Вы находитесь на странице: 1из 6

UNIVERSIDAD NACIONAL DE

INGENIERIA
Facultad de Ingeniería Geológica, Minera y Meta
lúrgica

ÉTICA Y FILOSOFÍA POLÍTICA


Sesión 4: HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS

Docente: Mg. David


Pizarro

Lima, 18 de junio de 2018


La libertad y los límites del gobierno

La idea de que el gobierno debe estar limitado ha ido


configurándose a los largo de varios siglos, y recibió su primer
impulso de los conflictos religiosos posteriores a la Reforma
europea del siglo XVI. Cuando la Iglesia católica romana perdió su
monopolio sobre la vida religiosa de las sociedades cristiana, la
primera respuesta fue que cada comunidad política debía tener
su propia religión oficial, ya fuese católica o protestante. Sin
embargo, la multiplicación de sectas protestantes dio lugar a una
exigencia de tolerancia religiosa: dentro de ciertos limites, cada
persona tenia derecho a buscar su propio camino hacia Dios, y el
estado no tenia por qué interferir en esta búsqueda. Con el paso
del tiempo, la exigencia de libertad religiosa se transformó en
una exigencia más amplia de libertad personal: una defensa del
derecho de cada persona a elegir sus propias creencias y sus
El movimiento romántico de finales de siglo XVIII y principios del
XIX legó a todas las generaciones posteriores la idea de que cada
persona es un individuo único, y que solo puede realizarse
verdaderamente si se le permite elegir por sí misma su forma de
vivir. Y esto, naturalmente, exige el espacio más amplio posible
para probar nuevos y originales modos de vida: nuevas
profesiones, nuevas formas de expresión artística, nuevas
maneras de entender las relaciones personales.

Los liberales razonaban de este modo: puesto que la libertad


individual tiene un valor tan grande, debe prohibirse a todos los
gobiernos, por muy buena que sea su constitución, que
interfieran en ella. El buen gobierno no basta: incluso el gobierno
mejor constituido y mejor intencionado sentirá la tentación de
entrometerse en zonas en las que la libertad individual debe ser
intocable.
La libertad tiene un aspecto externo y un aspecto interno:
depende de si la constitución del mundo abre ante nosotros
varias puertas, pero también depende de si somos capaces de
elegir auténticamente por qué puerta pasar.

Algunos filósofos de la política, incluido nuestro viejo amigo


Hobbes, han sostenido que lo «único» que restringe la libertad de
las personas son los impedimentos físicos. A la mayoría de la
gente, sin embargo, esto le parece un punto de vista demasiado
estrecho. Por lo general, pensamos que deja de haber opciones
cuando a las mismas se vinculan sanciones de distinto tipo. Las
leyes, en concreto, restringen la libertad de quienes están
sometidos a ellas, porque se aplica un castigo a los que las
incumplen. Nada me impide, físicamente, conducir a mayor
velocidad de la permitida, o romper la ventana de mi vecino, pero
si lo hago, estaré expuesto a ser detenido y castigado, de modo
Muchas gracias por su atención.
Bibliografía

 Miller, D. Filosofía política; Una breve introducción, Capítulo I: ¿Por qué necesitamos
la filosofía política?, págs.: 84-109.