Вы находитесь на странице: 1из 39

1 Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el

firmamento anuncia la obra de sus manos.


2 Un día emite palabra a otro día, y una noche
a otra noche declara sabiduría.
3 No hay lenguaje, ni palabras, ni es oída su
voz.
4 Por toda la tierra salió su voz, y hasta el
extremo del mundo sus palabras.
En ellos puso tabernáculo para el sol;
5 Y éste, como esposo que sale de su tálamo,
se alegra cual gigante para correr el camino.
6 De un extremo de los cielos es su salida, y su
curso hasta el término de ellos; y nada hay que
se esconda de su calor.
7 La ley de Jehová es perfecta, que convierte el
alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace
sabio al sencillo.
8 Los mandamientos de Jehová son rectos, que
alegran el corazón; el precepto de Jehová es
puro, que alumbra los ojos.
9 El temor de Jehová es limpio, que permanece
para siempre; los juicios de Jehová son verdad,
todos justos.
10 Deseables son más que el oro, y más que
mucho oro afinado; y dulces más que miel, y
que la que destila del panal.
11 Tu siervo es además amonestado con ellos;
en guardarlos hay grande galardón.
12 ¿Quién podrá entender sus propios errores?
Líbrame de los que me son ocultos.
13 Preserva también a tu siervo de las
soberbias; que no se enseñoreen de mí;
entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran
rebelión.
14 Sean gratos los dichos de mi boca y la
meditación de mi corazón delante de ti, oh
Jehová, roca mía, y redentor mío.
Lejos de mi Salvador,
En tristeza y temor,
Yo vagaba en este mundo de dolor;
Pero Cristo me encontró,
Mis pecados perdonó,
Y mi alma con su gracia Él llenó.

Himno 23 Aleluya el me salva


CORO
¡Aleluya! Él me salva
Y me guarda del maligno por la fe,
¡Aleluya!, ¡Aleluya!
En su amparo y poder yo moraré.

Himno 23 Aleluya el me salva


Dudas ya no tengo más,
Y no sirvo a Satanás,
Pues Jesús me llena de su amor y paz;
Mi limpiado corazón,
Tiene dulce comunión,
Con el gran autor de esta salvación.

Himno 23 Aleluya el me salva


CORO
¡Aleluya! Él me salva
Y me guarda del maligno por la fe,
¡Aleluya!, ¡Aleluya!
En su amparo y poder yo moraré.

Himno 23 Aleluya el me salva


¡Cuán precioso es su amor!
¡Cuán glorioso el Salvador!
Siempre quiero darle gracias y loor.
¡Cuán hermoso es el hogar,
Que fue Él a preparar,
Donde cantaré su gloria sin cesar!

Himno 23 Aleluya el me salva


CORO
¡Aleluya! Él me salva
Y me guarda del maligno por la fe,
¡Aleluya!, ¡Aleluya!
En su amparo y poder yo moraré.

Himno 23 Aleluya el me salva


¡Oh amigo! hay salud,
Y hay gracia en plenitud,
Que tú debes aceptar con gratitud;
Si rechazas esta paz;
A la perdición irás,
Y en eterna oscuridad tú vivirás.

Himno 23 Aleluya el me salva


CORO
¡Aleluya! Él me salva
Y me guarda del maligno por la fe,
¡Aleluya!, ¡Aleluya!
En su amparo y poder yo moraré.

Himno 23 Aleluya el me salva


Engrandeced conmigo a Dios,
Sus loores repetid;
Su dulce nombre ensalzad y siempre
bendecid.
Nos vio en gran suplicio, culpables yendo al
juicio, ¡Nos dio en sacrificio al Redentor!

68. El Redentor
CORO
Te alaben las naciones,
Te alaben con canciones,
Por grandes bendiciones
Por los siglos de la eternidad,
La eternidad sin fin.
Te alaben tus criaturas
En tierra y las honduras y en todas las alturas,
Por los siglos de la eternidad

68. El Redentor
Engrandeced al Salvador,
Autor de la salud, y dadle gracias por su
amor,
Su paz y su virtud.
Cantad, cantad hosanna
Su ayuda está cercana,
¡Al ser doliente sana el Redentor!

68. El Redentor
CORO
Te alaben las naciones,
Te alaben con canciones,
Por grandes bendiciones
Por los siglos de la eternidad,
La eternidad sin fin.
Te alaben tus criaturas
En tierra y las honduras y en todas las alturas,
Por los siglos de la eternidad

68. El Redentor
Engrandeced con libertad
Al gran Consolador,
Que guía al hombre a la verdad,
Le da perfecto amor.
Alumbra al alma oscura,
De paz le asegura,
¡Revela la dulzura del Redentor!

68. El Redentor
CORO
Te alaben las naciones,
Te alaben con canciones,
Por grandes bendiciones
Por los siglos de la eternidad,
La eternidad sin fin.
Te alaben tus criaturas
En tierra y las honduras y en todas las alturas,
Por los siglos de la eternidad

68. El Redentor
1 El sumo sacerdote dijo entonces: ¿Es esto
así?
2 Y él dijo: Varones hermanos y padres, oíd: El
Dios de la gloria apareció a nuestro padre
Abraham, estando en Mesopotamia, antes que
morase en Harán,
3 y le dijo: Sal de tu tierra y de tu parentela, y
ven a la tierra que yo te mostraré.
4 Entonces salió de la tierra de los caldeos y
habitó en Harán; y de allí, muerto su padre,
Dios le trasladó a esta tierra, en la cual
vosotros habitáis ahora.
5 Y no le dio herencia en ella, ni aun para
asentar un pie; pero le prometió que se la
daría en posesión, y a su descendencia
después de él, cuando él aún no tenía hijo.
6 Y le dijo Dios así: Que su descendencia sería
extranjera en tierra ajena, y que los reducirían
a servidumbre y los maltratarían, por
cuatrocientos años.
7 Mas yo juzgaré, dijo Dios, a la nación de la
cual serán siervos; y después de esto saldrán y
me servirán en este lugar
Inmerecedor, soy de tu gracia y tu perdón
De tu perfecto amor, Indigno soy.
No existe nada en mí, por lo cual pueda,
Yo pagar, tu tierna y dulce paz, tu eterna
Bondad

INMERECEDOR Abel Zavala


Tú me has amado y has decidido estar aquí
Para abrazarme sin recordarme lo que fui
Un pecador que de ti su rostro escondió
No merecía el regalo de tu amor

INMERECEDOR Abel Zavala


Yo quiero agradecerte,
Amarte siempre
Con gran pasión como lo has hecho tu

Quiero corresponderte,
Ser fiel por siempre
Con decisión y no fallar jamás

INMERECEDOR Abel Zavala


//Nuevas fuerzas tendrán los que
esperan en Dios
Esperaremos en Dios, esperaremos//
Dios reinara por siempre,
Nuestro fuerte libertador.

INFINITO DIOS En Espíritu y En Verdad


Eres el infinito Dios,
El infinito Dios.
Tú no desmayas,
Nunca fallas.

INFINITO DIOS En Espíritu y En Verdad


Defensor de los débiles,
Nuestro consolador,
Nos levantaste con alas de águila.

INFINITO DIOS En Espíritu y En Verdad


¿Quién rompe el poder del pecado?
Su amor es fuerte y poderoso,
El Rey de gloria, El Rey de majestad.
Conmueve el mundo con su estruendo,
Y nos asombra con maravillas,
El Rey de gloria, El Rey de majestad.

GRACIA SUBLIME ES En Espíritu Y En Verdad


Gracia sublime es,
Perfecto es tu amor.
Tomaste mi lugar,
Cargaste tú mi cruz.
Tu vida diste ahí,
Y ahora libre soy.
Jesús te adoro,
Por lo que hiciste en mí.

GRACIA SUBLIME ES En Espíritu Y En Verdad


Pusiste en orden todo el caos,
Nos adoptaste como tus hijos,
El Rey de gloria, El Rey de majestad.
El que gobierna con su justicia,
Y resplandece con su belleza,
El Rey de gloria, El Rey de majestad.

GRACIA SUBLIME ES En Espíritu Y En Verdad


Digno es el Cordero de Dios
Digno es el Rey que la muerte venció

GRACIA SUBLIME ES En Espíritu Y En Verdad


Génesis 12:1-9.

DIOS LLAMA A ABRAM