Вы находитесь на странице: 1из 7

Integrantes: Alexandra Molina #17-10391

José Oropeza # 17-10434


Yilliana Rivas #17-10529
El gerundio es una forma verbal impersonal que expresa simultaneidad o
anterioridad de la acción con el tiempo en que se habla.

1. –ando: se limita a los verbos de la


tercera conjugación que terminan en –ar.

Tiene como
terminaciones 2. –iendo: se limita a los verbos de la
tercera conjugación que terminan en –ir, –
eír y –er, con la diferencia que a este
último se le agrega ‘‘y’’ o se cambia la ‘‘i’’
• Se usa correctamente cuando expresa una acción simultánea o anterior al verbo.
Desayunaba leyendo la novela.
• El gerundio se usa en perífrasis verbales con verbos auxiliares.

• En la mayoría de los casos, el sujeto del gerundio debe coincidir con el


Ejemplos sujeto de la oración principal.
El ponente defendió sus conclusiones apoyándose en los
datos ministeriales

• Cuando los gerundios son frases exclamativas o que indican una orden
sin presencia del verbo principal.
Circulando. Andando
• Cuando expresa una acción posterior al verbo principal.
Se durmió tranquilamente despertándose a la 8 de la mañana

• Cuando el gerundio tiene valor de adjetivo es incorrecto.


Se perdió un bolso conteniendo materiales escolares.
Ejemplos
• Uso de dos gerundios juntos.
Estando corriendo me llamaron de emergencia

• Usarlo como conector.


El autobús iba sin frenos, volcándose al tomar la curva y
estrellándose contra un poste.
Es el gerundio que se emplea como simple modificador directo de un
sustantivo, función que corresponde propiamente a los adjetivos.

Recordemos que el gerundio es esencialmente un modificador del verbo, por lo cual


todo gerundio que se encuentre calificando a un sustantivo, debe considerarse
generalmente incorrecto, salvo en los casos del gerundio adjunto al objeto directo,
del gerundio descriptor de imagen y del gerundio exclamativo.

Excepciones: Dos gerundios adjetivos han sido admitidos plenamente por la


gramática normativa: hirviendo (= hirviente) y ardiendo (= ardiente).
La gramática normativa considera incorrecto el gerundio de
posterioridad, es decir, el que indica un hecho o suceso posterior al
verbo.

Ejemplo: El ejército acampó en la zona, enfrentándose con el enemigo


al día siguiente.

Para escribir correctamente se debe cambiar el gerundio por la


conjunción “y” más un verbo finito, o transformar el verbo principal en
un gerundio simple o compuesto, según convenga, y sustituir el gerundio
por un verbo finito.

A veces, el gerundio de posterioridad denota consecuencia o efecto.