Вы находитесь на странице: 1из 10

El sueño Infantil , una rutina

importante
El Sueño Infantil:

Dormir bien significa descansar y reponer


energías, significa desconectar del día, cargar
pilas, reconfortarse con uno mismo. Podemos
decir que el sueño infantil es uno de los hábitos
más importantes tanto para los pequeños como
para los mayores.
Los niños no nacen con unos hábitos o rutinas
establecidos, los van adquiriendo a medida que van
creciendo y van madurando, por ello no podemos
pretender que desde el primer momento aprendan
a dormir separados de nosotros, principalmente
porque a nivel madurativo no están listos para
descansar de una sola vez y sin tenernos a su
disposición.
Al principio durante los primeros meses el bebe
regula sus ritmos de forma natural realizando
periodos de vigilia y sueño de forma desordenada,
satisfaciendo de esta forma en los periodos de vigilia
sus necesidades prioritarias: comida, aseo y afecto.
A medida que el niño/a crece, va llenando el mundo
de significación incorporando nuevos tiempos y
espacios para el descubrimiento, la observación, la
interacción con los demás… por suerte el sueño no
prima frente a las ganas de permanecer despierto
para explorar.
El niño/a permanece despierto durante la mañana y
duerme una siesta durante la tarde, ello suele
suceder sobre los 15 meses. El cuerpo, los ritmos
biológicos y el nivel de madurez que va alcanzando
de forma progresiva, marcan el tiempo de descanso,
y este se autorregula conforme a sus necesidades.
independientemente de todo ello, existen muchos
niños a los que les cuesta dormir en su cama,
separados de mama y papa, algunos otros tienen
costumbres adquiridas que acompañan el
momento del sueño, como la toma de un biberón,
dormir con una luz encendida, con un muñeco
determinado… Algunas de estas costumbres
ayudan al niño a independizarse de papa y mama
para emprender de forma autónoma el viaje hacia
el país de los sueños, pero otras empeoran y
distorsionan la capacidad de dormirse de forma
independiente.
El momento del sueño debe resultar para el
niño algo agradable, debe de palpar en el
ambiente una serie de indicios que le ayuden
a relacionar el momento de dormir como un
acto placentero.
Consejos para mejorar el Sueño infantil

El niño será capaz de conciliar el sueño por el mismo, si previamente


adaptamos el clima, convirtiéndolo en idóneo para el sueño infantil :
-Un entorno libre de estímulos (ruidos, luz, mala ventilación,
demasiado calor o frío…)
– Incorporar una rutina que ayude a que el pequeño comprenda que
se termina el día, lo más recomendable es contar un cuento o cantar
una canción de buenas noches. Esta es una manera de estrechar los
lazos afectivos entre padres e hijos.
– Sentir que no se queda solo, que aunque papa y mama no estén en
la misma habitación, el niño no está solo. Debemos procurar arropar
a los niños ofreciéndoles muestras de nuestro afecto. Nos podemos
despedir de ellos con un beso y frases que demuestren nuestro amor
incondicional de forma sencilla, clara y directa:
– “Buenas noches”, “espero que descanses”, “te quiero”, “hasta
mañana”.
El hábito de dormir y del sueño infantil debe incorporarse de
forma progresiva, procurando que el momento de iniciación al
sueño sea siempre de la misma manera.
Por nuestra parte, nosotros como adultos debemos facilitarles
claves que ofrezcan seguridad y confort para su descanso,
intentando alejar las conductas disruptivas que puedan surgir
durante el proceso en el que el niño aprende a dormir solo.
Una forma de saber si la técnica que nosotros empleamos para el
sueño infantil favorece o empeora la autonomía de nuestro
niño/a, es observar si después de habernos iniciado de forma
progresiva en la retirada de su zona de sueño, el dormitorio del
niño, este sigue llamando nuestra atención de forma reiterada, si
ello es así deberíamos replantearnos la situación y empezar otra
vez, de forma distinta, adaptando y corrigiendo nuestros posibles
errores, sin presiones, poco a poco, con calma e ilusión.