Вы находитесь на странице: 1из 10

EL HISTORIADOR ¿O LA

ALQUIMIA DEL PASADO?


Mauricio Archila Neira
Mauricio Archila
Neira

 Doctorado en historia en la State University of New York Stony Brook en 1991.


 Maestría en economía y recursos humanos en la Pontificia Universidad Javeriana
sede Bogotá en 1980.
 Investigador en historia de movimientos sociales como: Historias social y empresarial:
diálogos historiográfico, historia de las izquierdas colombianas, el movimiento
estudiantil en Colombia, Vocês subalternas e historia oral entre otras.
 Los alquimistas fueron artistas,
artesanos y científicos.

 El historiador contemporáneo, a
su modo, es un nuevo
alquimista. La diferencia es que
la transmutación increíble y
maravillosa no es ya sobre
metales preciosos, sino sobre la
arcilla del pasado
La alquimia del pasado

 El pasado que nos interesa no es


una abstracta medición de
tiempo, lo único que existe es el
presente.

 El pasado ya desapareció y dejó


sólo unas huellas, la tarea del
historiador es, a partir de ellas,
reconstruir lo mejor posible lo
sucedido.
(re)invención del pasado
 (tiene sus límites: No partimos de la simple imaginación
pues estamos Condicionados por la existencia de
huellas del pasado, de una parte, y pretendemos
producir un conocimiento veraz, de otra parte.

 Debemos armar una trama a partir de los datos que


poseemos. Construimos un argumento y narramos his-
torias.' Pero estamos atados a las fuentes y a la
necesidad de producir conocimiento con pretensión de
verdad.

 Nuestros estudios pueden convertirse en fábricas de


bombas. Tenemos una responsabilidad ante los hechos
históricos en general y la responsabilidad de criticar las
manipulaciones político-económicas de la historia en
particular.
La crisis de la Nueva Historia
 El término Nueva Historia es bastante impreciso y se refiere más a una
reacción radical contra las formas tradicionales en las que se
practicaba el oficio.
 El centro de la propuesta de la llamada Nueva Historia fue hacer
científica la disciplina en el contexto de las ciencias sociales. Era un
doble rechazo al historiador humanista.
 la historia científica implicaba la superación de la narrativa como
método expositivo y su reemplazo por el análisis estructural.
Las preguntas e incertidumbres de hoy
 ¿qué propuestas de sociedad y de ser humano
encaman las investigaciones que adelantamos?
¿Qué tipo de alquimia del pasado estamos
practicando?
 Hoy los seres humanos del pasado que estudiamos
los historiadores son múltiples: hombres y mujeres En
pocas palabras, no hay sujeto histórico por
antonomasia. Cualquiera puede serlo.
 La llamada microhistoria florece como alternativa a
las historias totales que antes nos obsesionaban.

 Ya no creemos que una sola teoría nos dé respuestas


para todo. Buscamos eclécticamente.
¿Qué respuestas aventuramos?
 Ante todo los historiadores hoy pensamos la
sociedad más como un conjunto de
múltiples voces que como una unidad
homogénea.

 El rescate del sujeto. Pero no de cualquier


sujeto, pues él estuvo presente desde los
inicios de la disciplina. Hoy se como actor
de su propia historia. el rescate del sujeto,
ya no en mayúscula, sino en minúscula.

 El historiador actual, desconfía de la idea de


progreso, rechaza un sentido único de la
humanidad.

 La exaltación del sujeto en la crítica de la


homogeneidad social puede arrastrar
consigo todas las formas de solidaridad.
Nuestras modernas quimeras
 SI nos acercamos a la economía y la sociología, y más recientemente a la
antropología, psicología, lingüística y crítica literaria, no perdemos nada.

 Una serie de eventos nos enfrentan a nuevos retos; enumerémoslos


brevemente: El derrumbe del muro de Berlín, el triunfo aparente del
mercado y de la ideología neoliberal, la desestabilización del Estado-
nación, la globalización y la fragmentación; la proclamación del reino del
individuo.
 imponen desafíos a quienes practicamos este oficio de recrear el pasado.
De una parte debemos radicalizar la crisis o las crisis -la de nuestra época
y la de nuestra profesión-.
 No debemos renunciar a crear valores de tolerancia y
convivencia. Se trata de trabajar por una sociedad sin
exclusiones, aun desde el manejo de la memoria histórica.

 Contribuir a construir pequeñas utopías.

 Hoy como ayer se impone trabajar a tientas en la oscuridad,


descubrir lo desconocido a partir de los conocimientos
acumulados, labrar la arcilla del pasado con el fin de que el
futuro no sea una simple repetición del presente