Вы находитесь на странице: 1из 70

Hormigón armado I

Facultad de Ingeniería
Universidad Nacional de Asunción

CAPÍTULO 21

SOLICITACIONES TANGENCIALES
ESFUERZO CORTANTE
2da Parte

7° SEMESTRE – PLAN CIVIL


SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.5 Contribución del hormigón a cortante en rotura.

Antes de estudiar el dimensionamiento a cortante en Estado Límite Último,


cosa que se hará en los apartados siguientes (cf. §§ 21.6 y 21.7), es preciso
adelantar que, a diferencia de lo que sucedía en el cálculo clásico en servicio
visto en el § 21.4. en el cálculo en rotura se admite la colaboración del
hormigón, resultando una fórmula aditiva que suma la contribución del mismo
a la de las armaduras. Este apartado se dedica a examinar las razones de esta
forma a proceder y los mecanismos en los que se fundamenta.
La contribución del hormigón Vc se basa en varios efectos que han sido
estudiados ensayando hasta rotura vigas sin armaduras transversales: son, por lo
tanto, independientes del efecto de la celosía. Los más importantes y mejor
conocidos (fig. 21.14) son los siguientes:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

a) Resistencia a cortante de la cabeza comprimida.


En las piezas a flexión existe una zona superior a la que no llegan las fisuras, y
en esta zona (cabeza comprimida) aparecen tensiones tangenciales τ1 que
contribuyen a resistir el cortante V c (cf. § 21.2.3). Esta resistencia depende de
la resistencia del hormigón a tracción fct y, por consiguiente, también de la
resistencia característica a comprensión f ck .
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

b)Efecto arco.
La cabeza comprimida se inclina en las proximidades del apoyo (zona de
máximo cortante), por lo que la compresión longitudinal en dicha cabeza, N c,
tiene una componente vertical Nc · sen θ que contribuye a resistir el cortante
Vc , transmitiéndolo al apoyo. Se forma así en la viga un arco atirantado. Este
efecto, por el que se resiste entre el 20% y el 40% de V c , dependiendo de la
relación entre el canto y la luz de la viga, está fuertemente condicionado por
la capacidad de la armadura longitudinal que llega al apoyo y actúa como
tirante del arco.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

c) Efecto de engranamiento de áridos


Las bielas, o zonas de hormigón entre dos fisuras de flexión, son capaces de
resistir un cierto esfuerzo cortante. La biela AA’BB’ (fig. 21.14) puede
considerarse como una ménsula empotrada en la cabeza comprimida –su
sección de empotramiento es la A’B’- y sometida a una fuerza ΔNs situada a
la altura de la armadura principal. La deformación de la ménsula exige un
alargamiento de la fibra A’A y un acortamiento de la B’B. Tanto al
alargamiento como al acortamiento se opone el engranamiento de los áridos
que cosen entre sí las dos caras de la fisura, produciendo unas tensiones τ2.
Este efecto, que cubre del 30 al 50 % de Vc , depende de la fracción de árido
grueso y del canto útil de la viga. Para una misma fracción, el efecto es
mayor (en términos relativos) en vigas de grandes cantos (h = 1m), lo que se
tiene en cuenta en el cálculo a través de un coeficiente ξ (c.f. § 21.6.2).
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

d)Efecto pasador.
La biela AA’BB’ está también rigidizada por la propia armadura longitudinal,
que la atraviesa como el pasador de un cerrojo y la cose, oponiéndose a su
deformación mediante unas fuerzas rasantes F 3 análogas a las tensiones τ2.
Este efecto cubre entre el 15 y el 25% de V c .
En virtud de estos efectos, resulta que el hormigón puede resistir, en la
situación de rotura, un esfuerzo cortante V cu, por lo que la resistencia última a
cortante Vu de una pieza con armaduras transversales tendrá dos términos:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

de los cuales el primero, Vcu , expresa la capacidad a cortante del hormigón y el


segundo, Vsu, de la de las armaduras transversales. El trabajo en celosía del
conjunto hormigón-armaduras transversales no aumenta las tensiones
tangenciales en el hormigón, puesto que sólo crea en el mismo (en primera
aproximación) compresiones inclinadas según bielas, mientras las armaduras
transversales recogen las tracciones. Únicamente será necesario comprobar que
las citadas compresiones no llegan a agotar al hormigón por aplastamiento.

21.6 Dimensionamiento según la Instrucción española

De acuerdo con la Instrucción española, una pieza está en buenas condiciones


a cortante si se verifican las dos condiciones:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

El primer miembro de estas ecuaciones es el esfuerzo cortante reducido de


cálculo:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

es decir, el esfuerzo cortante actuante de cálculo V d al que se deben sumar, o


restar, los términos Vpd (componente de la fuerza de pretensado en piezas
pretensadas) y Vcd (componente de tracciones y compresiones inclinadas en las
cabezas en piezas de canto variable). Este último (cf. § 21.10.1) suele ser
negativo; de ahí que el cortante Vrd se llame reducido. En el caso habitual de
piezas de hormigón armado de canto constante es simplemente V rd = Vd .
Este cortante actuante de cálculo no debe superar dos valores que se examinan
a continuación por separado. El primero, Vu1, corresponde al agotamiento por
compresión oblicua del alma (bielas) y se comprueba en una sección situada
sobre el borde del apoyo (no en su eje, cf. Figura 21.15). El segundo, V u2,
corresponde al agotamiento por tracción del alma y se comprueba en una
sección situada a una distancia igual al canto útil d del borde del apoyo.
La explicación es sencilla si se acude a la analogía de la celosía: el esfuerzo de
la biela comprimida se produce hasta la línea de apoyo del soporte, mientras
que el primer tirante traccionado que aparece lo hace, al menos, a un canto útil
de esa línea.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.6.1 AGOTAMIENTO POR COMPRESIÓN OBLICUA DEL ALMA, V u1

La comprobación del posible agotamiento a cortante por compresión oblicua


del alma no es necesaria en piezas sin armadura de cortante (losas, zapatas,
etc.), ya que en estas piezas, que se tratan en el § 21.6.2 siguiente, se alcanza
antes el agotamiento a cortante por tracción del alma V u2 = Vcu .
Según la Instrucción española, el esfuerzo cortante último por compresión
oblicua del alma viene dado por la expresión: 1
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

En el caso habitual de edificación, con piezas de hormigón armado en flexión


simple o con axiles pequeños, armadas con cercos o estribos (α = 90°) y
eligiendo β = 45°, el cortante último por agotamiento de las bielas resulta ser:

Se puede extender el uso de esta fórmula a los pilares de edificación de


dimensiones y solicitaciones habituales, ya que, aunque en ellos no sea
despreciable el axil, no suelen estar sometidos a cortantes importantes, por lo
que la limitación del cortante Vu1 no es relevante para ellos. Evidentemente,
esta simplificación no es posible hacerla cuando los esfuerzos cortantes no son
despreciables, como sucede, por ejemplo, en edificios con acciones horizontales
de sismo o viento.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.6.2 AGOTAMIENTO DE PIEZAS SIN ARMADURA DE CORTANTE, V u2

En el caso de piezas sin armaduras transversales de cortante (como son las


placas, losas, zapatas, muros, viguetas pretensadas, piezas compuestas por
nervios, etc.) se deben diferenciar dos casos según la Instrucción española:
aquéllos en los que el hormigón del alma no se ha fisurado y aquéllos en los
que sí.

a)En el primero de los casos se debe cumplir Md < Mfis,d’


Esta condición suele cumplirse sólo en secciones comprimidas, bien por la
existencia de pretensado o bien por la existencia de una compresión
permanente.
En este caso se comprobará el esfuerzo cortante en una sección situada a d/2 del
borde del apoyo.
El esfuerzo cortante debe ser inferior al valor:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Donde:
Md = Momento de cálculo actuante en la sección.
Mfis,d = Momento de fisuración de la sección calculado con f ct,k /γc habida cuenta
del axil de compresión.
I = Momento de inercia de la sección respecto del centro de gravedad de la
sección.
bo = Ancho del alma.
S = Momento estático de la sección bruta que queda por encima de la fibra
neutra, respecto de la fibra neutra.
fct,d = Resistencia a tracción del hormigón, de proyecto (cf. § 5.4.2).
σ'cd = Tensión media de compresión en el hormigón;

Para las determinaciones de las características geométricas de la sección deben


utilizarse características homogeneizadas, aunque, sin perder mucha precisión,
pueden también utilizarse las características de la sección bruta.
Cuando, no habiendo compresión, el momento flector de la sección es pequeño
y puede garantizarse que la tensión a tracción no supera a la resistencia (como
es el caso de algunas cimentaciones de hormigón en masa) también puede
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

En el segundo caso, mucho más habitual, en regiones fisuradas a flexión, basta


con realizar una sola comprobación a cortante: la del agotamiento por tracción
del alma. El esfuerzo cortante último por tracción del alma vale, según la
Instrucción española:

siendo fcv la resistencia virtual a cortante del hormigón (cf. tabla 21.4), dada
por la expresión:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Fck = Resistencia característica del hormigón, expresada en N/mm 2.


γc = Coeficiente de minoración de la resistencia del hormigón.
σ'cd = Nd/Ac es la tensión de compresión axil efectiva (si fuera tracción, se
tomaría negativa), si existe, del hormigón; no se considerarán tensiones medias
mayores de 0,3 fcd , ni mayores de 12 N/mm2.
ξ = Coeficiente que tiene en cuenta la influencia del canto útil en el efecto del
engranamiento de áridos (cf. § 21.5 c).
Pl = Cuantía geométrica de la armadura longitudinal de tracción, que
posibilita la resistencia por el efecto arco y por el efecto pasador (cf. § 21.5 b y
d). No se considerará cuantías mayores del 2%.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

La expresión anterior, para pequeñas cuantías de armadura de tracción, da


valores muy pequeños e irreales de la resistencia virtual a cortante. Por eso, la
Instrucción española establece un valor mínimo de:

Esta resistencia mínima arroja valores grandes, iguales a los ofrecidos por la
fórmula general cuando la cuantía longitudinal vale entre 7 y 12 ‰ (el valor
preciso depende de la resistencia del hormigón y del canto, cf. tabla 21.4).
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

El coeficiente ξ puede obtenerse mediante:

en la que el canto útil d debe expresarse en mm. La cuantía p 1 vale, en


hormigón armado no pretensado:

siendo As el área de la armadura pasiva longitudinal de tracción, anclada a una


distancia igual o mayor que d a partir de la sección en la que se comprueba el
cortante (sección V de la fig. 21.18) para garantizar que la armadura
considerada ha sido anclada convenientemente teniendo en cuenta el efecto
del decalaje.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Obsérvese que la formulación de la resistencia virtual a cortante de la vigente


Instrucción introduce de forma explícita el coeficiente de minoración del
hormigón γc, que hasta ahora se introducía de forma implícita.
En el caso habitual de edificación, con piezas de hormigón armado en flexión
simple o con axiles pequeños para poder despreciar la compresión σ'cd , el
esfuerzo cortante último vale:

En la tabla 21.4 se indican los valores de la resistencia virtual a cortante f cv de


piezas sin armadura transversal, para un hormigón HA-25 (f ck = 25 N/mm2 ) y
distintos valores del canto útil d y de la cuantía de la armadura longitudinal p 1.
Se observa que el valor mínimo de fcv , para pequeñas cuantías, en secciones de
hormigón HA-25, oscila entre 0,53 y 0,86 N/mm 2 .
Si al comprobar a cortante una pieza sin armadura transversal, no se cumple
condición Vrd ≤ Vcu, será necesario aumentar el canto, el ancho o la armadura
longitudinal hasta cumplirla. Si no es posible, deberá disponerse armadura
transversal a cortante y la comprobación se hará de acuerdo con el § 21.6.3
siguiente.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.6.3 AGOTAMIENTO DE PIEZAS CON ARMADURA DE CORTANTE, V u2

El esfuerzo cortante último de vigas y otras piezas con armadura transversal es,
según la Instrucción española:

en donde el primer término del segundo miembro es la contribución del


hormigón y el segundo la de las armaduras transversales.

a)Como contribución de las armaduras transversales debe tomarse:


SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

con:
z = Brazo mecánico, para el que puede tomarse el valor aproximado z = 0,9
d.
Aα = Área, por unidad de longitud de viga, de cada grupo de armaduras que
forman un ángulo α con la directriz.
fyα,d = Resistencia de cálculo de la armadura Aα , que no se tomará superior a
400 N/mm2
α, β = Ángulos de la armadura transversal y del campo de compresiones,
respectivamente, definidos en la figura 21.10.

En el caso, habitual en edificación, de piezas armadas con cercos o estribos


normales a la directriz (α = 90°), situados en planos en los que el área total de
estribos en un mismo plano es At separados entre sí una distancia St , y
suponiendo un ángulo de las bielas β = 45°, resulta:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Mientras que si las armaduras son barras levantadas o estribos inclinados (α =


45°) de área A45, separadas a una distancia st , resulta:

En estas fórmulas, la resistencia de cálculo de la armadura transversal, f yd no se


podrá tomar > 400 N/mm2 , pues el trabajo a tensiones superiores conllevaría
deformaciones que podrían causar una fisuración excesiva. En caso de existir
un solo plano de barras levantadas, como valor de s t debe tomarse la
proyección de las barras sobre el eje de la pieza.
Las tablas 21.5 a 21.8 facilitan el cálculo de los esfuerzos cortantes absorbidos
en agotamiento por estribos verticales y barras levantadas.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

b)Como contribución del hormigón debe utilizarse una expresión similar a la


correspondiente al caso de no disponer armadura de cortante, con la única
diferencia de que ahora la resistencia virtual a cortante adopta la siguiente
forma:

Puede observarse que en la expresión de la resistencia virtual a cortante del


hormigón en piezas con armaduras de cortante, f cv , se ha reducido de 0,18 a
0,15 el factor que figuraba en la expresión análoga en piezas sin armadura
cortante. Esta reducción está en línea con el Código Modelo. Algunos
investigadores defienden incluso la idea de tomar para este caso una
resistencia fcv = 0, confiando a las armaduras la totalidad de la resistencia a
esfuerzo cortante (propuesta del Eurocódigo de hormigón, cf. § 21.7.3).
En este caso, en el que se dispone armadura transversal, no se limita
inferiormente el valor de la resistencia virtual a cortante f cv , como se hace en
el caso en que no se dispone dicha armadura.
En la tabla 21.9 se indican los valores de la resistencia virtual a cortante de
piezas con armadura transversal para un hormigón HA-25 (f ck = 25 N/mm2 y
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.6.4 DISPOSICIONES, CUANTÍAS Y SEPARACIONES DE ESTRIBOS.

Al menos un tercio de la armadura transversal debe disponerse en forma de


estribos normales a la directriz de la pieza. Su colocación se prolongará en una
longitud igual a medio canto más allá de donde dejen de ser teóricamente
necesarios. En el caso de apoyos, se dispondrá hasta el borde de los mismos.
La cuantía mínima de armaduras transversales, en las piezas que las lleven,
deben cumplir la condición:

siendo la resistencia media una tracción del hormigón, según la Instrucción


española (cf. § 5.4.2):
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

La armadura mínima debe disponerse en forma de estribos normales a la


directriz de la pieza. No hay que olvidar que A α es un armadura
Por unidad de longitud; por eso, aparentemente, las unidades en que se
introduce en la fórmula son unidades de longitud.
La separación st entre planos de cercos o estribos que forman un ángulo α con
la directriz, debe cumplir la condición:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Esta última condición es especialmente exigente; sobre todo en elementos de


poco canto en los que la separación 0,3 d puede rondar los 5 cm.
La separación transversal entre las ramas de un mismo plano debe cumplir la
condición:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Por último, si existen armaduras longitudinales comprimidas, los cercos o


estribos deben sujetarlas impidiendo su pandeo, para lo cual su separación s t no
debe superar 15Ømín siendo Ømín el menor de los diámetros de las barras
comprimidas; y su diámetro Øt debe ser como mínimo Ømáx/4, siendo Ømáx el
mayor de los diámetros de las barras comprimidas.

21.7 Dimensionamiento según el Eurocódigo de hormigón

Aunque la presentación y la notación utilizadas son diferentes, las reglas y


fórmulas del Eurocódigo de hormigón para el cálculo a cortante son parecidas a
las de la Instrucción española. A continuación se exponen de forma resumida,
adoptando una presentación y notación similares a las de la Instrucción
española para facilitar la comparación.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Por último, si existen armaduras longitudinales comprimidas, los cercos o


estribos deben sujetarlas impidiendo su pandeo, para lo cual su separación s t no
debe superar 15Ømín siendo Ømín el menor de los diámetros de las barras
comprimidas; y su diámetro Øt debe ser como mínimo Ømáx/4, siendo Ømáx el
mayor de los diámetros de las barras comprimidas.

21.7 Dimensionamiento según el Eurocódigo de hormigón

Aunque la presentación y la notación utilizadas son diferentes, las reglas y


fórmulas del Eurocódigo de hormigón para el cálculo a cortante son parecidas a
las de la Instrucción española. A continuación se exponen de forma resumida,
adoptando una presentación y notación similares a las de la Instrucción
española para facilitar la comparación.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.8 Organización y disposición de las armaduras transversales

21.8.1 GENERALIDADES

En principio, hay dos formas de disponer las armaduras longitudinales de


tracción de una viga: levantarlas conforme dejan de ser necesarias (o bajarlas,
sin son armaduras de momentos negativos situadas en la cabeza superior) y
llevarlas hasta la cabeza opuesta, anclándolas allí en comprensión (fig. 21.19 a),
o bien anclarlas en tracción por prolongación recta (fig. 21.19 b).
La primera solución (barras levantadas), que tiene la ventaja de que permite su
aprovechamiento para resistir esfuerzos cortantes, era la empleada
antiguamente por mejorar el anclaje de las barras de la armadura principal, lo
cual era importante cuando se usaban redondos lisos de acero de balo límite
elástico y grandes diámetros, al no existir barras corrugadas de alto límite
elástico. Pero las barras levantadas tienen el incoveniente de que no rodean al
núcleo formado por el hormigón y las barras principales; además, para cortantes
elevados, dan lugar a fuertes concentraciones de tensiones que pueden fisurar el
hormigón e incluso producir su rotura prematura
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Por ello, cuando aparecieron los aceros de alto límite elástico, algunas normas
limitaron la tensión de trabajo de las barras levantadas al 70 % de su resistencia
teórica de cálculo: fyd45 0,7fyd .
El anclaje en prolongación recta y el uso exclusivo de cercos para resistir el
cortante tiene la ventaja de mayor sencillez y comodidad en la preparación de la
ferralla, lo que compensa el mayor consumo de acero. Por otra parte, permite
distribuir más uniformemente las armaduras transversales y que éstas sean de
menor diámetro, lo que favorece las condiciones de adherencia y fisuración.
Por estas razones, hoy se prescinde del levantamiento de barras, excepto en
casos excepcionales. En cualquier caso, las barras levantadas nunca se usan sin
estribos, y es norma de buena práctica no confiar a las mismas un cortante
mayor del que resisten éstos.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.8.2 DISPOSICIONES RELATIVAS A LOS ESTRIBOS

Los estribos pueden ser de muy diversas clases:

• Estribos cerrados o cercos (fig. 21.20 a), de empleo obligatorio en pilares y


en vigas que pueden estar sometidas a torsión.
• Estribos abiertos (fig. 21.20 b y c), que deben anclarse mediante gancho (tipo
c) para garantizar su unión a la cabeza comprimida. Los del tipo c son
convenientes en vigas con forjado empotrado, pero no deben emplearse en
vigas con forjado empotrado, pero no deben emplearse en vigas de borde por la
posible torsión (cf. § 22.11).
• Horquillas (fig. 21.20 d), cuando unen una barra comprimida a otra
traccionada, quedando la ferralla dispuesta en cuchillos separados.
• Estribos constituidos por una malla electrosoldada (fig. 21.20 e), cada vez
más empleados por su sencillo montaje y excelente comportamiento; en ellos el
anclaje se consigue mediante barras longitudinales que forman parte del
mallazo y son de diámetro no inferior a los 4/5 del diámetro del estribo.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Los estribos deben rodear a las armaduras traccionadas, ya que, además de


recoger la componente vertical del esfuerzo transmitido por las bielas de
hormigón, deben tomar las tensiones de tracción que se producen en la
transmisión de esfuerzos (por adherencia) entre hormigón y acero (cf. § 21.11).
Deben asimismo anclarse eficazmente a la cabeza comprimida y, si en ella hay
armaduras comprimidas necesarias por el cálculo, deben evitar su pandeo. Para
ello es preciso que:

• sean cerrados;
• su separación no supere 15 veces el diámetro de la armadura comprimida;
• su diámetro no sea menor de la cuarta parte del de ésta.
(Reglas detalladas de anclaje de cercos se exponen en el § 9.5.9).
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Si, por el contrario, la armadura comprimida es sólo de montaje y su diámetro


no es superior a 20 mm, pueden eludirse estas exigencias relacionadas con el
pandeo.
Estudios teóricos y experimentales parecen indicar que las barras de la
armadura comprimida de las vigas no pandean aún en ausencia de estribos,
quizá porque la curvatura debida a ala deformación de la pieza en flexión
predeforma las barras comprimidas hacia el interior de la misma (cf. Cortés, J.,
1990).
La separación máxima entre planos de estribos, según la Instrucción española,
debe respetar lo indicado en el § 21.6.4.
Los estribos deben prolongarse una distancia d/2 más allá de la sección en la
que dejan de ser necesarios por cálculo, y deben llegar hasta el borde de los
apoyos.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

El diámetro de los estribos suele estar comprendido entre los 6 y los 12 mm,
pues a partir de este diámetro su elaboración resulta difícil. Como norma
general, colocar estribos finos y juntos resulta más ventajoso que disponerlos
gruesos y separado, pues así se mejoran las condiciones de adherencia y
fisuración. Si resultan muy juntos, es preferible aparearlos (colocando dos en
contacto) a disponerlos solos y de sección doble.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Aunque los estribos se disponen casi siempre formando un ángulo de 90° con la
directriz de la pieza, resulta a veces conveniente inclinarlos un ángulo α entre
70 y 45°, bien para aumentar su eficacia, bien para facilitar la organización de
las armaduras (fig. 21.21). Tal es el caso de piezas con esfuerzos cortantes muy
elevados.
Como es obvio, hay que tener la precaución de inclinar los estribos hacia el
lado adecuado. La ventaja que tiene disponer los cercos perpendiculares a la
directriz es que no hay posibilidad de equivocación en la orientación.
Como norma, las ramas inclinadas deben ponerse en dirección más o menos
perpendicular a la trayectoria que siguen las cargas dentro del alma de la viga.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.8.3 DISPOSICIONES RELATIVAS A LAS BARRAS LEVANTADAS.

Para que las barras que forman la armadura principal de tracción puedan
levantarse y colaborar con los estribos a resistir el cortante, es preferible que
sean muchas y de pequeño diámetro a que sean pocas y de gran diámetro.
De esta forma, prolongando como mínimo la tercera parte de ellas hasta el
apoyo (o la cuarta parte si es un apoyo intermedio de una viga continua),
pueden levantarse las restantes en dos o tres planos, donde resulten más
convenientes, siempre que no sean necesarias para resistir el momento. El
levantamiento, a ser posible, debe hacerse por parejas de barras simétricas con
respecto al plano de simetría de la pieza.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Leonhardt recomienda que no se dispongan, en ningún caso, barras levantadas


a distancias menores de 0,8 h del apoyo (fig. 21.19), ya que en esa zona su
eficacia es muy dudosa, siendo preferible disponer en ella sólo estribos
suficientemente próximos entre sí.
En cuanto a la separación de los planos de levantamiento de barras, son válidas
las mismas reglas dadas para los estribos.
Las barras levantadas se disponen generalmente formando un ángulo de 45°
con el eje de la pieza; pero a veces puede resultar conveniente utilizar otro
ángulo, comprendido entre 30 y 50°. Si se cuentan a efectos del cortante, no
hay que olvidar anclarlas debidamente a partir de la sección en que alcanza la
cabeza opuesta.

21.8.4 OTRAS DISPOSICIONES DE ARMADURAS TRANSVERSALES

Una disposición eficaz para las armaduras que han de resistir los esfuerzos
cortantes es una red ortogonal compuesta por cercos o estribos y barras
longitudinales (fig. 21.22), con igual cuantía mecánica en ambas direcciones, es
decir:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

con los siguientes significados:

Ah = Suma total de las secciones de las barras que forman malla con los
estribos, y que se sitúan en ambos parámetros de la pieza.
A90 = Suma total de las secciones de los estribos en cada plano.
s = Separación de los planos de estribos.
d = Canto útil de la pieza.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

En las vigas cuyo útil sea superior a 60 cm, y cualquiera que sea la organización
de sus armaduras transversales, es necesario colocar unas armaduras
longitudinales de piel en ambos paramentos, para evitar las fisuras que
pueden aparecer por encima del talón inferior en tracción (fig. 21.23).
Las armaduras longitudinales de piel estarán compuestas de barras de
pequeño diámetro, situadas en las proximidades de los paramentos, con
separación máxima de 30 cm y cuantía:

pudiendo aprovecharse las situadas en el cuarto inferior del canto total h,


introduciéndolas en el cálculo como si formaran parte de la armadura principal
en tracción.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.9 Práctica del armado de vigas y ejemplo

Ante todo, es preciso determinar las dimensiones de la sección de la viga.


Como norma general, el ancho de una viga no debe ser superior al ancho del
soporte sobre el que apoya, 4 ni inferior a 15 cm, y sus dimensiones deben
moverse por múltiplos de 5 cm.
En edificación, usualmente, el canto viene fijado por condiciones
arquitectónicas. Si se tiene la oportunidad de elegirlo, se puede hacer mediante
un tanteo previo, en función del momento máximo previsible. Si puede evitarse
la armadura de compresión, dando a la sección las dimensiones convenientes, la
viga resulta en general más económica. En tal caso, basta disponer en la zona
comprimida unas armaduras de montaje de pequeño diámetro (8 a 12 mm), que
no se consideran en el cálculo. Pero si la viga puede verse sometida a esfuerzos
dinámicos (caso de sismos, por ejemplo), o si se teme la aparición de flechas
diferidas, la armadura de compresión es siempre conveniente. Su presencia, en
todo caso, disminuye la profundidad del bloque de compresiones en el
hormigón y aumenta la ductilidad de la pieza (cf. § 15.6.2).
Fijada la sección, se procede al cálculo de esfuerzos y, posteriormente, al
dimensionamiento de las armaduras como se indica a continuación.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.9.1 ARMADURAS LONGITUDINALES


Una vez dibujado el diagrama de momentos flectores, se le desplaza en una
distancia d hacia el apoyo, si se trata de momentos positivos, y hacia el vano, si
se trata de momentos negativos, obteniéndose así el diagrama de momentos
decalado (fig. 21.24).
A continuación se calculan las armaduras necesarias en una serie de secciones
de la pieza, dibujando el diagrama de armaduras necesarias, análogo al de
momentos desplazado. En el caso de vigas de sección constante, puede
suponerse que las capacidades de armadura son proporcionales a los momentos
(lo que queda del lado de la seguridad) y tomarse como diagrama de armaduras
en tracción el mismo diagrama de momentos decalados, con la escala que le
corresponda, cosa que simplifica el problema. En efecto, si por el cálculo no
son necesarias armaduras comprimidas, las capacidades necesarias de las
armaduras en tracción Us crecen más deprisa que los momentos de cálculo M d.
Si se calcula la capacidad Ud,máx necesaria para el momento máximo Md,máx y se
hace coincidir para estos valores las escalas de los diagramas, quedará del lado
de la seguridad suponer que el de las armaduras coincide con el de los
momentos. La presencia de armaduras comprimidas no modifica
sustancialmente esta conclusión.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Se fija por tanto el número de barras n correspondiente al momento máximo


Md,máx . Si dicha armadura resulta por exceso. De determina el momento M 1 >
Md,máx que puede absorber, y se sitúa en el diagrama (fig. 21.24), dividiendo a
continuación la ordenada OM1 en partes iguales. Por cada uno de esos puntos se
trazan paralelas al eje de la viga. Esas paralelas cortarán a la curva de
momentos (que coincide con la de las armaduras) en puntos donde la armadura
de tracción puede disminuirse teóricamente en una barra.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Para obtener la longitud de anclaje BC (cf. fig. 21.25) de cada barra que deja
de ser necesaria, hay que hacer una doble comprobación. Por un lado, hay que
tener en cuenta que en la sección A, en la que la barra deja de ser necesaria, ya
no está trabajando con una tensión igual a su resistencia de cálculo f yd, puesto
que en esta sección existen n1 barras y ya sólo son necesarias n2 barras (si se
ancla sólo será n2 = n1 – 1). Por tanto, según el § 9.5.4, la longitud de anclaje a
partir de la sección A debe ser:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

siendo lb la longitud de anclaje correspondiente (§ 9.5.5). Por otro lado, como


en la sección B, la barra es completamente necesaria y estará trabajando a una
tensión igual a su resistencia de cálculo fyd , la longitud de anclaje a partir de la
sección B deberá ser:

Las barras no necesarias se anclarán a partir de la sección en que dejen de serlo,


prolongando hasta le apoyo (o hasta el centro del vano, si se trata de una
armadura para momentos negativos) al menos dos barras, para que sirvan de
sujeción a los estribos. No conviene prolongar menos de 1/4 de las barras
totales (1/3 si se trata de un apoyo exterior) por consideraciones resistentes.
Las barras situadas en zonas comprimidas no se considerarán en el cálculo de
las secciones correspondientes, salvo si son necesarias. De lo contrario habría
que colocar estribos demasiado juntos para evitar su pandeo (s t ≤ 15 Ø), lo que,
en general, no es económico.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Cuando se utilizaban las barras levantadas podía resultar conveniente, a medida


que las barras de la armadura traccionada dejen de ser necesarias, levantarlas y
pasarlas a la cabeza opuesta aprovechando su resistencia al cortante. En la
figura 21.26 se recogen algunas indicaciones sobre el levantamiento de barras
en vigas corrientes de edificación y análogas.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Cuando se utilizaban las barras levantadas podía resultar conveniente, a medida


que las barras de la armadura traccionada dejen de ser necesarias, levantarlas y
pasarlas a la cabeza opuesta aprovechando su resistencia al cortante. En la
figura 21.26 se recogen algunas indicaciones sobre el levantamiento de barras
en vigas corrientes de edificación y análogas.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.9.2 ARMADURAS TRANSVERSALES

Una vez organizadas las armaduras longitudinales en tracción y conocida la


sección en que deja de ser necesaria cada barra, hay que comprobar las distintas
secciones a esfuerzo cortante y calcular los estribos correspondientes. Se
comienza por determinar el esfuerzo cortante absorbido por el hormigón, V cu , y
el cortante máximo de agotamiento por compresión del alma, Vu 1. De acuerdo
con la Instrucción española son:5
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Estos valores hay que compararlos, en las distintas secciones, con el


correspondiente esfuerzo cortante reducido de cálculo, V rd (cf. § 21.6), cuyo
valor máximo se presenta en una sección situada a una distancia d del borde del
apoyo. Pueden presentarse tres casos:

a)Si Vrd ≤ Vcu, el hormigón de la pieza resiste por sí sólo el esfuerzo cortante y
la viga no necesita, por cálculo, armadura transversal. No obstante, es necesario
colocar unos cercos o estribos de seguridad, cuyo diámetro no sea inferior a
6mm ni a la cuarta parte del diámetro correspondiente a las armaduras
principales. Como separación entre los planos de dichos estribos puede tomarse
s. ≤ 0,75 d, y en todo caso conviene no superar los 30 cm. Únicamente si se
trata de placas, forjados o estructuras superficiales en las que se cumpla la
condición indicada en 21.6.2, puede prescindirse de colocar esta armadura
transversal de seguridad.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

b)Si Vcu < Vrd ≤ Vu1, hay que determinar la armadura transversal necesaria
correspondiente las esfuerzo cortante residual, V su = Vrd - Vcu . Para ello, una
vez dibujado el diagrama de esfuerzos cortantes reducidos de cálculo V rd (fig.
21.24), se descuenta lo que absorbe el hormigón V cu , para lo cual basta trazar
una paralela al eje de abscisas, si se trata de una pieza de sección constante.
A continuación, en las zonas de la pieza en las que el cortante actuante sea
mayor que el resistido por el hormigón, se determinan los estribos necesarios
para resistir el cortante residual Vsu, mediante las tablas 21.6 y 21.8 . Debe
recordarse que, para que la armadura transversal pueda tenerse en cuenta la
resistencia a esfuerzo cortante, su cuantía mecánica debe ser igual o mayor
que la mínima (cf. § 21.6.4).
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

c) Si Vrd > Vu1, y siempre siguiendo las prescripciones de la Instrucción


española, es necesario aumentar las dimensiones de la sección. No obstante,
esta limitación puede elevarse, de acuerdo con las fórmulas del § 21.6.1,
cuando la armadura transversal está constituida por estribos inclinados, pues
entonces el ángulo α es distinto de 90°.
Por último, en las vigas corrientes conviene disponer los estribos con
separaciones constantes, con objeto de facilitar la labor en obra.
Habitualmente se disponen en la zona central estribos con una cierta
separación y, en las zonas más cercanas a los apoyos, estribos con una
separación menor o, en su caso, con un diámetro mayor o con más ramas.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.9.3 EJEMPLO.

Para aclara ideas, se determinan a continuación las armaduras de una viga de


sección rectangular constante, simplemente apoyada, aplicando las
prescripciones de la Instrucción española. Los datos del problema son:
Luz entre apoyos I = 6 m.
Canto de la viga h = 0,3 m.
Ancho de la viga b = 0,6 m (viga plana)
Canto útil d = 0,27 m.
Carga total unitaria de cálculo qd = 48 kN/m.
Hormigón HA-25 f ck = 25 N/mm2.
Acero B 400 SD fyk = 400 N/mm2.

El máximo momento flector de servicio, en el centro de la viga, vale:


SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Para determinar las armaduras principales pueden emplearse las escalas


funcionales de resistencia característica fck = 25 N/mm2, correspondiente a h =
0,3, entrando con el momento Md = 216 kNm. Resulta:

Con estos valores se entra en la tabla 8.13, correspondiente a las capacidades


mecánicas de las barras con fyk = 400 N/mm2 (γs = 1,15), y resulta una armadura
a tracción A = 9 Ø 20, es decir:

En comprensión se dispone una armadura:


SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Con estas armaduras, la sección resiste un momento M 1 = 229 kN · m,


ligeramente superior al momento Md, como puede verificarse comprobando la
sección en flexión simple con las armaduras indicadas (cf. § 15.6.6).
La armadura comprimida se mantiene a lo largo de toda la viga, con objeto de
que sirva para sujetar los cercos.
En cuanto a la armadura traccionada, se lleva la tercera parte hasta el apoyo
(tres barras) y el resto de anclan en prolongación recta conforme van dejando
de ser necesarias, por parejas de dos (fig. 21.24).
Para el estudio de los esfuerzos cortantes, se comienza por determinar el
diagrama mayorado correspondiente (parte inferior de la fig. 21.24). El
esfuerzo cortante máximo en una sección situada a un canto útil del borde del
apoyo valdrá:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

siendo a el ancho del apoyo. Para calcular la resistencia virtual del hormigón a
cortante según la fórmula general, se entra en la tabla 21.9, siendo preciso
calcular previamente la cuantía ρ de la armadura de tracción anclada en las
proximidades del apoyo, que es A = 3 Ø 20:

La resistencia virtual del hormigón a cortante, de acuerdo con la tabla 21.9,


vale:

con la cortante absorbido por el hormigón y el de cortante de agotamiento por


compresión del alma valen:

Como estamos en el caso Vcu < Vrd ≤ Vu1, son válidas las dimensiones de la viga,
pero n las proximidades de sus apoyos (fig. 21.24) hay que disponer armadura
transversal para el exceso de esfuerzo cortante:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Para absorber este cortante se colocarán cercos Ø 6 . La separación entre planos


de cercos, de acuerdo con lo dicho en el apartado 21.6.4. depende de la relación
Vrd / Vu1 = 0,16 . Por tantom puede usarse una separación relativamente elevada,
s/d = 0,75, o sea, s = 20 cm. Entrando en la tabla 21.6 con esta separación
relativa, resulta que la contribución de los cercos es V su = 23,6 kN. Por tanto, si
se disponen cercos dobles Ø 6, su contribución será V su = 2 · 23,6 = 47,2 kN
cubriendo un 96% de Vrd .
Disponer cercos dobles resulta adecuado teniendo en cuenta que la viga es
plana y su ancho los hace convenientes, aunque para su montaje haya que
colocar 2 Ø 16 suplementarios en la cabeza superior. En el centro de la viga, sin
embargo, con un cortante mucho menor, se disponen estos mismos cercos, pero
simples en vez de dobles.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.10 Casos especiales de piezas, cargas y apoyos.

En los anteriores apartados se han examinado los fundamentos teóricos del


comportamiento a cortante de una viga esbelta de sección constante, así como
las fórmulas para el dimensionamiento de las armaduras transversales y las
organizaciones más convenientes para las mismas. A continuación se pasará
breve revista a algunos casos especiales de piezas, cargas y apoyos, en los que
las diferencias con el esquema propuesto son especialmente significativas.

21.10.2 SECCIONES EN T Y DOBLE T

Sea una sección en T (que consta de un alma y dos semialas) sometida a un


cortante Vud. Según se vio en el § 21.2.5, aparecerá en el alma de la sección una
fuerza cortante a todo ancho:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

siendo bw el ancho del alma (fig. 21.29). Para determinar las armaduras
transversales correspondientes a esa fuerza cortante deberán aplicarse las
fórmulas que se indicaron anteriormente.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Pero también se vio en el § 21.2.5 que este tipo de secciones aparecen tensiones
tangenciales τf paralelas a la directriz de la pieza en la sección vertical de unión
entre cada semiala y el alma. La correspondiente fuerza cortante a todo espesor
de la semiala es un esfuerzo rasante que actúa en la mensionada sección de
unión semiala-alma, de valor:

Esta tensión tangencial rasante, τf , es la misma que aparecerían en una sección


rectangular vertical de contacto entre semiala y alma, de ancho h f y canto útil d
(o lo que es equivalente, brazo mecánico z), si estuviera sometida a un cierto
esfuerzo cortante virtual Vf (cf. fig. 21.30). Por tanto, la tensión tangencial y el
cortante estarían relacionados mediante la expresión del cortante a todo ancho:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Al igualar el cortante a todo ancho de ambas expresiones se obtiene


SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

Pueden, por tanto, dimensionarse las armaduras transversales necesarias para


resistir el rasante en la sección rectangular vertical de unión entre semiala y
alma como si fueran las armaduras de esfuerzo cortante de la citada sección
rectangular virtual (de ancho hf y del mismo canto útil que la sección total d),
sometida al cortante virtual Vf , empleando para ello los procedimientos
estudiados anteriormente.
Acudiendo a la analogía de la celosía, se puede imaginar una celosía que
modeliza el comportamiento del ala, como se ve en la figura 21.31.
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

En el caso poco frecuente de existir una junta de construcción entre las alas y el
nervio de la viga T, por la necesidad de interrumpir el hormigonado, el esfuerzo
rasante en dicha junta deberá tratarse siguiendo las indicaciones de los §§ 22.1
a 22.4.
En las vigas de puentes, en las que las semialas tienen grandes dimensiones, es
necesario considerar además su trabajo en voladizo bajo las cargas que actúan
sobre las mismas (flexión transversal). Aunque, en principio, parecería
necesario sumar, en la cara superior de la semiala, las armaduras transversales
resultantes para el rasante y la flexión transversal, muchos proyectistas
consideran que basta con disponer una armadura con la mayor de las cuantías
obtenidas por separado para ambos efectos (más adelante, en el punto b,
volveremos sobre este tema).
De igual forma, en las semialas traccionadas de secciones en doble T, en T
invertida, o en T sometida a momentos negativos (cf. fig. 21.8), resultan
necesarias armaduras transversales, las cuales pueden dimensionarse
considerando una sección rectangular virtual, de dimensiones h f . d, sometida al
esfuerzo rasante:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

siendo Uf y Utot las capacidades mecánicas de las armaduras longitudinales


traccionadas en la parte del ala que vuela (semiala), y en toda el ala,
respectivamente.
En el caso de que el ala de una sección en T o doble T puede estar sometida
alternativamente a tracciones y a compresiones, deberá armarse
transversalmente para el más exigente de los dos esfuerzos rasantes resultantes.
La Instrucción española propone las siguientes comprobaciones, parecidas a las
de cortante pero con alguna pequeña modificación.

a)El esfuerzo rasante Sd se calcula como una fuerza por unidad de longitud, en
una longitud ar en la que se puede considerar una redistribución plástica del
esfuerzo. Dicha longitud debe ser tal que, dentro de ella, la variación de
momentos sea monótona y no cambie de signo.
La expresión de dicho esfuerzo rasante es
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

siendo Uf y Utot las capacidades mecánicas de las armaduras longitudinales


traccionadas en la parte del ala que vuela (semiala), y en toda el ala,
respectivamente.
En el caso de que el ala de una sección en T o doble T puede estar sometida
alternativamente a tracciones y a compresiones, deberá armarse
transversalmente para el más exigente de los dos esfuerzos rasantes resultantes.
La Instrucción española propone las siguientes comprobaciones, parecidas a las
de cortante pero con alguna pequeña modificación.

a)El esfuerzo rasante Sd se calcula como una fuerza por unidad de longitud, en
una longitud ar en la que se puede considerar una redistribución plástica del
esfuerzo. Dicha longitud debe ser tal que, dentro de ella, la variación de
momentos sea monótona y no cambie de signo.
La expresión de dicho esfuerzo rasante es
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

La fuerza ΔFd es la variación de la fuerza de compresión (o tracción) en el ala,


en la distancia ar .

b)El esfuerzo rasante Sd debe cumplir la condición de no agotar por compresión


oblicua la sección en estudio:

El esfuerzo rasante Sd debe cumplir también la condición de no agotar por


tracción la sección en estudio:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

donde Ap es la armadura por unidad de longitud perpendicular a la sección en


estudio.
Según la Instrucción española, la armadura de rasante ha de sumarse a la de
flexión transversal del voladizo local de la semiala de la T; y podrá disminuirse
dicha armadura de rasante teniendo en cuenta la compresión debida a dicha
flexión transversal. Según algunos autores (y también según la anterior versión
de la normativa española) debe disponerse la mayor de las armaduras, la flexión
local o la de rasante.
Ambas propuestas, que son parecidas, están avaladas por trabajos
experimentales (cf. Bachmann, A. y Bachetta, H., 1977; Menn, C., 1990) y
pueden explicarse a partir de la figura 21.32 . Para ello hay que tener en cuenta:
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

•que la armadura traccionada de flexión local, que resiste las tracciones


provocadas por la flexión transversal (A s fyd), debe colocarse en la cara
superior;
•que la compresión provocada por dicha flexión está situada en el parámetro
inferior y, por equilibrio, es una fuerza igual a la de tracción, A s fyd ;
• y que, como hay libertad de colocación de la armadura traccionada de rasante,
ésta puede situarse en el parámetro inferior, por lo que puede compensarse con
la compresión debida a la flexión. Para ser consistente, en este caso, la
condición de agotamiento por compresión oblicua del alma debe hacerse en la
mitad inferior del canto del ala (hf /2).
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE
SOLICITACIONES
TANGENCIALES-ESFUERZO
CORTANTE

21.10.3 OTROS CASOS ESPECIALES

•Según su forma de actuación, tanto las cargas concentradas F como las


reacciones de apoyo R pueden ser directas, indirectas o colgadas. Estos casos se
estudian en el § 24.9.1.
• El caso de vigas cortas (de pequeña longitud en relación con el canto) recibe
un tratamiento especial. Véase al efecto el § 24.9.2.
•Cuando actúan cargas concentradas próximas a los apoyos, su totalidad o una
parte importante de las mismas se transmite directamente al apoyo, lo que
modifica el estudio del cortante en estas zonas. Este caso se trata en el § 24.9.3.
•Las ménsulas cortas sometidas a cargas concentradas deben estudiarse por la
teoría de bielas y tirantes (§ 24.6). A estos elementos similares a las vigas
cortas, también se estudian y arman ventajosamente aplicando el método de las
bielas y tirantes, lo que es perceptivo según la Instrucción española. En el §
25.3.3 se dan indicaciones al respecto.