necesidad de utilizar filtros muy finos se apreciará al tener
encuentra las holguras entre las piezas móviles del equipo
para inyección del combustible.
La holgura entre los barriles émbolo de las bombas de
inyección es entre 2 y 4 micras; una micra es una milésima de
milímetros (0.001mm), lo que recalca la importancia de filtro
muy finos en el sistema. Una partícula de tamaño mediano
que se pueda ver flotando en el aire tiene un diámetro de la
décima parte del cabello.
La eficiencia del filtro va en relación con el tamaño de sus
abenturas y con la cantidad de partículas que retiene. El
tamaño de abenturas en el tamaño máximo de partículas que
pueden pasar por el elemento; las partículas de un tamaño
mayor quedan retenidas. Los diferentes materiales para filtro
tienen distintas abenturas.
Además de retener la partícula sólida, los filtros también
impiden el paso de agua por el sistema. El agua no se puede
desintegrar en partículas diminutivas y por ello queda
retenida en el filtro.
Filtro para el aire
Primero cabe decir que hay distintos tipos de filtro de
aire para nuestro coche, papel, espuma e incluso algodón y
el buen estado de cada filtro depende del material. Un filtro
en buenas condiciones garantiza que el aire que llega al
motor no contiene partículas abrasivas. De esa manera,
la combustión se realiza en las mejores condiciones y el
consumo de combustible se mantiene en los niveles
recogidos en el catálogo del vehículo, al igual que ocurre
con las emisiones contaminantes. El final de su vida
depende mucho de los lugares por los que se circula. De ahí
que, en caso de andar por caminos polvorientos
habitualmente, sea necesario proceder con mucha más
frecuencia a su reposición que si se conduce por ambientes
mucho más limpios. proporcionar una sensación de limpieza
y bienestar en el interior del habitáculo. Tiene como función
evitar la entrada de partículas sólidas del aire exterior al
coche en el interior del motor. Suele ser de papel y su
sustitución se realiza en cada intervalo de mantenimiento
indicado por el fabricante. No sustituir dicho filtro puede
llevar a una pérdida de potencia del vehículo.
Filtro de habitáculo o filtro antipolen.
Impide la entrada de partículas (polvo o polen) al
habitáculo del exterior. Algunos incluyen carbón activo
para eliminar los malos olores. Su construcción es de
papel y la sustitución se realiza en general cada 15.000
Km (pero puede variar según fabricante). Si el filtro se
encuentra obstruido, se notará una mala calidad del aire,
así como poco efecto del aire acondicionado o la
calefacción. Si el resto de los filtros que se montan en un
vehículo tienen como fin garantizar la salud del motor del
coche, el de habitáculo se ocupa de la de salud de sus
ocupantes. ¿Cómo lo hace? “Atrapando” las partículas
de polvo y los granos de polen que están en suspensión
en el ambiente. Evitan, por tanto, que entren al vehículo
y aminora su negativa incidencia especialmente en los
alérgicos, además de proporcionar una sensación de
limpieza y bienestar en el interior del habitáculo. Es
conveniente cambiar los filtros del coche una vez al año,
salvo que frecuentemente se conduzca por terrenos
polvorientos o con mucha suciedad.
Las tecnologías
Existen muchas tecnologías para asegurar la limpieza del aire, pero el
vehículo requiere un sistema simple, pequeño y efectivo. No hay espacio
para sobredimensionarlo y el precio además tiene que ser razonable.
Pre filtrado
Equipos que siempre funcionan fuera de carretera, zonas de construcción,
agricultura, minería, cementeras u otras áreas polvorientas,
frecuentemente tienen pre filtros con ciclones que por fuerza centrifuga
separan las partículas de mayor tamaño. Estos son muy efectivos y solo
permiten que llegue un 20% de la tierra al filtro primario.
Doble filtración
Ciertos equipos agrícolas y de construcción llevan dos filtros de aire. Un
primario y uno pequeño de seguridad. El propósito del filtro pequeño
dentro del primario es cuidar el motor un poco si es que algo pasa con la
integridad del filtro exterior. No es más eficiente, ni filtra tanto como el
primario. Cuando se ensucia, indica que el primario falló. Es como su
póliza de seguro para el motor.
Filtros con baño de aceite
Los primeros motores que tuvieron filtros utilizaban un laberinto de
viruta de acero mojado con aceite en un pote. La idea era desviar el aire
tanto que el polvo chocaba con la viruta y quedaba pegada allí o caía al
aceite. Fueron abandonados por falta de eficiencia, especialmente en
equipos móvil.
Filtros de celulosa (papel) o felpa
Hoy en día la mayoría de los filtros de aire son fabricados con lo que llamamos
papel. Algunos de estos papeles son eficientes y otros dejan pasar mucho
polvo. Es importante que el filtro atrape el polvo dentro de sus fibras. Si el
papel es muy delgado, el polvo pasa antes de ser atrapado. Normalmente una
vez que entra el polvo, no tiene salida (ni para atrás) sin romper la estructura
de fibras. El mito que se puede extender la vida útil soplando el filtro de aire
con aire comprimido solo ocasiona separar la fibra dejándola abierta, por
donde pasará más tierra, la técnica del filtro de larga vida (llamado Endurance
en Donaldson®). Una capa sintética muy fina cubre la fibra celulosa, evitando
la entrada de la mayoría de las partículas que taponan. Estas partículas son
empujadas al costado o caen al fondo de la carcasa por el flujo de aire.
los filtros de la nueva tecnología Powercore®, que duplican el área filtrante
dentro del mismo filtro. Este diseño hace cambiar la dirección del aire dentro
del filtro, eliminando mucho más polvo en menos espacio mientras reduce la
restricción. Estos filtros vienen equipando de fabrica los Hummer y los nuevos
tractores John Deere, además de varias marcas de camiones en los últimos 5
años. Sabemos que las partículas entre 2µ a 15µ (micrones/micras) hacen el
mayor daño y que 1 mg de polvo es 20 veces el máximo permisible para tener
una vida útil “normal” del motor. Entonces ¿por qué soplamos, adaptamos y
maltratamos los filtros.
¿Con qué frecuencia debemos cambiar el filtro de aire?
Es una de las preguntas más frecuentes que recibimos y no tiene respuesta en términos de horas,
días, meses o kilómetros recorridos. Una manera exacta de saber el momento correcto de cambio
es colocar un medidor de restricción (sensor) o usar el medidor de restricción que vino en el
equipo. Este medidor indicará con un color naranja o rojo o prenderá una luz en el tablero cuando
le falte aire al motor. Mientras se queda en verde, el motor tiene todo el aire que El secreto del
filtro de aire Página 4 de 8 requiere la combustión. No se tiene que tocar, soplar, limpiar ni cambiar
el filtro para nada. En algunos casos puede pasar más de 50,000 km sin tocarlo. El manual del auto
tiene una tabla de mantenimiento donde recomienda cambiar el filtro cada xxxxx kilómetros. Esto
es un estimado de cuanto se puede andar en carreteras de asfalto, condiciones “normales”, etc. En
realidad, esto puede ser 30,000 km temprano o 30,000 km tarde, dependiendo del ambiente
donde se anda y la condición del motor. Si operamos con el filtro taponado por contaminantes,
reducimos la potencia del motor y aumentamos el consumo de combustible. Si cambiamos el filtro
muy temprano, gastamos dinero y reducimos la eficiencia del filtro. El filtro es más eficiente
cuando ya tiene algo de polvo. Cada vez que abrimos el filtro para mirarlo o “limpiarlo” corremos
el riesgo de: • Dañar el papel o la empaquetadura • Dejar suelta una manguera o sensor • Dañar o
dejar parcialmente abierto el porta filtros Pero en realidad no podemos ver los contaminantes que
están atrapados dentro de la fibra. La inspección no dirá nada. Lo óptimo es cambiar cuando el
medidor instalado (foto arriba) indica que existe restricción de ingreso de aire por taponamiento
del filtro. Mirando la foto de la izquierda, el filtro parece súper saturado. Pero si lo levantamos a la
luz podemos ver que está perforado y que ya no está filtrando nada, deja entrar partículas de 100µ
o más. Una inspección solo puede identificar problemas muy serios y solo cuando sea una
inspección completa.
Conclusión
Como ya observamos y analizamos los
diferentes tipos de filtros que hay un sin
numero de marcas y modelos destinados a
realizar una función
Con las nuevas tecnologías se trata de evitar ,es
decir contaminar menos nuestro ecosistema , al
realizar esta investigación me di cuenta que
hay mucho por aprender , por su atención
Gracias

Похожие интересы