Вы находитесь на странице: 1из 19

EL ABC DE LA ACTITUD DE MAX WEEL

INTEGRANTES
DURAND VEGA ALONSO
HERRERA UCAÑAN BRUNO
OLAECHEA ARIAS YAHIR
REVOLLAR MONGGO HAROLD EDSON
RODRIGUEZ CORNELIO DANNFER
LA INFLUENCIA EN LA ACTITUD
¿Cómo influye en el liderazgo?
Su personalidad, experiencia y expectativas; las expectativas y
comportamientos del superior; las características, expectativas y
comportamiento de los subordinados; las exigencias de la tarea; la
cultura y políticas organizacionales, y las expectativas y el
comportamiento de los colegas. Estos factores también influyen a su
vez en el líder. El proceso de influencia es recíproco.
¿COMO INFLUYE LA ACTITUD EN UN INDIVIDUO?
Se influye de acuerdo con criterios estéticos, esquemas
sociales, costumbres, principios éticos o, en otros términos,
por el costo, la utilidad, el bienestar, el placer, el prestigio.
Tofo el valor supone la existencia de una cosa o persona
que lo posee y de un sujeto que lo aprecia o descubre, pero
no es ni lo uno ni lo otro.
COMO INFLUYE LA ACTITUD EN EL LIDERAZGO
Actitud y autoridad son dos palabras que, necesariamente, van ligadas al concepto
de liderazgo. Ya os hemos hablado antes sobre la importancia de aprender a ser un
buen líder tanto para tu entorno como para tu perro, y es aquí donde recae la
capacidad de saber gestionar la posición de autoridad que existe en cualquier
organización, ya sea en una empresa, en tu familia o la relación con tu perro.
Tener gente a tu cargo requiere de mucha habilidad, es comprender que tu posición
va a ser más favorable si la miras desde un prisma de maestro y no bajo una óptica
de jefe autoritario. Ya sabes que un líder es tal porque ayuda a los demás, los influye
positivamente, los desafía a superarse y los enseña a crecer. Y sólo así puedes llegar a
ser un buen ejemplo que guíe y un buen espejo en el que mirarse.
Pero no sólo de saber utilizar la autoridad vive un líder. La actitud con la que se
enfrenta a la vida es casi tan importante como el aire que respira. Hace algún tiempo,
la revista Fortune realizó un estudio en el que entrevistaron a un alto número de
ejecutivos.
La conclusión que se sacó de ellos fue que más de un 90% de los profesionales entrevistados
atribuían su éxito más a su actitud que a cualquier otro factor. Esto demuestra que, además de
autoridad para saber enfocar el camino, la actitud es una pieza clave en la consecución de los
objetivos que quieres alcanzar.
La manera que tienes de pensar y de ver las cosas influye y determina no sólo a tu camino
personal sino también al de tu entorno. Mirar la vida desde un prisma positivo te va a ayudar a
recibir más cosas positivas, y eso no quiere decir que lo malo te va a esquivar, sino que cuando
lleguen tiempos difíciles podrás afrontarlos de una manera totalmente diferente, y eso te
ayudará sin duda a sacar lo mejor de lo peor, a aprender de ello y a seguir hacia delante con
mucha más fuerza.
En el mundo de los perros pasa algo parecido: ellos necesitan un líder, el jefe de su manada que
marque las pautas que hay que seguir para poder formar parte del mismo grupo, un espejo en
el que reflejarse. Ellos basan su código de conducta en todo aquello que aprenden de sus guías
y de su entorno, así que nada mejor que intentar ser una buena influencia, un líder equilibrado
que consiga que su perro sea un ser en armonía.
Queremos terminar recordando una frase de Jack Welch (ex Ceo de General Electric) que dice:
“si hay algo por lo que me gustaría ser recordado, es que ayudé a la gente a comprender que el
liderazgo es ayudar a otros a tener éxito y crecer”. Repitiéndonos: el liderazgo no es sobre de ti,
es sobre de ellos.
¿QUÉ ES LA ACTITUD DEL INDIVIDUO ANTE
EL ENTORNO SOCIAL?
La forma de proceder y actuar de una persona es entendida como “actitud”. Podremos decir
que es algo que le distingue de los demás. Es una característica que nos puede hacer especial y
diferente. De este modo hemos escuchado muchas veces decir: ¿te diste cuenta cómo se
comportó?, reaccionó maravillosamente, o bien, espero que manifieste sus ideas sin ofensas. En
todos los casos se está aludiendo a las actitudes que los seres humanos podemos asumir ante
diferentes ideas, personas, eventos o contextos. Por lo tanto, la actitud que tomamos nos
determina primero ante nosotros mismos, luego en cuanto a las relaciones con los demás seres
humanos y como consecuencia con nuestro entorno.
Las actitudes han sido objeto de estudio por muchos años. Antonak y Livneth, (1988),
mencionan que son: aprendidas mediante la experiencia e interacción con los demás; son
complejas y con múltiples componentes; pueden ser estables (debido a la resistencia al cambio
natural de los seres humanos); guardan un objeto social específico, ya sea: personas, eventos,
ideas, etcétera; son variables en cuanto a su calidad y cantidad, dependiendo de la motivación
(intensidad) y la dirección o carga (a favor o en contra), y por tanto, son manifestaciones del
comportamiento que guarda la predisposición a desenvolverse de cierta forma cuando la
persona está frente al referente hacia el cual proyecta esa actitud.
La actitudes son también entendidas como aquellos procesos “unitarios básicos de la
personalidad”, según Curtis (1962). Las actitudes como procesos unitarios propios de la
personalidad y la personalidad, entendida por la psicología social como un complejo de
actitudes que incluyen las esferas: emocional e intelectual de la historia de una persona
y que así le provee para relacionarse con él mismo, con los demás y con la sociedad. Una
definición más actual es la de Coll (1992), que habla de las actitudes como disposiciones
hacia objetos, ideas o personas, con componentes afectivos, cognitivos y valorativos, que
mueven a las personas a determinados tipos de acciones.
Asimismo, la actitud que asume una persona en su medio social es relevante, porque
“permea” y su alcance puede ser de gran influencia en los demás. No olvidemos que como
sociedad somos un sistema y cada parte es fundamental en el todo, de tal suerte que una
persona con su actitud puede influir ya sea de manera positiva o negativa en los demás.

Refiriéndonos a un marco psicosociológico, la actitud se vincula a la forma o patrón “rol”


de conducta que se asume a manera personal y de forma espontánea, como una constante
de la personalidad de un individuo. Allport (1955), teórico que ha sido considerado como
padre de la psicología social y quien realizó investigaciones relevantes en torno a las
actitudes sociales, considera que la actitud representa una disposición mental y
neurológica del individuo.
En el contexto social, se habla de intereses y valores de las personas, dado que pueden tener cierto
tiempo de permanencia, no obstante se sabe que no son estáticas, pudiendo variar en el continuo del
tiempo. Además las actitudes, vistas desde el marco social, pueden ser estudiadas para la predicción
de conductas. Nuestras actitudes casi siempre son aprendidas del medio y de las personas que tienen
un papel preponderante en nuestras vidas y que por lo tanto admiramos, pero de la misma manera
podemos desaprenderlas.

Asimismo, se han distinguido, principalmente, cuatro componentes de la actitud:


1) Cognitivo. Referente a las representaciones mentales que tienen los objetos, involucra procesos
perceptuales, neuronales, etcétera, hasta cognitivos más complejos. Es el conocimiento y el pensar de
la actitud.
2) Afectivo. Consiste en los aspectos emocionales (inclusive subjetivas) ligados a un objeto o
pensamiento, como: positiva o negativa, placer o dolor, bienestar o malestar, etcétera, por lo que
todas aquéllas emociones que me despierta determinado evento, se le conoce como el componente
más característico de las actitudes. Es el sentir de la actitud.
3) Conductual. Es la tendencia a reaccionar hacia las situaciones, personas o ideales de determinada
forma. Es el accionar de la actitud.
4) Normativo. Es la manera en que se espera se comporte una persona, considerando los parámetros
o normas establecidas ante una situación. Es el deber ser de la actitud.
¿ES POSIBLE CAMBIAR LA ACTITUD?
La actitud no es permanente. Si uno no es feliz con su actitud, puede
cambiarla. Si alguien tiene quien tiene una mala actitud, entonces
usted no puede cambiar . Si realmente lo desea, puede convertirse en
una persona positiva para una vida
Para mejorar la actitud es aconsejable tomar
estas decisiones:
Evalúa tu actitud Vive día a día.
actual.
Comprender que Cambia tus
la fe es más patrones de
fuerte que el pensamiento.
temor.
Escribe una Desarrolla
declaración del buenos hábitos.
propósito.

Ten el deseo de Elige tener una


cambiar. actitud correcta.
¿PUEDEN LOS OBSTACULOS MEJORAR LA
ACTITUD?
En el proceso del triunfo no solo se deben esperar adversidades y
fracasos, que a menudo llegan como resultado; también se los debe
ver como parte crítica de éste proceso.
Es más, los beneficios de la adversidad son muchos:
La adversidad ofrece
mayores
oportunidades.
La adversidad produce
capacidad de
recuperación.

La adversidad abre el
sobre del rendimiento La adversidad trae

aceptado. beneficios inesperados.


La adversidad provoca
La adversidad
innovación.
desarrolla madurez.
¿QUÉ ES EL FRACASO?
En el centro de esas dudas y
sentimientos hay una pregunta
central: ¿Soy un fracasado? Y eso es
un problema, porque es casi
imposible para cualquiera creer
que es un fracasado y triunfar la
actitud correcta y decidirse a
continuar a pesar del error.
SIETE No aceptes el rechazo
HABILIDADES
NECESARIAS Considera el fracaso como algo temporal
PARA
AVANZAR A Mira los fracasos como incidentes aislados
PESAR DEL
FRACASO Mantén expectativas realistas
Concéntrate en las fortalezas
Varía los enfoques hacia el logro
Recupérate
¿QUÉ ES EL ÉXITO?
• Muchos de nosotros representamos el éxito como si fuera algo o
alguien distinto de quienes somos. Ese es el modo erróneo de
pensar. Si tratarás de llegar a ser como una de esas personas, no
tendrías éxito. Serias una mala imitación y eliminarías la
posibilidad de convertirte en quien se supone que debes ser.
LA ACTITUD INCORRECTA ACERCA DEL ÉXITO
Riqueza

Un sentimiento especial

Posiciones específicas y que valen la pena

Poder

Logros
¿CÓMO PUEDE UN LÍDER MANTENERSE EN
ASCENSO?
• El sacrificio es una constante en el liderazgo. Es un proceso
continuo, no un pago único. Es una actitud que debe conservar
cualquier líder de éxito.
Debes renunciar para subir

Cuanto más alto subas, a más


deberás renunciar
¡GRACIAS!