You are on page 1of 26

es un aditivo impermeabilizante a base acuosa de materiales inorgánicos de forma coloidal, que obstruye los poros y

capilares del concreto o mortero mediante el gel incorporado.

USOS
 Subterráneos, cimientos, sobre cimientos y bases en contacto con el terreno.

 Mortero de asentado en las primeras hiladas de ladrillo (evitando la ascensión de la humedad por capilaridad).

 Tarrajeos exteriores, especialmente en fachadas expuestas a lluvia y riego.

 Tarrajeos interiores, especialmente en baños y cocinas.

 Tanques y estanques de agua, piscinas, canales, reservorios y otros.

 Obras hidráulicas en general.


CARACTERÍSTICAS / VENTAJAS

El empleo de Sika®-1 como aditivo hidrófugo de masa ofrece


las siguientes
ventajas:

 Asegura la impermeabilidad de morteros y concretos aún


bajo presión de agua.

 Permite la ventilación natural de los elementos
constructivos.
ASPECTO
Suspensión líquida ligeramente cremosa.
COLORES
Amarillo Tenue
PRESENTACIÓN
 Paquete x 4 envases PET x 4 L.
 Balde x 20 L.
 Cilindro x 200 L.

CONDICIONES DE ALMACENAMIENTO / VIDA ÚTIL


2 años en lugar fresco y bajo techo en su envase original bien
cerrado.
es una sustancia química, generalmente
dosificada por debajo del 5% de la masa
del cemento, distinta del agua, los
agregados, el cemento y los refuerzos de
fibra, que se emplea como ingrediente de
la pasta, del mortero o del concreto, y se
agrega al conjunto antes o durante el
proceso de mezclado, con el fin de
modificar alguna o algunas de sus
propiedades físicas, de tal manera que el
material se adapte de una mejor forma a
las características de la obra o las
necesidades del constructor.
Los aditivos se utilizan cada vez más en la pasta, los morteros y hormigones por las
siguientes razones:

A-) LOS ADITIVOS SE PERFECCIONAN INCESANTEMENTE.


Al principio se usaban, sin purificar, determinados
productos de la industria papelera o petrolífera, de lo
que resultaban variaciones en la composición química.

B-) ECONOMÍA.
Ante problemas con el concreto el constructor tendrá que plantearse
las alternativas de saber si se debe utilizar un aditivo o no, luego saber
cual se debe usar y finalmente como y en que dosis debe usarse.
C-) LAS TÉCNICAS
Ésta razón influye en la modificación o en el mejoramiento de una o varias de las
propiedades físicas del concreto tanto en el estado fresco como el incremento en la
manejabilidad, trabajabilidad extendida, disminución de la exudación y de la
segregación, hormigón cohesivo, fraguados programados y en la aptitud para el
bombeo.

D-) CUMPLIMIENTO DE LAS ESPECIFICACIONES


Se debe tener en cuenta a la hora de usar uno o varios aditivos en cumplir con los
requerimientos exigidos para los distintos usos del concreto como relación
agua/cemento fija, adecuada manejabilidad, resistencias a temprana edad,
resistencias finales, resistencia a la abrasión, tiempos de fraguado, cantidad de
aire incorporado, impedir la corrosión del refuerzo, garantizar la mayor adherencia
entre el acero y el concreto y una mejor unión entre el concreto nuevo y el viejo.
Es indudable que en la época Romana se utilizaron aditivos,
adicionándolos al hormigón de cal y puzolanas. Hay quien
supone que los primeros aditivos para los hormigones fueron
la sangre y la clara de huevo. La fabricación del cemento
Portland es relativamente reciente y se sitúa hacia los
alrededores de 1850. Poco tiempo después y con el fin de
obtener fraguado más regular del cemento, se utilizó el yeso
crudo o el cloruro de calcio, que se agregaban al cemento al
fabricarlo o al hormigón en el momento de su preparación.
La incorporación de estos productos se remonta a los años
1875-1890.
CLASIFICACIÓN
TIPO A - PLASTIFICANTE: Es el aditivo que permite disminuir la
cantidad de agua necesaria para obtener una determinada
consistencia del hormigón.
TIPO B - RETARDADOR: Es aquel que demora el fraguado del
hormigón.
TIPO C - ACELERANTE: Es aquel que acelera tanto el fraguado
como la ganancia de resistencia a temprana edad del concreto.
TIPO D - PLASTIFICANTE RETARDADOR: Es aquel que permite
disminuir la cantidad de agua (acción primaria) necesaria para
obtener un hormigón de una determinada consistencia y retardar su
fraguado (acción secundaria).
TIPO E - PLASTIFICANTE ACELERANTE: Es aquel que permite
disminuir la cantidad de agua (acción primaria) necesaria para
obtener un hormigón de determinada consistencia y acelerar tanto el
fraguado como la resistencia del hormigón a temprana edad (acción
secundaria).
TIPO F – SUPERPLASTIFICANTE: Es el aditivo que permite la
reducción del agua de mezcla en más de un 12% para obtener una
determinada consistencia del hormigón

TIPO G – SUPERPLASTIFICANTE RETARDADOR: Es el aditivo que


permite la reducción del agua de mezcla, en más de un 12%, para
obtener una determinada consistencia del hormigón (acción primaria) y
además retarda el fraguado (acción secundaria).

TIPO H – SUPERPLASTIFICANTE ACELERANTE: Es el aditivo que


permite la reducción del agua de mezcla, en más de un 12%, para
obtener una determinada consistencia del hormigón (acción primaria) y
además acelera tanto el fraguado como la resistencia del hormigón a
temprana edad (acción secundaria).
TIPO A – PLASTIFICANTES
Son aditivos que permiten, una reducción de la cantidad de agua para igual
trabajabilidad, o un aumento de la manejabilidad para igual proporción de
agua, es decir, provoca la dispersión de las partículas de cemento,
agrupadas en flóculos comúnmente en una mezcla sin aditivos. Esos
aditivos mejoran la aptitud a la deformación de los morteros y hormigones
frescos bajo el efecto de un medio de compactación dado; su característica
principal es aumentar la manejabilidad del concreto fresco, y/o reducir la
cantidad de agua utilizada para un asentamiento determinado. Lo más
frecuente es que se presenten bajo la forma de un líquido de color pardo
oscuro, de una densidad que oscila entre 1,10 y 1,25 kg/dm3 (más
raramente bajo la forma de un polvo de color castaño un poco claro). Las
dosis que suelen utilizarse varían, en general, entre 1,0 y 2,0% de la masa
del cemento.
TIPO B – RETARDADOR
Al uso de retardadores, en general, lo acompaña alguna reducción en la
resistencia, principalmente en los primeros días, mientras que los efectos de
estas sustancias en las demás propiedades del concreto, como la contracción,
pueden no ser previsibles. Por tanto, las pruebas de aceptación para los
retardadores deberán hacerse con materiales de la obra para las condiciones
previstas.
Es preferible que el aditivo sea presentado bajo forma líquida y las dosis a utilizar
varían, en la práctica, entre el 0,1 y el 1% de la masa del cemento. La dosis media
debería ajustarse para el cemento y los demás materiales que se va a emplear en la
construcción.
La acción de un retardador cambia mucho con:
- La naturaleza del cemento y su dosificación.
- La dosis del aditivo.
- La relación A/C.
TIPO C – ACELERANTE
Son aditivos químicos generalmente líquidos, que permiten acelerar el fraguado y tener resistencias
iniciales y finales más altas. La mayor parte de los acelerantes comúnmente usados producen un
aumento de la contracción que sufre el concreto al secarse. Frecuentemente se dosifican estos
aditivos entre 1,5 y 5,0% de la masa del cemento en la mezcla. Con los aditivos acelerantes
obtenemos las siguientes ventajas:
- Desarrollo de resistencias más rápidamente.
- Mejora de las características del terminado.
- Disminución de los agrietamientos.
- Cumplimiento de su función estructural más temprano.
Las siguientes sustancias se utilizan como base para fabricar los aditivos acelerantes:
- Cloruros: cálcico, sódico, de aluminio, de hierro, amónico.
- Nitrato y nitrito de calcio.
- Formiato de calcio.
- Trietanolamina.
- Ácido oxálico.
- Fluosilicato sódico.
- Alunita.

- Las bases alcalinas: sosa, potasa, amoníaco.


- Carbonatos, silicatos y fluosilicatos, boratos de sosa o de potasa.
TIPO D - PLASTIFICANTE - RETARDADO
Este aditivo busca fusionar las propiedades
de dos sustancias, una de plastificante
(acción primaria) y la otra de retardador
(acción secundaria), así se aprovechan los
dos efectos permitiendo controlar la pérdida
acelerada de manejabilidad.
La siguiente figura muestra la pérdida de
asentamiento de mezclas de concreto con
plastificante-retardador y sin aditivo.
El retardo del hormigón normalmente afecta un poco el desarrollo de
la resistencia inicial (1-3 días), comparada con al concreto sin aditivo,
sin embargo luego de tres días se supera su influencia y es típico de
hormigones con retardador que su resistencia a los 28 días sea
superior a la del concreto sin aditivo para una misma relación
agua/cemento
En el siguiente gráfico se muestra el comportamiento
de retardadores y plastificantes en
el desarrollo de resistencia.
TIPO E - PLASTIFICANTE – ACELERANTE
Son una variedad de aditivos que cumplen una
doble función: plastifican la mezcla aumentando su
manejabilidad, permitiendo una colocación y
compactación más fácil y aceleran la ganancia de
resistencia a temprana edad y a edades tardías.
TIPO F – SUPERPLASTIFICANTE
Los superplastificantes son de una categoría superior a la de los
plastificantes, permite dosificaciones hasta 5 veces mayores, sin
alterar significativamente el tiempo de fraguado ni su contenido
de aire.
La siguiente tabla muestra los resultados de los ensayos de
asentamiento y reducciones de agua de mezclas con aditivo
plastificantes y superplastificantes.

MÁXIMA ASENTAMIENTO
ADITIVO REDUCCIÓN cm
DE AGUA
POSIBLE % ANTES DE DESPUÉS DE
ADITIVO ADITIVO

PLASTIFICANTE 12 7 15

SUPERPLASTIFICANTE 30 7 25
OTROS ADITIVOS
Incorporadores de aire
El descubrimiento de los aditivos Incorporadores de aire, su
utilización ha sido, sin duda, uno de los mayores progresos
realizados en la tecnología de los hormigones, puesto que
mejoran, a la vez, las propiedades de los hormigones en
estado frescos y las de los hormigones en estado endurecidos.
Los aditivos incluidores de aire se pueden clasificar dentro de
los plastificantes, porque esta es una de sus características,
aunque no la primordial, debido a que son especialmente
importantes en aquellos sitios en donde las estaciones están
bien marcadas y se presenta durante el invierno el fenómeno
de la congelación del agua.
impermeabilizantes
El objeto de obtener concretos y morteros impermeables es impedir
el paso del agua o su absorción, pero también hacerlos lo mas
resistentes posibles contra la penetración de agentes agresivos que
puedan producir la descomposición del hormigón.
Existen dos procedimientos para lograr la impermeabilidad: el primero
es revestir la superficie del hormigón con una capa impermeable,
generalmente a base de material bituminoso siempre que no se trate
de proteger de agentes agresivos como la gasolina, kerosene,
aceites, etc., caso en el cual hay que recurrir a recubrimientos
especiales. El segundo método se basa en lograr impermeabilizar
toda la masa del hormigón o del mortero, o sea la impermeabilización
integral de los mismos, lo cual se alcanza añadiendo a la mezcla un
aditivo adecuado.
Anticongelantes
Son productos químicos solubles, análogos a los acelerantes,
que activan la hidratación del cemento; el calor de hidratación
se desprende más a prisa. Pueden aumentar en algunos
grados la temperatura del agua de amasado por reacción
exotérmica o rebajar su punto de congelación. El hormigón de
este modo, puede endurecerse antes de que sobrevenga su
congelación. Pueden igualmente proteger el hormigón
endurecido. Como en el caso de otros productos químicos, su
acción depende:
- De la concentración en el agua de amasado.
- De la naturaleza del congelante
- De la granulometría de la arena.
Larga vida
Es una combinación de aditivos que se utilizan en la
producción de morteros de larga vida. Están
compuestos por estabilizadores retenedores de agua
y retardadores plastificantes. No hay que confundirlos
con retardadores, puesto que lo que ocurre es que el
fraguado se inicia tan pronto entra en contacto con la
unidad de mampostería y toma prácticamente el
mismo tiempo que un mortero sin aditivo.
Colorantes
El hormigón puede ser coloreado en toda su masa
gracias a polvos finos constituidos, la mayoría de las
veces, por óxidos metálicos naturales o sintéticos,
mezclados con el cemento.

- Regularidad del tono y elevado poder colorante.


- Buena aptitud de mojado y mezcla fácil de efectuar.
- Insolubilidad en el agua.
- Estabilidad ante la luz y los agentes atmosféricos.
- Neutralidad química.
RECOMENDACIONES DE EMPLEO Y PRECAUCIONES
El empleo de un ADITIVO supone, en primer término, que haya sido
correctamente escogido, y a continuación que está bien utilizado.
Las recomendaciones de empleo están dadas en general por las
informaciones del fabricante.
Las precauciones que deben tomarse son:
- Productos en polvo, conservarlos en un sitio seco, sobre todo si el
envase es defectuoso.
- Productos líquidos, puede formarse un sedimento, de manera que
es preferible agitarlos antes de su utilización.
- En invierno, en regiones donde desciende mucho la temperatura,
es necesario conocer su punto de congelación y almacenarlos.
- Cerciorarse de que no se ha excedido el plazo límite de utilización.
- Atenerse a las instrucciones para su empleo, en especial en el caso
de tener que manipular productos tóxicos.
Entre los errores más frecuentes tenemos:
- Errores de dosificación.
- Exceso global (por ejemplo confusión entre las unidades de
medida).
- Exceso de dosificación local debido al mal reparto del
producto. La homogeneidad y la buena distribución del
aditivo en la masa de los morteros o de los hormigones es
fundamental.
- Las incompatibilidades con ciertos conglomerantes. Esta
es la razón por la cual conviene siempre controlar los
productos en la obra, mediante ensayos preliminares y
luego durante la producción del hormigón.
- La utilización simultanea de varios tipos de aditivos que
pueden no ser compatibles (consultar con el distribuidor
especializado).