Вы находитесь на странице: 1из 26

Estas células se dividen

La leucemia es una enfermedad de la reproduciéndose a sí mismas, lo que


sangre por la cual la médula ósea genera una proliferación neoplásica de
produce glóbulos blancos anormales, células alteradas que no mueren
denominadas células cuando envejecen o se dañan, por lo
blásticas leucémicas o células de que se acumulan y van desplazando a
leucemia. las células normales.

Esta disminución de células sanas


puede ocasionar dificultades en el
transporte del oxígeno a los tejidos,
en la curación de las infecciones o
en el control de las hemorragias.
Son patologías que surgen debido a la
proliferación descontrolada de las stem cells
hematopoyéticas las cuales son incapaces de
madurar adecuadamente, por lo tanto se
detienen en fases tempranas de la
maduración observándose blastos en
cantidades variables en sangre periférica

Síntomas: Producto de la disminución de las


plaquetas, glóbulos rojos y neutrófilos.
 Fiebre
 Infecciones respiratorias recurrentes
 Cansancio y decaimiento
 Múltiples hematomas y sangramiento de
las encías
LEUCEMIA LINFOCÍTICA
AGUDA

Sensación de mareo o aturdimiento,


debilidad y cansancio, dificultades
respiratorias, infecciones recurrentes,
formación de moretones fácilmente, fiebre
y sangrado frecuente o grave en nariz y
encías.

Además de algunas de las manifestaciones ya descritas, como


la debilidad, el cansancio, la pérdida de peso, la fiebre o los
sudores nocturnos, este tipo de leucemia provoca el
agrandamiento de los ganglios linfáticos y dolor o sensación de
hinchazón estomacal.
Para clasificar una leucemia como mieloide se
deben tener en cuenta los parámetros expuestos
previamente como la inmunofenotipificacion la cual
nos entregara información acerca de la presencia de
marcadores de linaje mieloide y la morfología

Son alteraciones neoplásicas caracterizadas por


la proliferación descontrolada de los precursores
medulares, se producen alteraciones en etapas
avanzadas de la maduración observándose en
sangre periférica todos los estadios de
maduración correspondientes a la línea celular
afectada.
Corresponde a un síndrome mielo
LEUCEMIA MIELOIDE proliferativo que es más común en
CRÓNICA: pacientes de la tercera edad, el cual se
encuentra asociado en un alto porcentaje a
la translocación de los cromosomas

Posee 3 fases de evolución en las cuales la anemia, trombocitopenia y blastos se hacen


más visibles:

Fase Acelerada: Fase Blastica:


Fase Crónica: caracterizada Anemia moderada con
caracterizada por anemia
por anemia leve normo anisocitosis, anisocromia y
normo crómica con
citica/normo crómica,
anisocitosis leve, poiquilocitosis.
Corresponde a un síndrome
Linfoproliferativo caracterizado por
presentar un alto % de linfocitos en
sangre periférica y medula ósea. Los
linfocitos son morfológicamente
normales de tamaño pequeño con
escaso citoplasma y de aspecto
maduro.
La causa de las leucemias no se conoce exactamente, se sabe que hay
diversos factores que pueden provocar la aparición de esta enfermedad.
Padecer un trastorno genético: Enfermedades como el síndrome de Down
incrementan la posibilidad de una persona de padecer leucemia.

Exposición a agentes tóxicos: El contacto con determinados agentes tóxicos, ya que sean
ambientales, profesionales o asociados a hábitos como el tabaquismo, aumentan el riesgo de
leucemia.

Historia familiar: En casos minoritarios, tener antecedentes familiares de


leucemia puede ser un factor de riesgo.
Los síntomas varían en
función del tipo de
leucemia ante el que nos
encontremos. Estos son
los más comunes:
La anemia es un dato prácticamente
constante en el paciente con leucemia. Por
lo general la cifra de leucocitos se halla
aumentada (leucocitosis), aunque en
algunos casos puede estar disminuida
(leucopenia).

Cuando se examina una muestra de sangre del


paciente al microscopio, se observan glóbulos
blancos muy inmaduros (blastos). Una biopsia
de médula ósea servirá para confirmar el
diagnóstico y determinar qué tipo de leucemia
sufre el paciente.
DIAGNOSTICO DE LA LEUCEMIA

Los trastornos bioquímicos que se registran


con mayor frecuencia son hiperuricemia (ácido
úrico elevado), hipocalcemia (calcio bajo),
hiperfosfatemia (fósforo elevado),
hiperpotasemia (potasio elevado) e incremento
de la actividad sérica de la láctico-
deshidrogenasa (LDH). Estas alteraciones se
observan sobre todo en los casos con
leucocitosis, grandes visceromegalias o
adenopatías, y reflejan el elevado recambio
celular.
El objetivo del tratamiento de la leucemia es destruir las
células cancerosas, para que las células normales puedan
volver a crecer en la médula ósea.

En general el tratamiento de la leucemia se


basa en la quimioterapia y los trasplantes de
médula ósea.
Las pautas de la quimioterapia varían
dependiendo del tipo de leucemia, de modo que
debe individualizarse para cada paciente.

Durante el tratamiento puede ser necesario realizar


transfusiones al enfermo para corregir la anemia y las
hemorragias, y administrarle antibióticos para tratar las
infecciones.

En la quimioterapia se suelen emplear


combinaciones de fármacos, y si las
células leucémicas reaparecen al cabo
del tiempo, el trasplante de médula
ósea puede resultar la mejor alternativa
de curación para el paciente.
El pronóstico depende del tipo de leucemia y la edad y otras
circunstancias personales del paciente.

La leucemia linfática aguda, sobre


todo en niños cuyas edades son
entre los 3 y los 7 años, tiene un
buen pronóstico, ya que al menos
el 50% de los niños está libre de
leucemia cinco años después del
tratamiento.
Leucemia mieloide aguda (entre el
50 y el 85%) responde bien al
tratamiento, aunque los adultos
mayores de 50 años que han
contraído la enfermedad tras
recibir quimioterapia y radiación
como tratamiento de otras
enfermedades tienen peor
pronóstico.
Leucemia linfática crónica, la
enfermedad progresa
lentamente, por lo que el
pronóstico se asocia al grado
de desarrollo de la leucemia
en el momento del
diagnóstico, aunque es peor
en aquellos pacientes que
están muy anémicos.
Leucemia mieloide crónica no
se cura la enfermedad, solo se
puede retrasar su avance, y la
mayoría de los pacientes
mueren en los dos años
posteriores al diagnóstico. Su
única posibilidad de curación
completa es el trasplante de
médula ósea, que resulta
especialmente eficaz en los
estadios iniciales de la
enfermedad.
Hasta la fecha no se conoce ninguna
forma de prevenir la leucemia. Los
expertos aconsejan llevar una vida
saludable y sin hábitos tóxicos,
recomendaciones válidas también
para la prevención de otras
enfermedades oncológicas y que
ayudarían, además, a afrontar en
mejores condiciones el tratamiento
que requiere este tipo de cáncer, en
el caso de que llegue a desarrollarse.
En la alteración del sistema
inmunológico:
-Limite de visitantes -Aislamiento
protector
-Lavado de manos –Higiene general
-Evitar el contacto con personas
enfermas
-Vigilar signos en caso de presente
infección
-Evitar vacunas, algunos
procedimientos se manejaran con
técnica estéril
CUIDADOS DE ENFERMERIA

ALTERACION DEL SISTEMA DIGESTIVO:


-Vigilar vómitos –Pesar diariamente
-Alimentos del gusto del paciente
-Evitar extremos sabores –Aseo bucal
-Proporcionar alta ingesta de agua,
alimentos con fibra, podemos dar un
masaje para favorecer movimientos
intestinales
CUIDADOS DE ENFERMERÍA

Alteración del sistema musculo


esquelético:
-Proporcionar masajes –Colocar medios
físicos
-Administrar analgésicos si fuera
necesario
-Mantener en reposo
-Inmovilizar el miembro que se encuentre
con dolor
-Favorecer periodos de actividades y
descanso
CUIDADOS DE ENFERMERIA

Alteración del sistema circulatorio:


-Cambiar de posición para facilitar la
circulación
-Evitar tener cerca objetos puntiagudos
-No administrar anticoagulantes
-Evitar punciones innecesarias
-Control de líquidos
-Favorecer la hidratación y valorar estado
-Administrar líquidos en caso de baja
hidratación
CUIDADOS DE ENFERMERIA

Alteración de la imagen corporal:


-Favorecer el uso de pelucas, gorros o
pañuelo
-Explicar que el tratamiento tiene
cambios transitorios y que son
reversibles
-Fomentar actividades recreativas