Вы находитесь на странице: 1из 21

Patrimonio Monumental de la República

Dominicana.
IGLESIA DEL CONVENTO DE SANTA
CLARA
IGLESIA DEL CONVENTO DE SANTA
CLARA
CALLE PADRE BILLINI ESQUINA
ISABEL LA CATÓLICA
Las monjas de Santa Clara llegaron a la
colonia en el año 1552, aunque su
convento data del siglo XVII. En 1873, el
monasterio en ruinas, fue entregado a
las hermanas de la Caridad del Cardenal
Sancha, quienes lo restauraron y lo
ocupan en la actualidad donde operan
un Colegio. Es una planta de una sola
nave donde se destaca la bóveda de
casetones del siglo XVII sobre el
presbiterio. Solamente se aprecian desde
el exterior los tramos norte y oeste
donde se destacan dos portales muy
sencillos y un contrafuerte, pues los
otros dos lados colindan con las
construcciones del claustro
IMPERIAL CONVENTO DE SANTO
DOMINGO
Calle Padre Billini esquina Calle Hostos
Este templo estuvo terminado para 1535.
Posteriormente se desarrolló un
conjunto, alrededor del atrio, compuesto
por convento, templo, la capilla de la
Tercera Orden y la obra donde se alojó la
primera Universidad de América. En su
interior se distingue La Capilla del
Rosario tanto por su portal plateresco
como por la bóveda en piedra con
representaciones astrológicas. En los
trabajos de 1746 se realizaron
modificaciones a la fachada medieval
agregándole decoraciones, tallas con
pinturas y relieves donde se advierte
movimiento y variedad de influencias
barrocas, algo tímidas como se
manifestaron en La Española en aquellos
tiempos. En el interior del templo
encontramos varios altares tallados en
piedra y obras de valor histórico artístico.
RUINAS DE LA IGLESIA Y DEL MONASTERIO
DE SAN FRANCISCO
HOSTOS ESQUINA EMILIANO
TEJERA
La orden de San Francisco arribó a
la Española junto al Gobernador
Nicolás de Ovando en 1502, e
inició de inmediato el edificio de su
convento en madera en lo alto de
una colina. El monasterio de piedra
fue construido entre 1523 y 1664.
La obra que ha llegado a la
actualidad corresponde a las
modificaciones que se le hicieron
en 1772. A principios del siglo XIX
sus bóvedas colapsaron después
de estar un tiempo abandonadas.
El conjunto lo componía la capilla
de la Orden Terciaria, el convento y
la iglesia, pudiéndose distingu
IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA
ALTAGRACIA HOSTOS ESQUINA MERCEDES
Es una obra dedicada a la celebración
de la Coronación de la Virgen de la
Altagracia por la Santa Sede, en 1922.
Es una estructura ecléctica, con
tendencia al neoclásico construida
sobre la capilla para adorar a la Virgen
que existía desde la colonia en el
conjunto del antiguo Hospital San
Nicolás de Bari. Fue la primera
edificación donde se construyó una
bóveda de cañón en hormigón
armado en Santo Domingo.
RUINAS DE LA IGLESIA Y HOSPITAL DE SAN
NICOLÁS DE BARI
RUINAS DE LA IGLESIA Y
HOSPITAL DE SAN NICOLÁS
DE BARI
HOSTOS ESQ. LUPERÓN
Fundado en 1503 por el
gobernador Nicolás de Ovando, se
terminando su construcción hacia
1552, siendo el primer hospital de
América. La edificación contaba
con tres naves, de acuerdo al tipo
de hospitales de la época. La nave
central era dedicada al culto
religioso, mientras que las naves
laterales y la parte posterior del
crucero estaban destinadas a salas
de enfermos.
PANTEÓN DE LA PATRIA (Antigua Iglesia de los
Jesuitas)
PANTEÓN DE LA PATRIA (Antigua Iglesia de
los Jesuitas)
CALLE LAS DAMAS. PLAZA MARÍA DE
TOLEDO.
ABIERTO DE LUNES A DOMINGOS 8:00 A.M. A
5:45 P.M.
ATRACTIVO: CAMBIO DE GUARDIA AL
MEDIODÍA. ENTRADA GRATIS.
Antiguamente perteneció a la Compañía de Jesús,
terminada en 1755. Se conoce popularmente como
Iglesia de Los Jesuitas. Perdió su carácter religioso
en 1772 al ser expulsados los jesuitas de los
dominios españoles. La última restauración,
realizada en 1961, la convirtió en Panteón
Nacional, donde tienen sepultura figuras insignes
de la historia dominicana.
PATRIMONIOS MAS EMBLEMATICOS
Monumento capotillo

 A pesar de constituir una


innegable obra emblemática
de estructura portentosa
que llama a evocar uno de
los hechos históricos de
mayor connotación y
repercusión en la República
Dominicana, el imponente
Monumento de Capotillo,
muestra signos evidentes de
un mayúsculo abandono y
deterioro que deja al
desnudo el poco interés de
los dominicanos por
aquilatar en su justa
dimensión la significación
de la Guerra Restauradora y
sus heroicos protagonistas.
La Puerta del Conde y el Altar de la Patria
Catedral
primada de
Faro a América
colon

Monumento a los
Héroes del 30 de Mayo
La Plaza de la
Bandera

Basílica
de higuey
Un inventario del patrimonio inmaterial del
país.

La tradición del teatro bailado Cocolo


La tradición del teatro bailado Cocolo se desarrolló entre los descendientes de los esclavos británicos
del Caribe, que llegaron a la República Dominicana a mediados del siglo XIX para trabajar en las
plantaciones de caña de azúcar. Esta comunidad, lingüística y culturalmente distinta, fundó sus
propias iglesias, escuelas, sociedades benéficas y servicios de asistencia mutua. Sus expresiones
más distintivas, sin embargo, eran las representaciones anuales del teatro bailado. Aunque
originalmente peyorativo, el término “cocolo” designa a los migrantes que trabajaban en las
plantaciones británicas de caña de azúcar de la isla. Hoy día, se utiliza con orgullo. Varios grupos
solían hacer representaciones de Cocolo en Navidad, el día de San Pedro y durante las fiestas de
Carnaval. En estas representaciones se unen de manera creativa temas de distintos mundos:
música y danza de origen africano, intrigas, leyendas y personajes dramáticos tomados de la
literatura bíblica y medieval europea. En las celebraciones se cantan villancicos, se oye música de
grupos de cuerdas, se puede asistir al famoso Niega business, con bailes de máscaras y
representaciones teatrales como “David y Goliat”, “Moko-Yombi” o “Vaqueros e indios”…
Actualmente, sólo queda una compañía que ya es de edad avanzada. El mestizaje de tradiciones
culturales africanas y británicas, y su adaptación al medio católico español, es una expresión
notable de creatividad. Aunque los miembros más viejos de la comunidad cocolo todavía hablan
en casa el inglés caribeño, la mayoría de ellos han perdido su antigua lengua materna y
actualmente sólo utilizan el español. Hoy día, los cocolos viven dispersos en varias regiones de la
República Dominicana y la mayoría de ellos se han integrado cultural y lingüísticamente dentro de
la sociedad dominicana. Esta evolución hace más difícil para los miembros de la comunidad
cocolo más viejos conservar sus instituciones específicas y mantener viva la tradición del teatro
bailado. Pero se esfuerzan por transmitir la tradición a las generaciones más jóvenes.
Las cincos funciones principales que juega El
Ministerio de Cultura de República Dominicana.

 a) Presidir el Consejo Nacional de Cultura.


 b) Supervisar la ejecución de la política, planes, programas y proyectos de desarrollo cultural.
 c) Proponer al Presidente de la República, cuando lo juzgue conveniente, el nombramiento y la
remoción de los funcionarios y empleados bajo el servicio de la Secretaría, cuyo nombramiento no
corresponda a otras instancias u organismos.
 d) Proponer al Presidente de la República anteproyectos de ley, decretos y reglamentos del sector
cultural.
 e) Resolver en forma definitiva, los recursos que por vía jerárquica, se interpusieren contra
disposiciones del Ministerio y declarar agotada la vía administrativa, cuando procediere.
 f) Decidir, en única instancia, los conflictos de competencia y en última instancia los que se
produjeren entre los servidores de su dependencia, todo con arreglo a las normas legales.
 g) Ratificar, modificar o anular las resoluciones de los funcionarios y empleados a su cargo,
cuando surjan discrepancias por causa de las mismas.
 h) Coordinar sus políticas y programas con los organismos internacionales que brindan apoyo al
Ministerio.
 i) Representar al Estado Dominicano en los actos y actividades culturales nacionales e
Internacionales que lo requieran, personalmente o por medio de los delegados que él designe.
 j) Supervisar el cumplimiento de los acuerdos internacionales en materia cultural.
 k) Supervisar la aplicación de los recursos en los programas y demás actividades del Ministerio.
 l) Ejercer la representación judicial y extrajudicial del Ministerio.
 m) Cumplir y hacer cumplir las leyes, reglamentos decretos, resoluciones y acuerdos relativos a su
competencia.
 n) Tomar medidas de tipo organizacional que sean pertinentes para el funcionamiento adecuado
del Ministerio de Cultura, fundamentado en el presente Reglamento Orgánico.
Fundación Friedrich Ebert (FES): Institución político-cultural privada, sin
fines de lucro, comprometida con los principios y los valores fundamentales de la
democracia social. Tiene como objetivo fomentar la participación, el pluralismo y la
justicia social así como fortalecer el estado de derecho y promover la búsqueda de
soluciones pacíficas de conflictos en la esfera estatal y en la sociedad civil
 Fundación Dominicana Compite: Institución de
carácter privado sin fines de lucro cuyo objetivo
consiste en promover y desarrollar la cultura de la
competitividad, con una perspectiva de largo plazo del
sector privado en un marco de alianzas público-
privadas, que involucren al gobierno, las empresas, los
clusters, las universidades, y otras organizaciones de la
sociedad
 EL CONCRESO NACIONAL En Nombre de la República
NUMERO 318 Considerando: Que el artículo 101 de la
Constitución de la República, establece que la riqueza
artística e histórica del país, sea cual fuere su dueño,
formará parte del patrimonio cultural de la Nación, y estará
bajo la salvaguarda del Estado; Considerando: Que, en
consecuencia, corresponde al Estado reglamentar todo lo
relativo a la protección, conservación, enriquecimiento y
utilización del patrimonio cultural de la Nación; HA
DADO LA SIGUIENTE LEY: Artículo 1.- A los efectos de
esta ley, el patrimonio cultural de la Nación se subdividen
en:
 ) patrimonio monumental; b) patrimonio artístico; c) patrimonio documental;
d) patrimonio folklórico. Artículo 2.- Forman parte del patrimonio
monumental los monumentos, ruinas y enterratorios de la arqueología
precolombina; edificios coloniales, conjuntos urbanos y otras construcciones
de señalado interés histórico o artístico, así como las estatuas, columnas,
pirámides, fuertes, coronas y tarjas destinadas a permanecer en un sitio público
con carácter conmemorativo. Artículo 3.- El patrimonio artístico está
constituido por el conjunto de bienes muebles y piezas, sea cualquiera su
origen y situación, de indubitable valor, en virtud de su arte o significación
histórica, destinadas o susceptibles de destinarse a formar parte de los fondos
propios de un museo público. Artículo 4.- El patrimonio documental lo forman
los testimonios escritos del pasado histórico que ameritan y requieran
adecuada conservación y clasificación en archivos o establecimientos accesibles
a paleografía e investigadores. Artículo 5.- Forman el patrimonio folklórico, a
los efectos de esta ley, la pluralidad de manifestaciones materiales típicas de la
tradición dominicana, y, en especial, las expresiones plásticas más
representativas del arte popular y las artesanias.
 Artículo 6.- El Estado Dominicano ejercerá la salvaguarda de los
bienes que constituyen el patrimonio cultural de la Nación,
conforme a las disposiciones de Artículo 13.- Todo aquel que en lo
adelante realice el hallazgo de cualquier objeto que se considere
que forma parte del patrimonio cultural de la Nación, está en la
obligación de hacer una declaración, con todos los datos que
fueren necesarios para
 Artículo 7.- La salvaguarda de dichos bienes, implica su previa identificación,
descripción y delimitación, según los casos, a cuyo efecto, los organismo indicados
más arriba, dentro de sus respectivas esferas de acción, procederán a inventariarlos
y clasificarlos según su naturaleza y destino, de acuerdo con los procedimientos
modernos de registro, en un plazo de seis meses o en los plazos que prevea el
reglamento que al efecto dicte el Poder Ejecutivo. Articulo 8.- Los propietarios o
tenedores de inmuebles, colecciones o piezas de indudable valor monumental,
artístico, documental o folklórico, están en la obligación de declarar dichas
pertenencias a los efectos de lo que establezca el precedente artículo. Artículo 9.- Los
propietarios de uno de los bienes descritos anteriormente, deberán comunicar a los
organismos correspondientes los traspasos que hicieron en los mismos, en un plazo
que no excederá de noventa (90) días a partir de la fecha en que se realice la
operación. Artículo 10.- Los bienes que integran el patrimonio cultural de la Nación,
aún los pertenecientes a particulares, susceptibles de traslados, no podrán ser
llevados fuera del país, sino cuando lo sea por tiempo limitado, para fines de
exhibición clasificación o estudio y con el consentimiento de la Dirección General de
Bellas Artes o de los organismos correspondientes. Dicha autorización se otorgara en
la forma que prevea el reglamento que al efecto dicte el Poder Ejecutivo, el cual
regulará, además, las condiciones en que el traslado pueda ser efectuado. Artículo
11.- En ningún caso los bienes del p
Diomeris Chala Ramírez

 Matrícula: 15-1639